Вы находитесь на странице: 1из 23

LECCIÓN 4

Continuaremos con los diferentes métodos en psicología y anteriormente hablamos de lo


propiamente experimental que era la segunda etapa, espero que lo recuerden y en el
punto 1 hablamos del método experimental del cual ya hicieron su práctica, ahora
continuaremos.

Antes de iniciar les recomiendo lo escuchen con atención el siguiente video para que
ahora tengamos la motivación necesaria para seguir adelante con éstos métodos y así
sean fáciles de entender.

2. Método genérico experimental:

- Aplicado a la psicología del desarrollo

 Pues para ver qué es lo que sucede con el paciente se debe investigar la edad del
paciente, cómo es su desenvolvimiento según su edad, en lo físico, psicológico y
social.
- Revisar psicología infantil, es necesario que sepan ustedes cada una de las etapas.
 La inestabilidad patológica infantil se encuentra una especie de discontinuidad, de
desarmonía de la personalidad creadas por el encuentro de pensamientos
inmediatamente contradictorio, en un ser cuya voluntad todavía insuficiente.
 Se puede diagnosticar inestabilidad emocional a partir de los 7 años hacia adelante
y a los 12 años se da un mejor diagnóstico.
- El joven inestable
 Rebelde y colérico desde los primeros meses, turbulento y más o menos agresivo
en el curso de toda su primera infancia, indisciplinado y propenso a las fugas del
hogar, intelectualmente inaprensible (imposible de comprender) y amante del
desorden en clase; incapaz de permanecer mucho tiempo adaptado a una
situación o lugar, ya sea de aprendiz o en la práctica de un oficio, que cambia con
frecuencia, siempre dispuesto a lanzarse a ocupaciones sin seguridad (sin
confundirse con el comportamiento usual de los adolescentes), cuyos riesgos
satisfacen su necesidad de emotividad, lo cual puede desencadenar a una
conducta antisocial y así tener a un adulto conflictivo.
- Todo ello lo nos permite diagnosticar , explicar adecuadamente a los padres y al
paciente y poder pensar en elaborar un adecuado tratamiento.
- En el campo educativo podemos detectar problemas y deficiencias
- Analizar diagnósticos heredados

3. Método de análisis estructural


- Su aplicación en el ámbito educativo
- En la enseñanza – aprendizaje
- En el proceso de inducción y en la orientación vocacional
- Bajo rendimiento
- Bloqueos emocionales
- Didactogenia

Todos debemos de considerar para la investigación el proceso donde se evidencia el


problema para luego analizar la estructura y así poder diagnosticar con base y
fundamento psicológico, áreas afectadas, es aquí donde se explica y se hace un
diagnóstico nosológico.

4. Método patológico experimental

- Se usa en neuropsicología, donde debemos investigar áreas, procesos donde se


pueden ver afectado y explicar biológicamente los sucesos para luego poder
entender acciones y comportamientos relacionados.
- Ya contamos con el gabinete psicoterapéutico es así entonces que ustedes ya
están en condiciones de explicar cada uno de los diagnósticos que presenten sus
pacientes desde la neuropsicología.

5. Técnica de los test

- Para muchos se consideró a los test como métodos


- Se encuentra dentro del método de medición que puede ser cuantitativo y
cualitativo.
- Su aplicación es de acuerdo al criterio profesional y la naturaleza del cuadro
psicológico del paciente por eso debemos de tener cuidado que prueba utilizamos.
- Es por ello que ustedes cuentan con su carpeta de test psicológicos.

6. Se continúa haciendo el examen mental es muy importante determinar si sus procesos


psicológicos se encuentran dentro de la normalidad y según la sintomatología que
presenta el paciente es que debemos de considerar si ampliamos esta evaluación.

7. La hipótesis empieza a ser probada o rechazada (cuáles son los síntomas o alteraciones
que presenta, RECUERDAN por qué vino? Aquí debemos de revisar:

- CIE 10

- DSM IV

- DSM V
- Otros libros de psicología, medicina, psiquiatría, psicopatología, personalidad y psicología
anormal para determinar la hipótesis diagnóstica.

INTERPRETATIVA – TERCERA ETAPA

Es la etapa de la elaboración de los datos en forma cuantitativa o cualitativa, obtenida en


la primera y segunda etapa, es decir todo lo leído y trabajado hasta aquí.

Es por ello que el estudio de caso es tan importante y científico, NO LO OLVIDEN.

1. Método interpretativo – explicativo – lógico matemático


- Método de medición, es la explicación de lo matemático en psicología lo
estadístico es decir las probabilidades que existe y la casuística por lo que se hará
un análisis para ver los signos, síntomas, historia y antecedentes de la enfermedad.
- Con todo ello se confirmará o descartará la hipótesis diagnóstica.
- Analizamos e interpretamos los test para ver cuánto nos ayuda al diagnóstico sino
para desecharlos.
- Se toma en cuenta los resultados de la evaluación de la personalidad.
2. Confirmación de hipótesis
- En caso de que la hipótesis no fuera confirmada inmediatamente se desecha y se
piensa en otra probabilidad.
- Se realiza el diagnóstico diferencial que es el procedimiento por el cual se identifica
una determinada enfermedad, entidad nosológica, síndrome o cualquier condición
de salud – enfermedad mediante la exclusión de otras posibles causas que
presenta un cuadro clínico semejante al que el paciente padece, es decir se
identifica una enfermedad o síndrome mediante la exclusión de otras posibles
causas que parecieran semejantes.
En psicopatología es la relación de enfermedades que pueden ser las causantes de
los síntomas y signos que sufre un paciente, una vez que se ha realizado la
anamnesis y el examen mental, con o sin pruebas psicológicas, nos ayudará a un
mejor diagnóstico.

DIAGNÓSTICO, TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO – CUARTA ETAPA

1. Diagnóstico: debe ser acertado sobre el problema o cuadro clínico psicológico


sobre el paciente ya sea el diagnóstico clínico, educativo, social o laboral.
- Normalidad: como salud, bienestar subjetivo, personal, como adaptación de un
individuo, como normalidad en función de aumento o disminución del acto y
responsabilidad del mismo.
- Anormalidad – conducta anormal: se estudian los componentes de
infrecuencia estadística, violación de normas, aflicción personal, incapacidad o
disfunción e imprevisibilidad.
- Perturbación: es una experiencia de dolor físico o emocional, común en la vida,
que se presentan ante eventos traumáticos inesperados donde a veces el nivel
de dolor es tan grande que al individuo le cuesta mucho trabajo funcionar y
que en algunas personas no pueden sobrellevar las tareas diarias de la vida, es
aquí que lo consideramos agudo.
- Deterioro: implica una reducción de la habilidad de la persona para funcionar a
un nivel óptimo o incluso a un nivel promedio, en esferas primarias de la vida,
tales como el trabajo o dentro de su familia.
- Riesgo: para los demás o para sí mismo amenazar el bienestar físico o mental
de otros, conducta social y cultural inaceptable.
- Diagnóstico definitivo: es el final al que se llega después de obtener los
resultados de la anamnesis, examen mental, test y análisis del síndrome, si
existe alteración o está dentro de los parámetros normales.
- Diagnóstico tentativo o presuntivo: es la primera impresión que tenemos del
paciente según nuestro conocimiento y experiencia, debe incidir sobre los
rasgos más significativos de la personalidad nos ayuda a la hipótesis
diagnóstica.
- Considerar si existe comorbilidad: término médico, a la presencia de uno o más
trastornos además de la enfermedad o trastorno primario.
- Diagnóstico psicológico: es un proceso de investigación específico y pertinente
al perfil y quehacer profesional del psicólogo con objetivos y finalidades
delimitadas.
Se basa en la manifestación del paciente, lo que dice, siente, que le está
pasando, por lo que debemos preguntar sobre los signos y síntomas y no se
olviden sobre la frecuencia, desde cuándo.
Se realiza una evaluación diagnóstica donde el terapeuta alcanza un adecuado
conocimiento de las condiciones conductuales, biopsicosociales y existenciales
del paciente para luego delinear el tratamiento , se realiza cuando se integra
anamnesis, examen mental y pruebas psicológicas, es el producto de la
investigación de las características y cualidades de la vida cognitiva, afectiva,
volitiva, intereses sociales, interpersonales, intergrupales, en estrecha relación
con los factores histórico sociales, económicos que determinan y son útiles
para conocer y comprender a una persona para así orientar, aconsejar,
modificar conductas o restituir funciones.
También podemos considerar los siguientes diagnósticos en Psicología
- Nosológico: abstracción del problema, descubrir el principio rector que
explique la enfermedad o perturbación.
- Etiológico: se identifican los procesos causales del problema.
- Topográfico: localizar en el cerebro el segmento perturbado y responsable de
la sintomatología.
- Diferencial: contrastar con otras entidades nosológicas para garantizar la
certeza del diagnóstico.
- Psicopatológico: recopilando, ordenando y jerarquizando las manifestaciones
del problema que afecta al paciente.
- Neuropsicológico: es el resultado de las características de los procesos
cognitivos, de la vida afectiva y del comportamiento de los pacientes que
padecen o se presume que padezcan afecciones cerebrales diversas, así como
la evaluación de las funciones psíquicas superiores.
- Diagnóstico de la estructura de la personalidad:
 Nivel de organización y psicodinámica
 Desarrollo afectivo
 Características de las relaciones interpersonales
 Tipo de personalidad
 Indicaciones psicoterapéuticas
 Pronóstico del paciente.

AHORA LEA USTED EL SIGUIENTE ARTÍCULO Y AMPLIE SU CONOCIMIENTO,


ANALICE Y SAQUE SUS CONCLUSIONES.

ARTICULO
El diagnóstico en la Psicología
Guillermo Arias Beatón, Facultad de Psicología, Universidad de la Habana
RESUMEN
En el presente artículo se presenta una reflexión acerca de las condiciones teóricas y
metodológicas que han de cumplirse para realizar un diagnóstico con propósitos
desarrolladores y optimistas en cuanto a la acción esencial del psicólogo: promover el
crecimiento del ser humano, tomando en cuenta su diversidad e individualidad.
Además se hace un análisis histórico acerca de los orígenes del diagnóstico psicológico
que se basa en propósitos clasificatorios, de determinación de las cualidades innatas y
pesimista en cuanto al desarrollo humano, también se presenta una idea acerca de un
diagnóstico completamente diferente que se plantea el propósito de intervenir para
potenciar el desarrollo, transformar o cambiar el curso de cualquier desarrollo
anómalo, optimista y basado en los recursos que posee el propio sujeto. Palabras
clave: diagnóstico, diagnosis, intervención psicológica, educación y desarrollo
psicológico.
ABSTRACT
In this paper the author write about the very important diagnosi's role, when It is
doing in order to make the intervention and lo promote the child's development. This
diagnosis is different than It is in order to make the classification of the person;
because for this aim the moore important is the conception about the innate
condition in order on the development. In this case, the author insist on the more
possibility of person's development.
El diagnóstico es un proceso de construcción del conocimiento acerca de algo sobre lo
que se va a intervenir o a actuar. Cualquier especialista o profesional que tienen como
propósito o tarea influir, realizar una labor de orientación, ayuda o tratamiento;
componer o enmendar algo, necesita al menos un conocimiento de las
manifestaciones externas o síntomas que presenta el objeto, la situación o proceso
que los pueden producir.
Un diagnóstico y una intervención encaminada a resolver el problema que se
presenta, no se puede limitar a la enumeración de los síntomas que sería lo
descriptivo y más superficial, sino que debe descubrir las causas que los producen, o
sea, elaborar las posibles explicaciones del por qué de estos síntomas.
Una verdadera y efectiva intervención debe estar encaminada a eliminar las causas y
no solo sus manifestaciones externas y además, porque un verdadero conocimiento
implica tanto lo descriptivo, como lo explicativo. Esta concepción del diagnóstico
implica que en este complejo y dinámico proceso, donde se construye un
conocimiento, no sólo se enfatizan los resultados o datos empíricos que se obtengan,
sino que resulta imprescindible reproducir o reconstruir, los procesos que pudieron
haber dado lugar a esos resultados particulares (individual o personal) y no a otros.
Además, en algunos casos y especialmente en el campo de las ciencias sociales y
humanas, se hace necesario conocer qué procesos se presentarían y podrían
desarrollarse, en ese sujeto en particular, mediante un tipo determinado de
intervención.
Procurando considerar la diversidad y la especificidad individual de cada sujeto en
particular y su relación con el tipo de intervención posible. De acuerdo con este tipo
de visión del diagnóstico y la intervención no se debe concebir ningún diagnóstico sin
la estrecha relación entre los resultados y aquellos procesos que le dan lugar o que
son un producto de esos mismos resultados. Los primeros permiten el nivel de lo
descriptivo, sólo lo segundo, podrá aportar algunos elementos significativos sobre la
dinámica formativa y por lo tanto, operar con el nivel explicativo. Resulta una visión,
hasta cierto punto mecánica, el clasificar los diagnósticos de forma contrapuesta,
como a veces se plantea, el diagnóstico de resultados versus diagnóstico de proceso,
el clasificatorio versus el explicativo, el de normas versus el de criterios, etc .
Todos ellos, con sus implicaciones prácticas y científica, de una u otra forma son
momentos, etapas o períodos del propio proceso de diagnóstico como un todo y que
el especialista ha de tenerlas en cuenta, sin perder de vista que, en gran medida, el
diagnóstico psicológico es para intervenir y la intervención se realiza para promover,
transformar o cambiar el proceso de formación y desarrollo del sujeto.
Esta perspectiva del problema permite, según las tareas y la concepción con la que se
trabaje, detenerse en solo una parte del proceso y esto nos puede dar la imagen de
que existen diagnósticos contrapuestos, cuando en realidad esto es expresión del tipo
de tarea que se plantea.
Parece que a partir de un criterio práctico sí pueden existir diferentes tipos de
diagnóstico. Se puede desear o tener interés en clasificar a niños, pero desde lo
conceptual, este tipo de diagnóstico nada tiene que ver, por sus parcialidades y
limitaciones, con el conocimiento que se necesita para una intervención de propósitos
educativos y formativos. Se puede necesitar, por otra parte, sólo la selección de
sujetos para ser pilotos de aviación, por la naturaleza de esta tarea, una clasificación
de los candidatos puede ser suficiente.
El cómo se realiza el diagnóstico parece depender de dos aspectos importantes, el
para qué y la concepción que se posea, en todos los casos, acerca del ser humano y su
desarrollo.
Todos estos aspectos y otros muchos han sido temas de debates, en libros, artículos y
puntos de vista acerca del diagnóstico en la Psicología. Sin embargo, él más
importante y trascendental y que determina mucho en el cómo hacer el diagnóstico y
por lo tanto en el para qué y el por qué, es el referido a los problemas conceptuales y
teóricos acerca del desarrollo humano; cómo se forma la subjetividad, cómo y por qué
se producen las desviaciones en dicho proceso de desarrollo y formación que pueden
llegar hasta la presencia de determinadas patologías en la personalidad.
Es precisamente este aspecto, lo que determina o garantiza que se practique un
diagnóstico adecuado y efectivo. Este problema conceptual está generalmente
determinado por la polémica, aun no resuelta, acerca del papel de las condiciones
biológicas y sociales (culturales) en el desarrollo de la subjetividad humana.
En el estudio histórico del diagnóstico en la psicología, las prácticas inadecuadas han
estado relacionadas con una concepción biologicista del desarrollo psíquico y por otra,
de una concepción pragmática, esencialmente psicométrica que le han cedido, el
terreno conceptual, a las tendencias anteriormente señaladas.
Las posiciones que postulan una práctica más adecuada en los tiempos actuales, son
aquellas que se apoyan en la concepción histórico-cultural acerca del desarrollo
psíquico, dada la explicación que esta propone y que comprende, una compleja
relación dialéctica entre, lo biológico, lo socio-cultural, lo individual y propiamente
psicológico que se va estructurando en el sujeto en el propio proceso y que se
convierte en una fuerza determinante más en su desarrollo psíquico; las inmensas
potencialidades que brinda el proceso de desarrollo humano, el papel de lo
interpersonal y en particular de la acción de los "otros" como portadores de la cultura
sobre el sujeto, que se va apropiando de ella de forma activa y muy particular,
llegándose a interiorizar y conformado las estructuras psicológicas que van
determinando la personalidad del ser humano.
El diagnóstico psicológico tiene sus orígenes a partir de una ciencia psicológica oficial,
constituida a finales del siglo pasado y que contiene el aspecto polémico señalado
anteriormente.
Dado este surgimiento él ha estado, explícita e implícitamente muy relacionado con
las diferentes concepciones acerca del desarrollo y formación de lo psicológico, el
peso que se le ha atribuido o el tipo de explicación elaborada acerca de lo biológico, lo
genético, lo social, lo educativo y cultural en el desarrollo de lo psicológico; el concebir
las propiedades y cualidades que se diagnostican como fijas o inmutables o en un
proceso de formación susceptibles de ser modificadas en el curso del propio
desarrollo desde lo interpersonal, desde afuera y con una activa participación del
sujeto desde lo interno. El carácter optimista y desarrollador del diagnóstico o por el
contrario el carácter clasificatorio, excluyente, pesimista y discriminador del
diagnóstico.
Toda la historia del diagnóstico psicológico está de una forma u otra mediatizada por
estas manifestaciones, puntos de vista, concepciones y prácticas. En estos momentos
existen reflexiones y materiales bibliográficos que abordan este problema que nos
ocupa y que de cierta forma, presentan diferentes aspectos críticos del problema,
desde una perspectiva histórica y de cierta manera poniendo en claro la necesidad de
construir una concepción del desarrollo y formación del ser humano para poder
apreciar y practicar un diagnóstico del desarrollo psíquico adecuado. La obra
Mismeasure of man, J S. Gould2 , Las consecuencias ideológicas y sociales del CI. de L.
Kamin.
No está en los genes de Lewontin, L. Kamin y otro3 , La confrontación sobre la
inteligencia. ¿Herencia-ambiente? de H J. Eysenck y L. Kamin 4 , las clásicas: Las ideas
modernas acerca de los niños de A. Binet5 y El diagnóstico del desarrollo y la clínica
paidológica de la infancia difícil, conjuntamente con las ideas del diagnóstico de la
Zona de Desarrollo Próximo de L S. Vygotsky6 , se constituyen en valiosos materiales y
ejemplos que permiten arribar a esta conclusión.
Todas ellas nos sugieren y nos refuerzan el criterio de que hay en la historia del
diagnóstico psicológico una dirección conceptual anglo-norteamericana que se inicia
con las concepciones más biologicistas y entre cuyos representantes podemos citar a
Spencer, Galton, Sperman, Burt y Eysenck entre otros en Inglaterra y Goddard,
Terman, Yerkes, Jensen y últimamente Herrnstein y Murray en los Estados Unidos.
Estos autores son los que han postulado en diferentes momentos históricos, incluidos
los actuales que, lo psíquico posee una determinación biológica, que el desarrollo por
lo tanto es fijo e inmutable, que el diagnóstico tiene un propósito clasificatorio y que
los tests psicológicos son instrumentos de diagnóstico que han de construirse con el
propósito de medir estas cualidades innatas. Estas concepciones desarrolladas por
esta fuerte e influyente banda de científicos, ha permitido o fundamentado criterios,
como los expresados por Jensen en los años 60s y los de Herrnstein y Murray en los
90s de que resultan innecesarios, poco efectivos los programas de educación y
desarrollo para las supuestas personas desfavorecidas desde el punto de vista
biológico, dado que su predeterminación genética los llevaría, sin remedio, a integrar
las filas de las poblaciones de marginales, antisociales y disfundidos.
Los autores mencionados de origen anglonorteamericano y a partir de un análisis
crítico de Gould y Kamin, entre otros, se puede comprender que ellos le impusieron al
mundo de la psicología el cómo de un diagnóstico muy diferente al que profesaba. A.
Binet, uno de los iniciadores del diagnóstico en la psicología. Mientras este autor
fundamentaba un diagnóstico para conocer cómo hay que intervenir rápida y
resueltamente para corregir los errores que se cometen en el proceso educativo, los
giologicistas norteamericanos, Goddard, Terman, Yerkes, insistían en el carácter fijo e
inmutable del desarrollo.
El Mundo conoció, lamentablemente, con mayor fuerza el diagnóstico de Binet a
través de los biologicistas norteamericanos que a través del propio Binet. Estas
concepciones tergiversaron durante mucho tiempo las ideas del diagnóstico
psicológico y no ha sido posible aun que las concepciones y las prácticas se
desentiendan de estas ideas. Incluso, todavía, muchos profesionales en el mundo
identifican a Binet y su obra acerca del diagnóstico con estos criterios inadecuados
acerca del diagnóstico del desarrollo psíquico.
La otra posición, que se puede definir en el contexto histórico del diagnóstico en la
Psicología es la que también se origina con el propio A. Binet que de hecho, se
caracteriza por haber sido un tronco anterior y posiblemente común a las
concepciones anteriormente presentadas y a aquellas que se pueden identificar con
las posiciones más optimistas acerca del diagnóstico del desarrollo.
Este autor presenta el diagnóstico como algo encaminado a conocer para cambiar,
transformar o al menos continuar promoviendo y potenciando un proceso que sólo se
dirigirá en un sentido positivo, si se orienta desde una perspectiva educativa eficiente.
Para Binet, a diferencia de lo que a veces se dice, el desarrollo o desenvolvimiento,
como él también le llamó, está muy relacionado con el proceso de la educación,
incluso con los métodos y procedimientos que emplean los maestros.
Llegando a postular que la enseñanza memorística no contribuye al desarrollo de la
inteligencia. No concibe esta función o cualidad del desarrollo, la inteligencia, como
algo fijo e inmutable, sino como algo que puede llegarse a corregir mediante el uso de
los métodos adecuados de enseñanza.13 Este autor no concibe el diagnóstico solo
como un resultado que obtiene un niño en su test, como muchos piensan, sino que
insiste en que es necesario utilizar métodos -el pedagógico, médico y psicológicopara
llegar a conocer lo más amplia y profundamente posible las características del sujeto
que permitan construir o llegar a un diagnóstico determinado. En ello se puede
observar el carácter de sistema complejo que el autor mencionado, posee acerca del
diagnóstico.
Aunque somos nosotros los que hoy en día hablamos de un proceso y de que a través
de éste es que se nos representa lo interno ya constituido en el sujeto que lo hacemos
salir de nuevo, en Binet observamos las ideas básicas para concebir el diagnóstico
como lo hemos definido.
Este autor llega a plantear, en uno de sus artículos14, que en la aplicación de un
instrumento psicológico, dada su naturaleza experimental, el experimentador debe
intentar extraer el sujeto todo lo más posible que este pudiera mostrar.
La cita textual resulta muy ilustrativa: "From what has gone before It is easy to see the
value of each of these methods. The medical method is indirect because It conjectures
the mental from the physical. The pedagogical method is more direct; but the
psychological is the most direct of all because it aims to measure the state of the
intelligence as it is at the present moment. It does this by experiments which oblige
the subject to make an effort which shows his capability in the way of comprehension,
judgment, reasoning and invention.
"15 En esta idea se aprecia que la inteligencia, su diagnóstico es una conjetura, una
construcción que se hace mediante la aproximación de los resultados que se obtienen
por medio de los métodos que se van acercando indirecta y más directamente a lo que
está formado en ese momento en el sujeto a través de sus manifestaciones más
externas, la comprensión, el juicio, el razonamiento y la invención.
Se puede inferir que el autor piensa que un diagnóstico sólo brinda el estado de la
inteligencia en un momento dado, porque ella está en constante movimiento o sea,
desarrollo, cambio y que lo que los sujetos muestran, depende del esfuerzo que se
logre que ellos realicen a través de la situación experimental que se les pone delante.
Es cierto que no desarrolla mucho estas ideas claves de su concepción, no propone
una vía concreta para hacer este tipo de evaluación, solo su test, que resulta ser un
evaluador de lo que él sabiamente precisa que es lo que "es en ese momento" o sea lo
que posee el sujeto, pero brinda de forma implícita un adecuado proceso relativo de
búsqueda y lo que creo que se corresponde con lo que más tarde plantearía Vygotsky
acerca de la necesidad de no sólo conocer lo que el sujeto es capaz de hacer en el
momento presente, lo que es capaz de hacer por sí solo, sino conocer si lo que no es
capaz de hacer, lo que puede llegar a hacer con ayuda del adulto, incluso de forma
independiente después de la ayuda.
Sin dudas Vygotsky nos presenta una explicación conceptual e instrumental más
acabada que la que vemos en Binet, pero se encuentran en una misma dirección
acerca del proceso de formación de las estructuras psicológicas y su medición o
evaluación. Por último, Binet plantea que el diagnóstico solo es válido para actuar
rápida y resueltamente con el propósito de corregir todo lo malo que se ha hecho, no
tiene según él otra razón de ser". Su objetivo, que muchas veces se ha tergiversado,
no fue hacer una prueba solo para clasificar a los niños con problemas, sino concebir
un procedimiento para que a estos niños se les brindara la atención educativa que les
permitiera tener un mejor desarrollo o «desenvolvimiento".
Por supuesto, esta no fue la comprensión e interpretación que hicieron los
anglonorteamericanos mencionados, sólo tomaron los aspectos que más se
correspondían y podían ajustarse con sus concepciones biologicistas del desarrollo,
desconceptualizando de esta forma las ideas de Binet. Lo lamentable es que con esta
equivocación el mundo conoció el naciente diagnóstico psicológico. Por supuesto, este
enfoque del diagnóstico se corresponde más con el diagnóstico del desarrollo infantil,
las necesidades especiales en los niños, la orientación vocacional y profesional, etc.
Sin embargo, en el campo de la Psicología Clínica, aunque quizás, otras regularidades
se han presentado, en esencia los problemas que se han producido resultan
semejantes y con orígenes parecidos, en cuanto a lo conceptual. En este campo
también ha existido una enconada lucha sobre el papel de lo natural, biológico,
genético en la explicación de lo patológico y el papel de lo social y cultural en el
proceso de mediatización del surgimiento de las desviaciones en el desarrollo
psíquico.
Significativamente, los criterios de que los procesos patológicos no están
determinados sólo biológicamente, sino que lo social y lo cultural juegan un papel
desencadenante, mediatizador y determinante en el surgimiento de estos procesos,
ha ido estructurando un camino semejante al que se observa efe el diagnóstico del
desarrollo. Lo biológico parece ser una condición necesaria pero no suficiente y es
precisamente lo social y lo cultural lo que viene a constituirse también en necesario y
sobre todo, suficiente.
Los estudios de Thomas y otros, ofrecen datos muy elocuentes sobre esta compleja
interrelación que produce los trastornos de la conducta en los niños y jóvenes16.
Resulta importante destacar que, como señaló Vygotsky, en la interrelación de los
conocimientos aportados por la Psicología del desarrollo normal y el patológico, se
puede encontrar una de las estrategias metodológicas para construir e integrar el
conocimiento que mejor pudiera explicar el fenómeno de lo psíquico17, por ello el
empleo del método clínico en la Psicología Clínica, tiene una gran utilidad para los
campos del desarrollo, lo social, lo laboral y lo comunitario en proceso de diagnóstico
psicológico y la intervención o sea, el estudio y conocimiento retrospectivo del sujeto
que se diagnostica, la dinámica histórica del proceso, del sujeto anterior, se constituye
en una fuente esencial de datos que facilitan la construcción de explicaciones sobre lo
que en el sujeto se evalúa y diagnostica se encuentra formado, en proceso de
formación, deformado o alterado.
Es precisamente en este aporte de la clínica que se detiene e insiste Vygotsky cuando
señala que en el proceso de diagnóstico del desarrollo, es esencial reconstruir la
historia de la dinámica anterior del desarrollo. Conocer que ha determinado qué en el
sujeto que se encuentra delante del investigador, se hayan formado o no las
estructuras psicológicas correspondientes 18.
Es el contenido de esta dinámica donde se encuentran las ideas esenciales para
construir posible explicación del problema objeto del diagnóstico y las pautas de la
intervención futura, contribuyendo a promover el cambio, remodelación o
reestructuración del sistema de relaciones interpersonales, de estimulación y
educación que influyen sobre el sujeto, así como su imagen y representación de sí
mismo y de lo que le rodea.
Por último, la concepción que a nuestro juicio resume e integra, como se ha venido
sugiriendo, lo mejor acerca de una explicación sobre el desarrollo y el papel que
desempeñan, lo biológico, lo social y cultural y lo psicológico individual que se va
estructurando en el sujeto, es la concepción histórico-cultural del desarrollo de la
psiquis.
Esta concepción parte de la naturaleza y condición biológica del ser humano y que sin
ella no hubiera sido posible concebir el surgimiento de lo psíquico, lo subjetivo, la
conciencia. Sin embargo, postula que a partir de esta posibilidad ello -lo psíquico- se
convierte en realidad sólo cuando el ser humano es afectado por lo social y lo cultural
a través de lo históricamente concebido y elaborado, por lo tanto lo psíquico es la
resultante compleja de la interrelación de las condiciones biológicas y sociales y
culturales sobre el ser humano.
Se niega que lo psíquico tenga un embrión biológico y que este se desarrolle por la
estimulación externa. Lo psíquico es un producto nuevo, es una nueva cualidad que
surge o se construye a partir de las condiciones internas y externas, lo biológico y lo
social y cultural pero, no posee la naturaleza de ninguna de las dos, por lo tanto la
explicación de su esencia hay que buscarla en ella misma y su historia.
La concepción Histórico-cultural, por tanto, toma en cuenta el valor de lo biológico,
pero sólo como condición necesaria, donde se explican los mecanismos fisiológicos
básicos que permiten que "la maquinaria" psíquica se vaya construyendo a partir de
los procesos interpersonales y de la apropiación de la cultura a través de la acción de
los otros y del propio sujeto.
El producto de estas relaciones interpersonales, determinado por lo individual ya
formado en el sujeto o en proceso de formación, es lo que se va convirtiendo en
estructuras psicológicas personales como los procesos perceptuales, el lenguaje, el
pensamiento, la inteligencia, la conciencia, la autoconciencia y la personalidad, entre
otras estructuras de esta naturaleza.
La concepción Histórico-cultural reconoce los reflejos incondicionados, llamados por
otros, con diferentes formas de determinación del desarrollo psíquico posterior del
sujeto como, instintos, potencialidades e impulsos, entre otros conceptos. Los reflejos
incondicionados y las potencialidades para lo histórico-cultural son básicas e
importantes, pero ellas están todavía a un nivel biológico y se constituyen sólo en
premisas, no determinantes, de lo que posteriormente aprende, se apropia y
construye el sujeto en su comunicación y actividad con los "otros" a todo lo largo de
su existencia social y cultural, que serían las estructuras psicológicas y que
conformaría la nueva cualidad, la psiquis humana.
Lo genuinamente psicológico, lo interno en el sujeto, primero fue externo, lo realizó
en la actividad y la comunicación humana, interpersonalmente y se fue interiorizando
a través de los procesos de apropiación y conformando las estructuras psicológicas
internas que adquieren autonomía, llegando a ser ellas mismas, el propio sujeto
consciente de lo que ocurre y significa este tipo de funcionamiento, llegando a
modelarlo y garantizar su autodesarrollo (la metacognición en los cognitivistas, la
autoconciencia y la autoeducación en la psicología de orientación marxista). Esta
concepción del desarrollo y formación de lo psíquico brinda una adecuada cobertura
para comprender y explicar tanto los procesos de formación patológicos como los no
patológicos.
En el proceso de formación de la personalidad, en resumen de la subjetividad humana
y por lo tanto, se constituye en el punto de partida para concebir una adecuada
orientación del proceso de evaluación y diagnóstico de determinados aspectos del
desarrollo y la formación del ser humano.
Con esta concepción como base en la realización del diagnóstico, los métodos
tradicionales y los datos que a través de ellos se obtienen alcanzan una dimensión
diferente, porque la explicación de su existencia es de otra naturaleza y por lo tanto se
validan los instrumentos de otra manera y por fin, adquieren el valor que les
corresponde. De igual manera se le plantea a la metodología del diagnóstico, nuevas
exigencias en cuanto a los procedimientos para la búsqueda de información y los
modos de hacer las interpretaciones y explicaciones de los hechos que se produzcan.

2. Terapia
- En psicología se le denomina psicoterapia
- Ya ustedes colocaron una definición a la psicoterapia recuerdan ……
- Es el tratamiento que tiene como objetivo el cambio de pensamientos,
sentimientos y conductas.
- Es un método terapéutico dirigido a personas enfermas (intervención
psicopatológica en la cual se presentan alteraciones).
- La psicoterapia está en función al diagnóstico que se ha formulado, es por
ello que nos hemos demorado tanto para tratar este tema.
- Para ello deben de ser utilizadas las técnicas psicoterapéuticas conocidas
según cada teoría y más recomendables en beneficio del paciente.
- No se debe ser dogmático (tendencia a asumir ciertos principios o doctrinas
de un modo absoluto y tajante) el psicoterapeuta.
- Tampoco ayuda mucho el ecléctico (basarse en múltiples teóricas, estilos
ideas para obtener información complementaria de un tema, o aplica
diferentes teorías en casos particulares), aunque en la actualidad se utilizan
y revisan varias teorías y técnicas, tenemos que ser cuidadosos y cautos
para saber y aprender a mezclarlas.
- Las técnicas psicoterapéuticas deben estar vinculadas a los postulados
teóricos de la psicología.
3. Pronóstico
- El psicólogo dirá sobre la evolución del problema cuadro psicológico o
situación de la personalidad.
- Debe de reconocer las diferencias que encuentra.
- Es el juicio que forma el psicólogo respecto a los cambios que pueden
sobrevenir durante el curso de la enfermedad, sobre su duración y
determinación por los síntomas.
- Permite realizar las interconsultas necesarias.
- Interviene aquí la ética profesional.
4. Informe
- Para ello ustedes ya realizaron en el curso de psicología clínica cómo hacer
su informe psicológico, por lo tanto sólo para repaso revisarán en su guía
de psicoterapia el modelo de informe psicológico.
- De la misma forma revisarán la guía para el modelo del plan
psicoterapéutico.

Hecho esto pues ahora pasaremos a conocer como realizaremos la atención propiamente
dicha, confío en sus capacidades, sé que si desconocen algo lo preguntarán o buscarán
información, pues de aquí en adelante ustedes utilizarán las herramientas que poseen
para tomar decisiones y resolver los problemas que se les presenten, pues alcanzaron la
madurez académica que se requiere para atender pacientes razón fundamental por la que
eligieron ésta carrera, sólo confíen en ustedes y miren hacia atrás resaltando lo positivo
que han conseguido, lo valioso que son y que tanto esfuerzo y sacrificio de aquí en
adelante pues dará fruto, y serán ustedes los que a partir de ahora engrandezcan a su
escuela con el ejemplo y que se sientan orgullosos de la universidad a la que ustedes
representan.

A partir de ahora pondrán en práctica todo su trabajo ético, así que sin rencillas, ni grupos,
ni individualismo pues en este curso realmente se trabajará en equipo para el beneficio
del paciente, y de ahora en adelante se buscará trabajar con otros profesionales, así que si
tiene algún temor o problema en lo personal es momento de buscar y continuar con la
ayuda psicológica requerida.

RELACIÓN TERAPÉUTICA

- La relación terapéutica juega un papel importante fundamental al éxito de la


terapia. Por lo que la psicoterapia no puede desvincular del tipo de relación
interpersonal que se establece entre terapeuta y paciente, es allí que se determina
el éxito en base a la alianza terapéutica que explicaremos más adelante.
- La relación terapéutica se centra en los problemas y las necesidades del paciente a
partir de su demanda, que es el motivo de consulta.
- Para ampliar sus conocimientos leerán el siguiente artículo y responderán la tarea
al final.
Factores personales en la relación terapéutica

Personal factors in therapeutic relationship

Ana García Laborda1, J. Carlos Rodríguez Rodríguez2

1 Enfermera, especialista en Salud Mental Socióloga, Antropóloga Centro de Salud


Mental de Parla (Madrid).
2 Sociólogo, Antropólogo Ministerio de Justicia. 

RESUMEN

El principal instrumento de trabajo en Salud Mental es la relación con otro, pero ésta
está mediatizada por la posición tanto del observador como del observado. Toda
ciencia en situación de observación se compone al menos de cuatro elementos: el
observador, los fenómenos observados, la información buscada y el papel del
observador. Los principales factores personales del profesional son: la orientación
teórica, el uso del lenguaje, variables sociológicas e individuales.
El artículo trata de reflejar todas estas variables y sus relaciones, para recordar a los
profesionales la necesidad de controlarlas con el fin de paliar sus efectos, evitando el
sesgo en la información recogida.

Palabras claves: Relación terapéutica, Factores personales. Intersubjetividad.

ABSTRACT

Relationship with the other is the main instrument working in Mental Health Services,
but it depends of the position of both observer and observed person. Every science
that use observation consider four elements: the observer, the observed facts, the
searched information and observer rol. Main personal factors of the professional are:
theorical formation, language use and sociological and individual variables.
This article describe these variables and their relations, to remember professionals that
they must control them to palliate the effects, avoiding the bias when obtaining
information.

Key words: therapeutics relationship, personal factors, intersubjectivity.

La relación terapéutica la podemos contemplar como una negociación intersubjetiva en


la que a través del discurso que se establece entre terapeuta y paciente se va
construyendo-reconstruyendo el binomio salud-enfermedad (1). Las enfermeras, como
otros profesionales de la salud mental, nos instrumentalizamos para llegar al otro, ya
que en gran parte con lo que trabajamos es con la relación, que en si misma es fuente
de cuidados.
Si la relación es fuente de cuidados debería, como cualquier otra técnica, ser
sistematizada para poderla aplicar correctamente (2, 3). Uno de los problemas que se
nos presentan es la influencia de lo personal en lo profesional, y como ésta influye en
las observaciones, así como ver que controles son necesarios para que se produzca el
menor sesgo posible en la observación/relación.

La influencia del observador en los fenómenos observados ha sido siempre un tema


presente en la filosofía y la ciencia (4), siendo múltiples los postulados en la relación
sujeto-objeto ya sea de manera implícita o explicita, esta preocupación se acrecienta
con la física newtoniana y se pone en primer plano con el pensamiento postmoderno al
hacer explicito el carácter dialéctico e interpretativo de la relación observador-
observado.

Toda ciencia en situación de observación se compone de los siguientes elementos (5)


(Figura 1):

- El observador (lo personal)


- Los fenómenos observados (la información)
- La información buscada (los datos)
- El papel del observador (lo profesional)

Factores personales

Como toda relación el discurso enfermera-paciente se produce en el encuentro


intersubjetivo entre dos agentes sociales cada uno de los cuales aporta sus propios
valores, cualidades y biografía personal, todo ello en el marco de determinado medio
social y cultural. Hay que tener en cuenta que la enfermera no solo tiene una historia
personal y un modo de ser especifico, sino que también pertenece a un sistema
cultural de referencia en el que ha sido socializada y a un subsistema profesional.

Toda observación entraña la eliminación de cierta información, selección de los


contenidos y valoración de los datos obtenidos, esto quiere decir que siempre hay una
interpretación inevitable del discurso del otro. Los principales elementos de los factores
personales en el profesional son (5) (Figura 2):

· La orientación teórica
· El uso del leguaje
· Variables socio-culturales

1. La orientación teórica

Se trata del enfoque particular que tiene el observador al seleccionar determinados


contenidos y no otros. La sistematización de la subcultura profesional se trasmite a los
nuevos miembros a través de una cuidadosa educación y se controla mediante normas
de práctica profesional.

Cada uno de los profesionales en el desempeño de su función, desarrolla lo que


podemos denominar una "persona profesional" (6), un grupo de formas características
de seleccionar y ordenar las percepciones que trata profesionalmente, concentrándose
sobre ciertos aspectos de la situación vital. La conducta de un profesional está influida
fundamentalmente por esta "persona profesional", que determinará en gran medida lo
que observa, lo que percibe, las prioridades y las vías de intervención que considere
adecuadas. Las cuestiones accesorias dependerán del carácter individual y de las
experiencias de su "persona profesional".

2. El uso del lenguaje

Habitualmente se entiende por comunicación un intercambio de información (ideas,


pensamiento, etc) entre dos o más personas, pero además la comunicación es una
trasmisión de afectos, una interacción personal y una interacción social. En este
proceso no interviene el lenguaje (lo objetivo) sino que el profesional es el instrumento
en que se refleja el habla (lo subjetivo) del paciente.
Smith estudió (7) las emociones negativas de los profesionales, siendo las más
frecuentes: miedo a dañar el paciente, miedo a perder el control de la situación,
ansiedad derivada de la necesidad de desempeñar el rol sanitario con corrección y
miedo a tener el mismo problema o enfermedad que el paciente.

Estas emociones dan lugar a ciertas conductas: evitación de ciertos temas, control
sobre el paciente, tentativas de agradar, distanciamiento o desresponsabilización, falta
de respeto o sensibilidad y actitud seductora. Las principales características de una
adecuada comunicación enfermera-paciente son (7, 8): empatía, respeto, concreción y
escucha activa.

Empatía. Se puede definir como la capacidad de ponerse en lugar del otro, comprender
las vivencias del paciente desde los propios supuestos de este (9), y trasmitirle esta
comprensión de un modo que pueda comprender. El profesional no solo debe entender
lo que el otro le dice, sino el sentido que para él tiene.

La empatía supone calidez en la relación, esto es, proximidad afectiva en la relación.


Esta proximidad afectiva que debe modularse en función de distintas personas y
situaciones para no perder la distancia terapéutica.

Respeto. Significa aceptar incondicionalmente al otro sin realizar juicios de valor,


haciéndole saber que es en función de sus propias vivencias y valores con los que
vamos a evaluar la situación, favoreciendo que el paciente ponga en marcha sus
propios recursos para afrontarla. A través de la categorización diferida el profesional
suspende su propia categorización y realiza "una lectura de lo real mediatizada por lo
dicho por el paciente donde se relativizan los conceptos y categorías profesionales"
(10).

El respeto lleva aparejado por parte del profesional el ejercicio de la asertividad, que
supone el desempeño pleno de los derechos y deberes inherentes a un determinado rol
social.

Concreción. Es la capacidad del profesional de delimitar los objetivos de ambos en la


relación, para que esta se desarrolle de forma inteligible para ambos. Los objetivos de
terapeuta y paciente vienen delimitados por los modelos de relación que construyen
entre los dos, y que a su vez vienen guiados por los valores dominantes del sistema
social y del subsistema sanitario, que puede adoptar distintos valores en los diferentes
momentos históricos y las distintas culturas.

Gutiérrez (11) señala cuatro modelos de relación:

· Paternalista. El profesional tiene obligaciones, en el caso del enfermero la aplicación


de técnicas (12) y el paciente adopta una actitud positiva, tiene necesidades.

· Consumista. En este modelo el profesional sigue teniendo obligaciones y el paciente


derechos, pero ya no debe adoptar un papel puramente pasivo, puede quejarse si no
está satisfecho.

· De colaboración. Profesional y paciente tienen derechos y obligaciones, las de


mandas de este último pueden romper la relación.
· De autonomía. Ambos tienen derechos y obligaciones y ambos pueden reclamar.

La divergencia en los modelos adoptados por cada uno de las partes origina no pocas
dificultades.

Escucha activa. La escucha activa hace referencia a la comunicación bidireccional entre


terapeuta y paciente, de tal manera que el último sienta que está siendo escuchado.
Para ello debemos mostrar atención y comprensión tanto lógica como emocional en la
interacción a través tanto de la conducta verbal como de la no verbal.

Los principales obstáculos para la escucha activa provienen de tres áreas:

- Del ambiente físico: cansancio, ruido, etc.


- Emocional. Derivados de los propios sentimientos del terapeuta.
- Cognitivos. Derivados de prejuicios ideológicos, éticos, culturales, etc.

3. Variables socioculturales

Los más conocidos son la edad, el género y la etnia, cualquiera de ellas tiene una gran
influencia. Existen otras variables como es el estatus o clase social, o la situación
política o económica del país (5).

Los componentes del medio en que vive el profesional actúan a través de valores y
tradiciones introyectadas que proporcionan los elementos para resolver las situaciones
de manera aceptable mediante instituciones comunitarias, que apoyan ciertas líneas de
acción que la cultura en cuestión sostiene como exitosas en la mayor parte de los
casos.

Existe un amplio margen de elección en las reglas culturales para la resolución de


problemas, pero este margen se estrecha cuando entramos en las subculturas
particulares. El profesional debe satisfacer tanto las necesidades del individuo, como
permitirle seguir siendo un miembro aceptable de los diferentes grupos a que pueden
pertenecer (6).

4. Variables individuales

Las características de la personalidad tienen que ver con la organización interna y se


manifiestan a través de la conducta y la apariencia (Muñoz Vallejo). Estas
características tienen una incidencia nada desdeñable en la actividad profesional.

La enfermera debe conocerse, tener una capacidad de introspección, tener conciencia


de sus propios valores y prejuicios, así como de sus debilidades y fuerzas. A pesar de
ello, se suele responder inconscientemente en los contextos emocionalmente cargados
o sea, con el lado emocional de la personalidad. Dos características importantes de la
personalidad del terapeuta son:

- Rigidez en el mantenimiento de los propios esquemas.

- Que atribuya a causas internas o externas las consecuencias de sus propias acciones.
La enfermera debe tener (2,5) un buen nivel de adaptabilidad a contextos nuevos, ser
sociable, tener capacidad de empatía, tener habilidades sociales para establecer
relaciones humanas, así como conocer y saber manejar las reglas del juego social.
Además debe ser capaz de poner en suspenso los propios juicios de valor a través la
categorización diferida (9) "una lectura de lo real mediatizada por lo dicho por el
paciente donde se relativizan los conceptos y categorías del profesional" para ello el
terapeuta utiliza la atención flotante, una manera de escuchar consistente en no
privilegiar de antemano ningún punto del discurso. Otras características igualmente
importantes son (13) la edad, el género, la clase social, el estatus, el control
emocional, el nivel intelectual, la orientación política, etc.

En un intento de minimizar la influencia del observador todas las ciencias han


articulado métodos concretos de control. Algunos posibles controles para las variables
personales del terapeuta podrían ser:

- Entrenamiento y terapia psicológica.


- Trabajo en equipo (3)
- Supervisiones.
- Grupos Balint

Con todo, lo personal en la relación terapéutica no desaparece ni se deja de lado, sino


que se trasforma y se controla.

Resumiendo si aceptamos que la enfermera debe usar como instrumental fundamental


su propia persona, pasa a primer plano la importancia de la relación y la búsqueda de
datos, que le permitan fundar positivamente una buena relación con el paciente y
conseguir datos de forma estructurada y enfocados a la resolución de los problemas de
salud del paciente. Para ello es muy importante que la enfermera tome conciencia
tanto de los distintos roles puestos en juego en la entrevista de enfermería, como de la
influencia de los sesgos que inevitablemente se producirán en la recogida de
información, que nos suministra el paciente, aplicando un concienzudo análisis de sus
propios valores, prejuicios y estilo de vida la enfermera puede, si no obviar estos, por
lo menos minimizar el sesgo producido en el proceso de transformar la información en
datos útiles para entrevista.

 ENCUADRE TERAPÉUTICO

Conjunto de reglas que permiten hacer viable la psicoterapia.

- El encuadre terapéutico externo engloba: lugar donde se hace la terapia, duración


y frecuencia de las sesiones, horarios, etc, no es recomendable tener otro tipo de
relación (personal, comercial, profesional) fuera de las sesiones, por lo que no
debemos tratar a familiares y amigos con los que se tiene una relación previa.
- El encuadre terapéutico interno, se refiere a las actitudes del terapeuta necesarias
para una relación que favorezca el proceso de cambio.
- La esencia de la psicoterapia es la relación humana especialmente ideada para
transmitir una experiencia, que origine cambios constructivos en el auto-concepto
y la conducta del paciente. La relación entre el especialista y el paciente, una muy
personal en un contexto muy impersonal, forma la base del esfuerzo terapéutico.
- El principio de cualquier modalidad de psicoterapia dinámica es la habilidad del
terapeuta para escuchar y las metas son ayudar al paciente a conseguir una mayor
independencia y autoconfianza, así como promover una mayor satisfacción e
intimidad en las relaciones humanas.
- El paciente tiene la esperanza de una relación de amor y apoyo detrás de sus
ansiedades y mecanismos de autoprotección y esta esperanza lo mantiene a flote.
Frente a esta búsqueda, la actitud del terapeuta debería reflejar interés, respeto,
deseo de no herir, ausencia de crítica y enjuiciamiento moral, y un compromiso
genuino de ayudar, dentro de los límites establecidos por el rol terapéutico y como
ser humano. Más ayuda al especialista cuando se muestra receptivo, callado,
armónico y tratando de entender qué quiere comunicar el paciente
simbólicamente o disfrazándolo.
- La postura del terapeuta debería ser expectante, estar preparado no sólo para
observar sino también para experimentar y estar preparado para llegar a
implicarse en el guión interpersonal montado por el paciente. El reto básico es
captar qué está el paciente comunicando o actuando ya que no se debe olvidar
que en la sesión los comentarios van dirigidos al terapeuta como persona
significativa. Ninguna de sus comunicaciones se debe considerar trivial.
- A veces, la comunicación inicial del paciente, introduce al tema de la sesión. En
otros casos puede demorar o incluso no aparecer en la comunicación verbal
porque el paciente se encuentra muy a la defensiva. En estos casos, el profesional
debe escrutar con agudeza particular la naturaleza de la transacción en la que está
participando.
- El poder del terapeuta está limitado, ya que en ocasiones los significados
connotativos de las comunicaciones del paciente son difíciles de identificar. El
profesional cree entender el conflicto pero no considera oportuno señalarlo por las
resistencias del paciente, o el terapeuta considera que no tiene el poder para
ayudarlo.
- Frente a estos dilemas, es importante tener en cuenta las siguientes reglas:
- Resistir el furor por sanar.
- Resistir la tentación de hacer algo por presión del paciente.
- Resistir los sentimientos de omnipotencia.
- Guardar silencio si no está seguro de las razones para decir algo.
- Cerciorarse de que las evidencias son razonablemente adecuadas y considerar
hipótesis alternas.
- Evitar la jerga clínica.
- Por encima de todo, tener presente que la psicoterapia es una relación humana y
por eso la razón fundamental para ayudar al paciente es su propia humanidad.
- La esencia del cambio psicoterapéutico no es la comprensión por parte del
paciente de algunos principios abstractos, sino el resultado de una experiencia
humana en la que se sienta comprendido y en la que se den significados nuevos a
esta comprensión.
ACTITUDES RECOMENDADAS PARA LA ESCUCHA TERAPÉUTICA.
Respeto del terapeuta por el paciente.
- La actitud del terapeuta debe ser la de un adulto razonable, maduro y compañero
de confianza que fomente una relación simétrica entre iguales, dejando cualquier
postura moralista. El paciente no debe considerar que es tratado como un objeto,
como un organismo a tratar o como un portador de un desorden o enfermedad.
- Esto conlleva el respeto del rol profesional, lo que significa que el terapeuta no
concede favores especiales ni tampoco espera alguno. El paciente nunca deberá
ser mimado o echado a perder por ser tratado como alguien especial.
Escucha empática
- Debe existir un esfuerzo constante por entender los sentimientos, ansiedades,
luchas y preocupaciones del paciente. La empatía es la única herramienta humana
y técnica y la más importante de entre las que dispone el profesional.
- En la escucha empática, se deja la iniciativa al paciente tan a menudo como se
pueda, para que haga sus propios descubrimientos. El profesional se mantiene en
silencio hasta tener la convicción razonable de que se entiende lo que el paciente
busca comunicar. Se escuchan los temas que se presenten en la sesión y si no
parece surgir alguno se puede expresar eso al paciente para conseguir su
colaboración.
- También, el profesional debe estar atento pero comunicando una actitud relajada.
Debe ser conciso en sus comunicaciones pero no monosilábico. Debe resistir la
tentación de mostrarse listo y evitar las sentencias dogmáticas.
- Nunca se deben efectuar comentarios que rebajen la autoestima del paciente y
más bien se debe tener cuidado de fortalecerla, no competir con el paciente en
área alguna y ser completamente honesto.

ALIANZA TERAPÉUTICA

Empezaremos mencionando a Bordin (1979) quien propone el concepto de alianza


terapéutica como elemento indispensable en psicoterapia, tiene origen en el psicoanálisis
y se refiere a:

- El vínculo entre terapeuta y cliente: “el tono emocional de la vivencia que el cliente
tiene del terapeuta” es decir el proceso terapéutico es influenciado intensamente
por el vínculo establecido entre terapeuta y cliente (cálido, comprensivo, distante).
- Los objetivos del terapeuta y el cliente: deben estar en consonancia, a veces el
paciente solo quiere aliviar el síntoma mientras el terapeuta analiza a profundidad
el problema o tratar las causas, ambos deben estar de acuerdo en los objetivos a
alcanzar en terapia.
Ejm: el paciente quiere solucionar el miedo a hablar en público, el terapeuta
considera tratar el origen de su ansiedad relacionada a los conflictos intrapsíquicos
de la infancia y mecanismos de defensa.
- En cuanto a las tareas, ambos deben estar de acuerdo, el paciente deberá
entender por qué lo hace y en que le ayuda.
- Para que una relación terapéutica sea eficaz, tanto el terapeuta como el paciente
tienen que ser conscientes del lugar que ocupan. El terapeuta debe crear un clima,
una atmósfera, que favorezca el cambio, y debe compartir con el paciente la
responsabilidad de lograr ese cambio con el esfuerzo que implica a ambos, en
muchos casos se aplica un contrato.

Con toda ésta información espero que haya quedado un poco más claro cómo se inicia la
atención y el rol del terapeuta en todo momento.