Вы находитесь на странице: 1из 5

BALDERRAMA REJAS GABY GRUPO Nº2

CONDORI ARGOTE GEONELA SEMESTRE I/2020

MEJIA ROJAS LUZ VANESSA

REVISIÓN LITERARIA DE

CULTIVO EN PLATABANDAS DE CEBOLLA VARIEDAD “MIZQUEÑA”


ENSAYOS EN FERTILIZACIÓN QUÍMICA, TRATAMIENTO FITOSANITARIO Y
NIVEL DE HUMEDAD APROVECHABLE EN EL SUELO
INTRODUCCIÓN

La cebolla (Allium cepa L) es una hortaliza de importancia socioeconómica, alimenticia


y medicinal a nivel mundial, superada en superficie de siembra por el tomate. En el
mundo se siembran alrededor de 3.5 millones de hectáreas, con una producción de
61.1 millones de toneladas métricas de cebolla fresca (17.5 t•ha- ¹), y un consumo
aparente per-capita de 10.5 kg/habitante/año (FAO 2006).
En Bolivia ocupa el segundo lugar de preferencia por sus diversas formas de
consumo, en fresco, hojas o tallos verdes, bulbo seco, deshidratado en polvo,
encurtido, y otros, representa un movimiento anual de 105 mil toneladas generando un
valor aproximado de 13 a 15 millones de dólares anuales. La cebolla mizqueña registró
la mayor producción de cebolla de Cochabamba con 547.069,0 quintales, según la
INE.
El crecimiento y rendimiento de un cultivo depende en parte del genotipo utilizado y las
prácticas de manejo aplicadas (Bloem et al., 2004; Escalante et al., 2016).
En el mercado existen ciertas características de calidad de la cebolla por debajo del
cual ya no tiene valor comercial. En este sentido variables como el análisis de
crecimiento (materia seca, peso fresco), la incidencia y severidad de enfermedades y
plagas son indicadores de rendimiento tanto de biomasa total como de bulbos.
El presente informe está orientado a buscar fuentes de información que puedan tener
relación con estas variables en función a tres factores de producción: fertilización
química, tratamiento fitosanitario y nivel de humedad aprovechable en el suelo, con
ello se pretende estudiar estrategias fitosanitarias, de fertilización y manejo de suelos
para aumentar la productividad y calidad de un producto que pueda satisfacer tanto a
mercados de exportación como a mercados locales.

OBJETIVO GENERAL

 Recolectar información relevante sobre los procedimientos existentes,


actualizados y efectivos respecto a la influencia de factores de producción;
fertilización química, tratamiento fitosanitario y nivel de humedad aprovechable
en el suelo en variables de respuesta como ser el crecimiento, incidencia y
severidad de plagas y rendimiento de biomasa y de bulbo para un cultivo en
platabandas de cebolla variedad “Mizqueña “”

OBJETIVOS ESPECIFICOS

 Estudiar el comportamiento agronómico de la cebolla según la aplicación o no


de fertilizantes químicos
 Investigar acerca del rendimiento de la producción de cebolla respecto al nivel
de humedad aprovechable en el suelo
 Estudio de la incidencia y severidad de plagas, rendimiento en respuesta a un
tratamiento fitosanitario
REVISIÓN DE LITERATURA:
● NIVEL DE HUMEDAD APROVECHABLE EN EL SUELO
Para Zabala y Ojeda (1988), la cebolla en su sistema radical desarrolla pocos pelos
absorbentes, lo que determina su poder de absorción, exigiendo una determinada
humedad en el suelo, sin embargo, esa humedad necesita regularse de acuerdo a sus
etapas de desarrollo. En una evaluación con niveles de humedad en el suelo de la
capacidad de campo Estrada, Lescay, Álvarez, Yariuska y Ramos 2015 concluyeron
que el déficit de humedad en el suelo influyó significativamente en la disminución del
peso y tamaño de los bulbos, este déficit hídrico varía en función de la especie y de su
grado de tolerancia, pero también, en función de la magnitud de la falta de agua y de
la rapidez con que se experimente su carencia con un mayor efecto, en este caso el
nivel del 50% de humedad en el suelo fue el que les reporto mayor rendimiento.
Respecto a condiciones de suelo López (2001) indica que la cebolla no tolera acidez
alta, prefiere clima templado y fresco y cálido, suelo fértil con un pH de 6 a 6.8, bien
preparado, profundo y bien aireado, ya que en suelos compactos la cebolla modifica
su forma característica. Además, la cebolla, por estar constituido por más del 90% de
agua y presentar raíces muy superficiales requiere de riegos frecuentes y ligeros ya
que esto favorece el buen desarrollo de las raíces y de los bulbos.

En otra investigación publicada en la revista colombiana de ciencias hortícolas 2017 se


evaluó el efecto de diferentes láminas de riego con un sistema de aspersión en el
crecimiento y desarrollo de cebolla, siendo que hubo un mayor promedio en aplicación
de 1,2 de la Ev pero sin diferencias significativas entre todos los tratamientos. Esta
mayor acumulación de masa seca con el coeficiente de riego de 1,2 de la Ev
concuerda con lo reportado por Kumar et al. (2007a) quienes al usar riego por micro
aspersión en un suelo arenoso encontraron que con riegos del 100 y 120% de la Ev
hay una mayor acumulación de masa seca que con 60 y 80%. Por otro lado, con una
aplicación mayor como de 1,4 de Ev se provoca una saturación de humedad en el
suelo provocada por una cantidad de agua superior a la que se puede infiltrar, esta
saturación disminuye el contenido de oxígeno y provoca anoxia en la planta (Sauter,
2013). Bajo condiciones de anoxia la planta produce una mayor cantidad de ácido
aminociclopropano carboxílico (ACC) que se convertirá en etileno provocando la
ralentización del crecimiento y la abscisión foliar, con una menor acumulación de masa
seca bajo un riego excesivo (Steffens, 2014)

● FERTILIZACIÓN QUÍMICA
Según Lipinski, (1997) un cultivo de cebolla que alcanza una producción de 35 Tn/ha
extrae aproximadamente 128 kg/ha de N, 24 kg/ha de P, 99 kg/ha de K, 28 kg/ha de
Ca y 6.3 kg/ha de Mg. Estos elementos normalmente están presentes en el suelo, pero
sus cantidades disponibles, a veces no son suficientes y es necesario realizar
fertilizaciones con alguno de ellos para un normal desarrollo. La forma de aplicación es
fraccionada, en dos o tres oportunidades, dependiendo del tipo de suelo. Es
importante que la fertilización se realice temprano, generalmente un 30 a 40 %
incorporado 10 a 15 días después del trasplante y, si es en siembra directa, unos 15
días después de la emergencia.

Por otra parte, Ana Virola, Arteaga, Díaz y Delgado/2003 al evaluar el tamaño y
rendimiento del bulbo de cebolla en 4 dosis de fertilización con nitrógeno fósforo y
potasio y 4 distancias de siembra evidenciaron que el diámetro del bulbo se comporta
como una característica dependiente de la fertilización y la distancia de siembra al no
detectar diferencias entre las dosis del fertilizante. En cambio, el rendimiento por
unidad de área presentó respuestas inversamente proporcionales a la distancia de
siembra.
Respecto a la preferencia de fertilizantes ya sean estos químicos u orgánicos Álvarez,
Hernández. J.C. 2011) al evaluar la aplicación de fertilizantes químicos y orgánicos en
un cultivo de cebolla “criolla” en Apatzingán, Michoacán (México), mostró que no hay
diferencia estadística significativa entre tratamientos, ya sean niveles o fuentes de
fertilización empleadas, no influyendo estas en la respuesta fenológica, productiva y
características físico-químicas del cultivo.

 TRATAMIENTO FITOSANITARIO
Según las Estrategias Regionales de Competitividad por Rubro: Producción y Mercado
de la Cebolla( chile -2014) en el control fitosanitario se debe prestar atención al :
Control de maleza ya que por su arquitectura la cebolla es una mala competidora con
las malezas sobre todo en sus primeros estados de desarrollo, control de plagas y
enfermedades siendo el principal problema fitosanitario el nematodo Ditylenchus
dipsaci que se transmite generalmente por el cultivo en suelos infestados y por semilla
de cebolla contaminados o almácigos infectados, para esto los controles son
básicamente preventivos y consisten en el uso de semillas sanas, desinfección de
almacigueras con productos permitidos, rotaciones de más de cinco años y realizar
análisis nematológicos al suelo. Se puede además aplicar en forma preventiva el
Trichoderma, para el control del mildiú (Peronospora destructor, también es frecuente
encontrar problemas de mosca de la cebolla (Delia antiqua), o trips. Respecto a
enfermedades las más importante son Botrytis sp. y Fusarium oxysporum, las cuales
se controlan con una adecuada rotación de suelos y un adecuado curado de los
bulbos de cebolla
Por otro lado, al estudiar rendimientos y factores de producción en la cebolla ocañera
Vergel, Martínez y Zafra/ 2016 observaron problemas de índole fitopatológica (hongos) con
control químico difícil debido a uso inadecuado de fungicidas y resistencia del hongo a
estos. causando incremento de costos de producción, baja en los rendimientos,
desplazamiento de cultivos buscando suelos no infectados, sin embargo, plantean un
método combinado biofumigación y microorganismos antagonistas, con aislamientos
T. harzianum T4 (aislamiento comercial) y Trichoderma T14, tolerantes al efecto
biofumigante.
Del mismo artículo también hay que rescatar que la cebolla sufrió pérdidas de
rendimiento comercial cercanas al 60% por competencia de malezas ligado a la
competencia subterránea incidiendo en la reducción de crecimiento y acumulación de
biomasa de las plantas de cebolla, y además hubo incidencia de plagas con un abuso
de fertilización orgánica, a pesar de que el mismo mostro un mejor rendimiento.

Para un buen control fitosanitario según Martínez; soto 2019 debe existir un uso
eficiente control integrado a cada unidad productiva, es decir, monitoreo constante
tanto de las plagas como de las enfermedades, prácticas culturales como control de
malezas, uso eficiente del agua de riego, rotación de cultivos, correcta preparación de
suelos, uso eficiente de la orientación y de la densidad de plantación (mejorar la
ventilación del cultivo), correcta fertilizaciones para evitar excesos o déficit
nutricionales, utilizar controles biológicos, o finalmente utilizar controles químicos.

Los productos a utilizar deben ser aquellos de bajo impacto medioambiental y


especificidad al problema en cuestión (ya sea plaga o enfermedad), esto tiene por
finalidad la no utilización de productos de amplio espectro de acción. En este sentido,
es necesario respetar las especificaciones del producto aplicado en relación a la dosis
a aplicar, respetar los tiempos de carencia, respetar la residualidad del producto y
utilizar solo aquellos productos autorizados por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG)
para el cultivo
MATERIALES Y METODOLOGIA
Se utilizó una revisión sistemática (artículos científicos, revistas indexadas y tesis)
como técnica exploratoria y analítica para la recolección de información y mediante un
análisis comparativo se sintetizó la información relevante lo que permitió establecer
guías necesarias para poder realizar un perfil de ensayo respecto al cultivo de cebolla
variedad mizqueña.
Se limitó el material al uso de una computadora e internet, explorando bibliotecas
digitales y buscadores académicos como ser scielo y google academics
RESULTADOS
El tamaño y rendimiento del bulbo de cebolla está ligado al déficit hídrico del cultivo,
con mayores rendimientos a partir del 50 % en nivel de humedad, pero en un riego
excesivo se corre el riesgo de apoxia, se recomiendan riegos frecuentes y ligeros ya
que esto favorece el buen desarrollo de las raíces y de los bulbos.
En cuanto a exigencias de suelo y clima en los casos estudiados coincidieron en clima
templado, fresco y cálido, suelo fértil con un Ph de 6 a 6.8, bien preparado, profundo y
bien aireado.
Según lo estudiado previa a cualquier aplicación de fertilizantes se debe realizar un
análisis de la cantidad de nutrientes en el suelo, siendo esta aplicación fraccionada.
De los casos estudiados para Vergel y Martínez hubo diferencia significativa en la
aplicación de abono orgánico versus abono químico en relación al rendimiento del
cultivo, pero hubo mayor incidencia de plagas. Álvarez y Hernández no hallaron
diferencia significativa en la aplicación de tratamientos en relación al rendimiento.
Respecto al control y tratamiento fitosanitario se prioriza un control constante de
malezas, plagas y enfermedades, siendo los peores la pudrición radical, el trip,etc.
Prevalece también el uso eficiente del agua de riego, rotación de cultivos, correcta
preparación de suelos, uso eficiente fertilizantes y una adecuada densidad de
plantación ya que el diámetro del bulbo se comporta como una característica
dependiente de la fertilización y la distancia de siembra, en cambio, el rendimiento por
unidad de área presentó respuestas inversamente proporcionales a la distancia de
siembra.

CONCLUSIONES

En base a la literatura citada se concluye que factores como el nivel de humedad en el


suelo, características del terreno, logística, fertilización y manejo fitosanitario se
asocian a la productividad y buen rendimiento del cultivo, resultando en bulbos
grandes y de mejor calidad.
Se constituyeron relaciones directas en cuanto a la fertilización química con
rendimiento y tamaño del bulbo, nivel de humedad aprovechable en el suelo con la
frecuencia y cronograma de riego y el manejo de factores como densidad de siembra
también relacionados a la productividad y rendimiento.
También se identificaron posibles amenazas al cultivo como ser enfermedades y
plagas asociados a deficiencia en el manejo agronómicos sea un deficiente manejo de
plagas y enfermedades, preparación de suelo con alta dosis de abono, uso
generalizado del sistema de propagación vegetativa, e inasistencia técnica al
productor, mismos que pueden ser prevenidos y controlados con un buen manejo
fitosanitario.

BIBLIOGRAFIA

 Estrada-Prado2, Elio Lescay-Batista2, Alexander Álvarez-Fonseca3, Yariuska


Caridad Maceo-Ramos 2015 Niveles de humedad en el suelo sobre la
producción de bulbos de cebolla.Publicado en Agron. Mesoam.
 ZABALA, L. Y OJEDA, L.1988, Fitotecnia Especial. Tomo II. Ed. Pueblo y
educación. La Habana. 58 p.
 Álvarez-Herrera, J ; Alvarado-Sanabria, F.(2017)Efecto de diferentes láminas
de riego en el crecimiento y desarrollo de cebolla (Allium cepa L.). Colombia
julio- diciembre. REVISTA COLOMBIANA DE CIENCIAS HORTÍCOLAS -
Vol. 11 - No. 2 - pp. 359-367.
 Viloria, A ; Arteaga, L 2003 " Efecto de la fertilización con N-P-K y la distancia
de siembra sobre el rendimiento de la cebolla" (Allium cepa L.) Bioagro, vol.
 Álvarez, J., S. Venegas, C. Soto, A. Chávez y L. Zavala. 2014. "Uso de
fertilizantes químicos y orgánicos en cebolla" en Apatzingán, Michoacán,
México. Rev. Avanc. Investig. Agropecu. Pp 15 (2), 29-4
 Instituto de investigaciones agropecuarias - informativo n° 203 - año 2019
plagas y enfermedades en el cultivo de la cebolla (allium cepa l.)

Оценить