Вы находитесь на странице: 1из 26

COPIA NO COMERCIAL

COPIA NO COMERCIAL
COPIA NO COMERCIAL

El Diablo sabe mi nombre


COPIA NO COMERCIAL

Jacinta Escudos es salvadoreña. Escribe novela, cuento, crónica


y ensayo. Se alzó ganadora de los X Juegos Florales de El Salva-
dor 2001, rama cuento, con el libro Crónicas para sentimentales, y
del I Premio Centroamericano de Novela Mario Monteforte Toledo
(2003), con su novela A-B-Sudario. Sus textos se han traducido al
inglés, alemán y francés. Aparece en numerosas antologías de Amé-
rica Latina, Estados Unidos y Europa. Ha vivido en Alemania, Costa
Rica y Nicaragua. Desde el 2010 vive de nuevo en El Salvador, donde
imparte talleres literarios. Desde hace once años escribe su colum-
na quincenal «Gabinete Caligari» en el periódico La Prensa Gráfica.
Puede accederse a dichas columnas y otros trabajos de la autora en
su página web jescudos.com.

6
COPIA NO COMERCIAL

fotografia: Juan José Gómez 7


COPIA NO COMERCIAL
COPIA NO COMERCIAL

El Diablo sabe mi nombre

Jacinta Escudos
COPIA NO COMERCIAL
Autora Jacinta Escudos
Corrección de Gemma Deza Guil
Diseño de la colección y maquetación Rosa Llop
Imagen de cubierta: Escif
Impresión Artes Gráficas Cofás.
Printed in Spain

Edición consonni
C/ Conde Mirasol 13-LJ1D,
48003 Bilbao.
www.consonni.org

Primera edición:
septiembre de 2019, Bilbao.

ISBN: 978-84-16205-49-3
Depósito legal: BI-1210-19

Esta obra está sujeta a la licencia Reconocimiento


- NoComercial - SinObraDerivada 4.0 Internacional
(CC BY-NC-ND 4.0). Los textos, traducciones e
imágenes pertenecen a sus autoras/es.

consonni es una editorial con un espacio cultural


independiente en el barrio bilbaíno de San Fran-
cisco. Desde 1996 producimos cultura crítica y en
la actualidad apostamos por la palabra escrita y
también susurrada, oída, silenciada, declamada;
la palabra hecha acción, hecha cuerpo. Desde el
campo expandido del arte, la literatura, la radio y
la educación, ambicionamos afectar el mundo que
habitamos y afectarnos por él.
COPIA NO COMERCIAL

Índice

Memoria de Siam 13

El espacio de las cosas 23

Días del fin 27

Cabeza de serpientes 39

Muerto al lado de mí mismo 43

El loco 51

El Diablo sabe mi nombre 53

Les loups 63

El árbol de serpientes 69

El placer 79

Yo, cocodrilo 81

Película japonesa de los años 60 87

Fetiche de un naufragio 101

La flor del Espíritu Santo 105


COPIA NO COMERCIAL

12
COPIA NO COMERCIAL

Memoria de Siam

Al conocerte, me convertí en hombre.


No sé qué proceso mágico ocurrió en mi cuerpo. Pero es-
toy seguro de que durante 33 años, antes de conocerte, en el
momento justo en que te vi pasar cerca de mí, recostada en tu
litera por aquel camino de los reinos de Siam, yo era todavía
una mujer.
Me enamoré de ti al instante. Pero, para amarte, mi cuer-
po decidió convertirse en masculino. El proceso no fue do-
loroso. Sentí un leve mareo y tuve que agachar la cabeza un
poco porque sentí que me hundía, lentamente, en un agujero.
La piel entera me hormigueó y sentí mis genitales de mujer
agitarse, con palpitaciones de orgasmo.

13
COPIA NO COMERCIAL

Cerré los ojos un momento. Y cuando volví a abrirlos,


supe que ya no era la misma persona. O, mejor dicho, seguía
siendo yo misma, pero mi cuerpo era diferente, nuevo y lim-
pio. Desde ese minuto, la naturaleza me convirtió en hombre.
Alcé mis ojos y te descubrí de nuevo. Ibas medio desnuda,
apenas tapada por sedas transparentes. Llevabas el torso des-
cubierto y mostrabas al aire tus dos senos blancos, redondos
y perfectos. Al verte, te deseé. Me enamoraron tus pechos, de
los cuales no podía apartar la mirada.
Tú viajabas por el mismo estrecho camino que nosotros.
Tus sirvientes caminaban ágiles con tu peso al hombro. Los
míos, un poco más torpes, caminaban detrás de los tuyos, a
cierta distancia, sin poder alcanzarte.
—¡Más rápido! —grité desesperado, buscando con la mano
el látigo, quitándome el vestido, arrancándomelo del cuerpo
con furia, entrando en una camisa blanca y mirándote, todo
al mismo tiempo.
Foster, mi primo y compañero de viaje, bastante ebrio e
imperturbado ante mi súbito cambio de sexo, se divertía con
la persecución que mis sirvientes hacían de los tuyos. Pero
no decía nada. Solo nos miraba desde su litera, que caminaba
paralela a la mía. Te miraba a ti, luego a mí, sonreía en silen-
cio y daba un trago de la botella que llevaba entre las manos.
No te dabas cuenta de nada. ¿O fingías? No lo sé. Pero en
algún momento tu rostro volteó para verme. Eran tan negros
tus ojos que tu mirada parecía llena de cuervos y gatos.
Sonreíste. Hasta ese momento no me di cuenta de que
eras una prostituta. Porque ¿qué mujer decente viajaría en

14
COPIA NO COMERCIAL

su litera abierta con el pecho al descubierto y le sonreiría a


un extraño de piel blanca como yo? Merecerías el desprecio
de los hombres, las infamias que de seguro te dicen mientras
toman tu cuerpo y tiran un par de monedas sobre tu lecho.
Pero yo no podía pensar con claridad. Mi vida toda se
paralizó y mis ojos no miraban más allá de tu cuerpo. Una
sola idea ocupaba mi mente: alcanzarte. Y entonces tocarte,
tenerte.
Mientras mis sirvientes caminaban un poco más rápido,
tú volteabas a verme, divertida por la persecución. Te reías
contigo misma y entonces te tapabas la boca con un velo
negro. Tapabas tus labios y no te molestabas en taparte los
senos. Gracias a Dios y a Buda. Porque tus senos eran en ese
momento el único motivo válido de mi vida. Alcanzarlos, mi
única esperanza y salvación.
Entonces comenzaste tu juego. Tu juego de pantera en
cacería. Fingías probar diferentes sedas sobre tu pecho. Te
cubrías con telas de colores, y aún a través de las telas, del
fino tejido de las mismas, podía ver el perfil redondo de
tus senos asomar por tu costado, moverse ligeramente por
el vaivén de la litera. Me desesperaba tu juego, tu afán por
ocultar la belleza de tu cuerpo.
—¿No te parece un paisaje espléndido? —preguntó Foster.
Yo contesté que sí, pero ambos hablábamos, obviamente,
de paisajes diferentes. Él hablaba del camino, de los árboles,
de la selva y los campos de arroz que se encontraban a unos
pasos de distancia, mientras que yo no tenía ojos para nada
que no fueras tú jugando con tus telas.

15
COPIA NO COMERCIAL

¡Cómo sufrí en esos momentos! ¡Cómo quise tirarme de la


litera, correr y saltar a la tuya, tomarte allí mismo, a la orilla
del camino, robarte, esconderte en una cueva, amarrarte al
mástil de un barco, guardarte en mi camarote como un objeto
precioso, encerrarte en un cofre que solo yo pudiera abrir!
Pero mi nueva condición de caballero me impedía tales
arrebatos. O acaso, y mejor dicho, me lo impedía mi extraña
condición de transmutado. Algo de mi timidez de mujer perma-
necía en mí aún, supongo. Si supieras el dolor que sentí en el
pecho, la ansiedad que parecía un hierro candente, taladrador,
asfixiante y que tenía su representación absoluta en el miembro
viril que sentía, tieso y crecido, en mi entrepierna.
Lo toqué y lo descubrí allí, con sorpresa, júbilo y curiosi-
dad. Pensé que me dedicaría a estudiarlo después, con calma,
cuando estuviera a solas y me sentara a reflexionar sobre mi
nueva condición de hombre. No terminaba de tomar con-
ciencia plena de que aquel apéndice lo cambiaba todo en mi
vida. Todo.
Fue entonces cuando reflexioné un poco sobre mi inusual
condición. ¿Qué haría contigo? ¿Y qué pasaría conmigo mis-
mo? Todo ocurría tan rápido, los cambios de mi cuerpo, el
cambio de mi propia mente y de la vida en general.
Corría el aciago año de 1767. Ayuthia, la capital del reino
de Siam durante los últimos cuatro siglos, acababa de ser
destruida por los birmanos tras dos años de acoso constante.
El Gran General Phaya Takh Sin intentaba juntar a los sobre-
vivientes de su ejército para organizar la resistencia-, mien-
tras los birmanos avanzaban a la conquista del resto del reino.

16
COPIA NO COMERCIAL

Yo y Foster, al igual que muchos otros, intentábamos huir


de aquel infierno para tomar un barco y regresar a Inglate-
rra. Nuestra meta era alcanzarlo en el puerto de Krung Thep,
lugar que se rumoraba sería la nueva capital. Lo habíamos
perdido todo. Atrás habíamos dejado nuestras pertenencias,
nuestras plantaciones de arroz, nuestros árboles de pan, de
coco y de mango.
Con apenas unas pocas prendas y algunos ahorros en los
bolsillos, el futuro se presentaba por demás incierto. Y para
colmo, de súbito, yo me había convertido en un hombre que
se había enamorado desesperadamente de una prostituta sia-
mesa y la perseguía sin tregua por los bucólicos caminos de
un reino a punto de derrumbarse.
En mi improvisada condición de hombre, era virgen a
los amores de cama con una mujer. Y lo que yo sentía, lo que
yo verdadera y únicamente quería, era tu carne. ¡Al diablo
con los sentimientos, las promesas, las palabras! No me im-
portaban el tono de tu voz, tu conversación, tu cultura ni tus
buenos modales. Tampoco me importaba amar ahora a una
mujer, cuando hasta apenas hacía unas semanas me gustaba
pensar que llegaría a casarme con un hombre y darle hijos.
Mi persecución era para llegar hasta tu lengua, hasta tus
pezones, hasta la blancura de tu vientre, al misterio de tu om-
bligo, a la humedad de tu sexo escondido entre vellos y flores.
Llegar a tu cuerpo de mujer desde mi recién estrenado cuerpo
de hombre. Quise tu olor, tu sabor excitando mi saliva, tu dien-
te marcando mis brazos, tatuando mi cuerpo de aventurero
sin destino.

17
COPIA NO COMERCIAL

No me importaba nada más. No me preocupó mi sino. Solo


existía el ahora de tu cuerpo, insinuándose despiadado desde
la litera vecina.
—¿Cómo te llamas? —me atreví a gritarte, como si tu nom-
bre pudiera importar, cambiar alguna cosa.
Tú sonreíste (cómo quise pasear entonces mi lengua por
tus dientes), y le susurraste algo a uno de tus sirvientes. Este
vino corriendo hacia mí y alzando su rostro me dijo:
—Sunyi.
Sunyi, Sunyi, Sunyi. La voz del hombre resonó en mi cabe-
za como el sonido de un gong, como el golpe de un gigantesco
martillo. Alcé mi rostro, alborozado, en éxtasis pleno. Ahora
tenías un nombre. Tus sirvientes caminaban más despacio y
mi litera casi rozaba la tuya. Pero no eran pertinentes las pa-
labras. Suficiente descaro tenía yo al perseguirte así por los
caminos. Y ahora que te tenía tan cerca, no podía ni hablarte,
no me salía la voz.
Todos los que nos acompañaban imaginaban lo que pa-
saría. Noté a un par de sirvientes tuyos cuchicheando, riendo,
mirándose entre sí y mirándonos a ambos. Estarían acostum-
brados, pensé, a estas situaciones y, sin embargo, se divertían
como niños. Y lo hacían a costa de mi imbecilidad.
Planificarían el ritual de la noche, tu baño con canela y
pétalos de orquídeas, los ungüentos perfumados sobre tu car-
ne, las joyas de oro sobre las sedas negras y transparentes con
las que te vestirían, los inciensos de sándalo que quemarían
en la habitación, las velas con aroma de vainilla embriagando
el ambiente de tu dormitorio, de tu lecho cubierto con lienzos

18
COPIA NO COMERCIAL

blancos y satines de Oriente, donde me recibirías a mí, uno


más de todos tus hombres.
Solo de pensarlo me inundaba de nuevo la desesperación.
Pensar en no llegar a tenerte me causaba la certeza de creer
que moriría como un perro aplastado por un elefante.
Y entonces, la catástrofe. Arribamos al puerto, a los
callejones donde el campo se confunde con la ciudad y la
ciudad es un montón de maltrechos edificios a la orilla de
un muelle infestado de marineros, vendedores, ladrones,
huérfanos, mendigos, prostitutas y toda suerte de indecen-
tes. Ese hormiguero humano que es tu ciudad, Krung Thep,
palabras que, en tu idioma, irónicamente, significan «ciu-
dad de los ángeles».
De nuevo el rumor de los demás seres humanos, los olo-
res de las verduras pudriéndose junto a los esqueletos de los
pescados en los mercados del muelle. La visión de los barcos
esperando su carga. Y más allá, el mar con sus monstruos y
tormentas, esperándonos.
Fue en aquel instante fugaz, mientras tuve la visión del
puerto y la certeza de que el destino entero había cambia-
do en un segundo gracias a mi nueva condición de hombre,
cuando te perdí de vista.
Le pregunté a Foster, iracundo:
—¿Dónde se ha metido?
—¿De qué hablas?
—De Sunyi, la mujer de la litera.
—Ah... esa. Vamos, no pensarás continuar tu persecución.
Tenemos que subir al barco, partir.

19
COPIA NO COMERCIAL

Imbécil. No supe por qué me hice acompañar de un me-


quetrefe como aquel que, de seguro, en vez de corazón, tiene
un pedazo de latón en el pecho. Pero siendo ahora yo un
hombre, no necesitaría más de alguien que me cuidara y po-
día seguir solo mi camino.
Me tiré a tierra y caminé por las callejuelas, desesperado.
No había rastro de ti, de tu litera ni de tus sirvientes. Las calles
eran demasiado estrechas para andarlas más que a pie y era
tanta la gente, y toda tan similar, con los mismos cabellos os-
curos y los ojos rasgados. Lo que buscaba entre aquel gentío
era tu torso desnudo, pero después pensé que, ya en la ciudad,
te lo habrías tapado y fingirías ser una mujer más, entre tantas,
como todas las que caminaban por ese lugar.
Sentí que te había perdido para siempre. Escuché la sirena
del barco y me ganó la angustia. Foster tenía razón. El barco
partiría y yo debía ir allí. Pánico. Pánico infinito. No podía
perderte, no podía dejar de caminar, de girar la cabeza hacia
todas partes para reconocerte. Tampoco podía en tan cortos
minutos tomar una decisión, cuando mi vida entera se había
trastocado por completo.
Entré en callejones oscuros, en ese mundo de perversiones
secretas que se esconde siempre en cualquier ciudad. Aquí,
fumaderos de opio y prostitutas bailando danzas sagradas en
el burdel, ondeando la cintura y girando las manos con sus
largísimas uñas para hipnotizar a los incautos. Allí, un leproso
pidiendo monedas. Allá un par de amantes, descarados, entre-
lazados junto a un montón de basura, de pie, contra la pared
de una venta de licores y artículos de contrabando.

20
COPIA NO COMERCIAL

—¡Sunyi! —grité con desesperación.


Y absolutamente nadie, ninguna de todas las cabezas que
vi caminar en torno a mí, se volteó para contestarme con la
pillería que solo tienen tus ojos.
Estaba desolado. Me detuve un momento para respirar.
No pude resignarme a perderte, a no verte nunca más. Quise
tenerte, ¡lo quise tanto!
Una mujer me miró curiosa, se detuvo, escrudiñó mi ros-
tro. Entonces hizo una señal con el dedo. Yo no entendí lo
que murmuró en su idioma, pero, obediente, con la ilusión
absurda de creer que ella entendía que te buscaba a ti, preci-
samente a ti, corrí hacia el pasillo que señaló. Era el pasillo
de un burdel.
No había nadie más que yo buscando entrar por las puer-
tas, todas cerradas, de los apartamentos de las mujeres. Me
pregunté si debía hablar, tocar o simplemente entrar y saciar
mi angustia con la primera ramera que encontrara. Caminé
atontado, tocando las paredes, percibiendo olores, escuchan-
do gemidos. Al final del pasillo vi una puerta abierta a través
de la cual se entreveían dos cortinas blancas ondeando al
viento. Hacia allí me dirigí.
Y al llegar a la puerta, benditos sean todos los dioses, te
encontré. Estabas allí, con el torso desnudo, sentada en la es-
quina de la cama, con las piernas abiertas, cubiertas por una
falda negra. Parecías esperarme porque sonreíste al verme.
Pero tu sonrisa no equivalía a la mía. La mía era la sonrisa
del perseguidor, del obseso, del cazador que al fin acorrala
a su presa pero que ahora no tiene el valor de matarla. La

21
COPIA NO COMERCIAL

tuya era la sonrisa de la victoria, de la ganadora de todos los


juegos, de invencible derrotadora. Para ti yo era la costum-
bre de un juego que era tu vida, tu profesión, tu pan. Para mí
eras mi primer amor, mi primer deseo, mi primera mujer, mi
metamorfosis completa.
No me preocupé por cerrar la puerta. Me arrodillé frente
a ti. Al fin ver tus senos tan de cerca. Al fin estar allí y no
tener el valor de tocarlos, de besarlos, de arrancártelos del
pecho y llevármelos como fetiches de cacería.
Tú reíste y sonreíste. Sí, Sunyi, tú eras la ganadora y yo
un imbécil, tú eras la maestra y yo un torpe aprendiz de hom-
bre que (por fin me atrevía) buscaba tu cintura con mis manos
temblorosas, tanteaba tus muslos debajo de la tela de tu falda,
tomaba mi propio miembro hinchado, la mejor y más palpa-
ble prueba de mi hombría, la más fuerte y dolorosa.
Me dolió mucho, físicamente, entrar en ti, pero después
de eso nada existió. Los rumores del puerto se desvanecieron
y tu pubis fue mi mar y tu cuerpo mis olas y yo me ahogué,
vencido en las aguas, amarrado al mástil de mi barco dentro
de la negrura de tu infinito, mientras sentía cómo todos mis
fluidos y mis angustias me abandonaban por la punta de mi
miembro palpitante incrustado en el fondo de tu vientre, tibio
y apretado.
Lo único que vi mientras resollé mi orgasmo, fueron tus
pechos, tu sonrisa felina, las cortinas blancas movidas por
el aire que entraba por la ventana y la puerta abierta hacia el
pasillo, aún despoblado.
«Me gusta ser hombre», pensé.

22
COPIA NO COMERCIAL
COPIA NO COMERCIAL

Imagen de cubierta
Escif. Valencia, 1980.
Activo en la escena del muralismo desde
finales de la década de 1990. Sus pintu-
ras libertarias abordan las luchas actua-
les, los movimientos de resistencia, los
desafíos del capitalismo y las problemá-
ticas medioambientales que enturbian
nuestra época.
En los últimos años, destacan sus inter-
venciones en museos como el Palais de
Tokyo (París, 2018), IVAM (Valencia, 2017),
Power Station de Shanghái (China, 2016),
MIMA (Bruselas 2019), Bienal de Arte Afri-
cana (Dakar, 2014), OFF Manifesta (San
Petersburgo, 2014) o, recientemente, en
la Bienal de Lyon (Lyon, 2019).
COPIA NO COMERCIAL

La colección El origen del mundoOtros títulos


rastreade la colección
otras formas de pensar,
sentir y representar la vida. Resignificamos el título del conocido cua-
dro de Courbet desde una mirada feminista e irónica, para ahondar
en la relación entre ciencia, economía, cultura y territorio. Literatura
que especula, ficciona y disecciona realidades. Sumergidas en la
turbulencia, amplificamos ideas contagiosas y activamos teorías
del comienzo.

Grupo asesor
Esta colección se gestó inesperadamente en una comida de cumpleaños de
una amiga, a partir de la insistencia por traducir y publicar otras voces. Fieles
a este espíritu original, conformamos un grupo asesor en contenidos. No un
reducido comité de expertos, sino una muestra de la comunidad amplia y
diversa a la que apelamos. Conformamos así una sociedad no secreta con la
que compartir conocimientos, a la que escuchamos propuestas. Algunas se
publican en esta colección o saltan a otra, algunas se quedan en la recámara,
otras no serán. Queremos visibilizar este apoyo y asesoramiento generoso
y muchas veces informal, que muchas de vosotras nos vais proporcionando.
Entre otras inspiraciones, en 2019 este grupo flexible que nos ha propuesto
contenidos ha estado principalmente compuesto por:
Ixiar Rozas, Maielis González, Leire Milikua, Helen Torres, María Ptqk, Blanca
de la Torre, Teresa López-Pellisa, Elisa McCausland, Rosa Casado, Orit
Kruglanski, Pikara Magazine, Arantxa Mendiharat, Arrate Hidalgo, Maria
Navarro, Remedios Vincent, Daniel García Andújar, Verónica Gerber Bicceci,
Iván de la Nuez, Alicia Kopf, Maria Colera, Cabello / Carceller, Constantino
Bértolo, Cristina Ramos González, Rosa Llop, Claudio Iglesias…
Mila esker.

www. consonni.org
Producimos y editamos cultura crítica

127
COPIA NO COMERCIAL

El origen del mundo

El Diablo sabe mi nombre de Jacinta Escudos se termi-


nó de imprimir el 12 de septiembre en Artes Gráficas
Cofás, Madrid. En el aniversario del nacimiento del
astrónomo francés Guillaume Le Gentil en 1725, del
periodista, editor y crítico social estadounidense H.L.
Mencken en 1880, del atleta de Alabama (EE.UU.) Jesse
Owens en 1913, de la escritora, traductora, mecanógra-
fa y médica china Han Suyin en 1917, del escritor polaco
de ciencia ficción Stanislaw Lem en 1921 y de la acti-
vista afroamericana Tarana Burke nacida en el Bronx
de Nueva York (EE.UU.) en 1973 en entre otras muchas
activadoras de comienzos.

1 28
COPIA NO COMERCIAL
COPIA NO COMERCIAL

Оценить