Вы находитесь на странице: 1из 8

CIRCUNSTANCIAS Y VALORES EN LA EDUCACIÓN DE HOY

¿Por qué es tan difícil educar hoy? Para contestar a esta pregunta que tantos
adultos se hacen en la actualidad, veo necesario analizar tres aspectos fundamentales
de la educación: las circunstancias en las que estamos educando hoy, los valores que
utilizamos para ello y la utilización de las normas que estamos realizando en la
actualidad.

1. ¿CUÁLES SON ALGUNAS DE LAS CIRCUNSTANCIAS EN LAS QUE


EDUCAMOS HOY?

a) ¿Cómo influye la economía?


Hoy, lo padres y madres tienen que gestionar la abundancia, no tanto por tener
mucho como por hacer del lujo una necesidad. El placer se convierte en deber, por
tanto existe culpabilidad si no lo hay.
Esto hace que el nivel de expectativas de los alumnos/as sea muy alto. Y su
dinámica, la de acumular y consumir.
Además hemos pasado de una situación de pocos medios y muchos hijos a
una situación de muchos medios y pocos hijos. Nunca como hoy, se ha perseguido en
nuestra sociedad la posibilidad de tener un hijo/a.
Todo esto hace que nuestros alumnos/as vivan en una posición en la que
entienden que los privilegios son derechos y que tengan algunas veces una actitud
despótica con los adultos en general y con los padres en especial.
Desde el campo de la sanidad se nos advierte que estas situaciones provocan
daño emocional: “Una de las situaciones más graves de maltrato y que
desgraciadamente a veces la sociedad no tiene en cuenta, es aquella en la que los
padres ceden absolutamente en todo lo que reclama y le permiten que haga lo que
quiera. A veces los padres traen a niños de tres o cuatro años a la consulta porque
son incapaces de controlarlos. Estas situaciones que no son lógicas responden al
sentimiento del niño omnipotente que decide todo lo que quiere y cuando lo quiere.
Aunque muchos padres se sienten maltratados por este comportamiento, el daño es
mayor para los hijos porque sus progenitores son incapaces de fijar un límite”
También desde el campo de la justicia se nos advierte del peligro de estas
situaciones.

Esto además les da una sensación de inseguridad que se refleja en mal


comportamiento, ya que el que lo tiene todo, sólo puede perder. Estas circunstancias
les hace además insolidarios con la mayor parte de la infancia del mundo que vive
dentro de un mundo lleno de miserias y necesidades básicas.
“QUIENES UN DÍA SOBREVIVIMOS A LA ESCASEZ, NO SÉ SI SOBREVIVIREMOS
A LA ABUNDANCIA”
Carmen Magallón

b) ¿Cómo influye el control de la información?


Los adultos (padres y maestros) tenían hasta ahora el monopolio de la
información. Hoy la información llega a los alumno/as sin apenas control.

En la actualidad nuestros hijos adquieren mucha información a través de los


medios de comunicación, información que el adulto no tiene la posibilidad de censurar
o filtrar, pero el significado de las cosas (el conocimiento), sólo se lo pueden dar los
demás. Nuestros alumnos/as están recibiendo mensajes a través de los medios de
comunicación con valores muy diferentes.
1
c) ¿Cómo influye el modelo de adulto?
Hoy todo el mundo quiere ser joven, ser adulto puede parecer aburrido e incluso
patético.
El papel del adulto, cae en picado, en muchas ocasiones, se presenta como un
ser inestable e inacabado, dirigido por la estética del fracaso. Y sobre todo, que huye
de la responsabilidad.

La paternidad es minusvalorada por la sociedad, quedando asociada a una


actividad molesta y que nos quita nuestro más preciado bien: el tiempo libre.

El adulto ha desaparecido (y no digamos la persona mayor) como modelo social,


y cuando no desaparece, en muchas ocasiones es ridiculizado.

El adulto ha cedido su sitio a los niños, pero no es lo mismo que el niño consiga con
su esfuerzo ponerse a la altura de los adultos a que sea el adulto el que le regale este
lugar de privilegio.
Los niños se quedan sin modelo de referencia, a la vez que desaparece la
infancia como lugar de inocencia.
El problema viene cuando nuestros hijos no tienen clara la diferencia entre: La
realidad y el juego, lo privado y lo público y lo permitido y lo prohibido.
Por otra parte el niño y el joven son adulados por los medios de comunicación,
porque son objeto de deseo comercial.
Todos estos elementos, hacen que el adulto cada vez tenga menos el papel de
adulto-conductor de la vida de los niños, mientras estos, cada vez están más
acostumbrados a decidir.
Y con esto, corremos el riesgo de convertirnos en adultos obedientes, de
niños/as acostumbrados a mandar.

d) El modelo familiar pasa por una época crítica.


Hay una crisis de desarrollo en la institución familiar. Una crisis de desarrollo,
sin duda, porque está buscando un equilibrio más justo que el que ofrecía el modelo
patriarcal. Pero esto no puede impedir que valoremos que la incorporación de la
mujer al sistema de trabajo y las nuevas necesidades sociales y laborales provocan
una nueva distribución del tiempo familiar que en muchas ocasiones crean
situaciones críticas en las vidas de las familias. Estas condiciones describen un
nuevo papel femenino y exigen un nuevo papel masculino que no termina de
generalizarse
. Por otra parte entran en la familia personas ajenas, que en ocasiones se
convierten en figuras de apego que sustituyen, en vez de complementar.
También el divorcio o las desavenencias en ocasiones hacen que la estructura
familiar se tambalee.
Los niños/as necesitan una estructura estable, la que sea, padre y madre, familia
monoparental, u otras fórmulas familiares; pero estable.

e) Hay aceleración en los cambios sociales.


Los adelantos tecnológicos cambian nuestra vida cotidiana, e influyen en muchas
cosas, y también en la relación con nuestros hijos. La aparición del móvil, de
internet; o el fenómeno de la botellona, han supuesto una revolución en la vida de
muchos chicos/as. Ante tanta incertidumbre, tenemos un papel difícil: Tenemos que
tomar decisiones constantemente: ¿Le compramos el móvil o no? ¿Lo dejamos
chatear? ¿A que hora debe volver a casa?
2
No podemos adelantarnos al futuro, pero sí debemos aprender a transitarlo.

f) La sociedad se mueve en unos parámetros que entran en


contradicción con los que propone una educación democrática.
En nuestra sociedad, el dinero es medida de casi todo, y para llegar a la riqueza
existen caminos que no siempre coinciden con el esfuerzo y el trabajo bien hecho. La
civilización occidental ha glorificado tanto las metas personales, que lleva en muchos
casos, a la quiebra las metas compartidas. Y no olvidemos que la educación es una
tarea colectiva.
Esto produce efectos tan negativos como que, mientras que hay chavales
problemáticos que son premiados por nada, ser buen estudiante no es un modelo
aceptado en los grupos de alumnos.
También debemos recordar que el individualismo de nuestro éxito, se convierte
en soledad en nuestro fracaso.
Educar no es solo hacer elecciones de aprendizaje, sino también elecciones
éticas, por lo tanto se hace necesario reflexionar sobre nuestra escala de valores a la
hora de educar.

g) La escolarización es obligatoria hasta los 16 años.


Escolarizar hasta los 16 años implica que nuestros hijos tienen un trabajo, que es
estudiar, y nosotros otro, que es hacer que estudien. Pero escolarizar al 100 % de la
población no es una tarea fácil. Esto produce tensión entre familia y escuela,
haciendo imprescindible su colaboración.

2.- ¿CÓMO ES NUESTRA ESCALA DE VALORES A LA HORA DE EDUCAR?

Educar no es solo hacer elecciones de aprendizaje, sino también


elecciones éticas. Vamos a hacer entonces, una revisión de algunos de los valores
que sin duda tendremos que utilizar para educar, tanto por parte de las familias como
por parte de las escuelas. En cada valor vamos a poner también aquellas situaciones
que presumiblemente se consideran como un valor, pero que en realidad se
convierten en un contravalor, es decir va en contra de aquello que dice defender.

a) IGUALDAD. ¿El adulto es igual al niño?

Todos los que formamos la comunidad educativa tenemos los mismos derechos
fundamentales pero distintas responsabilidades. Los niños y niñas tienen derechos,
pero no todos, y además debemos recordar que también tienen obligaciones.
También hay que constatar que no son seres oprimidos, pero que se pueden convertir
fácilmente en tiranos, confunden los privilegios con los derechos
Por tanto no podemos confundir igualdad con una relación de servidumbre.
Sin embargo,la relación vertical ( donde el adulto está por encima del niño/a), a
pesar de lo que pueda parecer, les da seguridad a nuestro alumnado, porque vivir
permanentemente en la desobediencia es muy inseguro.
El alumnado va a buscar una continuación en la escuela de la situación
privilegiada de sus casas. Y esto va a hacer difícil que acepten las reglas escolares

Contravalor: La No-Igualdad
A veces los niños confunden la igualdad con la impunidad, creando una relación
interesada con el adulto en la que los niños sólo se limitan a exigir, bien un poder que

3
no les corresponde o que los adultos hagan previamente lo que les corresponde a
ellos o no ser castigado por no ser el único que ha hecho una mala acción.

b) RESPONSABILIDAD. ¿Quién es responsable de lo que hacen los niños?


La familia se está inhibiendo de dar la primera socialización y está pasándosela a
la escuela o a otros profesionales.
El mal comportamiento de los alumnos y alumnas, no se da por una fatalidad ante la
que es imposible luchar, o porque ahora el alumnado sea peor, sino porque no se le
ha enseñado a comportarse en esas situaciones, es decir no se le ha enseñado
hábitos.

Contravalor: La No-Responsabilidad
A veces la responsabilidad se convierte en claudicación ante los hijos o los
alumnos porque las familias y el profesorado piensan que no pueden hacer nada por
mejorar el comportamiento de los niños.

c) AUTORIDAD. ¿Asumimos cómodamente el papel de autoridad?


Ejercer la autoridad es poner límites. Pero poner límites, no es imponer un
régimen dictatorial, sino establecer una Constitución, y para establecer una
constitución, necesitamos un periodo constituyente. Y la infancia, es un claro ejemplo
de esta necesidad.
En la constitución que planteamos como norma de convivencia a nuestro
alumnado, deben caber todos. Ellos, nosotros y los demás.
Las familias traspasan la responsabilidad a la escuela, pero, existe desconfianza
hacia la autoridad y eso debilita a la figura del profesorado
Contravalor: La No-Autoridad
A veces existen situaciones donde los adultos son incapaces de enfrentarse a los
niños y niñas. Son casos extremos de acomodación

d) PODER. ¿Tenemos que imponer las normas si los niños y niñas no


colaboran?
Hemos pasado de una situación de represión (exceso de poder) a una situación
de descontrol (falta de poder). Pero el poder, como la energía, ni se crea ni se
destruye, si no está en un lado está en otro. Si no lo tenemos los adultos lo tienen los
niños. La cuestión entonces es quién merece más confianza para tener esta
responsabilidad.
El poder ha hecho y hace mucho daño, pero no podemos prescindir de él y sobre
todo no podemos cederlo a nuestro alumnado.
Los elementos clásicos para ejercer el poder son: el miedo, la culpa y la
vergüenza. Pero, ¿en qué se convierte un niño que no tiene nada de miedo, nada de
culpa y nada de vergüenza?
La utilización del poder en educación siempre requiere de matizaciones para
encontrar el justo medio:
El exceso de miedo te lleva a ver a los demás siempre como un peligro y la ausencia
de miedo te convierte en un peligro para los demás.
El exceso de culpa te convierte en tu propio enemigo y la falta de culpa convierte a
los demás en tus victimas.
4
El exceso de vergüenza es ir con el freno de mano echado y la falta de vergüenza es
ir sin frenos.
No debemos confundir el tener una buena relación con los niños, con la amistad. La
amistad es una relación con vínculos voluntarios y por tanto, debe estar exenta de
poder
Por otra parte hay que recordar que el cariño y la firmeza son imprescindibles para
educar, por tanto no pueden ser incompatibles.

Contravalor: El No-Poder
Las familias y las escuelas, a veces, viven la educación de sus hijos como una
relación donde siempre hubiera colaboración, dejando las decisiones en sus manos y
adaptándose a ellas aunque no les guste.

e) OBEDIENCIA. ¿La obediencia es buena para el alumnado o sólo para el


profesorado?
Es un valor que no se trata con comodidad por su relación con el poder y la
autoridad. No la vemos como un beneficio para los niños y niñas. Sin embargo es un
valor muy importante, porque señala el camino hacia la voluntad.
Hay veces que los adultos creen que si el niño obedece a algo que no acepta, se le
puede crear un trauma. Pero a los niños y niñas hay veces que hay que enseñarles
que algunas cosas son innegociables.

Contravalor: La No-Obediencia
Se dan situaciones en las que los niños viven como si no hubiera normas, y hay
que recordárselas constantemente y con gran esfuerzo, porque la presencia del
adulto no significa el cumplimiento de la norma.

f) VOLUNTAD. ¿Debemos trabajar la voluntad o sólo la motivación?


La voluntad podríamos decir que es la obediencia a lo que pienso, no sólo a lo
que siento; e incluso en contra de lo que siento.
La motivación (dar motivos) no se debe confundir con la incentivación (dar
incentivos).
Motivar es enseñar que el esfuerzo merece la pena aunque parezca contradictorio.
Constantemente se le está dando al niño/a la información de que no tiene que
esforzarse para conseguir sus objetivos. Esto es directamente una estafa, ya que en
la vida hay un coeficiente de adversidad que no debemos evitar al niño/a, porque si
no le estaremos falseando la realidad.

Contravalor: La No-Voluntad.
Consiste en hacer las cosas sólo si las siento, o si me incentivan con algo.

g) AUTONOMÍA. ¿Se puede llegar a la autonomía sin haber pasado por la


heteronomía?
A la verdadera autonomía se llega a través de la heteronomía, es decir sólo
después de haber obedecido a los demás, podemos obedecernos a nosotros
mismos, sólo así podemos ser disciplinados.
La autonomía tiene siempre un elemento de responsabilidad. Por lo tanto, no se
puede confundir la autonomía con hacer lo que me dé la gana sin tener en cuenta a
los demás.
5
Hay veces que los adultos confunden situaciones de opresión, con situaciones
donde se les pide responsabilidades a los niños y niñas

Contravalor: La No-Autonomía
Se da cuando nuestro alumnado se comporta como autónomo en situaciones
complejas, pero no en situaciones sencillas.

h) LIBERTAD. ¿Es lo mismo libertad que omnipotencia?


La libertad no es una situación que se encuentra, es una situación que se logra.
La libertad no es un valor individual, es un valor colectivo. Para ser libre necesito
dar a los demás y que los demás me den. Este es el gran error del individualismo. De
ahí la confusión de libertad con omnipotencia.
Los adultos tenemos la obligación de ayudar al niño a que se libere de su
ignorancia para que pueda ser libre.
El concepto de libertad es a veces relativo, y existen situaciones que presuponemos
de libertad para los niños y niñas pero que en realidad no lo viven así y viceversa
Hay momentos para la libre expresión pero hay otros, en los que ésta no posible.

Contravalor: La No-Libertad
A veces la libertad se confunde con la omnipotencia, la espontaneidad, el
desahogo o la desvergüenza.

i) VERDAD. ¿Podemos basarnos en algo común o todo es relativo?


Para educar no podemos caer en el dogmatismo (creer que nuestra verdad es la
única), ni en el relativismo o nihilismo (no hay ninguna seguridad sobre la verdad).
La verdad es ante todo, firmeza y aquí se forjan dos valores fundamentales para
sostener nuestra escala de valores: la legitimidad y la coherencia.
La verdad puede ser un valor en transformación, lo cual no implica que sea un
valor inestable. Y es un valor en transformación porque lo debemos crear a partir de
lo colectivo, lo cual nos obliga a aceptar al otro, y por lo tanto a aceptar también
nuestros errores. Por lo tanto a aceptar el conflicto como parte de la vida. Esto nos
lleva a la comunicación con los demás, nos lleva al diálogo.
Contravalor: La No-Verdad
Es la preponderancia de la opinión y el rumor o el chisme, que no tienen que
confrontarse con la realidad.

J) DIGNIDAD. ¿Podemos elegir las metas de la educación del alumnado sin


compartir un proyecto común con los demás?
La dignidad es poseer todos los derechos humanos y reconocérselos a los demás.
También es por tanto anteponer el respeto de las reglas del juego a las ambiciones
personales.
La dignidad es la apuesta por un proyecto común, lo cual es un seguro de
convivencia. Al defender mi derecho individual, defiendo el de los demás y viceversa.
Esto significa vivir dentro de la fuerza de la ley. Lo contrario es vivir dentro de la ley
de la fuerza, es decir en la quiebra del proyecto común que tan sólo me ofrece
inseguridad. Enfrento mi privilegio a los privilegios de los demás. Sólo una posición
superior me lo permite.
Todos tenemos derecho a nuestros proyectos individuales pero este derecho, no
puede dar lugar a un modo individual de vivir, que impida el proyecto común.
6
Contravalor: La No-Dignidad
Se da cuando pido derechos para mí, que no respeto en los demás y cuando exijo
utilizar las reglas del juego sólo si es en mi provecho.

BIBLIOGRAFÍA

 Libros de José Antonio Marina

en Editorial Anagrama:

- “Elogio y refutación del ingenio”


- “Teoría de la inteligencia creadora”
- “Ética para náufragos”
- “El laberinto sentimental”
- “El misterio de la voluntad creadora”
- “La selva del lenguaje”
- “Diccionarios de los sentimientos”
- “La lucha por la dignidad”
- “La inteligencia fracasada”

en Editorial Movilización Social Educativa:

- “Aprender a vivir”

 Libros de Fernando Savater en Editorial Ariel:

- “Ética para Amador”


- “El valor de educar”
- “El valor de elegir”

 Otros libros:

- “Entre la tolerancia y la disciplina” de Martin Herbert en Editorial Paidós


- “Qué hay que enseñar a los hijos” de Victoria Camps en Ediciones de Bolsillo
- “El papel de los padres en el éxito escolar de los hijos” en Editorial Aguilar
- “Si la Naturaleza es la respuesta ¿Cuál era la pregunta?” en Editorial Tusquets
- “Mis pequeños monstruos” de Javier Mahillo en Editorial Espasa
- “El miedo a la libertad” de Erich Fromm en Editorial Paidós
- “La condición Humana actual” de Erich Fromm en Editorial Paidós
- “Humana conditio” de Norbert Elias en Ediciones Península
- “Cómo mejorar nuestra comunicación” de Juan M. Sánchez-Rivera en Fondo de
Cultura Popular
- “Violencia y ternura” de Juan Rof Carballo en Editorial Espasa
- “Aprendizaje y desarrollo intelectual” de Montserrat Moreno y Genoveva Sastre en
Editorial Gedisa
- “Introducción a Piaget” de P.G. Richmond en Editorial Fundamentos
- “El juego de los niños, estudios sobre la génesis de la infancia” de D.
Elschenbroich en Editorial Zero Zyx
- “Las sociedades tribales” de Marshall D. Sahlins en Editorial Labor
7
- “La interpretación de las culturas” de Clifford Geertz en Editorial Gedisa
- “Rebelarse vende. El negocio de la contracultura” de Joseph Heath y Andrew
Potter en Editorial Taurus

Francisco Barea Durán


Director del C.E.I.P. Francisco Giner de los Ríos
Mairena del Aljarafe

Página Web del C.E.I.P. Francisco Giner de los Ríos


http://www.ceipginerdelosrios.com/

Blog de Escuela de Familia del Proyecto de Escuela, Espacio de Paz del C.E.I.P.
Francisco Giner de los Ríos y del C.E.i.P. Los Rosales de Mairena del Aljarafe
http://escueladefamiliaginerlosrosales.blogspot.com/

Blog para comunidades educativas de ¿Por qué es tan difícil educar hoy?
http://pqetdeh.blogspot.com/

Похожие интересы