Вы находитесь на странице: 1из 73

Índice

Bienvenidos 7

Introducción:
“Si lo ves, lo ves. Si no lo ves, no lo ves” 11

Capítulo 1:
Todo se trata de la comunión diaria 15
COMUNIÓN DIARIA 1. Cómo descubrí lo más importante 15
LA PRÁCTICA DE LA INTIMIDAD PROFUNDA CON DIOS
2. Voy a la reunión en la que disfruto al Señor. Y
Bernardo Stamateas luego, cuando me voy a casa, ¿cómo sigue mi co-
- 1ª edición - munión con Él? 20
2020
3. El problema más grande de la vida cristiana es la
Presencia de Dios falta de comunión diaria con el Señor y la solución
Jose Bonifacio 332, Caballito,
a ella es tener “comunión diaria”. 23
Buenos Aires, Argentina
Tél.: (54011) 4924-1690
www.presenciadedios.com Capítulo 2:
Edición: Silvana Freddi / María Stamateas
Qué es la comunión 29
Diseño de tapa y diagramación: Creativos PDD 1. Comunión es un mutuo disfrute 30
2. Comunión es el fluir de la vida Zoe en mí 31
Impreso en: ARTES GRAFICAS DEL SUR SRL - Av. Australia 2924 - 1296
- CABA - Buenos Aires, Argentina. En Marzo de 2020. La cantidad de 1000 3. Niveles de comunión 32
ejemplares. 4. La profundidad de Dios: “el lugar sercreto”, “Su
recámara”. 36
No se permite la reproducción parcial o total de este libro, en cualquier for-
ma o por cualquier medio, sea electrónico o mecánico, mediante fotocopias, 5. La pregunta clave 39
digitalización u otros métodos, sin el permiso previo y escrito del editor. Su 6. Palabra y experiencia 42
infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446.

3
Capítulo 3: Capítulo 8:
Ejercicio 1. Invocar al Señor. Maneras de disfru- Ejercicio 6. Lo entrego en la cruz para su muerte 81
tar de Él y fluir en la vida Zoe 47
Capítulo 9:
Capítulo 4: Ejercicio 7. Respirar y comer la palabra 87
Ejercicio 2. Compartir cada situación, a cada ins- 1. Respirar la carga de La Palabra 88
tante, con Él 51 2. Respirar la carga de La Palabra se logra orando
La Palabra 89
Capítulo 5: 3. Ejemplo práctico de cómo respirar y comer La
Ejercicio 3. Parte A: Adorar al Señor 57 Palabra 91
1. Cuando le hablamos a Él de lo que Él es, Él crece 4. Comer La Palabra es metabolizarla: entra en mí
en nosotros 57 y es parte de mí ahora 94
2. Antes de hacer algo… 61 5. Soy tan fuerte como tanta Palabra tenga en mi
3. Hablar adoración 62 corazón 95
6. Te dejo aquí para que practiques y disfrutes de Él 96
Capítulo 6:
Ejercicio 4. Parte B: Adorar al Señor 67 Capítulo 10:
1. Leé unos versículos de La Biblia, agregales músi- Ejercicio 8. Experimentar a Cristo 97
ca y cantalos 67 1. Señor, ¿podés darme una experiencia con esto? 98
2. Te propongo también que “inventes” una can- 2. Conocimiento vs. conocimiento de vida 99
ción 68
3. Hacer un instrumental 69 Capítulo 11:
4. Cantar la oración 70 Ejercicio 9. La intercesión 101
5. Meditar orando una poesía 71 1. Interceder es que Él me diga por quién y qué 101
2. Ejemplo 103
Capítulo 7: 3. Interceder por situaciones a nivel mundial 105
Ejercicio 5. El Silencio 75 4. Interceder por el viaje y las condiciones climáti-
cas 105

4 5
Bienvenidos
5. Interceder por compañeros de fe 106
6. Interceder por otros que no conocen al Señor es
entregarlos en sacrificio a Él 108
7. Interceder por nuestra familia 110
¡Hola! ¡Qué lindo este tiempo que vamos a pasar juntos!
8. El secreto de los 47 113
Disfrutaremos de Él.
9. Algunos de mis hábitos de comunión diaria en
Pero antes te quiero presentar a mi Equipo, el cual me ayu-
la oración 115
dó a fin de que puedas tener este libro en tus manos. Siem-
pre en un prólogo se dice: “Gracias a ... porque ... y a ... que
Capítulo 12:
estuvo... ”. Pero no quiero hacer esto. Quiero presentártelos,
Ejercicio 10. Contemplar Su hermosura 119
así los conocés. Ellos son María Stamateas, Carlos Somoza
1. Dios levanta gente que “ve” para mostrarles
y Silvana Freddi.
algo a los que no ven 121
2. Adorar con los ojos 122
Bernardo.—María, ¿cómo estás? Gracias por corregir el li-
3. Al respirar La Palabra, hacerlo con los ojos 123
bro ¡y varias veces! Te quiero presentar a nuestro amigo
4. Ver su hermosura en las situaciones y en las co-
lector que ahora tiene el libro en sus manos. ¿Te gustaría
sas 123
decirle algo?
5. Perdernos de ver la hermosura del Señor nos
María.—Hola, querido lector. Corrigiendo este texto en sus
hizo ver en el alma 125
aspectos formales (expresión, puntuación, etc.), me vi en-
6. Mirar atentamente 128
vuelta en una atmósfera tan linda de comunión con el Señor
7. ¿Cómo lo hacemos prácticamente? 129
que tenía que detenerme en la tarea para adorarlo... y luego
continuar. ¡Gracias, Padre, nos bendices a nosotros por lo
Capítulo 13:
que Tú mismo haces!
Terminando para empezar 137

Bernardo.—¡Qué bueno ! ¡Es verdad! ¿Algo más?


María.—Sí. He corregido muchos libros pero este me co-
rrigió (y lo seguirá haciendo) a mí, a buscar al Señor y Su

6 7
rostro; a disfrutar de Su presencia cada minuto del día; a Pastor Bernardo: —Hola, Silvana, ¿querés compartir qué te
contemplarlo en su hermosura y dejarme abrazar por Él. sucedió con el libro al editarlo?
Bernardo.—Señor, sos hermoso y digno de alabar.
También te quiero presentar a Carlos Somoza, quien corri- Silvana: —Sí, Bernardo. Al comenzar a leer las primeras
gió el texto dándome algunas mejoras y comentarios útiles hojas de Comunión diaria, vino a mi espíritu y se repetía
en la parte bíblica. una y otra vez una palabra de Dios, la misma palabra que
le dijo Job al Señor: «De oídas te había oído, mas ahora mis
Bernardo.—Hola, Carlos. Te presento a mi amigo lector. ojos te ven».
¿Algo para decirle?
Fue entonces cuando vi cómo nos ibas llevando a aprender
Carlos.—Para vos que tenés en tus manos este libro, ima- a ver al Señor, y la palabra ver se repetía. Y sentí que algo
ginate aquel día en la eternidad futura, en el que todas las me faltaba. Había aprendido a orar, a dar gracias a Dios por
naciones y pueblos de todas las edades y épocas, en mul- todo cada día, pero faltaba algo más: el poder disfrutar tam-
titudes incontables como las estrellas, estemos reunidos. bién del Señor y de Su Presencia. Ese ver es esa comunión
Toda tempestad ya calmada. Toda rebelión sosegada. Toda que solo tenemos cuando estamos solos con el Señor y todo
lágrima enjugada. En el que toda lengua ha de adorar con comienza a cobrar vida y sentido.
júbilo profundo, confesando que Jesús es el Señor, para glo-
ria de Dios Padre. ¿No será entonces maravilloso (como nos Bernardo: —¡Cristo crece en nosotros! ¡Él es extraordinario!
exhorta este libro) aprender a hacerlo desde ahora? Silvana: —Sí querido lector, que aprendamos a disfrutarlo,
que esa plenitud de gozo del estar en la presencia que dice
Bernardo.—¡Wow! Maravillosa visión de comunión eterna el salmista esté viva cada día en nuestras vidas, que nos
nos trajiste al espíritu. Gracias, Carlos. despojemos de todas las preguntas que seguramente tenés
para hacerle (yo tengo muchas) porque, al disfrutar y al es-
Señor, gracias por la vida eterna. tar con Él, ¡todo lo demás vendrá!

Bernardo: Gracias por tus palabras Silvana. ¡Vida de Dios y


aumento en vos y tu trabajo!

8 9
Amigo lector, antes de empezar, quiero decirles algo a mis Introducción
hijas de parte de Alejandra y mía:

Dami y Stefi, este libro es el regalo más importante para us-


tedes. Lo que escribo acá es lo que vivimos con mamá cada “Si lo ves, lo ves. Si no lo ves, no lo ves”.
día y oramos para que ustedes entren aún más profundo ¡No hay nada más glorioso que “estar en Él y Él en noso-
en la práctica de la Presencia de Dios y que, en esa profun- tros”!
didad, descubran a Dios en su hermosura y esplendor; y de
a poco se envuelvan y sean una con Él. Experimentar su vivir en nuestro vivir trae un aumento de
su presencia que nos transforma por completo.
Nada es más valioso que su Presencia; por eso, sabemos ¿Podés hacer un ejercicio? Te pido que mires unos segundos
que entregarles esta intimidad espiritual puesta en pala- a tu alrededor y busques tres cosas azules que puedas ver…
bras es la ganancia más valiosa. Disfruten de Él, porque Él ¡Adelante!
ya disfruta de ustedes.
¿Listo? ¿Podés nombrarlas? ¡Sí! Seguramente.
Con amor, Vamos entonces al próximo ejercicio. Por favor, hacelo; mirá
Mamá y Papá nuevamente, pero ahora buscando tres cosas de color rojo.

¡Adelante!
¡Nuevamente tuviste éxito! La percepción es “selectiva”:
vemos aquello en lo que nos enfocamos. Fijaste tu mirada
en cosas de color azul y las viste; luego en las de color rojo
y también viste las de ese color. Así funciona el alma, ve
aquello que quiere ver o que busca.

Ahora te propongo otro ejercicio: mirá a tu alrededor y,


donde veas o a quien veas, buscá a Cristo.
Tomate un tiempo. Si hay una persona cerca, tratá de ver
que Cristo está trabajando en ella de manera misteriosa.

10 11
Si ves a alguien en un auto, de igual manera. Donde mires, Te pido si ahora podés orar vos… Te escucho…
¡buscalo a Él! ¡Amén!

¿Hay cosas cerca de vos? ¿Podés ver al Creador allí? Ya estamos listos… Avancemos.
¿Pudiste verlo o te resultó difícil?

Ejercitaste tu espíritu, ¡felicitaciones! “Si lo ves, lo ves y si no


lo ves,… no lo ves”.

Muchas veces vemos al Señor en medio de un conflicto, una


circunstancia, un familiar, etc. Y otras veces no lo vemos.
Pareciera que “no está”, que se “escondió”.

El aumento de comunión con Él es el objetivo del recorrido


que te propongo a través de este libro porque, a más comu-
nión, disfrute de Él, más le veremos; tendremos un aumen-
to de luz, más lo disfrutaremos y más lo adoraremos.

Te invito a caminar juntos, hablaré despacio, con lentitud.


Quiero que camines a mi paso dado que mi objetivo no es
darte conocimiento (he obviado referencias, exégesis, lar-
gas explicaciones, etc.) sino un vivir, una experiencia de au-
mento de Cristo.

¿Oramos? “Padre Celestial, te necesitamos, danos luz. ¡Que-


remos verte! Y verte aumentado, experimentar tu vivir en
nuestro vivir. Gracias por hacernos vasos para ser llenos de
tu presencia. En el Nombre de Jesús. Amén”.

12 13
01

Todo se trata de la
comunión diaria

1. Cómo descubrí lo más importante


Hola, qué alegría para mí estar junto a vos en este recorri-
do. Quiero acompañarte para compartir juntos cómo tener
comunión con el Señor, cómo disfrutar de Cristo, cómo ex-
perimentarlo a Él.

¿Qué te parece si oramos nuevamente?

“Padre, qué bueno que estamos juntos. Tu presencia es her-


mosa; abrimos nuestro espíritu a Tu luz; queremos disfru-
tarte en este recorrido. Pedimos que nos transformes a la
imagen de tu Hijo Jesucristo. Amén”.

Te cuento un poco de mí, para entender cómo llegué al des-


cubrimiento más importante de mi vida espiritual. Me con-
vertí a los 17 años; todavía recuerdo la iglesia allí en Cons-
titución de la denominación de los Hermanos Libres. Pasé
adelante y formalmente declaré que Jesucristo era mi Señor
y Salvador.

Pasaron muchos años. Hoy tengo 55. Pasé toda mi vida sir-
viendo al Señor. Fui a decenas de campamentos, prediqué

15
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

miles de mensajes, viajé por decenas y decenas de países. blicos, declaran promesas, pero en ellos no hay fluir de vida.
Hice todas las actividades que se pueden hacer en una igle- ¿Por qué ocurre esto?
sia y un poco más.
Witness Lee dice en uno de sus libros algo que me llamó la
Estuve en innumerables congresos, recibiendo y exponien- atención. Él sostiene que en realidad es alrededor de los 40
do. A lo largo de todos estos años, he conocido todo tipo ó 50 años de estar en el Evangelio cuando entramos en las
de iglesias, a creyentes de muchas denominaciones, movi- profundidades de Dios. Esto me impactó, e inmediatamen-
mientos, énfasis, teologías. Sin embargo, en esta etapa de te vino a mi mente el relato de de Lucas 21, aquella viuda
mi vida, en la búsqueda profunda del Señor, me gustaría que dio dos blancas y Jesús, observándola, expresó: “Esta
compartirte de manera práctica y experencial lo que he des- mujer dio todo lo que tenía”. Los ricos que en este relato die-
cubierto. ron de lo que le sobraban representan las personas super-
ficiales, los que aún no han entrado en las profundidades
Recuerdo que en una oportunidad hace muchos años, yen- de Dios, los que dan por dar, los que dan de lo que les so-
do a un campamento, un joven se sentó a mi lado y me pre- bra —tiempo, dones, capacidades, ayuda— y únicamente
guntó: “¿Me podrías enseñar cómo llenarme de Él? ¿Cómo si pueden o tienen voluntad de hacerlo. La viuda, al ser una
lo hacés vos?”. mujer de edad avanzada, simboliza a quien ha alcanzado
la profundidad de Dios. A estas personas no es necesario
La pregunta que me hizo todavía está en mis recuerdos. Es pedirles nada, ellas lo dan todo. Los ricos también simboli-
la gran pregunta. A mí también me dijeron que debía leer zan en el relato a los “jóvenes” quienes aún están (más allá
La Biblia y orar. Sin embargo, a pesar de haberlo hecho, la de los años que han servido al Señor) en la “superficie del
gran mayoría de las veces no experimenté la vida de Cristo, Espíritu”. Todavía no han descubierto la belleza de Aquel a
el fluir de su presencia. Tuve muchos altibajos; muchas ve- quien sirven, ni quién es Él en todo su esplendor.
ces hice y serví en mis propias fuerzas.
Cuando una persona es mayor, es decir profunda, madura,
Con los años vi a muchos que leían cada día unos versículos da todo. Esa frase (“40 ó 50 años”) quedó en mi espíritu y
y oraban, pero les sucedía lo mismo que a mí: se sentían comencé a orar. Pensé:” Señor, yo llevo más de 40 años sir-
secos. Muchos creyentes cantan canciones, leen pasajes bí- viéndote, y hay una búsqueda más profunda”.

16 17
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Por otro lado, leí otro concepto que me trajo luz. Andrew la palabra “bios” que hace referencia a la vida biológica o
Murray decía que Dios quiere revelarles cosas a sus hijos, a humana.
la Iglesia. Pero, cuando estos no “ven” o no descubren esas
verdades que Dios quiere revelar a todos, lo que Él hace es Una cosa es “saber” y otra cosa es “ver”. Toda mi vida yo
levantar a una persona que sí las ve. Dios lo hace notorio sabía que mi relación con Dios es clave y lo prediqué, lo en-
para que todos vean los resultados extraordinarios de vivir señé; pero sucedió algo más profundo: lo pude “ver”.
esas verdades y toda la Iglesia pueda empezar a hacer lo
que ellos hacen. Sé que experimentaste “saber” verdades divinas pero un
día “viste”, tuviste luz, rhema (revelación), esa verdad se
Entonces comencé a leer las biografías de los grandes hom- hizo rhema, esa impresión del Espíritu trajo un cambio pro-
bres de Dios. Hombres y mujeres que pasaron más de 50 fundo. Eso me sucedió y me sigue sucediendo cada día.
años sirviendo al Señor, con el fin de ver qué es lo que ellos
habían aprendido. Te confieso que cuando era joven admiraba a las personas
que tenían muchos éxitos y logros; que habían alcanzado
El Señor me mostró que, si yo puedo aprender ahora lo que cosas para el Señor; leía sus libros y aprendía de ellos.
ellos aprendieron con 50 años de caminar con Él, puedo
ahorrarme esa cantidad de años y empezar a experimen- Pero luego, a medida que avanzaba, empecé a admirar al
tarlo hoy. Así que esto es lo que te quiero compartir. Luego creyente con un gran conocimiento. Aquellos que sabían
de analizar la vida de muchísimas personas, llegué a la con- La Biblia de tapa a tapa; aquellos que podían comprender
clusión de que todos aprendieron lo mismo: lo más importan- griego y hebreo, hacer exégesis deslumbrantes y traer tal
te de la vida es la comunión con Dios. revelación que uno exclamase: “¡Wow!”. También busqué
aprender de ellos, leer sus libros, estudiar.
Dice 1 Corintios 1:9: “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llama-
dos a la comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor”. Pero, ya crecido, ahora puedo decir que solo admiro a la
Aquí el apóstol Pablo nos dice que fuimos llamados a te- gente que tiene una comunión con Dios profunda; a aque-
ner comunión con Jesús. Somos vasos que necesitamos ser llos que disfrutan de Él, hombres y mujeres en los que Cris-
llenos de la vida Zoe, de la presencia del Señor. El término to es una realidad y no una “actuación”. Ahora busco apren-
griego “Zoe” hace alusión a la vida de Dios, a diferencia de der esto. Ya no me impactan “los logros”, sean cuales sean,

18 19
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

ni “el saber”, por más profundo que se manifieste, ni “la Si somos débiles en nuestra comunión diaria, seremos dé-
prosperidad” o “los dones”. biles en todas las áreas.

Me propuse mirarlo a Él y que solo Él me impacte con su Te comparto algo más abriéndote mi corazón. Me sucedió
gloria. que, buscando el crecimiento del pueblo de Dios, a lo largo
de estos años “probé” muchísimas cosas. Primero pensé
Te invito a que medites en lo que te compartí y oremos jun- que lo que la gente necesita es una buena educación teológi-
tos: ca, así que me dediqué a estudiar profundamente el griego,
“Padre, danos luz. Revelanos la importancia de la intimi- a hacer predicaciones exegéticas, a profundizar en la homi-
dad con tu persona, que te podamos disfrutar. Que todo lética, transmitiendo conocimiento. Con el tiempo, aunque
velo caiga y nuestro anhelo mayor sea, a partir de ahora, vi algunos cambios positivos en algunas personas, mi frus-
nuestra comunión con vos. En el nombre del Señor Jesús. tración aumentó al no ver cambios sustanciales.
Amén”.
Entonces pensé que la solución era lo profético, fluir en el
2. Voy a la reunión en la que disfruto al Señor. Y luego, ministerio de la profecía. Indagué en profundidad sobre el
cuando me voy a casa, ¿cómo sigue mi comunión con Él? tema, y conversé con grandes profetas de Dios. Incluso es-
Qué lindo es cuando nos reunimos; hay un suministro de cribí un libro al respecto. Armamos un protocolo profético
vida como cuerpo de Cristo. Cantamos, recibimos de Él y en nuestro Ministerio y comenzamos un camino que trajo
Cristo aumenta. Pero ¿qué sucede cuando termina la reu- muchas bendiciones. Sin embargo, percibía en mi espíritu
nión? Nos vamos a casa y al otro día sufrimos luchas y difi- que aún faltaba algo.
cultades; y volvemos al próximo encuentro cansados, des-
gastados, con “pies sucios” que necesitan ser lavados. Cada Lo siguiente fue adentrarme en la guerra espiritual. Leí
reunión es como un gran banquete, como un buffet abierto cuanto pude del tema, hicimos actos proféticos, diseñamos
que nos han preparado. Comemos todo lo que queremos; estrategias y además escribí un libro llamado Los seis nive-
sin embargo, no aprendimos a cocinar. les de la guerra espiritual, para ver, con el tiempo, el mismo
resultado que antes.
Tener comunión diaria es aprender a cocinar, es alimentar-
nos de Cristo por nosotros mismos.

20 21
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Me dije que lo que la gente necesitaba era un poco de con- “Para que el cuerpo crezca”. Entonces la comunión diaria
tacto social: “disfrutar del famoso ágape”, típico de los años con el Señor es el tronco que alimenta todos los otros temas.
de iglesia en los que crecimos. Más picnics, más salidas, fes- No debemos perder tiempo ni distraernos en las hojitas de
tejos de cumpleaños, actividades para compartir y cosas los árboles, sino volver a aprender a tener comunión diaria
similares, para descubrir que eso tampoco había traído una con el Señor. Entonces, ¿cuál sería el problema más grande
solución. que tenemos por delante y cuál sería su solución? Observe-
mos:
Así que entonces me dediqué al servicio; lo importante era
servir. Empezamos a ministrar sobre cada uno de los dones, Puedo compartirte el problema más grande y la solución
a explorar los talentos y las habilidades, con el fin de servir más grande.
al Señor, para descubrir también que eso no funcionaba.
3. El problema más grande de la vida cristiana es la falta
Lo próximo fue buscar la solución en una buena organi- de comunión diaria con el Señor y la solución a ella es
zación y me dediqué a investigar, a leer todo lo que existía tener “comunión diaria”.
sobre psicología organizacional, todos los libros de lideraz- Todos podemos vivir una gran experiencia en la iglesia
go cristiano, para nuevamente sentir la misma frustración. como cuerpo de Cristo: una reunión extraordinaria. Pode-
mos saltar, bailar, disfrutar del Señor, comerlo; pero luego
Después de un tiempo, en un momento de oración, el Señor nos vamos. ¿Qué sucede después? Si no hay una vida de
me trajo un recuerdo de mi adolescencia, de un predicador comunión diaria, nuestra existencia siempre sufrirá pér-
que dijo: “Podés hacer de todo en la vida cristiana, pero, didas.
hasta que la cruz no te conmueva, nada sucederá”. Este re-
cuerdo traído por el Espíritu Santo produjo un aumento de He encontrado, a lo largo de los años, cuatro tipos de cre-
luz en mi vida. Me di cuenta de que todos estos temas nom- yentes sin comunión:
brados son hojas del árbol pero que el tronco y la raíz es
Cristo. Cristo para que el cuerpo crezca. a) Los cristianos secos: personas que asisten a la reunión
durante mucho tiempo. Cantan, ofrendan, adoran; pero en
Si pudiera resumir La Biblia, diría que La Palabra habla de la semana, nada de comunión. Sin fluir, sin vida, sin creci-
dos temas. El primero es: “Cristo en mí”; y el segundo es: miento, sin ver una transformación. “Buena gente” pero sin

22 23
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

aumento de Cristo. Son también los inconstantes: aquellos Alguien dijo: “El que peca es porque perdió el tener comu-
que van y vienen, que cambian de iglesia. Son también los nión diaria con el Señor, ya que el que tiene comunión dia-
agotados: aquellos que vienen desahuciados a cada reu- ria con Él se mantiene lejos del pecado”.
nión a pedir oración como si la semana les hubiese dado
una gran paliza. Estos cuatro tipos de personalidades son la consecuencia
de no tener comunión con Cristo. Vuelvo a remarcar, queri-
b) Los activistas: los que sirven, pero no imparten vida; do hermano, que lo más importante que una persona tiene
hacen las tareas bien, ayudan en la congregación, evange- es su relación de intimidad con el Señor.
lizan, pero lo hacen en el alma. Son como robots: cumplen
con las tareas, pero no imparten vida. He llegado a la con- Se enseñan en los institutos bíblicos, seminarios e iglesias,
clusión, después de tantos años, de que los que más sirven cantidades de conocimiento, doctrinas, etc. Pero qué poco
muchas veces son los que menos vida espiritual tienen. se enseña cómo tener comunión con Dios. ¡Necesitamos un
Confunden servir con disfrutar de Cristo; por consiguien- recobro de la vida interior! ¡Del disfrutar a Cristo! ¡De vivir!
te, sirven basados en el alma y en sus fuerzas humanas. ¡Sí, vivir!

c) Los teóricos o los que “actúan”: los que gritan, lloran, Todos sabemos, y lo habrás escuchado como yo muchísi-
predican, pero no imparten vida. Solo expresan emociones mas veces, que “hay que tener comunión con Dios”; que
superficiales. Saben, pero no transmiten la vida Zoe. “hay que leer La Biblia”; que “orar es importante”. Lo escu-
chamos miles de veces; sin embargo, ¿por qué nos cuesta
d) Los carnales: ¿quién no ha conocido personas que pre- tanto? Si tomamos a un creyente promedio y le pregunta-
dican y están en adulterio; o que levantan las manos y con mos: “¿Cómo es tu comunión con Dios? ¿Cómo fue hoy tu
esas mismas manos les pegan a sus hijos; o creyentes que intimidad con el Señor?”, seguramente se quedaría callado.
viven sirviendo al pecado, aunque hacen grandes oracio- Entonces, ¿por qué “tener comunión con Dios” se convierte
nes? Son los que critican, hablan mal de otros, reaccionan en una tarea difícil y no en algo hermoso?
con sus emociones, etc.
En este libro quiero acompañarte a construir una relación
profunda con el Señor de manera continua y diaria. Debo
enfatizar que comunión no es una tarea que tengo que ha-

24 25
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

cer; no es tener mi devocional o leer un capítulo bíblico por Me entusiasmé con lo compartido anteriormente. Pero vol-
día. Es mucho más que eso. Mi tiempo de comunión es un vamos a los puntos anteriores: los cristianos secos, los acti-
vivir de 24 h. Si hoy no camino con Él, ¿qué me hace pensar vistas, los teóricos y los carnales. ¿Te identificás con alguno
que mi futuro será mejor? de ellos?

Sé que esta jornada que caminaremos juntos será gloriosa. Es un buen momento para que lo llevemos a la cruz.
Veremos que comunión no es una “tarea” a cumplir sino Si hay cruz diaria en mí como pastor o líder, habrá cruz
una relación hermosa donde Cristo aumentará en esplen- diaria en mis discípulos; las ovejas oyen la voz del pastor y
dor en cada uno. No existe eso de “tengo comunión” un lo siguen adonde él va: ¡a la cruz!
tiempo y “trabajo” en otro. No es un momento que tengo
y luego se va. Toda nuestra vida debe ser atravesada por el Oramos:
vivir a Cristo. Durante todo nuestro día con sus actividades “Señor, hoy quiero llevar a la cruz para su muerte mi………
debemos disfrutarlo a Él. Y me alegra compartirte que esto Lo entrego en la cruz para su muerte. Más de Ti, menos de
es posible. Es un error mirar la vida de los hombres de Dios mí. Declaro el poder de la resurrección en mi vida, un nue-
cuando tuvieron “momentos de gloria o de éxito”. Esa no es vo fluir de tu vida y un refresco en todo lo que haga. Amén”.
la enseñanza de La Biblia, sino que esos momentos son el
resultado de su caminar diario. Esto es lo que debemos ver: ¿Te puedo pedir algo? No leas más en este momento. Dejá
que los sucesos de victoria son resultados de los procesos el libro aquí, adorá al Señor y permití un aumento de luz
de intimidad diarios. Puede haber una “llave específica” ahora en tu espíritu. Al compartirte estas revelaciones, sé
para lograr cierta victoria, como el dar, el ayunar, el servir, que sucedió algo hermoso en vos tal como sucedió en mí
etc.; pero la llave maestra que abre todas las puertas se lla- también.
ma intimidad, vivir a Cristo. Él es el árbol de vida; todos los
demás temas son “hojitas”. Dijo san Agustín: “Es cierto, la oración completa no es más
que amor”. Él logró ver que orar no es una tarea que hago
Gloria Copeland lo explica así: “No vivir en contacto diario “dándole a Dios una lista de cosas”, sino una relación de
con Dios no es solo pecaminoso; es tonto”. amor mutuo.

26 27
02

Qué es la comunión

¡Hola nuevamente! ¿Cómo va todo? Estoy contento de po-


der estar unidos espiritualmente con vos una vez más.

Te comparto algo: escribí más de cien libros, pero este es


distinto. Le pedí al Señor que nos guíe a ambos en nuestro
caminar hacia lo profundo de Su presencia, de manera sen-
cilla y práctica, y que nuestro diálogo nos permita ver su
hermosura una vez más.

¿Oramos juntos?
“Señor, sos maravilloso. ¡Te amamos!”.
Yo tenía muchas ideas acerca de la “comunión”; pensaba
que era estar quieto en un lugar cerrado sin que nadie me
viera, orando durante muchas horas.

También tuve la idea de que comunión era “cantar fuerte y


llorar al cantar una buena alabanza”.

También pensé que comunión era “compartir con los her-


manos”, al encontrarnos.

29
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Y como en este recorrido nos propusimos ser sinceros, tam- El Señor anhela estar con nosotros. ¡Cómo me impacta cada
bién tuve mi “devocional” a la mañana y luego por la noche vez que lo digo!
mi oración antes de ir a dormir.
El Señor anhela estar con vos…
Nada de eso funcionó. Aunque algunas cosas que mencio- Solo cuando estamos en comunión con Él, esta verdad brilla
né son buenas en sí mismas, todavía percibía que faltaba nuevamente.
algo más… Hasta que “lo vi.” ¿Estás listo? Espero que te
impacte como me impactó a mí. (Perdón. Antes de decírte- 2. Comunión es el fluir de la vida Zoe en mí
lo, te pido que no leas el libro para tener “conocimiento”, o En este libro quiero acompañarte a medida que nos vaya-
para ver si “esto lo sé y esto no lo sé”. Te pido que leas con un mos acercando a los niveles profundos del disfrute de Cris-
espíritu abierto, sencillo, con oración, pensando siempre en to. Estas tres instancias están representadas en el taberná-
Él). Ahora sí… ¡ahí va! culo y son el Atrio, el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. Son
los grados en la comunión con el Señor.  
1. Comunión es un mutuo disfrute
Comunión es la común-unión y lo que tenemos en común ¿Qué sucede en la comunión? Tiene que haber un fluir.
es el disfrute mutuo. Yo disfruto del Señor y el Señor disfru- ¿Cómo yo sé que está ese fluir? Porque voy a experimentar
ta de mí. vida y paz. Voy a tener frescura, fuerza, aumento de Cristo.
Voy a entrar en el río que está en mi interior que fluye sin
Me contó un papá que vio a su hijo jugar en su habitación detenerse. 
con la PlayStation porque la puerta estaba entreabierta. A
los pocos minutos volvió a pasar y el nene estaba bailando. Smith Wigglesworth lo expresó así: “Nunca me levanto de
El hombre abrió la puerta y le preguntó: “¿Qué estás hacien- la cama por la mañana sin tener comunión con Dios en el
do?”. El hijo, sorprendido, le contestó: “Estoy bailando”. En- Espíritu”.  
tonces el padre le preguntó: “¿Por qué estás haciendo eso?”.
Y el hijo le respondió: “Porque quiero”. Quiero que te observes la mano. ¿Lo estás haciendo? Está
Ese chico estaba disfrutando, y eso es lo que tenemos que circulando sangre, la sangre no está quieta, hay un fluir. Eso
hacer con el Señor. es la comunión con Dios. Fijate si hay alguna luz encendida,
¿ves la luz en esa lámpara? Es el fluir en la electricidad. Cristo

30 31
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

siempre está moviéndose. Hay un movimiento cada vez • El pueblo estaba a cierta distancia del monte. Representa
que lo vivo a Él, y ese movimiento me refresca, me renueva. a la gente que estaba lejana, a un nivel distante de la comu-
¿Qué ocurre si la sangre se detiene? Sobreviene la muerte. nión con Dios (Éxodo 20:18).
Cristo quiere estar en movimiento permanentemente.
Cristo debe circular en mí. Si Cristo no se mueve en mí, no • Aarón y los setenta ancianos quedaron al pie, pero no lle-
circula a través de todo mi ser; entonces mi vida espiritual garon a la cumbre. Representan a aquellos que han entrado
está muerta. Tiene que haber un mover de vida. un poco más profundo en la búsqueda del Señor (Éxodo
24:1).
Algo importante que debemos tener en cuenta es que el
Cristo glorioso que amamos y servimos no tiene límites. • Moisés subió a la cima del monte y habló cara a cara con
No podemos tocar la profundidad, la anchura, la longitud Dios. Este es el nivel de la intimidad profunda (Éxodo 24 y
y la altura de su amor. Es decir, ¡siempre habrá más de Él 25).
para disfrutar!
El ejemplo de Moisés es un ejemplo en “la tierra” pero
3. Niveles de comunión Ezequiel tiene la misma enseñanza “en agua”. Mirémoslo
Observemos ahora los niveles de comunión. Tomemos dos juntos… 
ejemplos de la Biblia. El primer ejemplo es lo que ocurrió
cuando Dios llamó a Moisés a tener comunión con Él. En el b. El ejemplo de Ezequiel:
libro de Éxodo podemos ver de manera clara un escenario • El profeta Ezequiel ve en el capítulo 1, el río Quebar, un río
de tres distancias respecto a nuestra relación con Dios. que representa el río, la corriente del sistema mundo. Si con-
tinuamos con la lectura de este libro llegamos al capítulo 37.
a. El ejemplo de Moisés:
La Biblia narra que Moisés subió a la cumbre del monte Si- • Ezequiel 37 narra que el profeta vio un cementerio lleno
naí y habló cara a cara con Dios. ¿Qué pasó con el pueblo? A de huesos secos. Estos cadáveres representan lo que ha he-
continuación, tres niveles de intimidad con el Señor: cho el río del sistema mundo. Este río que arrasa a través
de la cultura, las ideas, los pensamientos, trae sequedad y
muerte. Actualmente muchas personas están atadas a ideas

32 33
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

como: “si no soy delgada, no puedo aspirar a …”, “si no tengo • ¿Quién es el joven que tiene el cordel y mide los niveles de
dinero, no valgo”, etcétera. profundidad en la visión? Él es Cristo mismo. A lo largo de
Analicemos ahora la visión del río de Dios que Ezequiel toda nuestra vida cristiana, el Señor nos mira, nos evalúa,
relata en el Capítulo 47. ve si vamos aumentando la profundidad en nuestra comu-
nión con Él.
• El profeta ya había visto el río Quebar, el cual represen-
ta el sistema mundo que produce muerte y desazón, pero • A más profundidad, menos fuerza del alma: cuando esta-
ahora Dios le mostrará Su río, el río de la comunión. En esta mos en la orilla o a la altura de los tobillos podemos correr,
visión Ezequiel ve que un joven con un cordel en la mano movernos, ejercer nuestras fuerzas. Pero cuando estamos
empieza a medir las distintas profundidades del río. Obser- donde no hacemos pie, nos dejamos llevar por la corriente
va, también, que estas profundidades van de menor a ma- de la profundidad. Ya nuestra fuerza no interviene. A más
yor: la primera llega a los tobillos; luego, llega a las rodillas; comunión, menos fuerzas del alma. A menos comunión,
sigue avanzando y ahora la profundidad llega a la cintura; más manejo de nuestra fuerza natural para hacer las cosas. 
finalmente de allí en más solo puede continuar nadando.
Jesús le dijo a Pedro: “Boga mar adentro”. Es mar adentro
Analicemos esta visión del río de Dios: donde están los mejores milagros de vida. Dios le dijo a
Moisés que subiera a la montaña. Es interesante que Moisés
• Cuando nos convertimos y aceptamos a Cristo lo hace- estaba en la cima de la montaña. Aarón y los setenta ancia-
mos en el nivel del comienzo, es decir, en lo superficial. Sin nos estaban en la entrada de la montaña; mientras que el
embargo, no podemos quedarnos ahí, simplemente moján- pueblo estaba en el campamento. Todo se mide por niveles;
donos los pies, debemos ir más profundo. a más profundidad, más vida de Dios en nosotros. 

• Debemos ir de menos a más. Nadie puede zambullirse di- Dijo Charles Spurgeon: “¡Con qué excelencia nada nuestro
rectamente en lo profundo, necesitamos seguir avanzando. amigo el Sr. Müller de Bristol! ¡Qué maestro nadador que es!
¿Cómo lo hacemos? A través de los ejercicios que profun- Ha tenido los pies fuera del fondo muchos años y, mientras
dizan nuestro encuentro con el Señor. Respirar la Palabra, nada, arrastra detrás de sí a unos dos mil niños huérfanos, a
invocar, adorar, etcétera. quienes, por la gracia de Dios, está salvando de las inunda-
ciones del pecado y llevando, confiamos, a salvo a la costa”. 

34 35
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

4. La profundidad de Dios: “el lugar sercreto”, “Su recá- Orando al Señor, Él me dio estas palabras para compartirte: 
mara”. Superficie es lo que está ahí, lo que se ve. Profundidad es lo
Pensando en la “profundidad del océano” llamé al pastor que no se ve. Allí todo es movimiento. Allí habita Él. Esa es
Jorge Nieves, un amigo que es instructor de buceo, profesor su “recámara”, su “lugar secreto” al cual nos invita. 
de profesores y un experto en todos estos temas. Me envió
un audio que me dejó pensando y te comparto tal cual lo Nuestra parte más profunda es nuestro espíritu y la parte
recibí:   más profunda de Él es su Espíritu. En ese lugar dos pro-
fundidades se unen, se encuentran, se experimentan, se
“Hola Bernardo. Desde los comienzos de la humanidad, el disfrutan. 
hombre siempre se sintió atraído por lo que había debajo
de las profundidades acuáticas. Cuentan que, tímidamente, No confundamos sencillez con superficialidad. Dios es sen-
los primeros hombres que poblaron la Tierra se acercaron cillo, pero nunca superficial. 
al río y vieron reflejados sus rostros. Primero les sirvió para
reconocerse, es decir, para mirarse. Así comenzó esa rela- Él nos invita a ir a lo profundo de Él; a conocerlo, amarlo,
ción con el agua que se fue ahondando cada vez más. Vieron disfrutarlo y compartirlo. 
que en lo profundo podían hallar comida que no estaba en
la superficie o en el borde; fueron adentrándose, animándo- Defino profundidad como la comunión diaria, el mutuo dis-
se. Observaron que en algunos lugares había animales que frute, el aumento diario de Cristo en nosotros, la vida y la
los atacaban mientras que en otros, no. Lentamente, y a me- paz de Él como rectores de nuestra vida. De eso se trata la
dida que fueron pasando los siglos, se fue perfeccionando profundidad. 
la exploración de las profundidades y la tecnología avanzó.
En el siglo pasado comenzó una fiebre por romper récords Allí se encuentra el secreto, en la intimidad con Él cada día:
de profundidad. Hoy el récord de 530 metros de profun- un poco más de Él en mí, y un poco más de mí transforma-
didad no ha sido superado. A partir de los 100 metros de do por Él. 
inmersión, la luz solar desaparece; es necesario llevar luz
artificial. La máxima profundidad que existe en el océano Dice el Salmo 27:4: “Una cosa he demandado a Jehová, esta
es de 10.900 metros”.  buscaré; que esté yo en la casa de Jehová todos los días de

36 37
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para John Wimber decía: “No buscamos el poder de Dios, bus-
inquirir en su templo”.  camos su presencia. Su poder y todo lo que necesitamos
siempre se encuentra en su presencia”. 
Respiremos esta palabra: “Una cosa… esta buscaré… que
esté yo en su casa… todos los días… para contemplar… su Brennan Manning y el famoso escritor Larry Crabb conver-
hermosura… para meditar en su templo”.  saban después de haber disertado en la misma conferencia: 
—¿Para dónde pretende ir después?— preguntó Larry. 
¡Basta de estar en la orilla jugando con la arena y juntando —De aquí a dos días comienzo un retiro para estar a solas
caracoles!  con el Señor. 
Como él nunca había hecho nada así, curioso, le preguntó: 
Debe haber un momento en nuestras vidas en el que nos —¿Qué hace por usted un tiempo como ese? ¿Cómo Dios
saturemos de lo superficial, de lo externo, para querer ir responde a...? Brennan hizo una pausa, pareció un tanto
a lo profundo, a lo interno: a Él. Dios nos espera en lo pro- desconcertado y por fin dijo: 
fundo y solo se llega allí “yendo cada día”. Es ahí donde Él —Nunca se me ocurrió qué es lo que puedo ganar con eso.
nos dará nuevas experiencias. John Wesley, John Newton, Solamente pienso que a Dios le gusta cuando asisto. 
George Müller y otros anotaban todo lo que recibían del  
Señor. Mantené siempre lápiz cerca para escribir. Yo tengo 5. La pregunta clave
en mi Biblia siempre papel y lápiz, y cada día mi celular En estos años me han preguntado una y otra vez: “¿Cómo sé
conmigo para anotar lo que Él me diga (te confieso que esto que tengo comunión? Yo leo La Biblia, oro y voy a la iglesia,
es lo que más me gusta de mi celular).  pero ¿me podrías dar algo más concreto?”. Una pregunta
A medida que uno disfruta de Él, se produce un aumen- importante que te compartiré en este capítulo es:
to de búsqueda. A David Livingstone, el misionero en el ¿Cómo sé que estoy teniendo comunión? 
África, lo encontraron muerto… ¡de rodillas! La muerte lo ¿Cómo sé que estoy creciendo en mi relación con el Señor?
sorprendió en la presencia de Dios.  ¿Qué indicadores puedo considerar para no dejarme enga-
Bien lo decía Moody: “El secreto de la oración es la oración ñar por mis emociones? 
en secreto”.  La respuesta a esta importante pregunta está en Romanos
8:6 que dice: “Porque la mente puesta en la carne es muerte,
pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz”. 

38 39
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Es experimentar vida y paz. Así yo sé que mi comunión • Porque tengo paz 


con el Señor está creciendo. Analicemos cada uno de los Esta señal tiene que ver con el comportamiento, con la ma-
indicadores:  nera de actuar. Cuando estás tranquilo, notás que no ma-
nifestás las reacciones que antes tenías. Las conductas han
• Porque tengo vida  cambiado y, en situaciones donde antes uno se enojaba,
¿Qué significa el aumento de vida? Es el aumento de fuerza, ahora no se enoja. Este cambio de comportamiento no es
de hambre, de entusiasmo, de pasión, de deseo por Cristo, porque yo me propongo mejorar mi conducta sino debido a
por las cosas del Espíritu.  la transformación, el aumento de Cristo. 

Te encontrás teniendo más “ganas” por conocerlo, más de- Cuando en La Palabra dice que seamos “diligentes, esforza-
seo de congregarte y tu hablar de Él aumentó. ¡Eso es vida!  dos y honestos”, no es algo que yo debo hacer para mejorar
No es estar con “gozo” sino estar con “gozo en el Señor”. La mi conducta. Es el Cristo crecido en mí que me ha transfor-
persona lo busca, lo desea, sueña cosas grandes para Él. mado y ha producido esas virtudes en mi conducta. Y eso se
Cuando alguien fluye en estas características es porque logra mediante la comunión y disfrute con Él. 
su comunión es profunda y sincera. Dijo William Carey:
“Espera grandes cosas de Dios. Intenta grandes cosas para Pero no solo tenemos paz por la transformación de nuestro
Dios”.  carácter sino la paz en medio de circunstancias, sean cuales
sean. Recuerdo ahora a Joni Eareckson Tada. Ella es una
Otro aumento de vida es buscar La Palabra cada vez más. mujer que quedó cuadripléjica a los 17 años (al zambullirse
Theodore Austin-Sparks era uno de los discípulos de G. para nadar) y desde su silla de ruedas ha llevado vida y paz
Campbell Morgan y le preguntó: “¿Cuál es su secreto para a millones de personas. ¿Cómo puede ser que alguien con
predicar de esa manera? ¿Por qué puede usted abrir La tanta limitación pueda decir algo así? :
Palabra de esa manera y dos mil personas en Londres se
reúnen para escucharlo cada viernes?”. El hermano Morgan “Él ha elegido no curarme, sino abrazarme. Cuanto más in-
dijo: “Cada vez que voy a compartir acerca de un libro de tenso es el dolor, más cerca está su abrazo”.  
La Biblia, antes de hacerlo, al menos lo he leído cincuenta “Cuando nos duele, Dios no siempre nos da muchas pala-
veces”.  bras; nos da La Palabra; La Palabra se hizo carne y conoce

40 41
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

íntimamente nuestro dolor y sufrimiento. Eso es lo que más La Palabra (sin la experiencia) se transformó en saber-cono-
ayuda”.  cimiento-teoría. 
Sin lugar a dudas que la comunión con Él nos trae una trans-
formación de paz sobrenatural en cualquier circunstancia.  Por el otro lado, algunos buscaron la experiencia sin conocer
  La Palabra, sin profundizarla; sus experiencias consistían
6. Palabra y experiencia  en “ver arañas y serpientes, emitir gritos y vivenciar expe-
Así podríamos decir que el fluir de la vida Zoe es una expe- riencias emocionales, histerias colectivas”. Pero cuando
riencia. La vida con Cristo está basada en experimentarlo a uno se acercaba, veía la ausencia de La Palabra en sus vidas. 
Él cada día de la existencia.  Así nació “el fundamentalismo teórico” (o religiosidad) y
“la experiencia emocional” vacía y hueca. Uno veía detrás
Ya hace varios años que mi oración es: “Señor, mostra- de “grandes experiencias”, vidas llenas de pecado o super-
me por qué hay tantos creyentes apartados, secos, carnales, ficiales y sin contenido de Cristo.  
etc., frente a otros que vivieron y viven vidas llenas de pa-
sión, fuerza, alegría y frescura”.   Ya lo decía F. Fénelon por el 1700 en su libro Una vida sencilla:
“También quiero advertirte de las personas que aparentan
Lo que Él me mostró es que todos los grandes hombres de tener una vida espiritual interior. Es fácil confundir una
Dios tuvieron dos aspectos unidos. Por un lado, conocían viva imaginación con una verdadera experiencia espiritual.
profundamente La Palabra. Ella era su especial “perla pre- Observa con cuidado y verás que aún están indebidamente
ciosa”; la comían, la oraban y la conocían. Pero esta Palabra, apegados a las cosas externas. Permanece lejos de personas
que es Cristo mismo, era también su experiencia.   que suenan bien pero nunca exhiben un verdadero fruto
Es decir, ellos experimentaban lo que leían: Palabra y expe- del caminar interior. Su habla es engañosa y casi siempre
riencia estaban unidas. La Palabra era su experiencia y su los verás agitados, buscando los defectos, y llenos de sus
experiencia era La Palabra. Como dijo Jesús: “El que oye mi propios pensamientos. A estos entrometidos espirituales
Palabra y la pone por obra...”.  les molesta todo, ¡y casi siempre ellos son los molestos!”. 

Con el tiempo ambas se separaron.  Ese nunca fue el propósito de Dios. El objetivo de Él es: “Per-
maneced en mí y mis palabras permanezcan en vosotros”;

42 43
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

es decir, que Cristo sea una experiencia y la experiencia esté ba- Recordá que cada “ejercicio” no es una “tarea” que hago,
sada en su Palabra.  sino un encuentro que tengo con el Rey de Gloria. En cada
ejercicio miralo a Él, disfrutalo a Él. Hacelo de corazón y
La oración no es un “informe” de cosas a pedir o de problemas a verás el fluir de la vida Zoe y, en unos meses, un aumento
narrar, sino una experiencia de mutuo disfrute. exponencial de Cristo en tu vida. 

¿Qué te parece si volvemos a orar juntos?  Viene a mi mente lo que dijo Charles Spurgeon: “Si somos
“Señor, queremos este fluir. Queremos intimidad con vos; francos en nuestra comunión con Dios, seremos francos en
queremos que crezcas en nosotros. Te amamos, Jesús; tu todo”. 
Nombre es hermoso. Gracias por vivir en nuestro espí-
ritu. Pedimos que cada espacio de nuestro ser reciba la Lo que voy a compartirte y vamos a hacer juntos funcio-
vida abundante de Tu presencia. Te amamos, Señor Jesús. na. Estoy muy expectante de lo que Dios hará en tu vida. Así
Amén”.   que, por favor, contame qué sucede a medida que la vida au-
mente en vos; haceme llegar tu testimonio y experiencias. 
¿Estás listo para ir a los ejercicios? Vamos, pero antes, quiero
darte un consejo importante: Mantené tu comunión de manera simple y sencilla.

De los ejercicios que veremos a continuación, te pido que No te preocupes por “que Dios me hable” o “que haga algo
leas uno por día y lo practiques. No leas este libro de corrido en mí” o por experimentar algo en especial. Solo disfruta-
dado que no es un libro de conocimiento teológico (aunque lo a Él. De eso se trata; lo demás lo hará Él. 
sí incluye conocimiento) sino un libro de vida interior, de
comunión para experimentar.  ¡Comencemos con los EJERCICIOS!

¡Leelo despacio! ¡No te apresures! 

Tener conciencia de Él, mirarlo a Él, es fundamental para no


hacerlo en el alma (la mente, la voluntad y las emociones). 

44 45
03

Ejercicio 1
Invocar al Señor. Maneras de disfrutar
de Él y fluir en la vida Zoe.

No hay nada más maravilloso que experimentar y disfrutar


al Señor y que Él disfrute de nosotros. Dice 1 Tesalonicenses
5:17: “Orad sin cesar”.

Los primeros cristianos, los hombres de Dios, vivían en ora-


ción. ¿Cómo nosotros podemos orar las 24 h? ¿Cómo pode-
mos experimentar esa comunión ininterrumpida?

Te propongo que en este día lo hagamos a través de la in-


vocación. Invocar quiere decir “llamar en voz alta”. Es
nombrarlo. Cada vez que decimos: “Señor Jesús” o “Cristo
maravilloso”, un suministro de vida comienza a fluir en
nosotros. Siempre que lo llamamos, Él responde. Invocar
debe hacerse en voz alta y es unir el nombre del Señor con
alguna virtud que Él tiene. Por ejemplo: “Dios eterno” o
“Jesús poderoso”. ¿Qué te parece si en este momento hacés
las invocaciones que salgan de tu corazón?

¡Hacelo de todo corazón! ¡De lo profundo de tu ser! Te es-


cucho…

47
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Dice 1 Corintios 1:2: “… a la iglesia de Dios que está en Co- invoquemos, más fácil será fluir en el Espíritu. Recordemos
rinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser san- que cada invocación, aunque sea la misma en el contenido,
tos, con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre trae un fluir nuevo de Él, una nueva experiencia con Él. Si lo
de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro”. hacemos de manera que no haya fluir de vida es porque lo
estamos haciendo en el alma.
Aquí vemos que cualquier lugar es bueno para llamarlo a
Él. Su nombre es hermoso. Dice en Lamentaciones 3:55-56 Como bien lo dijo Dwight L. Moody: “Dios nunca se repite
que el profeta lo invocó en lo profundo de su calabozo y a sí mismo. Ninguno de sus pensamientos es exactamen-
desde ahí Dios le respondió. te igual, ninguna de las necesidades es exactamente igual,
ninguno de los pecadores va a llegar a Cristo de la misma
A lo largo del día invocalo, nombralo, diciendo: “Gracias Je- precisa manera. En lugar de ver hacia las experiencias de
sús”, “Cristo maravilloso”. En el Reino no hay espectadores. otros, busque una para usted mismo”.
Todos hablamos, todos somos protagonistas activos. Cada
vez que lo invocamos, los nutrientes de la vida Zoe recorren Qué lindo estar en este nuevo encuentro. ¿Qué te parece si
nuestro cuerpo y nuestra alma. Cuanto más lo invocamos, oramos al Señor e invocamos su nombre? Hacelo en voz alta
más fuerza tenemos. ahí donde estás:

Decía el rey David en el Salmo 116:2: “Te invocaré en todos “Padre nuestro y Señor maravilloso, digno de gloria, gra-
mis días”. cias por este nuevo encuentro. Pedimos tu luz para poder
ver tu hermosura; que Cristo crezca; danos una experiencia
Podemos estar en el colectivo y decirle: “Señor hermoso”. de lo que hoy hemos compartido. En el nombre de Jesús.
Podemos estar caminando y decirle: “Oh, Señor Jesús”. Po- Amén”.
demos estar comiendo y decirle: “Abba Padre”.
Percibo en mi espíritu que te compartí todo lo que debía
Al principio invocarlo puede costar un poco. Pero, a medi- soltarte en este capítulo. Cierro con una frase de George
da que ejercitemos nuestro espíritu y lo nombremos (lo cual Müller: “Vivo en el espíritu de la oración, oro al caminar,
es poner la mente en el Espíritu como expresa Romanos 8), cuando me acuesto y cuando me levanto. Y las respuestas
el suministro de vida correrá en nosotros y, cuanto más lo

48 49
Comunión Diaria

siempre están viniendo. El gran punto es el de nunca ren- 04


dirse hasta que la respuesta llega”.
Ejercicio 2
Dijo el Conde de Zinzendorf: “Tengo una sola pasión: es Él
Compartir cada situación,
y solo Él”.
a cada instante, con Él

Te dejo unas invocaciones. ¿Las practicamos en voz alta? ¡Hola nuevamente! ¿Cómo fue la experiencia de invocar?
“Glorioso es el Señor”.
- Señor, ¡eres maravilloso!
- Cristo, Tu amor es eterno. Hoy quiero que experimentemos el compartir con Cristo
- Abro mi espíritu a Tu luz. todo.
- Señor, cuán glorioso es Tu nombre en toda la Tierra.
- Mi espíritu se llena de Tu paz. No hay en la Tierra ninguna práctica que pueda producir
- Jesucristo, eres maravilloso. lo que genera la comunión íntima con Él. Nada la puede
- Jesús, te amo. reemplazar y sus frutos son eternos. La comunión no es
- Te disfruto, Señor. “tareas” para hacer o decisiones a tomar, sino una relación
- No hay nadie como Tú. a tener. A veces pensamos que “si hago tal cosa”, Dios me
dará tal otra. Si ayuno, me volveré más santo y si oro, Dios
¡A practicar! me prosperará. Como si nuestra intimidad con Él fuese un
“toma y dame”. ¡No!

Mi comunión no son las “cosas que hago para Dios”. A Él le


interesa que viva a Cristo en mí. No es por mi esfuerzo sino
por vivirlo a Él, disfrutarlo a Él, mezclarme con Él.

50 51
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Antes de compartirte más de esta experiencia, el Señor nos con Cristo en mi vida, somos uno. Yo vivo su vivir según
debe dar luz sobre algo trascendental. La vida cristiana no Gálatas 2:20.
es:
¡Su vivir no es “parecer”, “copiar” o “ayudarme” sino que es
a. “Señor, ayudame a mí”: este modelo de Cristo me da algo Cristo, siempre buscándolo de corazón.
a mí para que yo pueda ir mejorando mi conducta. El Señor No es “Él hace algo para mí”, ni “Él está al lado”. Es “Él vive
me da un poco de fuerza, un poco de paz, un poco de amor en mí”. Él no quiere ayudarme sino ser mi vida. Así que mi
para que pueda hacerlo. Este modelo es equivocado, no es foco no es “vivir una vida de éxito o victoriosa” sino vivirlo
bíblico. a Él. Mi foco no es superar o vencer mis luchas, mejorar mi
carácter, o superar mis frustraciones; sino que ahora yo solo
b. “Sirvo como Cristo”: no se trata de “imitarlo” o de “¿qué quiero vivirlo a Él en mi caminar, compartir todo con Él.
haría Jesús en mi lugar?”, porque en este nivel sigo siendo
yo con mi esfuerzo y “copio sus conductas”. Pero su vivir no ¿Oramos?
puede ser imitado. “Señor, que seas vos a través de nosotros. Nada de nosotros;
todo de Ti. Nada de otros; todo de Ti. Te amamos y te respi-
c. “Algo de Él y algo de mí”: este modelo implica que “Dios ramos. Amén”.
hará lo que yo no puedo y yo debo hacer lo que sí puedo”. Es
decir, mitad y mitad. Este modo de vida cristiana también Ahora sí, miremos qué significa compartir cada cosa y cada
es errado. instante. Consiste en involucrar a “Cristo en mí”, en com-
partir lo que estamos haciendo con Él. Aprendí que George
Entonces ¿cómo es? Müller, cuando hablaba con alguien, paralelamente ha-
blaba con Dios y le decía: “Señor, ¿qué te parece? ¿Cómo lo
d. “No yo sino Cristo en mí: Él vive a través de mí”: “Se- haríamos?”. Mientras su alma hablaba con la persona que
ñor, nada de mí; todo de Ti. Quiero vivir tu vivir y que, al tenía adelante, su espíritu compartía con Él buscando su
crecer, transformes mi alma y cuerpo y te expreses a través parecer.
de mí, que hables a través de mí”. No es mi paz ni mi amor
sino Su paz y Su amor los que se expresan en mí. Así ahora, Es involucrarlo a Él:

52 53
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

-Cuando estemos comiendo algo: “Señor, ¿qué te parece Leí que Corrie ten Boom, en una oportunidad en el campo
esta comida?”. de concentración, se había llenado de piojos y le dijo a su
-Cuando estemos jugando con nuestros hijos: “Señor, gra- hermana: “Demos gracias por los piojos”. A lo que ella le
cias por jugar con nosotros”. respondió: “¿Cómo haremos eso?”. Al tiempo, como había
tantos piojos, los soldados nazis no querían entrar en esa ca-
-Cuando estés comprando algo, paseando, mirando TV, in- baña y así ellas pudieron orar, compartir y adorar al Señor
volucralo a Él; buscá su parecer o sencillamente agradecele con el resto de las prisioneras.
que comparte esa actividad con vos: “Cristo en mi vida, en
mis actividades; quiero que Él crezca en mí en cada tarea, Puedo tener conocimiento de Dios, servir a Dios y no culti-
sea pequeña o grande”. var mi relación profunda con Él. Cuando esta se hace más
íntima, no importa el momento ni dónde estamos, lo dis-
En una oportunidad le compartí esto a un adorador muy frutamos a Él.
conocido que ama al Señor. Quedó tan impactado que me
dijo: “Bernardo, llegué a mi casa, llamé a mi hijo y le dije: Shelly Volkhard cuenta en su libro acerca de un pastor pre-
‘Vamos a jugar al fútbol, pero vamos con Jesús’; luego fui- so en una solitaria cárcel de Filipinas que, teniendo a los
mos a comer y dijimos como familia: ‘Señor, cená con no- guardias cerca, no podía cantar ni orar abiertamente al Se-
sotros, queremos disfrutarte’. Y así empecé a ver a mi hijo ñor. Así que el preso le pidió a Dios que le permitiera tener el
hacerlo también. Algo hermoso sucedió como familia”. gozo de alabarlo en voz alta. La cuestión era cómo liberarse
de esos guardias. Un día un guardia lo sacó de su prisión
Ese es el caminar con Él en todas nuestras actividades. empujándolo y lo llevó a un lugar de letrinas con un hedor
espantoso. Tapándose la nariz, le dijo: “Regresaré en un par
Comunión no es enfocarme en mí, en qué yo puedo hacer de horas, limpia todo”. De pronto vio que estaba solo. Nadie
para Él, sino todo lo contrario. Enfocarme en Él, mirarlo estaba ahora cerca y empezó a cantar el himno: “He venido
a Él, y dejar que Él haga su obra en mí. Por eso la gente de al jardín solo…”; así el pastor contó a la audiencia que aquel
grandes profundidades con Cristo siempre vive sorprendi- asqueroso lugar se había convertido en un jardín por la pre-
da por lo que Él hace. sencia de Dios durante su alabanza.

54 55
Comunión Diaria

¡Wow! Su presencia transforma cualquier lugar porque nos 05


libera de este; Él es más grande y está en nosotros en cada
circunstancia.
Ejercicio 3
Parte A: Adorar al Señor
Mientras te comparto esto, le pido al Señor que guíe cada
palabra y que nos siga hablando. En este día te propongo
que, ante cada actividad que realices o cada tema que ha- Hola, ¡juntos nuevamente! Cristo está creciendo en noso-
bles, le compartas al Señor todo. Seguramente al principio tros. Él es vida, ¡gloria al Señor! ¿Qué te parece si adoramos?
muchas cosas pasarán de largo; pero, a medida que practi- Leamos en voz alta el Salmo 24:10:
ques mirándolo a Él, se hará un “hábito” del espíritu invo- “¿Quién es este Rey de la gloria? Es el Señor todopoderoso.
lucrarlo a Él en todo. Él es el Rey de la gloria”.

¡Vamos a practicar! ¿Qué te parece si volvemos a adorar? Ahora con lo que Pablo
le escribió a Timoteo en 1 Timoteo 1:17:
“Por tanto, al Rey eterno, inmortal, invisible, al único Dios
sea honor y gloria por los siglos de los siglos, amén”.

1. Cuando le hablamos a Él de lo que Él es, Él crece en


nosotros
Si yo te digo: “Vamos a alabar”, ¿qué es lo primero que viene
a tu mente? Cantar. ¿Y si te digo “fluir en la alabanza”? ¿Qué
es lo primero que se te ocurre? Seguramente cantar algo
nuevo. ¿Y si te digo que vamos a escuchar una alabanza? El
ministerio de adoración o un tema musical.

Sin embargo, adorar no es cantar; adorar es hablar lo que


Él es. Sí, por favor, repitámoslo juntos, porque esto es clave
con aquello que te voy a compartir: adorar es hablar de su

56 57
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

grandeza, es la respuesta a la grandeza de Él. No es hablar cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh, Jehová, es el reino, y
de mí, de lo que yo siento, ni de lo que experimento, ni de lo Tú eres excelso sobre todos”.
que le entrego a Él en adoración. Adoración es mirarlo a Él y
hablar de quién es Él. Es decir, que la adoración empieza en Durante mucho tiempo le pregunté al Señor por qué en mi
Él y termina en Él. vida de adoración individual no veía grandes manifesta-
ciones del fluir de su poder. El Señor me dio la respuesta: la
El Salmo 34:1-2 dice: “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; alabanza no es lo que yo experimento ni entrego, sino que
su alabanza estará de continuo en mi boca. En Jehová se es hablar de los atributos de Él, conocerlo a Él; y cuando yo
gloriará mi alma; lo oirán los mansos, y se alegrarán”. lo alabo a Él, Él añade algo de Él en mí. ¿Es que Dios necesita
la alabanza? ¿Tiene problemas de baja estima? ¡De ninguna
Es interesante el hecho de que David descubrió este secreto manera! Él ha establecido la ley de que, cuando nosotros
de la comunión con Dios. Durante mucho tiempo, yo pen- le alabamos, Él añade a nosotros aquello que le estuvimos
sé que cantar era adorar, encerrarme en mi habitación, oír alabando.
unos buenos temas de adoración y comenzar a cantar. Y,
aunque eso es adoración también, siempre me veía limitado En una oportunidad un niño le comentó a su papá qué pe-
dado que, cuando estoy en el colectivo, caminando, lavando queños eran los aviones al ver uno volar en el cielo. El padre
los platos, no puedo disponer de la música y del ambiente lo llevó al aeropuerto y, cuando estuvo al lado del avión, le
propicio. Justamente lo que David descubrió es que alabar señaló qué enorme que era. Así, cuando el Señor está lejos,
puede ir acompañado de música, de una posición corporal lo vemos pequeño; pero, cuando está al lado de nosotros,
de rodillas, postrado, acostado, con las manos. Sin embar- cuando estamos cerca de Él, vemos su grandeza. Qué im-
go, la esencia es hablar lo que Él es. Por eso, el Salmo 119:164 presionante el reproche que Dios le hizo a Asaf en el Salmo
dice: “Siete veces al día te alabo a causa de tus justos juicios”. 50:21: “Vos pensabas que yo era como vos”. El rey David, a lo
largo del día, siete veces se detenía y hablaba de la grandeza
¿Qué te parece si volvemos a alabar al Señor? Leamos juntos del Señor. De allí que el Salmo 27:4 dice: “Una sola cosa le
esta declaración que está en 1 Crónicas 29:11: pedí a Dios: estar en su casa para contemplar la hermosura
“Tuya es, oh, Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la de Jehová”. David quería verlo a Él para hablar de lo que Él
victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los es.

58 59
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Leí con asombro que existen doscientas cincuenta mil cla- comparto a Él todo lo que hago y lo involucro en mi vivir,
ses de diferentes plantas con semillas, diez mil especies de alcanzo la manera más plena de experimentar a “Cristo en
aves, veinte mil especies de peces y millones de estrellas. En mí”.
el sol caben un millón trescientas mil tierras; en nuestra ga-
laxia entran dos billones de soles y hasta se ha descubierto 2. Antes de hacer algo…
que existen dos millones de galaxias. Por eso David decía: Antes de hacer una tarea, expresá una alabanza. Nehemías
“Cuando miro los cielos, digo: ¿Qué es el hombre para que lo primero que hizo fue orar a Dios y hablar de su grandeza.
tengas de él memoria?”. Y este Dios poderoso y eterno vive Josafat y sus soldados, al ir a la guerra, declararon: “Para
en nosotros. El Salmo 147:4 afirma: “Cuenta el número de siempre es tu misericordia”.
las estrellas; a todas ellas llama por su nombre”. Aquí Da-
vid tiene simbólicamente un telescopio y ve la grandeza de Después de hacer una gran tarea, soltá una alabanza. El
Dios; pero inmediatamente tiene un microscopio y dice en Evangelio cuenta que el leproso volvió y se postró y le adoró
el Salmo 147:3: “Él sana a los quebrantados de corazón, y (Mateo 8:2). El ciego le preguntó a Jesús quién era para que
venda sus heridas”. creyera, y Jesús le respondió: “Soy yo” y él creyó y adoró
(Juan 9:38). La encorvada, cuando fue sanada, dice La Pa-
En su poema La exuberancia de Dios Dorothy Grimes dice: labra que glorificaba a Dios (Lucas 13:13); y así podríamos
seguir con toda La Biblia. Antes, durante y después solte-
Más cielo del que el hombre puede ver, mos alabanzas a Dios. Cuando lo alabamos se mezclan la
Más mar del que él puede navegar, admiración y el asombro, junto con el gozo y la alegría.
Más sol del que él puede llegar a contemplar,
Más estrellas de las que él puede alcanzar, Cuando el profeta Isaías vio la gloria del Señor dice La Pa-
Más aliento del que él puede respirar, labra que vio ángeles que tenían seis alas. Las alas son para
Más cosecha de la que él puede recoger, volar, representan la fuerza. Con dos cubrían su rostro y
Más gracia de la que él puede comprender, con las otras dos cubrían sus pies. Tenían solamente dos
Más amor del que él puede conocer. alas libres para volar. Significa que la adoración debe ser
el doble de nuestras fuerzas, el doble de nuestros servicios.
La adoración es hablar de Él, de su grandeza. Esta es la ma- Fui enormemente impactado al leer sobre el hermano Lo-
nera más plena de experimentar “yo en Cristo”. Cuando le renzo, un monje del siglo XVII quien, en su lecho de muer-

60 61
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

te, reunido con sus amigos y hermanos, les dijo que él ha- en los potentes truenos y ver brillar el sol en su cenit, mi
ría ahora lo que había hecho los últimos cuarenta años y corazón entona la canción, cuán grande es Él, cuán grande
haría por la eternidad: “Seguir adorando”. Él no se estaba es Él” (Carl Boberg, 1885).
“muriendo” sino que su tarea principal era adorarlo a Él.
Nuestras experiencias también son transformadas en una Nuestras experiencias serán una canción, una poesía, una
adoración. alabanza. Decimos junto con el rey David: “Grande es el
Señor y digno de ser alabado”.
3. Hablar adoración
Dice el apóstol Pablo que hablemos entre nosotros con Sal- Si miramos los Salmos, encontraremos que David alabó a
mos. Te propongo que, cuando saludes a alguien y te pre- Dios por ver su grandeza, algunas de las cosas que vio y por
gunte cómo estás, le respondas: “Cristo reina con poder”. las cuales le alabó. Cuanto más adoramos, más Él se nos re-
Nosotros no debemos hablar a partir de lo que sentimos, lo vela. ¿Qué te parece si juntos en voz alta alabamos con estas
que tenemos o lo que nos sucede; tenemos que hablar entre declaraciones?
nosotros con Salmos. El Salmo es una experiencia. David
escribió el Salmo 23 debido a una vivencia que tuvo. Dios va • El Señor es un escudo (Salmo 3:3)
a transformar nuestras situaciones en alabanzas. • Mi fuente de seguridad (Salmo 4:8)
• Mi Rey (Salmo 5:2)
George Bennard en 1902, leyendo profundamente Las Es- • El Juez (Salmo 7:8)
crituras, tuvo una experiencia con la cruz y entonces escri- • Mi refugio (Salmo 9:9)
bió el famoso himno que dice: “En el monte Calvario estaba • El ayudante de los huérfanos (Salmo 10:14)
una cruz, emblema de afrenta y dolor”. El doctor Chisholm • El Rey para siempre (Salmo 10:16)
a lo largo de su vida estaba rodeado de enfermedad y po- • El Señor es justo (Salmo 11:7)
breza, pero siempre vio la mano de Dios en él y fue así que • Dios es mi fortaleza y mi roca (Salmo 18:1-2)
escribió en 1923 un poema que dice: “Oh, tu fidelidad, cada • Mi libertador (Salmo 18:2)
momento la veo en mí; nada me falta pues todo provees”. • Mi apoyo (Salmo 18:18)
En otra oportunidad, un joven se encontró en medio de una • Mi Redentor (Salmo 19:14)
tormenta atroz, temiendo por su vida, para ver minutos • Él es mi pastor (Salmo 23:1)
después un sol radiante. Ese joven escribió: “Al oír tu voz • El Rey de gloria (Salmo 24:7)

62 63
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

• El Señor de los ejércitos (Salmo 24:10) “¿Quién es este Rey de la gloria? Es el Señor Todopoderoso;
• El Dios de mi salvación (Salmo 25:5) ¡él es el Rey de la gloria!” (Sal. 24:10).
• Mi luz y mi salvación (Salmo 27:1)
• Mi fuerza y escudo (Salmo 28:7) “Por tanto, al Rey eterno, inmortal, invisible, al único Dios,
• Él es el Dios de la gloria (Salmo 29:3) sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén” (1 Tim.
• El Señor Dios de la verdad (Salmo 31:5) 1:17).
• El Dios viviente (Salmo 42:2)
• Mi ayuda en problemas (Salmo 46:1) “¡Qué grande eres, Señor omnipotente! Nosotros mismos
• El Rey sobre toda la Tierra (Salmo 47:2) hemos aprendido que no hay nadie como Tú, y que aparte
de ti no hay Dios” (2 Sam. 7:22).
Antes de ir a la experiencia quiero contarte que adorar no
es un servicio, ni oír un mensaje, ni arrodillarse en silencio, “Nadie es santo como el Señor; no hay roca como nuestro
ni cantar fuerte soltando una lágrima. Adoración es algo Dios. ¡No hay nadie como él!” (1 Sam. 2:2).
más profundo que eso. Una de las maneras que dispone-
mos para que la vida fluya y tengamos contacto con Él es “Tú, oh, Dios, estás sobre los cielos, y tu gloria cubre toda la
cantándole a Él. Adorar es presentar a Cristo al Padre. tierra” (Sal. 108:5).

Dice Deuteronomio 16:16 que nadie debía ir a la presencia “¡Al que está sentado en el trono y al Cordero, sean la ala-
del Señor con las manos vacías. Tenían que traer algo de la banza y la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los
tierra de Canaán: vino, aceite, fruta, comida. Es decir, una siglos!” (Ap. 5:13).
ofrenda. Hoy sabemos que la Tierra Prometida es Cristo.
Es decir, que Cristo como la tierra, produce a Cristo como
fruto de la tierra, para que nosotros ofrezcamos a Cristo (el
fruto), al Padre. ¡Gloria al Señor! Adorar entonces es ofrecer
a Cristo al Dios Padre y todos disfrutar mutuamente. Es que
Cristo salga en mi cantar, es expresarlo a Él en mi adoración.
¿Adoramos a Dios juntos?

64 65
06

Ejercicio 4
Parte B: Adorar al Señor

¡Qué hermosa experiencia vivimos! ¿Adoramos juntos nue-


vamente con el Salmo 145:3?

“Grande es el Señor, y digno de toda alabanza; su grandeza


es insondable”.

Separé este capítulo, recordá que es un libro de experien-


cias y no del “conocimiento del bien”, no del “saber”, sino
del vivir a Cristo. Así entonces vamos a nuevos ejercicios:

1. Leé unos versículos de La Biblia, agregales música y


cantalos
Dice en Isaías 56:7: “Yo los llevaré a mi santo monte, y los
recrearé en mi casa de oración”.

La palabra “oración” en hebreo es tephillah que significa una


oración que ha sido musicalizada y es cantada.

Dejate llevar. Aquí, estos dos versículos para que les agre-
gues una melodía y los cantes en el espíritu. (Pensá en el
Señor y soltá tu espíritu; cantalo varias veces con distintas
melodías, elaborá tu propia alabanza):

67
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

-Filipenses 4:13: asociamos el cántico nuevo con un cántico melodioso como


“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. se escucha en muchas iglesias. Sin embargo, es nuevo porque
¿Cómo te fue? Mientras vos lo hacías, ¡yo también lo hice! (a rompe todo formalismo y sale de lo profundo del corazón.
solas, por supuesto).
Muchos himnos tienen vida de Dios. ¿Por qué? ¿Será por
Aquí va el otro para practicar un poco más: la “letra profunda” o “la melodía”? ¡No! Tienen vida Zoe
-Filipenses 4:4-5: porque nacieron de experiencias con Él. Y el Cristo experi-

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! mentado se compuso en una canción. Cuando una persona
Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Se- “compone” una canción con una linda letra y una linda me-
ñor está cerca”. lodía pero que no nació de una experiencia con Él, pasará
al olvido pronto, pues solo puede ministrar de manera leve.
Disfrutar del Él, de eso se trata (y Él de nosotros). Estoy se- ¿Te animarías a hacer una canción con alguna experiencia
guro de que Él sonrió al escucharnos… donde viste a Cristo y lo experimentaste?
“Lo que sucede cuando estamos a solas con el Señor deter-
mina cuán íntima y profunda será la adoración cuando nos ¿Hacemos una canción? ¿Te animás? Que salga espontánea-
reunimos” (John Wimber). mente o “producida”.

2. Te propongo también que “inventes” una canción 3. Hacer un instrumental


Dice en Efesios 5:17 que seamos llenos del Señor hablando, Hace un tiempo, cuando estaba meditando en La Palabra,
cantando en nuestro espíritu cánticos espirituales. Es lo que recibí una melodía y empecé a tararearla. Luego recibí otra
llamábamos el “canto profético”, pero rompé la melodía y la melodía, empecé a tararearla. El Señor me dijo: “Este es un
armonía. Que no tenga lógica esa melodía, que no sea linda, instrumental”. Comencé a reírme. “¿Qué te parece si me ha-
sin formalismos ni coro, sin necesidad de corregir, sin pen- cés un musical?”. Solo instrumental. No se trata de cantar
sar. Inventá una canción. Por ejemplo: “Cristo, eres grande”. un versículo o una canción, sino de soltar una melodía flu-
O: “Señor, te adoro”. Y dejate llevar por la música que sale de yendo en el espíritu. Dios busca adoradores que lo adoren
tu espíritu junto con la letra que sale también de tu espíritu. en espíritu y en verdad.
Colosenses 3:16 habla de cantar con gracia. Y en Apocalipsis
5 dice que los ángeles cantan un cántico nuevo. Siempre

68 69
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

4. Cantar la oración aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos
Es añadirle música a nuestra oración. Te propongo que de entre los de la tierra”.
durante todo este día cantes una canción nueva, que ores Aquí dice que hay ruido, pero luego dice que hay arpas.
cantando, que leas La Palabra cantando, y hagas un instru- Hay un ruido mezclado con la melodía. Qué impresionan-
mental que fluya de tu corazón. Adorar es poderoso porque te. El ruido es nuestro cantar; la melodía del arpa es la voz
es del Espíritu; es disfrutar al Señor. Mi foco no soy yo, mi de Cristo. Cristo canta en mi cantar.
foco es Él.
5. Meditar orando una poesía
Y quiero terminar con algo glorioso… Hebreos 2:12: Podemos hacerla nosotros o tomar alguna de alguien que
“Anunciaré a mis hermanos tu nombre. En medio de la con- caminó con Él y meditarla.
gregación te alabaré”.
Una de mis preferidas es Amy Carmichael. Fue una mujer
En este versículo Jesús está citando el Salmo 22:1: “¿Por qué que rescató cientos de chicos entregados a la prostitución en
me has desamparado?”. Dice luego en el v. 22: “Anunciaré la India. Fundó un Hogar y un hospital que siguen hasta el
a mis hermanos tu nombre”. ¿Cuándo sucedió eso? En la día de hoy. Estuvo toda su vida sirviendo al Señor. Tuvo un
resurrección. Sabemos que Jesús le dijo a María: “Ve a mis accidente que la dejó postrada veinte años y aun así siguió
hermanos”. Sin embargo, quiero detenerme en esta frase: sirviendo en la India. Fue en esos años que escribió catorce
“En medio de la congregación te cantaré”. Cuando yo estoy libros y poemas. Estos son algunos párrafos que nacen de
cantando, Jesús canta en mi cantar. ¡Gloria al nombre del una comunión íntima con Él:
Señor! Qué maravillosa es tu presencia, Señor. Cuando can-
to con mi espíritu, Cristo canta en mi cantar. “No conozco nada del amor del Calvario…

Leamos en voz alta lo que dice Apocalipsis 14:2-3: Si puedo criticar fácilmente los defectos y pecados de cual-
“Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y quier persona; si puedo hablar con ligereza incluso de las
como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de faltas de un niño, entonces no conozco nada del amor del
arpistas que tocaban sus arpas. Y cantaban un cántico nue- Calvario.
vo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes,
y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino

70 71
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Si puedo disfrutar un chiste que se hace a expensas de otro; sabiduría, fidelidad y amor. La alabanza te recuerda todo lo
si puedo, en cualquier forma, despreciar a alguien en una que Dios puede hacer y las grandes cosas que ya ha hecho”.
conversación, o aun en mi pensamiento, entonces no conoz- Aquí te comparto una poesía de mi papá. La escribió el 30
co nada del amor del Calvario. de enero del 2004. Mientras estaba en el kiosco (trabajaba
con mi mamá desde las 5 am hasta las 12 pm), a lo largo
Si puedo decir una palabra áspera o tener un pensamiento de todo el día, tomaba unos cartones y escribía y escribía.
cruel, sin sentir dolor ni vergüenza, entonces no conozco Como él nos contaba, asistió “un solo día” a primer grado
nada del amor del Calvario. en su pueblito natal en Grecia, ya que al día siguiente tuvo
que ir a pastorear ovejas, con apenas seis años. Eran muchos
Si temo decir la verdad por miedo de perder el cariño de hermanos muy humildes y sin padre. Pero siempre fue un
alguien, o porque podría creer que yo no entiendo y que es- autodidacta y aprendió español para leer La Palabra y com-
toy equivocado, o porque puede estropear mi reputación de partir con el cuerpo de Cristo en la Argentina. Muchas de
persona amable; si mi buen nombre está antes que el máxi- las cosas que escribió no respetan las normas ortográficas,
mo bienestar del otro, entonces no conozco nada del amor pues las desconocía, ni “riman”, y nunca estarán en un libro
del Calvario. de poesías; sin embargo, creo que en más de una ocasión el
Señor le sonrió...
Si me reservo algo en mi entrega a Aquel que tuvo tanto
amor, que dio a quien más amaba, por mí; si en mi oración Te comparto una de sus poesías:
existe algún “pero” secreto, o un “cualquier cosa menos eso,
SEÑOR”, entonces no conozco nada del amor del Calvario. LLAMAME ERMANO PEDRO
YO TE LLAMARE JUAN
Si me enredo en cualquier pasión desordenada; si hay cosas, SI ANDAMOS SIEMPRE JUNTOS
lugares o personas que impiden mi obediencia al SEÑOR, DIOS VA ASER TODO LO DEMAS.
entonces no conozco nada del amor del Calvario”.
PARALITICOS NOS ESPERAN
Podemos escribir también una poesía para Él, sin importar VAMOS JUNTOS A BUSCAR
su rima. Dice Wesley L. Duewel: “Cuanto más alabas a Dios, SOLO NOMBRA A JESUS CRISTO
más te vuelves consciente de Dios y absorto en su grandeza, SE SALVARÁ Y SE SANARÁ.

72 73
Comunión Diaria

LLAMAME AVIVAMIENTO 07
TE LLAMARE A EVANGELISAR
CON AMOR DE DIOS TRIUNFAMOS
Ejercicio 5
EL MUNDO VA A CAMBIAR.
El Silencio

LLAMAME AVIVAMIENTO
LLAMAME EVANGELISAR ¡Qué lindo tiempo que estamos pasando con el Señor! Aun-
CON AMOR DE DIOS SI ANDAMOS que no nos podemos ver físicamente, querido lector, esta-
VAMOS POR MEJOR Y MAS. mos juntos en el espíritu disfrutando de su presencia.

JUNTOS VAMOS EN EL CAMINO Hoy quiero compartirte otra manera de disfrutar del Señor
JUNTOS VAMOS A ADORAR y del fluir de la vida Zoe en nosotros: guardar silencio de-
EN EL CIELO HAY ALEGRIA lante de Él.
HOY ENTRA UNO MAS.
Podemos acercarnos hoy y decirle:
FUERZA HERMANA “Señor, aquí estoy, quiero disfrutarte”.
FUERZA HERMANO Y guardar silencio, estar callados, solo disfrutando... per-
CRISTO SIEMPRE NOS ACOM AÑIARA. mitiendo que su vida fluya en nosotros. No es un silencio
pasivo, sino un silencio activo donde disfruto de Él, lo veo
¡Vamos a practicar! a Él, olvidándome de lo que Él me puede dar o de lo que yo
necesito.

Dijo el misionero Sadhu Sundar Singh: “La oración no sig-


nifica pedirle a Dios todo lo que necesitamos; es más bien el
deseo vehemente de estar ante su presencia”.
Muchas personas tal vez digan: “Bueno, pero el Señor no
me dijo nada... Y yo tampoco a Él”. Es que, efectivamen-

74 75
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

te, ese es el objetivo. Ni escuchar ni hablar, sencillamente Dijo F. Fénelon en Una vida sencilla: “Puedes oír intermina-
estar juntos disfrutando. Como dos novios que se miran bles sermones sobre una vida perfecta. Puedes saber todo lo
sin hablar; solo se observan y disfrutan mutuamente. Es un que se predica sobre el tema y aún estar más lejos de la per-
silencio que descansa, que se recuesta en Él. fección que nunca. Tu meta primordial habría de ser hacer
oídos sordos al yo, mientras se escucha a Dios en silencio.
El Sr. G. K. Chesterton andaba en una ocasión por las calles Deberías renunciar a tu orgullo y entregarte a lo que agra-
de Londres, cuando fue abordado por un reportero de pe- de a Dios. Habla poco y haz mucho, sin preocuparte de si
riódico que le dijo: “Señor, sé que recientemente se ha vuel- te han visto o no. Dios te enseñará más que incluso al más
to cristiano. ¿Puedo hacerle una pregunta?”. “Ciertamente”, maduro cristiano”.
respondió Chesterton sin vacilar. “Si el Cristo resucitado
apareciera repentinamente, y en ese momento estuviera de Experimentaremos el fluir de la vida, el movimiento de
pie detrás del Señor, ¿qué haría?”. “Él ya está; su presencia Cristo en nosotros, el aumento de fuerza y de alegría. Dice
me rodea detrás y delante”, dijo Chesterton. el Salmo 37:7: “Guarda silencio ante Jehová y espera en Él”.
A lo largo del día, procurá en distintos lugares y circuns-
Tenemos algunos pasajes que nos hablan de esto. Nos acer- tancias permanecer en silencio y decirle: “Señor, te disfruto
camos delante de Él apagando o calmando nuestra mente, en el silencio para que tu vida fluya en mí”. Notarás con el
nuestros pensamientos, nuestra lista de oración, y sencilla- tiempo, un aumento de vida extraordinario.
mente guardamos un silencio de vida, disfrutando de Él.
Es importante el hecho de que este silencio es un silencio ¡Qué difícil es estar en silencio! ¿Hacemos un ejercicio? Mirá
“delante de Él”, ante el Señor. Dice el Salmo 62:5: “Todo mi tu reloj y quedate dos minutos en silencio. ¿Listo?...
ser espera en silencio delante de Dios porque en Él está mi
esperanza”. No es un silencio pasivo, es un silencio de dis- ¿Cómo fue la experiencia? ¿Interminable? ¡Sí! ¡Pero fueron
frute delante de Él. solo dos minutos!

El silencio es una voz que se encuentra con el silencio de Sigamos…


Dios, que es otra voz. Cuando mi vida hace silencio, Él me Si miramos el libro de Job, veremos que es casi todo un diá-
habla con el silencio de su presencia. logo entre Job y sus amigos. Ellos opinan, Job argumenta;
ellos vuelven a opinar y Job vuelve a responder. A lo largo

76 77
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

de todo el libro vemos esos ciclos de conversaciones. Solo es digno de tal recompensa. Vete entonces a tu lugar de ora-
cuando Job se calla, cuando hace silencio, ¡es que Dios le ción no solo para disfrutar de los deleites espirituales, sino
empieza a hablar! Le muestra su grandeza a lo largo de tres simplemente para agradar al Padre. Mantendrá tu espíritu
capítulos (Job 38 al 41) y en el capítulo 42 Job declara: “De en tranquilidad y en consolación”.
oídas te había oído, pero ahora mis ojos te ven”.
Mechthild von Magdeburg lo enunció así: “Dios viene a mí
Solo el silencio de Job permitió que pudiera escuchar la voz en las horas de silencio, como el rocío matinal a las flores de
de Dios. verano”.

¡La vida de Dios comienza a fluir! ¿Qué es el fluir de la vida John Bunyan dijo: “En la oración es mejor tener un corazón
Zoe? No sé explicar qué es, pero ¡sí sé cuando alguien o yo sin palabras que palabras sin corazón”.
mismo lo experimentamos! A un hombre de Dios escocés,
no muy conocido ni de grandes dones que Dios usó de ma- ¿Realizamos la experiencia? Date un tiempo, viví la expe-
nera poderosa para ganar a muchos para Cristo, alguien le riencia y disfrutá del amor de Él que fluye por todo tu ser.
preguntó: “¿Cuál es su secreto?”. Él respondió: “El tiempo ¡A practicar!
que permanezco delante de Dios es mucho más que el tiem-
po que paso delante de los hombres”.

También me bendijo lo que dijo Charles Spurgeon: “Cuan-


do no podamos ver el rostro de Dios, estemos seguros bajo
la sombra de sus alas”.

Madame Guyon lo expresó con hermosura: “Después reco-


mendaría a todos cuando hayáis terminado de orar perma-
necer durante un rato más largo en un silencio respetuoso;
no busquéis nada de Dios durante estos momentos silen-
ciosos excepto amarle y agradarle. Un siervo que coloca
toda su diligencia en su trabajo solo por la recompensa no

78 79
08

Ejercicio 6
Lo entrego en la cruz
para su muerte

Hola, ¡qué bueno es estar juntos nuevamente para una ex-


periencia con el Señor! Hoy quiero compartirte el llevar a
la cruz las áreas nuestras que deben morir. Pero volvamos
al comienzo… Cuando nosotros recibimos a Jesús, el quitó
nuestro espíritu muerto y creó uno nuevo. Dice 2 Corintios
5:17: “Si alguno está en Cristo, nueva creación es”. Es decir,
que tenemos un nuevo ser, un nuevo espíritu, y ese espíritu
es la casa del Señor. Observémoslo en el siguiente gráfico:

81
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Mi espíritu ahora está lleno de la vida de Dios. La vida Zoe, Entonces, ¿cómo Cristo va a transformar nuestra alma a su
Cristo mismo, se ha hecho una con mi espíritu. Leemos en imagen? Es un proceso que dura toda la vida. ¿Qué es lo
1 Corintios 6:17 que “el que se une al Señor, un espíritu es que nosotros debemos entregarle al Señor para que Él lo
con Él”. Ahora Cristo debe crecer para transformar mi alma transforme?
y mi cuerpo. Cuando yo recibí a Cristo, nací de nuevo pero
mi alma y mi cuerpo siguen siendo los mismos y es solo Nuestra parte carnal o carnalidad (que está en nuestra
mediante la entrega al Señor que Él va tomando ambos y alma). El deseo de mentir, engañar, los pecados, etc. A me-
transformándolos. Miremos el segundo gráfico: dida que yo entrego este aspecto en oración en la cruz para
su muerte, Cristo lo transforma y Él crece en esa área.
Entonces, ¿qué significa entregar en la cruz para su muerte?
No es que yo le diga: “Señor, ayudame a mejorar mi mal
carácter”, sino que reconozco mi mal carácter (supongamos
que son estallidos de ira) y lo entrego en la cruz para su
muerte mediante una confesión. Así yo permito que el Se-
ñor lo aniquile con el poder de su cruz y, a la vez, resucite
algo de Cristo en mí. Entonces mi alma es transformada en
la mente de Cristo.

Los aspectos buenos que siguen siendo carne


También debemos llevar a la cruz nuestra bondad, nues-
tra alegría, nuestra fuerza. ¿Cómo? Si eso es bueno. Sí, pero
El alma representa nuestra vida humana, nuestro propio sigue siendo carne y parte de nuestra naturaleza caída,
gobierno. Antes de recibir a Cristo, nosotros teníamos un y es Cristo el que quiere gobernar y transformarnos por
cuerpo y un alma que nos gobernaban y un espíritu muer- completo. Entonces también debemos entregar en la cruz
to. Ahora que recibimos a Cristo tenemos un espíritu nuevo esas cualidades nuestras, aun nuestro propio amor, para
con la vida de Dios. Cristo nos gobierna y ya el alma no que Cristo las aniquile y Él forme en nosotros su amor, su
ejerce más el control. El alma que antes era “el señor” ahora paz, su alegría. Así entrego mis opiniones, que es como se
es el siervo del espíritu.

82 83
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

expresa mi “yo”, dado que sus pensamientos ahora serán en la cruz para su muerte mi ansiedad, declaro que ya no
los míos. me gobierna y, donde había ansiedad, ahora hay paz, vida
de Cristo”.
El gobierno de nuestro cuerpo
Nuestro cuerpo, con sus pasiones y deseos, tampoco nos No es que yo hago el esfuerzo para mejorar ni para cambiar
debe gobernar, lo entregamos en la cruz. El poder de la cruz mi carácter. Sencillamente lo que hago es dejar que el espí-
siempre va unido a la resurrección. No hay resurrección ritu me muestre a qué cosas debo renunciar, para rendirlas
sin cruz, ni cruz sin resurrección. Cuando yo entrego algo a Él. Cuando las rindo a Él, es el poder de la cruz y la resu-
de mí, Él siempre entrega algo de Él. Cuando algo muere rrección lo que me transforma.
de mí, siempre algo nuevo nace de Él. Esto es lo que dice 2
Corintios 3:18: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara Esta experiencia de entregar a la muerte puede sonar fuer-
descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos te; en realidad lo es. Dice La Biblia que, si la semilla no cae
transformados de gloria en gloria en la misma imagen, y muere, no puede dar fruto. La cáscara de la semilla es el
como por el Espíritu del Señor”. alma y el fruto, la planta, es la vida de Cristo. Solo cuando
el alma muere, Cristo es liberado. La experiencia de entre-
Entonces, cuando entregamos nuestros aspectos malos y gar en la cruz puede ser dolorosa. Dios nos muestra algún
buenos, las pasiones y los deseos de nuestra carne, nuestras pecado, algo que amamos y que debemos llevar a la cruz,
maneras de ser naturales, estamos diciendo: “Señor, ya no pero en el tiempo resulta ser una de las experiencias más
me gobierna esto; yo te pido que me gobiernes vos”. maravillosas que podemos vivir.

Te propongo entonces hacer esta magnífica experiencia que Cada vez que identificamos algo, que algo nos sucede, lo en-
durará toda la vida. Le pedimos al Señor que Él nos mues- tregamos en la cruz. Automáticamente experimentaremos
tre qué área de nuestra alma-cuerpo debemos rendir en la la transformación, la vida Zoe, y el Cristo resucitado que
cruz para su muerte y le decimos: “Señor, mostrame qué crece en nosotros.
aspectos debo entregarte para que los aniquiles y traigas Así como un matrimonio se disfruta mutuamente y cons-
vida en esa área”. Entonces, de pronto el Señor nos muestra truye intimidad, esta se ve “quebrada” cuando hay insultos,
algún pecado, o algún rasgo de carácter. Supongamos que mentiras, engaños, etc. Así nuestra relación con Él es lo que
me muestra mi ansiedad, entonces le digo: “Señor, entrego

84 85
Comunión Diaria

más debemos “cuidar” para que nada sucio, oscuro y ajeno 09


a su belleza esté en nosotros.
Ejercicio 7
La intimidad comienza por entregarse a uno mismo. En-
Respirar y comer
tregarnos a Dios es el mayor regalo de nuestro amor. Derra-
la Palabra
marnos cada día en la cruz, para disfrutar del poder de su
resurrección. Todos nosotros necesitamos que Cristo crezca. Cristo es La
Palabra y La Palabra es Cristo. ¿Cómo podemos hacerlo de
¿Qué te parece si oramos y realizamos la experiencia ahora? manera práctica? ¿Cómo podemos recibir alimento e ilumi-
nación interior a través de La Palabra?
Oremos:
“Señor, gracias por el poder de tu cruz. Pido ahora que me Muchos cristianos tienen grandes problemas al leer La Bi-
muestres qué cosas debo entregarte……… (nombralas). Las blia: se aburren, no la entienden, les cuesta leerla sistemáti-
entrego en la cruz para su muerte, declaro que ahora el po- camente, desarrollar un hábito. ¿Cómo nosotros podemos
der de la resurrección está en mí, continúo transformado y respirar La Palabra?
camino en victoria en el nombre de Jesús. Amén”.
Te animo a que tengas dos Biblias: una como si fuera nueva,
Te animo, a lo largo de estos días, a estar permanentemente sin marcar (obviamente en soporte papel o en el celular); y
llevando a la cruz y viviendo el poder de la resurrección. Tu otra donde subrayes, donde marques (tu Biblia de estudio).
vida nunca más será la misma. La Biblia “nueva” será con la que vamos a orar y, al leerla, la
¡A practicar! vamos a respirar. En esta Biblia vamos a registrar las fechas
cuando recibimos alimento.

Y, por otro lado, tenemos La Biblia de estudio (aquí no va-


mos a hablar de cómo estudiar La Palabra sino de cómo
respirarla).

86 87
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

1. Respirar la carga de La Palabra 2. Respirar la carga de La Palabra se logra orando La Pa-


¿Dónde encontramos la palabra respirar? Dice 2 Timoteo labra
3:16 que toda La Escritura es soplada por Dios. Podemos programar el celular para que nos envíe un pasaje
por día, o comenzar nosotros con un libro del Nuevo Testa-
Aquí hay una revelación importante. Si La Palabra está so- mento siguiéndolo ordenadamente como para respirarlo.
plada, mi tarea es respirar la vida que está en ella. Recorda- Yo puedo leer: “Gozaos en el Señor” y seguir triste. O puedo
mos que no es una letra escrita; es Cristo. Yo me contacto leer: “Somos más que vencedores por medio de Aquel que
y me conecto con Cristo, con una persona, y esto es lo im- nos amó” y no tener victoria. ¿Por qué? Porque no lo respiré.
portante. Esta es la diferencia entre leer La Palabra y leer
el diario. Cuando yo leo el diario, lo hago con mis ojos ob- Por eso, Efesios 6:17-18 dice:
viamente, con mi entendimiento; pero cuando yo voy a La “Tomad la palabra que es la palabra del Espíritu orando en
Palabra, debo leerla con mi espíritu. Mi espíritu es el órgano todo tiempo”.
que realiza la conexión con Cristo.
Es decir que nosotros tenemos que respirar La Palabra. He-
La carga de vida es la carga que menciona el versículo. Por chos 6:4 declara: “Permaneced perseverando en la oración y
ejemplo, si Hechos 1:8 dice: “Recibirás poder cuando venga en el ministerio de la palabra”.
el Espíritu Santo”, la carga que voy a respirar es “el poder
del Espíritu Santo”. Así que La Palabra y la oración van juntas. George Müller
“descubrió” la vida que le era impartida cuando oraba La
Esa palabra, que es Cristo, está cargada de poder. Ahora Palabra. Lo expresa así en su biografía: “La diferencia en-
bien, ¿por qué, si yo la leo, no respiro el poder? tre lo que hacía anteriormente y lo que hago ahora es la si-
“Somos más que vencedores”: esta palabra está cargada de guiente: antes, cuando me levantaba, comenzaba a orar lo
victoria y mi tarea es “respirar eso”. más pronto posible... Pero ¿cuál era el resultado? A menudo
utilizaba un cuarto de hora, o media hora, o hasta una hora
¿Vamos bien? ¿Avanzamos? de rodillas antes de ser consciente de recibir consuelo, áni-
mo, humillación de mi alma, etc. y, a menudo, después de
haber sufrido mucho porque mi mente volaba de un sitio
a otro durante los diez primeros minutos o un cuarto de

88 89
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

hora, o incluso media hora, antes de comenzar a orar de ver- oraciones y nos enseña a no entrar en ansiedad ni por el
dad. Ahora rara vez me pasa esto ... Ahora la primera cosa tiempo ni por el lugar. ¡Te amamos, Señor!
que hago, después de pedir la bendición del Señor sobre su
Palabra preciosa, es meditar sobre La Palabra de Dios, bus- 3. Ejemplo práctico de cómo respirar y comer La Palabra
cando en cada verso para obtener una bendición en ello... El Dijimos entonces que La Palabra es Cristo y yo la tengo que
resultado que he encontrado casi invariablemente es este: respirar; tengo que inhalar la vida de Cristo que está en La
que después de pocos minutos mi alma ha sido dirigida a Palabra. No la tengo que leer como leo el diario. ¿Cómo leo
confesión, o acción de gracias, o intercesión, o súplica; hasta el diario? Con mi mente. ¿Cómo leo La Palabra? Con mi es-
que, a pesar de que no me dedicaba a orar, sino a meditar, píritu. El espíritu es el órgano que contacta con el Espíritu
todo se convirtió casi inmediatamente en oración…”. de Dios, y entonces hay un suministro de vida.

En realidad, tendríamos que cambiar la expresión “leer La Ahora bien, ¿qué quiere decir leerla con mi espíritu? Al
Biblia” por “orar La Biblia”. percibirla con mi espíritu, mi objetivo no es estudiar ni
aprender; es disfrutar y alimentarme del Señor. Me siento,
Orar La Escritura es una forma única de leerla. Sé cuidado- me hago preguntas, busco en un diccionario. Mi Biblia es
so a medida que leés, tomando suavemente y con cuidado mi tiempo de estudio, pero necesitamos tener un tiempo
lo que estás leyendo. Probalo y digerilo mientras leés. que antes llamábamos devocional y es para comer a Cristo.
Aquí también comemos a Cristo, pero el procedimiento es
Isaac le preguntó a Abraham: “Padre, ¿dónde está el corde- otro: lo inhalamos, lo respiramos; mi objetivo es alimen-
ro?”. Y miles de años después, Juan el Bautista le respondió: tarme. Entonces yo tomo mi Biblia, todos los días y en lo
“He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mun- posible a primera hora, y leo tres o cuatro versículos; no más
do”. Dios siempre toma en cuenta tus preguntas. que eso. Puedo tener un plan sistematizado. Por ejemplo, yo
estoy ahora con Romanos 12, entonces leo uno o dos versí-
Moisés le pidió a Dios entrar en la tierra y, miles de años culos como mucho. ¿Qué es lo que voy a hacer cuando lea
después, Dios le permitió no solo pisar la Tierra Prometida estos versículos? Los voy a orar; tengo que orar lo que está
sino también ver a su Señor en toda su gloria en el monte de en La Palabra. Así estoy ejercitando mi espíritu. Cuando yo
la transfiguración. Dios siempre toma en cuenta nuestras leo y oro La Palabra, lo que está en ella crece en mí y recibo

90 91
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

un suministro de vida, de alimento; no estoy estudiándola, ahora… ¡Gloria a tu nombre!... Recibirás poder cuando ven-
solo estoy comiendo y disfrutando del Señor. ga el Espíritu… vino… ya vino el Espíritu. Señor, el Espíritu
me trajo poder… ¡Gloria a tu nombre!”.
Por ejemplo, leo:
“Recibirás poder cuando venga el Espíritu Santo”. Otro ejemplo:
Leo el versículo despacio, desde lo profundo de mi corazón, Leo despacio: “No os amoldéis a este siglo sino transfor-
no lo leo rápido. “RecibiráspodercuandovengaelEspíritu- maos en la renovación”.
Santo”… ¡No!
¡Lo leo muy despacio! Vuelvo al comienzo:
“Recibirás… recibirás… recibirás…”. “No os amoldéis a este siglo…. Señor, yo no me hago a la for-
Vuelvo a leer: ma de este siglo; este siglo no me forma a mí. Eso lo cancelo
“Recibirás poder… poder… poder”. de mí… No os amoldéis a este siglo sino transformaos…
Vuelvo a leer: Gracias, Señor, tu poder me transforma. Ahora estoy sien-
“Cuando venga… venga… el Espíritu Santo”. do transformado… estoy siendo transformado por la reno-
Lo leo todo y doy gracias. vación de mi mente… mi mente está bendecida… Gracias,
“Recibirás, recibiré, Señor, ¡Gracias! Recibo tu poder, Señor. Señor”.
¡Qué lindo! Vos me das y yo puedo recibir”.
Otro ejemplo:
Entonces empiezo a meditar y orar lo que allí dice: estoy Leo: “Gozaos en el Señor, otra vez os digo: Gozaos”.
orando lo que acabo de leer. ¿Qué tipo de oración tengo que
hacer? De lo profundo de mi corazón; no tengo que ir de “Gozaos… Señor, tu presencia es mi gozo… ¡Gracias! Yo estoy
memoria, ni siquiera ir. lleno de gozo ahora… Gozaos en el Señor… Señor, yo no
estoy en el mundo; estoy en el Señor… Vos sos mi Señor, ¡por
“Recibirás poder cuando venga el Espíritu Santo… Señor, eso tengo gozo!”.
gracias porque recibiré poder… Señor, recibo… gracias…
en esta hora yo me lleno de este poder… recibirás poder… Entonces me dejo llevar y, ¿qué es lo que empieza a suceder?
Señor, qué grande es tu poder… no hay nada como tu po- Recibo un fluir de vida y paz; de pronto, pienso en el nom-
der, Señor. Tu poder es maravilloso y lo estoy recibiendo bre de una persona y digo:

92 93
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

“Señor… Señor, estoy orando por mis hijas, ahora… Yo de- Orar La Escritura es una forma única de leerla. Sé cuidado-
claro que este gozo está en ellas… (y de pronto) … oh, Se- so a medida que leés, tomando suavemente y con cuidado
ñor… nuestro país está triste, hay tristeza en nuestro país… lo que estás leyendo. Probalo y digerilo mientras leés.
que nuestro país esté lleno del Señor. Nos gozamos. Yo de-
claro gozo para Argentina”. ¡A practicar!

Vuelvo a leer: 5. Soy tan fuerte como tanta Palabra tenga en mi corazón
“Gozaos en el Señor, otra vez os digo: Gozaos… Gracias por Nunca tendrá poder una palabra que suelto si primero no
repetirme, Señor. Vos me repetís porque me amás… Te ado- “ha entrado en mí “, si no ha sido metabolizada. Ante cada
ro y recibo vida, recibo suministro… Amén”. pasaje que leo, debo decir: “Señor, dame una experiencia
con esta faceta de Cristo”. Cada palabra que metabolizo
Algo que a mí me ayudó mucho es no pensar más de lo que “entra”, separa el alma del espíritu y produce sanidad al
está escrito. Si dice “vencedor”, ¡no le agregues nada! No recorrer mi cuerpo.
pienso más de lo que está escrito.
La experiencia con esa palabra hace que, cuando salga de
4. Comer La Palabra es metabolizarla: entra en mí y es mí, sea “viento”, no árbol de conocimiento o un mensaje
parte de mí ahora atractivo. Cada vez que abro La Palabra, debo encontrarme
Así recibís impartición de vida; esto es: orar, leer La Palabra. con Él; no con versículos, ni con conocimiento, sino con una
Entonces, tené dos Biblias: una para estudiar y una para Persona. La Palabra y Cristo son lo mismo.
comer y disfrutar del Señor. Cada día pasá cinco, seis o diez
minutos, el tiempo que te lleve leer dos o tres versículos. Dijo Charles Spurgeon: “Cuanto más cavamos en Las Es-
Te recomiendo comenzar con Romanos 8 y seguir adelante crituras, más nos parecen una mina inagotable de verdad”.
para llenarte de vida. Yo te aseguro que en una semana vas No se trata de cuánto leo sino de si toqué a Cristo; porque
a tener un aumento de revelación, un aumento de Cristo podemos leer La Biblia durante diez años sin oír La Pala-
extraordinario, y vas a disfrutar del Señor. Nosotros no dis- bra. Cuando toco a Cristo, todo se abre, entiendo todo. Me doy
frutamos del ministerio ni del servicio; nosotros disfruta- cuenta de que no hay nada fuera de Él. Cristo lo es todo.
mos de Cristo. Cristo es La Palabra y La Palabra es Cristo. Cuando la leas, siempre buscá a Cristo y al cuerpo. Así ten-
drás luz.

94 95
Comunión Diaria

Uno de los grandes eruditos de La Biblia fue un profesor 10


alemán llamado Johann Bengel del siglo XVIII. Algunos de
sus alumnos querían conocer el secreto de su vida erudita y
Ejercicio 8
su piedad. Un estudiante fue a su oficina, lo vio abrir su Bi-
Experimentar
blia y orar así: “Amado Señor Jesús, esta es una nueva opor-
a Cristo
tunidad para reunirnos”. ¡Él iba a encontrarse con Cristo en
La Palabra! Leemos en 1 Corintios 1:6:
“Así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirma-
Charles Spurgeon cuenta que cierto viajero se paró enfren- do en vosotros…”.
te de la casa de un hombre para preguntarle si sabía dón-
de se encontraban las Cataratas del Niágara en Canadá. El Es interesante que Pablo dice que no fue con la prédica sino
hombre respondió: “¡Quedan cerca, basta seguir el ruido con el testimonio y, ¿qué es el testimonio a diferencia de la
de las aguas!”. prédica?

6. Te dejo aquí para que practiques y disfrutes de Él En la prédica hablo de Cristo; en el testimonio, de lo que
Jeremías 31:3 dice: “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho Cristo hizo en mí. Pablo experimentó a Cristo de muchas
tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, maneras. Observemos algunas en 1 Corintios:
te prolongué mi misericordia”.
Disfrutar a Cristo es la clave del aumento de luz. -1:24: como “poder y sabiduría”
William Carey expresó: “El futuro es tan brillante como las -1:30: como “justicia y redención”
promesas de Dios”. -2:7: como “gloria”
-3:11: como “edificio”
¡A practicar! -5:7-8: como “pascua y pan”
-10:3: como “alimento”
-10:4: como “bebida y roca”
-11:3: como “cabeza”
-12:2: como “cuerpo”
-15:2: como “primicias”

96 97
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

-15:45: como “espíritu vivificante”. Dijo Charles Spurgeon: “Deje que el Dios de Daniel sea su
Dijo en una ocasión Martín Lutero: “Si uno saca a Cristo Dios en el cuarto de oración y Él será su Dios en la cueva de
fuera de La Biblia, ¿quedará algo? Es imposible”. los leones”.

1. Señor, ¿podés darme una experiencia con esto? 2. Conocimiento vs. conocimiento de vida
Entonces, ¿cómo podemos experimentar a Cristo como Uno puede “saber” de Jesús; de hecho, tengo ahora frente
nuestra fuente? No se trata de intentar comprender lo que a mí unos mil libros en mi biblioteca solo de la “vida de
leemos de Él doctrinalmente, sino experiencialmente. En- Jesús”. Son obras de todo tipo: viejas, nuevas, de grandes
tonces, te invito a realizar la experiencia. Aquí abajo te daré teólogos, de gente desconocida. Algunas siguen la vida de
una lista de “imágenes” sobre el Señor. Elegí una y, durante Jesús de manera cronológica; otras analizan sus parábolas;
todo el día, orá diciéndole: otras, sus milagros; y otras, su relación con los demás.

“Señor, quiero que me muestres esta faceta tuya en mí. Es ¡Infinitos temas!
decir, quiero experimentarte como primicias”.
Sin embargo, leerlos es saber “de Jesús” pero eso no implica
Tomamos uno de estos aspectos y le pedimos al Señor que conocerlo a Él, tener una experiencia con Él. Los libros pue-
se nos revele. Por ejemplo: “Señor, ¿me das una experiencia den servir para darme conocimiento, al igual que un audio
de vos como pascua?”. O: “Señor, tu Palabra dice que sos o una prédica; pero, si eso no se vive, no se experimenta, es solo
glorioso. ¿Me darías una experiencia con esta faceta tuya?”. letra muerta.
Y estemos atentos, expectantes, en el transcurso de los días
de la nueva revelación que tendremos. Descubrí en mi vida que hay revelaciones que me empujan
a tener una experiencia con Él. Algo que “aprendí de Él”
Una cosa, por ejemplo, es saber que el Señor es luz; y otra ahora me empuja a querer experimentarlo.
cosa, pedir una experiencia sobre eso y contar como testi-
monio: “Perdí el trabajo, pensé que todo se derrumbaba; Por ejemplo, aquí compartimos sobre invocar, pero, si eso
pero de pronto me llamaron de otro lugar y me dieron el no es llevado a la experiencia, solo es “conocimiento”; si lo
doble de sueldo. Ahora sé que Cristo es mi luz”. aplico, lo experimento a Él, y ahora tendré “conocimiento
No debemos “actuar” sino “vivir” a Cristo. de vida”. Es decir que entenderé con vida el concepto, ten-

98 99
Comunión Diaria

dré más luz, más saber. ¡La experiencia y La Palabra van 11


juntas! Una potencia a la otra.
Ejercicio 9
En una ocasión E. M. Bounds dijo sobre esta verdad: “Aque-
La intercesión
llos que mejor conocen a Dios son a menudo los más ricos y
poderosos en la oración”.
Oro por vos:
Una cosa es “saber de oración” y otra, orar experimentando “Señor, te pido por mi hermano lector, dale tu luz. ¡Que sea
su presencia; ahora “orar” es un conocimiento que nació de bendecido en cada área de su vida con un aumento de Cris-
la vida. to como jamás tuvo! Gracias por su vida; te ama. Intercedo
por él y su familia y declaro en tu Nombre el mejor tiempo
Tres predicadores estaban sentados discutiendo cuál era de su existencia. En el nombre de Jesús. Amén”.
la mejor posición para la oración, mientras un funcionario
de energía eléctrica trabajaba cerca. “Arrodillarse es la me- 1. Interceder es que Él me diga por quién y qué
jor forma de orar”, declaró uno de ellos. “No”, expresó uno Una de las maneras de aumentar a Cristo en nosotros es
de los otros, “yo consigo el mejor resultado de pie con mis intercediendo por otros. ¿Qué significa interceder?
manos extendidas hacia el cielo”. “Ambos están equivoca- Una imagen que arroja luz es la de “ponerse de pie en la bre-
dos”, insistió el tercero, “la posición más eficaz de oración cha”. Es decir que un intercesor tiene una actitud de guerra,
es postrarse, con el rostro en tierra”. El funcionario, no con- de soldado. La brecha era un hueco que se abría en un muro;
siguiendo contenerse más, los interrumpió: “Con permiso, allí algo estaba destruido y había una abertura. Muchos la-
señores, la mejor oración que he hecho fue cuando estaba drones hacían un hueco en el muro para dejarlo debilitado.
colgado boca abajo en una antena de alto voltaje”. A veces, El rey enviaba a alguien de su entorno para ver el muro y, si
son los apretones de la vida los que nos llevan a orar. veían una brecha, colocaban a un soldado a cuidarla. ¡Era
un intercesor!
¿Practicamos? Cuando tengas una experiencia, buscá a al- Ahora bien, no debemos ponernos de pie a “cuidar” a quien
guien que no conoce al Señor y… ¡ministrale vida! nosotros queramos, o a quien nos pida oración. Debemos
pedirle al Rey, es decir al Señor, que nos revele en nuestro
corazón por qué personas orar. Yo no voy con mi lista, sino

100 101
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

que permito que Dios me dé “su” lista. Miro hacia mi cora- Es decir, no encontró a nadie que buscase el corazón de Dios
zón y surgen nombres, por los cuales empiezo a orar. para recibir el motivo de intercesión.

¿Y qué intercedo por ellos? Dios también me tiene que decir ¿Sabías que los avivamientos de Charles Finney se produ-
por qué temas orar. Es decir, no voy yo con una lista de nom- cían porque él tenía un intercesor llamado Daniel Nash? Él
bres y peticiones, sino que le pregunto a Él. llegaba a las ciudades dos semanas antes para orar y cla-
mar. Su biografía relata que, cuando él murió, se acabaron
Romanos 8:34 declara que “Él intercede por nosotros”. Ve- los avivamientos. ¡Qué poderoso es interceder por otros!
mos que Cristo intercede por nosotros para que seamos glo- El ejemplo más claro se encuentra en Génesis 18 cuando
rificados; así nosotros debemos interceder por quienes Dios Abraham empezó a interceder por Sodoma y así liberó a
nos indique. Lot. Pero no fue de Abraham de quien partió esta interce-
sión, sino que Dios le mostró que debía interceder para traer
En Efesios 6:18-19 dice: “… velando en ello con toda per- la liberación. Vemos cómo Dios deseaba salvar a Lot, pero
severancia y súplica por todos los santos; y por mí”. Aquí Él no lo hizo hasta que Abraham no intercedió por él. Dios
el apóstol nos anima a que, con perseverancia, oremos por puso la carga de intercesión en Abraham para entonces
los santos. Nuestras oraciones no deben ser iniciadas por traer Él la respuesta.
nosotros, sino por Dios. Dios debe poner la carga en noso-
tros de por quién interceder y por qué asunto interceder. Es Dijo Charles Spurgeon: “No fuiste salvo para que te vayas
decir, que Dios inicia nuestra propia oración para nosotros. al cielo sino para que lleves a otras personas contigo allí”.
Entonces, oramos a Él y recibimos la respuesta.
2. Ejemplo
Dice Ezequiel 22:30: “Y busqué entre ellos hombre que hi- Le decimos disfrutando de Él:
ciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a “Señor, decime por quién interceder y por qué temas”.
favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé”. Y esperá. Inmediatamente notarás que surgen nombres,
Aquí habla de que Dios quería bendecir al pueblo, pero al- tareas, incluso personas que no conocés o cosas que jamás
guien debía colocarse en la brecha del muro y no encontró a habrías pedido, o por las que no habrías intercedido. Em-
nadie para que se interpusiese entre el cielo y la Tierra. pezamos a fluir:

102 103
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

“Señor, te pido por Esteban… dale un aumento de finan- ¡Cuánta similitud tenemos con el Señor que es también un
zas… Señor, viene a mi espíritu tal persona, te pido que intercesor eterno que intercede por nosotros a la diestra del
aclares su visión”. Padre! Cuando intercedemos por alguien, algo se constru-
ye en la vida de aquellos por quienes oramos. Muchas veces
Y mientras estamos fluyendo, notamos un aumento del fluir también intercedemos por gente que no conocemos, y lo
de la vida de Dios. Es cuando fluimos así, que recibimos hacemos en comunión con Dios hasta sentir que la “carga”
respuestas y tocamos el corazón de Dios. Cuando dejemos que había en nuestro espíritu por dicha persona ha queda-
nuestros conceptos y nos volvamos al Señor, disfrutando de do liberada.
Él en comunión, Dios pondrá su corazón en nuestro cora-
zón, nos mostrará su deseo y nos empujará a orar. Seremos 3. Interceder por situaciones a nivel mundial
llenos de Él y fluiremos en Él, y Él en nosotros. En ocasiones, al mirar televisión o escuchar una noticia,
Dios puede colocar en nosotros la carga de interceder por
¿Qué te parece si le pedimos al Señor ahora que coloque en esas personas. Dick Eastman cuenta en su libro El amor de
nuestro espíritu nombres y circunstancias, y oramos por rodillas que, en una oportunidad, viendo la noticia de que
ellos? ¿Lo hacemos? 153 niños holandeses habían sido tomados como rehenes
en una escuela primaria en Holanda y amenazaban con eje-
Puede ocurrir que el Señor nos despierte a la madrugada cutarlos, él inmediatamente comenzó a orar. Al hacerlo, vio
con el nombre de alguien o de alguna situación y ponga como si sus propios hijos estuvieran en ese cuadro e inter-
en nuestro espíritu la carga de interceder por esa persona. cedió por ellos. Al tiempo, el pastor oyó que todos los niños
A veces, Él nos muestra con claridad qué debemos orar y, habían sido liberados. Esos 153 niños hoy están con vida y
otras veces, nos insta a declarar victoria sobre esa persona y él fue parte del mover de Dios.
su situación. No necesariamente debemos decirle: “Estuve
orando por vos”. Sencillamente sucede que nos gozamos al 4. Interceder por el viaje y las condiciones climáticas
ver bendiciones en esas personas, o en diversas situaciones El capitán de un barco transoceánico cuenta que en una
por las que hemos orado, quedando así, tal como sucede en ocasión su navío se vio envuelto en una densa niebla frente
la intercesión, felices de haber sido parte del mover de Dios a la costa de Terranova. Era miércoles por la noche y él había
en el anonimato. estado en el puente durante 24 horas, cuando alguien lo

104 105
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

sobresaltó golpeando su hombro. Se volvió y vio a uno de el Evangelio y a quienes admiro y respeto por continuar
sus pasajeros: George Müller. amando al Señor en niveles profundos de comunión, y
siempre les pido que oren por mí, mi familia y el ministerio.
“Capitán”, dijo Müller, “debo estar en Quebec el sábado por No hay nada más hermoso que orar y buscar intercesores
la tarde”. “¡Eso es imposible!”, respondió el capitán. Müller en personas que aman al Señor y han caminado con Él a lo
sugirió: “Bajemos a la sala de gráficos y oremos”. El capitán largo de muchos años.
pensó que tenía un lunático a bordo. “¿Sabes lo densa que es
la niebla?”, preguntó. “No”, fue la respuesta, “mi ojo no está William Carey dijo: “No puedo ir a la India de pie, pero
en la densidad de la niebla, sino en el Dios vivo que controla puedo ir a la India de rodillas”.
todas las circunstancias de mi vida”. Una vez en la sala de
gráficos, George Müller se arrodilló y oró: “Oh Señor, si es Cuando intercedemos por alguien, no debemos preocupar-
consistente con tu voluntad, por favor elimina esta niebla nos por la respuesta sino disfrutar del Señor. Dios nunca
en cinco minutos. Conoces el compromiso que me hiciste habló de qué hacer si la oración nunca es respondida; nunca
en Quebec el sábado. Creo que es tu voluntad”. En cuestión lo consideró, dado que Él nos prometió: “Todo lo que pidan
de minutos la niebla se disipó. en mi nombre, el Padre se los dará”. De allí que no debe-
mos cometer el error de pensar o pronosticar cómo Dios nos
5. Interceder por compañeros de fe responderá; sino sencillamente disfrutar de su presencia.
William Carey, el padre de las misiones, fue a la India como Siempre las respuestas de Dios son más grandes, mejores y
misionero donde sirvió a Dios durante 42 años y, además, más sabias que las oraciones que elevamos.
tradujo La Biblia a 26 idiomas. Él tenía una hermana in-
válida a la cual le escribía continuamente desde la India, ¿Qué te parece si hacemos un alto aquí y oramos juntos para
dándole un panorama completo de todo lo que iba suce- que el Señor nos muestre por quién debemos interceder?
diendo allí. Ella, semana tras semana, intercedía por él. En
gran parte, el éxito de William fue por la intercesión de su Oramos:
hermana. “Señor, estamos abiertos a tu hermosa presencia; disfruta-
mos de vos. Pedimos que coloques ahora en nuestro espíri-
A nivel personal te comparto que he buscado a varias tu, a personas y situaciones por las que debemos interceder.
personas, en general gente mayor, con muchos años en También que nos des el motivo exacto por el que tenemos

106 107
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

que orar. Lo hacemos en tu amor… (comencemos a orar Evangelizar no es una actividad, es una manera de vivir.
por los nombres que aparecen ahora en nuestro corazón). No es un método, es vivir a Cristo. ¿Qué te parece si volve-
Amén”. mos a interceder? ¿Oramos?

¿Cómo fue la experiencia? La mía fue extraordinaria. Oré “¡Señor Dios, qué lindo tiempo estamos pasando! Gracias
por tres personas y una situación, y por una familia que por colocar situaciones y personas en nuestro corazón; pero
perdió a un hijo, viendo hoy la noticia en la televisión. en esta ocasión queremos entregar en sacrificio a… (men-
Dios nunca nos da discernimiento o nos muestra una situa- cioná todos los nombres que ahora vengan a tu corazón).
ción para que critiquemos a alguien; siempre es para inter- Los entregamos en sacrificio vivo y declaramos que estarán
ceder, aun cuando oremos por alguien y nunca sepamos en tu Reino, conocerán a Cristo y vivirán la vida del Espí-
como continuó el tema. ritu. Declaramos, Señor, que están listos para que, cuando
les llevemos tu Palabra, la reciban con gozo y alegría. En el
6. Interceder por otros que no conocen al Señor es entre- nombre de Jesús. Amén”.
garlos en sacrificio a Él
Dice Romanos 15:16: “… para ser ministro de Jesucristo a Cuando nos encontremos con las personas que entregamos
los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los al Señor, hablémosles, compartámosles a Cristo de manera
gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espí- normal. Permitámonos fluir sin tratar de convencer, ni con-
ritu Santo”. vencer, ni debatir, ni discutir, ni enseñar, ni explicar. Sen-
cillamente hablemos vida y demos a Cristo no como una
Antes de hablarle a la gente de Dios, el apóstol Pablo le ha- teoría sino como una Persona que vive.
blaba a Dios de la gente. Él tomaba los nombres de las perso-
nas y los entregaba como sacerdote testamentario en el altar En su biografía Dwight L. Moody cuenta que se propuso
del Señor. Qué interesante. Nosotros somos sacerdotes del predicar el Evangelio a una persona por día. En cierta oca-
Nuevo Pacto y, antes de evangelizar o llevar La Palabra, de- sión, después de acostarse, se acordó de que ese día todavía
bemos entregarlos en sacrificio y luego ir a ellos para com- no le había predicado a nadie. Así que se volvió a vestir y
partirles lo que el Señor nos diga. salió a buscar a alguien a quien hablarle. Cuando miró el
reloj, era medianoche. ¿A dónde podría encontrar a alguien
a esa hora? Las calles estaban desiertas y la única persona

108 109
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

que encontró fue un policía que estaba de servicio. “Usted No recuerdo dónde lo leí, pero quedó grabado en mí:
necesita creer en el Señor”, le dijo. El policía, que estaba de “Cuando Dios te muestre interceder por alguien de rodillas
mal humor, le contestó: “¿No tiene usted otra cosa mejor que es para que un caído se ponga de pie”. Cómo habría cam-
hacer, a esta hora de la noche, que tratar de convencerme biado la historia de Job si sus amigos, en vez de discutir con
para que crea en Jesús?”. Después de compartir unas bre- él y hablar tratando de explicar la enfermedad y las pérdi-
ves palabras con él, Moody regresó a casa, pero el policía das que había tenido, hubiesen orado por él. Probablemen-
fue conmovido por lo que le había dicho. Días más tarde el te todo habría cambiado y tendríamos cuarenta capítulos
policía fue a visitar a Moody y fue salvo. menos de discusiones.

Dijo Oswald Smith: “Hablamos acerca de la segunda veni- A Hudson Taylor Dios lo llamó a predicar a China. En su
da de Cristo cuando la mitad del mundo aún no ha escucha- biografía narra: “Mi querida madre había ido a Liverpool
do acerca de su primera venida”. para despedirse de mí. Nunca voy a olvidar ese día ni cómo
fue conmigo a la cabina (que habría de ser mi hogar durante
7. Interceder por nuestra familia seis meses en el barco para ir a la China). Con la mano amo-
¿Cómo te sentirías si en una habitación cercana estuviera el rosa de una madre acomodó la cama, se sentó a mi lado y
hombre más lleno del Espíritu intercediendo por vos? Bien, cantó conmigo el último himno que debíamos cantar juntos
¿no? Bueno, el Rey de gloria está en su habitación celestial antes de la despedida. Nos arrodillamos y ella oró sabiendo
intercediendo por nosotros las 24 h. ¡Gloria a Dios! Te ama- que nunca más nos íbamos a ver”. La madre ya era una mu-
mos, Señor. jer mayor y en esos años no existía Internet. Taylor llegó a la
China y estuvo allí 50 años como misionero. Invirtió cinco
Cuando oramos por otros, ellos son bendecidos y nosotros años en traducir el Nuevo Testamento al dialecto chino. A
siempre obtenemos más de Él también. La intercesión su- su muerte en 1905 había 205 estaciones de radio fundadas
cede, además, cuando ves a alguien y Dios te muestra que por él y unos 899 misioneros. Unos 125.000 chinos se convir-
debes orar por esa persona. No le digas: “Oraré por vos”; en tieron a Cristo durante su ministerio. ¡Eso es profundidad!
ese momento declará La Palabra y orá por él. La intercesión Una mamá con profundidad espiritual siempre tendrá hi-
por otros sale con fuego cuando las declaraciones por quien jos en victoria. ¿Sabés cómo se convirtió Taylor? Él cuenta
intercedemos son dichas con amor. que un día estaba aburrido en casa y se sumergió en la bi-
blioteca de su padre. La mamá le dijo a Dios: “Señor, voy

110 111
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

a entrar en mi habitación a orar y no voy a salir hasta que cosecharán oraciones que hagamos por ellos en el presente
me den la noticia de que mi hijo se entregó a Cristo. Has- y en el futuro.
ta que no tenga paz, no salgo”. Mientas ella estaba orando,
Taylor, aburrido, tomó un libro que tenía el padre y lo em- ¿Cómo fue tu experiencia en la intercesión? Compartime a
pezó a leer: La obra perfecta de Cristo. Leyó: “Cristo hizo todo, quién Dios colocó en tu corazón para orar. ¿Alguna autori-
Cristo es perfecto, ¿qué vas a hacer?”, y ahí mismo recibió a dad o nación, alguien que trabaja sirviendo al Señor, algún
Cristo. Su madre, que estaba orando, de pronto se levantó enfermo, alguien de tu familia, un desconocido? Qué ma-
y dijo: “Ya está”. Cuando se encontró con el hijo, él le contó: ravilloso poder ser parte de bendecir a otros a través de la
“Mamá, no sabés lo que me pasó”. “Ya sé lo que te pasó por- oración intercesora.
que me lo dijo el Señor mientras estaba clamando por vos”,
le respondió. 8. El secreto de los 47
David Livingstone (1813-1873) fue pobre de chico. Trabajaba
¿Te gustaría tener esa profundidad del espíritu? Recordá doce horas en una fábrica de algodón. A los 25 años quedó
que este libro que estás leyendo es para ser vivido y experi- cautivado por un llamado dirigido a médicos misioneros a
mentado; la comunión es una vivencia. ¿Qué te parece si en China. Es así que se inscribió en la carrera de Medicina y se
esta aventura que estamos experimentando intercedemos recibió de médico. Fue pionero en una misión en el sur de
ahora por nuestras familias? ¿Oramos? África; se internó allí adentro para evangelizar y ¡construir
caminos para que otros lo siguieran allí! Unió así su trabajo con
“Señor, ¡gracias! Qué privilegio estar con vos. Pedimos aho- las misiones; descubrió ríos, cataratas, etc. Recorrió 48.000
ra que coloques en nuestro espíritu nombres de familiares km de junglas y sabanas en situaciones complicadas, sobre-
y los motivos por los que debemos orar. Lo hacemos en tu vivió a todo tipo de percances, como el ataque de un león
nombre……… (comencemos a orar por todo lo que venga que él mismo relató como si nada. La estrategia era ir a un
ahora a nuestro corazón). Amén”. pueblo a la vez, ganar conversos, construir una iglesia y
seguir adelante solo cuando esa iglesia estuviera bien esta-
Cada vez que oramos por nuestros hijos, por nuestras fa- blecida. Estuvo más de veintisiete veces postrado en cama
milias, les estamos dejando un legado de respuestas de por fiebres, pero pronto recobraba sus fuerzas y continuaba
oración. Ese legado los seguirá todos los días de su vida; explorando. En África central allanó el camino para que

112 113
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

nuevos misioneros tuvieran una ruta que les permitiera Livingstone le preguntó al jefe de la tribu: “¿Recuerdas la
adentrarse para llevar el Evangelio. noche en que estabas siguiendo mi rastro?”. “Sí”. “Habíamos
escuchado rumores de que nos ibas a atacar”. El jefe dijo:
Una de las historias que más vida me impartió está en su “Así es, estábamos listos para atacar el campamento esa
biografía y cuenta que: noche y matarte a ti y a todos los demás”. Livingstone quiso
saber: “¿Por qué no atacaste?”. El jefe respondió: “Cuando
“… cuando David Livingstone comenzó su ministerio allí, nos acercamos al campamento, miramos y vimos a 47
algunas de las tribus nativas se le opusieron. Una tribu gue- guerreros que lo rodeaban con espadas en sus manos”. Él
rrera en particular dijo que iban a matarlo a él y a todos en estaba desconcertado, pues no tenía guardias ni guerreros.
su grupo. Una tarde, cuando estaban preparando el campa-
mento, se corrió la voz de que estos guerreros lo habían es- Más tarde, cuando estaba de baja en Escocia, compartió esta
tado rastreando todo el día, estaban fuera del campamento historia en una iglesia que lo apoyaba. Un hombre se le acer-
e iban a atacar y matar a todos cuando oscureciera”. có después con su diario de oración. Él le comentó: “Mira,
lo escribí el 14 de enero de 1856, ¿fue esa la noche?”. Livings-
Estas son las palabras que él escribió en su diario personal tone dijo: “Sí”. El hombre agregó: “Esa noche un grupo de
esa noche, el 14 de enero de 1856: “Es de noche. Siento hombres vino a orar por ti. Oramos por tu protección. Lo
mucha agitación y miedo ante la perspectiva de que todos escribí. Había 47 personas orando esa noche por ti”.
mis planes sean golpeados en la cabeza por salvajes que ¿A quién trae Dios ahora a tu corazón para interceder?
están justo afuera del campamento”. Los que estudiaron
su escritura dijeron que incluso se podía ver el miedo en la 9. Algunos de mis hábitos de comunión diaria en la ora-
forma en que escribió la carta. Él escribió también: “Pero ción
Jesús dijo: ‘Todo el poder me es dado en el cielo y en la tierra, -Antes de levantarme de la cama, lo primero es invocarle,
y he aquí, yo estoy contigo siempre, hasta los confines de saludarlo y declarar su grandeza.
la tierra’. Esta es la palabra de un caballero del honor más
estricto y sagrado, así que ese es el final de mi miedo. Ahora -No repito mi oración nunca. Cada una es fresca y sale de lo
me siento tranquilo y calmado”. Incluso la escritura de su profundo de mi corazón.
carta era recta ahora. No atacaron esa noche. Más tarde, la
tribu fue traída a la fe en Cristo. Un par de años después,

114 115
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

-En cada encuentro, solo disfrutarlo a Él. No estoy pendien- alguien me preguntaba “cómo ser un buen esposo”, le daba
te de “qué me dará” o de “darle mi lista de preocupaciones”; cuatro consejos. Pero, aunque eso no está mal, hoy cambié
solo estar con Él y disfrutarle es mi recompensa. mis prioridades y respondo: “Tener comunión diaria con
Él, disfrutarlo, es lo más valioso. Lo demás te lo dará Él”.
Orar bajo la intimidad con Él para disfrutarlo destruye la
relación de trueque, de “dame y dame”, para entrar así en Dicen que, cuando Teresa de Ávila se preparaba para al-
aguas profundas de experiencias hermosas con Él. Orar no canzar el éxito de construir el orfanatorio de sus sueños,
es hablar, sino abrirme a Él para que Él me llene. Como sé algunas personas le preguntaron: “¿Cómo espera usted
que no puedo hacer nada solo, me abro a Él para que Él lo conseguir eso teniendo apenas tres chelines?” (muy poco
haga a través de mí. Cuando ores, recordá que lo más im- dinero). “Con tres chelines, no existe nada que yo pueda
portante no son las palabras sino disfrutarlo a Él. hacer. Pero, con Dios y tres chelines, no hay nada que yo no
pueda hacer”.
-Cuando en mi espíritu percibo orar por algo o por alguien,
inmediatamente le digo que Él me guíe a cómo hacer esa -Cuando estemos orando por algo o alguien y sintamos re-
intercesión. chazo o malestar y le pidamos al Señor una respuesta, casi
siempre escucharemos ¡que Dios nos confirma ese males-
-A lo largo del día lo invoco una y otra vez y descanso en tar! Pero ahora decimos: “Dios me mostró y me confirmó”.
que Él me guía con su mano en todo. La oración a lo largo Por ejemplo, yo me siento mal en un lugar y le pido a Dios
del día es la mejor; eso es vivir en “el espíritu de la oración”. una confirmación: recibir varios “¡sí, andate!”. Hemos visto
que muchas personas lo hacen con una gran convicción de
-Le pido constantemente: “Señor, expresate vos a través de que Dios les habló cuando, en realidad, fueron sus emocio-
mí, hablá vos, actuá vos”. Me gusta recordar que sin Él no nes profundas. Por eso, cuando tengamos un malestar por
puedo hacer nada. De allí que la oración de intimidad lo sea algo o alguien, oremos por ese malestar en nosotros y el
todo. aumento de Cristo al punto que no nos afecte. Cuando eso
Vos, ¿qué hábitos tenés? Si te sirven los míos, te los regalo. se disuelva, podremos ser guiados sin ser engañados por
nuestra alma.
Hace muchos años, si alguien me pedía un consejo sobre
“cómo ser un buen líder”, le compartía siete puntos; y si

116 117
Comunión Diaria

-Al comenzar a orar, darse un tiempo de silencio para poner 12


la mente en el espíritu y hablar pocas palabras. Hablar mu-
cho y rápido, muchas veces, hace que solo se active el alma.
Ejercicio 10
Contemplar
-Cuando una oración no recibe respuesta en lo individual
Su hermosura
es porque la respuesta Dios la reservó al hacer la misma
oración en el cuerpo. Muchas de las oraciones que hacemos Hola de nuevo, querido lector. Estamos disfrutando juntos
en el cuerpo reciben su respuesta en él cada día. este magnífico recorrido. ¿Te cuento una anécdota?

-Mi comunión con Él es lo más importante en mi vida. De En una oportunidad alguien estaba orando y dijo: “Señor,
a poco, fui introduciendo estos hábitos y disfruto del au- quiero ver tu hermosura, muéstrame tu luz”. El Señor in-
mento de Cristo en mí. A medida que uno disfruta de Él, se mediatamente abrió la puerta y preguntó: “¿Quién está
produce un aumento de búsqueda. ahí?”. El hombre respondió: “Soy yo, Señor”. Y Dios le cerró
¡A practicar! la puerta. El hombre le gritó: “¡Señor, muéstrame tu her-
mosura, muéstrame tu luz!”. Dios volvió a abrir la puerta y
le dijo: “¿Quién eres? ¿Quién está ahí?”. Y él contestó: “Soy
yo”, sin embargo, volvió a cerrarle la puerta. Al final volvió a
suceder lo mismo. Cuando Dios abrió la puerta y preguntó
quién estaba ahí, él le dijo: “Solo Tú, Señor”. Entonces, la luz
y la hermosura entraron en él.

Dice 2 Corintios 3:18:


“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta
como en un espejo la gloria del Señor, somos transforma-
dos de gloria en gloria en la misma imagen, como por el
Espíritu del Señor”.

118 119
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Pablo nos está enseñando una nueva manera de tener in- Este ver es lo que genera transformación. Dice 2 Corintios
timidad con el Señor que consiste en mirarlo a cara des- 4:4 que el enemigo no quiere que la luz del Evangelio res-
cubierta, mirarlo a Él, contemplar la gloria del Señor. Esta plandezca en quienes no le conocen. Él sabe que ver algo de
experiencia de ver es tan poderosa que lo que vemos nos la hermosura de la gloria del Señor alcanza para transfor-
transforma. En cada encuentro en el que le decimos: “Señor, mar toda una vida.
quiero ver tu hermosura”, un velo es quitado y una expe-
riencia mayor que la anterior, más maravillosa, tiene lugar El apóstol Pablo nos enseña este ejercicio de intimidad con
en nosotros. el Señor en Efesios 1:18. Allí expresa que “Él alumbre los
ojos de nuestros corazones”. Es decir, ¡que el corazón tiene
Este mirar no es el mirar físico. Jesús mismo expresó: “Tie- ojos! El profeta Isaías dice en Isaías 6 que, cuando el rey
nen ojos, pero no ven; oídos, pero no oyen”. Es un ver del es- Usías murió, “vio al Señor”.
píritu. Tampoco es emocional, pues no es una emoción del
alma. Tampoco es algo razonado de nuestro intelecto. Es el ¿Qué es una persona rutinaria, repetitiva, aburrida en las
momento en el que la belleza se hace luz en nuestro espíritu. cosas de Dios? Alguien a quien la familiaridad ha captura-
Los hombres de Dios tuvieron las mismas experiencias de do su alma y apagado su espíritu porque dejó de ver algo
intimidad con su belleza. Leemos en Juan 1:14: “Hemos vis- nuevo del Señor cada día.
to su gloria, gloria como la del único, del Padre”. No dice
que la escucharon ni la pensaron, sino que la vieron. De ahí 1. Dios levanta gente que “ve” para mostrarles algo a los
que Jesús le diga a Felipe en Juan 14:9: “¿Tanto tiempo que que no ven
estoy con ustedes y todavía no me conocen?”. Cuántas veces he oido, desde que empezamos a compartir
el poder de la invocación, de respirar La Palabra, de estar en
Tomás de Aquino dejó repentinamente de escribir cerca del silencio, y todos los ejercicios (muchos de ellos que he com-
fin de su vida. Cuando su auxiliar reclamó que su obra es- partido) a muchas personas preguntar: “¿Invocar? ¿De dón-
taba incompleta, Tomás respondió: “Hermano Reginaldo, de salió eso?”. E inmediatamente las fortalezas de la mente,
cuando yo estaba en oración hace algunos meses, experi- y aun el desconocimiento de La Palabra, de la cantidad de
menté algo de la realidad de Jesucristo. En aquel día perdí fundamento bíblico para cada experiencia, les hacían ce-
todo el apetito por escribir. En verdad, todo lo que escribí rrarse. Sin embargo, discípulos, líderes, al experimentar la
sobre Cristo me parece ahora como hojarasca”. comunión diaria, decían: “Gané a mis padres, a mis hijos, a

120 121
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

mis hermanos”. Tenemos aquí en Presencia gente que ganó ¡Wow! Y ahora… ¡nos toca a nosotros!
hasta 16 familiares para Cristo. ¡Gloria a Dios! Lo que para
unos eran tinieblas, para otros era ver la hermosura del Se- 3. Al respirar La Palabra, hacerlo con los ojos
ñor. Dios levanta muchas veces a personas que viven la glo- Cuando leemos una Palabra y la oramos o repetimos lenta-
ria del Señor para sacudir y empujar y demostrar que eso mente, la respiramos, debemos pedirle al Señor verlo a Él,
es para todos. dado que La Palabra no es una frase de conocimiento sino
que es Cristo mismo.
2. Adorar con los ojos
Cada vez que hablamos de lo que vemos, los ojos deben ver En Efesios 3:4 hay algo interesante en el idioma griego. Lite-
lo que estamos diciendo. Nosotros somos buscadores de Su ralmente dice que los que leen “perciban su percepción”. Es
belleza. Queremos ver en nuestro espíritu algo de la gloria decir, que los está invitando a que vean lo que Pablo les está
del Señor. A fin de cuentas, la visión de Isaías y la de Apo- escribiendo. ¡Qué extraordinario! Sé que quizás te pueda
calipsis nos anticipan que diremos: “Santo, Santo, Santo” parecer un poco místico, quizás digas: “No entiendo”. No
por la eternidad. Cada vez que lo invocamos, algo de Él se importa. No se trata de entender, sino del anhelo de verlo
nos revela. Y ese impacto nos asombra tanto que volvemos a Él.
a decirle: “Santo, Santo, Santo”; para nuevamente Dios mos-
trar algo de su hermosura y entonces nuevamente nosotros George Müller dijo: “Percibí, más claramente que nunca,
responder: “Santo, Santo, Santo”. que la más importante y primera actividad que debía obser-
var cada día era alegrar mi alma en el Señor”.
El salmista vio al Señor montado en las nubes como si fueran
su carro. El profeta Isaías vio al Santo con una túnica y su gloria 4. Ver su hermosura en las situaciones y en las cosas
llenaba el templo. Ezequiel vio los cielos abiertos y el Señor se le La gloria de Él y su hermosura no están solamente en la ado-
apareció brillando como un arco iris. El profeta Daniel vio al Se- ración y en su Palabra, sino también en nuestras circuns-
ñor deslumbrar como una joya y su rostro brilló como un rayo. tancias. No porque las circunstancias sean agradables en
Habacuc vio destellos de rayos de luz brillante de las manos del sí, ya que no buscamos el aspecto positivo de lo que nos está
Señor. Saulo vio al Señor como la luz del cielo que brillaba a su sucediendo, sino porque lo buscamos a Él en medio de lo
alrededor. El apóstol Juan vio al Cristo resucitado en una larga que estamos viviendo.
túnica con el pelo blanco y el rostro resplandeciente como el sol.

122 123
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

¿Te acordás de un ejercicio que hicimos antes? En la intro- buscaré: contemplar tu hermosura e investigar de ella en
ducción de este libro te pedí que miraras a tu alrededor y te mi espíritu”.
tomaras tiempo para ver la presencia del Señor. ¿Lo hace-
mos de nuevo? ¿Se lo decimos juntos?

Oramos: Esa fue la experiencia de los apóstoles. Leemos en 1 Juan


“Señor, queremos ver tu hermosura. ¡Mostranos algo de tu 1:14: “Hemos visto su gloria”. Cada vez que lo buscamos a Él
belleza!”. para verlo, el velo cae, algo hermoso sucede y eso que vemos
de Él nos transforma a su propia hermosura.
Esta experiencia de ver la hermosura del Señor trae un de-
leite, un gustar y ver la gloria de Él. Son algunos destellos Me gusta como expresa Witness Lee lo que le repetía
a los cuales tenemos acceso por la obra perfecta de Cristo Watchman Nee a él: “Si lo ves, lo ves; si no lo ves, no lo
en la cruz a nuestro favor. ¡Qué privilegio! Cada vez que lo ves”. Qué cantidad de personas he visto, a lo largo de estos
contemplamos, que contemplamos su gloria, nuestra vida casi 40 años de servir al Señor, que oyeron predicaciones,
se vuelve gloriosa; cada vez que vemos la hermosura de participaron en congresos, estuvieron en reuniones, vieron
Él, nuestra vida se vuelve hermosa; cada vez que vemos su milagros y, a pesar de la hermosura manifiesta, no vieron
alegría, nuestra vida se vuelve feliz. Todo lo que vemos de absolutamente nada. Quedaron indiferentes mirando
Él se nos añade. su reloj para ver a qué hora podrían llegar más temprano
a casa. Recorrer tantos países del mundo y ver esto debe
Fanny Crosby, un compositor cristiano ciego desde niño, alertarnos acerca de este peligro, porque lo único que nos
escribió más de 5.000 canciones para celebrar la gloria del va a mantener frescos y vivos es nuestra comunión diaria
Señor. ¿Cómo? Si no veía. Es que nunca se trató de ver con con Él.
los sentidos, sino con el espíritu. Este ver es una gracia del
Señor. No es por esfuerzo, no es un ejercicio de relajación 5. Perdernos de ver la hermosura del Señor nos hizo ver
donde respiro despacito y relajo los músculos. No. Tampoco en el alma
es un esfuerzo cognitivo, ni entrar en ansiedad. Es el anhelo Muchas personas ven demonios, serpientes voladoras, sa-
del corazón de decirle: “Señor, una cosa te pido y esta pos que saltan, etc. He escuchado y recibido, como “voz de
Dios”, innumerables visiones de lo más inverosímiles que

124 125
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

puedan existir. Deben ser desechadas. Nuestro llamado Los ejercicios significan sencillamente estar con Jesucristo.
no es a tener una experiencia en el alma, producto de una Ese es el objetivo: vivirlo a Él. Cuando las personas de hoy
emoción profunda, conflicto o trauma. Tampoco es senci- hablan de “experiencias espirituales”, casi siempre tienen
llamente querer llamar la atención. Deben ser experiencias que ver con “lo que sentí”, “lo que me pasó”, como si eso
vivas con la hermosura del Señor. Cómo me alegro y gozo fuese el centro de una gran experiencia. Sin embargo, la
cuando veo a alguien leyendo, adorando, experimentando experiencia de comunión con Él, se centra en Él, lo que vi-
la comunión diaria con el Señor y esa persona me comparte mos, lo que experimentamos de Él. Y eso es tan glorioso que
lo que ha visto de Él, la experiencia que ha tenido de Él y nosotros y lo que sentimos se desvanece en nuestro relato
con Él. Son experiencias hermosas, profundas, no del alma, y nuestra percepción, aunque disfrutemos profundamente
no de una emoción o para llamar la atención; sino más bien de la transformación que recibimos.
una conmoción profunda en su ser y una alegría indescrip-
tible por seguir buscando más de Él y hablar más de Él. Cuentan la historia de un periodista que le preguntó a la
Madre Teresa qué es lo que ella hablaba en sus oraciones.
Me gusta sobremanera esta palabra: “transformados”. No Ella le respondió: “Yo no hablo nada”. Y el periodista, en-
se trata de un cambio, pues el cambio puede perderse; la tonces, quiso saber: “Está bien. Pero entonces, ¿qué le dice
transformación es algo que produce una nueva dimensión. Dios?”. “Dios no me dice nada. La oración no tiene nada
¿No es acaso que la Tierra está esperando la manifestación que ver con palabras”. Tal vez previendo que había queda-
gloriosa de los hijos de Dios? (Romanos 8:19-21). ¿No será do duda, ella agregó: “Si usted no entiende eso, yo no seré
esta la expresión de la gloria, la hermosura que hemos visto capaz de explicarle”. El Salmo 46:10 declara: “Estad quietos,
antes? En este momento… ¿oramos juntos? y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones;
enaltecido seré en la tierra”.
“Señor, abre mis ojos para que pueda
contemplar las maravillas de tu ley”. Madame Guyon dijo: “No busque nada de Dios durante
estos momentos quietos, a no ser amarle y agradarle. Dios
Dice el Salmo 107:23-24: “Los que descienden al mar en na- será su propia recompensa”.
ves, y hacen negocio en las muchas aguas, ellos han visto
las obras de Jehová, y sus maravillas en las profundidades”.

126 127
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Mi único objetivo es que, al terminar de experimentar todo Contemplar es conocer por comunión algo de Su belleza.
lo que está escrito en este libro, puedas decir de corazón: Cuando “lo vemos”, hay pocas palabras nuestras, poco pen-
“No hay nada más importante que su presencia y mi única samiento y análisis, y mucha admiración, mucho asombro,
pasión es buscarlo cada día más”. mucho placer. Y en ese mirar hay un “conocimiento nuevo”
de su hermosura que se nos recuerda, o algo nuevo que se
6. Mirar atentamente nos agrega y eso nos transforma.
Querido amigo, debo compartirte que, cuando escuchaba
acerca de “contemplar”, la primera imagen que venía a mi Recordemos que una visión es algo que nos fascina, apa-
mente era la de alguien sentado en posición de loto, quieto siona, cautiva; mientras que el conocimiento es algo que
y en silencio todo el día. También me venía la imagen de tenemos que recordar, pensar o saber.
personas a las que no les gusta hacer nada y, por eso, viven
“contemplando”. Y también lo relacionaba con innumera- 7. ¿Cómo lo hacemos prácticamente?
bles personas que “veían y veían y veían” el cielo, el infier- a. Ver la naturaleza
no, la ultratumba, los ángeles, etc. etc. etc. Pero tengo una Una noche, salí a mirar el cielo, las estrellas, a contemplar la
buena noticia: ¡nada de eso es contemplar en el espíritu! creación. Tomate tu tiempo para ver y recorré todo el cielo,
su color, su inmensidad… recordando que fue un regalo
Contemplar es una mirada cuidadosa, detenida, atenta. Es para nosotros. ¡Verás algo de la hermosura del Señor allí!
decir, no es un ver “así nomás”, sino que uno queda atrapa-
Así, en silencio, sin decir nada, solo ser absorbido por Su
do por aquello que observa. Como le sucedió a María que se presencia. Dijo Martín Lutero: “Dios no escribió el Evange-
sentó a los pies del Señor, para contemplarlo en lo que decía, lio solamente en La Biblia, sino en los árboles, las flores, las
para luego ir a derramar su perfume. Una contemplación nubes y las estrellas”.
que nos mueve luego. ¡Nos transforma!

Dios encerró a todos los seres humanos en el gran libro lla-


No es un mirar que nos detiene sino un mirar que nos de- mado naturaleza para que todos sin excepción podamos
tiene en el momento de la contemplación… ¡para luego mo- contemplar su belleza siempre.
vernos a servirlo, a amarlo! No es huir del mundo sino traer
al mundo algo de la belleza de nuestro Señor. En tu próximo viaje separá una tarde para observar extasia-
do un cuadro hermoso de la naturaleza. Date tiempo, mirá

128 129
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

con detenimiento cada planta, cada montaña, y recorré ese Dice Ap.4:11:
paisaje varias veces. ¡Allí verás Su gloria! El cielo, las monta- “Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el
ñas, el mar, los árboles, las flores; todo nos dice algo. Dejate honor y el poder, porque Tú creaste todas las cosas, y por tu
llevar por su hermosura. Esa belleza de lo que vemos es un voluntad existen y fueron creadas”.
reflejo de su belleza como Creador. Decía Jules Renard: “En ¿Practicamos?
la tierra no hay cielo, pero hay partes de él”.
b. Ver un pasaje bíblico
Muchas veces sucede, luego de contemplar un tiempo, que Miguel Ángel vio, en una de las calles de cierto barrio de su
Dios nos trae alguna meditación. Así le sucedía a David, ¡el ciudad, un bloque de mármol tirado como si fuera basura. Y
contemplador por excelencia! exclamó: “¡Ahí está un ángel!”. Nadie había visto eso. Todos
habían visto un pedazo de mármol sin utilidad. El artista
El Salmo 8:3 dice: llevó el mármol a su taller, lo trabajó y, en poco tiempo, ha-
“Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las es- bía “retirado” su ángel del mármol.
trellas que Tú has establecido, digo: ‘¿Qué es el hombre?’”.
El veía a Dios en la naturaleza y, al contemplarla, veía la Tomar un pasaje y meditarlo lentamente es “verlo en el es-
gloria del Señor. “Los cielos cuentan la gloria de Dios…” píritu”. Así empezamos a ver lo que está allí puesto en pa-
(Salmo 19:1). Y la finura del artesano, puesto que son “obras labras. El Espíritu producirá imágenes de aquello que otros
de tus dedos” (Salmo 8:3). vieron y nos dejaron en Las Escrituras para que también
Thomas Browne dijo en 1635: “La naturaleza es el arte de nosotros podamos verlo como ellos. ¡Qué bendición ver lo
Dios”. que ellos vieron! Y aún más, dado que tenemos todas sus
visiones en La Biblia.
Te pido que hoy o mañana salgas a ver a tu alrededor y dis-
frutar de la experiencia. ¡Date tiempo para hacerlo! Recor- Leer La Palabra y ver… ¡qué gloriosa experiencia! Eso trae
dá que con los sentidos vemos el paisaje; ¡y con el espíritu un aumento de leer más y más. Al contemplar La Palabra
nuestro al Creador! quedamos fascinados. Eso hace que volvamos al texto una
y otra vez… ¡y volver a ver Su gloria!

Si leo y no veo, sufriré una gran pérdida.

130 131
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Cuando lo vemos a Él, dejamos de ver todo lo demás. c. Verlo en la quietud


Qué bueno cuando contamos La Palabra de tal manera que En la oración de contemplación nos olvidamos de nosotros
quien nos oye ve. Ve en su espíritu la gloria y la hermosura mismos. Este “deshacerse del yo”, olvidarse de uno, permite
del Señor. Mi hablar es tomado por el Espíritu para tradu- que Él nos llene. Solo después de cierto tiempo de esa ex-
cirlo en “imágenes” de Su gloria en quien lo oye. No es un periencia, volvemos a nosotros para decir: “¡Me muero, he
ver al vacío sino un ver de La Palabra para poder admirar su visto al Señor!”, como les sucedió a Isaías y al apóstol Juan,
amor, su paz, su gozo, su poder, etc. entre otros muchos. Estate en silencio… quieto… Solo estar
con Él en quietud, sin pedirle nada, sin interrupción, sin
Un predicador en el siglo XVII predicó un sermón titula- distracción trae un aumento de vida Zoe, aun cuando sea
do “Pecadores en las manos de un Dios enojado”. Mientras solo por unos minutos. Y le decimos: “Señor, mostrame tu
predicaba, la gente se sostenía en sus bancos, por miedo de hermosura una vez más”.
caer en el infierno, ¡por reflejarse en sus pecados! Sin embar-
go, deseamos que Dios nos levante para poder transmitir su No buscamos nada para nosotros mismos. Toda nuestra
gloria de tal manera que la gente con gozo lo pueda tocar. atención estará sobre Él.
¿Qué te parece si tomamos un pasaje y le pedimos al Señor
que nos dé una visión? Al leer La Palabra debemos “soltar- Le pedimos al Señor que nos muestre algo de su gloria, pero
nos” a que el Espíritu construya en nosotros las imágenes no depende de nosotros. Él por su gracia puede conceder-
de lo que allí está. ¿Lo hacemos? nos una visión mientras oramos, adoramos o estamos ha-
ciendo otra cosa. Cuando esto sucede nos olvidamos del
Te dejo estos dos pasajes de Isaías: tiempo, del espacio, de alrededor, ¡porque entramos en la
“He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; dimensión de lo eterno! Esta experiencia es rodeada de paz
delante de mí están siempre tus muros” (Is. 49:16). y quietud. No es un mover emocional sino un mirar la luz
de su gloria. Como la plata que pasa por el fuego y es pu-
“Porque yo soy el Señor tu Dios, que sostiene tu diestra, que rificada hasta que refleja la imagen del orfebre que la está
te dice: ‘No temas, yo te ayudaré’” (Is. 41:13). trabajando.

132 133
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

Es por eso que “ver su hermosura” es la experiencia en el es- ¿Oramos?


píritu más difícil de describir o explicar y la más “mística”, “Señor, te queremos pedir una visión de tu hermosura, que-
dado que nuestra vida queda inundada por su luz. remos contemplarte y adorarte. ¡Pedimos que cada día te
nos reveles! Amén y amén.
Dan Rather le preguntó a la madre Teresa de Calcuta: “¿Qué
le dices a Dios cuando oras?”. La Madre Teresa respondió ¡A practicar!
suavemente: “Escucho”. Sorprendido, Dan reiteró: “Pues
bien, ¿y qué te dice Dios?”. Ella sonrió y le dijo: “Él escucha”.
¿Tuviste alguna vez una visión de Él? ¿Una imagen que lle-
nó tu ser? Yo tuve y tengo; le pido cada día que me muestre
algo más de Él.

A veces sucede como una “foto”; otras veces, como una


“chispa” de rápido; y otras veces, como observar un “cua-
dro”. Más allá de eso, siempre Su hermosura produce en
nosotros transformación y un refresco de Él en nosotros.
Esta imagen, no es provocada ni por nuestra imaginación,
ni por nuestro esfuerzo, ni por relajación.
Puede suceder mientras oramos, adoramos en quietud o en
cualquier momento haciendo otra tarea.
Solo el anhelo nuestro hace que Él se nos muestre, cuando
Él así lo desea.

Ver algo de Su gloria son los tesoros de los que habla Isaías
en el cap. 45:3 cuando dice: “Te daré los tesoros escondidos,
y las riquezas encubiertas, para que sepas que yo soy el Se-
ñor, el Dios de Israel, que te llama por tu nombre”.

134 135
13

Terminando
para empezar

¡Llegamos al final! ¡Qué bueno fue realizar juntos este reco-


rrido por el río de Dios!

Sé que hiciste los ejercicios y experimentaste un aumento


de Cristo. Te comparto lo que estoy viviendo para compro-
bar si es lo mismo que te sucedió a vos:

Hemos experimentado…
• Que cuando le compartimos a Él todo lo que hacemos y
lo involucramos en el diario vivir, resulta la manera más
plena de experimentar a “Cristo en nosotros”.
• Que comunión es el mutuo disfrute de Él en mí y yo en Él.
• Que un día sin comunión es un día perdido.
• Que deberíamos ver el rostro de Dios cada mañana antes
de ver el rostro de otros.

Me gusta como lo dice John Bunyan (1628-1688): “El que


anda huyendo de Dios en la mañana, casi nunca lo encuen-
tra durante el resto del día”.

137
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

También hemos descubierto… • Que siempre que tenemos comunión diaria con Él, somos
• Que cuando estamos en comunión con Él, ya estamos en fuertes en la vida y tenemos paz.
el lugar secreto y ya se encuentra lista la recompensa en
público. También hemos apreciado…
• Que cuando nos cuesta tener comunión con Él, aún no he- • Que no se trata de lo que yo puedo hacer por Dios, sino de
mos entrado en el disfrute mutuo y que cuando lo vivamos, lo que Dios puede hacer en mí y a través de mí si le adoro.
la comunión con Él será nuestro máximo deseo. • Que un líder sin comunión no es un líder; es un sepultu-
• Que la comunión con Él no es lo principal en la vida cris- rero.
tiana. ¡Es lo único! • Que “el que vive una vida sin oración vive sin Dios en el
• Que, si mantenemos nuestra comunión diaria con el Se- mundo” (Jonathan Edwards).
ñor, cada vez que miremos hacia atrás, al presente o al futu- • Que “ese santo que avanza de rodillas nunca se retira”
ro, sentiremos paz por lo vivido con Él. (Jim Elliot).
• Que comunión es experimentarlo a Él cuando camina- • Que “vivo en el espíritu de la oración. Oro mientras cami-
mos, trabajamos, nos divertimos. no, cuando me acuesto y cuando me levanto. Y las respues-
tas siempre están llegando” (George Müller).
También hemos comprobado… • Que “la oración es el encuentro de la sed de Dios y de la
• Que orar sin verlo a Él es sencillamente un hablar sin sen- sed del hombre” (san Agustín).
tido y una pérdida de tiempo. • Que la comunión no es un acto al estilo de una ficha para
• Que nada es demasiado grande para que Él no pueda in- sacar una gaseosa de una máquina, ni un medio de trans-
tervenir, ni nada tan pequeño que no le interese. Una señora porte que tomamos cuando queremos ir a un lugar, ni un
vino al gran predicador del siglo pasado Campbell Morgan medicamento que ingerimos cuando estamos enfermos, ni
y le dijo: “Solo llevo las grandes cosas a Dios. No le llevo las una teoría de cómo manejar a Dios para que haga lo que
pequeñas cosas”. Él la miró y le respondió: “Señora, cual- queremos; comunión es un mutuo disfrute y nosotros lo
quier cosa que le lleve a Dios es pequeña”. amamos porque Él nos amó primero.
• Que en la oración las cosas pueden o no cambiar, pero
siempre, siempre, Cristo aumenta en nosotros y somos Al comienzo de nuestra recorrida te hablé del río de
transformados. Ezequiel; de los niveles que él vio cuando el río tocaba la
planta de sus pies, luego sus tobillos, luego sus rodillas y

138 139
Comunión Diaria La práctica de la intimidad profunda con Dios

más tarde su cintura, para finalmente entrar en la profun- Te animo y oro para que cada día cuides tu comunión con
didad de su presencia. Dios como tu máximo tesoro. El Señor me preguntó: “Ber-
nardo, ¿sabés cuál es el mejor momento de tu vida?”. “¿Cuál,
En lo profundo el Señor siempre responde de manera pro- Señor?”. “Cuando tenés comunión conmigo. Ese es tu mejor
funda; nos encontraremos con otros hombres y mujeres de momento; hacé de tu ahora tu mejor momento”.
Dios que nadan en lo profundo. Dios le dijo al profeta que
“entrara” en lo profundo, pero nunca le dijo que “se saliera” Declaro tu mejor momento cada día de tu vida hasta que Él
del río. venga.

Me ministra vida la manera en que lo dice A. Dixon: “Cuan- Me despido; nos veremos muy pronto.
do nadamos en lo profundo de la comunión con Él es como Amén.
un iceberg: un poco se deja ver a otros, pero la grandeza
siempre está escondida a los demás”. P.D.: Charles Spurgeon se propuso no dejar pasar más de
diez minutos sin orar y buscar al Señor… ¿Lo hacemos jun-
Ahora que estoy terminado este libro, en una reunión del tos?
domingo, le pregunté al Señor: “Padre, ¿en qué nivel estoy
yo en mi comunión con vos: en los tobillos?”. “No”, me dijo.
“¿En la rodilla?”. “No”. “¿En la cintura?”. “No”. “¿Estoy en lo
profundo?”. “No”, me respondió. “Entonces, Señor… ¡No
entiendo!”. “Te faltó el primero... ¡el de tocar el río con las
plantas de tus pies!”... silencio de mi parte. “¡Pero ya estás
tocando el río! ¡Ánimo! ¡Ya estás disfrutando de mi presen-
cia y yo de la tuya!”.

Querido lector, sé que vivimos cosas gloriosas con cada


experiencia con Él, pero debo decirte que… aún estamos
empezando. ¡Ánimo!

140 141
bernardoresponde@gmail.com
www.stamateas.com