Вы находитесь на странице: 1из 1

CARACTERÍSTICAS DE LOS TEXTOS INFORMATIVOS

El texto informativo es un texto en el que el escritor expone de forma breve un hecho, circunstancia o tema al
lector (receptor).

Características
Se trata de una producción textual objetiva, normalmente escrita en prosa, con un lenguaje directo y claro.
Tiene como objetivo principal dar información sobre algo, estando exento de dobles interpretaciones.
A diferencia de los textos poéticos o literarios, que utilizan el lenguaje connotativo, el texto informativo usa en
lenguaje denotativo.
Además de presentar referencias y datos, no hay interferencia de subjetividad, o sea, el texto está exento de
sentimientos, sensaciones, apreciaciones del autor u opiniones.
Normalmente los textos informativos no tienen figuras de lenguaje que puedan remitir una difícil interpretación
como metáforas o paradojas.
El lenguaje utilizado en un texto informativo debe ser claro, directo y objetivo y deben mencionarse conceptos
concretos y reales, juntamente con la referencia de fuentes y ejemplos.
El autor de los textos informativos es un transmisor que se preocupa en relatar informaciones de la manera más
objetiva y verosímil.
En el caso de las noticias, por ejemplo, el escritor se encarga de transmitir la información a los receptores lectores
de manera objetiva y ajena a él.

Cuando están escritos en prosa, los textos informativos presentan datos que los vuelven más creíbles.

Estructura
Al igual que otros géneros textuales, los textos informativos están constituidos por:

Introducción (tesis): momento en el cual se exponen las informaciones necesarias para informar el tema que será
abordado por el emisor (autor).

Desarrollo (antítesis): parte esencial que contiene las informaciones completas sobre el tema, es decir, contiene
los datos más importantes para la exposición del tema.

Conclusión (nueva tesis): conclusión del texto con exposición de la idea central.

Ejemplos
Medios informativos tales como revistas, periódicos, entrevistas son ejemplos de textos informativos más
notables.

Además de ellos, los libros didácticos, las enciclopedias y las entradas de un diccionario son otros ejemplos.

Los artículos técnicos y científicos también pueden ser considerados como textos informativos, aunque este
género textual se identifica más con los textos expositivos y argumentativos.