Вы находитесь на странице: 1из 13

Dejémoslo ya: el adiós de los Beatles

 3

Se cumple medio siglo del último álbum oficial de los


Beatles, una obra marcada por la tensión y el desencuentro

Los Beatles en 1970, año de la grabación de ‘Let it be’ (ullstein bild /


Getty)  VER GALERÍA
ESTEBAN LINÉS
 03/05/2020 06:00 | Actualizado a 03/05/2020 07:45

Se van sucediendo los aniversarios que marcan el medio siglo de la obra de


los Beatles; de hecho, de la obra, del grupo y de su disolución. La prolífica
obra del cuarteto británico y, sobre todo, su dimensión así lo justifica con
razón. Hace unas semanas, para empezar, se celebraron los cincuenta años de
la publicación de una de sus canciones más emblemáticas, Let it be, que
paradójicamente ha pasado a la historia del género, del grupo y también de la
cultura como una suerte de despedida.

Una efeméride con doble celebración ya que, de aquí a tan sólo cinco días, el
próximo viernes, también se cumple el medio siglo de la aparición del
elepé firmado por los Beatles de igual título y en cuyo interior se encuentra la
histórica canción.
Es ingente lo que se ha escrito, filmado, representado, opinado y especulado
sobre esa pieza en concreto y sobre su condición de preámbulo sonoro de la
bajada del telón de los Fab Four. Fue concretamente el 6 de marzo de 1970 –
haciendo una traslación temporal al presente, pocas fechas antes de la
instauración del estado de alarma provocado por el coronavirus: otra
coincidencia para aumentar el lado trágico de la leyenda– cuando la
discográfica Capitol publicó el single Let it be, tema que daría título al último
álbum de la banda más trascendental de la historia de la música del siglo XX.

Considerada posteriormente por algunos/as una de las mejores canciones de la


música popular, detrás de su proceso de composición, interpretación y
grabación se pueden encontrar los últimos coletazos de una formación que a
comienzos de los años setenta decía adiós a una singladura que en solo diez
años revolucionó y replanteó la cultura popular en su conjunto. Y la otra
vertiente de la aparición de la canción escrita por Paul McCartney, aunque
referenciada oficialmente a éste y a John Lennon, es la simbólica, ya
que preludia el ocaso de unos Beatles que ya estaban mostrando motivaciones
distintas y enfilando rumbos artísticos alejados de la banda.

Como se decía antes, el sencillo apareció el 6 de marzo y el álbum lo hizo el 8


de mayo de ese mismo año. Cronológicamente fue el último de la discografía
oficial del grupo británico, aunque la mayor parte de su contenido ya había
sido grabado antes que su anterior álbum, Abbey Road, publicado en
septiembre de 1969. En un resumen de las valoraciones musicales que motivó
en aquel entonces la aparición del álbum Let it be, algunas lo consideraron una
obra defectuosa en términos beatlenianos, y sobre todo un álbum sonoramente
sobreproducido por Phil Spector. Es decir, un disco en donde las
características sonoras del luego legendario productor –creador de lo que se
acabó denominando muro de sonido–, chirriaban cuando no chocaban con lo
que eran las señas de identidad musicales del cuarteto de Liverpool.

Let it be

Cuando me encuentro en momentos difíciles,


la Virgen María se me aparece,

diciendo palabras sabias:

déjalo estar.

······

Y en mi hora de oscuridad,

se queda justo delante de mí,

diciendo palabras sabias:

déjalo estar.

······

Déjalo estar, déjalo estar,

déjalo estar, déjalo estar,

susurras palabras sabias:

déjalo estar.
······

Y cuando las personas con el corazón roto,

que viven en el mundo estén de acuerdo,

habrá una respuesta:

déjalo estar.

······

Aunque puedan estar separados,

aún hay una oportunidad de que lo entiendan,

habrá una respuesta:

déjalo estar.

······

Déjalo estar...

······
Y cuando la noche está nublada,

todavía hay una luz, que brilla sobre mí,

brilla hasta mañana:

déjalo estar.

······

Me despierto con el sonido de la música,

la Virgen María se me aparece,

diciendo palabras sabias:

déjalo estar.

······

Déjalo estar...

Pese a ello, en su interior había composiciones luego devenidas auténticos


clásicos, como el propio Let it be, la extraordinaria The long and winding
road, una versión abreviada de Get back, alguna insólita y muy bella
composición como Two of us, última prueba de cómo McCartney y Lennon
armonizaban conjuntamente armados de sus guitarras acústicas. Sin olvidar
dos canciones firmadas por los cuatro músicos –algo prácticamente insólito–
como Dig it y Maggie Mae, este último un tema tradicional de Liverpool muy
acertadamente actualizado.

Los Beatles, en efecto, habían vivido un último año marcado por la tensión
cuando no el desencuentro, tanto a nivel de sonido, compositivo y también
personal.
THE BEATLES (.)AMPLIAR
Tomando como cima de la música beatle el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club
Band (junio 1967), el cuarteto siguió durante los dos siguientes años
ofreciendo muestras de su indiscutible calidad y ganas de ir más allá, sin
obviar su alcance popular (prueba irrefutable de su grandeza única).
En agosto de aquel año falleció su mánager de toda la vida Brian Epstein y la
banda se resintió.
El estreno de la película Magical Mistery Tour en televisión recibió fuertes
críticas aunque su contenido musical editado en elepé olvió a tener una
enorme acogida popular (no es de extrañar,
en su interior estaba el mejor single que hicieron en toda su
carrera: PennyLane / Strawberry fields forever).

El álbum incluye incunables como ‘Get back’,

‘The long and winding road’ o el mítico tema

que da nombre al disco


Paralelamente estaban trabajando en su doble álbum titulado The
Beatles aunque inmediatamente fue apodado como el Álbum blanco por el
tono de su carátula. Era una obra arriesgada que supuso un antes y después en
la forma de trabajar del grupo, porque puso punto final a la unidad musical ya
que cada tema fue asumido por uno de los cuatro miembros.

El siguiente paso, era casi inevitable. Si desde 1966 habían decidido no hacer
más conciertos en directo, ya que veían imposible plasmar su música sobre un
escenario, ahora decidieron que había llegado el momento de grabar un nuevo
elepé que registrara un último concierto en vivo. Comenzaron las sesiones de
grabación de dicho proyecto, que en ese momento tenía el nombre provisional
de Get back, como señal de que la idea era regresar a las raíces roqueras de la
banda.

Las sesiones también comenzaron a ser filmadas en 1969 por el realizador


Michael Lindsay-Hogg, y allí ya se pudo ver –cuando la película se estrenó–
la tensión en el seno de la banda y las discusiones sin parar entre los cuatro.
Unas grabaciones que recogían también el célebre concierto que ofrecieron en
la azotea de Apple Records.
Beatles cruzando Abbey Road en Londres (Roger - Flickr)AMPLIAR
Pero el proyecto no llegó a buen puerto, y tras trabajar en él en enero de 1969
decidieron aparcarlo, y se metieron de lleno en el que sería su último disco
cronológicamente grabado, un Abbey Road publicado en septiembre de 1969,
con unas cuantas joyas en su interior como el Come together o el
harrisoniano Something. Y fue entonces cuando decidieron recuperar el
proyecto de Get back, y le dieron forma de tal modo que su resultado final
sufrió grandes alteraciones a nivel sonoro y de producción.

Ello fue debido a que las piezas originales –aparcadas y en las que había
tenido mucho que ver Paul McCartney– fueron reeditados por Phil Spector, a
quien se había encargado la producción bajo instancias de John Lennon, que
les dio a las canciones un toque más bien majestuoso, cuando no meloso, y no
crudo como deseaba McCartney, y que precipitó su cambio de título al de Let
it be. El disco se puso a la venta el día 8 de mayo de 1970 y a las salas de cine
llegó el 13 la película de Lindsay-Hogg.
La canción como tal había sido compuesta por Paul McCartney en honor de su
madre. Él mismo explicó en aquel entonces que la inspiración le vino tras
soñar con ella durante las conflictivas sesiones de grabación del álbum que iba
a llamarse Get back. El beatle especificó que su madre había muerto cuando él
tenía 14 años, y que la letra de la canción hace referencia a ella.

Una mes después del single ‘Let it be’ y uno

antes de la publicación del álbum del mismo

título, McCartney anuncia la disolución del

grupo
En otra ocasión, McCartney llegó a asegurar que ella le había dicho la frase
“todo va a ir bien, déjalo estar”, es decir, “let it be” (años después Lennon
opinó sobre la canción: “Eso es Paul. ¿Qué se puede decir? Nada que ver con
los Beatles. Podrían haber sido Wings. No sé lo que está pensando cuando
escribe Let it be”).

En cualquier caso, el exitoso single salió, pues, en marzo de 1970 con el


tema You know my name (look up the number) en la cara B, y con la
producción de George Martin. La canción contaba también con orquestaciones
y y acompañamientos vocales dirigidos por McCartney, incluyendo la única
contribución de Linda McCartney en un tema de los Beatles. La versión de la
canción incluida en el álbum ya no era la producida por Martin sino por Phil
Spector y parte de las instrumentaciones habían cambiado sensiblemente.
La famosa actuación de los Beatles en la azotea (.)AMPLIAR
Tras la publicación del single y antes de la del álbum, en abril de 1970,
McCartney procedió judicialmente ya que quería separar su nombre de la
sociedad Apple y de los otros tres Beatles. Nunca más volvieron a grabar
juntos los cuatro aunque sí entre ellos.

Y en lo que quedó de año, se demostró enseguida que comenzaba realmente


otra carrera para ellos. Un mes antes, Ringo Starr había alumbrado en
solitario Sentimental journey un álbum repleto de standards de jazz, al que
seguiría unos meses más tarde Beaucoups of blues. McCartney haría lo propio
con un disco titulado como su apellido, en donde asumía prácticamente todos
los roles junto a Linda, mientras que George Harrison daba el gran golpe de
efecto con el triple All things must pass (My sweet lord y otras perlas). Y
Lennon –muy a la vera de su musa Yoko Ono– tampoco se quedó atrás y
sacó John Lennon/Plastic Ono Band, que incluía esa emocionante balada
titulada Mother.
Pero eso ya es otra historia.

Versiones para todos los públicos


-1971 Joan Baez siempre ha tenido presente en su repertorio del directo un

tema que apareció en su álbum Blessed are...

-1970   José Feliciano incluyó una versión del tema en su

álbum  Fireworks publicado el mismo mes de mayo

- 1970 Aretha Franklin La versión de la diva del soul se publicó antes

que la de los Beatles por los retrasos de ésta.

-1974   Billy Preston . Participó en la versión original

-198 1 Joe Cocker.  Una de las lecturas más intensas nunca hechas

-1983  Atípico  cover  firmado por los 12 chelistas de la Filarmónica de

Berlín

-1983 Pedro Javier González.  Versión flamenca del gran tocaor

barcelonés

-1996   Tito Nieves.  Adaptación tropical del cantante portorriqueño


-2002 Nick Cave . Incluida en la BSO de la película Yo soy Sam

-2017 Bugge Wesseltoft . Versión desnuda del pianista noruego

Оценить