Вы находитесь на странице: 1из 2

¿Qué habilidades debe desarrollar el estudiante al iniciarse en el modelo educativo del

autoaprendizaje?

El conocimiento no se transmite, cada uno construye su pensamiento con base en las


experiencias, percepciones, vivencias, el diálogo con los otros y con el mundo. Una
antigua concepción de la educación apuntaba a que esta consistía en la transmisión del
conocimiento del maestro a sus estudiantes, los modelos actuales hablan del diálogo y
de la construcción del conocimiento, en estos no se considera al maestro como el único
que sabe y el “alumno” (etimológicamente a: sin lumnum: luz) como aquel que recibe
los conocimientos.

Cada quien es un universo de sonidos, de colores, de imágenes, cada quien tiene un


pensamiento único; antiguamente se buscaba la uniformidad y el aprendizaje a través
del dictado, la repetición y la memorización. Hoy en educación debemos apuntar a la
diversidad, a la producción de pensamientos propios y el diálogo para la producción de
saberes colectivos.

Desde esta perspectiva es importante promover la producción de interrogantes,


reflexiones e ideas desde cada uno y sus experiencias; es importante que el maestro
brinde a sus estudiantes herramientas para aprender por sí mismos, conduciéndolos a
descubrir que son capaces de hacerlo y despertando en ellos la curiosidad por indagar,
interrogar, buscar respuestas, etc.

Se necesita de maestros dotados de una gran sensibilidad hacia el mundo y hacia las
personas, que hagan del saber algo interesante, que conduzcan al estudiante a pensar,
a reflexionar sobre sí mismo, reconocerse y valorarse; a reconocer su entorno familiar,
social, ambiental, etc. y el papel que se desempeña dentro de esos espacios.

El reconocimiento de sí mismo y del mundo es fundamental para poder promover el


autoaprendizaje en los estudiantes.

Para iniciarse en el modelo de la autoformación es importante la curiosidad y el deseo


de aprender pero también es necesario sentirse capaz de hacerlo. La voluntad y la
motivación son herramientas básicas en la búsqueda del saber, el autoaprendizaje se
busca desde los intereses y capacidades de cada uno, pero es importante ir más allá,
pues a veces no conocemos muchos de nuestros talentos.

Lo que se pretende a través del modelo de la autoformación es el reconocimiento de sí


mismo y la búsqueda de herramientas para aprender y crear, siendo conscientes de que
no estamos solos en el mundo y no sólo de los libros se aprende, sino del diálogo con
los demás y con el mundo.

En la autoformación es necesario tomar conciencia de sí mismo y de la responsabilidad


de educarse más allá de lo que brinda la academia y de la necesidad de las notas para
aprobar un curso. Se necesita indagar más a fondo, la lectura es imprescindible, la
experiencia también porque en la vida práctica se aprende mucho más que en el
discurso.

Además del aprendizaje individual, en la autoformación también la interacción con los


demás y con el mundo genera conocimiento. Si bien es importante la disciplina, la
exigencia, la lectura y la indagación en la construcción de pensamientos e ideas, es
preciso reconocer al otro, escuchar, compartir y dialogar; además es fundamental
reconocer el entorno y tener una visión amplia del mundo, pues la vida cotidiana es el
escenario formativo más importante y muchas veces por ocuparnos de los libros
desconocemos los fenómenos de la realidad.

En este sentido, aprender no es solo una necesidad individual, pues también cada uno
desempeña un papel en el mundo, transformar la realidad no es tarea sólo de los
educadores o de los sociólogos, crear no es sólo para los artistas, cada quien, desde su
profesión, desde sus capacidades puede identificar problemas de su entorno y crear
propuestas para el cambio. La autoformación debe apuntar a la formación del ser
crítico y propositivo, desde la educación se debe promover el interés por el aprendizaje
autónomo y la formación de personas capaces de incidir en los escenarios de la vida de
manera positiva, pensando, más que obedeciendo; actuando, más que repitiendo;
creando más que imitando.