Вы находитесь на странице: 1из 28

UNA PALABRA DE
PARTE DE LOS
SERVIDORES …

Queridos Jados,
Si estás aquí, sabes que Dios es bueno. No solo
porque puedes respirar, o porque puedes leer esto.
Hay algo dentro de ti que sabe que Dios es mejor que
todo lo demás. ¿Es o no es cierto?

Pero se nos olvida. Por ignorancia, por temor, por


rutina, por desinterés, por rebeldía, por lo que sea: se
nos olvida que Dios es Dios y que nosotros somos sus
criaturas y sus hijos. Se nos olvida que no encontramos
descanso ni gozo verdadero si no es cerca de Él.

Pero no queremos que sigas así. Nosotros queremos


pasión por nuestro Señor. Y es por eso que estamos
aquí, retirándonos, buscando a Dios, queriendo vivir
en ese perfecto amor.

¿Lo crees? Yo lo creo. Y le pido al Señor que ayude mi


incredulidad. Dios: haz grandes cosas en cada uno de
nuestros corazones. ¡Glorifícate! ¡Llénanos de ti!

Jairo Namnún
En nombre de los servidores
Retiro: Perfecto Amor

PROGRAMA DEL RETIRO

Viernes
1:00PM Recibimiento IBI
5:00PM Llegada a Pico Escondido
5:15PM Recibimiento // Oración Inicial //
Organización de habitaciones
6:30PM Bienvenida y adoración
7:00PM Prédica: “El Dios que es digno de todo
nuestro amor” por Sergio Villanueva
8:00PM Cena
9:00PM Dinámica
9:15PM Prédica: “Acercándonos a Dios sin
temor” por Jairo Namnúm
10:15PM Tiempo libre
11:10PM Luces Apagadas
Sábado
8:25AM Devocional
8:50AM Desayuno
9:50AM Adoración // Oración // Inicio
10:00AM Prédica: “Cuando se enfría nuestra pasión”
por Sergio Villanueva
11:10AM Dinámica Especial
12:50PM Tiempo libre
1:25PM Almuerzo
3:00PM Tiempo libre con actividades especiales
6:00PM Adoración
6:25PM Prédica: “Respondiendo al amor de Dios”
por Joan Veloz
7:30PM Cena
8:35PM Panel: “Amando a Dios en el Siglo XXI” -
Joan Veloz, Jairo Namnúm y Sergio
Villanueva // Moderado por Leo Meyer
9:35PM Fogata
10:35PM Tiempo libre
11:15PM Luces apagadas
Domingo
8:25AM Devocional
8:50AM Desayuno
9:50AM Adoración // Oración // Inicio
10:10AM Prédica: “Respondiendo al amor de
Dios: amor por Su palabra” por
Sergio Villanueva
11:20AM Preguntas y respuestas
12:20PM Almuerzo // Recogida
2:05PM Oración de cierre
10 cosas que esperamos de los
participantes de Perfecto Amor
1. Un corazón dispuesto a recibir del Señor y dar a
los demás.
2. Una correcta actitud y obediencia hacia los
líderes del retiro.
3. Evitar estar a solas con otra persona del sexo
opuesto (a menos que estén casados).
4. Modestia en la vestimenta.
5. El estar presentes y a tiempo durante todas las
actividades del retiro. Igual a la hora de dormir.
6. A menos que algo no lo permita, el participar del
Reto Perfecto (Colocar el celular en modo avión
durante las plenarias, y evitar las redes sociales
durante el fin de semana).
7. Estar dispuesto a colaborar con todo lo que se
pudiera necesitar en el lugar.
8. Evitar el lenguaje soez y chistes que deshonren al
Señor. Buscar amar, no hacer bullying.
9. Expresar cualquier duda, inquietud con algún
compañero o líder.
10. Buscar el rostro de Dios durante el fin de
semana, esperando ser transformados para siempre.
DEVOCIONALES
La vida delante de los selfies // Jairo
Namnún
He estado pensando mucho sobre las fotografías.
En medio de un viaje ministerial de dos semanas en
diversas ciudades de México, Dios nos concedió la
oportunidad de conocer el centro de Guadalajara,
capturar un poco de Guanajuato y San Miguel de
Allende, y compartir junto a amigos amados en
Querétaro. Guanajuato es, sin lugar a dudas, la
ciudad más hermosa que he podido disfrutar. Mira,
te dejo una foto:
Increíble, ¿cierto?
No: en verdad no. La foto está bonita, pero la
ciudad es mucho, mucho mejor que lo que la foto
captura.

Mis acompañantes no me dejan mentir: yo invertí


mucho tiempo tomando todo tipo de fotos y
videos, y luego eligiendo las mejores y editándolas.
Pero ninguna foto se compara con la belleza de
aquel lugar. No es posible reproducir una
experiencia, volver a experimentar un momento por
una fotografía o un video. Y lo sabemos, por lo que
tomamos foto tras foto tras selfie tras selfie,
buscando que, tal vez, si lo hacemos lo suficiente,
podremos capturar el momento y volver a
disfrutarlo en lo adelante.
Creo que estamos poniendo la carreta delante del
caballo. Nos llega un hermoso plato a la hora de la
comida, y le hacemos una foto antes de inhalar su
olor, y antes de comerlo, ya lo hemos puesto en
Instagram con un filtro pre-seleccionado y un
hashtag ideal (#Bendecido). Vemos un hermoso
paisaje, y buscamos el mejor ángulo para hacer la
foto panorámica antes de meditar en la grandeza
delante nuestro. Visitamos un museo y tomamos
fotos de las galerías antes de siquiera apreciar el
arte que tenemos en frente. Lo que es más,
dibujamos nuestras Biblias y organizamos el lugar
donde hacemos nuestro devocional para subir la
foto más espiritual que podamos. Y así pasamos la
vida, fotografiando los momentos y olvidando
experiencias.

El propósito de esta diatriba es decir esto:


meditemos en lo que tenemos delante. La vida del
hombre debe ser más que solo reflejos y flashes. El
salmista nos habla del hombre bienaventurado, que
medita día y noche
en la Ley del Señor
(Salmo 1:2), y como
fruto puede pedirle
al Señor que la
meditación de su
corazón sea
agradable a Él
(Salmo 19:14). El
apóstol Pablo nos exhorta a meditar en lo bueno,
justo, de buen nombre, lo puro, lo que está lleno de
amor (Fil. 4:8). La maestría del proverbista está en
su capacidad de analizar lo que tenemos alrededor
y aterrizarlo en la realidad ulterior, la celestial.
Meditar, pensar, y discernir son hoy acciones
totalmente foráneas a nuestra cultura. Pero están en
el mismo centro de la vida cristiana.

Hay lugar para las fotos y los videos. Es más, hasta


para los selfies. Pero no pongamos la carreta
delante del caballo. Meditemos en lo que tenemos
por delante. Pensemos en por qué estamos
haciendo lo que estamos haciendo. Apreciemos el
valor de la creación de Dios. Y que en oración, al
hacerlo, podamos apreciar cada vez mejor el valor
del creador.

Las disciplinas espirituales y el síndrome
del sumidero // Donald S. Whitney
Conoces la historia. Cierto hombre ha sido un
creyente en Cristo durante décadas. A la vista de
todos es un hombre cristiano fiel e íntegro. Ha
mantenido una reputación como buen ejemplo de
fidelidad a las cosas de Dios en público y en
privado por décadas, pero de pronto y sin previo
aviso, todo colapsa y se hunde en un pozo de
pecado. Todo el mundo se pregunta cómo fue que
pasó tan rápido. En la mayoría de los casos, pronto
se descubre que, como casi todos los pozos, el
problema no se desarrolló de un día para otro.

Hace varios años, este hombre probablemente tenía


una vida devocional relativamente consistente a
través de la cual el Señor a menudo lo refrescaba,
fortalecía, y le daba crecimiento. Pero con el paso
de los años, su vida ocupada se volvió aún más
ocupada. Cada vez más veía su vida devocional
como una carga —a veces mera obligación— más
que como una bendición. Debido a las dosis
masivas de enseñanza bíblica que había escuchado,
además de los conocimientos adquiridos a través
de las clases de Biblia que él mismo enseñaba en la
iglesia, comenzó a imaginar que necesitaba menos
oraciones privadas e ingesta Bíblica ahora que
cuando era más joven y no tan maduro
espiritualmente. Además, tenía tantas otras
responsabilidades dadas por Dios, que por
supuesto Él entendería que estaba demasiado
ocupado como para reunirse con Él todos los días.

Una pequeña concesión llevó a la otra, una


racionalización plausible lo llevó a la siguiente,
hasta el día devastador cuando alcanzó el punto
crítico y su debilidad espiritual desarrollada por
demasiados compromisos privados ya no pudo
siquiera continuar aparentando integridad cristiana.
Y en el pozo se hundió su reputación, testimonio,
ministerio, y tal vez mucho más.

Si eres un fuerte joven cristiano, apasionado por las


cosas de Dios, y te resulta imposible imaginar que
te pueda llegar a pasar esto: ten cuidado. Esta
podría fácilmente ser tu condición en algunos años.
Las palabras de 1 Corintios 10:12 son una
advertencia apta aquí: “Por tanto, el que cree que
está firme, tenga cuidado, no sea que caiga”.

He servido en el ministerio pastoral durante


veinticuatro años. Por quince años he sido profesor
de espiritualidad bíblica y he escrito varios libros y
numerosos artículos relacionados con la
espiritualidad. Hablo sobre este tema a los futuros
ministros y misioneros continuamente en las aulas
del seminario, y en iglesias y conferencias por todos
lados casi cada fin de semana. Y sin embargo,
abiertamente admito que me es más difícil
mantener mi vida devocional ahora que nunca antes
en mi vida. Esto se debe a que ahora estoy más
ocupado de lo que jamás lo había estado. Tengo
muchas más responsabilidades de las que tenía
cuando era joven, y todas toman tiempo, tiempo
que debe de salir de algún lado.

A medida que las presiones van en aumento en la


vida y que las fechas límite se aproximan, se hace
más difícil apartar el tiempo para la vida devocional.
Y es aquí donde empieza a erosionarse el suelo.

Al principio, lo más probable es que muy pocos


noten cuando la parte oculta de tu vida espiritual
comienza en sucumbir. Así como los movimientos
imperceptibles del agua subterránea pueden
arrastrar la tierra que hay debajo mucho antes de
que esto sea perceptible en la superficie, las
presiones de la vida pueden desplazar
sigilosamente el suelo de nuestras disciplinas
espirituales privadas mucho antes de que el
impacto de su ausencia sea visible a los demás. La
cara pública de la vida de un cristiano, como su
servicio en la iglesia y las diversas formas de
ministerio, a menudo se puede continuar
practicando con pocos cambios observables, hasta
que el terrible momento del colapso y de la
hipocresía es revelado.

Estoy seguro de que ya estás familiarizado con


muchos de los factores que afectan nuestra
intimidad con Cristo. Date cuenta de que es casi un
hecho que los “ladrones de tiempo” tratarán de
robar de tu tiempo con Dios, y esto solo aumentará
a medida que pasen los años. Mi esperanza es que
este artículo te alerte de esta sutil y evidente
tendencia para que no te tome por sorpresa.

Nunca te dejes engañar por la tentación de pensar


que con la creciente madurez espiritual que esperas
que llegue con la edad, tu alma necesitará cada vez
menos tener un festín espiritual con Cristo a través
de la Biblia y la oración. Lo que Jesús oró en Juan
17:17 para todos su seguidores, “Santifícalos en la
verdad; Tu palabra es verdad”, se aplica a todos
nosotros durante toda nuestra vida.

Jesús practicaba lo que oró por nosotros. Si bien es


cierto que Jesús es infinitamente más que un
ejemplo a seguir, definitivamente es nuestro
ejemplo de una vida santificada, una vida coram
Deo. La Biblia nos dice que Jesús asistía
regularmente cuando el pueblo de Dios se reunía
para escuchar las Escrituras (Lucas 4:16) y también
que se apartaba para pasar tiempo a solas con su
Padre (Mat. 14:23). Los seguidores de Jesús
necesitan tanto de la gracia sustentadora que viene
a través de la adoración pública a Dios, como de la
que viene a nosotros cuando nos encontramos con
él de forma personal.

No quiero minimizar el papel de la iglesia en la


prevención del naufragio espiritual en la vida del
creyente. En este artículo, sin embargo, escribo
para advertir a aquellos que están cada vez más
tentados a pensar que encontrarse con Dios
frecuentemente con otros puede compensar que
rara vez nos encontremos a solas con Él.

Hay temporadas en la vida cuando nuestros hábitos


devocionales pueden verse providencialmente
alterados. No obstante, la regla general es que
aquellos que han sido reconciliados con Dios por la
cruz de su Hijo necesitan de una comunión
intencional y personal con Él todos los días hasta el
día en que lo vean cara a cara. Y el medio ordinario
por el cual Él lo ofrece es a través de las disciplinas
espirituales personales que se encuentran en las
Escrituras, de las cuales las principales son la
ingesta de la Palabra de Dios y la oración.

Busca al Señor con una incesante pasión de por


vida que desafíe los obstáculos. Determina nunca
dejar que tus actividades cotidianas te impidan
reunirte cotidianamente con Jesús.

¡INFORMACIÓN
IMPORTANTE!

¿A qué hora regresamos?
Queremos salir a más tardar las 3 PM para llegar a
Santo Domingo antes de las 6:00 PM.

¿Habrá comidas?
Sip, hay mucha comida. De la buena. Y meriendas
también.

¿Alguien se va en otro momento?


La idea es que el grupo pueda salir y volver juntos.
Algunos están haciendo acomodaciones especiales,
pero cae a responsabilidad de cada quién.

¿Cuál es la diferencia entre retiro y


campamento?
Queremos que el mayor enfoque sea en la
predicación de la Palabra, la adoración
congregacional, y la Koinonía. Por eso, en este
retiro estamos sacando largos tiempos para estas
cosas, disminuyendo otras actividades (que también
son buenas), y dejando buen espacio para
descansar (a diferencias de los campamentos).

¿Qué es Pico Escondido?


Es un lugar para retiros y campamentos en
Jarabacoa. Lindísimo. Cómodo. El único problemita
son unas escaleras que están largas, pero eso se
resuelve.

¿A quién puedo acercarme con preguntas?


Pudieras ir donde quien esté liderando tu
devocional. Si lo prefieres, puedes acercarte a
cualquiera del staff con cualquier inquietud. Si
quisieras alguna consejería particular, Joan Veloz y
Michelle Veloz están ahí especialmente para ti.
¿Con quién hablo si me siento mal?
Tenemos 5 médicos entre el staff: Carlotta Romano
estará ahí para cualquier necesidad inmediata.

¿Puedo cambiar de habitación?


Nop. A menos que tengas una emergencia.

¿Y si quiero que me pongan en otra


habitación?
Mira la respuesta anterior.

¿Puedo hacer una serenata?


Nop. Tampoco puedes estar a solas con alguien del
sexo opuesto. A menos que estén casados, en cuyo
caso estás sirviendo en el retiro, por lo que no
debes estar a solas si no sirviendo.