Вы находитесь на странице: 1из 18

UNIDAD 3: PASO 4 - PROYECTO DE INTERVENCIÓN PEDAGÓGICA

NOMBRE: GINA MARCELA AVILES MEDINA


LEIDI JOHANNA RODAS HERRERA
EMILIANA PALACIOS
RUTH MAYERLI BARAJAS
ÍNGRID TATIANA VEGA

CÓDIGO: 514006_113

CURSO SALUD Y DESARROLLO INFANTIL


PROGRAMA DE LICENCIATURA EN PEDAGOGÍA INFANTIL

PROFESOR TUTORA: ALBA INÉS RIVERA

MAYO / 2020

 
INTROUDCCION

La investigación sobre el desarrollo personal y social del individuo humano está en un

momento de gran expansión, sobre todo el estudio de las emociones, de las relaciones

interpersonales y de las influencias del medio en el desarrollo. Las investigaciones se extienden a

todos los años del desarrollo humano, especialmente a los de la infancia, niñez y adolescencia.

En este proyecto nos limitamos al período entre los 3 a 4 años, aproximadamente; el

correspondiente a la educación infantil. Se pretende ofrecer una descripción básica del desarrollo

afectivo-emocional, social y de la personalidad. Los estudios demuestran que los procesos

psicológicos del niño pequeño son muy complejos y que el camino que se recorre en los

primeros años de la vida es de gran trascendencia para la vida futura. La configuración

psicológica que marca el final de la infancia es el resultado de una persistente interacción entre

los aspectos biológicos, conductuales, sociales y culturales. En los años preescolares tienen lugar

grandes avances en autonomía, independencia y dominio del medio, así como en la capacidad

para reconocer y acomodarse a las necesidades de los otros y para actuar cooperativamente.

Aprenderá en estos años que es miembro de una familia y de unos grupos sociales que se rigen

por unas reglas a las que hay que ajustarse. Las interacciones con los demás se intensifican y en

ese complejo contexto adquiere los modelos del comportamiento social y va emergiendo su

personalidad. La experiencia de que es capaz de explorar el medio alimenta en el niño los

sentimientos de autoeficacia e independencia. Al final de la etapa infantil el niño estará en

condiciones de hacer frente a un mundo cada vez más complejo y exigente, si las experiencias de

esos años le han permitido labrar un núcleo personal interior seguro y le han dado oportunidad

para establecer unos modelos positivos de relación con el medio, (Zigler y Finn-Stevenson,

1987).
El niño por naturaleza, es un ser social, pues nace dependiente del entorno y necesita del otro

para desarrollarse progresivamente. En ese sentido, concebir al niño como un sujeto único, pero

a la vez social, implica reconocerlo en su singularidad y reconocer que pertenece a una

comunidad que tiene un origen, un territorio geográfico, una lengua particular y valores que

marcan formas de sentir, mirar, pensar, actuar en el mundo, los cuales son compartidos por su

grupo humano, el desarrollo personal: es fundamental para que cada niño pueda vivir en armonía

consigo mismo, con los demás y con la naturaleza, ese bienestar es posible mediante el

desarrollo de su autonomía progresiva y con el acompañamiento de un adulto que le brinde

seguridad. El desarrollo social: es el desarrollo de las habilidades sociales que favorece las

relaciones afectivas, empáticas, solidarias basadas en un respeto mutuo y valoración de lo

personal y cultural, estas son de gran ayuda para prevenir situaciones complejas en la escuela.
LAS AVENTURAS DE LOS NIÑOS EN EL DESARROLLO PERSONAL SOCIAL

Todos los niños necesitan desarrollarse dentro de un ámbito favorable; donde se generen

relaciones de socialización e interacción que conlleve a un mejor desarrollo personal social, ya

que los niños el lugar que más frecuentan es el hogar familiar y es aquí donde se lleva a cabo el

proceso de socialización. Dicho proceso comienza con el vínculo entre la madre y él bebe y

progresivamente se extiende a otros grupos de personas significativas como el docente, sus

compañeros y las personas que los rodean diariamente. Se ha evidenciado que si los docentes y

la familia asumen un compromiso con los niños al desarrollar todas las actividades propuestas

bien sea por la institución o el hogar se llevara a cabo un nivel de confianza y comunicación muy

alto con los niños obteniendo resultados productivos y sanos para el buen desarrollo personal

social de los niños.


OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL

 Fortalecer las habilidades sociales de los niños para que establezcan relaciones en un

ámbito cada vez más amplio.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Identificar las causas de la afectación en el área personal social del infante.

 Explicar los métodos que se deben utilizar para así darle solución a las posibles causas

del bajo nivel del personal social de los niños.

 Lograr que los niños descubran su propia identidad y poder construir una personalidad

autónoma, sana y equilibrada que le permita desarrollar las capacidades intelectuales y

afectivas a cada uno de nuestros niños.


POBLACION

Este proyecto va dirigido a la población de niños y niñas entre las edades de 3 a 4 años,

residentes de diferentes regiones del país.

Esta población de menores están en riesgo de problema en su desarrollo personal social, por

lo tanto los niños no han alcanzado el nivel de desarrollo esperado para su edad. Es necesario que

los menores tengan un desarrollo humano completo, que incluya su parte física, cognitiva, social,

emocional y afectiva; Tenemos que atacar las deficiencias al tiempo para que ellos vallan

teniendo mejoría en su desarrollo personal social, donde sientan el acompañamiento de su

familia y de una persona profesional que los pueda orientar de la mejor forma en su desarrollo.

También podemos decir que la parte psicológica es un proceso gradual y progresivo,

caracterizado por una serie de transformaciones de la conducta, de la forma de pensar, de sentir,

de la forma de interactuar con los demás y la forma de relacionarse con el ambiente. El objetivo

principal en estos niños es asegurar el derecho al desarrollo integral en la primera infancia:

educación, salud, protección, nutrición y recreación, todos estos objetivos van de la mano,

alterando las necesidades, intereses y motivos con la adquisición de habilidades y conocimientos.

No todas las relaciones familiares gozan de óptimos factores socioculturales, afectivos, socio

económico y físico biológico para favorecer el aprendizaje y el desarrollo personal social de un

niño o niña, cuyo objetivo principal es promover en los infantes habilidades sociales y hábitos

saludables para que les permita convivir humanamente en una sociedad.


Estos niños que evaluamos y que presentan riesgo de desarrollo personal social están

ubicados en las siguientes regiones de Colombia: 1 del departamento del Tolima (Zona Urbana),

1 del departamento de Caldas (Zona Urbana), 1 del departamento de Boyacá (Zona Urbana), 2

del departamento del Huila (Zona Rural), 3 de estos niños asisten a centros de desarrollo infantil

(Cero a Siempre), 1 asiste al Hogar infantil de casa (ICBF) y 1 asiste al hogar infantil los ositos.
RESULTADOS DE LA ESCALA
 JUAN CARDOZO

 OSCAR VEGA
 MARIA ANGEL

 JONIER
 MATIAS RODAS MARIN

INFORME DESCRIPTIVO

 Al realizar la evaluación personal social se evidencio que 5 menores entre ellos 4

niños y 1 niñas entre las edades de 3 a 4 años que están en riesgo de problema de

desarrollo en el área personal social.

Se pudo evidenciar que los problemas que están presentando los niños Juan Cardoso,

Oscar vega, maría ángel, Jonier Valera y Matías rodas son los siguientes:

 los niños no pueden vestirse ni desvestirse solos siempre necesitan la ayuda de una

segunda persona, esto significa que estos niños son personas dependientes de los adultos

por lo tanto a los menores se les debe dar la oportunidad de vestirse y desvestirse por

ellos mismos para que a si ellos vayan obteniendo pequeñas dosis de autonomía en su
área de desarrollo personal social, nosotros como adultos debemos de ser conscientes que

si los niños piden ayuda podemos tratar de guiarle, de darle pistas, de facilitarle algo,

pero sin que la ayuda suponga dárselo hecho.

 los niños no proponen juegos a sus compañeros y esperan siempre que los demás

tomen la idea para cualquier actividad, esto significa que estos niños no se tienen la

suficiente confianza para tomar la iniciativa ante cualquier juego o dinámica en el aula de

clases o fuera de ella ya que, Mediante el juego, los niños aprenden a comunicarse,

socializar, enfatizar, a quererse, a mejorar la seguridad en sí mismos, a entenderse y

entender a los demás, a respetar y ser respetados.


DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA

Los seres humanos tendemos al bienestar, que corresponde a nuestra realización plena.

Realización que solo es posible mediante el desarrollo de la autonomía, eje articulador de los

procesos que desarrollan las distintas dimensiones que definen a la persona. El recorrido hacia la

autonomía la capacidad que tiene una persona para actuar y tomar decisiones propias, con un

sentimiento íntimo de confianza que le permite desenvolverse con seguridad lo cual es un

proceso personal, gradual y permanente construcción. Ser autónomos no significa hacer las cosas

en soledad, sino tener la capacidad y el deseo de hacerlo solo, a partir de la propia iniciativa.

Desde los primeros años de vida debe predominar este tipo de acción. Así irán tomando

decisiones, tendrán oportunidades de elección e irán controlando algunas situaciones.

A lo largo del proceso del desarrollo personal los niños construyen su identidad reconociendo

y valorando sus características personales, familiares y culturales. Ello incluye desarrollar la

capacidad de expresar, reconocer y regular sus emociones para desenvolverse con seguridad y

convivir con respeto.

Un punto fundamental es, sin duda, que nuestros niños vayan construyendo un estilo de vida,

sustentado en valores éticos asumidos de manera personal y enmarcada en un modelo de

sociedad democrática y el desarrollo social de los niños de 3 a 5 años se caracteriza por el

comienzo de las relaciones con los iguales, a partir de los 3-4 años de edad, los niños comienzan

a tener relaciones con otros niños, principalmente porque muchos de ellos comienzan a ir a la

escuela. Hasta los 3 años, la experiencia social de los niños se basa en relaciones con adultos.

Así, los niños de 3 a 4 años se enfrentan a una nueva perspectiva social en esta etapa.
Se tiene que la población estudiada (Niños entre 3 a 4 años), se encuentran en riesgo en cuanto

en el área de personal social; El cual se refiere a las actitudes y capacidades relacionadas con el

proceso de la construcción de la identidad en pocas palabras los infantes aún no se limitan a ser

independiente en cuento a sus acciones diarias.

Al realizar la evaluación personal social, se evidencio que los 5 menores entre ellos 4 niños y 1

niña de las diferentes regiones del país entre las edades de 3 a 4 años encontramos una

deficiencia en el desarrollo personal social de acuerdo a la escala. Se pudo evidenciar que los

problemas que están presentando los niños Juan Cardozo, Oscar Vega, Mariángel, Jonier Valera

y Matías Rodas son los siguientes:

Los niños no proponen juegos a sus compañeros y esperan siempre que los demás tomen la idea

para cualquier actividad, esto significa que estos niños no se tienen la suficiente confianza para

tomar la iniciativa ante cualquier juego o dinámica en el aula de clases o fuera de ella ya que,

mediante el juego, los niños aprenden a comunicarse, socializar, enfatizar, a quererse, a mejorar

la seguridad en sí mismos, a entenderse y entender a los demás, a respetar y ser respetados. Los

niños no pueden vestirse ni desvestirse solos, siempre necesitan la ayuda de una segunda

persona, esto significa que estos niños son personas dependientes de los adultos por lo tanto a los

menores se les debe dar la oportunidad de vestirse y desvestirse por ellos mismos para que a si

ellos vayan obteniendo pequeños pasos de autonomía en su área de desarrollo personal social.
FUNDAMENTACION TEORICA

El enfoque que plante el desarrollo personal social en la primera infancia tiene como base el

desarrollo y aprendizaje infantil y los derechos. También basados en los derechos del juego,

autonomía, seguridad, comunicación, respeto, salud, movimiento del niño. Niños basados en

derechos cuya singularidad y particularidad se debe de dar en todas las dimensiones de su

desarrollo.

Busca contribuir al desarrollo integral de los niños y niñas como personas autónomas que

desarrollan su potencial y como miembros consientes y activos de una sociedad.

En la dimensión personal: como ser individual consigo mismo. Fundamenta para vivir en

armonía consigo mismo, con los demás y con la naturaleza, ese bienestar es posible mediante el

buen desarrollo de la autonomía de manera progresiva y con el acompañamiento de un adulto

que le permita desenvolverse con toda la seguridad que ellos necesitan.

En la dimensión social: como ser en relación con otros. El desarrollo de las habilidades

sociales favorecerá el establecimiento de relaciones asertivas, empáticas solidarias, basadas en

respeto mutuo y valoración de lo personal y cultural.

En el área personal social se busca contribuir al desarrollo integral de los niños y niñas como

personas autónomas que desarrollan su potencial como como miembros activos de una sociedad.

Es por eso que ene área personal social en educación inicial atiende al desarrollo de los niños

desde sus dimensiones PERSONAL relación consigo mismo y SOCIAL relación con los demás;

esto involucra CUATRO CAMPOS DE ACCIÓN que combinan saberes de distintas naturalezas

que le permite al niño que estructure su personalidad teniendo como base EL DESARROLLO
PERSONAL el cual se manifiesta en el equilibrio de su cuerpo, mente, afectividad y

espiritualidad.

Para el desarrollo de la autonomía y la aceptación de si mismo: primero se valora así mismo y

segundo se auto regula sus emociones y comportamientos.

Los niños como personas en evolución requieren desarrollar y afirmar su IDENTIDAD, es

decir, conocerse, valorarse y tener confianza para actuar de manera autónoma. Y de esta misma

manera aprender a manejar sus emociones y sus comportamientos al interactuar con otros lo cual

le permita desarrollar su seguridad para actuar de manera autónoma en diferentes contextos

como: Autonomía, conciencia emocional y autoestima.

Definir las habilidades sociales, es complejo, porque se han dado infinidad de definiciones, y

no se ha llegado a un acuerdo explícito, sobre lo que constituye una conducta socialmente

habilidosa. Generalmente, las habilidades sociales son consideradas como un conjunto de

comportamientos interpersonales complejos.

El término habilidad se utiliza para indicar que la competencia social no es un rasgo de la

personalidad, sino más bien un conjunto de comportamientos aprendidos y adquiridos.

Meichenbaum, Butler y Grudson (1981), afirman que es imposible desarrollar una definición

consistente de competencia social puesto que está es parcialmente dependiente del contexto

cambiante.

En este sentido, se puede observar como el niño al interactuar con varios actores en tiempo y

espacios diferentes establece reglas de acuerdo a como se da la dinámica relacionar en cada uno

de ellos. Así, en tanto que una conducta considerada apropiada en una situación puede ser,

obviamente inapropiada en otra. Claramente no puede haber un criterio absoluto de habilidad


social. Sin embargo, todos parecemos conocer que son las habilidades sociales de forma

intuitiva.

(Trower, 1984; citado por Caballo, 2007). Habilidades Psicosociales de Niños y Niñas en la

Convivencia.

Según Caballo (2005, citado por Lacunza y Contini, 2011) las habilidades sociales son un

conjunto de conductas que permiten al individuo desarrollarse en un contexto individual o

interpersonal expresando sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de una forma

apropiada a la situación que se esté sucediendo en ese momento, respetando las actitudes de los

demás, resolviendo los conflictos inmediatos y reduciendo la probabilidad de que surjan,

posteriormente, nuevos.

Generalmente, posibilitan la resolución de problemas inmediatos y la disminución de

problemas futuros en la medida que el individuo respeta las conductas de los otros, condición

imperante en la convivencia personal social. El uso explícito del término de habilidades,

significa que la conducta interpersonal consiste en un conjunto de capacidades de actuación

aprendidas (Bellack y Morrison, 1982; Curran y Wessberg, 1981; Kelly, 1982; citado por

Caballo, 2007), en este sentido se resalta la importancia e influencia de la institución educativa

como agente socializador. El modelo conductual enfatiza: que la capacidad de respuesta tiene

que adquirirse y que consiste en un conjunto identificable de capacidades específicas. Además,

cualquier habilidad en una situación crítica, está determinada por factores ambientales, variables

de las personas y la interacción entre ambos. Por lo tanto, una conceptualización de la conducta

socialmente habilidosa, contiene tres componentes de la habilidad social: una dimensión

conductual (tipo de habilidad, una dimensión personal (variables cognitivas) y una dimensión

situacional (el contexto ambiental), (Caballo, 2007). Habilidades Psicosociales de Niños y Niñas
en la Convivencia. La teoría cognitiva-conductual, parte de la suposición de que las emociones

como las conductas son productos de creencias de los individuos. También se menciona que el

objetivo es facilitar la identificación de pensamientos considerados irracionales y buscar su

sustitución por otros racionales, de mayor efectividad, de acuerdo con las metas personales.

Según Monjas Casares (2000, citado por Contini, 2007), las habilidades sociales son conductas

especificas necesarias para ejecutar competentemente una tarea interpersonal. A nivel de la

infancia se define como las conductas necesarias para relacionarse entre iguales y adultos de

manera efectiva y mutuamente satisfactoria. En el desarrollo de estas habilidades, la institución

educativa debe llegar a desarrollar habilidades sociales donde resalten la capacidad de

participación e interacción no violenta, el pensamiento creativo y crítico que permita analizar de

forma objetiva el contexto para un adecuado desempeño social y manejo del conflicto. Parra

(2003), define la conducta asertiva como el conjunto de respuestas verbales y no verbales,

parcialmente independientes y situacionalmente específicas a través de las cuales un individuo

expresa en un contexto interpersonal sus necesidades, sentimientos, preferencias, opiniones o

derechos sin ansiedad excesiva y de manera no aversiva, respetando todo ello en los demás, que

trae como consecuencia el autor reforzamiento y maximizar la probabilidad de conseguir

refuerzo. Habilidades Psicosociales de Niños y Niñas en la Convivencia. Para Blanco (1982

citado por Contini 2007), la habilidad social es la capacidad que tiene el individuo de percibir,

entender, descifrar y responder a los estímulos sociales, en general, especialmente los que

provienen del comportamiento de los demás, teniendo en cuenta que el estudiante es un ser social

inmerso en un universo de relaciones complejas y dinámicas que le demandan una conducta

asertiva.
Referencias
Prevención y promoción de la salud. (2007). 113-116 Recuperado

de  https://drive.google.com/file/d/1JdFiE1Msnepnxqn4qD39H2pKgQWj3iee/vie

w?usp=sharing

Ávila-Vélez P, Leiva-Benavides L, Bueno-Gutiérrez J, Gámez-Peralta M. (2016).

Estrategia de educación en salud y ambientes saludables, para niñas, niños y

adolescentes bajo protección. Revista Movimiento Científico; 10(2): 41-55.

Recuperado

de https://revistas.iberoamericana.edu.co/index.php/Rmcientifico/article/view/122

9/933

Morel, J. Botana, I. (2007). Guía de actividades preventivas y promoción de la salud en la

infancia y adolescencia. Recuperado de http://hdl.handle.net/10596/7751

Junta de Andalucía. (2017). Creciendo en salud. Estilos de vida saludable. Junta de

Andalucía Consejería de Educación. Recuperado

de http://www.juntadeandalucia.es/educacion/webportal/ishare-

servlet/content/76008d63-3553-49d1-8bca-7fdf600b7759

Оценить