Вы находитесь на странице: 1из 4

FICHA 7: TERESA HACE LECTURA CREYENTE

EN SITUACIONES DE CONFLICTO

“Animo, ánimo, hijas mías; acuérdense que no da Dios a ninguno más trabajos
de los que puede sufrir y que está Su Majestad con los atribulados”
A las Carmelitas Descalzas de Sevilla 31.1.1579 (2)

1. Propuestas de lectura.

 Al P. Hernando de Pantoja. Ávila, 31.1.1579 MC 283. EDE 273. BAC 272


 A las Carmelitas Descalzas de Sevilla. Ávila, 31.1.1579 MC 284. EDE 274. BAC 273
 A Isabel de San Jerónimo y María de San José. Ávila, 3.5.1579 MC 294. EDE 284. BAC 283

Textos complementarios.
 MARÍA DE SAN JOSÉ, Libro de las Recreaciones IX: algo más allá de la mitad del capítulo, donde narra su versión
de primera mano de este conflicto.
 Camino de Perfección (V) 36,8-13.
 Fundaciones 25-26 ofrecen presentaciones positivas de los dos protagonistas negativos de este conflicto; no
obstante, F 26 debería complementarse también con las varias alusiones en cartas al P. Gracián y Mª de S.
José, durante los dos años previos a este conflicto, en que advierte de las limitaciones de esa hermana y
cómo llevarla.

2. Pistas generales de lectura y puesta en común (cf. Ficha 1 y atentos a lo nuevo aquí).

a. ¿Qué dice Teresa de sí misma? Nos fijamos en lo que dice explícitamente y sobre todo en lo que puede captarse
de forma implícita: rasgos de su personalidad que van apareciendo...
b. ¿Cómo se implica la santa en ese acompañamiento? Consejos, estrategias, avisos que ofrece…
c. ¿Qué dice de Dios, de la vida espiritual? Dónde o cómo reconoces que Teresa ayuda a hacer Lectura Creyente en
la situación que viven (trata de copiar expresiones que lo reflejen).
d. Por supuesto, siempre es importante reparar en las dudas y dificultades o en las cuestiones que nos hayan
sorprendido positivamente, para retomarlas y ahondar, consultarlas, comentarlas, compartirlas…

3. Para reflexionar, orar… tras la lectura de los textos.


Si siempre es recomendable trabajar los puntos 1 y 2 antes de leer las pautas que se ofrecen en este, para evitar que
limiten o condicionen demasiado la propia lectura, mucho más en esta ocasión, puesto que dichas pautas se presentan
como respuesta sistemática a los interrogantes del punto 2. Por lo tanto, además, no incluyen ninguna indicación para
revisarse, agradecer, suplicar, interceder… con ellas, sino que cada cual puede hacerlo con las que le llamen más la
atención o le resulten más inspiradoras.

Para el modo de citar la tercera de las cartas propuestas, véase lo advertido en la Ficha 1. Sin embargo, como las dos
primeras coinciden en la fecha, las citaremos aquí respectivamente como PH (al P. Hernando) y CD (Carmelitas
Descalzas Sevilla).
FICHA 7: TERESA HACE LECTURA CREYENTE EN SITUACIONES DE CONFLICTO

3.a. ¿QUÉ DICE LA SANTA DE SÍ MISMA Y, SOBRE TODO, QUÉ SE CAPTA IMPLÍCITAMENTE DE ELLA?

1. Mucho amor; no solo por el afecto con que saluda (CD 1 y 3.5.1579,2), sino expresado en:
1_ La oración: CD 4a; PH 2m
2_ La intensificación de la comunicación.
3_ La búsqueda de personas que las consuelen y asistan: PH 7-10
4_ También de asesoramiento jurídico: PH 4f; CD 5
5_ La comprensión con los fallos y/por las presiones sufridas: PH 4-5; CD 5-6
6_ El sentido del humor: CD 7; 3.5.1579,3f
7_ Lealtad y perdón: 3.5.1579 párrafos 4.18-19 1 y 7-16 (desglosados abajo: 3.b).
8_ La delicadeza con Juana de la Cruz: 3.5.1579 (10f.23f)
2. Confianza en Dios, a pesar de las graves dificultades: PH 6; CD 2.4; “Espero en nuestro Señor que se
remediará todo presto y se quedará la casa como antes estaba y aun mejor, que siempre da Su Majestad
ciento por uno” (3.5.1579,13f).
3. Cristocentrismo radical: la gran merced de compartir su cruz (CD 1a), de poder ‘devolverle’ algo de su
Pasión por nosotros (4), de saberse entre sus predilectos (los atribulados [2a], “quiérenos tanto” [3f]), y la
merced también de conocer y confiar en su paradójica pedagogía (1mf.3; 3.5.1579,1f)
4. No obstante todo lo anterior, necesidad también de consuelo (PH 2f.4a; 3.5.1579,1).
Aunque haya que remitir a una carta distinta de las seleccionadas, la santa no era un ser
imperturbable: “siempre se asentó esta negra vicaria algunos grandes testimonios (…) Bien nos enseña
Dios el poco caso que hemos de hacer de las criaturas, por buenas que sean, y cómo hemos menester
tener malicia y no tanta llaneza” (a Gracián abril 1579; cf. abajo 3.b.13).
5. Sencillez (CD 2f, texto copiado en pg. 3: 3.b.2) y astucia: PH 7-10; CD 5-6; 3.5.1579,10-11.14; cf. además
en las cartas de octubre 1578 hasta abril 1579, todos sus movimientos para alcanzar una Provincia propia
para sus descalzos.
6. Visión transcendente, además de por lo señalado arriba (puntos 2 y 3), porque repite muchas veces en
estas cartas que no cree que el mal que están sufriendo se deba solo ni principalmente a las ‘causas
segundas’ sino al demonio: PH 6.9; CD 2m; 3.5.1579: 5m.7mf.8.14…
7. Finura psicológica y espiritual: por ejemplo, al destacar que lo que importan son las obras y no ‘los
sentimientos’ (“las ha de favorecer [el Señor] a que todo lo lleven sin ofenderle en nada, que de sentirlo
mucho no se aflijan, que querrá el Señor darlas a entender que no son para tanto como pensaban cuando
estaban tan deseosas de padecer”: CD 1f); otro ejemplo, cuando distingue entre veteranas y novicias en la
prueba que están padeciendo todas (PH 2a). Por supuesto también, cuando explica el mal o la debilidad
básica de Beatriz de la Madre de Dios (3.5.1579,8).
8. Conciencia y capacidad de liderazgo, como muestran las palabras con que introduce su serie de consejos
más exhaustiva e intensa (cf. abajo 3.b.4-12): “Y en este caso me han de hacer caridad, vuestra reverencia y
todas, de no salir de lo que yo ahora les diré” (3.5.1579,7m).

1
A pesar de todo el mal hecho en este embrollo por Garciálvarez, la santa no puede olvidar cuánto le deben (F 25,5-
12), por lo que se lamenta de la prohibición final del arzobispo: “Pesádome ha de que no diga allá misa (…) Denle
muchas encomiendas mías, porque había de escribir a su merced muy largo si tuviera cabeza, y se dice mal por cartas
lo que yo quisiera. No lo hago, [pues no obstante su agradecimiento y perdón] que algunas quejas [le] pudiera dar;
que como otros sabían los grandes daños que esas benditas decían se hacían en la casa, no fuera mucho [que por él]
fuera yo avisada alguna vez –pues es a quien más había de doler– y no aguardar a que los remediasen los que nos
tienen tan poco amor, como todo el mundo sabe [los calzados]” (4.19).

2
FICHA 7: TERESA HACE LECTURA CREYENTE EN SITUACIONES DE CONFLICTO

3.b. ¿CÓMO SE IMPLICA EN ESTE ACOMPAÑAMIENTO? CONSEJOS…

Durante la crisis:
1. Por supuesto, contagiando las ‘actitudes’ recién enumeradas (a.2, 3 y 6).
2. “Ánimo, ánimo, hijas mías (…) Oración, oración, hermanas mías, y resplandezca ahora la humildad y
obediencia en que no haya ninguna que más la tenga a la vicaria que han puesto que vuestras caridades, en
especial la madre priora pasada” (CD 2f). Y haciendo esto, “de sentirlo mucho no se aflijan…” (CD 1f, cf.
arriba 3.a.7)
3. Previamente había dicho a la priora que hablase con el P. Hernando (PH 2f).

Además, tras la crisis: 3.5.1579,7m-16


4. De nuevo y más aún, orar para que Dios dé luz a las dos hermanas que embrollaron todo y puedan
desdecirse, ganar humildad, merecer todas las demás redobladamente, “…que sabe el Señor sacar de los
males bienes” (8)2.
5. “Que no las pase más por pensamiento [y menos hablarlo] que ella salga de casa…” (9)
6. “Que no se les muestre ningún género de desamor, antes la regale…” (10-11, también en 8):
 “miren lo que cada una quisiera se hiciera con ella si le hubiera acaecido” (cf. Mt 7,12)
 y también porque no acabe de perder el seso, que para esto poco habrá menester (10f), o les dé
manía persecutoria (11).
7. Que no hable con nadie sin tercera, confesar solo con descalzo, “que no se hablen mucho esas dos”
aunque sin apretarlas, procurar ocuparla en algún oficio, “porque la soledad y estarse pensando, la hará
mucho daño; y así se estén con ella a ratos las que vieren la pueden hacer provecho” (12).
8. “Hagan ahora esto que les digo, por caridad (…) En todo caso, las que de veras tienen deseo de padecer
no les queda resabio con quien las hace mal, antes más amor. En esto se verán si salen aprovechadas del
tiempo de la cruz” (13) = Camino de Perfección (V) 36,8-13, especialmente 12.
9. “En ninguna manera se hable más en lo pasado” (14).
10. Andar con gran cuidado de que la debilidad de Beatriz no degenere en locura total (…) pues “el
demonio anda por desacreditar estos monasterios” (14).
11. Si esas dos hermanas se desabriesen entre ellas, más claridad de lo pasado habría y más tranquilidad en
lo futuro (15). “Con harta pena me tienen” 2.
12. Si quieren escribir lo sucedido, bien; pero sin encarecer, sencillamente (16).
Imprescindible, no obstante, varias citas a propósito, aunque sean de cartas que no están entre las
fundamentales de nuestra ficha. Ni dos meses después afirma: “deseo que me lo escriban con toda
claridad y verdad” (24.6.1579, 6). Y cuando por fin lo hacen: “Yo he estado bien penada, después que
vi los papeles, cómo la dejaban comulgar. Yo le digo, madre, que no es razón se queden sin castigo
cosas semejantes, y que la cárcel perpetua que ella dice que estaba ya determinado por acá, que era
bien que no saliese de ella” (4.7.1580, 10f). Así que, en cuanto tengamos provincia, que se la castigue
(25.10.1580, 4).
13. Otro consejo llamativo, aunque también de cartas ‘no fundamentales’: ahora que vuelve Gracián a
Sevilla, “pues hay quien diga más de lo que hace, que quite [mi hija] todas las ocasiones; a la verdad él creo
lo lleva bien a cargo” (3.4.1580,3f). “Por caridad que estén con mucho aviso, pues hay en casa quien le
parezca, lo que no es nada, mucho” (21.11.1580,6a).

2
La santa se interesará por esas hermanas en casi todas las cartas que dirige a la priora durante el resto de ese año y
el siguiente y, por supuesto, sigue animando a que las ayuden a aclararse y desdecirse. Más de un año tendrá que
esperar a que lo haga Beatriz, aunque intentando descargar toda la culpa sobre Garciálvarez; aspecto que Teresa no
admite por supuesto: 4.7.1580 (10), 28.12.1580 (8f).

3
FICHA 7: TERESA HACE LECTURA CREYENTE EN SITUACIONES DE CONFLICTO

3.c. FRASES CON LAS QUE INVITA A HACER LECTURA CREYENTE.

1. Jamás tanto han tenido que servir a nuestro Señor como ahora que las hace tan gran merced que puedan
gustar algo de su cruz con algún desamparo del mucho que Su Majestad tuvo en ella (CD 1a).
2. Ha querido nuestro Señor descubrirles unas minas de tesoros eternos con que espero en Su Majestad
han de quedar muy ricas y repartir con las que por acá estamos (CD 1m) 3.
3. Animo, ánimo, hijas mías; acuérdense que no da Dios a ninguno más trabajos de los que puede sufrir y
que está Su Majestad con los atribulados (CD 2a).
4. Remite con frecuencia a los deseos y determinaciones de martirio que ellas han tenido siempre : PH 1f; CD
3a.4m.7f; 3.5.1579,13 [texto copiado arriba: b.8]
5. Dejen hacer a su Esposo y verán cómo antes de mucho se tragará el mar a los que nos hacen la guerra,
como hizo al rey Faraón, y dejará libre su pueblo y a todos con deseo de tornar a padecer, según se hallarán
con ganancia de lo pasado (CD 4c).
6. Están esperando [las hermanas de Ávila] cómo, cuando se acaben estos nublados, lo ha de saber relatar
todo la hermana San Francisco (CD 7).
7. Espero en nuestro Señor que se remediará todo presto y se quedará la casa como antes estaba y aun
mejor, que siempre da Su Majestad ciento por uno (3.5.1579,13f).
8. En fin fin, la verdad padece, mas no perece, y así espero aún lo ha de declarar más el Señor
(3.5.1579,19f).
9. Si no hubiere quien se la diga [Misa], no se maten; conténtense con los domingos hasta que el Señor
provea, porque no les falte qué merecer (3.5.1579,21f).
10. Dios las dé fuerzas para más y más padecer, que ahora no han derramado sangre por el que toda la
suya vertió por ellas (3.5.1579,22).

3
No obstante, escribe al P. Gracián por esa misma época: “Cáeme en gracia saber que ahora de nuevo tiene vuestra
paternidad deseo de trabajos. Déjenos, por amor de Dios, pues no los ha de pasar a solas. Descansemos algunos días.
Yo bien entiendo que es un manjar que quien le gustare una vez de veras, entenderá que no puede haber mejor
sustento para el alma. Mas como no sé si se extiende a más que a la misma persona, no lo puedo desear. Quiero decir
que de padecer uno en sí o ver padecer a su prójimo, debe haber harta diferencia. Contienda es ésta para que cuando
vea a vuestra paternidad me la declare”: 21.4.1579 (7).