Вы находитесь на странице: 1из 2

Tarea 5

Carrera: Geofísica
Materia: Vulcanología
Nombre: Julio Osmin Peña Martínez
Carnet: PM15068

Resumen Capitulo 5
Las temperaturas a las que entran en erupción los magmas están estrechamente vinculadas a
su composición. Se extienden desde un máximo de aproximadamente 1200 ° C para los
basaltos hasta un mínimo de 850 a 900 ° C para las riolitas. casi todas las lavas son al
menos 50% líquidas cuando aparecen en la superficie. Es raro encontrar lavas con menos
de esta fracción crítica de fusión porque con una cantidad menor los magmas se vuelven
demasiado viscosos para fluir bajo tensiones normales. La forma y el comportamiento de
los flujos de lava son principalmente una función de su viscosidad, que, a su vez, se rige
por la composición, la temperatura, el contenido volátil y la cristalinidad, la mayoría de los
cuales cambian a medida que la lava se aleja de su fuente y se enfría.
La viscosidad por definición es la constante de proporcionalidad entre el esfuerzo de corte y
la velocidad de flujo. Se dice que los fluidos que tienen esta relación lineal son
newtonianos. A medida que se enfrían, sin embargo, la mayoría de las lavas adquieren un
comportamiento no newtoniano, es decir, su velocidad de flujo no es directamente
proporcional a la tensión de corte. Algunos fluidos se mueven solo cuando la tensión
excede algún valor crítico conocido como intensidad de campo. Una lava que es muy fluida
y fluye rápidamente cuando aparece por primera vez se vuelve más viscosa a medida que se
enfría, y al mismo tiempo su fuerza de producción aumenta, por lo que finalmente se
descansa, incluso en pendientes pronunciadas. Las tasas de aumento de la viscosidad y el
límite elástico en el enfriamiento son principalmente una función de la composición y las
proporciones de los cristales. Aumentan más rápidamente en lavas máficas y basálticas que
en magmas de composiciones más evolucionadas.
Las lavas fluidas se mueven principalmente por cizallamiento interno. Cerca de la base, la
velocidad aumenta hacia arriba hasta alcanzar un valor constante. Las lavas viscosas
avanzan con un movimiento de rodadura como el de una banda de rodadura de oruga. La
superficie superior se mueve más rápidamente que el interior, por lo que la corteza superior
está cayendo constantemente por el frente empinado del flujo y siendo rebasado a medida
que avanza el flujo. De manera similar, los flujos de canal central que se mueven más
rápidamente entre los diques marginales bloque de escoria. Las lavas fluidas relativamente
calientes fluyen fácilmente en pendientes suaves siguiendo valles y siempre buscando
mínimos topográficos.
Para condiciones simples, es posible modelar el comportamiento de las lavas mediante
simulaciones por computadora y calcular las velocidades a las que avanzarían y el área
sobre la cual se extenderán. El flujo de lava también se ha modelado en el laboratorio
utilizando material con propiedades similares a las de los magmas naturales. Si se escala
adecuadamente, los modelos de este tipo se pueden usar para examinar bajo control.
En un sentido general, las tasas de descarga de lavas varían inversamente con la viscosidad,
Muchas erupciones de fisuras basálticas descargan cientos o miles de metros cúbicos por
segundo, mientras que las lavas de cúpulas viscosas emergen a tasas de solo unas pocas
decenas de metros cúbicos por día. A medida que se mueven, las lavas muy fluidas
desarrollan una corteza lisa y cordada, a menudo referida por el nombre hawaiano
pahoehoe (Fig. 5.5). En muchos casos, las lavas de este tipo forman un techo sólido sobre
su interior fluido, por lo que la lava fluye dentro de un canal aislado térmicamente. Debido
a que la pérdida de calor se reduce en gran medida, las lavas alimentadas por estos tubos
viajan mucho más lejos que las de los canales abiertos. Cuando la lava se drena, deja una
lava en bloques.
Los pequeños "cráteres sin raíz" son una característica común de las lavas basálticas.
Algunos de estos conos (homitos) son el resultado de una liberación explosiva de gas
atrapado en la lava; otros se forman cuando la lava pasa sobre el suelo saturado de agua.
Muchas zonas litorales cerca de las costas de las islas oceánicas son engañosamente
similares a los respiraderos normales, peroson causadas por explosiones de vapor que
interrumpen la lava cuando fluye sobre el agua. Si se alimenta por un canal o tubo de lava
bien establecido, estos conos pueden continuar erupción hasta que la lava deja de fluir.
Se puede hacer una distinción básica entre lagos de lava y estanques de lava. Los primeros
son alimentados continuamente en su base por magma fresco, mientras que los segundos
son el resultado de la lava que fluye hacia una depresión topográfica. Los lagos de lava
permanecen fundidos durante largos períodos, mientras que las hojas estanqueadas
inmediatamente comienzan a enfriarse y solidificarse.
A medida que la intemperie y la erosión eliminan las características superficiales de las
lavas, se vuelve cada vez más difícil de interpretar su forma y la historia eruptiva. Cuando
los flujos se apilan uno encima del otro en secciones gruesas, uno los ve solo en
exposiciones discontinuas, como valles de arroyos y costas.