Вы находитесь на странице: 1из 8

Modelo Sistémico

Equipo: Juan Roman Jacinto


María Cecilia Parra Arcos

0504-Psicologia Teórica de Elección I Historia y


Antecedentes de la Psicología Clínica

Tutor: César Pérez Romero

15 de Noviembre 2014.

MODELO SISTÉMICO
Fundamentación teórica

Es un modelo psicoterapéutico que se aplica a trastornos y enfermedades de tipo


psíquico debidos a una alteración en la interacción, estilos racionales y patrones
en la comunicación de la familia vista como un todo.

A principios del siglo XX, ya existían formas de consejo matrimonial y orientación


infantil, que incluían a todos los miembros de la familia en la terapia, para
incrementar la comprensión del problema de la persona y así facilitar su
tratamiento.
A finales de los años 30 en Estados Unidos se crean las primeras asociaciones
familiares como AAMFT (American Association for Mariage and Family Therapy).
En los años 40 se van produciendo aportaciones de autores como Sullivan,
Horney, E. Fromm, desde el psicoanálisis

Y es entre el año 1952 y el 1962 en los Estados Unidos, así mismo en forma
simultánea surge en Londres, surge un importante desarrollo a este modelo
Se comienza a ver a la familia como un grupo natural, donde el trabajo no es solo
con la persona sino toda la familia como una organización.
Nathan W. Ackerman y Don Jackson en 1962 con la creación de la revista Family
Process aumentan la conciencia de los problemas de las personas tienen su raíz
en el ambiente familiar en el que se desenvuelven.

En la década de los 70 el modelo se consolida y comienza la fase de proliferación


en las escuelas, de recolección y anomalías y es a finales de esta década cuando
se inicia la fase de cuestionamiento epistemológico.
Durante las décadas de los 80-90, comienza la práctica de la terapia familiar,
Sanz, citado por J. A. Ríos (1994), señala el nacimiento de la intervención familiar
en mayo de 1981.

Este enfoque terapéutico es una modalidad de intervención que tiene en cuenta e


interviene en el contexto donde aparecen los conflictos, su práctica abarca la
psicopatología y los conflictos de relación de la persona abarcan a la persona, a la
pareja y a la familia, también a las organizaciones, empresas, los procesos de
separación como divorcio, muerte, trabajo, entre otros, y las dificultades propias
del entorno ya sea escolar, sanitario y social

2
Principales representantes

Según Soria (2010) el modelo estructural sistémico surge en el campo de la


psicología, su principal representante es Salvador Minuchin, y fue desarrollado a
finales de la década de los años sesenta del siglo XX como un intento por explicar
la relación entre el individuo y su contexto familiar. Este modelo se guía por
algunos principios de la Teoría General de los Sistemas, desarrollada por
Bertalanffy en el siglo XX, a finales de la década de los años treinta.

Bertalanffy estableció que existían principios y leyes aplicables a sistemas


diferentes, sin importar la naturaleza de sus elementos componentes, de ahí que
sugirió legitimar una teoría de principios universales aplicables a los sistemas en
general: la Teoría General de los Sistemas. Trabajos de investigadores como
Wiener y Cannon (citados en Bertalanffy, 1987) fueron un apoyo para el desarrollo
de esta teoría.

Minuchin define la estructura familiar como “el conjunto invisible de demandas


funcionales que organizan los modos en que interactúan los miembros de una
familia”

Levy, indica que en la terapia estructural el terapeuta debe dirigir su atención


sobre la estructura familiar. Su análisis debe ser holístico porque examina
propiedades del sistema familiar como un todo.

Minuchin y Fishman mencionan que los miembros de la familia localizan el


problema sólo en uno de ellos y esperan que el terapeuta trabaje en ese individuo.
Sin embargo, para el terapeuta ese miembro es solamente el portador del síntoma
y el problema es causa de interacciones disfuncionales de la familia.

Según Martínez (1986) sus principales representantes son Haley (1976, 1980),
Hoffman (1981), Madanes (1981) y Minuchin (1974; Minuchin y Fishman, 1981),
entre otros.

Técnicas, instrumentos y metodología utilizada

El modelo sistémico es un enfoque psicoterapéutico que se aplica a trastornos y


enfermedades de tipo psíquico debidos a una alteración en la interacción, estilos
relacionales y patrones en la comunicación de la familia vista como un todo.

3
Está basado en conceptos y aplicaciones de la Teoría General de Sistemas, la
Cibernética, la Pragmática de la Comunicación Humana y los modelos
construccionistas.

El modelo sistémico comprende al individuo en su contexto y expresa que la


relación entre las personas y su entorno está sujeta a una dinámica circular de
influencias recíprocas.

El contexto más significativo es la familia, la cual se entiende como un sistema.


Así, las disfunciones de los individuos se consideran en relación con los
comportamientos y las expectativas de los otros miembros del sistema en el cual
evolucionan y se mantienen.

El modelo sistémico familiar, como enfoque terapéutico, permite la intervención


familiar en el contexto donde surgen los conflictos de relación entre uno o varios
familiares, es decir, la familia.

La intervención familiar llevada a la práctica abarca la psicopatología y los


conflictos de relación tanto en el individuo, pareja y familia, como en los procesos
de separación y divorcio, en procesos de duelo y comunicación de malas noticias
y en las dificultades propias del medio escolar, sanitario y social.

La intervención laboral, siempre desde la óptica del modelo sistémico, implica la


intervención terapéutica en problemas relacionados con el mundo del trabajo, en
las organizaciones, instituciones, empresas y en la administración pública como es
el caso del acoso laboral y/o sexual, el hostigamiento psicológico, la presión
laboral tendenciosa, etc sin olvidar que dichos conflictos generarán otros nuevos
en el seno de la familia del que sufre el acoso moral.

Según Soria (2010) “El Modelo Estructural Sistémico es una opción de análisis e
intervención terapéutica que provee la oportunidad de estudiar a las familias como
sistemas abiertos en los que se establecen ciertas pautas de interacción
(estructura familiar) que determinarán la funcionalidad o disfuncionalidad de las
relaciones familiares.”

Según Raymundo, las intervenciones destinadas a intensificar mensajes varían


según el grado de participación del terapeuta:

Repetición del mensaje. Es una técnica importante para el incremento de la


intensidad, la repetición puede recaer tanto sobre el contenido como sobre la
estructura. Y con esto, el terapeuta indica que el asunto puede ser importantísimo.

Repetición de interacciones isomórficas. Son mensajes que en la superficie


parecen diversos, pero que son idénticos en un nivel más profundo. Y con esto, el
terapeuta puede reunir suceso en apariencia desconectados, con lo cual se
acrecienta la experiencia de los miembros de la familia tienen de la regla familiar
constreñidora.

4
Modificación del tiempo. Es una de las técnicas que permite incrementar la
intensidad, consiste en alentar el terapeuta a los miembros de la familia para que
continúen interactuando después que las reglas del sistema han puesto luz
amarilla o roja.

Cambio de la distancia. Esta técnica es no solo para la distancia física medibles,


sino para distancias psicológicas menos visibles. El cambio de la distancia que se
mantiene automáticamente puede producir un cambio en el grado de atención al
mensaje terapéutico.

Resistencia a la presión de la familia. En ocasiones, “no hacer” puede producir


intensidad en la terapia, sobre todo cuando el terapeuta no hace lo que el sistema
familiar desea que haga.
 
Entonces, el terapeuta puede hacerse copartícipe de la familia desde diferentes
posiciones de proximidad:

Posición de Cercanía. Es una posición de proximidad donde el terapeuta confirma


los aspectos positivos de las personas, con lo cual, se convierte en fuente de
autoestima para los miembros de la familia; al igual que detecta sectores de
sufrimiento y que responderá a ellos con delicadeza. Aquí se observan los gestos,
movimientos de los miembros de la familia que el terapeuta puede aprovechar
para intervenir y confirmar “Cuando usted habla, él disiente, o guarda silencio” y
con esto el terapeuta da a entender que ha recibido el mensaje y que desea
trabajar con ellos sobre el problema. Cuando se trabaja con esta posición el
terapeuta debe saber que su libertad de movimiento será restringida por su
absorción en el sistema familiar.

Posición Intermedia. Aquí el terapeuta participa como un oyente neutral, asiste a la


gente para que cuente lo que pasa, ha esta coparticipación se le llama rastreo. Es
un buen método para recopilar datos, pero no es tan neutral u objetivo como creen
los que lo usan. Al estar escuchando la historia, es posible que la atención del
terapeuta quede prisionera del contenido y desatender la comunicación de los
miembros no participes, para lo cual debe oportunamente hacer coparticipe a los
demás miembros sobre las cuestiones habladas en ese momento.

Posición Distante. El terapeuta en su condición de especialista, opera como


verificador de la cosmovisión de la familia, acepta y apoya determinados valores y
mitos familiares y evita o ignora deliberadamente otros. Con lo primero percibe la
danza de la familia, para después introducir novedades para que la familia entre
en interacciones no acostumbradas.
 
El terapeuta también hará uso de las escenificaciones, que son las técnicas donde
el terapeuta pide a la familia danzar en su presencia, construye una secuencia
interpersonal en la sesión, en que se ponen en escena interacciones
disfuncionales entre los miembros de la familia. Al tiempo que la promueve, el

5
terapeuta tiene la posibilidad de observar los modos verbales y no verbales en que
los miembros de la familia emiten señales unos a otros y controlan la gama de las
interacciones tolerables. Entonces puede intervenir en el proceso, ya sea para
aumentar su intensidad, prolongar la duración o hacer partícipe a otro miembro de
la familia, esto para obtener información tanto para el terapeuta como para la
familia sobre la índole del problema y así buscar juntos las soluciones al problema.

Esta técnica ofrece otras ventajas otras ventajas terapéuticas:

Facilita la formación del sistema terapéutico.

Se produce un cuestionamiento y la unidad de observación y de intervención se


amplía.

En vez de escucharse unos a otros, esta danza ofrece un contexto para


experimentar situaciones concretas.
 
La escenificación se puede considerar una danza en tres movimientos:

Interacciones espontáneas. El terapeuta observa las interacciones espontáneas


de la familia y decide los campos disfuncionales que conviene iluminar.

Provocar interacciones. El terapeuta organiza secuencias escénicas en que los


miembros de la familia bailan su danza disfuncional en presencia de él.

Interacciones alternativas. El terapeuta propone modalidades diferentes de


interacción que puede proporcionar información predictiva e infundir esperanzas a
la familia.

Formación profesional

El profesional del modelo sistémico puede ser Trabajador Social, Psicólogo Social,
teniendo conocimientos muy amplios acerca de la terapia familiar, prepararse en
todo lo relacionado con la familia y el entorno social, esto desde el punto de vista
lo que afecta al individuo este.

Debe aprender a tener cuidado con la ética pues al tener contacto con toda la
familia y de acuerdo al caso maestros o tutores se pueden cometer errores de

6
discreción, de debe enfatizar en la confidencialidad, comentar desde un principio
la probabilidad de tener un grupo multidisciplinario para tener un amplio panorama
para el trabajo integral no solo del individuo, sino de la familia en sí.

Conclusiones

Este modelo tiene como enfoque psicoterapéutico en los comportamientos


patológicos que surgen entre individuos. También se le denomina Terapia Familiar
que aborda tanto a la familia como a un individuo en particular. Sus técnicas
terapéuticas pueden aplicar a la pareja, equipos de trabajo o escuelas. Es
importante este modelo porque se puede usar para los problemas de interacción
que pueda existir en grupos como la familia que se comprende como un sistema.

El modelo sistémico es un modelo en el cual se puede intervenir desde el ámbito


familiar, laboral, escolar, y social en el que se desenvuelve el individuo.

7
Referencia:

Modelo Sistémico de Intervención. (s.f.). Recuperado de


http://www.intervencionfamiliar.org/?q=node/19

Martínez Taboas, A. (1986). Terapia sistémica de familia: evaluación crítica de


algunos postulados. Revista Latinoamericana de Psicología, 18(1) 43-56.
Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=80518103

Soria, T. R. (2010). Tratamiento Sistémico en Problemas Familiares. Análisis de


caso. Revista Electrónica de Psicología Iztacala. Vol. 13. No. 3. Universidad
Nacional Autónoma de México. Facultad de Estudios Superiores Iztacala.
Recuperado de
http://www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin/vol13num3/Vol13No3Art5.
pdf

Raymundo R. P. E. (s.f.). Modelo sistémico o estructural. Recuperado de


http://www.ray-design.com.mx/psicoparaest/index.php?
option=com_content&view=article&id=132:modelo-sistemico&catid=45:c-
modelos-t&Itemid=71

Recio, V. Franco, J. (2002). Psicología y la familia, Cáritas Española,


Editores. Madrid. Cap. 5 p.p. 239-267