Вы находитесь на странице: 1из 136

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/271647200

The Cultivation of Quinoa

Book · October 2008

CITATION READS

1 448

3 authors, including:

Jose Delatorre-Herrera Matias Sanchez-Monje


Arturo Prat University Arturo Prat University
56 PUBLICATIONS   351 CITATIONS    15 PUBLICATIONS   21 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Innovación tecnológica y creación de una unidad de negocios para la producción mejorada de quinua en la comunidad de Ancovinto, altiplano de la provincia de
Iquique View project

iversification of the agricultural supply in the Tamarugal Province through the introduction of Crocus sativus L. in the Chilean desert. View project

All content following this page was uploaded by Matias Sanchez-Monje on 07 August 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


CONTENIDOS
PRÓLOGO
I. AYMARAS Y QUINUA EN EL ALTIPLANO CHILENO, LA
IMPORTANCIA DE UN DIÁLOGO DE SABERES
EL QUE HACER DEL DIÁLOGO DE SABERES EN EL PROYECTO
QUINUA DE ANCOVINTO
VALORACIÓN DE LA REAPROPIACIÓN NATURAL DEL
CONOCIMIENTO
VALORACIÓN DE LA INTRACULTURALIDAD Y SISTEMAS DE SABERES
APTITUD AGRARIA PRODUCTIVA DE LAS COMUNIDADES DE
ANCOVINTO
II. ANTECEDENTES AGROMETEOROLÓGICOS Y
EVAPOTRANSPIRACIÓN DEL SECTOR VILACOLLO
COMUNA DE COLCHANE
TEMPERATURA
HUMEDAD RELATIVA
VELOCIDAD DEL VIENTO
DIRECCIÓN DEL VIENTO SEGÚN HORA Y DÍA
PRECIPITACIONES
HELADAS
HORAS FRÍO
DÍAS GRADO
EVAPOTRANSPIRACIÓN

III. MANEJO CULTURAL DE LA QUINUA


SISTEMA DE SIEMBRA TRADICIONAL
TIPOS DE QUINUA
ÉPOCA DE SIEMBRA
DISTANCIA DE SIEMBRA
RENDIMIENTOS
IV. EL RIEGO DEL CULTIVO DE QUINUA EN EL
ALTIPLANO
AGUA EN EL SUELO
EL RIEGO EN EL ALTIPLANO CHILENO
METODOS DE RIEGO
ENSAYOS DE RIEGO EN VILACOLLO
CÁLCULOS DE RIEGO
EVAPOTRANSPIRACIÓN DE REFERENCIA CALCULADA Y ESTIMADA
CÁLCULO DE RIEGO PARA LA QUINUA
CÁLCULO DE LA EVAPOTRANSPIRACIÓN DEL CULTIVO DE LA
QUINUA
V. LA FERTILIDAD DE LOS SUELOS Y NUTRICION
MINERAL DE LA QUINUA
LOS FERTILIZANTES
FACTORES QUE AFECTAN EL RENDIMIENTO DEL CULTIVO DE LA
QUINUA EN EL ALTIPLANO
FERTILIZANTES
MATERIA ORGÁNICA
ABASTECIMIENTO DE AGUA PARA LOS CULTIVOS
CORRECCIÓN DE MATERIA ORGANICA EN SUELOS CULTIVADOS
CORRECCIÓN DE PROBLEMAS FÍSICO QUÍMICOS DEL SUELO
TECNOLOGÍA DE FERTILIZACIÓN
VALIDACIÓN DE CÁLCULOS EN FORMA EXPERIMENTAL
VALIDACIÓN EXPERIMENTAL SEGUNDA TEMPORADA
VALIDACIÓN DE LOS RESULTADOS EN EL CULTIVO DE LA QUINUA

VI. MONITOREO DE PLAGAS, MANEJO BIORRACIONAL DE


PLAGAS EN ANCOVINTO
IDENTIFICACIÓN DE LA ARTROPOFAUNA ASOCIADA AL CULTIVO DE
LA QUINUA EN ANCOVINTO
DISPOSICIÓN INTRA-PLANTA
RELACIÓN ESTADO FENOLÓGICO INSECTO

2
VII. EFECTOS DE LAS HELADAS SOBRE EL CULTIVO DE
LA QUINUA
LAS HELADAS
TEMPERATURAS Y EL CULTIVO DE LA QUINUA
RELACIÓN ENTRE LAS BAJAS TEMPERATURAS Y EL CULTIVO DE LA
QUINUA
EFECTOS DE LAS HELADAS SOBRE LAS PLANTAS DE QUINUA

VIII. MEJORAMIENTO GENÉTICO DE LA QUINUA


QUINUA RECURSO FITOGENÉTICO Y SU USO EN LA AGRICULTURA
ANTECEDENTES DEL MEJORAMIENTO GENÉTICO DE LA QUINUA
EXPERIENCIA DEL MEJORAMIENTO GENÉTICO DE LA QUINUA EN EL
ALTIPLANO DE CHILE
METODOLOGÍA
RESULTADOS DEL PROCESO
GLOSARIO

IX. POSCOSECHA, CALIDAD NUTRICIONAL Y


PROCESAMIENTO DE LA QUINUA
X. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

UNIVERSIDAD ARTURO PRAT 2008. TODOS LO DERECHOS RESERVADOS.

Prohibida toda su reproducción total o parcial sin la expresa autorización del titular.

Editores: José Delatorre Herrera, Andrés Salinas Barraza, Matías Sánchez Monje.
Primera edición: Iquique, 20 de julio de 2008 (400 ejemplares)

ISSN: 0717 – 2729

Impreso en GRÁFICA TARAPACÁ

EDITADO Y COMPUESTO EN CHILE

IQUIQUE - CHILE

3
PRÓLOGO

La quinua (Chenopodium quinoa Willd), es una planta anual que pertenece a la familia
Chenopodiaceae. Su centro de origen es la zona andina de América del Sur. En la
actualidad el área de cultivo en Sudamérica se extiende desde los 2º latitud norte en
Colombia hasta los 40º latitud sur en Chile y desde el nivel del mar hasta 4.000 m.s.n.m.
En Chile, la quinua se cultiva en las regiones I, II, IV, V, VII y IX; con rendimientos
promedio de entre 180 a 640 kilos por hectárea (kg/ha). En la zona de Temuco (IX
región), se ha llegado a obtener rendimientos potenciales de 6.500 kg/ha. En la región
de Tarapacá se han informado rendimientos de hasta 11 toneladas en condiciones
experimentales. Los datos muestran la dramática diferencia entre lo que ocurre a campo
y las condiciones experimentales, mostrando con ello el gran potencial de mejoramiento
que presenta el cultivo de la quinua.
La presente publicación recopila información bibliográfica existente, complementada
con los antecedentes obtenidos durante la ejecución del proyecto FIA-PI-C-2004-1-A-
079: “Innovación tecnológica y creación de una unidad de negocios para la producción
mejorada de quinua en la comunidad de Ancovinto, altiplano de la provincia de
Iquique”. En el cual se evaluaron y validaron tecnologías agronómicas como: riego,
fertilidad y plagas, manejo de postcosecha, el inicio de selección de variedades y la
creación de una unidad de negocios para mejorar la producción y comercialización de
quinua dentro del territorio de la comunidad de Ancovinto, ubicada en el altiplano de la
Provincia del Tamarugal, Región de Tarapacá.
La localidad de Ancovinto es parte del territorio comunal de Colchane, que se sitúa en
los 3.800 m.s.n.m. en la Provincia del Tamarugal, Región de Tarapacá (Figura. 1), con
un territorio que comprende unas 30.000 hectáreas de terrenos con vegetación nativa, de
las cuales unas 250 hectáreas se destinan al cultivo de la quinua, pudiendo
incrementarlas hasta las 5.000 hectáreas.
Este territorio corresponde al denominado ecosistema de desierto de altura que se
caracteriza por una serie de elementos climáticos entre los cuales se destaca una
pluviometría promedio anual de 150 mm, concentradas preferentemente en la época
estival, presentando una gran amplitud térmica entre el día y la noche con temperaturas
promedios de 20 ºC en la época de verano y de hasta -12ºC en épocas invernales. Es
también importante mencionar al elemento viento en este ecosistema, debido a su
persistencia, especialmente en las tardes alcanza velocidades que van desde los 30 a 60
km/hr.

4
Figura 1.- Localización del territorio de la comunidad Aymara de Ancovinto.
Las condiciones adversas donde prospera la quinua, influyen fuertemente el rendimiento
por las mismas razones. Del mismo modo, la operacionalidad de este proyecto no fue
fácil de ejecutar, tanto por las condiciones climáticas, como por el aislamiento y altitud,
las que agregaron situaciones de gran complejidad a la investigación.
A pesar de ello, esta iniciativa, buscó recuperar las confianzas con el mundo Aymara,
para incentivar la participación de la comunidad, ya que tiene una especial relevancia,
puesto a que se considera que los campesinos aymaras deben ser actores de su propio
desarrollo y no espectadores del mismo.
Estamos seguros que los resultados presentados en este libro, no solo serán de utilidad
para los agricultores de la Comunidad de Cariquima, si no también para todos los
campesinos Aymaras del Altiplano tanto chilenos como bolivianos.

5
Por esta razón, el Departamento de Agricultura del Desierto, de la Universidad Arturo
Prat y la Comunidad Aymara de Ancovinto agradecen el apoyo financiero brindado por
la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

6
I AYMARAS Y QUINUA EN EL ALTIPLANO CHILENO, LA
IMPORTANCIA DE UN DIÁLOGO DE SABERES.

Álvaro Carevic Rivera1


La comunidad de Ancovinto está compuesta por familias campesinas y pastoriles,
dedicadas a la producción agrícola de la quinua y al manejo productivo ganadero de
camélidos preferentemente llamos y alpacos. Estas familias agropastoriles de origen
Aymara no son más de doce con un total poblacional de 60 habitantes. Las familias
tienen las características de ser semiextensas, es decir son familias que han perdido el
elemento aglutinante de vivir en forma conjunta los padres con los hijos casados y
correspondientemente sus descendientes directos. Por lo tanto, hoy en día la mayoría de
las familias son de características nucleares, donde los hijos forman y viven en familias
separadas de sus respectivos padres. Estas nuevas familias generalmente residen en las
ciudades costeras de la Región de Tarapacá, tales como Iquique y Alto Hospicio.
Las familias de Ancovinto corresponden a una comunidad que puede ser denominada
como multiecosistémica ya que aprovechan varios nichos ecológicos económicos
diferenciados unos de otros. Esta situación les permite enfrentar el factor riesgo
económico de una manera más eficiente por cuanto al dedicarse por un lado a la
ganadería de camélidos en bofedales y por otro lado a la agricultura de la quinua en
zonas planas y a orillas de salares permite que estas familias aymaras obtengan ingresos
de recursos económicos diferenciados y de variados mercados.
La comunidad de Ancovinto actualmente está en un proceso fuerte de intraculturalidad,
con el objeto de llegar a consolidar una reproducción metabólica social que permita
darles un mayor arraigo especialmente a los jóvenes, por participar en las instancias
productivas de este territorio altiplánico. De hecho la materialización de este proyecto
incluyó la participación de jóvenes de la comunidad especialmente en lo que dice
relación a la formación de una asociatividad para la comercialización de la quinua. Esto
último materializado a través de la creación de una cooperativa agrícola para Ancovinto,
denominada Quinua Coop. El objetivo, de esto, no solo fue de unidad comunitaria sino
también el de conocer y participar en el circuito nacional e internacional del comercio
de la quinua.

El quehacer del diálogo de saberes en el proyecto quinua de Ancovinto.


En este proyecto existían dos actores relevantes, por un lado los campesinos de la
comunidad de Ancovinto y por otro los académicos del Departamento de Agricultura
del Desierto de la Universidad Arturo Prat. Por lo tanto, la idea fue hacer converger un

1
Arqueólogo. Magíster en Agroecología y Doctor en Desarrollo Rural

7
conocimiento endógeno propio del locus empírico de los campesinos de Ancovinto con
un conocimiento exógeno dado por los académicos y propio de un locus no empírico.
Lo anterior no fue una tarea fácil de realizar sin embargo a través del diálogo de saberes
se pudo establecer una metodología que en base a tres estrategias de acción permitió
llegar a algunos resultados de relevancia para el proyecto. Las estrategias que a
continuación se conceptualizan, fueron muy útiles para el propósito de hacer converger
los dos conocimientos antes enunciados, vitales por lo demás para un efectivo diálogo
de saberes.

Valoración de la reapropiación natural del conocimiento


Esta estrategia consistió en hacer ver al propio campesino que el conocimiento que él
posee no es algo atrasado ni retrogrado ni mucho menos arcaico y que su saber está
fuertemente unido a una experiencia basada en el cuerpo de la praxis. Por lo tanto este
conocimiento no puede quedar fuera del proyecto y muy por el contrario debe volcarse
hacia la complementariedad con el conocimiento exógeno y no pensar en eliminarlo.
Esta valoración del conocimiento propio permite que los campesinos puedan integrar
conocimientos con los profesionales con cierta autoridad y sin complejos. Temas
productivos en relación por ejemplo a la selección de semillas, fertilización, riego y
otros son solo algunos tópicos que el campesino maneja desde siempre, y el hecho de
escucharlos permite en algunas ocasiones poder hacer verdaderos aportes al sistema
productivo campesino, sin realizar cambios drásticos en su propio sistema, tal como
sucede habitualmente.
Lo anterior permitió que efectivamente se lograra una hibridación del conocimiento en
el citado proyecto donde ninguno de los dos saberes tenía supremacía sobre el otro, muy
por el contrario, se presentaba permanentemente una horizontalidad real de los
conocimientos tanto endógeno campesino como exógeno universitario.

Valoración de la intraculturalidad y sistémica de saberes:


Las acciones de esta estrategia estuvieron abocadas en dos aspectos centrales; por un
lado trabajar el tema de la asociatividad desde adentro de la comunidad y por otro
impulsar la inclusión de jóvenes aymaras en el proyecto.
La asociatividad desde adentro permitió que la propia comunidad eligiera de acuerdo a
sus capacidades e intereses que tipo de organización se quería para comercializar
principalmente la producción de la quinua. Previo a esta situación se dieron a conocer
las diferentes alternativas legales que existen actualmente en el país para el tema de la
asociatividad. Toda esta acción permitió que los integrantes de la comunidad entraran en

8
discusión y consenso acerca del tema de la asociatividad, sin que existiera una intrusión
en la toma de decisiones dentro de este tema por parte de los académicos.
La inclusión de jóvenes aymaras en este proyecto permitió una integración social y
familiar de importante relevancia para la continuidad tanto del tema de la asociatividad
como de la producción de la quinua. Al inicio del proyecto los jóvenes veían desde lejos
esta integración, sin embargo al quedar incluidos en estas acciones pasan a considerarse
como principales actores de la producción y comercialización de la quinua.
Las dos acciones estratégicas ya mencionadas son parte importante para valorar la
intraculturalidad de la comunidad de Ancovinto y sus respectivos saberes. El tomar
decisiones desde adentro permite un conocimiento más completo de sus capacidades y
saberes y consecuentemente con la inclusión de jóvenes se produce la continuidad de
estas y otras capacidades, susceptibles de ser potenciadas, las que al final pueden
resultar de gran relevancia para la sustentabilidad del sistema productivo y
comercializador de la quinua.

Aptitud agraria productiva de la comunidad de Ancovinto.


Esta estrategia de acción consiste en potenciar las capacidades de discurso agrícola y la
capacidad de emprender un desarrollo local dirigido por la propia comunidad.
El discurso agrícola consiste en que los comuneros generen capacidades
preferentemente en la consecución de redes de contacto tanto nacionales como
internacionales para el tema de la producción y comercialización de la quinua, para ello
se hicieron los contactos necesarios a través de una gira tecnológica por los países de
Bolivia, Ecuador y Perú. Esta acción y otras son necesarias para que el campesino vaya
adquiriendo un bagaje que le permita sostener discursos con base ante autoridades y
otras comunidades para el beneficio de su propia organización y comunidad.
En la medida que se fortalece lo anterior se va generando un potenciamiento en la
capacidad de un desarrollo local más integral que vaya incluyendo otros aspectos
productivos del territorio. De hecho y bajo esta lógica la comunidad de Ancovinto
elaboró un nuevo proyecto basado en una gestión territorial de la zona, el cual fue
aprobado por un periodo de tres años por el Ministerio de Agricultura de Chile. La idea
es justamente generar una diversificación productiva del área con el fin de potenciar y
desarrollar productivamente el territorio.
Sin dudas que las principales conclusiones de este proyecto tienen que ver por un lado
con la reapropiación natural del conocimiento campesino de Ancovinto y por otro con
un fortalecimiento de la capacidad y aptitud agraria productiva del mismo campesino.
Para el primer caso son de especial interés los resultados obtenidos en fertilización de
suelos, tecnología y uso del riego, control de plagas y selección de germoplasma y para

9
el segundo caso es de relevancia la importancia que le otorga la propia comunidad al
desarrollo local como una herramienta fundamental para proyectarse desde lo local
hacia lo global.

Diagnóstico de la situación productiva


Cuando se inicio el proyecto se realizó un diagnóstico productivo de la zona, para el
caso de la fertilización de los suelos se pudo constatar que ningún campesino utilizaba
este elemento para la preparación del suelo (figura 2a), solo existía la idea que los
suelos donde se sembraba la quinua eran aptos para ello. Ante esta situación se empezó
a trabajar este tema en función de hacer ver la importancia de nutrir y fertilizar
adecuadamente los suelos bajo una orientación orgánica por cuanto la idea de los
propios campesinos es la de producir una quinua de estas características. Bajo esta
orientación se introdujo la idea de fertilizar con guano de caprino o de camélidos
pensando que son recursos locales. Asimismo se incentivo la idea de realizar
compostaje como una manera de mantener los suelos sustentables en el tiempo.

0% si
si 14%
no
no

a 100%
b
86%

Figura 2.- Prácticas de manejo agronómico en el cultivo de la quinua entre


los agricultores Aymaras. a) Fertilización del suelo. b) Uso de pesticidas.

Por otra parte, solo un 14% de campesinos utiliza algún pesticida, para el control de
plagas, los que no siempre son los adecuados (Figura 2b). Para el caso del riego sucedió
algo parecido a lo anterior, ya que el 71% de los campesinos no regaban sus cultivos
(Figura 3), y cultivan solo a expensas de las lluvias, situación que todos los años
significaba una gran incertidumbre. Ante esta situación el proyecto en conjunto con el
agricultor, trabajó en función de construir un pozo para obtener agua subterránea y una
vez realizado este pozo se procedió a diseñar un sistema de riego que permitiera a través
de surcos, darle una frecuencia y un tiempo adecuado de riego a la quinua, obteniendo
de esta manera un mayor control sobre la producción de este cultivo. Todo este trabajo

10
permitió que el agricultor adquiriera un nuevo conocimiento en relación al riego (Figura
4)

surco

29% secano

71%

Figura 3.- Uso de tecnología de riego entre los agricultores


Aymaras de Ancovinto.

a b
Figura 4.- Manejo del riego en la Comunidad Aymara de Ancovinto. a) Pozo
con su motobomba. b) sistema de riego tipo, con salidas de agua que giran
360º.
Otra conclusión importante tiene relación con la nueva aptitud agraria del campesino de
Ancovinto en el sentido de pensar que el cultivo de la quinua puede llegar a ser un
producto relevante para el desarrollo local de este territorio, esto aunque parece obvio,
al inicio del proyecto no lo era, ya que incluso la venta de este producto tenía como
puntos de comercialización solo Iquique y Colchane (zona fronteriza) (Figura 5), con
11
problemas que afectaban la comercialización como la falta de transporte (Figura 6).
Además el valor agregado que tenían era solo harina para autoconsumo. (Figura 7). Sin
embargo, hoy en día con la constitución de la Cooperativa Agrícola de Ancovinto
(QUINUA COOP) las perspectivas de la comercialización y el valor agregado de la
quinua se perciben de otra manera.

Iquique
Colchane

43%

57%

Figura 5.- Destino de la comercialización del grano de quinua.

Baja Demanda
Transporte

29%

71%

Figura 6.- Principales problemas en la comercialización de la


quinua.

12
No realiza
Harina

29%

71%

Figura 7.- Agricultores que se involucran en la agregación de


valor del grano de quinua.

Finalmente puede agregarse que esta sistémica de saberes involucrada en este proyecto
a través de un trabajo de tres años permitió que la comunidad no se viera manipulada,
muy por el contrario la comunidad tomo sus propias decisiones y algo muy importante
revalorizó tanto sus conocimientos como una nueva aptitud agrícola en función de un
desarrollo endógeno.

13
II ANTECEDENTES AGRO METEOROLÓGICOS Y
EVAPOTRANSPIRACIÓN DEL SECTOR VILACOLLO, COMUNA DE
COLCHANE.

Jorge Arenas Charlín2


Al igual que el resto de los seres vivos, el comportamiento de las plantas esta controlado
de manera importante por variables físicas externas, siendo de especial relevancias las
que ocurren en la atmósfera que rodea a los vegetales. Las variables atmosféricas más
relevantes para el comportamiento de las plantas y los cultivos son las siguientes:
temperaturas, humedad relativa, velocidad y dirección del viento, radiación,
precipitaciones y la evapotranspiración del sector.
Las altas y bajas temperaturas determinan los períodos que pueden transcurrir entre la
siembra y la cosecha. Temperaturas extremas pueden retrasar o impedir el que esta
pueda ser realizada. Las horas frío de un sector son determinantes para la inducción
floral, siendo esto de especial importancia para los frutales de hoja caduca. Por último,
los días grado son las acumulaciones de temperatura que determinan la velocidad con la
cual funcionan los relojes biológicos de las plantas, mientras mayores sean los días
grado de un sector, implicará que tan antes los cultivos puedan llegar a la cosecha. Los
días grados también sirven para estimar la aparición de algunas plagas y enfermedades
que pueden ser perjudiciales para los cultivos.
La humedad relativa, de manera importante determina, cual es la demanda de agua de la
atmósfera, siendo esta una de las variables principales que definen el volumen de agua
que debiera aplicarse por el riego.
El viento tiene dos efectos preponderantes sobre los cultivos. El primero es físico y se
relaciona con la velocidad del viento, implicando los daños que altas velocidades del
viento puedan tener sobre las estructuras físicas (invernaderos, estanques, bodegas) y su
acción erosiva sobre la superficie del suelo, siendo esto muy relevante para las
condiciones del altiplano de la región de Tarapacá, en donde predominan los suelos con
poca cobertura vegetal.
El segundo efecto se relaciona con la velocidad y la dirección predominante del viento,
siendo esto relevante con las mayores pérdidas de agua tanto desde el suelo como desde
los cultivos. Mayores velocidades del viento, y procedencia desde sectores secos
implicarán mayores demandas de agua que deberán ser aplicadas por el riego.
La radiación solar estará asociada a dos procesos principales. El primero es el
relacionado por la producción asociada a fotosíntesis. Una mayor radiación incidente,

2
Ingeniero Agrónomo. Magíster en Ciencias Agropecuarias

14
puede relacionarse con mayores rendimientos, pero excesos de radiación pueden inhibir
este proceso, lo cual se traducirá en menores rendimientos. Otro efecto está relacionado
con el número de horas de sol del sector, lo cual podrá implicar la inducción floral o su
inhibición, dependiendo esto del tipo de fotoperiodo del cultivo.
Las precipitaciones constituyen el ingreso del agua al suelo y compensan lo perdido por
la evaporación y la transpiración. Mientras mayores sean las precipitaciones menores
serán las necesidades de aplicar agua al suelo mediante el riego. Pero, además de ser
importante la cuantía de las precipitaciones, también lo es como estas se distribuyen a lo
largo del año. Una alta estacionalidad de las precipitaciones puede implicar períodos de
escasez de agua para los cultivos que no alcancen su completo desarrollo fenológico
dentro del período de las precipitaciones.
Por último, la evapotranspiración es la pérdida de agua hacia la atmósfera por la
evaporación de agua desde el suelo y la transpiración de los cultivos. La cuantificación
de esta variable es un antecedente fundamental para determinar las demandas de agua
que deberán ser satisfechas por el riego y, a la vez, permitirán fundamentar de manera
más precisas los diseños de riego.
Como se lee en los párrafos anteriores, la información climática entrega antecedentes
muy relevantes que apoyan las decisiones de los agricultores y profesionales del sector,
constituyendo la estación meteorológica un equipamiento altamente relevante para
apoyar más objetivamente las decisiones productivas del sector.
La estación meteorológica se encuentra instalada en el sector de Vilacollo, comuna de
Colchane (68º 26´ 03,26” O y 19º 24´ 03,07” S), con una altitud de 3.681 m.s.n.m. Las
variables climáticas evaluadas fueron las siguientes: temperaturas, humedad relativa,
velocidad y dirección del viento, precipitaciones, heladas, horas frío, días grado y
evapotranspiración.
Mediante el uso de la fórmula definida por Penmann Monteith, se calculó la
evapotranspiración diaria ocurrida durante el período analizado. A partir de los datos
extraídos de la estación meteorológica y mediante el uso de una rutina de cálculo hecha
en Visual Basic, se determinaron los valores horarios de evapotranspiración. El análisis
consideró un período de 26 meses, desde enero del 2006 a febrero del 2008.

Temperaturas (°C)
El altiplano es un sector que posee condiciones atmosféricas extremas, siendo las
temperaturas imperantes una de las variables más restrictivas para el desarrollo de los
cultivos. En la figura 8 se registra la variabilidad mensual de las temperaturas.

15
TEMPERATURAS MENSUALES DE ANCOVINTO
30,0

25,0

20,0

15,0

10,0
°C

5,0

0,0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
-5,0

-10,0

-15,0

-20,0
Promedio Máxima Mínima MESES

Figura 8.- Temperaturas mensuales de Ancovinto (°C).

Las temperaturas descienden desde enero hasta llegar a un mínimo durante el mes de
julio, empezando a incrementarse durante los meses siguientes.
Durante todo el año se producen temperaturas bajo cero, siendo el mes de julio el que
registra las menores temperaturas. Estas bajas temperaturas que ocurren durante el
invierno restringen casi absolutamente cualquier producción agrícola que se realice al
aire libre. Es también importante conocer como es la variación de las temperaturas a lo
largo del día, lo cual se grafica en la figura 9.

TEMPERATURAS HORA DE ANCOVINTO


25,0

20,0

15,0

10,0
°C

5,0

0,0
0:00 2:00 4:00 6:00 8:00 10:00 12:00 14:00 16:00 18:00 20:00 22:00

-5,0

-10,0
Promedio Máxima Mínima HORA

Figura 9.- Temperaturas por hora del día en Ancovinto (°C).


16
Son las primeras horas las que, en promedio, tienen las menores temperaturas del día,
ocurriendo las heladas durante este período. A partir de las 10 de la mañana se
incrementan las temperaturas alcanzando el máximo alrededor de las 15:00 horas. Esta
variabilidad horaria es importante si es que se desea construir invernaderos, ya que se
pueden cuantificar los requerimientos horarios de mayores temperaturas para la
producción agrícola durante el período de bajas temperaturas.

Humedad relativa (%)


El contenido de humedad de la atmósfera también presenta una estacionalidad durante
el año, lo cual es graficado en la figura 10.

HUMEDAD RELATIVA MENSUAL DE ANCOVINTO


100,0

90,0

80,0

70,0
Humedad Relativa (%)

60,0

50,0

40,0

30,0

20,0

10,0

0,0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Promedio Máxima Mínima MESES

Figura 10.- Humedad Relativa mensual de Ancovinto (°C).

La mayor humedad relativa ocurre durante el verano de cada año, disminuyendo a su


valor mínimo durante los meses de invierno. La gran variación entre las mayores y
menores humedades relativas, determina para el sector condiciones ambientales
altamente estresantes para las plantas, especialmente durante el invierno, cuando
ocurren las menores humedades relativas, no existen precipitaciones y se registran las
menores temperaturas del año.

17
Velocidad del viento
Los vientos constituyen otra de las variables ambientales muy características del sector
y que determinan de manera importante los manejos que se le deben dar a los cultivos.
En la figura 11, se registran las velocidades del viento que ocurren durante el año.

VELOCIDADES DEL VIENTO MENSUALES


12,0

10,0

8,0
m/s

6,0

4,0

2,0

0,0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Promedio Máxima MESES

Figura 11.- Velocidad del viento mensual de Ancovinto (m/s).

Si bien son bajas las velocidades promedio del viento, durante todo el año las
velocidades máximas están por sobre los 9 m/s. Esta es una dificultad de manejo,
especialmente en lo relativo al control del contenido de humedad del suelo.
La alta velocidad del viento implica un rápido desecamiento de la superficie del suelo,
lo cual es negativo si las plantas no tienen gran arraigamiento, sin embargo, este
secamiento superficial permite disminuir la pérdida por evaporación mas allá de la
estrata seca del suelo, lo cual definiría mejores posibilidades de desarrollo para los
cultivos que tengan un arraigamiento mayor a los 50 cm. de profundidad.
La alta velocidad del viento también define una restricción para las estructuras que se
instalen en el sector, siendo poco efectivas las cortinas cortaviento, ya que con esas
magnitudes de viento, es muy probable que estas estructuras se rompan fácilmente.
Es también relevante el conocer como varía la velocidad del viento durante el día, lo
cual está graficado en la figura 12.

18
VELOCIDAD DEL VIENTO HORA DE ANCOVINTO
10,0

9,0

8,0

7,0

6,0
m/s

5,0

4,0

3,0

2,0

1,0

0,0
0:00 2:00 4:00 6:00 8:00 10:00 12:00 14:00 16:00 18:00 20:00 22:00

Promedio Máxima HORA

Figura 12.- Velocidad del viento por hora para Ancovinto (m/s).

Las mayores velocidades del viento ocurren al atardecer, alcanzándose velocidades


máximas por sobre los 9 m/s. Durante la madrugada y hasta aproximadamente el
mediodía las velocidades (promedio y máxima) sólo alcanzan un valor cercano al 50% de
las velocidades máximas del atardecer, siendo esto más perceptible en las velocidades
media en donde las velocidades alcanzan el 20% de las velocidades del atardecer. Esta
alta variabilidad en las velocidades diarias del viento, son un marco referencial que, en
gran parte determinan, la jornada de los campesinos de Colchane.

Dirección del viento según hora del día


La dirección del predominante del viento permite identificar características particulares
de este tales como temperatura y humedad relativa, variables que pueden ser muy
incidentes para incrementar o para disminuir la pérdida de agua desde el suelo, siendo
esto muy relevante para las condiciones del altiplano de Chile, con un paisaje muy
variado respecto a su topografía y fuentes de agua. Las direcciones predominantes del
viento están contenidas en el cuadro 1.

19
Cuadro 1. Direcciones predominantes del viento según hora, mes y año.
2006 2007

1:00 7:00 13:00 19:00 1:00 7:00 13:00 19:00

6:00 12:00 18:00 24:00:00 6:00 12:00 18:00 24:00:00


Enero ENE ENE ENE ENE E W E ESE
Febrero ENE ENE ENE ENE E E WNW ESE
Marzo E E E E E WN W E
Abril E E E E E WNW W E
Mayo E E W E E E ESE E
Junio E E W E E ESE W E
Julio E WSW W E E E W E
Agosto E WSW W E E E ESE E
Septiembre E E W E E SE ESE E
Octubre E WNW W E E E WNW E
Noviembre E ENE W ESE E NW ESE ESE
Diciembre E E W ESE E WNW WNW ESE
N: norte; S: sur; E: este; W: oeste.

Durante las primeras horas del día, la dirección predominante es del Este, con
velocidades del viento que, por lo general, no son superiores a los 2,5 m/s. Entre las
07:00 y el medio día, existe una mayor variabilidad en la procedencia predominante de
los vientos, siendo las velocidades del viento significativamente menores que durante el
período anterior, sin superar los 2,0 m/s. A partir del mediodía se registra una gran
variabilidad en la procedencia predominante de los vientos, tanto entre un mes y otro
como entre un año y otro, observándose además un significativo aumento en la velocidad
de los vientos, incrementándose esta más de un 100% respecto de antes del mediodía. Al
término del día se mantienen las altas velocidades del viento, sin embargo, la dirección
del viento se hace menos variable que durante el atardecer.

Precipitaciones
El régimen anual de las precipitaciones es la variable principal del altiplano que marca
la época de siembra de los cultivos. En la figura 13 se grafican las variaciones
mensuales en las precipitaciones.

20
PRECIPITACIONES MENSUALES
50%

45%

40%

35%

30%
(%)

25%

20%

15%

10%

5%

0%
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
MESES

Figura 13. Precipitaciones por mes respecto del total (%).


Las lluvias son un evento que se concentraron principalmente entre los meses de enero a
marzo, para después existir un período seco prolongado hasta el mes de septiembre -
octubre. A pesar de la regularidad del período con lluvias y el periodo seco, estas son
altamente irregulares en su cuantía entre un año y otro, lo cual se aprecia en el cuadro 2.

Cuadro 2. Precipitaciones acumuladas por


año (mm/año).
AÑO PRECIPITACIONES (mm)

2006 79,8

2007 119,0

2008 102,6

Durante el año 2008 se han registrado sólo dos meses de precipitaciones siendo estos
meses más lluvioso que todo el año 2006. A pesar que durante el año 2007 hubo
mayores precipitaciones que durante el año 2006, las siembras fueron significativamente
menores debido a la escasa humedad del suelo como consecuencia de las reducidas
precipitaciones ocurridas entre enero y marzo del año 2007, las cuales en la práctica
solamente alcanzaron los 94,6 mm ya que, de los 119,0 mm de precipitaciones del año

21
24,4 mm ocurrieron durante diciembre. Por otra parte, durante diciembre del 2005 hubo
precipitaciones por 18,4 mm, con lo cual la humedad que potencialmente fue
almacenada alcanzó los 98,2 mm, que determinó la cuantía humedad del suelo para las
siembras del año 2006. En la figura 14, las precipitaciones se han ordenado por su
ocurrencia durante el día.

PRECIPITACIONES POR HORA EN ANCOVINTO


60%

50%

40%
(%)

30%

20%

10%

0%
01:00-06:00 07:00-12:00 13:00-18:00 19:00-24:00
HORA DEL DIA

Figura 14.- Precipitaciones por hora respecto del total (%).


Durante las primeras horas del día se concentra aproximadamente el 25% de las lluvias
totales. Durante la segunda parte del día las precipitaciones disminuyen
significativamente respecto de lo que llueve durante la madrugada. Al final del día, se
concentra cerca de la mitad del promedio de las precipitaciones ocurridas.

Heladas
Las bajas temperaturas del sector, definen una alta frecuencia en la ocurrencia de las
heladas. La mayor ocurrencia de las heladas será una dificultad para los manejos de los
cultivos, afectando las cosechas. En la figura 15, se registra el número de días por mes
con heladas.

22
DIAS MENSUALES CON HELADAS
30

25

20
Dias

15

10

0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
MESES

Figura 15.- Días por mes con ocurrencia de heladas (Días).

Durante los meses de otoño, invierno y comienzos de primavera, las heladas son un
fenómeno de ocurrencia casi diaria. Durante los primeros meses del año, el número de
días con heladas disminuye a un mínimo. Un aspecto interesante es que las labores de la
quinua se concentran desde fines de octubre hasta fines de marzo y comienzos de abril,
periodo con escasos días con heladas.
Otro aspecto interesante es la duración de las heladas cada vez que estas ocurren, lo cual
se grafica en la figura 16.

DURACIÓN DE LAS HELADAS


10,0

9,0

8,0

7,0

6,0
HORAS

5,0

4,0

3,0

2,0

1,0

0,0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
MESES

Figura 16.- Duración promedio de las heladas por mes (horas).

23
Los meses con un mayor número de heladas, mayo, junio, julio y agosto (Figura 15) son
los que tienen las heladas con una mayor duración, en otras palabras, además de tener
casi todos los días con heladas, en promedio 9 horas están bajo los 0 ºC, lo cual define
condiciones altamente restrictivas para el desarrollo de los cultivos.

Horas frío
Las horas frío de un lugar son un indicador relevante para las decisiones agrícolas,
especialmente para aquellos cultivos que requieren de una inducción floral. Esta
información se grafica en la figura 17.

HORAS FRÍO DE ANCOVINTO


20.000

18.000

16.000

14.000
HORAS FRÍO

12.000

10.000

8.000

6.000

4.000

2.000

0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Mensual Acumulado MESES

Figura 17.- Horas frío por mes y acumuladas en Ancovinto (horas).

El sector tiene una gran acumulación de horas de frío, lo cual implica que, de plantarse
alguna especie frutal en la cercanía de la estación meteorológica, esta especie debiera
tener altos requerimientos de horas frío para así evitar floraciones tempranas las cuales
serían dañadas por las heladas tardías de primavera.

Días grado
La determinación de días grado (unidades de calor), se basan en determinar las horas en
que la temperatura del aire se encuentra sobre determinado umbral, dependiendo de la
especie considerada. Así, unidades de calor determinadas para variedades de quinua en
el altiplano boliviano fueron de 1.002 y para variedades de valle 1.190 y de 1.319
(según Salazar et al., 2005).

En la figura 18, se grafican los días grado mensuales y sus valores acumulados.
24
DIAS GRADO DE ANCOVINTO
900

800

700

600
Dias Gradio

500

400

300

200

100

0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Mensual Acumulado MESES

Figura 18.- Días grado por mes y acumulados en Ancovinto.

Durante el período analizado, la acumulación de los Días Grado se concentra durante


dos períodos; enero – abril y octubre – diciembre. La acumulación total de las horas
llega hasta los 850 días grado. Dadas las condiciones ambientales descritas con
anterioridad y, como consecuencia de los escasos días grado calculados, existirán serios
problemas de maduración para muchos cultivos ya que difícilmente alcanzarán esta
etapa fenológica. Debieran privilegiarse los cultivos de ciclo más corto, ya que
solamente ellos podrán llegar a la cosecha sin sufrir atrasos que impliquen que las
cosechas se posterguen hasta el otoño, cuando las bajas temperaturas disminuyan la
velocidad de crecimiento y dañen las plantas y los cultivos.

Evapotranspiración
La evapotranspiración, es la pérdida de agua desde el suelo como consecuencia de la
evaporación y la transpiración. Mientras mayor sea la evapotranspiración de un sector
implicará mayores demandas de agua que deberán ser aportadas por las lluvias y/o por
el riego. La evapotranspiración mensual registrada se grafica en la figura 19.

25
EVAPOTRANSPIRACIÓN DE ANCOVINTO
300 3.000

250 2.500

200 2.000
(mm/mes)

(mm)
150 1.500

100 1.000

50 500

0 0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Mensual Acumulada MESES

Figura 19.- Evapotranspiración por mes y acumulada en Ancovinto.

Las evapotranspiraciones son máximas durante el verano, siendo noviembre y diciembre


los meses con mayores demandas de agua. En el cuadro 3 se hace un resumen anual de
las evapotranspiraciones registradas.

Cuadro 3. Evapotranspiraciones
acumuladas por año (mm/año).

AÑO ET0 (mm/año)


2006 2529,4
2007 2689,7

Existe una alta demanda de agua por la atmósfera, siendo similar los valores anuales de
evapotranspiración para los dos años considerados.
Otro antecedente relevante es que las precipitaciones solamente compensan una parte
mínima de lo evapotranspirado durante cada mes, lo cual se observa en la figura 20.

26
ET0 Y PRECIPITACIONES MENSUALES DE ANCOVINTO
300

250

200
mm

150

100

50

0
ENE FEB MAR ABR MAY JUN JUL AGO SEP OCT NOV DIC
Precipitaciones ET0 MESES

Figura 20. Evapotranspiraciones y precipitaciones por mes y año


(mm).

Además de concentrarse durante algunos meses del año las precipitaciones alcanzan
menos de un 50 % de lo evapotranspirado, lo cual define condiciones hídricas altamente
restrictivas para las plantas. A pesar de la situación antes descrita, en el sector, existe
una dinámica que contribuye a hacer menos restrictiva la escasez de agua, y esta es el
secamiento superficial del suelo por efecto de los vientos de la tarde. El proceso anterior
disminuye drásticamente la evaporación del agua desde el subsuelo permitiendo que la
humedad se pueda conservar durante varios meses hasta el próximo período de siembra.

27
III MANEJO CULTURAL DE LA QUINUA

José Delatorre Herrera3 Matías Sánchez Monje4 Eustaquio Challapa5

Sin importar su origen, la quinua ha sido identificada con la expansión del Imperio Inca el
cual dominó los Andes hasta la llegada de los españoles en 1532. La Quinua fue el cultivo
alimentario predominante en la región del altiplano debido a que el maíz no podía competir
en esas condiciones. Dos de los principales ejes del poderío del imperio inca fueron: por
una parte el desarrollo de una gran variedad de cultivos en donde las subespecies estaban
adaptadas para un nicho ecológico específico y por otro lado un sistema altamente preciso
de predicción de las condiciones climáticas, basado en una observación astrológica,
biológica y meteorológica extensiva (Cusack, 1984). Debido a estas razones el cultivo de la
quinua ha logrado perseverar durante cientos de años en las zonas altiplánicas del norte de
Chile.

Manejo ancestral previo a la siembra


El terreno denominado “cortado de monte” se deja descansar por lo menos dos años para
cautelar cualquier ataque de insecto que hubiese permanecido en el terreno producto del
cultivo de quinua de temporadas pasadas.

Sistema de siembra tradicional


Antes de la siembra se realiza un acondicionamiento del terreno que comprende
principalmente en desmalezar el terreno. Se espera a que las lluvias hagan crecer el pasto
hasta espigadura, se raspa el suelo para remover el pasto mediante una herramienta
denominada “Ch´ila” que consiste en una piedra cuadrada con forma de pala de unos 35
cm de ancho amarrada con cuero de llamo a un mango de queñua (Polylepis tarapacana
Phil.). El raspado con esta herramienta se realiza en todo el terreno a cultivar y
específicamente en la zona de surco para así mantener la humedad del suelo. Todo este
proceso de acondicionado de suelo es denominado “Jollir”. Con la aparición del hierro se
adaptó la pala de punta de huevo para realiza la misma labor.
Previo a la siembra el grano se impregna con Ñacat´ula para prever el ataque de gusanos
cortadores. Luego la siembra se realiza al regularizarse las precipitaciones, con una

3
Ingeniero Agrónomo. Doctor y Magíster en Ciencias Agropecuarias
4
Licenciado en Agronomía
5
Agricultor de Ancovinto. Dirigente de la Comunidad Aymara de Ancovinto.

28
herramienta denominada “Taquiza” (Figura 21) que consiste en un mango de no menos de
un metro de largo hecho de queñua, amarrado con cuero de llamo a una piedra con forma
triangular, la herramienta en su totalidad asemeja a una lanza, esta es enterrada en el suelo
hasta llegar a la zona donde se encontraba la humedad, se abre el suelo y se introducen las
semillas en pizcas, alrededor de 12 semillas (Figura 22), la distribución en el terreno se
realiza en sistema de mateado a lo largo del surco.

A B
Figura 21. A.- Siembra con Taquiza. B.- Taquiza

Figura 22. Siembra de semillas

En todo el proceso, desde preparación de suelo hasta siembra, trabajaban de 8 a 10


personas por hectárea y se demoraban alrededor de dos semanas en toda la labor.

Manejo cultural, Cosecha y Poscosecha


Durante el crecimiento de la planta, no se emplea ningún manejo agrocultural. A simple
vista el agricultor sabe si el grano está maduro para ser cosechado. La cosecha se realiza

29
arrancando la planta en su totalidad, se sacuden con la pierna los restos de tierra que
quedan en la zona radicular, hasta limpiar por completo las raíces.
La colecta de las plantas arrancadas se agrupa en forma de parva (Figura 23), se dejan
secar durante 15 días, pasados estos días se realiza la limpieza del grano con la ayuda de
una palmeta, además, se amarran las mangas de las camisas con una soga para impedir
cortes, posterior a este proceso se harnea el grano, depositándolo en sacos, finalmente se
voltea para con la ayuda del viento limpiar las impurezas que no fueron retenidas por el
harnero. Cabe señalar que para todo el proceso de limpieza y posterior desaponificado se
construye una superficie plana de barro con dimensiones cercanas a 4 m2, con el fin de
proteger al grano del polvo y suciedad que se encuentran en el suelo.

Figura 23. Parva de quinua

Desaponificado
Para el desaponificado se vierte el grano en baldes y con la ayuda de un mazo se golpean
los granos que se encuentran al interior del balde, existe otro método ampliamente usado
por mujeres (Figura 24), el cual consiste en colocar los pies dentro del balde lleno de
granos, haciendo rotar los pies de un lado a otro, esta rotación de los pies provoca un
efecto abrasivo entre los granos desprendiendo la saponina que se encuentra alrededor de
estos.

30
Figura 24. Desaponificado artesanal
de la quinua.

Tipos de quinua
Con referencia a colecciones de quinua en el norte de Chile, existe escasa información.
Lanino (1977) manifiesta que los agricultores de Isluga utilizaban una mezcla de
diferentes variedades de quinua adaptados a zonas de temporal y zonas de riego con
diferencias en el color. Así mismo, informa la existencia en el pasado hasta 12 variedades
de quinua en Isluga, distinguiéndose por diferentes características tales como: altos y
bajos rendimientos, ciclo vegetativo corto y largo, diferente coloración del grano, etc.
Estos antecedentes nos muestran la erosión genética sufrida por el cultivo (Figura 25).

Figura 25. Diversidad en quinua.

31
Época de siembra
En la zona centro sur existen diferentes fechas de siembra, desde Curicó a Chillán se
siembra entre los meses de julio a octubre (Fuentes, 1972), en tanto que en el secano
costero (Chanco a Pullehue) se siembra en octubre, cosechando entre enero a febrero. En
Linares, la siembra se realiza en octubre y se cosecha en entre marzo a abril. Etchevers y
Avila (1981), concluyen que en Chillán el rendimiento no se afecta significativamente si
la siembra se realiza entre la primera quincena de septiembre y la primera quincena de
octubre, afectándose con siembras posteriores a la segunda quincena de noviembre. En el
altiplano, Lanino (1977), señala que la época de siembra corresponde a los meses de
septiembre y octubre, siendo más frecuente septiembre, para evitar el efecto de las
heladas. Por su parte Delatorre (1994), trabajando en la Pampa del tamarugal, con
diferentes épocas de siembras, las que van desde septiembre a enero, coincide con los
resultados obtenidos por los autores anteriormente señalados, siendo la mejor fecha entre
el 1 al 15 de octubre.

Distancia de siembra
El cultivo de la quinua en Chile, generalmente se realiza utilizando poca tecnología. En la
zona central se siembra al voleo o hileras a distancias de 0,5 a 1,0 m, en tanto que en
altiplano se realiza mateado, similar al sistema utilizado en Bolivia. Cárdenas (1974), en
el altiplano chileno, se realizó una experiencia sobre los efectos de la distancia y
profundidad de siembra, los resultados obtenidos se detallan en el cuadro 4.
Cuadro 4.- Efecto de la densidad y la profundidad de siembra
en quinua

Distancia de Profundidad de Rendimiento


siembra (cm) siembra (cm) (kg/ha)

50 5 633

30 5 533

Promedio 583

Fuente: Cárdenas (1974).


Valiente y col. (1981), en el secano de Chillán evaluaron profundidades de siembra entre
1,6 a 1,9 cm, encontrando que los rendimiento obtenidos variaban entre 275 a 307 kg/ha
respectivamente.
Con respecto a número de plantas por hectárea, Delatorre et al., (1995) trabajando con
tres densidades de plantas: 27.660, 83.000 y 322.000 plantas ha-1, encuentran que al final
32
del ciclo del cultivo no existen diferencias significativas entre las alturas promedios de las
plantas. Para producción de biomasa la densidad de 322.000 plantas ha-1 presentó la
mayor producción, al igual que presentó la mayor área foliar. En la figuras 26 y 27, se
presentan algunos de los valores obtenidos para producción de materia seca.

300

250
MATERIA SECA (gr/m2)

200
322,000
150 83,000
27,660

100

50

0
0 45 60 75 90 105 120
DIAS DESDE SIEMBRA

Figura 26.- Efecto de la densidad de siembra sobre la producción de materia


seca en quinua.

1600
1400
RENDIMIENTO (kg/ha)

1200
1000
PROMEDIO
800
D.S
600
400
200
0
27660 83000 322000
DENSIDAD (pl/ha)

Figura 27.- Efecto de la densidad de plantas sobre el rendimiento en


quinua.

33
Los datos muestran que al final del periodo, la producción de biomasa prácticamente se
iguala, lo que demuestra que la quinua es capaz de incrementar su crecimiento cuando
tiene menos competencia. De igual forma la densidad de plantas no altera el rendimiento,
este resultado se aprecia en la figura 27, en donde no se muestran diferencias
significativas en el rendimiento entre las diferentes densidades. Esto reafirma que la
competencia por nutrientes y agua entre las plantas tiene un gran efecto sobre los
rendimientos. También se observa la gran variabilidad que presentan los valores, lo que
se atribuye a la falta de estabilidad genética en las poblaciones, debido a que no son
variedades puras.

Rendimientos.
Cárdenas (1974), realizó una investigación sobre la distancia y profundidad de siembra en
la localidad de Colchane (altiplano), encontrando que los rendimientos en promedio
alcanzaron a 583 kg/ha. Lanino (1977), por su parte señala que en el altiplano chileno, los
rendimientos fluctúan entre 140 a 550 kg/ha para el secano y entre 290 a 960 kg/ha bajo
riego. En tanto que Yañez e Ivanovic (1983), indican que los rendimientos obtenidos en la
zona central, alcanzan a 2.960 kg/ha. Por su parte, Delatorre et al., (1990), utilizando
como base el material genético colectado en altiplano, evaluaron en la Pampa del
Tamarugal los rendimientos de 2 ecotipos denominados amarillo y rosado. Los resultados
obtenidos por estos autores se detallan en el cuadro 5.

Cuadro 5.- Rendimiento en semillas de dos ecotipos de


quinua.

Ecotipo Rendimiento promedio (Kg/ha)

Rosado 9.357

Amarillo 8.889

34
V EL RIEGO DEL CULTIVO DE LA QUINUA EN EL ALTIPLANO

Marcelo Lanino Alar6; Ana Riquelme Torres7; Jorge Arenas Charlín8


AGUA EN EL SUELO
El contenido de agua del suelo experimenta variaciones continuas a lo largo del tiempo.
Recibe agua de las lluvias o por riego, mientras que la pierde por escorrentía superficial
y por drenaje a las capas profundas. A estas pérdidas hay que sumar la
evapotranspiración, término en el que se incluyen las pérdidas producidas por la
evaporación directa desde la superficie del terreno más el agua evaporada desde la
superficie de las plantas (transpiración) (figura 28).

Figura 28.- Pérdidas de agua en un cultivo.

6
Ingeniero Agrónomo
7
Ingeniero Ejecución Agrícola; Licenciado Agronomía
8
Ingeniero Agrónomo; Magíster en Ciencias Agropecuarias

35
En la naturaleza, estas entradas y salidas de agua producen cambios continuos en la
humedad del suelo. Si hacemos una homologación del suelo con una esponja, la cual
posee poros de diferentes tamaños, se puede decir que cuando todos los poros se
encuentran llenos de agua, como ocurre después de unas lluvias abundantes, nos
encontramos en el nivel de saturación (Figura 29), que puede afectar a una capa más o
menos profunda de suelo. Pero el agua que ocupa los poros más grandes (macroporos)
drena hacia las capas inferiores de una forma más o menos rápida dependiendo de la
permeabilidad del suelo.

Figura 29: Saturación y drenaje del agua en el suelo

Una vez producida esta infiltración en unos pocos días nos encontramos en un nivel de
humedad denominado capacidad de campo (CC), que corresponde a la máxima cantidad
de agua que puede retener el suelo después de haber drenado el agua gravitacional (agua
menos retenidas por las partículas de suelo y la primera que se comienza a mover por
efecto de la gravedad). En este momento los macroporos se encuentran ocupados por
aire y los microporos (poros más pequeños) por agua.
Si no se producen nuevos aportes de agua, el suelo continúa perdiendo humedad por
evaporación, de forma más rápida cuanto más elevadas sean las temperaturas. Las

36
plantas van absorbiendo el agua capilar (agua que se encuentra entre los pequeñísimos
espacios que se forman por los poros) retenida en los microporos y la van perdiendo por
transpiración a través de sus hojas.
Conforme va disminuyendo la humedad en el suelo, la absorción de agua se realiza con
más dificultad y las plantas comienzan a sufrir un déficit de agua. En muchos casos se
produce un marchitamiento durante las horas más calurosas, recuperándose la turgencia
durante la noche. Cuando las plantas ya no pueden absorber más agua del suelo se
produce el marchitamiento permanente. A este nivel de humedad del suelo se le conoce
como punto de marchites permanente (PMP).

En consecuencia, se considera que el agua disponible para las plantas es la que se


encuentra entre los niveles de capacidad de campo (agua capilar + agua ligada) y el
punto de marchites (agua ligada). En general el máximo crecimiento de las plantas se
produce cuando la humedad del suelo está cercana a la capacidad de campo. En este
caso las plantas se encuentran con oxígeno suficiente y con agua retenida con poca
fuerza por el suelo, por lo que el agua es absorbida rápidamente.

EL RIEGO EN EL ALTIPLANO CHILENO


En numerosos estudios se estima que de la superficie mundial cultivada, sólo el 16%
tiene posibilidades de riego, sin embargo, esta superficie es responsable del 80% de la
obtención de alimentos. Es claro que el riego representa un importante factor de
producción el cual es más importante en cultivos que se encuentran adaptados a
condiciones particularmente difíciles o estresantes.
Para un adecuado manejo del agua, existen procedimientos técnicos que pueden ser
validados para la zona en particular. Esto implica un trabajo de investigación integral
para lograr que los resultados puedan ser aplicados de forma eficiente.

El riego de la quinua en el altiplano chileno


El caso de la quinua, que es un cultivo muy adaptado a las condiciones del altiplano, la
respuesta al riego muestra una respuesta interesante. Los datos de campo indican que la
quinua es resistente tanto al estrés hídrico como al salino. Sin embargo, los datos
científicos para avalar estas observaciones son muy escasos o indirectos. González y
Prado (1992) y Gallardo y González (1992) demostraron que la humedad, las distintas
concentraciones de sales y las diferentes temperaturas ejercen una fuerte influencia
sobre la quinua en el estadio de germinación.
Por otro lado, García (1991) demostró que con riegos moderados la quinua podía
incrementar su rendimiento. Así mismo, Vacher et al. (1994) encontraron que bajo

37
condiciones de estrés hídrico la quinua presentaba una alta resistencia a la sequía y una
alta tasa de asimilación fotosintética.
La determinación de los requerimientos de riego de los cultivos en el Altiplano chileno
es algo muy complejo, debido a que los factores climáticos son muy variables.
La demanda de agua dependerá esencialmente de dos factores: precipitaciones y
disponibilidad de humedad en el suelo.
Los agricultores solo pueden influir sobre este último factor, mediante lo que
denominan los tiempos de descanso (barbecho), para permitir recuperar la fertilidad del
suelo y la cantidad de agua disponible. Sin embargo, las estratas superiores del suelo (0
a 40 cm) presentan muy bajo contenido de humedad debido principalmente a la elevada
evaporación. En la figura 30 se muestra la evolución de la humedad del suelo en un
periodo de 4 meses
250

200

150
CBar

100

50

0
30-Ene 07-Feb 12-Feb 21-Feb 15-Mar 29-Mar 05-Abr

humedad 30 cm humedad 60 cm

Figura 30. Evolución de la Humedad del suelo en Vilacollo


El contenido de humedad del suelo se hace menor durante el mes de febrero tanto a los
30 como a los 60 cm de profundidad. A los 30 cm es menor debido a los efectos de la
evaporación. A partir de comienzo de marzo, donde las precipitaciones disminuyen las
curvas de humedad tienden a tener un comportamiento similar en el perfil, es decir llega
un momento que se estabilizan las humedades debido a la fuerte evaporación que se
produce en las capas superficiales.

Métodos de riego
Constituye el conjunto de elementos que conforman la extracción, conducción y entrega
de agua a las plantas. Los métodos conocidos son el denominado riego gravitacional en
que se encuentra tendido, por surcos y los sistemas a presión como goteo y aspersión.

38
El sistema de riego por tendido representa un uso poco eficiente del agua, lo que
constituye un factor importante a considerar cuando el agua es escasa.
Los riegos tecnificados como goteo requieren una elevada inversión, y generalmente de
una fuente de energía para el funcionamiento de las bombas y dada las condiciones
ambientales, podrían ser afectados por las bajas temperaturas. Los riegos por aspersión
en el caso de la quinua podrían afectar las hojas o las panojas durante su desarrollo. El
otro factor a considerar es el viento que afectaría en forma importante el desempeño de
los aspersores.
Los métodos de riego son condicionados por numerosos factores técnicos y económicos
.En el caso del altiplano, debido a las condiciones climáticas y de suelo, el método que
parece ser más adecuado a las actividades normalmente realizadas sería el de surcos.
Esto permite aprovechar los surcos de siembra realizados para proteger los primeros
estadios de desarrollo de la planta.

Ensayo de riego en Vilacollo.


La localidad de Vilacollo, ubicada en el Altiplano chileno se caracteriza por presentar
clima de estepa de altura con temperaturas mín. de -12ºC en el mes más frío y máxima
de 20ºC en el mes más calido. Otras variables de gran importancia son el viento (50 –
72 km h-1 en invierno), la evaporación (35,2 x 10 m3 año-1). Las precipitaciones, se
acumulan durante los meses estivales, octubre a marzo, debido al conocido "invierno
altiplánico", que consiste en el ingreso de masas de aire húmedas provenientes de la
vertiente oriental de la Cordillera de los Andes, lo que genera lluvias en el altiplano.
A pesar de estas condiciones extremas, la quinua es cultivada por las comunidades
Aymaras desde tiempos ancestrales. La siembra se realiza en entre septiembre a octubre,
aprovechando el agua acumulada en el suelo para las primeras etapas del cultivo, como
son la germinación y aparición de las primeras hojas. Las precipitaciones ocurren
durante un período corto, tres meses, por lo que el cultivo de la quinua continúa su
crecimiento y desarrollo contando sólo con el aporte de aquellas precipitaciones. Bajo
estas condiciones el cultivo germina en forma escalonada y el campo se observa ralo, ya
que existe poco cubrimiento. En cuanto a los rendimientos obtenidos con este sistema se
consideran bajos (150 a 600 kg/ha).
De acuerdo a esta realidad se planteó un ensayo en la localidad de Vilacollo, Comuna de
Colchane para apoyar algunas etapas del cultivo de quinua donde fuese más necesaria la
humedad aprovechable y esta no fuese provista en forma natural, es decir, por las
precipitaciones. Entonces nace la interrogante: ¿Cómo se podrían mejorar los
rendimientos obtenidos hasta ahora en esta comunidad?, la suplementación del riego en
momentos claves del desarrollo del cultivo (establecimiento y llenado de grano) unido a
una fertilización base a nivel del suelo, provocarán un aumento en el rendimiento.

39
Es importante de analizar el sistema de cultivo, ya que debido a la incorporación de
maquinaria, se ha modificado el sistema tradicional denominado mateado por siembras
en surcos. De esta manera, se deja la semilla en el fondo de un surco, que tiene por
finalidad llevar a la semilla cerca de las estratas con mayor humedad disponible y
protegerlo de las condiciones ambientales (viento y bajas temperaturas). Además
permite realizar un control de la erosión al afectar solo una parte del suelo.
Eso permitiría definir que existe una estructura básica de conducción que podría ser
utilizada para riego (Figura 31).

Figura 31. Aspecto general de sector cultivado con quinua en la


localidad de Vilacollo.

De acuerdo a lo observado en el cuadro 8, en el mes donde se realiza la siembra se tiene


un déficit de humedad a nivel atmosférico de 150 mm, valor que aumenta hasta el
momento de las mayores precipitaciones.

40
CÁLCULOS DE RIEGO:
Como recordaremos el objetivo del riego es dejar el suelo a capacidad de campo. Esta
humedad aprovechable debe estar disponible en la zona donde se concentran la mayor
cantidad de raíces y raicillas. La profundidad donde se concentran mayoritariamente las
raíces y raicillas es variable y dependerá de cada cultivo. Para el caso de la quinua, se
puede considerar una profundidad máxima de 60 cm.
Para determinar la humedad aprovechable de los suelos de Vilacollo, se recolectaron
muestras de suelo, determinándose en el laboratorio la Curva Característica de
Humedad de suelo. Los datos obtenidos se entregan en el cuadro 6.

Cuadro 6. Parámetros para determinar la humedad aprovechable

Parámetros %

0,3 bar (CC) 9,3

15,0 bares (PMP) 4,7

Humedad Aprovechable (HA) 4,6

Da (g/cm3) 1,36

Da: Densidad aparente.


Estos valores se encuentran dentro de los obtenidos por algunos autores para suelos de
texturas arenosas, como se muestra en el Cuadro 7.

Cuadro 7. Valores promedio y rango de CC, PMP y AD (expresados como % en peso)


para suelos de diferente textura (adaptado de Israelsen y Hansen, 1979).

Textura del Capacidad de Punto de marchites Agua


suelo campo (CC) permanente (PMP) disponible
(AD)
Arenoso 6 -12 2–6 4-6
Franco 18 – 26 8 – 12 10 – 14
Franco – 23 – 31 12 – 16 11 – 15
Arcilloso
Arcilloso 31 – 39 16 – 20 15 – 19

41
Para el cálculo de la Humedad aprovechable, se utilizó la ecuación 1

HA 
CdC  PMP  Da  Prof (1)

100

Donde:
HA = Humedad Aprovechable (cm)
CC = Capacidad de campo
PMP = Punto de marchites permanente
Da = Densidad Aparente
Prof = Profundidad expresada en cm

Reemplazando los valores se tiene:


HA = 37,54 mm
HA = 375,36 m3/ha

Por lo que se necesitan 37,54 mm en este suelo para llegar a Capacidad de Campo (CC)
hasta los 60 cm de profundidad si es que el riego se realiza cuando el suelo esta en la
condición de marchites permanente.
Sin embargo debido a que inicialmente solo se requiere mojar los primeros 30
centímetros, la cantidad de agua se puede reducir a la mitad, es decir 188 m 3 por
hectárea. Si aplicamos solamente agua a la superficie cultivada (surcos), se necesitan 94
m3. Para disponer de este volumen de agua es necesario contar con un pozo con un
caudal de 1 l/s.
Existen muchas variedades de quinua, que se ubican a diferentes alturas y condiciones
edafoclimáticas. Están las que viven en lugares donde las precipitaciones alcanzan
niveles sobre los 1.000 mm, en cambio hay otras que lo hacen en lugares como el
altiplano y sobreviven con 100 mm. Por lo que la necesidad de riego de este cultivo en

42
cuanto a cantidad y momento de aplicación dependerá del uso de las variedades
adecuadas a las condiciones de la zona.
Así, numerosos autores, señalan que el riego permite incrementar en forma significativa
los rendimientos obtenidos, reportándose hasta 12 ton ha-1, en donde se ha combinado
riego y mejores condiciones de suelo y clima. Experiencias en la Estación Experimental
Canchones, con riego por goteo y fertirrigación se han alcanzado valores de 10 ton ha-1
(Delatorre et al., 1995). Esto a diferencia de lo que reporta Miranda et al., (2005), en
Bolivia, donde el rendimiento promedio fue de 750 kg ha-1, similar a lo que se menciona
en Chile (600 kg ha-1).
Los datos demuestran que los suelos de Vilacollo presentan un estrecho margen de
humedad aprovechable (4,6%), lo que obliga a realizar riegos frecuentes.
Se considera que las necesidades de agua de los cultivos están representadas por la suma
de la evaporación directa desde el suelo más la transpiración de las plantas que es lo que
comúnmente se conoce como evapotranspiración (ETP). Por esto, la evapotranspiración
suele expresarse en mm de altura de agua evapotranspirada en cada día (mm/día) y es
una cantidad que variará según el clima y el cultivo.
También es importante considerar el estado de desarrollo de las plantas al momento de
regar, no presentan los mismo requerimientos plantas con 2 hojas que las plantas que se
encuentran en pleno llenado del grano, estas últimas requieren más agua. Para corregir
esta situación se emplea un término conocido como coeficiente de cultivo (Kc), este
factor, describe las variaciones de la cantidad de agua que las plantas extraen del suelo a
medida que se van desarrollando, desde la siembra hasta la cosecha.

Evapotranspiración de referencia calculada y estimada.


El conocer la evapotranspiración de referencia (ETr), es el primer paso para hacer un
buen diseño de riego, tanto desde el punto de vista agronómico como hidráulico. Los
datos contenidos en el cuadro de evapotranspiración diaria (Cuadro 8), son los primeros
realizados en el sector a partir de datos reales obtenidos desde el mismo sector de
análisis,
En la actualidad, para hacer los cálculos de riego se usan datos de evapotranspiración de
referencia “oficiales” y que se encuentran en el “Mapa de la evapotranspiración de
Chile. En el cuadro 8, se comparan los valores mensuales de ETr calculados a partir de
Penman Monteith (ET calculada) y los valores determinados oficialmente por la
Comisión Nacional de Riego (CNR) para el sector (ET estimada)

43
Cuadro 8. Comparación de valores de ETr
calculados y estimados para el sector de
Vilacollo

AÑO

MES 2006 2007 CNR

Enero 189,9 232,5 80,0

Febrero 183,3 214,1 78,0

Marzo 201,0 193,4 73,0

Abril 202,2 227,2 78,0

Mayo 187,0 194,5 67,0

Junio 160,7 174,4 54,0

Julio 173,3 183,4 57,0

Agosto 200,1 239,5 64,0

Septiembre 224,9 226,8 73,0

Octubre 263,0 278,1 86,0

Noviembre 268,6 261,5 92,0

Diciembre 275,5 264,3 90,0

Fuente: Proyecto FIA UNAP, y CNR “Mapa de


evapotranspiración de Chile”.

Se observan que la ETr determinada por la CNR, subvaloran los calculados a partir de
los datos medidos localmente. En promedio, la diferencia entre ambos valores es
superior al 40%, con lo cual, de no corregirse estos, las tasas de riego oficiales de la
CNR son menores en un 40% a las calculadas a través de la fórmula de
evapotranspiración para las condiciones locales. Lo anterior implicará las obras de riego
que se construyan para el sector estarían subdimensionadas cerca de un 40% respecto de
los caudales con los cuales se debieran regar los cultivos.

44
Cálculo de riego para la quinua
Así, para la estimación de la evapotranspiración de la quinoa (ETc), se multiplicó el
valor de ETr por un coeficiente específico para este cultivo (Kc). Con lo anterior, el
valor de ETr, que corresponde a un valor de ET promedio para el sector, se transforma
en un valor específico para el cultivo (ecuación 2):

ETc  ETr  Kc (2)


Los valores de Kc están relacionados con los estados fenológicos de las plantas y las
velocidades de crecimiento y desarrollo en cada estado. En el cuadro 9 se incluyen los
estados fenológicos del cultivo durante la última temporada y que se midieron para el
sector en donde se realizaron los ensayos.
Cuadro 9. Estadios fenológicos del cultivo de la quinua en Vilacollo
DIAS
Estado fenológico
Por estado Acumulados Fecha

1 Siembra 0 0 16 nov

2 Emergencia 5 5 21 nov

3 Aparición de cotiledones 5 10 25 nov

4 2 hojas verdaderas 5 15 29 nov

5 4 hojas verdaderas 16 31 11 dic

6 6 hojas verdaderas 11 42 22 dic

7 Ramificación e inicio de
11 53 02 ene
panojamiento

8 Inicio de floración 9 62 11 ene

9 Floración 7 69 18 ene

10 Grano lechoso 39 108 26 feb

11 Grano pastoso 25 133 23 mar

12 Madurez fisiológica 10 143 02 abr

13 Madurez cosecha 7 150 09 abr

Fuente: Proyecto FIA UNAP

45
En la figura 32 se consideran en forma simultánea los días desde la siembra (eje X) y
los respectivos valores de Kc (eje Y) para el cultivo de la quinua.

Kc para quinoa en Vilacollo


1,10

1,00

0,90

0,80

0,70

0,60
Kc

0,50

0,40

0,30

0,20

0,10

0,00
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120 130 140
Dias desde siembra

Fuente: Magali García, Dirk Raes and S.-E. Jacobsen Figura


32.Valores de Kc para la quínoa durante su desarrollo desde
emergencia a cosecha.

Cálculo de la evapotranspiración del cultivo de la quinua (ETc).


A partir de la información anterior, se calcula la ETc para la quínoa, los datos obtenidos
se presentan en el cuadro 10.
Cuadro 10. Cálculo de ETc por estado fenológico y fecha
Días ETc (mm)
Por ETr
Estado Fenológico Estado Acumulados Fecha (mm/día) Kc Diaria Estado
Emergencia 5 5 21-Nov 5,2 0,52 2,7 13,5
Aparición de cotiledones 5 10 25-Nov 5,2 0,52 2,7 13,5
2 hojas verdaderas 5 15 29-Nov 5,2 0,52 2,7 13,5
4 hojas verdaderas 16 31 11-Dic 5,4 0,67 3,6 57,9
6 hojas verdaderas 11 42 22-Dic 5,4 0,75 4,1 44,6
Ramificación e inicio de panojamiento 11 53 02-Ene 3,9 0,87 3,4 37,3
Inicio de floración 9 62 11-Ene 3,9 1,00 3,9 35,1
Floración 7 69 18-Ene 3,9 1,00 3,9 27,3
Grano lechoso 39 108 26-Feb 4,3 1,00 4,3 167,7
Grano pastoso 25 133 23-Mar 4,2 0,85 3,6 89,3
Madurez fisiológica 10 143 02-Abr 4,1 0,70 2,9 28,7
Madurez cosecha 7 150 09-Abr 4,1 0,70 2,9 20,1
TOTAL (mm por temporada) 548,5
46
Fuente: Proyecto FIA UNAP
Las mayores demandas de agua se producen durante el llenado del grano, que coincide
con las lluvias del llamado “invierno altiplánico”. Lo anterior implica que existe un
ajuste de las demandas agua de la planta a las condiciones de pluviometría del sector. El
período crítico sería durante noviembre y diciembre, cuando las lluvias son escasas y su
ocurrencia define una situación de alta incertidumbre para los productores. En caso de
aplicarse riego, este se debiera aplicar preferentemente hasta el comienzo del período de
lluvias estivales.
Considerando los factores de cultivo, se determina un requerimiento de 5.485,0 m³ ha-1,
para la temporada (150 días), sin embargo existen períodos en los cuales no sería
necesario regar, lo que dependerá de las precipitaciones para completar su desarrollo.
Por otro lado, considerando las características del suelo, y la ausencia de precipitaciones
entre octubre y diciembre, se debe establecer una frecuencia de riego durante los
primeros estados de 6 a 7 días hasta el día 21, esto implica entregar 3 riegos de
aproximadamente 130 m3 ha-1 cada uno. Luego se deberá suplementar entre el periodo
de 2 hojas a 6 hojas, por un periodo de 30 días, con una frecuencia de riego de 10 días y
un volumen de agua de 300 m3 ha-1 por riego. Por esta razón se deberá disponer entre
1.000 a 1.200 m3 ha-1 para suplementar durante el periodo sin precipitaciones. Estos
valores están sujetos a cantidad de agua precipitada, así como a la oportunidad de esta.

47
VI LA FERTILIDAD DE LOS SUELOS Y NUTRICIÓN MINERAL DE LA
QUINUA

José Delatorre Herrera9


La quinua prefiere suelos francos, semiprofundos con buen contenido de materia
orgánica y buen drenaje. La reacción del suelo debe ser neutra a ligeramente alcalina,
sin embargo la quinua prospera tanto en suelos ácidos (pH 5,5) como en suelos básicos
con pH cercanos a 9.
Diversas investigaciones indican que bajos niveles de fósforo (P) afectan negativamente
la producción, así como moderados niveles de nitrógeno (N) incrementan el rendimiento
de granos. En diferentes ensayos de fertilización de quinua se han obtenido buenos
rendimientos con niveles de 80 a 120 kg N/ha, 60 a 80 kg P/ha y hasta 80 kg K/ha.
En el altiplano chileno, los rendimientos obtenidos son bajos, los que están fuertemente
limitado por las condiciones edafoclimáticas del sector. Una de las limitantes de
importancia para el desarrollo del cultivo, es consecuencia de las precipitaciones, debido
a que se realiza bajo el sistema de secano, lo que le confiere una fuerte dependencia a
las lluvias estivales (cantidad y distribución). Otro factor es la baja fertilidad de los
suelos, razón por las cual los agricultores utilizan un sistema rotativo con descanso de
dos años sin incorporación de fertilización lo que acrecienta aun más los problemas de
fertilidad del suelo.

Los fertilizantes
Fertilizantes es un producto que contiene los elementos minerales adecuados para el
crecimiento y desarrollo de los vegetales, este puede ser de tipo sintético u orgánico. En
ambos casos, lo que liberan cuando se aplican al suelo son iones. Así por ejemplo, si
aplicamos nitrato de potasio (KNO3), al disociarse esta sal en el agua del suelo, se
separará en un ion potasio (K+), que tiene carga eléctrica positiva (+) también conocido
como catión y en el ion nitrato (NO3-) que tiene carga negativa (-) o también llamado
anión.
Los iones (cationes y aniones) son los que las plantas absorben por las raíces, existen 17
de estos elementos minerales que son esenciales para las plantas. Estos se pueden
clasificar de acuerdo a su utilización por las plantas como macronutrientes y
micronutrientes:

9
Ingeniero Agrónomo. Magíster y Doctor en Ciencias Silvoagropecuarias

48
 Los macronutrientes son elementos que las plantas utilizan en altas cantidades.
Estos son: Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), Calcio (Ca), Magnesio (Mg)
y Azufre (S). También podemos incluir en este listado a elementos que se
obtiene del agua y del aire como son el Carbono (C), Hidrógeno (H) y Oxígeno
(O).

 Por su parte los micronutrientes son minerales que las plantas requieren en muy
pequeñas cantidades. Los principales iones son: Fierro (Fe), Cobre (Cu), Zinc
(Zn), Manganeso (Mn), Boro (B), Cloro (Cl), Molibdeno (Mo) y Níquel (Ni).
El suelo es una las fuentes abastecedoras y sitio donde se acumulan la mayoría de los
elementos minerales, las características físico-químicas, de éste influirán en la
disponibilidad de los minerales. Otra fuente abastecedora para las plantas es la
atmósfera, la que aporta fundamentalmente oxígeno y carbono. A través del agua de
riego se aporta una serie de otros elementos como, nitratos, boro, fierro, etc. Cuando
estos elementos son consumidos por las plantas o lavados por el agua de riego, el suelo
pierde su fertilidad. Los que deben ser restituidos al suelo mediante la fertilización.
Así, la fertilización es la aplicación de las materias primas que contienen los nutrientes
para satisfacer los requerimientos de las plantas, es decir los fertilizantes.

Factores que afectan el rendimiento del cultivo de la quina en el altiplano


La fertilidad del suelo es uno de los muchos factores que afecta el rendimiento. Por esta
razón, previa a la restitución de la fertilidad, deben corregirse los problemas físicos-
químicos del suelo. Por ejemplo, se deben corregir, pH, salinidad, sodicidad, contenido de
materia orgánica entre otros. El no hacerlo puede tener consecuencias económicas
importantes, ya que se perdería parte de los fertilizantes al no estar disponibles para las
planta consecuencias de algunas de las dificultades físicas-químicas ya mencionadas.
Por otra parte, la aplicación de fertilizantes debe ir acompañada del cumplimiento de las
normas de manejos culturales como: desmalezamiento, riego, control de plagas, etc. Sí
todos los factores están en condiciones óptimas y el rendimiento solo depende de la
fertilización, deberemos por tanto, conocer como se relacionan los elementos minerales
con la producción agrícola, esto se conocen como las leyes fundamentales en la
fertilización del suelo.

Leyes de la fertilización
La primera ley tiene que ver con la relación que existe entre la aplicación de los
fertilizantes y los rendimientos esperados. El aumento de los rendimientos no es
proporcional a la cantidad de fertilizantes aplicados. Es decir, existe una respuesta
49
proporcionalmente menor en comparación al incremento de las dosis del fertilizante
(figura 33)

Figura 33.- Incremento en el rendimiento de un cultivo por la


aplicación de fertilizantes.

En la figura 33 podemos observar que cuando se decide aplicar altas cantidades de


nutrientes los rendimientos no se incrementan en la misma proporción que el fertilizante
aplicado.
Una segunda ley tan importante como la anterior, se refiere a que cuando todos los
elementos se encuentran en cantidades óptimas menos uno. El rendimiento se verá
notablemente afectado. En la figura 34 se muestra un ejemplo utilizando un tonel lleno de
granos de quinua. Debemos preguntarnos ¿por cual tablón se están escurriendo los
granos?, sin duda que en el caso de este ejemplo, es el tablón que representa el fósforo.

50
Figura 34.- Relación entre los nutrientes y su
efecto sobre el rendimiento.
Esto quiere decir que los elementos mantienen una proporción. Por tanto, no debemos
agregar mucho de un fertilizante y muy poco o ninguno de otro. Esto ocurre con mucha
frecuencia entre los agricultores, quienes aplican mucho nitrógeno, en las formas de urea
o nitrato de potasio, pero nunca aplican fósforo.
Esto también, indica que los nutrientes deben mantener una relación, la que es específica
para cada cultivo. Para el caso de la quinua, esta es: 1: 0,5: 0,7. Dicho de otra forma, por
cada 1 kilo de nitrógeno se requieren 0,5 de fósforo en la forma de P 2O5 y 0,7 de potasio
como K2O.

Fertilizantes
Si queremos conseguir altos rendimientos, se deberán incorporar nutrientes al suelo, esto
se logra mediante la aplicación de fertilizantes o abonos. Los fertilizantes pueden
entonces ser clasificados como inorgánicos o de origen sintéticos, como la cianamida
cálcica, la urea y los abonos que contienen nutrientes quelados o complejados, todos ellos
se clasifican como abonos inorgánicos. También encontramos abonos orgánicos, los
cuales proceden de materiales carbonados de origen animal o vegetal. Existen también
mezclas denominadas Abono órgano-mineral.
Todos los fertilizantes pueden ser divididos en: Abono simple, como los abonos
nitrogenados, fosfatados o potásicos con un contenido declarable de un único nutriente
principal. También existen los Abonos compuestos, estos son abonos obtenidos

51
químicamente o por mezcla, o por una combinación de ambos, con un contenido
declarable de al menos, dos de los nutrientes principales.

Procedimientos para fertilizar


En suelos con condiciones restrictivas como los suelos de zonas áridas o y/o desérticas,
necesariamente el éxito del manejo de la fertilidad pasa por resolver primero los defectos
del suelo, por ejemplo: pH, salinidad, sodicidad y materia orgánica, entre otros y luego
resolver el problema de la fertilidad.
Por otra parte, previo a la aplicación de fertilizantes, se debe realizar un análisis de suelo.
A partir de la interpretación de los resultados de los análisis, se determinan las etapas a
seguir, los que podemos separarlos en cinco pasos críticos:

 Corrección del abastecimiento de agua para las plantas

 Corrección del contenido de materia orgánica

 Corrección de los problemas físicos –químicos del suelo, como pH, Sodicidad,
salinidad

 Corrección de los requerimientos de fertilizantes del suelo

 Aplicación de fertilizantes para abastecer los requerimientos de las plantas

a) Materia Orgánica
La materia orgánica se asocia a la fertilidad de los suelos y se considera como una de las
principales fuentes de la productividad agrícola. Sin embargo, muchas veces se cree que
la materia orgánica por sí sola es la causante del aumento en la fertilidad del suelo, sin
considerar que su rol principal está en el mejoramiento de las propiedades del suelo.
También existe el mito, que guano, compost son mejores abonos, sin considerar que en
definitiva tanto los abonos orgánicos como los sintéticos proveen finalmente iones que
son absorbidos por las plantas.
También hay confusión respecto de los términos empleados, considerándose que materia
orgánica es sinónimo de humus, lo que genera errores al momento de calcular las
enmiendas orgánicas requeridas para el mejoramiento del suelo.
El contenido de materia orgánica en los suelos con abundante vegetación puede alcanzar
valores que fluctúan entre 8 a 10 %. Los suelos de zonas desérticas como los nuestros,
rara vez superan el 0,3%. En la zona de Cariquima el contenido de materia orgánica es de
0,8%.

52
Existe una gran cantidad de elementos que se pueden utilizar como enmiendas orgánicas,
por ejemplo el aserrín de diversas maderas, las cascarillas de arroz, compost de residuos
vegetales, estiércol o guano, lodos digeridos, etc. Los residuos de cultivos incorporados al
suelo producen también materia orgánica, en el cuadro11, se muestran algunos valores.

Cuadro 11.- Cantidad de Humus formado por diversos residuos de cultivos.


Cultivo Tonelada Humus formado
MS/ha Kg/ha/año
Remolacha 3-6 450-900
Trigo 2-4 300-600
Maíz 5 750
Alfalfa 5-8 500-800
Paja de trigo 4 400

b) Abastecimiento de agua para el cultivo


Además de la escasez de lluvias, la capacidad de retención de humedad de los suelos es
muy pobre en la zona de Cariquima. Los suelos del sector son del tipo franco arenoso,
con un bajo contenido de materia orgánica (0,7%), esto le confiere a su vez una muy
baja capacidad de almacenamiento de agua. Así a capacidad de campo (-0,3 bares), la
humedad retenida por el suelo no supera los 9,3%, en tanto que la humedad
aprovechable es 4,6%. Esta condición implica que con escasez de lluvias, el suelo
requiera de riegos más frecuentes.
Durante la temporada 2006-2007, la siembra de quinua se realizó durante el mes de
octubre de 2006, en este mes las precipitaciones fueron de 1,2 mm, con un déficit de
humedad que alcanzó a 152 mm, producido por una mayor Evapotranspiración.
Para proporcionarle a las semillas un ambiente húmedo, se aplicó un riego de 6,25 mm,
cuyo objetivo fue humedecer los primeros 40 cm de suelo (Figura 35). Es importante
considerar que en condiciones normales el agricultor siembra sin darle ninguna mejora
al suelo, como el aumento de la capacidad de retención mediante la incorporación de
materias orgánica y/o por la aplicación de riegos suplementarios. En el mes de
noviembre, cuando las plantas tenían entre 2 a 4 hojas, se aplicó la misma cantidad de
agua, ya que las precipitaciones tan solo alcanzaron 0,8 mm.
Un tercer riego se realizó en diciembre cuando el cultivo tenía entre 8 a 12 hojas
verdaderas en promedio. En este mes las precipitaciones fueron de 0,4 mm. En esta
etapa el 5% de la población se presentan con inflorescencia.

53
Profundidad del suelo (cm)
20 40 60
0 H
Huum
meed
daad
d aan
ntteess d
dee rriieeg
goo
2
Humedad del suelo (%)

10

12

14

Figura 35.- Incremento de la humedad del suelo


después de un riego suplementario.

c) Corrección de materia orgánica en suelos cultivados


Tal como se ha mencionado en los datos anteriores, la textura de los suelos no permite
una gran capacidad de retención de humedad. Por ello es necesario mejorar esta
condición, lo que puede lograrse mediante la aplicación de materia orgánica en forma de
guano. Esto además contribuye a la fertilización del suelo ya que el guano también
aporta nutrientes.
Todos los compuestos orgánicos del suelo serán transformados, liberando de esta forma
nitrógeno. Por tanto, cuando aplicamos guano, este producto de transformará en humus
y posteriormente se mineralizará.
El contenido ideal de humus en un suelo es de 3%. En suelos como los de Cariquima,
que tiene 0,8% de humus, se deben agregar unas 300 toneladas por hectárea de guano
para corregir las deficiencias. Estas aplicaciones se pueden disminuir en un 10%, si
incorporamos al suelo los residuos de la quinua (cañas) debidamente picadas. Como 300
toneladas es una cifra muy alta, podemos parcializar las aplicaciones en 6 años. Esto
implica incorporar 51 toneladas hectárea año. En el caso que la siembra se realice en
forma mateada (por hoyos), la dosis de guano se reduce a una cuarta parte, es decir 12,8

54
toneladas año (Cuadro 12). La aplicación de guano se puede realizar mediante la misma
máquina que siembra, a la cual se le incorpora una tolva para guano.
Cuadro 12.- Requerimiento de aporte de guano para alcanzar un 3% de materia orgánica
en un plazo de 6 años.

Total (Aplicaciones en 6 años) Mateado


%MO del suelo
Ton/hectárea Ton/año Ton/año
0,5 350 58 14,5
0,8 308 51 12,8
1,0 280 47 118
1,2 250 42 10,5
1,6 196 32 8,0
2,0 140 23 5,8

El cuadro 12 nos permite inferir en base al porcentaje de humus que cada suelo posee,
cuanto nos falta para alcanzar un 3% de humus en el suelo. Así por ejemplo, si nuestro
suelo posee 0,8% de materia orgánica, deberemos incorporar 308 toneladas de guano de
una sola vez. Si esto es muy alto, podemos hacer el mejoramiento en 6 años, lo que
implica solo 51 toneladas anuales. Sin embargo si solo vamos a incorporara al hoyo de
siembra, ser requieren 12,8 toneladas anuales.

d) Corrección de problemas físicos-químicos del suelo


Las condiciones físico-químicas del suelo deben ser corregidos, si no es posible de
realizar, se debe considerar una corrección en las dosis finales de los principales
nutrientes, debido a la menor disponibilidad de estos. Esto es particularmente
importante debido a que el pH del suelo en la zona, es de 8,8, lo que implica tomar la
decisión de reducir el pH del suelo mediante enmiendas químicas o corregir por la
eficiencia de utilización de los fertilizantes.
El cuadro 13 nos muestra suelos sin problemas de salinidad, con altos contenidos de
calcio, lo que tiene una directa relación con el pH alcalino del suelo. Un contenido de
sodio muy bajo. La textura del suelo es de tipo franco arenoso, lo que significa un suelo
muy permeable.

55
Cuadro 13.- Características físico-químicos de los suelos de Cariquima.
Profundidad de la
muestra:
Vilacollo Cruz pampa P`oko loma
0-40 cm

Elemento unidades

Fuertemente ligeramente Fuertemente


pH 1:2,5 Suspensión 8,8 Alcalino 7,7 Alcalino 8,7 Alcalino

Sin
C. E. dS/m 0,8 Sin problema 0,2 problema 0,5 Sin problema

Calcio meq/100 g 9,1 Alto 3,4 Bajo 5,2 Medio

Magnesio meq/100 g 0,9 Medio 1,48 Alto 0,78 Medio

Sodio meq/100 g 0,17 Muy bajo 0,23 Bajo 0,12 Muy bajo

Potasio meq/100 g 0,57 Alto 0,79 Alto 0,59 Alto

CIC meq/100 g 9,9 5,9 7

M. O. % 0,7 Muy bajo 0,6 Muy bajo 0,7 Muy bajo

Arcilla % 12 16 14

Limo % 17 17 13

Arena % 71 67 73

Clase Fco. Fco. Fco.


textural Arenosa Arenosa Arenosa

e) Tecnología de fertilización del cultivo de la quinua en Cariquima


La fertilización debe considerar dos componentes. En primer lugar deberán mantenerse
valores adecuados de fertilidad en el suelo, estos son variable para cada tipo de suelo.
Podemos asemejar entonces, el suelo con una alcancía donde vamos a mantener
nuestros ahorros. En este caso, deben mantener los nutrientes para no empobrecer el
suelo.
En segundo lugar, las plantas sacan sus nutrientes del suelo, por tanto debemos reponer
cada vez que sembramos, lo que sacará el cultivo durante la temporada, a esto se le
denomina tasa de extracción.

56
e1) Mantención de la fertilidad del suelo
Para el cálculo de los requerimientos de fertilizantes en los suelos de la zona de
Cariquima, se utilizaron los datos obtenidos en el análisis de suelo, así como las tasas de
extracción del cultivo de la quinua.
Para este efecto se utilizó la metodología desarrollada por Urbano (1990), el cual
consiste, primeramente en llevar los niveles de nutrientes minerales a los recomendados
como satisfactorios para el suelo.
Así por ejemplo, el fósforo deberá encontrarse en concentraciones iguales o superiores a
10 mg por kg (según el método de Olsen), el potasio 150 mg por kg (utilizando el
método del acetato) y el calcio sobre 4.000 mg por kg.
En el cuadro 14, se presenta la fertilidad que presentan las diferentes localidades de
Cariquima, apreciándose el bajo contenido de nitrógeno al igual que los niveles de
fósforo.
Cuadro 14.- Fertilidad de suelo en tres localidades de Cariquima.
Profundidad de la muestra:
LOCALIDAD
0-40 cm

Elemento Concentración Vilacollo Cruz pampa P`oko loma

pH Suspensión 8,8 7,7 8,7

C.E dS/m 0,8 0,2 0,5

Nitrógeno ppm 22 Regular 16 Bajo 17 Bajo

Fósforo ppm 9 Bajo 9 Bajo 4 Muy bajo

Potasio ppm 225 Adecuado 308 Adecuado 232 Adecuado

El cuadro 14, nos muestra la necesidad de mejorar la fertilidad de los suelos, en


particular en dos de los tres elementos, como son nitrógeno y fósforo. El tercer
elemento, como es el potasio, si bien se manifiesta como en cantidades adecuadas, al
considerar el pH del suelo (8,8), requiere también de correcciones del orden del 30% al
igual que todos los demás elementos.
Para corregir la deficiencia de nitrógeno que existe en el suelo, primero deberemos
calcular cuanto nitrógeno se aporta con el guano. Los datos anteriores nos indicaron que
se debían incorporar 12,8 toneladas de guano por hectárea. Por otra parte, los análisis de
fertilidad del guano de oveja del sector, nos muestran que este producto posee un
57
contenido de 1,6% de Nitrógeno (Cuadro 15), es decir una tonelada de guano aportará
16 kg de nitrógeno. Por tanto, al guano incorporado aportará al primer año el
equivalente a 250 kg de nitrógeno por hectárea. Esta cantidad es más que suficiente para
elevar el contenido del suelo a valores considerados como normales.

Cuadro 15.- Análisis del guano de oveja de la localidad de Ancovinto.


Elemento Unidad Contenido

pH (1:5) 7,4

C.E dS/m 1,8

Materia Orgánica (MO) % 47,5

Carbono Orgánico % 27,6

Relación C/N 17,4

Humedad % 11,0

Nitrógeno % 1,6

Fósforo (P2O5) % 0,82

Potasio (K2O) % 1,7

El guano que se utiliza en Ancovinto, posee muy buenas características físico-químicas,


el pH es muy cercano al neutro, la C.E es muy baja, con altos contenidos de Humus, así
como una relación C/N muy cercana a la estabilidad. Además presenta altos contenidos
de nitrógeno, fósforo y potasio.
Dado los bajos valores que el suelo posee de fósforo (4 a 9 ppm), es necesario corregir a
fin de elevarlos a valores cercanos al óptimo (25 ppm). Los cálculos para corregir la
deficiencia de fósforo en el suelo muestran que se requieren 4.200 kg de P2O5 por
hectárea. Este valor puede ser parcializado en cinco años, lo que implica incorporar 837
kg/ha/año.
Si lo aplicamos como superfosfato triple (46% de P2O5), significa incorporar 1.820
kg/ha/año de este producto. Ahora bien, si la siembra es mateada, como ocurre en la
zona, podemos incorporara solo al hoyo de plantación lo que implica 455 kg/ha/año de
superfosfato triple.

58
Si quisiéramos aplicar un producto orgánico como el guano rojo de ave, el que posee un
12% de P2O5 se deberán incorporar 1.800 kg/ha de guano rojo, cuando se cultiva en
forma mateada.
En ambos casos, se deben descontar 100 kg de P2O5 aportado por el guano de oveja.
Todos estos cálculos se han realizado incluyendo el % de retrogradación consecuencia
del pH básico del suelo.

Siempre se debe recordar que el fósforo se debe incorporar a una profundidad mayor
a la siembra de las semillas.
En el caso del potasio, los análisis muestran que los niveles se encuentran adecuados,
los que además son suplementados por el aporte del guano de ovino a razón de 210 kg
de K2O, razón por la cual, para los resultados de los análisis, no es necesario aplicar este
fertilizante.
Recuerde que siempre es necesario tener un análisis de suelos, el costo de este se
compensa grandemente por el ahorro en el uso de los fertilizantes.

e2. Fertilización del cultivo de la quinua


Antes de calcular los valores que se deben aplicar para fertilizar el cultivo de la quinua.
Es necesario reiterar que las recomendaciones para corregir el suelo, deben ser sumadas
a los fertilizantes que se deben aplicar para fertilizar el cultivo.
Etapas para calcular los requerimientos del cultivo de quinua
Los requerimientos del cultivo, se estimaron en función de las tasas de extracción, esto
corresponde a establecer cuanto fertilizante extrae desde el suelo una tonelada de grano.
Otro dato importante, en función de las leyes de la fertilización, es que se requiere
mantener una relación de 1: 0,5: 0,7. Esta relación significa que cada vez que se
incorpore 1 kg de nitrógeno, necesariamente debe ir acompañado por 0,5 kg de fósforo
y 0,7 kg de potasio.
En base a los datos anteriores se determinaron las dosis requeridas por la quinua Así,
para obtener un rendimiento de 1.600 kg /ha, se sugieren las siguientes cantidades
(Cuadro 16).

59
Cuadro 16.- Tasa de extracción, unidades de fertilizantes y relación de
fertilizantes para el cultivo de la quinua.

Elemento TASA DE Unidades de Relación


EXTRACCIÓN fertilizantes para
producir 1.600 kg N:P:K
(unidades de fertilizantes de semillas
por 1.000 kg de cosecha)

N 30 48 1,0

P2O5 14 22 0,5

K2O 20 32 0,7

El cuadro 16, quiere decir que 1,6 tonelada de quinua extraen desde el suelo: 48 kg de
nitrógeno, 22 kg de fósforo y 32 kg de potasio. Por tanto en base a estas cantidades hay
que formular el plan de fertilización para el cultivo.
Sin embargo, debemos considerar las condiciones químicas del suelo, en este caso el pH
del suelo en la zona de Vilacollo es de 8,8, por lo que producirá un bloqueo en la
disponibilidad de los fertilizantes, en especial el fósforo. Por esta razón se debe
considerar una eficiencia de 60% para nitrógeno y fósforo.

Validación de los cálculos en forma experimental


Para determinar las dosis de fertilizantes para el crecimiento y desarrollo de la quinua,
se estableció un ensayo en dos temporadas de cultivo. En la primera temporada, el
ensayo realizado consistió en incorporar los fertilizantes mediante, las siguientes
combinaciones de productos: 1.- guano ovino (GO); 2.- urea; 3.- urea más superfosfato
triple (Urea+SFT) y 4.- guano ovino mas superfosfato triple (GO+ SFT). Dado que el
potasio se encuentra en un 50% más de lo recomendado para los suelos, no fue
considerado en el estudio de fertilización. En el cuadro 17 se presentan las unidades de
fertilizantes y cantidad de fertilizante comercial o guano equivalente a las unidades de
cada ensayo.

60
Cuadro 17.- Unidades de fertilizantes y
cantidades de fertilizante requeridos de
acuerdo a la tasa de extracción. Los valores
han sido corregidos por el efecto detrimental
del pH.

Dosis de
Unidades / ha
Fertilizantes fertilizantes

N P (Kg/ha)

Urea 120 ----- 250

SFT ------ 60 130

Guano ovino 120 6.000

Los resultados de los tratamientos de fertilizantes se presenta en la figura 36, de ellos


podemos deducir que en la primera temporada el tratamiento con mejor rendimiento
corresponde a la aplicación de guano ovino más superfosfato triple. Reflejando con ello,
que las principales limitantes son precisamente nitrógeno y fósforo.

2500
Rendimiento (Kg/ha)

2000 b

1500

1000 a
a a

500

0
Urea Guano SFT+ Urea SFT+G.O.
Ovino
Tratamientos

Figura 36. Efecto de la fertilización sobre los rendimientos primera


temporada.

61
Por otra parte, los rendimientos obtenidos en el tratamiento donde se incorporan guano
de oveja y SFT, superan en 5 veces los rendimientos promedios obtenidos por los
agricultores.

Validación experimental segunda temporada


La temporada siguiente en paralelo a la validación del cultivo se sembró quinua en el
mismo sector donde se realizó el ensayo de fertilización, sin embargo, esta vez no se
aplicaron fertilizantes, sino solamente guano a razón de 12,8 toneladas por hectárea.
Los resultados encontrados se muestran en la figura 37.

2500

2000
RENDIMIENTO (kg/ha)

1500

1000

500

0
urea + SFT UREA GO + SFT GO
TRATAMIENTOS

Figura 37.- Efecto de la fertilización sobre los rendimientos en la


segunda temporada.
Los datos nos muestran que la mantención de la fertilidad del suelo mediante la
aplicación de guano, en los lugares donde se había fertilizado el año anterior, provoca
un aumento en los rendimientos.

Validación de los resultados en el cultivo de la quinua


Los resultados encontrados en la temporada anterior fueron validados en 1 hectárea de
cultivo, para ellos se aplicó la misma relación de unidades de fertilizantes de la
temporada anterior, a un área que no había sido fertilizada y cultivada anteriormente.
Cabe señalar que las precipitaciones en la temporada fueron menores (90 mm) a las del

62
año anterior (148 mm). Otra consideración importante, se refiere a que no se
incorporaron nuevos fertilizantes sintéticos. El suelo se corrigió con la aplicación
solamente de guano de ovino a razón de 38,5 ton/ha. La fertilización para el cultivo se
realizó en base a un bioabono formulado con turba negra más guano rojo. En conjunto
ambos elementos aportaron 80 kg de nitrógeno y 256 Kg. de fósforo (P2O5) por
hectárea.
Al diferenciar el rendimiento por selección, se encuentra que Amarilla alcanza un
promedio de 1.350 kg/ha en tanto que roja 1.981 kg/ha (figura 38). Esta diferencia se
debe a la menor densidad de plantas por hectárea que tuvo la accesión amarilla,
producto de la mortalidad por las heladas, así como a la mayor sensibilidad al déficit
hídrico. Los rendimientos en ambas accesiones son superiores a los promedios de la
zona, los que no superan los 600 kg/ha.

2500

2000
RENDIMIENTO (kg(ha)

1500

1000

500

0
AMARILLA ROJA
ACCESION

Figura 38.- Rendimientos en quinua cultivadas en secano y


fertilizadas con biofertilizantes.

Los rendimientos obtenidos refuerzan la idea que junto con resolver el problema de la
fertilización se debe necesariamente resolver el tema del agua. Los resultados
demuestran que la sola agregación de materia orgánica produce una mejora en los
rendimientos.
Finalmente, los resultados muestran el gran impacto que provoca el mejoramiento de la
fertilidad en suelos tan pobres como los del altiplano, en las figuras 39 y 40 se muestran
los trabajos de incorporación de los fertilizantes al terreno.

63
Figura 39.- Preparación de suelo y siembra de ensayos de quinua
en parcela de Vilacollo.

Figura 40.- Incorporación de Fertilizantes

64
VII MONITOREO DE PLAGAS. MANEJO BIORRACIONAL DE PLAGAS EN
ANCOVINTO.

Víctor Tello Mercado10


El cultivo de la quinua, es un recurso fitogenético muy importante, sin embargo, su
producción y productividad es limitada por factores de resistencia ambiental abiótica:
sequía, heladas y otros; biótica: insectos, pájaros, hongos, etc. (Ortiz, 2000).
Sufre el ataque de una serie de insectos plagas durante todo el ciclo vegetativo, desde
que las plantas emergen hasta su madurez, provocando daños directos e indirectos en el
cultivo (Mújica et al., 2000).
Las plagas, ocasionan daños en forma directa cortando plantas tiernas, masticando y
defoliando hojas, picando-raspando y succionando la sabia vegetal, minando hojas y
barrenando tallos, destruyendo panojas y granos; indirectamente viabilizan infecciones
secundarias por microorganismos patógenos (Ortiz y Zanabria, 1979).
Klein y Waterhouse (2000) indican como plagas principales que afectan a la quinua en
Chile a Helicoverpa zea (Boddie), Copitarsia sp y Rachiplusia nu (Guenée)
(Lepidoptera: Noctuidae); Sigelgaita chilensis Heinrich y Spoladea recurvalis
(Fabricius) (Lepidopter: Pyralidae); Tapajosa sp. y Oncopeltus miles (Blanchard)
(Homoptera: Cicadellidae) y Smynthurodes betae Westwood (Homoptera: Aphididae),
especies diferentes a las mencionadas por Ortiz y Zanabria (1979) para los países de
Bolivia y Perú. Cabe señalar que estas plagas son citadas en estudios realizados en la
zona centro-sur de Chile.
En lo que respecta al rendimiento de la quinua en la zona altiplánica chilena, las mermas
producidas por las plagas, según Zagal (2007) por lo general bordean el 30% de la
producción total, lo cual se traduce en un gran perjuicio económico, problema que se
acentúa más, por el uso de productos químicos en forma inadecuada, ya que éstos
eliminan a los enemigos naturales de las plagas.
La situación de las plagas asociadas a quinua cultivada en el altiplano de Chile es
bastante desconocida. Aparte del estudio realizado por Lanino (1977), no existen otros
antecedentes sobre artrópodos. Esta falta de conocimiento no permite implementar
planes de muestreo ni menos diseñar programas de manejo de plagas adecuados.

10
Biólogo. Magíster en fitosanidad.

65
Identificación de la artropofauna asociada al cultivo de la quinua.
Para realizar la identificación de la artropofauna fue necesario realizar durante todo el
ciclo de vida de la quinua, una serie de ensayos para realizar la determinación de
parámetros poblacionales tanto en su disposición y distribución espacial.

Disposición espacial.
El área total de muestreo fue de 90 x 90 m, área mayor a la utilizada por Neder et al,
(1993), el cual utilizó un área de 3.366 m2, dividiéndose esta superficie en nueve
parcelas de 30 x 30 m cada una (Figura 41), con el fin de asegurar el muestreo total del
sitio, al igual que lo realizado por Notz (1992). En cada cuadrícula se muestrearon, al
azar, cinco puntos y en cada uno de ellos, se tomaron dos muestras de plantas
completas, es decir, por cada cuadrícula se tomaron 10 muestras de plantas completas
para el análisis de la disposición espacial de los diferentes artrópodos encontrados.
Todas las plantas se recogieron, realizando un hoyo para extraer la planta completa,
colocándolas en bolsas de papel debidamente identificadas para el posterior recuento en
laboratorio. 30 m

30 m
A B C

D E F

G H I

Figura 41. Diseño de las


parcelas para determinar
disposición espacial y
fluctuación poblacional en
plantas (muestreo absoluto).

Distribución temporal.
Se cuantificó cada siete días las densidades poblacionales de artrópodos, desde el inicio
del cultivo hasta su cosecha, para esto se utilizaron dos tipos de trampas

66
a) Trampas amarillas con agua
Las trampas se ubicaron en cada uno de los extremos del terreno (noroeste NO, noreste
NE, sudeste SE y sudoeste SO) las que se pueden observar en la figura 42. Las trampas
de agua correspondieron al tipo Moerick (Peña–Martínez, 1992), de color amarillo,
plásticas, de 30 cm de diámetro por 10 cm de profundidad (Figura 43). Estas se
instalaron a 70 cm de la superficie del suelo y fueron llenadas con un litro de una
mezcla de 80% de agua y 20% de glicerina y formalina, más detergente. Los artrópodos
se retiraron cada siete días, conservándolos en alcohol al 70% e identificándolos y
contabilizándolos en el laboratorio. El número de trampas de agua se basó en la
superficie de trabajo, de acuerdo con lo reportado por Deggoyer et al, (1998) y Godfrey
y Chaney (1995).
NORTE

TRAMPAS PEGAJOSAS

TRAMPAS CON AGUA

ESTE
OESTE

SUR

Figura 42. Disposición de las trampas pegajosas y amarillas


con agua.

Figura 43. Trampas amarillas con agua (tipo


Möerick).

67
b) Trampas amarillas pegajosas
Se colocaron tres trampas en cada punto cardinal del campo (Figura 42). Las trampas
pegajosas fueron construidas de madera y tuvieron una superficie útil de captura de
115,04 cm2 (10.2 x 15.2 cm). Las dos caras se pintaron con esmalte de color amarillo
rey y se ubicaron en el campo en estacas de metal con la parte más baja de la trampa
situada a 70 cm de la superficie del suelo (Figura 44). Como adherente para la captura
de los artrópodos se utilizó Stikem especial TM y xilol como solvente para despegarlos.
Las trampas fueron reemplazadas cada siete días y se cuantificó el número de
especimenes en el laboratorio.
El número de trampas pegajosas al igual que en el caso anterior, se basó en la superficie
de trabajo, de acuerdo a lo indicado por Degooyer et al. (1998), Parella y Jones (1985) y
Godfrey y Chaney (1995).

Figura 44. Trampas amarillas pegajosas.

Identificación de la artropofauna asociada al cultivo de la quinua en Ancovinto


La artropofauna asociada a la quinua, en la localidad de Ancovinto, durante el período
de muestreo se constituyó de tres especies de la clase Insecta (no se registró arañita
roja). El más extendido y causante del mayor daño, por lo menos visual, fue una mosca
minadora (Diptera: Agromyzidae (Figuras 45 y 46) estado larval que mina el mesófilo
de las hojas de la quinua causando una reducción del tejido fotosintético. Su impacto en
los rendimientos en la zona de estudio habría que cuantificarlo. Zanabria y Banegas

68
(1997) indican la presencia de Liriomyza huidobrensis Blanchard (Diptera:
Agromyzidae), anteriormente se le había consignado como L. braziliensis.

Figura 45. Daños provocados por la acción de larvas de


moscas minadoras.

A B

Figura 46. Moscas minadoras (Diptera: Agromyzidae). A, adulto; B,


puparios.
Otra especie colectada fue un gusano cortador (Lepidoptera: Noctuidae) el cual fue
encontrado en la panoja alimentándose de raquis y botones florales (Figura 47 y 48).

69
Aunque normalmente estas larvas son de hábitos crepusculares y nocturnos,
enterrándose durante el día, la especie encontrada en Ancovinto fue colectada durante el
día. A priori podemos decir que posiblemente se trate de una especie del género
Heliothis. No se capturaron otras especies de esta familia. Los nóctuidos identificados
en el altiplano peruano-boliviano son Heliothis titicacae Hardwick y Copitarsia turbata
H.S. (Lepidoptera: Noctuidae) (Zanabria y Banegas, 1997).

Figura 47. Daños causados por gusanos cortadores en la panoja

A B

Figura 48. Diferentes estados de desarrollo de


Heliothis sp. A, adulto; B, pupas; C, larva.

70
Por último una especie del grupo de los áfidos (Homoptera: Aphididae) fue colectada en
la panoja alimentándose en el tejido tierno de los botones florales, succionando la savia
y eventualmente provocando daños al debilitar los brotes y reduciendo los rendimientos,
debiéndose evaluar estás pérdidas. La especie en cuestión, posiblemente pertenezca al
género Aphis (Figura 49). En el Perú, Zanabria y Banegas (1997) citan a dos especies de
áfidos asociados con la quinoa, Myzus persicae Sulzer y Macrosiphon euphorbiae
Thomas. Además, en Bolivia (en la zona agrícola de Oruro) los mismos autores indican
la presencia de una nueva especie de “pulgón negro” asociada a la quinoa, Aphis sp.

Figura 49. Afido adulto áptero (Aphis sp)


asociado a la panoja de la quinua.

Disposición intra-planta
Los insectos identificados se disponen en diferentes partes de la planta. El significado
biológico de esto es evitar la competencia interespecífica, explotando cada especie
sustratos diferentes (Figura 50).
Los lepidópteros se asocian con un daño a nivel del cuello de planta cuando ésta es
pequeña. La postura de los huevecillos lo realiza la hembra en las hojas de la planta.
Cuando la planta forma la panoja, el daño se localiza en la base de ésta, provocando, la
caída de la inflorescencia sobre todo en las de mayor volumen por efecto de su peso.
Las larvas de las moscas minadoras se encuentran principalmente en las hojas de la
parte media-alta de la plantas, prefiriendo la hembra oviponer en las hojas más jóvenes
(tiernas) (Figura 50). En el caso de los áfidos, éstos no atacan el follaje, localizándose
exclusivamente en la panoja de la planta, apareciendo tardíamente en el desarrollo del

71
cultivo (Figura 50). El “Tunku” de acuerdo a lo observado por Lanino (1977) el ataque
de esta plaga se localiza en el follaje tierno de las plantas jóvenes, provocando la
sintomatología típica de la enfermedad que son: enanismo, acortamiento de entrenudos,
amarillamiento y hojas pequeñas (Figura 50).

Figura 50. Distribución intra-planta de las plagas asociadas al cultivo


de la quinua en la localidad de Ancovinto.

72
Relación estado fenológico-insecto
La fenología mide los diferentes estados o fases de desarrollo de la planta, mediante una
apreciación visual en la que se determina los distintos eventos de cambio o
transformación fenotípica de la planta, relacionadas con la variación climática, dando
rangos comprendidos entre una y otra etapa. Según Mujica (1989), en el caso de la
quinua, se ha determinado que atraviesa por catorce fases fenológicas importantes y
claramente distinguibles, las cuales se pueden definir en el cuadro 18.

Cuadro 18. Etapas fenológicas del cultivo.


NÚMERO DE
FENOLOGÍA
ETAPA

1 Jatarisca, chillktata (emergencia)

2 Iscay j’kallo, paalaka (hojas cotiledónales)

3 Iscay r’appi, paalaphi (dos hojas verdaderas)

4 Tawa r’appi, pusilaphi (cuatro hojas verdaderas)

5 Socta r’appi, thayampi anatjhe (seis hojas verdaderas)

6 Chascariy, utanoqtata (ramificación)

7 Philillo (inicio panojamiento)

8 Pichicho sayayña, luruk’uqallta (panojamiento)

9 Ttica pakariy, panqaraamuchi (inicio de floración)

10 Tticari, panqara q’elljtata (floración)

11 Muccu quiuna, lichintata (grano lechoso

12 Kuccu quiuna, tikantata (grano pastoso)

13 Pokoscca, luruk’u t’asurata (madurez fisiológica)

14 Quiuna, cha’juykusqa, chhejchtata: (Madurez de Cosecha

Las abundancias relativas de las tres especies de insectos asociados con el cultivo de la
quinua en la localidad de Ancovinto, se concentran en el mes de marzo, donde se
presentó la etapa 12 que es cuando los frutos al ser presionados presenta una
consistencia pastosa de color blanco, ocurre de los 130 a 160 días de la siembra (Figura
51). En el Perú, de acuerdo a Mujica (1999), en esta fase el ataque de la segunda
generación de Eurisacca quinoae Povolny “Kcona-Kcona” causa daños considerables.

73
Los áfidos se concentran en las etapas 12, 13 y 14, grano pastoso, madurez fisiológica y
madurez de cosecha, respectivamente. La etapa 12 ya fue caracterizada, en el caso de la
etapa 13, corresponde a la fase en la que la planta completa su madurez, y se reconoce
cuando los granos al ser presionados por las uñas presenta resistencia a la penetración,
ocurre de los 160 a 180 días de la siembra, en esta etapa el contenido de humedad del
grano varia de 14 a 16 %; el lapso comprendido desde la floración hasta la madurez
fisiológica, viene ha constituir el período de llenado de grano. En la etapa 14 los granos
sobresalen del perigonio, dando una apariencia de estar casi suelto y listo para
desprenderse, la humedad de la planta es tal que facilita la trilla.
Al concentrarse el ataque de áfidos en estas etapas, quizás motivada por la oferta de
refugio que genera la inflorescencia, la ventana biológica para el daño es bastante
restringida. El control debiera estar dirigido a controlar las primeras colonias en las
etapas 10 y 11. La población de áfidos de la etapa 14 no requiere control, pues la
inflorescencia ya está entrando en período de cosecha y no es utilizable como alimento,
para los áfidos.

ETAPAS FENOLOGICAS 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14
MESES noviembre diciembre enero febrero marzo abril

Abundancia relativa = 5%

MOSCAS
MINADORAS

N = 635,91 ind planta-1

GUSANOS

N = 12,32 ind planta-1

AFIDOS

N = 931,91 ind planta-1

Figura 51.-. Activograma de las especies-plaga en relación con los estados fenológicos
del cultivo de la quinua en la localidad de Ancovinto.

74
Medidas de control
El problema de plagas y enfermedades en el cultivo de la quinua es latente, y aún
mayor, debido al uso irracional de pesticidas químicos que alteran el equilibrio natural y
ecológico, produciendo secuelas irreversibles al medio ambiente.
El manejo de las plagas ha sido realizado por los agricultores de la zona en forma
totalmente ciega, ya que la mayoría de ellos no reconoce las plagas y enfermedades,
sobre todo las moscas minadoras cuyo daño real ha pasado desapercibido para ellos.
Esta investigación preliminar buscó seleccionar algunos insecticidas biológicos
(extractos vegetales como productos comerciales evaluando su efecto sobre la
sobrevivencia de larvas de moscas minadoras
Se evaluaron cinco pesticidas biorracionales
BIO COCCIDIN es un insecticida, acaricida orgánico oleoso selectivo de origen
vegetal. Efectivo contra huevos, ninfas y adultos de plagas succionadoras protegidas
bajo caparazón como conchuelas, escamas, chanchitos blancos, pulgones, mosquita
blanca y arañitas. También lava la fumagina, desprendiéndola de la fruta o vegetal
GARLIC BARRIER Fago repelente de Insectos fitopatogénos de origen botánico a
base de ciertas variedades de ajo (Allium sativum), sistémico de amplío espectro,
específicamente formulado para uso en la agricultura sustentable (MIP).Pre-cosecha:
controla problemas de plagas de insectos de diversas especies, ejerciendo control
preventivo sobre los órdenes homóptera, lepidóptero, coleóptero y orthoptera.
VALORAM utiliza extractos de ají y aceites esenciales de mostaza. Estos ingredientes,
hace que tenga un doble efecto, único, como Insecticida y Repelente. Mata y repele:
Afidos, Arañitas, Trips, Gusanos, Polillas, Minadores, Langostinos, Mosquitas blancas,
Saltamontes, y muchos otros más
(Dipel WG) Insecticida biológico a base de Bacillus thuringiensis para el control de
larvas de lepidópteros.
NEEM-X Insecticida botánico sistémico, actúa en varios estadios (inhibe las mudas,
procesos motores y repelencia) de Insectos y Ácaros. Control de pulgones, mosquitas,
gusanos y polillas para evitar resistencias. Tiene 0 DÍAS de carencia y certificado uso
orgánico.
Primeramente se realiza muestreo en las plantas de quinua, para determinar que no
existían diferencias entre las poblaciones de la plaga en las parcelas donde se aplicarían
los tratamientos. Los valores con la misma letra indican que no hubo diferencias
significativas de acuerdo a la prueba de rango múltiple de Tukey al 5% (Evaluación pre-
aplicación de tratamientos). (Figura 52).

75
NUMERO PROMEDIO DE INSECTOS ± EE

0,9

0,8
a a
0,7 a a
a
0,6 a

0,5

0,4

0,3

0,2

0,1

0
Biococcidin Valoram Garlic Neem-X Dipel Testigo
TRATAMIENTOS

Figura 52. Número promedio de larvas de moscas minadoras por planta.

A los 7 días después del muestreo, se realizó la primera aplicación de los tratamientos y
a la semana siguiente se realizó la primera evaluación postaplicación. El análisis de
varianzas mostró diferencias estadísticas altamente significativas. Los que mostraron un
mejor efecto protector del cultivo fueron el Neem-X y el Biococcidin, con promedios de
3,5±1,0 y 4,0±0,9 ind·planta-1, respectivamente (Figura 53).

1,8
NUMERO PROMEDIO DE INSECTOS ± EE

b b b
1,6

1,4 b

1,2

0,8
a
a
0,6

0,4

0,2

0
Biococcidin Valoram Garlic Neem-X Dipel Testigo
TRATAMIENTOS

Figura 53. Número promedio de larvas de moscas minadoras por planta a los 7 días.

76
A los 20 días se realizó una aplicación de refuerzo de los biopesticidas. A los 7 días
posteriores a ésta se realizó la segunda evaluación postaplicación. Se volvió a encontrar
diferencias altamente significativas entre los tratamientos. Lo que reveló que los
biopesticidas que mostraron un mejor efecto protector del cultivo fueron el Neem-X y el
Biococcidin, con promedios iguales de 8,5±2,4 y 8,5±1,6 ind·planta-1, respectivamente.
Otro biopesticida que mostró diferencias con el testigo fue Valoram con 41,5±6,7
ind·planta-1 (Figura 54).

2,5
NUMERO PROMEDIO DE INSECTOS ± EE

c
2 bc bc

1,5

a a
1

0,5

0
Biococcidin Valoram Garlic Neem-X Dipel Testigo
TRATAMIENTOS

Figura 54. Número promedio de larvas de moscas minadoras por planta a los 20 días de
aplicación.

Este ensayo preliminar permitió seleccionar tres biopesticidas, los cuales son:
Neem-X (inhibe las mudas, procesos motores y repelencia) de Insectos y Ácaros. Control
de pulgones, mosquitas, gusanos y polillas para evitar resistencias. Tiene 0 días de
carencia y certificado uso orgánico.
Bio Coccidin. Efectivo contra huevos, ninfas y adultos de plagas succionadoras
protegidas bajo caparazón como conchuelas, escamas, chanchitos blancos, pulgones,
mosquita blanca y arañitas. También lava la fumagina, desprendiéndola de la fruta o
vegetal.
Valoram Mata y repele: Afidos, Arañitas, Trips, Gusanos, Polillas, Minadores,
Langostinos, Mosquitas blancas, Saltamontes, y muchos otros más.

77
VIII EFECTO DE LAS HELADAS SOBRE EL CULTIVO DE LA QUINUA

Andrés Salinas B11, Ignacio Delfino Y12, José Delatorre H13.

El presente capítulo pretende entregar una herramienta que permita a los agricultores del
Altiplano chileno, conocer y entender el periodo de tiempo y la intensidad de las heladas
que ahí ocurren, a modo de que tengan en conocimiento en que momento se producen
estas, y en que momento las plantas de quinua están más susceptibles a ser afectadas por
las bajas temperaturas.
Es importante entender que las bajas temperaturas actúan de diversos modos sobre la
quinua, dependiendo de la etapa fonológica en que esta se encuentre. En su floración
descensos bruscos de temperatura, produce que la planta reaccione botando sus hojas,
disminuyendo el crecimiento de la plantas, lo que determina un menor potencial
productivo del grano.
Si bien es cierto la planta de quinua en general es tolerante a las heladas, cuando son
“extremas” alrededor de -9° C por un tiempo superior a las 4 horas, se produce un
quiebre en el tallo de la planta a la altura de la base de la panoja, lo anterior causa que se
estrangulen los vasos conductores, y que el agua finalmente no llegue hasta el centro
productor de granos, lo cual causa finalmente la muerte de la planta por una
deshidratación severa. Estas heladas ocasionales pueden ser reversibles cuando se
suscitan en las primeras etapas de desarrollo de las plantas, debido a que estas apoyan su
tallo sobre el sustrato evitando la estrangulación de los vasos conductores. Para que la
planta pueda recuperarse después de un periodo de heladas la restauración de la
temperatura debe ser gradual, de lo contrario la planta morirá. Afrontar éste tipo de
situaciones es un desafío para la agricultura altiplánica, debido a que están expuestos
durante un tiempo importante a heladas, las cuales amenazan la integridad de los
cultivos y el desarrollo productivo de ésta zona, la cual gira en torno a la quinua.

Las Heladas
Básicamente una helada es un cambio que se produce en la atmósfera cuando la
temperatura a nivel del cultivo desciende por bajo los cero grados Celsius (Huamaní,
2005), OMM. (1990) hace referencia a que una helada se produce cuando la temperatura
mínima diaria indica un valor de 0 ºC o inferior, medida a 1,50 metros del suelo. Las

11
Ingeniero Ejecución Agrícola; Licenciado en Agronomía
12
Licenciado en Agronomía.
13
Ingeniero Agrónomo; Dr. y Mg. en Cs. Silvoagropecuarias

78
heladas pueden clasificarse de acuerdo al momento de ocurrencia en tempranas o
tardías, también de acuerdo al descenso de la temperatura influenciado por masas de
aire frío o de advección, dependiendo de la pérdida de calor de las capas de la atmósfera
o helada de radiación y heladas blancas, negras y ocasionales.

Heladas de advección o de viento frío


Consisten en el paso de un frente frío con invasión de masas de aire a bajas
temperaturas (Huamaní, 2005). Lo anterior es frecuente en las regiones continentales o
en algunas zonas marítimas del hemisferio norte. En este tipo de helada, gran parte de la
superficie del suelo permanece con temperaturas inferiores a 0ºC por uno o más días,
éste tipo de heladas no presentan inversión térmica, es decir la variación de la
temperatura con la altura es normal (Toledo, 2004). Esto es explicado porque la
temperatura del suelo es mayor que la del aire sobre su superficie; por lo tanto no existe
inversión térmica (Mújica, 2000).

Heladas de radiación
Se producen por el enfriamiento progresivo de las capas bajas de la atmósfera y de los
cuerpos que en ellas se encuentran debido a la emisión de calor terrestre. Se produce
una estratificación del aire, en donde las capas más bajas son más frías y las capas más
altas son más cálidas. Este tipo de heladas se produce cuando el día presenta una baja
nubosidad y la ausencia de viento impide mezclar estas capas. En los suelos cubiertos de
vegetación y en el centro de valles y cuencas es más probable que se den este tipo de
heladas debido a que el aire frío próximo a la superficie del suelo no se mezcla con el
aire cálido presente en las capas superiores de la atmósfera (Toledo, 2004).

Heladas mixtas
Puede que ocurra una combinación de las heladas por advección y las de radiación. Es
decir, primero el avance de una masa de aire frío que lleve las condiciones a términos
tales que produzcan temperaturas cercanas a los límites críticos. Luego el balance
negativo nocturno de la radiación produce descenso hasta temperaturas dañinas
(Huamaní, 2005).

79
Heladas blancas y negras
Independientemente del tipo genérico de las heladas, las mismas pueden clasificarse en
blancas y negras dependiendo de la manifestación física sobre la morfología y
estructuras de la planta. La helada blanca o escarcha, ocurre cuando se forma hielo
cristalino sobre la superficie de las plantas y objetos expuestos libremente a la
intemperie generalmente con una humedad ambiental sobre el 70% con temperaturas
por debajo de los 0 ºC. Se produce cuando la temperatura de las plantas es inferior al
punto de rocío del aire circundante permitiendo la condensación del vapor de agua cuyo
congelamiento dará origen al hielo cristalino. En cambio la helada negra es un
fenómeno que ocurre cuando el descenso térmico no va acompañado por la formación
de escarcha. Tiene lugar cuando la temperatura de las plantas es superior a la
temperatura del punto de rocío del aire circundante y se llega a la congelación antes de
la condensación. Por lo tanto se producirá congelamiento del agua contenida en los
tejidos vegetales. Las condiciones de sequedad atmosférica, bajo contenido de vapor de
agua en el aire, favorecen la ocurrencia de este tipo de heladas, las cuales suelen
suscitarse con una humedad ambiental por debajo del 65% (Jacobsen et al., 2005).

Heladas ocasionales
Se definirá helada ocasional a aquel descenso de temperatura por bajo los 0 °C y que
ocurra de forma inesperada y aislada, que puede ser consecuencia de alguna de las
causas ya descritas. Es decir, no es precisamente en un periodo de heladas comunes,
éste tipo de heladas se presentan de manera inesperada, generalmente afecta al cultivo
en los estados más susceptibles, como lo son el de floración y comienzo de llenado de
grano, las plantas en esta época son particularmente sensibles. En estas etapas una
helada ocasional congelará el contenido de agua en los espacios intercelulares dentro de
la planta de quinua lo cual a posterior causará su muerte antes de cosecha de grano.

Temperaturas y el cultivo de la quinua


La quinua es un cultivo que resiste fuertemente a los efectos del frío y las heladas,
puesto que en el altiplano está constantemente afectada por los descensos bruscos de
temperatura y en algunos casos a la presencia de heladas de considerable intensidad. Las
respuestas de la quinua a estas bajas temperaturas esta supeditada a la fase fenológica,
en que se encuentra, a la intensidad y la duración de la helada, a la humedad relativa y a
la carga genética de las plantas.
Al observar el cuadro 19 podemos distinguir que en todos los meses del año se producen
temperaturas bajo cero, siendo los meses de otoño e invierno los que registra las
menores temperaturas. Estas bajas temperaturas coinciden con los periodos de tiempo

80
en que no hay desarrollo de cultivo de Quinua y se restringe casi absolutamente
cualquier producción agrícola que se realice al aire libre.
Cuadro 19.- Temperaturas mínimas en la zona de Vilacollo.
T° mínima promedio T° mínimas absolutas

MESES 2006 2007 2006 2007

Enero 8,5 9,2 0,3 -4,6

Febrero 8,7 8,4 -6,1 -4,1

Marzo 9,1 9,3 -1,1 -1,1

Abril 6,8 7,5 -7,6 -8,5

Mayo 2,1 1,9 -12,4 -13,6

Junio -3,9 -0,6 -14,5 -14,8

Julio -0,3 -2,8 -17,0 -17,6

Agosto 1,5 3,3 -14,6 -10,4

Septiembre 1,9 5,7 -14,2 -9,2

Octubre 7,7 7,2 -8,7 -6,9

Noviembre 10 -2,7 -4,5 -8,5

Diciembre 9,6 8,6 -5,2 -5,8

Durante los meses de Abril, Mayo, Junio, Julio, Agosto y Septiembre, las heladas son
un fenómeno de ocurrencia casi diaria. Estas ocurren en promedio en el intervalo de
tiempo que fluctúa entre las 00:00 y las 06:00 del día (Cuadro 20). Con temperaturas
que en promedio en algunos meses llega a los -5°C.
Durante el periodo entre las 07:00 y las 12:00 del día, existe un incremento de las
temperaturas, pero aún se presentan heladas, especialmente durante los meses de
invierno donde en promedio las temperaturas alcanzan los – 3,4° C

81
Cuadro 20. Temperaturas ordenadas por mes y hora de heladas
Temperaturas Temperaturas
01:00 – 06:00 07:00 – 12:00

MESES 2006 2007 2006 2007

Enero 7,8 -7,3 8,5 9,7

Febrero 7,4 6,6 7,7 8,7

Marzo 8,1 6,9 8,4 8,9

Abril 4,2 4,7 4,0 6,5

Mayo 0,3 1,5 -0,7 3,7

Junio -3,1 -0,6 -2,5 -1,0

Julio -5,4 -1,7 -3,4 -0,2

Agosto -0,9 3,1 0,5 4,2

Septiembre 0,6 2,5 3,5 5,0

Octubre 3,8 3,9 7,2 8,3

Noviembre 6,0 1,8 10,5 7,1

Diciembre 6,1 5,3 10,8 9,5

Relación entre las bajas temperaturas y el cultivo de la quinua


Durante los primeros 30 días después de la siembra, que corresponden hasta finales de
Octubre se puede observar (Figura 55) que existen mas de 18 días con heladas las cuales
tienen una intensidad promedio de 3 horas diarias los que es fatal para cualquier planta,
pero la adaptabilidad de la planta de quinua la hace ser distinta al resto. Ya que incluso
encontrándose con dos pares de hojas verdaderas, ya la planta tiene buena resistencia a
la sequía y al frío, porque ha extendido fuertemente sus raíces y muestra movimientos
násticos nocturnos cuando hace frío, dada la presencia de hojas tiernas lo que posibilita
su sobrevivencia.
A finales de Noviembre cuando se cumplen 60 días después de la siembra posee 8 hojas
verdaderas extendidas con extensión de las hojas axilares hasta la tercera fila de hojas
82
en el tallo, las hojas cotiledónales se caen y dejan cicatrices claramente notorias en el
tallo, también se observa la presencia de la inflorescencia protegida por las hojas sin
dejar al descubierto la panoja, es la etapa de mayor resistencia al frío.
Desde el inicio de floración hasta grano pastoso son los periodos más críticos para la
planta en presencia de las heladas pudiendo resistir solo hasta -2°C, debe observarse que
estos representa a los meses de Enero, mediados de Febrero y son el periodo que existe
las mayores concentraciones de precipitaciones.

Siembra Emergencia 2 hojas 6 hojas Ramificación Panoja Floración Grano Madurez Estado
verdaderas verdaderas pastoso Fisiológica Fenológico

0 5 8 23 11 9 7 64 10 Días

Octubre Octubre Octubre Noviembre Noviembre Diciembre Diciembre Enero Marzo Mes
Noviembre diciembre Enero Febrero
Marzo

18 días con heladas 23 días con heladas 07 días con heladas 10 días con heladas 02 días con
heladas

Figura 55. Relación entre fonología y temperaturas.

Efecto de las heladas sobre las plantas de quinua.


a) Efecto sobre las hojas:
El descenso de la temperatura causa un incremento en el contenido de algunos
compuesto de las plantas, entre ellos, una hormona conocida con el nombre de ácido
absícico (ABA), lo que se traduce en la caída de las hojas. Producto de las bajas
temperaturas se produce el congelamiento de la planta y junto con ello de las moléculas
de clorofila, las que son responsables de dar el color verde a las hojas; una vez que la
temperatura aumenta (generalmente junto con la salida del sol), se produce el

83
descongelamiento de la planta y una destrucción de las clorofilas, lo que le da una
apariencia transparente a la hoja. También se puede observar el arrugamiento de las
hojas disminuyendo su área foliar.

b) Efecto sobre la floración:


Generalmente a nivel de panoja el vapor de agua se condensa en el interior de esta y se
congela sobre las flores causando su posterior muerte, hacia la periferia de la panoja y
ramificaciones el daño es inferior debido a que la superficie de contacto disminuye.

c) Efecto sobre el tallo:


Resultados obtenidos por FIA (2006), demuestran que existen serios daños sobre la
morfología del tallo, encontrando un quiebre en éste, similar a problemas causados por
pudrición dada por hongos, el quiebre afecta directamente a los vasos conductores
produciendo un estrangulamiento de estos, lo que impide el ascenso del agua por el
floema y la planta acaba finalmente secándose. Lo que fisiológicamente se explica dado
que la acumulación del hielo comprime las membranas y reubican su posición cuando
las temperaturas suben, la membrana se deforma y pierde su elasticidad lo que produce
que la planta pierda su estabilidad, quebrándose y causando la posterior desecación de la
planta.
En estudios realizados por Delfino y Delatorre (2007), se aprecia que tiempos de
exposición superiores a cinco horas a heladas de alrededor de -6° C causa el quiebre en
la base de la panoja, debido a esto, la recuperación de las plantas se hace prácticamente
imposible, ya que el peso de la panoja sobre su cuello provoca una estrangulación de los
vasos xilemáticos. Cuando las temperaturas son mayores o iguales a -4 °C, el quiebre se
produce netamente en el tallo de la planta, en éste caso, cuando las plantas se encuentran
en etapa vegetativa pueden sobreponer la condición de helada, ya que como el quiebre
se produce en la parte baja, la planta apoya su tallo sobre el suelo, evitando una
estrangulación de los vasos conductores, de tal forma que la planta logrará restablecer la
condición de desarrollo normal.
Un efecto directo de las bajas temperaturas sobre el tallo es la deshidratación de éste y
termina por quebrar el tallo de las plantas de quinua como se aprecia en la figura 56. Por
otro lado la disminución del diámetro del tallo de las plantas de quinua a lo largo de su
crecimiento se encuentra graficado en la figura 56.

84
Disminución del diametro de tallo (%)

30 ab ab ab
25 a
20 c b

15
10
5
0 Amarilla
Crec vegetativo Preantesis Antesis-llenado grano Roja
Etapa fenologica

Amarilla

Roja
Crec. Vegetativo Preantesis Antesis - llenado grano

Etapas fenológicas

Figura 56. Efecto de la aplicación de temperaturas de -6° C por cuatro horas


sobre el diámetro del tallo de plantas de quinua selecciones amarillas y
rojas.

Como se observa en la figura 56 las bajas temperaturas afectan de mayor forma a la


selección amarilla, que es la que disminuye su diámetro de tallo en mayor porcentaje
sobre todo durante el crecimiento vegetativo y en la etapa de pre antesis, la selección
roja presenta una mayor tolerancia a reducir el diámetro del tallo, esta tolerancia se
pierde si el tiempo de la helada a -6° C se prolonga por más de cuatro horas. Sin duda, la
etapa más complicada es la de floración a antesis (tiempo de expansión de una flor
durante el cual ocurre la polinización) para ambas selecciones, pero hay que hacer
hincapié que la selección amarilla es más susceptible que la roja durante las primeras
semanas de cultivo.

d) Efecto sobre la supervivencia de plantas de quinua:


Mediante ensayos de tolerancia de la quinua a las bajas temperaturas desarrollado por
Delfino y Delatorre (2007), se demostró que la quinuas rojas presentan una tolerancia
mayor a las heladas ocasionales, que la selección amarilla a -6° C durante la etapa de
pre antesis y de llenado de grano, ambas selecciones se demostraron más susceptibles
durante la etapa de crecimiento vegetativo, tal como se aprecia en el cuadro 21.

85
Cuadro 21. Supervivencia de plantas de quinua selecciones amarilla y roja a
una temperatura de -6 °C durante tres tiempos.
Tiempo (horas)

Selección 3 5 7

Roja 78 63 58
Crecimiento
vegetativo
Amarilla 75 65 55

Roja 100 70 60
Supervivencia Floración a
(%) Preantesis
Amarilla 100 68 40

Roja 100 75 64 Llenado de


grano
Amarilla 79 63 42

Según lo observado anteriormente, la planta de quinua reacciona de diversas formas


frente a un evento de bajas temperaturas, entre ellas podemos destacar las variables
morfológicas, fisiológicas, anatómicas, fenológicas y bioquímicas. Lo que el agricultor
observa en forma práctica cuando se producen heladas, son los cambios morfológicos
de las plantas, ya que es la única manera que tienen de ver que las plantas han sufrido
un shock térmico. Dentro de las alteraciones morfológicas se pueden citar, la caída
prematura de las hojas. Además se aprecia un crecimiento reducido de las hojas y menor
tamaño de la planta.

86
IX MEJORAMIENTO GENETICO DE LA QUINUA

Francisco Fuentes Carmona14

Quinua: Recurso fitogenético y su uso en la agricultura


Los procesos ancestrales de domesticación de las plantas por parte del hombre, han
utilizado por miles de años lo que en la actualidad denominamos diversidad de los
recursos fitogenéticos. Estos recursos se encuentran distribuidos a lo largo del mundo
asociado a diversas zonas geográficas, como parte de un proceso evolutivo de
adaptación a factores medioambientales. Estos factores determinan en su conjunto la
capacidad de sobrevivencia de las especies vegetales, creando múltiples formas dentro
una misma especie.
La coexistencia entre estas formas, ha permitido la combinación de una amplia gama de
caracteres morfológicos y aptitudes de adaptación al medio ambiente, generando la base
del fitomejoramiento, que es aprovechada en la agricultura para la producción de
alimentos.
La zona andina en Sudamérica se caracteriza por ser reservorio de diversidad de varias
especies vegetales en su extensión desde los valles interandinos de Colombia hasta la
zona austral de Chile. Destacan especies como la papa, el tomate, el poroto, el amaranto
y la quinua, ente otros recursos domesticados y seleccionados por diferentes culturas,
tales como la Tiahuanacota e Inca.
La quinua ha sido una especie vegetal utilizada para el consumo humano en diversas
formas de preparación. Tradicionalmente su grano ha sido de interés tanto para su
producción, como para consumo. Esto último debido a su característica de poseer un
alto valor nutritivo, especialmente por su contenido y calidad de sus proteínas y ácidos
grasos.
En los países de la zona andina la quinua es uno de los pocos cultivos que crece bajo las
extremas condiciones ambientales del área, caracterizada por la alta altitud (3.500-4.000
m.s.n.m), condición de aridez (100-300 mm por año) y de suelos salinos y frecuentes
heladas. No obstante, fuera de la zona andina se registra la introducción de la quinua
como cultivo alternativo para zonas marginales para la agricultura. Algunos de estos
países que han iniciado esta introducción han sido: Estados Unidos, Inglaterra,
Dinamarca, Marruecos, Uruguay e India.

14
Ingeniero Agrónomo, Doctor en Ciencias Silvoagropecuarias

87
El centro de origen de la quinua está en la zona correspondiente a la cuenca del lago
Titicaca (zona andina entre Perú y Bolivia). Fue descrita por primera vez por el botánico
y farmacéutico alemán Carl Ludwig Willdenow. Su nombre científico es Chenopodium
quinua y pertenece a la familia de las Amarantáceas, familia a la cual pertenecen otras
plantas como el amaranto, paico, kiwicha y cañahua.
Existe información que señala que probablemente la quinua fue domesticada por
antiguas civilizaciones en diferentes tiempos y zonas geográficas, incluyendo Perú
(5000 AC), Chile (3000 AC) y Bolivia (750 AC). No obstante, durante la conquista
española su cultivo fue fuertemente desincentivado, debido a su importancia en la
sociedad y por considerarse sagrado en la creencia religiosa de los indígenas. Sumado al
desincentivo ocurrido durante la conquista española, actualmente ocurre el fenómeno de
despoblamiento de zonas rurales de los andes, situación que expone aún más a la quinua
al serio riesgo de erosión genética, proceso consistente en la pérdida de combinaciones
de arreglos genéticos, los cuales son el resultado de miles de años para su existencia.
La variada morfología que presenta esta especie en las principales áreas de cultivo, ha
significado que los agricultores andinos hayan aprovechado sus diversas formas para
hacer uso de ella como alimento. Por ejemplo se puede observar en los campos de
cultivo de quinua, una amplia variedad de colores en plantas y semillas, o diferencias en
los tipos de ramificación y/o arquitectura general de plantas, al mismo tiempo se puede
observar una variada productividad de grano. De este modo, el uso de este recurso
genético ha implicado que los fitomejoradores comúnmente estudien la variación de
estas características morfológicas y de otros parámetros genéticos para el entendimiento
de cómo estas variables se asocian con caracteres de interés, tales como la producción
de grano, contenido de saponina en los granos, tolerancia al frío y/o resistencia a
enfermedades.
Debido a la existencia de adaptaciones particulares de esta especie a ciertas zonas
geográficas a lo largo de Los Andes, es que se reconocen cinco ecotipos asociados a
sub-centros de diversidad (Figura 57). Estos corresponden a:
- Quinua de los valles interandinos (Colombia, Ecuador y Perú)
- Quinua del altiplano (Perú y Bolivia)
- Quinua de las Yungas (Bolivia)
- Quinua de los salares (Bolivia, Chile y Argentina)
- Quinua de la costa o de nivel del mar (Chile)

88
Figura 57. Distribución de sub-centros de diversidad de la quinua.

Con respecto a la clasificación intra-específica de esta especie, se consideran dos grupos


principales: uno correspondiente a las quinuas cultivadas, de semillas claras con una
delgada y traslúcida testa y un segundo grupo de quinuas silvestres con semillas oscuras
y testa densa. Esta clasificación es coincidente con aquella de tipo ancestral realizada
por culturas de Los Andes, la cual incluye un tipo silvestre de quinua denominada
“ajara” o “ashpa quinua”, que morfológicamente es similar a la quinua tradicional.
Dentro de la especie C. quinoa existe la variedad melanospermum, descrita por
presentar semillas negras con márgenes semi-redondeados de amplia distribución en
Los Andes. Dentro de la misma clasificación existe la subespecie milleanum,
caracterizada por la presencia de semillas negras de diámetro fluctuante entre 1,5-1,8
mm, teniendo su distribución principal la zona andina de Ecuador. Debido a este
reconocimiento de formas silvestres de quinua por parte de agricultores y científicos, se
ha sugerido incluirlas en una posición intermedia entre quinua (C. quinoa Willd.) y
algunos de sus posibles ancestros como C. berlandieri distribuida en Norte América o
C. hircinum en Los Andes de Sudamérica.
De esta forma, en la actualidad es una prioridad generar iniciativas que tengan como
objetivo la mantención de colecciones de germoplasma in situ y ex situ, es decir la
conservación en los propios campos de cultivo y a través de colecciones en bancos de
germoplasma; para la conservación y estudio de estos recursos con la finalidad de ser
utilizados para el mejoramiento genético de la quinua.

89
ANTECEDENTES DEL MEJORAMIENTO GENETICO DE LA QUINUA
La conservación de la diversidad genética de la quinua a través de estrategias de
conservación in situ y ex situ, ha permitido implementar los actuales programas de
mejoramiento genético en la región andina. Pese a ello es importante considerar el
comportamiento en campo de esta diversidad, para posteriormente determinar aquellas
líneas promisorias sobresaliente en atributos de interés como el rendimiento, índice de
cosecha, calidad de grano, resistencia a enfermedades, tolerancia a sequía y/o a
salinidad, entre otras características productivas relevantes.
Asimismo es importante el conocimiento de los sistemas reproductivos de las plantas,
los cuales facilitan en mayor o menor medida los procesos de fecundación natural o
artificial entre plantas. Por otra parte, es de vital importancia considerar el uso de la
biotecnología como una herramienta capaz de acelerar el alcance de objetivos en los
programas de mejoramiento mediante el estudio de ADN. Estudios que pueden ir desde
la determinación del nivel de diversidad en un proceso de selección, hasta el estudio de
genes específicos que controlen características importantes como la resistencia a
enfermedades, control genético de la producción de saponinas en el grano, o la
comprensión de características más complejas, tales como la tolerancia a la sequía y a la
salinidad.
El conocimiento referido al mejoramiento genético de la quinua ha ido en aumento en
estos últimos diez años. Diversas organizaciones en el mundo han desarrollado
programas para su estudio. Por ejemplo, varios experimentos han descrito características
morfológicas y productivas, con el propósito de conocer la adaptación de diferentes
variedades y ecotipos de quinua en zonas fuera de la región andina de Sudamérica
(Norteamérica, Europa, norte de África y Asia).
Otros estudios han dirigido sus esfuerzos para el entendimiento del genoma de la
quinua, esto significa estudiar las numerosas secuencias de ADN que posee esta especie.
En la Universidad Brigham Young de Estados Unidos, un grupo de investigadores han
desarrollado programas para la creación de herramientas moleculares para el estudio de
la quinua, dentro de éstos destacan los marcadores moleculares, secuenciación de
genes, mapas genéticos, entre otras herramientas determinantes para el mejoramiento
genético.
En Chile también se han desarrollado esfuerzos para el mejoramiento de la quinua.
Durante la década de los 70, la empresa de Semillas Baer en Temuco, comienza sus
trabajos de fitomejoramiento y producción de semillas de quinua, utilizando
germoplasma del ecotipo de costa, el cual a la fecha ha significado la generación de la
única variedad comercial de quinua registrada en Chile: “Regalona”.
En la región de Tarapacá, la Universidad Arturo Prat a través de su Departamento de
Agricultura del Desierto, se han ejecutado programas de estudio y uso diversificado de
su grano para la alimentación humana. El objetivo de estos trabajos se ha dirigido a la
90
generación de líneas promisorias (futuras variedades) con características homogéneas
que permitan su alta productividad en el altiplano de la Provincia del Tamarugal. De
este modo se ha experimentado la introducción de su cultivo en la Pampa del
Tamarugal (zona de Desierto Extremo), para su uso como cultivo alternativo (Delatorre
et al., 1995).
En la región de Coquimbo, el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA),
ha desarrollado diversas investigaciones para determinar la adaptación productiva de
distintas accesiones de quinua con el objetivo de producción de grano y uso alternativo
en la alimentación de ganado menor en la zona costera, de valle y pre cordillera de la
región.
Los trabajos realizados en Chile se basan en el uso de los dos ecotipos de quinua
existentes, estos son: ecotipo de salares y ecotipo de costa. El ecotipo de salares, se
encuentra distribuido en las regiones de Tarapacá y Antofagasta, estos materiales son
tradicionalmente cultivados por comunidades Indígenas en zonas ubicadas a alturas
variables entre 2.500 a 4.000 m.s.n.m., suelos salinos y pluviometría fluctuante entre
100 – 200 mm/año entre los meses de diciembre a febrero.
Según estudios realizados en Chile, estos materiales se encuentran estrechamente
emparentados con variedades de quinua de Bolivia (ecotipo de salares). No obstante
existen evidencias de la introducción de algunos materiales desde la zona andina de
Perú en la región de Antofagasta. Pese a ello la morfología dominante en la mayor parte
de los materiales estudiados, corresponde al de quinua de salares.
En la zona centro y sur de Chile se cultiva la quinua correspondiente al ecotipo de la
costa. Su cultivo se caracteriza por desarrollarse a altitudes variables entre 100 a 800
m.s.n.m, bajo condiciones de secano.
Una notable diferencia existente en su cultivo, respecto a la condición de secano de la
quinua de salares en el norte de Chile, es que la concentración de las lluvias en la zona
centro y sur del país se concentra durante el período invernal, el cual fluctúa de acuerdo
la zona geográfica comprendida entre la región del Libertador Bernardo O’Higgins y la
región de Los Ríos de 700 a 1.900 mm/año.
En relación a estos dos ecotipos, existe una reconocida y marcada diferencia en
términos de adaptación a la altitud, tolerancia a la sequía, salinidad y sensibilidad a la
longitud del día, lo cual podría implicar desde el punto de vista agronómico que
ecotipos de la costa puedan adaptarse a altas altitudes y que puedan servir en el
mejoramiento de características de calidad de ecotipos de salares y viceversa para lograr
su cultivo de ecotipos de salares en zonas de baja altitud de la zona centro y sur de
Chile, mediante cruzamientos dirigidos.
Las metodologías de mejoramiento aplicados en quinua son variados. Algunos se basan
en procedimientos clásicos como la selección masal, individual o por pedigrí. Sin

91
embargo el uso de metodologías basadas en cruzamientos y retro cruzas han
significados igualmente logros importantes estas últimas décadas. No obstante, el o los
procedimientos a utilizar dependerán principalmente de la facilidad y costo de su
implementación en algún programa.
A través de las metodologías de cruzamiento y posterior estudio de poblaciones
generadas por autofecundación, se ha podido determinar los mecanismos de herencia de
algunos caracteres como color de planta, pigmentación axilar de tallos, tipo de
inflorescencia, contenido de saponinas, color de grano, precocidad, altura de planta y
esterilidad masculina. Estos trabajos considerados pioneros en los estudios genéticos en
quinua, han sido desarrollados principalmente en Bolivia, los cuales a la fecha ha
significado la generación de algunas variedades de quinua, tales como Chucapaca,
Sajama, Kamiri y Huaranga.
En el cuadro 22, se entrega una descripción de algunas variedades y líneas promisorias
de quinua utilizadas en diversos países de la zona andina de Sudamérica.
Algunas de las metodologías utilizadas en el mejoramiento de la quinua incluyen la
selección masal, selección individual, método de pedigrí, cruzamiento y retro cruzas.
No obstante, uno de los métodos más utilizado combina el cruzamiento intra y/o
intervarietal con selección masal de poblaciones segregantes.

a) Selección masal:
La selección masal consiste en una metodología de selección aplicable a un conjunto de
semillas originales heterogéneas, la cual se basa en elegir aquellas plantas de interés y
descartar los tipos no deseables, para posteriormente mezclar toda la semilla que se
produce en conjunto de aquellas plantas seleccionadas.
Una variación a esta metodología consiste en cosechar las mejores plantas y
posteriormente cultivarlas como líneas puras para compararlas entre sí (Figura 58). Una
vez evaluadas, las líneas puras superiores y similares se mezclan para pasar a la etapa de
multiplicación de semilla, con la consiguiente evaluación por etapa de la estabilidad de
las características a mejorar. Este proceso se repite tantas veces como sea necesario a fin
de mantener las características de la variedad.

92
Cuadro 22. Variedades y líneas promisorias de quinua utilizados en países de zona andina de Sudamérica.
Rendimiento Tamaño de Grano Contenido Altitud Período
Variedades Ecotipo Origen Color de grano Tolerancia
(ton/ha) (mm) saponinas msnm vegetativo (días)
1 Blanca de Nariño Valle Colombia Blanco claro 3,5 - 4,5 1,9 - 2,2 Bajo 2.800 - 3.250 185 - 205 Mildiu y phoma
Interandino
2 Huancayo Valle Rosada de Junin (Perú) Blanco - Rosado 3,0 - 4,0 1,8 - 2,1 Bajo 2.400 - 3.000 150 - 160 Mildiu y phoma
Interandino X Real purpura (Bolivia)
3 Hualhuas Valle Segregante Rosada Blanco 3,5 - 4,0 1,9 - 2,2 Bajo 3.000 - 3.800 150 - 160 Desgrane, mildiu
Interandino Junin X Real Purpura y phoma
4 Mantaro Valle Huancayo X Blanco 3,5 - 4,5 1,6 - 1,9 Alto 3.000 - 4.000 135 - 145 Mildiu
Interandino Sajama
5 Amarilla de Marangani Valle Selección masal de s/i s/i 2,0 - 2,2 Alto 3.500 -3.800 200 - 210 Mildiu y tumbado
Interandino la zona sur Sicuani Cusco
6 Blanca y Rosada de Junin Valle Selección de variedades Blanco 3,5 - 4,0 1,6 - 1,9 Bajo 3.000 - 3.400 180 - 200 Mildiu
Interandino de Huancayo
7 Cheweca Altiplano Selección masal de Blanco 1,6 - 1,9 1,2 Bajo 3.800 - 3.900 180 - 210 Desgrane
ecotipos de Orurillo
8 Sajama Altiplano 547 Real X 559 Illimani Blanco 2,5 - 3,5 2,0 - 2,2 Sin 3.800 - 3.900 140 - 160 Heladas y
saponina granizadas
9 Kancolla Altiplano Selección masal de Blanco 1,5 - 2,0 1,6 - 1,9 Alto 3.800 - 3.900 160 - 180 Mildiu y
ecotipos de Cabanillas Nacobus
10 Witulla Altiplano Perú (Puno) Blanco 1,2 - 1,8 1,5 - 1,8 Medio a 3.800 - 3.900 160 - 180 Mildiu
Alto
11 Camacani Altiplano Bolivia Blanco 3,2 - 3,6 1,5 - 1,7 Alto 3.800 - 3.900 160 - 180 Mildiu
12 Tahuaco Altiplano Perú Blanco 2,5 - 3,0 1,5 - 1,7 Alto 3.800 - 3.900 160 - 180 Mildiu
13 Chupaca Altiplano Bolivia Blanco 3,3 - 3,4 2,0 - 2,2 s/i 3.800 - 3.900 150 - 170 Mildiu y
heladas
14 Blanca de Juli Altiplano Perú Blanco 1,2 - 2,5 1,4 - 1,8 Medio 3.800 - 3.900 160 - 170 s/i
15 Real Salares Bolivia Blanco 1,5 - 3,5 1,9 - 2,2 Alto 3.800 - 4.000 180 - 210 s/i
16 Baer Costa Chile Blanco opaco 2,5 - 6,0 Medio 200 - 800 Tumbado
17 Linea Roja Ancovinto Salares Chile Blanco - Rosado 0,5 - 2,0 2,2 - 2,5 Alto 3.500 - 3.900 150 - 180 Heladas
18 Linea Amarilla Ancovinto Salares Chile Blanco 0,4 - 1,5 2,0 - 2,4 Medio 3.500 - 3.900 150 - 180 s/i

93
Semilla original

Fase 1 Evaluación y selección

Fase 2
X XX Evaluación y selección

Fase 3

Evaluación y selección

Multiplicación

Figura 58. Esquema representando metodología de selección masal.

b) Selección individual:
Las semillas cosechadas de plantas F1 se siembran de manera espaciada en la F2
(Figura 59). Una sola semilla cosechada de cada planta F2 se utiliza para obtener la
generación F3. Las generaciones sucesivas hasta la F5 se siembran del mismo modo a
partir de semillas individuales cosechadas de cada planta cultivada en la generación
anterior. En la generación F5 las plantas se cosechan y se siembra en un surco de
progenie en la F6. En la generación F7, se establece un ensayo preliminar de
rendimiento y continúan realizándose experimentos de la misma clase hasta la F10.
Algunos fitomejoradores combinan el método de descendencia individual con el
método de selección por pedigrí, cultivan sólo las generaciones F3 y F4 utilizando el
primero de estos métodos para acortar el tiempo que se requiere para alcanzar la
etapa de prueba de rendimiento.

94
Variedad A X Variedad B
F1 Parcela masiva

F2 Plantas individuales

Plantas individuales
F3

Plantas individuales
F4

Plantas individuales
F5
Surcos de plantas
F6 o de cabezas de línea

Prueba preliminar
F7 de rendimiento

Prueba de rendimiento
F8 a F10

Figura 59. Esquema representando metodología de selección individual.

c) Selección por pedigrí:


A partir de plantas seleccionadas de F2, se hacen crecer en surcos progenies de 25 a
30 plantas en la F3. De los mejores surcos se seleccionan las plantas superiores y se
siembran en familias de surcos en la F4, F5 y F6, la selección consiste en las mejores
plantas –en los mejores surcos – de las mismas familias. Al llegar a la F6, las familias
deben ser relativamente uniformes. En la F7 se establecen pruebas preliminares de
rendimiento, mismas que se continúan hasta la F10. Pueden hacerse varias
modificaciones a este procedimiento. Por ejemplo, después de que se seleccionan
plantas en la F3 y la F4, las que quedan en los surcos pueden mezclarse entre sí e
iniciar nuevos ensayos preliminares de rendimiento (Figura 60).

95
Variedad A X Variedad B

F1

F2 Siembra espaciada

F3 Surcos de plantas

Familias de surcos de plantas


F4

F5 Familias de surcos de plantas

Familias de surcos de plantas


F6

F7 Prueba preliminar de rendimiento

F8 a F10 Prueba de rendimiento

Figura 60. Esquema representando metodología de selección por


pedigrí.

d) Selección por cruza y retro cruza:


Consiste en que el alelo dominante que confiere resistencia a una enfermedad (R), es
transferido de una variedad resistente a una variedad susceptible. La variedad
resistente donadora se cruza con la variedad recurrente susceptible, y la generación
F1 se retro cruza con la variedad susceptible (Figura 61). La generación de retro
cruza 1 (RC1) segregará para la resistencia a la enfermedad (Rr:rr). Las plantas “Rr”
pueden distinguirse de las plantas “rr” inoculando las plántulas con el patógeno y
observando si las plantas presentan resistencia o susceptibilidad a la enfermedad.
Sólo las plantas Rr (resistentes) se retro cruzan con la susceptible en la segunda y las
sucesivas generaciones de retro cruza. Después de la última retro cruza, las plantas
heterocigotas (Rr) se auto fecundan para obtener plantas resistentes homocigotas
(RR) y heterocigotas (Rr). Se realizan pruebas de progenie de las plantas resistentes
(RR y Rr) para distinguir las plantas homocigóticas (RR) de las heterocigóticas (Rr),
de modo que puedan establecerse líneas puras que posean la característica de
resistencia.

96
Figura 61. Metodología de selección por cruza y retro cruza.

Otro factor a considerar en el mejoramiento genético de la quinua es el tipo de


inflorescencia (Figuras 62a y 62b). De esta característica dependerán los niveles de
fecundación realizados mediante polinización cruzada. A continuación se ilustran las
principales inflorescencias descritas en quinua.

97
Figura 62a. Tipos de inflorescencias descritas en quinua (Bhargava et al., 2007).

98
Figura 62b. Tipos de inflorescencias descritas en quinua (Bhargava et. al., 2007).

99
El conocimiento de la proporción de flores bisexuales y masculinas permite por una
parte facilitar los trabajos de cruzamiento entre variedades de quinua para el
establecimiento de programas de mejoramiento genético, debido a que mayor
proporción de flores masculinas, mayor es la facilidad para realizar los cruzamientos
dirigidos, a diferencia de aquellas inflorescencias que poseen mayor proporción de
flores bisexuales. Esto último obliga a los fitomejoradores a realizar el procedimiento
de emasculación o castración de flores bisexuales, esto significa remover las anteras
desde las flores, antes de que estas abran para la liberación de su polen.
Por otra parte, los diversos tipos de flores descritos en quinua determina la
producción de distintos tipos de semillas, a causa de que flores pequeñas producen
semillas abortivas, implicando una menor producción de granos por planta.

EXPERIENCIAS DE MEJORAMIENTO GENETICO DE LA QUINUA EN


EL ALTIPLANO DE CHILE

Antecedentes generales
El cultivo de la quinua ha constituido el principal componente de la cadena
agroalimentaria de comunidades Aymaras de la zona Andina de Chile. La mayor
superficie sembrada de quinua en el país se encuentra en el altiplano de la Provincia
de Iquique, específicamente en el vasto sector de la Comuna de Colchane.
En los países vecinos de Bolivia y Perú, la quinua se constituye en una alternativa
comercial rentable dada la creciente demanda de países desarrollados como
Alemania, Japón y Canadá. Esto ha implicado transformar el manejo agronómico a
sistemas de producción intensiva, al mismo tiempo los manejos de post cosecha se
han dirigido hacia la transformación del grano en productos con mayor valor
agregado. Pese a esta experiencia cercana, la situación en el altiplano de la región de
Tarapacá, la quinua todavía sigue siendo un cultivo con escaso manejo agronómico y
de bajo valor agregado, siendo dedicado principalmente al autoconsumo de las
familias productoras, siendo ocasional la transacción comercial del grano en el
mercado local.
Dada la perspectiva emergente que presenta el mercado de la quinua, las
comunidades indígenas del sector han proyectado su potencial desarrollo a través de
la promoción de inversiones tanto propias como de organismos gubernamentales y
no gubernamentales; para aumentar la superficie cultivable e incorporar nuevas
técnicas de cultivo y de post cosecha, a través de la adquisición de maquinarias para
la siembra y procesamiento del grano de quinua. No obstante, el desarrollo de estas
iniciativas se encuentra aún frenado por la calidad heterogénea de los granos de

100
quinua, esto como consecuencia de la siembra de mezclas de germoplasma, lo que ha
generado genotipos con mucha variabilidad.
Estas mezclas provienen de arquetipos denominados rojos, rosados, amarillos y
blancos. Para el agricultor, esta mezcla tiene una razón: cautelar la producción ante
una ambiente altamente variable en precipitaciones y temperaturas. De esta forma
el agricultor busca obtener rendimientos con algunos de los arquetipos sembrados,
los que finalmente difieren a su vez en su capacidad productiva bajo condiciones de
sequía. Finalmente la cosecha resultante es una mezcla de semillas - no adecuada
para el desamargado industrial - afectando la calidad final del producto.
El proyecto desarrollado en el altiplano de la región de Tarapacá, dentro de su
estrategia de Innovación tecnológica para la creación de una unidad de negocios en
base a la producción mejorada de quinua en la comunidad de Ancovinto, llevó a cabo
la validación de manejos culturales en el cultivo de la quinua, tales como
fertilización, riego, control fitosanitario y selección de germoplasma. Este último
tuvo por finalidad seleccionar dentro de un campo comunitario de agricultores
Aymaras, plantas representativas de características de interés definidas por los
mismos agricultores, de manera de dar inicio a un proceso de evaluación y selección
de individuos que permitan la homogenización de estas características del cultivo y
posteriormente proceder a la multiplicar estas líneas promisorias para su uso por
parte de agricultores de la comunidad.

Metodología
El trabajo se inició durante la temporada agrícola 2004-2005 en los terrenos de la
comunidad Indígena de Ancovinto, donde se colectaron semillas a partir de una
selección de plantas, según características de interés descritas por agricultores de la
comunidad. Las características de interés fueron: altura de planta, forma de panoja,
color de grano y rendimiento de grano.
El proceso de identificación y selección masal de plantas se inició en un campo de
cultivo de ocho hectáreas en el sector denominado Po’koloma (Latitud Sur 19
º26’15.7’’, Longitud Oeste 68º37’42.3’’, altitud: 3.756 m.s.n.m.). La recolección de
plantas se realizó en estado reproductivo, mediante el criterio de color de panoja.
Este criterio es comúnmente utilizado por los agricultores para el proceso de
desamargado del grano (desaponificación). De esta forma se estableció como base
dos categorías. En la unidad de selección descrita se eligieron 50 plantas de panoja
color amarillo y 50 plantas con panoja color rojo, las cuales fueron individualizadas
mediante codificación y almacenadas en el banco activo de germoplasma de quinua
de la Universidad Arturo Prat.
101
El trabajo de evaluación y selección fue realizado durante tres temporadas agrícolas
consecutivas, considerando en cada ciclo la selección de cincuenta plantas de panoja
amarilla y cincuenta rojas. Las técnicas empleadas para efectuar la selección se
basaron en la evaluación de trece descriptores morfológicos, que describen la forma
de la planta y grano de quinua (Figura 63). Adicionalmente se utilizaron
herramientas moleculares para el estudio de ADN, el cual sirvió de complemento al
estudio morfológico, de esta forma se contribuyó a acelerar los resultados de
homogenización de ambas selecciones (Figura 64).
Cada vez que se realizó la selección de plantas por cada categoría, se evaluó las
relaciones estadísticas entre descriptores de manera de seleccionar aquellas plantas
que presentaron la mayor similaridad morfológica del grupo. Posterior a ello, cada
subgrupo generado fue analizado molecularmente para hacer una nueva selección de
aquellas plantas de mayor similaridad molecular. A partir de esta última selección se
procedió a mezclar las semillas provenientes de cada planta, las que posteriormente
fueron utilizadas para su cultivo en campo y servir de fuente de selección en un
nuevo ciclo de selección (Figura 64).

8 3
2
6

1
5

9 12
14

Figura 63. Descriptores morfológicos


11 evaluados en plantas y granos de quinua. 1.
Altura de planta, 2.Longitud de panoja, 13 de panoja, 4.Ancho de tallo, 5.
3.Ancho
10
Número de ramificaciones de panoja, 6. Largo de hoja, 7. Ancho de hoja, 8. Número
de dientes en hojas intermedias, 9. Contenido de saponinas, 10. Rendimiento de
grano, 11. Diámetro de grano, 12. Peso de 100 granos, 13. Índice de cosecha y 14.
Peso de planta.

102
Figura 64. Metodología en ejecución para la selección de
germoplasma de quinua rojo y amarillo de la comunidad de
Ancovinto.

Resultados del proceso


Durante el proceso de selección y mejoramiento realizado durante las tres
temporadas en altiplano de la región de Tarapacá, los resultados demostraron un
efectivo avance en la obtención de características morfológicas que significan una
uniformidad en la cantidad y calidad de la producción obtenida en campo.
Los resultados del proceso muestran que la altura promedio de plantas presentó un
leve aumento, pasando de 79,8 a 95,1 cm para la línea amarilla y de 87,0 a 98,0 cm
en la línea roja. Asimismo, la variable de largo de panoja incrementó su magnitud de
30,3 a 70,3 cm en la línea amarilla y de 35,5 a 56,7 cm en la línea roja. Por otra parte
el ancho de panoja mostró una disminución desde 68,3 a 33,8 cm como promedio
para la línea amarilla y de 64,5 a 28,3 cm para la línea roja.
Adicionalmente la evaluación de la ramificación de la panoja en ambas líneas mostró
una disminución en el número de ramificaciones, significando en general un tipo de
panoja compacta con baja proporción de glomérulos laterales. La disminución de
ramificaciones en la línea amarilla varió desde inicio del proceso de 29 a 14,6

103
ramificaciones en promedio al final del proceso, en tanto en la línea roja vario desde
31,1 a 14,4 ramificaciones en promedio.
La variación de las dimensiones y arquitectura de la panoja, resulta en un importante
avance en el mejoramiento del rendimiento de ambas líneas de quinua, debido a que
ha sido posible producir más grano por planta, con la característica adicional de
homogenización de madurez del grano en toda la panoja, evitando de esta forma el
problema de desgrane al momento de la cosecha.
Con respecto a las características de grano, la variable de peso de 100 granos mostró
una variación positiva a favor de la producción de granos de mayor peso, esta
variación significó pasar de 0,48 a 0,51 gramos en la línea amarilla y desde 0,42 a
0,51 gramos en la línea roja. Estos resultados guardan directa relación con la variable
de diámetro de grano, la cual experimentó una variación desde el primer ciclo de
selección al tercero, un cambió promedio de 2,31 a 2,45 en la línea amarilla y de 2,23
a 2,54 en la línea roja.
El rendimiento de grano promedio individual en plantas presentó también un
mejoramiento desde el inicio del proceso de selección, este consistió en el aumento
de 40,9 a 86,9 gr de grano por planta en promedio en la línea amarilla, mientras que
para la línea roja el aumento registrado fue desde 62,9 a 72, 2 gr de grano por planta.
La variable de índice de cosecha experimento un aumento para ambas líneas de
quinua, lo cual se reafirma a través de la variación de la arquitectura de planta y
aumento de rendimiento promedio individual por planta, significando
aproximadamente que 50% del peso total de la planta está representado por grano.
Las variables que describieron el tipo de hoja (largo, ancho y número de dientes en
hojas intermedias), fueron descartadas del análisis general, debido a que no
contribuyeron de manera determinante al proceso de selección.
Los datos recogidos durante las tres temporadas de cultivo experimentaron un
descenso en la amplitud de sus valores, demostrando en este sentido la efectiva
homogenización de las características morfológicas de ambas líneas promisorias de
quinua.
Dentro del conjunto de variables definidas en el estudio, destacaron de manera
relevante para fines de selección y establecimiento de un nuevo proceso de selección,
las características que describieron la forma de planta: altura de planta y largo de
panoja, mientras que en el grano fueron importantes las variables de peso de grano
por planta y diámetro.

104
Según la clasificación general de contenido de saponinas, medido a través de la
metodología de determinación de la altura de espuma producida por agitación, se
clasificó la línea promisoria de quinua amarilla como semidulce, desde el inicio del
proceso de selección hasta el tercer ciclo. Por su parte la línea promisoria de quinua
roja pasó de amarga a semidulce sólo en el tercer ciclo.

Glosario

1. Accesiones: Se denomina así a cuyo objetivo es la


la muestra viva de una planta o conservación de material
población mantenida en un genético a corto y mediano
banco de germoplasma para su plazo.
conservación y/o uso. 9. Banco de germoplasma: Son
2. ADN: Es un tipo ácido centro de conservación de
nucleico que contiene las material genético a largo plazo.
instrucciones genéticas usadas 10. Biotecnología: Es un conjunto
en el desarrollo y el tecnologías basada en
funcionamiento de todos los principios de la biología e
organismos vivos conocidos. Ingeniería con la finalidad de
3. Alelo: Se define como las utilizar organismos vivos o de
diferentes formas de expresión compuestos de organismos
de un gen, este puede ser vivos para la obtención de
dominante o recesivo. productos de valor para el
4. Altiplano: Planicie ubicada en hombre.
altura (3.000 – 4.000 11. Colección ex situ: Es la
m.s.n.m),comprendida entre conservación de los
montañas, componentes de la diversidad
5. Amarantáceas: Clasificación biológica fuera de su hábitat
botánica que se da a un grupo natural.
de plantas que se reúnen en 12. Colección in situ:
una familia. Conservación de ecosistemas,
6. Arquetipo: Tipo morfológico hábitat naturales,
distintivo de una planta o mantenimiento y recuperación
grupo de plantas. de poblaciones viables de
7. Autofecundación: Proceso de especies en su medio natural.
reproducción sexual, en el cual 13. Conglomerado floral:
el polen de una flor fecunda el Término usado para referirse a
óvulo de su misma flor. cada una de las unidades que
8. Banco activo de componen la inflorescencia
Germoplasma: Instalación (panoja) de quinua.

105
14. Cruzamiento: Intercambiar 21. Flor bisexual: Se refiere a la
polen desde una flor de una flor que posee estructura
planta a la flor de una planta femenina y masculina.
diferente para inducir la 22. Gen: Es un conjunto de
fecundación. secuencias de nucleótidos que
15. Desaponificación: Acción que determinan la unidad base de
involucra la eliminación de la la herencia es todas las
saponina del grano de quinua. especies.
16. Descriptores morfológicos: Es 23. Genoma: Es el término usado
una característica que se puede para referirse a todo el material
identificar y medir, propia de genético contenido en las
una especie. Es usada para células de un organismo en
simplificar la clasificación, particular.
almacenamiento, recuperación 24. Genotipos: Es el término
y uso de datos. específico para referirse a un
17. Ecotipo: Es una sub población conjunto de genes de un
genéticamente diferenciada organismo que lo hacen
que está restringida a un particular de un grupo de otros
hábitat específico, un ambiente organismos.
particular o un ecosistema 25. Germoplasma: Individuo,
definido, con unos límites de grupo de individuos o clones
tolerancia a los factores representativos de un genotipo,
ambientales. variedad, especie o cultivo, que
18. Erosión genética: Es la forma parte de una colección
pérdida gradual de la base mantenida in situ o ex situ.
genética (diversidad genética) 26. Heterocigoto: Término
de una especie o la pérdida de utilizado en genética para
toda una especie debido a la referirse al estado de formas
intervención antrópica, diferentes de un determinado
factores ambientales, etc. gen.
19. F1, F2, F3…: Corresponde a la 27. Homocigoto: Término
denominación de generaciones utilizado en genética para
de familias, resultantes del referirse al estado de formas
cruzamiento de dos individuos. idénticas de un determinado
20. Fitomejoramiento: Es la gen.
disciplina responsable de la 28. Índice de cosecha: Valor
creación de nuevas variedades porcentual que indica la
de plantas, a través del proporción de producto
conocimiento y uso de la cosechado del total de la
genética, estadística, fisiología planta.
y agronomía.

106
29. Inflorescencia: Denominación dos individuos distintos
al órgano floral de la quinua, el genéticamente.
cual está compuesto por un 37. Polinización cruzada: Proceso
conglomerado flore, de fecundación en plantas
conformando un conjunto de realizado con polen
flores. proveniente de otros individuo.
30. Línea promisoria: Conjunto 38. Progenie: Es el resultado de la
de individuos componentes de reproducción entre plantas, es
la base de material genético decir, es el individuo o los
constitutivo de una futura individuos producidos
variedad. mediante la intervención de
31. Línea pura: Conjunto de uno o más parentales.
individuos del mismo 39. Recursos Fitogenéticos:
genotipo, obtenidos por Plantas de valor real o
autofecundación en varias potencial para el ser humano.
generaciones. 40. Retro cruza: Es el
32. Mapas genéticos: Es la cruzamiento de un individuo
disposición gráfica del de la F1 con unos de sus
posicionamiento de los genes parentales.
en los cromosomas de una 41. Saponina: Compuesto natural
especie. que contiene la superficie del
33. Marcadores moleculares: grano de quinua, el cual le
Corresponde a una herramienta confiere sabor amargo y
biotecnológica de localización capacidad espumante.
de secuencias específicas de 42. Secuenciación de genes:
ADN, el cual permite Técnica que permite conocer el
caracterizar germoplasma, orden consecutivo de los
identificación de genotipos, nucleótidos que componen el
selección asistida, aislar y ADN.
caracterizar genes, entre otras 43. Testa: Cubierta membranosa
aplicaciones. externa que tienen las semillas.
34. Nombre científico: Nombre 44. Variedad: Sub-división natural
dado por los científicos a las de una especie agrupada por
especies vegetales para su caracteres morfológicos
identificación clara sin distintos.
ambigüedades. 45. Variedad recurrente: Es una
35. Panoja: Nombre común dado a variedad que se desea mejorar,
la inflorescencia de la quinua. la cual es usada para cruzarse
36. Poblaciones segregantes: con otra variedad que aporta la
Conjunto de individuos característica que la variedad
resultantes del cruzamiento de recurrente no posee.

107
X POSCOSECHA, CALIDAD NUTRICIONAL Y PROCESAMIENTO DE
LA QUÍNOA
María Isabel Oliva Ekelund 15

Las actividades de la poscosecha tienen como principal finalidad asegurar el aumento


del valor de los productos agrícolas y alimenticios mediante la aplicación de técnicas
de poscosecha rentables y apropiadas para el medio ambiente que permitan reducir
las pérdidas y aumentar la calidad. Es, por lo tanto, el conjunto de operaciones que
van desde la recogida del grano hasta su uso por el consumidor y se le denomina
sistema de poscosecha.
En estas operaciones de poscosecha que son actividades posteriores a la producción
agrícola y que a su vez son parte integrante del sistema de producción alimenticio
con una serie de operaciones desde el productor hasta el consumidor, deben ser
consideradas como actividades multidisciplinarias por naturaleza e integradas de
modo de disminuir las pérdidas y aumentar la calidad.
De lo mencionado anteriormente, se extrae que la poscosecha es, por lo tanto, una
etapa fundamental del proceso productivo agrario, que permite la obtención de un
producto en óptimas condiciones.
Una producción exitosa y adecuada se puede perder cuando esta etapa se descuida, lo
que frecuentemente ocurre en el área andina, donde muchos productos llegan al
consumidor en condiciones que desfavorecen su calidad, precio, uso y
transformación (Mújica, 1993).
Se estima que la quínoa y en general los granos andinos pierden hasta un 30% de su
valor por una inadecuada poscosecha, principalmente durante la eliminación de
sustancias extrañas, en el transporte del campo al almacenamiento y de este al centro
de consumo o transformación (Jacobsen y Mújica 1999).
El sabor amargo era una importante causa de rechazo de la quinua por parte del
consumidor, por lo tanto hoy día todo proceso de industrialización debe llevar una
operación que elimine la saponina del grano.

15
Ingeniero en Alimentos

108
La superación de ese obstáculo ha derivado en una mayor aceptación por parte de los
consumidores y a la vez, en un mayor interés de la agroindustria por crear otros
productos con mayor valor agregado, como hojuelas, harina de quinua, fideos,
granola, entre otros (Brenes et al., 2001); (Meyhuay, 2006c).
Tradicionalmente los pueblos originarios preparaban la quinua perlada para el
consumo usando los pasos que se indican en la figura 65.

Obtención de los granos de Quinua

Limpieza del grano

Selección del grano

Secado y Tostado del grano

Escarificación

Lavado

Secado

Grano Limpio

Figura 65. Línea de Proceso de Quinua.

La eliminación de impurezas de los granos cosechados es una práctica importante del


manejo poscosecha, pues permite mejorar la calidad y presentación de los mismos, al
tiempo de favorecer el almacenamiento. Las impurezas son higroscópicas y
propensas al ataque de polillas, mohos y bacterias, las que aceleran el deterioro de
granos almacenados. Por otro lado, la clasificación de granos, debería ser una

109
práctica habitual del agricultor, pues permite alcanzar mejores precios y
oportunidades para los granos de primera calidad, o permite disponer de semillas de
calidad para garantizar el éxito de futuras plantaciones.

Si se proyecta la producción de quinua a nivel comercial, lo que significa volúmenes


grandes a procesar, la limpieza y clasificación de granos, necesariamente se debe
proceder al uso de máquinas industriales procesadoras de semillas.

Uno de los pasos más importantes es la eliminación de la saponina, una vez tostada
para cristalizarla el grano se lava por remojo por 30 minutos a temperatura ambiente.
En este proceso el agua tiene por función la de disolver los cristales de saponina, los
cuales se eliminan junto al agua de lavado, sin embargo esta operación tiene la
desventaja de hidratar el grano y producir pérdidas de almidón.

En la mayoría de áreas de producción tradicional de quinua, en la Zona Andina, la


eliminación de saponina de los granos de quinua se hace por lavado manual. El
lavado se hace con cambios sucesivos del agua y friccionando los granos de quinua
con las manos sobre una piedra, hasta eliminar las capas superficiales de los granos y
con ellas la saponina. Esta labor, además de ser tediosa, demanda un proceso de
sacado adicional, para evitar la proliferación de mohos, bacterias y otros
microorganismos en el grano húmedo.

Hoy día, existen tres métodos para la eliminación de la saponina, el procedimiento de


escarificación por vía húmeda, el de vía seca y el mixto. En el primero se usa el
lavado por agitación y turbulencia, lo que hace al método más eficiente que el
tradicional, ya que realiza la desaponificación en menor tiempo con menor
hidratación del grano y menores pérdidas de almidón. El equipo consta de una
camisa de calentamiento a vapor y un agitador tipo turbina de lámina plana, donde
los granos de quinua son sometidos a un proceso de fricción húmeda, debido a la
gran descarga turbulenta de agua caliente que se logra en el equipo. Se produce
fricción intensa entre los granos y contra las paredes, lo que permite la eliminación
de las cáscaras y los compuestos responsables del sabor amargo (Brenes et al., 2001).
Por otra parte la necesidad de obtener una quinua de mejor calidad con respecto al
parámetro sensorial del color, hace que se desarrolle el método de fricción o
rozamiento, conocido también como escarificado o pulido, el cual, mediante el
pulido pretende remover las últimas partículas de cáscara y darle al grano un aspecto
más liso y limpio. Esta fase se realiza a través de medios mecánicos abrasivos,
utilizándose equipos de características técnicas semejantes, como la acción
combinada de paletas o tambores giratorios y tamiz estacionario, que permite un
constante raspado de los granos de quinua contra las paredes de las mallas. El

110
polvillo desprendido de los granos pasa a través de la malla y es separado por
gravedad o mediante uso de succionadores de aire. Luego, este proceso de
escarificación desarrollo cambios, pasando a un proceso termomecánico en seco,
donde se someten a calor seco 80 a 90 ºC los granos de quinua por 10 minutos para
luego extraer la cáscara por fricción en seco, reduciendo el contenido de saponina
entre un 0,04 a 0,25%. A pesar que el desaponificado por vía seca es un sistema
económico, posee la desventaja de que en el intento de eliminar la saponina se pierde
parte del embrión, lo cual significa la reducción del contenido de proteína.
Para solucionar el problema de pérdida del embrión y la reducción del contenido de
proteínas se desarrolla el sistema de desaponificación combinada, el cual consiste en
hacer pasar la quinua por una pulidora donde se elimina la mayor parte de la
saponina y las impurezas, luego se lava con agua para completar el proceso de
remoción de la saponina entre 0,06 a 0,12%.
Finalmente existe una técnica emergente, que está en vías de desarrollo a nivel
industrial, el método químico, mediante el cual los granos de quinua son sometidos a
una solución de hidróxido de sodio al 10% a 100 ºC por 1,5 minutos, para luego lavar
y secar. Proceso que una vez perfeccionado será más rápido que los anteriormente
mencionados.
La operación de secado ha variado desde el secado natural usado ancestralmente al
mecanizado. El procedimiento usado en el secado natural, requiere de grandes
extensiones para disponer los granos en capas finas a la acción del aire, el tiempo de
secado dependerá de las condiciones atmosféricas imperantes y como consecuencias
se obtiene un secado insuficiente o lento, el producto además se contamina por
acción del viento teniendo una mayor carga microbiana que el obtenido por el secado
artificial.
De hecho en el proyecto se realizaron análisis microbiológicos de Recuento
Enterobacterias, presencia o ausencia de Salmonella, Recuento de Hongos y
Recuento de Levaduras en muestras de harina de quinua producida con el sistema
artesanal. Para realizar los análisis como para interpretar los resultados, se tomaron
en consideración los criterios microbiológicos del Reglamento Sanitario de los
alimentos para harinas y almidones que son los que se indican en el cuadro 23.

111
Cuadro 23. Criterios microbiológicos del reglamento sanitario de los
alimentos
Plan de muestreo Límite por gramo
Parámetro Categoría Clases n c m M
Mohos 2 3 5 2 102 104
Levaduras 2 3 5 2 5x102 5x103
Enterobacteriáceas 5 3 5 2 102 103
Salmonella en 50g 10 2 5 0 0 -

Los resultados obtenidos para los análisis mencionados se entregan en el cuadro 24.

Cuadro 24. Resultados Microbiológicos de Harina de Quinua obtenida por


sistema Artesanal.
Muestra Recuento Salmonella Recuento Recuento
Enterobacterias Presencia o Hongos Levaduras
ufc/g Ausencia en 25 g Nº colônias/g Nº colonias/g
1 300 Ausencia 35 < 10

2 10 Ausencia 35 < 10

Promedio 155 Ausencia 35 < 10

Del Cuadro 24, se puede observar que las muestras analizadas se encuentran en los
siguientes grados de calidad:
- Recuento de Enterobacterias, que es de clase 3, tiene una calidad microbiológica
de Medianamente Aceptable.
- Salmonella, que es de clase 2, tiene una calidad microbiológica de Aceptable.
- Recuento de Hongos, que es de clase 3, tiene una calidad microbiológica de
Aceptable.
- Recuento de Levadura, que es de clase 3, tiene una calidad microbiológica de
Aceptable.

Se concluyó finalmente en el estudio realizado que para Salmonella, Recuento de


Hongos y Levadura el grado de calidad microbiológico es el mejor según lo indicado
por los estándares del Reglamento Sanitario de los Alimentos. Sin embargo para el
Recuento de Enterobacterias es solo Medianamente Aceptable.

112
Es probable que el contenido de Enterobacterias de la harina haya disminuido por el
procesamiento de los granos de quinua, lo que indica que inicialmente su contenido
era mayor y proviene del suelo, y del guano no fermentado que ha sido aplicado a
éste. El remedial a aplicar para futuras cosechas y poder así aumentar el grado de
calidad en el Recuento de Enterobacterias, no es otro que realizar la cosecha con el
corte de las plantas de modo de no diseminar tierra y piedras en las panojas durante
el parveo como ocurre hoy al arrancar las plantas del suelo.

El secado artificial, el cual es importante para disminuir la carga microbiana, consiste


en someter a los granos a la acción de una corriente de aire, previamente calentado,
se puede usar secadores estáticos o discontinuos, que son relativamente baratos, pero
pueden procesar sólo cantidades pequeñas de grano o bien secadores continuos, de
gran capacidad de secado, de alto costo y que requieren de una infraestructura más
compleja, que se justifica sólo para grandes centros de producción o almacenes que
trabajen con cantidades muy grandes de quinua (Meyhuay, 2006a).

Con las etapas descritas se obtiene el grano perlado, a partir del cual se pueden
obtener una gran variedad de subproductos, los países con el mayor desarrollo
tecnológico en este ámbito son Perú, Bolivia y Ecuador quienes además de producir
para el mercado nacional, comienzan a exportar productos procesados de mayor
valor agregado (Meyhuay, 2006c).

Los productos posibles de obtener a partir del grano perlado son muchos y estos se
pueden fabricar a partir de Harina, por procesos de laminado a presión o extruídos,
sin embargo antes de pasar a la industrialización de la quinua es importante destacar
algunos aspectos nutricionales de este grano y en especial la calidad de sus proteínas.

La quinua es considerada por la FAO y OMS como un alimento único por su alto
valor nutricional. Las proteínas de la quinua son una rica fuente de aminoácidos
esenciales, que pueden ser complementados adecuadamente con otros productos de
tipo vegetal como trigo, cebada, maíz, porotos, arroz, etc. Debido a esto, el uso
integral y adecuado de los cultivos andinos en la alimentación de la población, gana
un valor estratégico, ya que hoy en día se hace necesario buscar un alimento con un
alto contenido proteico, que aporte a la alimentación y buena nutrición. Sin olvidar
que La quínoa posee cualidades superiores a los cereales en especial por su cantidad
y calidad de sus proteínas tal como se indica en el cuadro 25.

113
Cuadro 25. Composición química de cereales
E.N.N.
Nombre Proteínas Fibra
Calorías Humedad Lípidos (por Cenizas
Alimento (N x 6.25) cruda
dif)
Arroz 363 12,3 6,4* 0,8 79,7 0,3 0,5
Avena 333 9,6 9,6* 5.2 57,3 14,7 3,5
Cebada 329 9,5 10,6* 2,0 68,5 6,8 2,6
Maíz 341 10,6 10,6* 4,5 68,0 4,8 1,5
Trigo 322 11,6 9,3* 2,0 72,0 3,7 1,4
Quinua 331 9,8 13,0* 7,4 64,1 2,7 3,0

La composición de las proteínas es importante en cuanto a cantidad, pero más


importante es la cantidad de Aminoácidos esenciales presentes. En el caso de la
quinua la calidad de sus proteínas las hace únicas, al integrar una decena de
aminoácidos esenciales (Cuadro 26) que el organismo humano no es capaz de
sintetizar de por sí. Entre los mismos se destacan la lisina, que juega un papel
importante en el desarrollo del cerebro y en el crecimiento y se asocia a la
inteligencia y a la memoria, así como la metionina, de extraordinaria importancia
para el metabolismo de la insulina.

Cuadro 26. Composición Aminoacídica de Alimentos


Patrón
Amino Quinua Arroz Maíz Trigo Frejol Carne Leche
FAO
ácido
Gr. Aminoácidos /100g de Proteína
Arginina 7.3 6.9 4.2 4.5 6.2 6.4 3.7
Fenilania 4.0 5.0 4.7 4.8 5.4 4.1 1.4 6.0
Histidina 3.2 2.1 2.6 2.0 3.1 3.5 2.7
Isoleucina 4.9 4.1 4.0 4.2 4.5 5.2 10.0 4.0
Leucina 6.6 6.2 12.5 6.8 8.1 8.2 6.5 7.0
Lisina 6.0 3.8 2.9 2.6 7.0 8.7 7.9 5.5
Metionina 2.3 2.2 2.0 1.4 1.2 2.5 2.5 3.5
Treonina 3.7 3.8 3.9 2.8 3.9 4.4 4.7 4.0
Triptofano 0.9 1.1 0.7 1.2 1.1 1.2 1.4 1.0
Valina 4.5 6.1 5.0 4.4 5.0 5.5 7.0 5.0

En el proyecto llevado a cabo por la Universidad Arturo Prat “Estudio de las


propiedades funcionales de las proteínas, extracción de saponinas y caracterización
química de la quinua (Chenopodiun quinoa Willd)”, se evaluó el contenido de
proteínas de cinco accesiones de quinua recolectadas en el altiplano del norte de
Chile. (Cuadro 27) Los resultados mostraron que las accesiones CQ-UNAP-015 de la
localidad de Colchane, Primera Región y CQ-UNAP-018 de la localidad de San
Pedro en la Segunda Región, presentan el más alto contenido de proteínas (13,4 y
12,6% respectivamente).

114
Cuadro 27. Composición química de la harina de quinua.
% % %
Código % Humedad % Proteína*
Grasa* Ceniza* Fibra*

8.28 5.93 2.36 1.72 12.31


CQ-UNAP-014
CQ-UNAP-015 9.51 6.38 2.36 1.70 12.64

CQ-UNAP-016 8.28 5.91 2.50 1.90 12.45

CQ-UNAP-017 8.98 6.56 2.48 1.52 12.39

CQ-UNAP-018 10.91 7.81 2.58 2.59 13.37

La cantidad de proteína encontrada en estas accesiones es menor a la reportada por la


FAO en las 4 primeras accesiones siendo mayor esta en la reportada para la accesión
CQ-UNAP-018.
Las accesiones de mayor contenido de proteínas, se utilizaron para la elaboración de
queques de naranja. Se probaron cinco formulaciones de queques donde se
reemplazó la harina de trigo por harina de quinua en un 20%, 40%, 60% y 80%. La
cantidad de proteína de los queque aumentó en relación al reemplazo de harina de
quinua por harina de trigo como se indica en el cuadro 28.
Cuadro 28. Composición química de sustitución de harina de trigo por harina de
quinua.
%
% % % % %
Código Proteína
Sustitución Humedad Grasa* Ceniza* Fibra*
*
CQ-UNAP-015 20 17.10 17.50 2.00 6.90 13.16
CQ-UNAP-015 40 18.42 17.72 1.92 8.67 13.39
CQ-UNAP-015 60 17.89 17.69 1.94 10.61 13.61
CQ-UNAP-015 80 15.63 17.74 1.75 13.55 13.84
CQ-UNAP-018 20 16.06 17.88 1.80 7.50 13.30
CQ-UNAP-018 40 13.99 16.70 1.84 8.57 13.68
CQ-UNAP-018 60 12.59 18.90 1.71 10.13 14.05
CQ-UNAP-018 80 11.14 18.37 1.77 12.34 14.43
HARINA DE
0 10.11 18.12 1.77 8.69 12.93
TRIGO

115
Los resultados obtenidos para la composición de proteínas en los queques
formulados, presentan un aumento acorde con el porcentaje de sustitución, lo que se
explica por el mayor porcentaje de proteína que aporta la harina de quínoa. Cabe
destacar, que los alimentos que se formulen con harina de quinua tendrán la ventaja
de que aumentarán en cantidad y calidad de proteína.
Sin embargo de si se quiere utilizar la quinua en la elaboración de productos de mayor
valor agregado, o como sustituto de ingredientes para el mejoramiento de la calidad de
proteína o bien como parte de los ingredientes en el diseño de un nuevo alimento que
sea novedoso, es importante saber de antemano como se comportan sus proteínas y que
propiedades funcionalidad tienen.
El término “propiedad funcional”, se define como toda propiedad no nutricional que
influencia la utilidad de un ingrediente en un alimento. La mayor parte de las
propiedades funcionales influyen sobre el carácter sensorial del alimento, pero también
puede tener un papel decisivo en el comportamiento físico de los alimentos o de los
ingredientes alimentarios durante su preparación, transformación y almacenamiento
(Cheftel, Cuq, Lorient, 1989).
Los estudios realizados por Palape 1997 en proteína de quinua para las propiedades
funcionales de absorción de agua capacidad de absorción de agua, capacidad de
absorción de grasa, capacidad de formación de espuma, estabilidad de la espuma,
capacidad de gelificación y solubilidad, indican que:

• La propiedad funcional de absorción de agua son menores en las 5 accesiones


estudiadas a las de proteína de soya sin embargo son capaces de conferir
consistencia, espesamiento, viscosidad y adherencia cuando se formulen
alimentos que contenga quinua.

• Los valores de absorción de grasa y de gelificación son bajos por lo que no se


recomienda usar la quinua como extensor cárnico
• Los resultados para la capacidad de formación de espuma y estabilidad de esta
son mejores que las del huevo y la soya, por lo que se recomienda para ser
utilizadas como reemplazante de huevo y para espuma o batidos alimentarios
de consistencia diversa como helados, soufles, entre otros.

Teniendo la información del comportamiento de la harina de quinua como


ingredientes es factible partir de esta o mezclada con otras harinas o vegetales
fabricar panes, galletas, albóndigas, salsas, fideos, postres, dulces, tortas, pasteles,
cremas, sopas, bebidas, puré, etc.

116
En Colombia se fabrican pastas alimenticias con un 15 a 25% de harina de quinua,
como fideos, canelones, etc. Las personas que tienen intolerancia al gluten, proteína
presente especialmente en el trigo, la avena, la cebada y el centeno, podrán tener una
alternativa con fideos 100% de quinua, elaborados por un grupo de científicos
ecuatorianos y franceses (Montoya et al., 2005)(Figura 66).

HARINA QUINOA

FORMULACION

MEZCLADO

MOLDEO

SECADO

ENVASADO

Figura 66. Diagrama de flujo


para Fideos de Quinua

Se pueden encontrar las líneas de proceso en diversos textos, si se toma por ejemplo,
el proceso de laminado a presión donde se obtiene un producto de forma aplanada
(Figura 67). Que se conoce en el mercado como hojuela y se caracteriza porque no
contiene gluten; tiene alto contenido de proteínas, vitaminas y minerales, y presenta
equilibrio de aminoácidos con alto contenido de lisina. Con las hojuelas de quinua se
pueden preparar bebidas, sopas, dulces y yogurt.

DESAPONIFICADO

ACONDICIONAMIENTO

o LAMINADO

SECADO

EMPAQUE

Figura 67. Diagrama de flujo para


Hojuelas de quinua.

117
Los alimentos extruídos en copos o expandidos son elaborados mediante una técnica
industrial de alta temperatura en corto tiempo (H.T.S.T), que combina humedad,
presión y temperatura (Figura 68). Los cuales con la adición de extracto de malta,
jarabe de sacarosa o dextrosa y sal, secados, aplastados y tostados dan origen a
distintos tipos de productos alimentarios como por ejemplo las barras energéticas.
Estos cereales aportan un alto valor de hidratos de carbono, por lo que se consideran
alimentos energéticos que contienen proteínas, grasas, vitaminas, minerales y fibra.
Entre los alimentos expandidos se encuentra el maná de quinua (Montoya et al,
2005).

QUINOA

FORMULACION

MEZCLADO

MOLDEO

SECADO

ENVASADO

Figura 68. Diagrama de flujo


para Barritas Energéticas

Pero a pesar de que ha surgido un nicho de mercado importante para la exportación


de quinua en forma de diversos productos, solo algunas industrias alimenticias han
mejorado considerablemente su envases en los últimos años, falta innovar en este
aspecto de modo que el envase no solo cumpla con las especificaciones descritas en
el Reglamento sanitario de los alimentos sino que sea atractivo y que cumpla con la
función de marketing, entendiendo esta palabra en el sentido de comunicación, ya
que transmite un mensaje a los consumidores a quienes va dirigido y que a la vez sea
capaz de seducir al consumidor hasta inducirle a la compra.
Por otro lado, la posibilidad de desarrollar una actividad agroindustrial en el ámbito
de la familia campesina de la primera Región, permite valorizar un recurso regional
importante como es la quinua, donde definir que productos se diseñaran y obtener
productos terminados de calidad garantizada, sin contaminación biológica, química o
física y sin deterioro organoléptico ni bioquímico, para finalmente llegar al mercado

118
regional y posteriormente al nacional son actividades fundamentales si se quiere dar
una sustentabilidad al mundo rural.
Sin embargo, se hace necesario seguir investigando no basta con saber que la quinua
es considerada como un producto libre de gluten y que se dificulta su uso en la
panificación, por no presentar las características reológicas de extensibilidad,
elasticidad y viscosidad típicas del gluten, es importante saber como influyen los
azúcares y proteínas en los procesos de extruídos y expandidos para determinar la
relación proteína- carbohidrato y establecer cual es el producto alimenticio más
acorde a elaborar por cada accesión de quinua plantada en la primera Región.
Para el caso de la quínoa el sistema de poscosecha abarca las operaciones de
recolección, presecado, almacenamiento de las panojas, trilla, limpieza, secado,
almacenamiento del grano y desamargado (Salas, 1999), los cuales se pueden realizar
con tecnologías tradicionales, intermedias o industriales como indican la figura 69.

a b

Figura 69. Maquinas para procesamiento de grano de quinua. a) De izquierda a


a
derecha, escarificadora y seleccionadora de grano. b) De izquierda a derecha,
centrifuga, exhaustor de polvo, lavadora.
Finalmente es importante considerar que la clave para desarrollar innovaciones que
sean valoradas por el consumidor, está en entender los hábitos de consumo de
alimentos y los cambios que se han producido en los últimos años. Estos nuevos
hábitos de consumo se resumen en tres tendencias del consumidor del siglo 21: EL
AHORRO DE TIEMPO, LA CONVENIENCIA Y LA SALUD

119
REFERENCIAS
Aguilar, P. 2001. Manejo del cultivo de quinua en el altiplano Peruano. In:
Memorias del Primer Taller Internacional sobre Quinua: Recursos Genéticos y
Sistemas de Producción. Proyecto Quinua CIP-DANIDA; Universidad Nacional
Agraria, La Molina (UNALM); Centro Internacional de la Papa (CIP); Universidad
Nacional del Altiplano (UNAP). 456pp.
Arenas, A. Evapotranspiración de referencia. 2007. Informe de actividades Proyecto
FIA.
Avanza, M. y Añon, M. 2001. Propiedades funcionales de proteínas de amaranto.
Capacidad de gelificación. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura.
UNNE. Argentina.
Bertero, D. 2003. Variabilidad intra específica en Variables Asociadas a la
Generación de Biomasa. Asociación con el Origen de los Cultivares. Cultivos
andinos FAO; Universidad de Buenos Aires, Facultad de Agronomía. 7pp.
Brenes, E., Crespo, F., y Madrigal, K. 2001. El cluster de quinua en Bolivia:
diagnóstico competitivo y recomendaciones estratégicas. Proyecto de
Agrotecnología. Instituto Centroamericano de Administración de Empresas
(INCAE).
Cárdenas, M. 1974. Estudio preliminar sobre distancias y profundidad de siembra en
el cultivo de la quinua. Tesis Universidad de Chile. Sede Arica.
Calderón de la barca, A., Wall A y Jara, M. 2000. Modificación enzimática de las
propiedades funcionales, nutricias y sensoriales de la soya para alimentación
especial. ALAN, mar, vol.50, no.1, p.26-34. ISSN 0004-0622
Cheftel, J. C. Cuq. L. D. 1989. Proteínas Alimentarias. Ed. Acribia S.A. Zaragoza.
España. 346 pp.
Degoover, T. A., Pedigo, L. P. y Rise, M. E. 19998. Evuluation of grower – oriented
sampling techniques and proposal of a management program for potato leafhopper
(Homoptera: Cicadellidae) in alfalfa. J. Econ. Entomol. 91 (1: 143 -149).
Delatorre, J., Arenas, J. y Lanino, I. 1990. Quinoa (Chenopodium quinua willd), una
alternativa para las zonas áridas y semiáridas. Documentos de Investigación. N1 18.
Área Agrícola. Universidad Arturo Prat. Iquique. Chile.

120
Delatorre, J. 1994. Determinación de la época de siembra en quinua cultivada en la
Pampa del Tamarugal. Informe de Avance. Proyecto FONDEF AI-14.

Delatorre, J., Arenas, J., y Campos H. 1995. Comparación morfológica de nueve


ecotipos de Quinoa (Chenopodium quinoa Willd) recolectado en el altiplano de la
Provincia de Iquique. En: Revista de Agricultura del Desierto, Universidad Arturo
Prat No 1. Iquique, Chile.
Etchevers, J y Avila, P. 1981. Efecto de la fecha de siembra, distancia entre surcos y
dosis de siembra sobre el comportamiento de quinua (Chenopodium quinua Willd.) en
Chillán. Ciencia e Investigación Agraria 8 (1): 19-26
Cusack, D. F. 1984. Quinua: Grain of the Incas. The Ecologist, Vol. 14, Nº 1 (1984),
pp. 21–31.
Fuentes, E. 1972. Importancia de la quinua (Chenopodium quinua Willd) en la
solución del problema de las proteínas en la alimetación chilena. Simiente 42 (1-3):
15:20
F. I. A. 2006. Fundación para la Innovación Agraria. Innovación tecnológica y
creación de una unidad de negocios para la producción mejorada de quinua en la
comunidad de Ancovinto, Altiplano de la provincia de Iquique. Proyecto FIA, cod:
FIA-PI-C-2004-1-A-079. Iquique – Chile. 103pp.
Gallardo, M. y González, J. A. 1992. Efecto de algunos factores ambientales sobre la
germinación de Chenopodium quinoa Willd. y sus posibilidades de cultivo en la
provincia de Tucumán. Argentina. 55 - 64 pp.
García, M., Vacher, J. J. e Hidalgo J. 1991. Estudio comparativo del comportamiento
hídrico de dos variedades de quínoa en el altiplano central. Actas del VII Congreso
Internacional sobre Cultivos Andinos, La Paz, Bolivia. 57-62 pp.
García, M., Raes, D. y Jacobsen, S.-E. 2002. Evapotranspiration analysis and
irrigation requirements of quinoa (Chenopodium quinoa Willd.) in the Bolivian
highlands. Agricultural Water Management 60 (2003) 119–134.
Godfrey, L.D. y Chaney, W.E. 1995. Temporal and spatial distribution patterns of
aphids (Homoptera) on celery. J. Econ. Entomol. 88(2): 294-301.
González, J. A. y Prado, F. 1992. Germination in relation to temperature and
different salt concentration in Chenopodium quinoa Willd. Agrochimica. 101-107 pp.

121
Huamaní, J. 2005. Atlas de Heladas. Dirección general de información agraria del
ministerio de agricultura. SENAMHI – MINAG. Perú. 37pp.
Jacobsen, S-E. Mujica, A. (1999) Fisiología de la resistencia a sequía en Quinoa
(Chenopodium quinoa Willd.) Centro internacional de la papa. Peru. 79 págs.
Jacobsen, S-E. y Mujica. A. 2001. Almacenamiento de la semilla de quinua. In:
Memorias del Primer Taller Internacional sobre Quinua: Recursos Genéticos y
Sistemas de Producción. Proyecto Quinua CIP-DANIDA; Universidad Nacional
Agraria, La Molina (UNALM); Centro Internacional de la Papa (CIP); Universidad
Nacional del Altiplano (UNAP). 456pp.
Jacobsen. S–E., Monteros, C., Christiansen J., Bravo, L., Corchera, L. y Mujica, A,
2005. Plant responses of quinoa (Chenopodium quinua Willd) to frost at various
phenological stages. European Journal of Agronomy. 22; 131-139.
Klein, C. y Waterhouse, D. F. 2000. Distribution and Importance of Arthropods
associated with agriculture and forestry in Chile. ASIAR monograph. Nº 68. 231 pp.
Lanino, R., 1977. Antecedentes de las explotaciones agrícolas en Isluga. Altiplanos
de la Provincia de Iquique. Universidad del Norte. Iquique, Chile.
Martínez, E., Veas, E. y Jonquera, C. Reintroducción del cultivo de la quínoa en la
región de Coquimbo: una experiencia de investigación-acción con agricultores
locales.
Martínez, E., Veas E., Jonquera, C., San Martín, R., Jara, P., Re-introducción de
Chenopodium quinoa Willd. en Chile árido: cultivo de dos ecotipos costeros usando
riego deficitario. Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas, región de
Coquimbo.
Meyhuay, M. 2006a. Eslabones de la cadena productiva de la quinua. Instituto de
Desarrollo Agroindustrial (INDDA). Editado AGSI/FAO.
Meyhuay, M. 2006b. Chapter xi quinua: Post-harvest operations. Instituto de
Desarrollo Agroindustrial (INDDA). Editado AGSI/FAO.
Meyhuay, M. 2006c. El futuro de los productos andinos en la región alta y los valles
centrales de los Andes. Instituto de Desarrollo Agroindustrial (INDDA). Editado
AGSI/FAO.
Miranda, R., Mayta, E., Geerts, S., Condori, O., Cusicanqui, J., Taboada, C. y
Garcia, M. 2005. Manejo y dinámica del agua en parcelas destinadas al cultivo de la
quinua.

122
Monteros, C y Jacobsen, S–E, 2001. Respuesta Agronómica y Fisiológica de la
Quinua (Chenopodium quinua Willd.), a Temperaturas Congelantes en 3 Estados
Fenológicos. Publicación FAO. 1:6.
Montoya, I., Bianca, L. y Peralta J. 2005. Analysing strategic variables when forming
a chain production for quinoa in Colombia. Innovar, vol. 15 (25):103-119.
Mujica, A. 1993. Cultivo de Quinua, Instituto Nacional de Investigación Agraria,
Dirección General de Investigación Agraria, Lima, Perú.
Mujica, A. 2000. Resistencia a factores adversos en quinua. European Journal
Agronomy. 18: 140-148.
Mujica A. y Canahua A. 1989, Fases fenológicas del cultivo de la quinua
(Chenopodium quinua Willd.). En curso taller, fenología de cultivos andinos y uso de
la información agro meteorológica. Salcedo, 7 – 10 agosto, INIAA, EEZA – ILLPA,
PICA, PISA. Puno, Peru. 23- 27 pp.
Mujica, A., Jacobsen S-E., Aguilar, P.C. Ortiz, R y Ames, T. 1999. La Quinua.
Universidad Nacional del Altiplano. Puno, Perú. 19 pp.

Mujica, A., Jacobsen, S-E., Bertero D. y Gonzalez, J. (2000). Un recorrido por el nor
oeste Argentina buscando quinua. In: Jacobsen, S.-E., Portillo, Z., eds. Primer taller
Internacional sobre Quinua – Recursos Genéticos y Sistemas de Producción, 10 – 14.
Perú.
Nieto, C., y Fisher, V., 1993. La Quinua: Un Alimento Nuestro, Proyecto de
Desarrollo Comunitario Bélgica – Ecuador, Quito, Ecuador.
Neder, L., Arce, M. y Quincoces, V. 1993. Mecanismos de invasión de Liriomyza
huidobrensis (Branchard) (Diptera: Agromyzidae) a un cultivo de Vicia faba. Idesia
(Chile), Vol. 12: 25-29.
Notz, A. 1992. Distribución espacial y temporal de Scrobipalpula absoluta
(Meyrick) y Phthorimaea operculella Zeller (Lepidoptera:Gelechiidae) en papa,
Solanum tuberosum. Rev. Fac. Agron. (Maracay) 18:413-424.
Ortiz, R. 1997. Plagas de cultivos andinos. En: Resúmenes: 2do. Seminario
Internacional de especies andinas- Una riqueza no explotada por Chile. Calama,
Chile.
Ortiz, R. (2000). Insectos plagas en quinua. In: Libro de Resúmenes, S.-E. Jacobsen
and A. Valdez, Eds., Primer Taller Internacional sobre Quinua - Recursos Genéticos
y Sistemas de Producción, May 10-14, UNALM, Lima, Peru. 131pp.
123
Ortiz, R. y Zanabria, E. 1979. Plagas. En: Quinua y Kañiwa cultivos andinos.
Editorial IICA. Bogota, Colombia. pp. 121-136.
O. M. M. 1900. Organización Meteorológica Mundial. Instrumentos y Métodos de
Observación Meteorológicos. (Traducción de la 5a edición inglesa de 1983). Public.
Nº 8. Secretaría de la O.M.M.- Ginebra, Suiza.
Palape I., Oliva, M. I. y Araya Y. 2001. Evaluación de las Propiedades Funcionales
de los Aislados Proteicos de Quinoa recolectadas en el altiplano Chileno. IV
Congreso Internacional de Ingeniería Agrícola. Chillan. Chile.
Parella, M. P. y Jones, V. P. 1985. Yellow traps as monitoring tools for Liriomyza
trifolii (Diptera: Agromyzidae) in chrysanthemum greenhouses. J. Econ. Entomol.
78(1): 53-56.
Peña-Martínez, R. 1992. Identificación de áfidos de importancia agrícola. In Urias-
M.R., R. Rodríguez-M y T. Alejandre-A. (Eds.) 1992. Afidos como vectores de virus
en México. Vol II. 163 pp
Riquelme, A. y J. Arenas. 2006. Informe de actividades Proyecto FIA.
Salas, S. 1999. La Quinoa Poscosecha y Comercialización, Primer Taller
Internacional en Quinoa: Recursos Genéticos Y Sistemas de Producción UNALM,
CIP, UNAP, FAO.
Salazar, H., Gómez P., Aguilar, L., Enrique, C.y Romero, L. Determinación de los
requerimientos de unidades de calor para las fases fenológicas y el rendimiento de
Quinua (Chenopodium quinoa Willd) en condiciones del Callejón de Huaylas. Tesis
de Grado [online]. [citado 14 septiembre 2004]. Disponible en la World Wide Web:
<http://www.lamolina.edu.pe/Investigacion/articulo2.htm.
Tapia, M., Gandarillas, H., Alandia, S., Cardozo, A., Mujica, A., Ortiz, R., Otazu, V.,
Rea, J., Salas, B. y Sanabria, E. 1979. La Quinua y la Kañiwa, Centro Internacional
de Investigaciones para el Desarrollo, Instituto Internacional de Ciencias Agrícolas,
Bogotá, Colombia.
Toledo, S. 2004. Las heladas en fruticultura. 1ra edición. Apoyo docente,
distribución gratuita. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. 11 pp.
Urbano, P. 1990. Aplicaciones fitotécnicas. Ediciones Mundi Prensa. p 288.
Vacher, J., Dizes, J., Espindola, G. y Castillo, C., 1994. La capacidad de ajuste
osmótica en la quinua (Chenopodium quinoa willd.). Agrosur. 22-20 pp.

124
Yañez, E. e Ivanovic, D. 1983. La producción e industrias de la quinua en Chile. En
memorias: Mesa Redonda Internacional Procesamiento de la Quinua. Las Paz .
Bolivia. pag 7-10.
Zagal, A. 2007. Biólogo. Servicio Agrícola y Ganadero. Oficina Iquique, Chile.
Comunicación personal. Tello.
Zanabria, E. y Banegas M. 1997. Entomología económica sostenible. Aquarium
Impresiones y Editores. Puno, Perú. 201 p.

125
126
Nombre José Delatorre Herrera

Titulo Ingeniero Agrónomo

Doctor en Ciencias
Silvoagropecuarias
Grado Académico
Mg. Cs. Producción
Vegetal
Fertilidad y Nutrición
Especialidad Vegetal, Fisiología
vegetal
Fisiología Vegetal,
Cátedra
Fertilidad.
Director de Proyecto
Encargado ensayos
Cargo en el Proyecto
fertilidad y nutrición
vegetal

Nombre Francisco Fuentes

Titulo Ingeniero Agrónomo

Doctor en Ciencias
Grado Académico
Agropecuarias

Genética; Biología
Especialidad
Molecular
Genética Agropecuaria;
Introducción a la
Cátedra
Biotecnología,
Bioinformática.
Director Alterno
Cargo en el Proyecto Encargado ensayos de
selección de líneas
promisorias de Quinua

127
Nombre Víctor Tello Mercado

Titulo Biólogo

Mg. Cs. Producción


Grado Académico
Vegetal

Especialidad Fitosanidad

Zoología; Entomología;
Diseño Experimental y
Cátedra Metodología de la
Investigación; Manejo
Fitosanitario
Encargado de
Cargo en el Proyecto monitoreo de plagas y
enfermedades.

Nombre Maria Isabel Oliva

Ingeniera en
Titulo
Alimentos

Especialidad Agroindustria

Microbiología;
Cátedra
Agroindustria.

Encargada de
análisis de
Cargo en el Proyecto propiedades
nutricionales en
quinua

128
Nombre Jorge Arenas

Titulo Ingeniero Agrónomo

Mg. Cs. Producción


Grado Académico
Vegetal

Especialidad Climatología

Agroclimatología;
Fundamentos de
Cátedra
Riego; Relación Suelo,
Agua y Planta.
Encargado de unidad
Cargo en el Proyecto de negocio.
agroclimatología

Nombre Álvaro Carevic

Titulo Arqueólogo

Doctor en Desarrollo
Grado Académico
Rural

Desarrollo rural y
Especialidad
Agroecología
Ecología; Agroecología;
Desarrollo Rural;
Cátedra Extensión y
transferencia
tecnológica.
Extensión y
Cargo en el Proyecto
Transferencia

129
Nombre Ana Riquelme

Ingeniera de Ejecución
Titulo
Agrícola

Grado Académico Licenciada

Especialidad Edafología

Introducción a la
agricultura en zonas
Cátedra áridas y desérticas;
Edafología; Relación
Suelo, Agua y Planta.
Encargada de ensayos
Cargo en el Proyecto
recuperación de suelo.

Nombre Marcelo Lanino

Titulo Ingeniero Agrónomo

Grado Académico Licenciado

Especialidad Riego

Cátedra Maquinaria

Encargado de Ensayo
Cargo en el Proyecto de implementación de
riego

130
Andrés Salinas
Nombre
Barraza

Ingeniero de
Titulo
Ejecución Agrícola

Licenciado en
Grado Académico Ciencias
Agropecuarias

Especialidad Producción Vegetal

Coordinación y
planificación terreno
Cargo en el Proyecto
Encargado de
ensayos de riego.

Nombre Matías Sánchez Monje

Titulo Licenciado en Ciencias


Agropecuarias

Grado Académico Licenciado en Ciencias


Agropecuarias

Especialidad Mejoramiento de
Plantas, Biología
Molecular
Cargo en el Encargado selección y
Proyecto generación de líneas
de quinua promisorias

131
Nombre Ignacio Delfino

Licenciado en Ciencias
Titulo
Agropecuarias

Licenciado en Ciencias
Grado Académico
Agropecuarias.

Estrés Vegetal, Análisis


Especialidad
de Laboratorio

Ayudante de
Cargo en el
Laboratorio, encargado
Proyecto
de Invernaderos

132
133
Un gran reconocimiento al Sr. Elías Gómez, presidente de la Cooperativa Agrícola Aymara
de Ancovinto, QUINUA COOP. Por su incansable espíritu de lucha y superación, quien con
su visión, se acercó a la Universidad para motivarnos a formular este proyecto. Los
resultados escritos en este libro son también fruto de su esfuerzo y permanente apoyo al
proyecto.

134
Un agradecimiento muy especial a la supervisora del Proyecto FIA, Ingeniera Agrónoma
Sra. Paulina Erdmann por su dedicación y compromiso con el proyecto, lo cual enaltece la
labor de la Fundación de la Innovación Agraria y nos compromete como investigadores a
continuar en la noble tarea de aportar al desarrollo de los más necesitados.

135

View publication stats