Вы находитесь на странице: 1из 8

ESPIRAL HACIA EL DESASTRE

Los desastres no ocurren porque si, son causados por una secuencia de acontecimientos
creados en el tiempo, Piper alpha era una de las plataformas petroleras más productivas
del mar del norte, ubicada en el Mar del Norte unos 200 Km costa afuera de Aberdeen
(Escocia), construida para soportar las inclemencias del clima y olas de hasta 28 metros de
altura, tenía a más de 226 hombres que bombeaban petróleo las 24 horas; de pronto en
un día rutinario hubo una explosión y dentro del lapso de una hora y media murieron 167
trabajadores. El 6 de julio de 1988 una serie de explosiones destruyeron completamente
la plataforma. Las explosiones y los incendios mataron a 167 hombres; 59 lograron
sobrevivir.

EXPLOSIÓN EN EL MAR DEL NORTE:

Todo comenzó con un procedimiento rutinario de mantenimiento para controlar


una válvula de seguridad en una bomba secundaria. No pudieron completar el
trabajo durante el turno, por lo que se autorizó a los trabajadores a completar la
tarea al día siguiente.
Esa noche, más tarde, la bomba principal de condensado falló.
El personal de la sala de control no sabía que se había realizado el mantenimiento
y encendieron la bomba secundaria de condensado. La brida provisoria no estaba
debidamente ajustada, por lo que se produjo una fuga de gas, y un posterior
incendio y explosión.
Una de las principales causas de este desastre, es el mal procedimiento de
sistemas de permiso de trabajo ya que este es una base de todo programa eficaz
de seguridad, si este hubiera sido bien aplicado, se podría haber evitado el fatal
desastre. La misma distribución de las áreas también fue un factor importante de
riesgo, por ejemplo, en el caso del módulo de las habitaciones que, durante la
tragedia, daba precisamente a la bola de fuego, y fue precisamente ahí donde
murió la mayoría de las personas.
El trabajo de mantenimiento de una de las válvulas de escape no se concluyó para
el tiempo antes establecido, pues se suponía que tenía que quedar lista a las 6 de
la tarde antes del cambio de turno, si no era si se tenía que terminar para el día
siguiente, y los trabajadores del turno nocturno no se enteraron del mismo.
No consideraron importantes los escapes de gas. Se notaba la falta de
comunicación desde la torre o estancia de sala de control, como lo sucedido con el
operario cuando acudió con el gerente a que firmara el permiso de trabajo y como
vio que este estaba ocupado se le hizo fácil firmarlo el, olvidando dar aviso de que
la bomba “A” estaba en mantenimiento y no podía ser utilizada.
El operador de la sala de operación se dio cuenta que una alarma empezó a
escucharse y era una bomba de condensado se detuvo y por ende dejo de
funcionar, y se consideró como un problema menor, y después todo se agravo.
Lo que se atribuye a que no hubo un análisis de riesgos y si lo hubo nadie le dio la
debida importancia. Las torres anexas a la Piper Alpha pensaron que el incendio
estaba controlado y que los recursos le eran suficientes, por lo tanto siguieron
bombeando el crudo.
No había liderazgo, no existió nadie que pudiera guiar a los trabajadores a un lugar
seguro. Los trabajadores no recibieron una buena capacitación en caso de alguna
emergencia, por lo que reino la confusión y el pánico, pues fue tan fuerte la
explosión que acabo de inmediato con todas las alarmas provocando que estas no
funcionaran y los trabajadores solo se dieran cuenta de lo sucedido cuando ya era
demasiado tarde. La embarcación de rescate se acercó mucho provocando que se
atascara y dejara de brindar ayuda.
A MI CONSIDERACIÓN RESUMO HECHOS RELEVANTES QUE DESENCADENARON LA
TRAGEDIA

El sistema de permisos de trabajo se encontraba desorganizado, no estaba


enfocado en los riesgos y había el control respectivo por parte del superior
a cargo.
La infraestructura no estaba diseñada a prueba de explosiones.
Los empleados no contaban con el entrenamiento requerido (simulacros)
para seguir una ruta de evacuación en el caso de emergencia, por eso los
empleados entraron en pánico al no tener claro hacia donde debían ir.
No hubo medidas de prevención ni para disminuir los posibles riesgos.
Las vías hacia los botes salvavidas estaban bloqueadas debido al humo y las
llamas.
La comunicación fue ineficiente al poner en práctica las medidas de
seguridad y la información que desconocía la tripulación, no hubo una
comunicación asertiva la cual habría evitado el desproporcionado
incidente.
CONCLUSIONES:

La estructura hiso más vulnerable las instalaciones de la plataforma motivo por el


cual en la primera explosión el personal entrenado y autorizado para evacuar la
plataforma quedo inoperante, ya sea por un sistema de comunicaciones caído o
por baja del personal capacitado para la evacuación.
Los programas de trabajo y mantenimiento no sostenían un vínculo de supervisión
con los encargados administrativos y jefes de área en el sentido de que deberían
de ser revisados minuciosamente todas las ordenes de trabajo y mantenimiento de
la plataforma, para de esa manera extremar medidas de precaución y prevención
de accidentes, una auditoria más estricta pudo haber evitado la lamentable
pérdida de vidas humanas y materiales.
Un análisis de riesgos eficaz pudo haber marcado la necesidad de reubicar los
módulos vitales de la plataforma, así como el diseño de un programa de
evacuación y entrenamiento a la medida de las necesidades de la plataforma.
La operación manual en el sistema de bombeo contra incendios, por costumbre se
volvió en un procedimiento no adecuado y peligroso, al cuan no se le dio ni la
atención ni la importancia adecuada a la magnitud de sus funciones.
Establecer una cadena de mando estricto e incorruptible que tenga la capacidad de
toma de decisiones, así como el entrenamiento adecuado para poder manejar
situaciones emergencia y evacuación.
Establecer dispositivos de paro automático en los sistemas de bombeo de gas y
petróleo que no dependieran de una central o una sola persona, es decir sistema
de Análisis de riesgos. Las decisiones de operación, ampliación, seguridad,
capacitación, producción etc. , son responsabilidad directa a nivel gerencial,
partiendo de ahí en pirámide las responsabilidades vierten de manera
descendente para garantizar los máximos niveles tanto de producción,
administración y sobre todo seguridad, las omisiones o errores humanos en el
ámbito laboral deben tener un respaldo y una respuesta de seguridad máximo,
sobre todo cuando se compromete la integridad física de muchas personas, un
error tan insignificante como el de no leer un reporte de trabajo a tiempo pudo
haber sido menor si los sistemas de seguridad y los responsables de estos hubieran
sido los adecuados.