Вы находитесь на странице: 1из 2

Introducción

¿La economía es una ciencia social que debe actuar en forma aislada del derecho?, ¿el
derecho debe contextualizarse fuera del contenido económico?, ¿cómo funcionaría una
economía sin leyes y sin regulación?, ¿cómo y dónde se aplicaría el derecho si no
existiera la economía?, son las interrogantes que motivaron el presente ensayo.

Economía y Derecho, son dos antiguas ciencias cuyo objeto es el estudio de los
fenómenos sociales, y en definitiva de las relaciones humanas en el contexto social,
desde donde se despliegan todas las potencias y virtudes del Hombre, recordando
siempre que han de estar a su servicio, y no a la inversa.

La relación derecho y economía es tema de discusión y controversia a lo largo del tiempo,


desde la antigüedad hasta las primeras décadas del siglo XXI y su análisis e
interpretación ha generado diferentes enfoques que se han ido consolidando hasta
conformar estructuras doctrinales y teóricas que debaten, refutan y discuten los
argumentos hasta estructurar lo que hoy se conoce como economía y derecho o análisis
económico del derecho. Este último denominado en términos de la cultura anglosajona
como law and economics, en el que se define un campo de aplicación principalmente de
la microeconomía y bases de la economía del bienestar al examen de la formación,
estructura, procesos e impactos económicos de la ley y de las instituciones legales.

Desarrollo

El derecho no puede estar al margen de la Economía ya que si consideramos a éste


como un sistema sustentado en principios jurídicos que tienden a buscar un ordenamiento
de la vida en sociedad, la economía es uno de los elementos ineludibles de ese orden
social. Para Lorenzetti la economía es una poderosa herramienta para analizar un amplio
campo de cuestiones que presenta la interpretación de la ley, por eso, considera el jurista,
que es hora de preguntarle al juez, al legislador y al especialista, si tienen en cuenta los
resultados socioeconómicos que se derivan de su sentencia, de su ley o de su tesis.

¿Se trata de Derecho Económico? Al igual que Farina, opinamos que la disciplina vincula
armoniosamente el Derecho y la Economía, que va adoptando matices propios, que
difícilmente pueden desligarse en un mundo actual y peor aún global, en el que se
dificulta separar la implicancia jurídica de una transacción económica y las consecuencias
económicas de un acto jurídico. Aspectos, por cierto, con los que el abogado de hoy debe
estar familiarizado, y en el que el análisis económico del Derecho apremia al ritmo de la
transformación de la sociedad.

Forman parte del conjunto de aspectos que importan a la economía: las empresas, los
recursos, el dinero, bienes, servicios. Las empresas son unidades básicas de producción.
Su objetivo principal en la economía es maximizar su beneficio, y para conseguirlo deben
conocer las reglas de la producción y la rentabilidad de sus factores productivos.

Como disciplina, la Economía se centra especialmente en el estudio de las situaciones


habituales de la vida diaria. Como dijo en el siglo XIX el gran economista Alfred Marshall,
la Economía es “un estudio del género humano en sus acciones habituales de la vida
diaria”. Cuando asistimos a un país moderno, con prosperidad económica, observamos
que las familias o componentes de ésta se proveen de bienes y servicios para facilitarse
la vida y hacerla más cómoda. Para conseguir ese tipo de prosperidad, los economistas
señalan que se requiere de un sistema que funcione correctamente, especialmente a la
hora de coordinar las actividades productivas: es decir actividades de producción y
distribución de los bienes y servicios que la sociedad requiere. A esto se denomina
Economía, disciplina que estudia las economías de los individuos como de la sociedad en
su conjunto. El éxito de esta economía se mide por la capacidad que tiene de asignar los
bienes.