Вы находитесь на странице: 1из 28

El texto renacentista: arquetipos de belleza

y poesía
[5.1] ¿Cómo estudiar este tema?

[5.2] Tópicos literarios y arquetipos renacentistas

[5.3] Prosa renacentista: los libros de caballería

[5.4] Poesía renacentista: Garcilaso de la Vega

[5.5] Mística española: San Juan de la Cruz

[5.6] Referencias bibliográficas

5
TEMA
Esquema

TEMA 5 – Esquema
El texto renacentista: arquetipos de belleza y poesía

Tópicos Prosa Poesía


renacentistas

2
Características Novelas de Amorosa Mística
caballerías
Modelos

Dante y la «mujer Características Garcilaso San Juan


ideal»: donna de la Vega de la Cruz
angelicata
Historia de la Literatura a través del Texto Literario

© Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Ideas clave

5.1. ¿Cómo estudiar este tema?

Para estudiar este tema es necesario que leas y comprendas los apuntes desarrollados
en estas ideas clave.

Analizaremos la literatura del Siglo XVI en España, una de las más ricas e inspiradas de
toda nuestra historia, por lo que se le ha adjudicado, a él y al siguiente siglo, el adjetivo
o sobrenombre de «áureo», «de oro». En palabras de Pedraza (1997, p. 157), «en España
y en otros países hubo un incipiente humanismo en el siglo XV […]; pero ese germen de
renovación no fructificó plenamente hasta los reinados de Carlos I (1517-1556) y Felipe
II (1556-1598.) Para esta amplia época, que coincide con la hegemonía política y militar
de España, reservaremos el nombre de Renacimiento».

En el presente tema estudiaremos los siguientes asuntos relacionados con el mencionado


período:

» Los tópicos y arquetipos literarios que inspiraron a los escritores renacentistas,


especialmente a los poetas.
» La prosa renacentista: los libros de caballerías.
» La lírica renacentista: la obra de Garcilaso de la Vega.
» La mística española: la obra de Juan de la Cruz.

TEMA 5 – Ideas clave 3 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

5.2. Tópicos literarios y arquetipos renacentistas

En el siglo XVI llega a España un compendio de estilos artísticos, totalmente nuevo,


procedente de Italia. El Renacimiento español bebe en las fuentes de fuertes corrientes
filosóficas, literarias y artísticas que se expanden a lo largo del siglo XV por toda Europa
Occidental, cuyo epicentro es la Italia del siglo XIV. Este movimiento se propaga con
fuerza debido a la invención de la imprenta hacia la mitad del siglo XV y posee varios
rasgos definitorios:

» Una vuelta a la literatura clásica grecolatina, que tiene una consecuencia formal:
los artistas retoman como modelo la poética de Aristóteles y vuelven a hacer suyo el
principio artístico de la mímesis o imitación.

» Del teocentrismo se da paso al antropocentrismo. La corriente filosófica


imperante es el Humanismo, que considera al hombre como medida de todas las
cosas. Existe del mismo modo un humanismo cristiano que concibe al hombre como
creado a imagen y semejanza de Dios, pero en general se percibe en el ambiente una
mayor búsqueda del placer sensorial y un espíritu más crítico y racionalista con
respecto a la Edad Media y se recupera un tópico clásico, el carpe diem
(aprovecha el momento), que incita a gozar y a disfrutar esta vida efímera y,
particularmente, a gozar del amor y de la hermosura mientras no se haya marchitado.

» La filosofía recupera, también, el pensamiento platónico y lo pone al servicio del


cristianismo. El neoplatonismo será vital para entender la poesía amorosa de la época.

» Nueva lírica, nuevos modelos métricos, entre los que destacan el soneto como
poema y el endecasílabo como verso.

Dante, Petrarca y Boccaccio son, con su Divina Comedia, su Cancionero y su


Decamerón, respectivamente, los modelos literarios del Renacimiento. Sin
embargo, para hablar de los tópicos y arquetipos renacentistas nos centraremos en Dante
Alighieri y en Francesco Petrarca.

El Cancionero de Petrarca describe todos los estados del amor que siente el poeta por
una dama llamada Laura. Petrarca aporta dos novedades a la lírica amorosa que
repercutirán en la poesía renacentista, por un lado describe de forma psicológica los
efectos del amor y por otra inventa el arquetipo de la dama petrarquista, es decir, el

TEMA 5 – Ideas clave 4 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

objeto de mayor adoración será una dama rubia, de ojos azules y sobre todo piel blanca,
la blancura y todos los adjetivos, sustantivos y epítetos cromáticos que se le asocien serán
tratados como paradigma de belleza.

La Vita nuova de Dante es una obra propia del nuevo modo de concebir la lírica en su
tiempo, el dolce stil nuovo. Este dulce estilo nuevo se caracteriza por presentar a través
de una gran musicalidad formal un amor idealizado, influido por las ideas neoplatónicas,
y concebido así como una experiencia trascendente, en un marco también ideal
encarnado por el tópico latino del locus amenus: naturaleza primaveral y fresca,
rebosante, soleada y benigna, acorde con los deseos del hombre.

Las ideas amorosas que defiende el dolce stil nuovo están imbuidas de neoplatonismo,
es decir, el amor adentra al enamorado en una escala ascendente que le otorga sabiduría,
virtud y conocimiento de la divinidad, ya que la belleza corporal no es más que un reflejo
de la belleza del alma y esta, una copia de la belleza de Dios. Por eso, la amada es siempre
una doncella angelical, donna angelicata.

TEMA 5 – Ideas clave 5 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

El verso perfecto para expresar este amor sublime es el endecasílabo, es decir, aquel
que contiene once sílabas con determinados acentos que otorgan ritmo musical. La
forma estrófica ideal es el soneto, poema de catorce endecasílabos expuestos en cuatro
estrofas (dos cuartetos y dos tercetos, frente al soneto inglés, que divide los versos en tres
cuartetos y un pareado final).

Dante toma estas ideas y estilos para relatar, mediante una combinación de sonetos y
prosa explicativa, su amor platónico por Beatriz. Su amada aparece en su obra cumbre,
La divina comedia, aunque el tema principal de esta no sea el amoroso. Sin embargo,
este autor escribió un pequeño relato surcado por numerosas composiciones poéticas, la
Vita nuova, en el que nos narra y describe sus sentimientos por Beatriz, a la que llama
«la gloriosa dueña de mi intelecto» (Dante, 1991, p. 7) y al mirarla afirma estar
contemplando su dicha (Dante, 1991, p. 13).

Dante afirma que desea hablar de la belleza de Beatriz «no porque crea agotar su
alabanza, sino para desahogar la mente conversando» (Dante, 1991, p. 40). La presenta
como la cumbre de la belleza y la virtud, alude a ella con sustantivos tales como
«maravilla» y «resplandor» y comenta que «quien pudiera soportar mirarla, se
ennoblecería o moriría» (Dante, 1991, p. 41). Es decir, la contemplación de la belleza
provoca amor, y este amor hace más perfecto y noble a quien lo siente. Esas son las ideas
de Dante sobre el amor y los tópicos literarios que inspirarán la poesía amorosa
renacentista.

TEMA 5 – Ideas clave 6 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

5.3. Prosa renacentista: los libros de caballería

Durante el Renacimiento, el sustantivo «novela» (que procede del italiano novella), se


reserva para referirse a relatos breves (Boccaccio es un precursor con su Decamerón, que
influiría posteriormente en las Novelas Ejemplares de Cervantes). Las narraciones más
amplias carecen de un término preciso, pero la crítica moderna las ha catalogado como
novelas.

En el siglo XVI conviven la prosa breve, italianizante, y las narraciones más extensas,
herederas de la antigua épica, que desarrollan dos corrientes contrapuestas:

» La novela realista, de la que son ejemplos los libros de picaresca como El lazarillo
de Tormes.

» La novela idealista o de fantasía, ambientada en lugares o reinos ficticios, cuyas


acciones son inverosímiles y el final siempre es feliz. En este apartado entraría la
novela pastoril, que según Pedraza (1997, p. 173) «no se interesa por la acción exterior,
sino por el análisis de sentimientos» en un marco irreal que desarrolla el tópico latino
del locus amoenus, así como los libros de caballerías, que son «reminiscencia del
pasado» (Pedraza, 1999, p. 170).

Protagonizadas por un héroe que vence todo tipo de adversidades siendo siempre
vencedor, las novelas de caballerías tienen gran éxito y se convierten (hablando
coloquialmente) en los best sellers de la época. Hay que pensar que durante la Edad
Medio era muy caro poseer códices y la lectura individual no estaba extendida, mientras
que la invención de la imprenta en el año 1450 democratizó el hecho de leer libros. Los
de caballerías tienen gran éxito gracias a sus escenarios de ensueño, las historias de amor
que albergan y las virtudes heroicas del caballero que acomete empresas. Solo baste
recordar que Santa Teresa confesó haber sido gran lectora de este género durante su
juventud y que Cervantes lo que pretendía con su Quijote era hacer parodia de un tipo de
novelas que él consideraba dañinas, precisamente por su alto nivel de fabulación.

Las novelas de caballerías surgen de fragmentos fabulados de los dos grandes ciclos
legendarios sobre caballeros:

» El artúrico o inglés que versa sobre las hazañas del Rey Arturo.
» El carolingio o francés que relata las de Carlomagno.

TEMA 5 – Ideas clave 7 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Ambos ciclos produjeron una larga saga literaria que mezclaba realidad y leyenda
durante la Edad Media y que ya en el Renacimiento temprano inspiró dos de los libros
más importantes del género: El Amadís de Gaula, publicado en Zaragoza en el año 1508,
y el Tirant lo Blanch, publicado en Valladolid en el año 1511.

Todos los libros de caballerías comparten cinco características:

» El protagonista es un héroe y un caballero, príncipe o rey, dechado de virtudes


caballerescas: valiente, leal, buen cristiano y hermoso (ya sabemos que según la
filosofía de la época la hermosura exterior preludiaba la belleza interior).

» El espacio narrativo es irreal, está idealizado y se corresponde con algún reino o isla
de ficción.

» El argumento está plagado de aventuras arriesgadas («trabajos esforzadas», en la


nomenclatura típica de estos libros), desventuras y amores imposibles, platónicos o
adúlteros (como el de Lanzarote y Ginebra).

» Hay en estas obras un fuerte componente mágico, procedente de leyendas celtas.

» Pero también hay un fuerte componente religioso: se defienden virtudes cristianas y


muchas tramas giran en torno a objetos sagrados, como el santo Grial.

TEMA 5 – Ideas clave 8 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

5.4. Poesía renacentista: Garcilaso de la Vega

Dentro del Renacimiento español se pueden diferenciar claramente dos etapas,


clasificación que hace Pedraza (1999) recogiendo el sentir de muchos especialistas:

«La crítica acostumbra a distinguir dos etapas que corresponden grosso modo
con cada uno de estos reinados. En tiempos de Carlos I se produce la
incorporación de las formas y temas procedentes de Italia. Se trata del primer
Renacimiento, al que a veces se ha calificado de pagano o italianizante. Durante
el reinado de Felipe II, se produce la asimilación, la nacionalización de esos
valores y se percibe la presencia de la Iglesia, rígidamente ortodoxa después del
Concilio de Trento. A esta etapa se le denomina segundo Renacimiento o
Renacimiento Cristiano» (p. 157).

Es en ese primer Renacimiento donde se enclava la poesía de Garcilaso de la Vega,


deudora de las nuevas corrientes italianizantes, tanto en la forma como en el fondo. En
cuanto a temas, Garcilaso adopta las ideas petrarquistas, neoplatónicas y propias
del dolce stil nuovo sobre el amor. En cuanto al verso y la estrofa, Garcilaso lleva a su
culmen los novedosos metros italianos, importados a España por su amigo Boscán.

Garcilaso de la Vega es la encarnación de hombre


renacentista, poeta y soldado, aúna el don de la pluma con el
oficio de las armas. Lucha al servicio de Carlos I y, aunque
casado con otra dama, conoce a Isabel Freire, dama de la
corte de Isabel de Portugal, y se enamora perdidamente de
ella. La crítica clásica no duda en afirmar que Isabel Freyre
es, con su boda en 1524 o 1525 con don Antonio de Fonseca y
su muerte prematura en 1533 o 1534, la musa inspiradora de
la poesía garcilasiana. La crítica moderna ha puesto en
entredicho este idilio.

Su obra es breve pero de gran influencia e importancia: consiste en una colección de


sonetos y otras formas estróficas italianizantes, entre las que destaca la lira, que
introdujo él por vez primera en la literatura castellana, y tres églogas, es decir,
composiciones en verso de tema pastoril.

TEMA 5 – Ideas clave 9 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Comentario de la Égloga I (fragmento)

El dulce lamentar de dos pastores,


Salicio juntamente y Nemoroso,
he de contar, sus quejas imitando […]

Salicio:

¡Oh más dura que mármol a mis quejas,


y al encendido fuego en que me quemo
más helada que nieve, Galatea!,
estoy muriendo, y aún la vida temo; 60
témola con razón, pues tú me dejas,
que no hay, sin ti, el vivir para qué sea.
Vergüenza he que me vea
ninguno en tal estado,
de ti desamparado, 65
y de mí mismo yo me corro agora.
¿De un alma te desdeñas ser señora,
donde siempre moraste, no pudiendo
de ella salir un hora?
Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. 70

El sol tiende los rayos de su lumbre


por montes y por valles, despertando
las aves y animales y la gente:
cuál por el aire claro va volando,
cuál por el verde valle o alta cumbre 75
paciendo va segura y libremente,
cuál con el sol presente
va de nuevo al oficio,
y al usado ejercicio
do su natura o menester le inclina, 80
siempre está en llanto esta ánima mezquina,
cuando la sombra el mundo va cubriendo,
o la luz se avecina.
Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. […]
(De la Vega, 2007, p. 11.)

La égloga es un subgénero literario dentro de la lírica que hunde sus raíces en el poeta
latino Virgilio y sus Bucólicas. El asunto es siempre amoroso, los protagonistas son
pastores que lloran los desdenes de sus amadas y cantan a su gran belleza en medio de
una naturaleza risueña e idealizada.

La Égloga I de Garcilaso de la Vega se puede dividir, tras la introducción y dedicatoria al


Virrey de Nápoles, en dos partes:

» El «Soliloquio de Salicio», uno de los dos pastores protagonistas del poema, que llora
los desdenes de su amada Galatea.

TEMA 5 – Ideas clave 10 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

» El «Soliloquio de Nemoroso», el otro protagonista de la égloga, que se lamenta


amargamente por la muerte de su amada Elisa.

Desde el punto de vista métrico, el poema se divide en treinta estrofas llamadas


estancias. Cada estancia está constituida por catorce versos, que pueden ser una
combinación de endecasílabos y heptasílabos, con rima consonante y esquema:
ABCBACcddEEFeF.

Tanto los versos endecasílabos como los hectasílabos pertenecen al ritmo endecasilábico,
cuyo rasgo principal es la musicalidad y fluidez conseguida por medio de acentos en
determinadas sílabas:

» Endecasílabo propio, con acento en sexta y décima: «El dulce lamentar de dos
pastores» (este verso tiene un acento secundario en segunda, por lo que también se
llama «endecasílabo heroico»).

» Endecasílabo sáfico, con acentos en cuarta y octava sílabas: do su natura o


menester le inclina.

Al principio, Garcilaso presenta a los dos protagonistas del poema, Salicio y Nemoroso,
que la crítica clásica desde Rafael Lapesa ha querido ver como un trasunto del mismo
autor en dos momentos distintos de su propia historia amorosa. Salicio llora el abandono
de su amada y correspondería con el momento en que Isabel Freyre se casó con otro
galán, mientras que Nemoroso, llorando la muerte de Elisa, se identificaría con el
momento en el que Garcilaso pierde definitivamente a Isabel tras su muerte por
sobreparto. Actualmente, se ha puesto en entredicho que el amor entre Garcilaso e Isabel
existiera o fuese la fuente de inspiración de sus poemas, como recoge Pérez-Abadín
(2011.)

Antes de adentrarnos en el discurso de Salicio, nos detendremos en el participio


«imitando»: «he de contar, sus quejas imitando».

Garcilaso, como hombre renacentista, acepta las ideas aristotélicas sobre la «mímesis»,
sobre el arte como imitación de la realidad, aunque esta realidad sea lírica e interna,
escribe imitando los sentimientos de los personajes que él mismo ha creado.

TEMA 5 – Ideas clave 11 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

El discurso de Salicio está surcado de interrogaciones y exclamaciones retóricas dirigidas


a un vocativo ausente, la dama desdeñosa. Y las estancias pertenecientes a esta primera
parte terminan siempre con un mismo verso repetido, «salid sin duelo, lágrimas,
corriendo», donde la anáfora y la personificación hacen hincapié en la obsesión del
amante y la fluidez de los versos. El pastor, ante la traición de su amada, no solo siente
pena, sino vergüenza, por lo que «se corre», verbo que en esa época no poseía
connotaciones sexuales, sino que significaba eso mismo, avergonzarse.

El poema se centra en la crueldad de la amada y no en la celebración de su hermosura,


pero aun así Garcilaso no se sustrae a la influencia de los tópicos petrarquista (la crueldad
de Galatea es «mármol» y «nieve», que sugieren además su belleza, encarnada de una
infinita blancura) o dantescos (el pastor se refiere a su dama como «señora de su alma»).

La segunda estrofa del discurso de Salicio recrea el tópico del locus amoenus, en una
naturaleza risueña y dorada («sol», «rayos», «lumbre»), que despliega sus bondades
(«aire claro», «verde valle»), en contraposición al alma del poeta que está sumida en
sombra, por eso se llama «ánima mezquina».

El lenguaje es claro, acorde con el ideal renacentista («escribo como hablo»), sentimental
y sinestésico. En conclusión, Garcilaso es uno de los más grandes poetas de nuestra
literatura, que cantó al dolor de amor con sencillez y belleza.

TEMA 5 – Ideas clave 12 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

5.5. Mística española: San Juan de la Cruz

La mística española es una corriente literaria típica de la época de Felipe II (segunda


mitad del siglo XVI), en la que el poeta habla de su lucha ascética por conseguir el
dominio de sus propias pasiones, vaciándose de sí mismo para llenarse de la plenitud
divina y de su unión mística con Dios, en un anticipo del cielo.

La palabra «mística» procede del griego y en su origen significa «cerrar». Según esto, lo
místico es lo que sucede entre el alma y Dios, que derrama su gracia en ella y se le revela,
mediante la acción sobrenatural de la gracia.

Es un regalo gratuito de Dios, pero el hombre puede ejercitarse y colaborar para


acercarse a ese estado de perfección. A ese esfuerzo se le llama ascética y depende de la
voluntad y actividad humanas. Existen tres vías para llegar a la unión con Dios:

» Vía purgativa o de los que comienzan. El cuerpo se va libertando poco a poco de sus
pasiones y purificándose de sus pecados.

» Vía iluminativa o de los que van aprovechando. El alma se ilumina al contemplar la


figura de Cristo y al considerar los bienes eternos.

» Vía unitiva o de los que han llegado a la unión con Dios.

Alborg (1997) destaca la ausencia de este tipo de literatura en los autores cristianos
durante la Edad Media española y hace hincapié en la coincidencia del misticismo
español con el final de la Reconquista y con la Contrarreforma. Ambos hechos pudieron
acendrar los sentimientos religiosos en España, aunque también señala Alborg que
pueden existir causas profanas: el neoplatonismo, las novelas de caballerías, El
Cortesano de Castiglione. Todo esto iba creando una sensibilidad social en España,
según la cual se sublimaba la religión y se concedía gran importancia a los grandes
ideales.

La mística española posee así unos rasgos definitorios:

» Carece de una tradición medieval, a excepción de Raimundo Lulio y de la mística judía


y musulmana.
» Predomina lo ascético sobre lo místico.

TEMA 5 – Ideas clave 13 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

» No es de carácter esotérico, por lo que utiliza el lenguaje vulgar y explica la unión con
lo divino mediante metáforas.
» Es de carácter ecléctico, es decir, sintetizador entre dos extremos, el afectivo y el
intelectual.

El máximo exponente en mística española es Juan de la Cruz, nacido como Juan de


Yepes en 1542 en Fontíveros (Ávila). A los 19 años entra en un convento carmelita y con
el aliento de Santa Teresa decide reformar la Orden en su rama masculina. Su obra es
intensa y breve y se divide en dos etapas.

En la primera escribe varias composiciones de métrica tradicional española (romance,


versos de ocho sílabas de rima libre a) y también poemas de métrica renacentista (ritmo
endecasílabo, once y siete sílabas). Los versos de once sílabas se llaman endecasílabos,
empezó a utilizarlos Garcilaso, poeta renacentista español, a imitación de los poetas
italianos. Además de poseer once sílabas deben ir acentuados en sexta y décima o cuarta
y octava, lo que hace que tengan esa musicalidad tan bonita.

En la segunda escribe los tres poemas que le hacen famoso: «Noche oscura», «Llama de
amor viva» y «Cántico espiritual».

Comentario de la «Noche oscura»

En una noche oscura


con ansias en amores inflamadas
¡oh, dichosa ventura!
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.

A oscuras y segura
por la secreta escala disfrazada
¡oh, dichosa ventura!
a oscuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa
en secreto, que nadie me veía
ni yo miraba cosa,
sin otra luz ni guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquésta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

TEMA 5 – Ideas clave 14 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

¡Oh, noche que guiaste!


¡Oh, noche amable más que la alborada!
¡Oh, noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
y todos mis sentidos suspendía.
Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado. 308r-309r
(San Juan de la Cruz, 1991, p. 894)

Desde un punto de vista métrico, la «Noche oscura» se divide en ocho liras: estrofas de
endecasílabos y heptasílabos (versos de once y siete sílabas). Este tipo de composición
fue introducido en España por Garcilaso y debe su nombre a él, ya que el primer poema
que escribió con este metro comenzaba de la siguiente manera: «Si de mi baja lira…».

La lira era un instrumento musical renacentista. Y la lira, como composición poética,


tiene también una gran musicalidad. San Juan de la Cruz las utiliza en este poema,
influido por Garcilaso y por otro ascético español, Fray Luis de León.

De estas ocho estrofas, las cinco primeras corresponden a la «Noche oscura». En las tres
últimas, el poeta se recrea en la unión sin llegar a explicar sus efectos, decide describirla
mediante símbolos cercanos al «Cantar de los cantares» y recrea todo un ambiente de
dejadez plácida, donde ni la razón ni la lengua humana quieren hacer otra cosa que no
sea contemplar y gozar. También utiliza San Juan aquí recursos como la anáfora
(repetición) y las imágenes simbólicas. Las anáforas van marcando, junto con la forma
métrica, el ritmo de toda la composición. También los cambios en el argumento y en el
estilo apoyan esta división de las ocho liras.

TEMA 5 – Ideas clave 15 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Primera Noche de los sentidos


Segunda Noche espiritual
Camino a través de la «noche»
Tercera y cuarta
Breve luz de la Fe
Final de la Noche
Quinta Contemplación de la «noche» como camino hacia
Dios

Sexta, séptima y Alba


octava Unión mística

En este poema no se nos describen los efectos de la unión mística, sino el camino para
llegar a ella, se canta a ese camino, que fue difícil pero hermoso, ya que terminó en el
encuentro deseado.

El alma comienza una búsqueda de Dios, rodeada de noche, pero en su interior arde una
leve luz. Esa luz no es todavía la presencia divina sino su promesa. Dios se esconde para
probar el amor de su enamorado, para que el alma se ponga en camino, pero no le deja a
oscuras completamente, sino que inspira en su interior una fe firme, una débil llama que
va alimentando con promesas. Si no supiéramos que al final del túnel está la luz, no nos
meteríamos en él, pero una fe nos conduce hacia la salida.

En la segunda mitad del siglo XVI algunos poetas como Cristóbal de Córdoba «refunden»
las obras de Garcilaso «a lo divino», convirtiendo lo que eran quejas amorosas en quejas
de Dios hacia el hombre que se desvía de Él. Para estos autores, la «noche» era la noche
del pecador, la pérdida de la gracia a causa del pecado mortal, y tras el perdón divino se
llegaba a la aurora, que era el regreso a la amistad con Dios. Pero San Juan profundiza
más en el simbolismo y en la teología, y para él la «noche» significa un estado psicológico
por el que Dios hace pasar al alma para unirse a ella.

A lo largo de la primera estrofa el alma se sumerge en la «noche del sentido». El


hombre que quiere llegar a Dios va liberando a su alma de todos los apetitos corporales
y, de este modo, la sosiega, la calma. Así, su alma está en silencio y puede ya iniciar el
camino. Durante ese camino, el alma siente «ansias en amores inflamadas». Es decir, el
alma arde no de amor todavía, sino de ansia de amor, deseo fuerte de amor. San Juan
advierte que este poema ha sido escrito no cuando atravesaba la vía purgativa, sino
estando ya en unión con Dios, por eso puede contemplar desde lejos la «noche» y
exclamar «¡oh, dichosa ventura!», en medio de la noche de los sentidos.

TEMA 5 – Ideas clave 16 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

En la segunda estrofa se describe la noche espiritual, en donde el alma, libre ya de las


pasiones corporales, se vacía de los sentidos internos para llenarse de Dios. Del mismo
modo que ocurre con los sentidos externos, el alma no debe renunciar literalmente a sus
potencias, sino ponerlas exclusivamente en Dios. Es decir, la inteligencia, voluntad y
memoria no deben desaparecer, sino abandonarse en Él. Por eso dice el primer verso de
esta lira: «A oscuras y segura».

Segura porque la noche espiritual es algo querido por Dios, no una soledad existencial
en la que el alma podría perderse. Si un hombre renuncia a los placeres corporales y
espirituales por el simple hecho de renunciar, se borra a sí mismo y acaba volviéndose
loco, pero Dios no le pide que renuncie a su vida, sino que se la entregue a Él. El alma se
vacía para llenarse de un don divino, por eso camina segura en medio de ese vacío y esa
oscuridad. En esta noche espiritual, permite Dios que no le gusten al alma ni le causen
placer, ni siquiera las cosas espirituales, así, el hombre no buscará a Dios por el placer
que Dios le causa, sino por Él mismo, no por los bienes que consigue al acercarse a lo
divino sino por el bien absoluto que es Él.

Así, el alma comienza a subir por una «secreta escala» que es la fe viva: una fe viva a los
ojos de Dios, pero secreta a los ojos humanos. Esta escala puede relacionarse con la
«puerta angosta» y el «camino estrecho» de los que hablaba Jesús, «entrad por la puerta
angosta». San Juan comenta que esta escala es una escala de amor, en la que el alma va
subiendo los distintos grados del amor de Dios, que va consiguiendo enamorarla cada
vez más.

El alma camina por esta escala «disfrazada», revestida de las tres virtudes teologales: Fe,
esperanza y caridad. Así que ya en el camino Dios ha empezado a llenar el vacío que había
conseguido el alma tras tantos esfuerzos a lo largo de las dos noches y enciende en su
interior, pese a la sequedad espiritual en que se encuentra, una débil llama que le hace
creer, esperar y amar a pesar del aparente vacío.

Esta breve luz se extiende e invade la tercera y la cuarta estrofa, en la que el poeta
explica cómo Dios va guiando al alma a través de la dificultad, convirtiendo a la noche en
«noche dichosa». El Amado ha conseguido que su amada (el alma) no se refugie en nada
más que Él, por eso comienza a guiarle devolviéndole poco a poco la luz a la que ella había
renunciado por amor. Así, Dios pide al hombre que renuncie a todo, porque, cuando esté
desnudo y llegue a la tercera vía, Él se lo dará todo.

TEMA 5 – Ideas clave 17 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Se puede percibir un cambio sutil, tanto en el argumento como en la forma de esta lira.
El autor ya no se detiene a explicar la oscuridad del camino, sino que, de alguna manera,
nos hace avanzar por ese camino. Aparece, por primera vez, el punto de luz que comienza
a iluminar la noche, transformándola de terrible en dichosa.

Se intuye por vez primera el cambio, de noche oscura a noche mágica de encuentro.
Formalmente, el cambio es más obvio, ya que se abandonan los paralelismos y anáforas
que marcaron las dos estrofas anteriores. Donde el poeta identificaba ambas noches
crean un ambiente de oscuridad, dificultad e intuición poderosa de la luz. Las dos
primeras nociones quedaban reflejadas mediante la repetición del término «a oscuras»,
repetición querida y buscada por el autor, y la anáfora del verso «estando ya mi casa
sosegada», sosegada en cuanto a las apetencias corporales e incluso espirituales.

La intuición de la luz se veía reflejada en el verso «¡oh, dichosa ventura!», que culmina
en el primer verso de la tercera lira, «en la noche dichosa.» En esta estrofa, San Juan de
la Cruz abandona toda repetición para salir de ese ambiente de comienzo. La noche del
sentido y la noche espiritual han dado paso a una noche de encuentro, ya que el alma ha
conseguido no dirigir la vista a nada más que el objeto de su búsqueda y no atender a
nada que no sea la luz de la fe que arde en su interior.

Esta llama débil se extiende a lo largo de la cuarta estrofa, de modo que el alma llega a
describirla como algo «más cierto que la luz del mediodía». Aquí se divisa ya el final del
túnel, donde espera, en medio de la soledad,

«quien yo bien me sabía,


en parte donde nadie parecía».

TEMA 5 – Ideas clave 18 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

La soledad ya no duele, ya que está llena de la presencia del Amado. En la quinta


estrofa, al final del camino, el poeta se detiene y vuelve la vista atrás, a la belleza del
sendero. Esta estrofa se destaca entre las demás al ir envuelta entre signos de
exclamación. El estilo de los versos anteriores es descriptivo y narrativo, ya que se
describe el camino y se narra el trayecto que hace el alma al deslizarse por él. Sin
embargo, aquí el alma se detiene a contemplar, libre ya de los peligros, la belleza de esa
escala secreta y da paso así a la serenidad de las últimas estrofas.

Se canta a la noche porque gracias a ella ha amanecido el día, al sufrimiento y al esfuerzo


porque son parte y causa de la dicha actual, de la transformación amorosa que está
viviendo el alma.

«¡Oh, noche que juntaste


Amado con amada,
amada en el Amado transformada!»

La tercera vía, la vía unitiva, no solo significa fusión de la amada con el Amado, sino que
este, al mostrarse tal como es y regalar Sus dones a la amada, la va trasformando desde
su interior. También iba transformándola a lo largo del camino, pero entonces este
proceso causaba dolor y ahora solo causa deleite.

Llegamos así a la última parte del poema y, al mismo tiempo, llegamos, temáticamente,
a la cumbre de la unión mística. Pasamos, de la mano de San Juan de la Cruz, de la
ceguera del camino a la luz absoluta de la contemplación. El santo recrea la escena
amorosa dentro de un ambiente propio del cantar bíblico, que se concentra en tres
expresiones: el viento de los cedros, el aire de la almena y las azucenas.

«Y el ventalle de cedros aire daba»

La acción se sitúa en una pradera con flores y cedros, a los pies de una fortaleza. Esta
escena recibe claras influencias del capítulo octavo del cantar. Una brisa deliciosa sopla
en la cara y mueve los cabellos del Amado, que ha quedado dormido en el regazo de la
amada, como en el bíblico cantar de los Cantares:

«Me hizo entrar en su sala de bodas,


su enseña ante mí es “amor”.
Confortadme ton tortas de pasas,
reanimadme con manzanas,
que estoy enferma de amor» (CC, 2,4) (p. 894)

TEMA 5 – Ideas clave 19 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

El poeta ha llegado al momento de unión que tanto deseaba. El Amado descansa sobre
su corazón, del que es único dueño, y corre entre ellos el aire tibio de los árboles. Estos
dos hechos me parecen de gran importancia simbólica.

En primer lugar, el Amado se ha quedado dormido sobre el pecho de la amada. La unión


mística es una auténtica fusión de dos: Dios, el Todopoderoso, quiere por amor necesitar
al hombre, descansar en él. Por otro lado, el viento, que lo envuelve todo, simboliza el
viento del espíritu de Dios, que «sopla donde quiere» y envuelve con su fuerza y su amor
al poeta.

Es un camino muy largo el que debe recorrer el alma humana hacia Dios, pero tras las
dos noches llega la Aurora, en la que San Juan de la Cruz se detiene, describiéndola con
un lenguaje altamente bucólico, lírico y simbólico.

5. 6. Referencias bibliográficas

Alborg, J. L. (1997). Historia de la literatura española: Edad Media y Renacimiento


(T. 1). Madrid: Gredos.

Alighieri, D. (1991) La vida nueva (Trad. J. Martínez-Mesanza). Madrid: Alianza


Editorial.

De la Vega, G. (2007). Églogas y poemas. Buenos Aires: Colihue.

Pedraza, F- B. (1997). Las épocas de la literatura española. Madrid: Ariel.

Pedraza, F. B. y Rodríguez, M. (1999). Literatura española, historia y textos: Edad


Media, Prerrenacimiento, Renacimiento (Vol. I). Barcelona: Octaedro.

Pérez-Abadín, S. (2011). Diálogo, responsio, imitación: claves estructurales de la égloga


I de Garcilaso. Lectura y signo, 6, 31-62.

San Juan de la Cruz (1991). Cántico espiritual y poesías (ed. facsímil en dos volúmenes).
Sevilla: Junta de Andalucía- Turner.

TEMA 5 – Ideas clave 20 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Lo + recomendado

No dejes de leer…

Las lágrimas de Salicio en la Égloga primera de Garcilaso de la Vega

Roig, A. (1995). Las lágrimas de Salicio en la Égloga primera de Garcilaso de la Vega.


Actas del XII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas (Vol. III) (pp.
163-173).

Artículo escrito por un gran autor de referencia, que explica de forma pedagógica y clara
además de profunda todas las claves de la poesía amorosa y pastoril de Garcilaso de la
Vega.

Accede al artículo a través del aula virtual o desde la siguiente dirección web:
http://cvc.cervantes.es/literatura/aih/pdf/12/aih_12_3_024.pdf

TEMA 5 – Lo + recomendado 21 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

No dejes de ver…

Amadís de Gaula: quinientos años de caballerías

Con motivo de la exposición organizada por la Biblioteca Nacional de España y la


Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales en 2008, la misma Biblioteca subió a
YouTube esta visita virtual que dura unos veinte minutos y ofrece valiosos testimonios
acerca de los libros de caballerías.

Accede al vídeo a través del aula virtual o desde la siguiente dirección web:
https://www.youtube.com/watch?v=HW7Jtkii2o8

TEMA 5 – Lo + recomendado 22 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

+ Información

A fondo

Églogal I de Garcilaso

«El dulce lamentar de dos pastores…». La égloga es un subgénero de poesía lírica en el


que los protagonistas son pastores desgraciados en amor que describen sus cuitas
amorosas en un paraje bucólico. Aquí tienes la Égloga primera del poeta renacentista
Garcilaso de la Vega, por cortesía de la biblioteca virtual Cuidad Seva.

Accede al artículo a través del aula virtual o desde la siguiente dirección:


http://www.ciudadseva.com/textos/poesia/esp/vega_g/egloga_1.htm

Webgrafía

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes: San Juan de la Cruz

En este recurso online encontrarás toda la obra de este gran poeta místico, así como
artículos e información para analizarla.

Accede a la página web a través del aula virtual o desde la siguiente dirección:
http://www.cervantesvirtual.com/bib/bib_autor/sjuandelacruz/

TEMA 5 – + Información 23 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Bibliografía

Dámaso, A. (1948). La poesía de San Juan de la Cruz. Thesaurus (Tomo IV), 492-515.

Baruzi, J. (2001). San Juan de la Cruz y el problema de la experiencia mística.


Valladolid: Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo.

Howe, E. T. (1988). Mystical Imagery: Santa Teresa de Jesús and San Juan de la Cruz.
New York: Peter Lang.

Mancho, M. J. (1993). Palabras y símbolos en San Juan de la Cruz. Madrid: Fundación


Universitaria Española.

MTF y EUNSA (Eds.). (2009). Biblia de Navarra. Pamplona: EUNSA.

Navarro, T. (1972). Métrica española. Reseña histórica y descriptiva (3ª edición).


Madrid: Ediciones Guadarrama.

Stein, E. (1994). Ciencia de la Cruz. Estudio sobre San Juan de la Cruz. Burgos: Editorial
Monte Carmelo.

TEMA 5 – + Información 24 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Actividades

Trabajo: Presentación sobre un tema de literatura española e


hispanoamericana

Descripción de la actividad y pautas de elaboración

Para realizar esta actividad, debes escoger un texto de literatura española e


hispanoamericana que conforme parte de tu currículum para estudiantes de Secundaria
y Bachillerato y realices una presentación con diapositivas para que pueda ser luego
expuesta, de manera oral, en la siguiente actividad y con una duración de diez a doce
minutos.

» Crea una presentación de Power Point o Prezi sobre el tema escogido. Puedes utilizar
Power Point, Prezi o cualquier tipo de presentación con diapositivas que te permitan
incluir texto e imágenes.

» Elige un poema o fragmento breve, que ocupe entre diez y quince líneas, de una obra
de la historia de la literatura española e hispanoamericana y de un autor que conforme
parte del currículum de tu nivele educativos en la enseñanza de la Lengua y la
Literatura para estudiantes entre 12 y 18 años.

» A continuación, incluye diez diapositivas, según los siguientes criterios:

o Portada con título y tu nombre.


o Índice con las cuestiones que se tratarán.
o Texto que se irá comentando, con posibilidad de incluir previamente datos
relevantes y significativos sobre el autor y la obra, pero de forma sintética y
atractiva.
o Diapositiva final a modo de conclusión sobre lo expuesto e indicando el nivel de
edad o estudio en que se explicaría este texto.

» Se pueden incluir imágenes, vídeos o enlaces referidos al texto elegido para ilustrarlo
o resaltarlo mejor.

TEMA 5 – Actividades 25 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

» Si pesa mucho el archivo resultante –más de 10 MB–, puedes convertirlo en PDF para
que pese menos solo con «guardar como» el documento resultante. También se podría
remitir de forma comprimida o a través de Dropbox, en cuyo último caso tendrás que
mandar el enlace al profesor para que pueda acceder y corregir la actividad a través
de «Envío de actividades». Para los tres sistemas –PDF, compresión y alojamiento en
Dropbox– tienes en el aula virtual, dentro de «Descargas», los enlaces pertinentes
para conseguir los programas necesarios de manera gratuita.

Objetivos

» Asimilar lo estudiado en esta asignatura y en «Currículum y programación».


» Aplicar un recurso de las TIC como herramienta motivadora en el aula de literatura.
» Integrar la parte teórica con la práctica docente y educativa.
» Conseguir un material y recurso educativo que pueda luego ser utilizado en el aula de
secundaria y bachillerato.
» Reflexionar sobre nuestra actividad docente y replantear los temas y textos para el
alumnado actual.

Criterios de evaluación

» Se valorará la originalidad del texto elegido y su pertinencia con el nivel de edad y


conocimientos previos de los estudiantes.
» Se puntuará positivamente que toda la presentación cumpla con los criterios formales
(extensión del texto, número de diapositivas y contenido de las mismas, según los
criterios expuestos anteriormente)
» Se tendrá en cuenta los argumentos que justifican la actualización y vinculación de
dicho texto con los intereses del alumno de secundaria y bachillerato.
» Se valorará que en la presentación se indique el nombre y apellidos del autor de la
obra y de la aportación, así como la inclusión de imágenes o enlaces relacionados con
el autor o el texto elegido.

Extensión máxima del fragmento elegido: entre diez o quince líneas o versos.
Extensión máxima: 10 diapositivas.

TEMA 5 – Actividades 26 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

Test

1. ¿Con qué reinado coincide cronológicamente el llamado Primer Renacimiento?


A. Con el de los Reyes Católicos.
B. Con el de Carlos I.
C. Con el de Felipe II.
D. A y B son correctas.

2. ¿En qué consiste el tópico literario carpe diem?


A. En pedir la benevolencia del público aparentando saber muy poco, para que el
lector lea con simpatía tu obra.
B. En comprar carpas de colores y dedicarles un soneto.
C. En hablar de la fugacidad de la vida y la necesidad de gozar el presente.
D. Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.

3. ¿Cuál es el motor de la obra literaria de Dante?


A. El amor entendido como una fuerza que ennoblece, y la dama concebida como
un ser angelical.
B. Las luchas políticas del momento.
C. Las virtudes y defectos de sus contemporáneos.
D. La religión católica y su defensa.

4. ¿De dónde procede y qué formato tenía el género narrativo de la novela?


A. Tiene origen francés y estaba escrita en verso
B. No se sabe, es una incógnita
C. Nació en Alemania y era una narración extensa
D. Procede de la novella italiana y era una narración breve

5. ¿Cuál es la temática de los libros de caballerías?


A. Las diatribas filosóficas entre varios caballeros.
B. El amor entre un caballero y una dama.
C. Las hazañas de un caballero valiente, esforzado y todopoderoso en un marco
fabuloso.
D. A y B son correctas.

TEMA 5 – Test 27 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)


Historia de la Literatura a través del Texto Literario

6. ¿En qué consiste un endecasílabo?


A. En un tipo de prosa muy enrevesada.
B. En un género satírico.
C. En un verso de ocho sílabas típicamente español.
D. En un verso italianizante de once sílabas con determinados acentos que le
aportan musicalidad.

7. ¿Cuál es el tema principal de la poesía de Garcilaso de la Vega?


A. Las fiestas cortesanas del Renacimiento.
B. El amor que sintió por Isabel Freyre y su desengaño amoroso.
C. Es el amor, pero últimamente la crítica ha puesto en tela de juicio su idilio con
Isabel Freyre.
D. B y C pueden ser correctas.

8. ¿En qué consiste una égloga?


A. Es un poema fúnebre que llora la pérdida de algo o alguien.
B. Es un poema de tipo pastoril, basado en el modelo de las Bucólicas de Virgilio.
C. Es una pieza de teatro cómico.
D. A y B son correctas.

9. ¿Cuáles son las tres vías de la mística?


A. Son dos: purgativa y unitiva.
B. Son tres: purgativa, iluminativa y unitiva.
C. Son tres: la vía fácil, la vía difícil y la intermedia.
D. En realidad solo hay una vía.

10. ¿Cuáles son las causas de la poesía mística?


A. Un estado de enajenación transitoria y una visión demasiado espiritualista de la
religión.
B. No tiene causas, surge de forma espontánea.
C. El espíritu de la contrarreforma y la reconquista, que hacen que el espíritu
religioso se avive, más las corrientes filosóficas y literarias del momento que son
idealistas.
D. Ninguna de ellas.

TEMA 5 – Test 28 © Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)