Вы находитесь на странице: 1из 3

La woman del Callao cumple 30 añ os

Este añ o se cumplen tres décadas de su grabació n por Juan Luis Guerra, lo que lo
convirtió en el calipso de mayor proyecció n de la historia.

Milagros Socorro

En 1989, Juan Luis Guerra y su banda 4.40 grabaron el disco “Ojalá que llueva café”,
que de inmediato se convirtió en un éxito y le ganó el reconocimiento internacional a
este grupo de mú sicos dominicanos y muy especialmente a su líder, el talentoso
Guerra Seijas (Santo Domingo, 1957), uno de los compositores má s prolíficos de la
hispanidad.
Un añ o antes, mientras grababan el legandario á lbum, la agrupació n cambió de
cantantes varias veces, hasta que decidieron que Juan Luis Guerra fuera su figura
principal. Era una alineació n milagrosa que tenían delante y no habían visto hasta que
por cansancio la establecieron. Ese disco, que les cambió la vida, tuvo tres hits, la
canció n que le da título (Ojalá que llueva café), Visa para un sueñ o y Woman del
Callao, la ú nica que no había sido escrita por Guerra, sino por el venezolano Julio
Delgado Prieto. Má s aú n, esa es una de las poquísimas piezas ajenas cantadas por el
titá n de Quisqueya, quien, en cambio, sí ha compuesto varias para otros intérpretes.
Ya Woman del Callao había sido grabada y popularizada, en 1976, por Un solo
pueblo, que también cautivó al pú blico con ese tema. Pero fue Juan Luis Guerra quien
le dio acento de merengue y dimensió n planetaria; y de paso, le agregó versos,
estrofas completas, que no estaban en la versió n original. Por ejemplo, el parlamento
que da inicio a la de 4.40, es aporte dominicano: “Oh woman, loving you is like feeling
the pleasure in my blood”.
A lomos de 4.40, Woman del Callao recorrió el mundo. Y, aunque Guerra también
añ adió una línea que dice: "A Venezuela le canto su Woman del Callao", muchos se han
preguntado qué es ese Callao y no ha faltado quien crea que es el puerto peruano de
ese nombre. Pero no. Es la població n venezolana de El Callao, en el estado Bolívar,
cuna del calipso, género en que fue concebida la pegajosa tonada.
Consultado para esta nota, el compositor Julio Delgado deja establecida la letra
exacta que él escribió . Y es esta:
Tiene mucho hot
tiene mucho tempo
y tiene mucho down
woman del Callao.
It’s a custom to love the men that go to El Callao
All the women have the calypso into the blood
When you go, you will like to living dancing in this paradise.
[Es costumbre amar a los hombres que van a El Callao
Todas las mujeres llevan el calipso en la sangre
Cuando vayas, te encantará vivir bailando en ese paraíso].
Everytime aaah, aaah.
El propio Julio Delgado la cantó con Un solo pueblo
https://www.youtube.com/watch?v=fqmqyih7-w0. “Debo reconocer”, dice, “que
cometí algunos errores en inglés. Por ejemplo, canté ‘It’s a custom to love the man…’,
es decir, en singular, cuando he debido decir ‘the men’, en plural. Y lo mismo, con
women y woman. Dije ‘All the woman’, cuando debía decir ‘All the women’. Pero, en
fin, eso fue lo que yo escribí. Juan Luis Guerra la escuchó con Un solo pueblo y parece
que estaba haciéndole un arreglo para que la cantara un amigo, y lo hizo tan sabroso
que sus compañ eros de 4.40 le dijeron que por qué no la grababa él”.
–Explíquenos el léxico del coro.
–Tiene mucho hot. La palabra hot en inglés significa caliente, pero también tiene
otras acepciones, incluso alguna de connotació n sexual. Puede significar, por ejemplo,
que ella es like pepper [como pimienta], que tiene mucho cará cter, que es muy fuerte.
Las madamas del Callao son mujeres amazonas, las que mandan en las comparsas y en
sus casas. Nada que ver con liviandad. Al contrario, son bravas, estrictas. Esa palabra
ahí, en el coro, no tiene nada que ver sexo. Sería impensable, al hablar de las madamas
del Callao.
–Tiene mucho tempo.
–El tempo alude a un concepto de la escala musical: la cantidad de golpes por
minuto. La frecuencia conque se percute en el tambor. En las comparsas del Callao, el
cuerpo va acompañ ando ese golpe. Es el ritmo. Es una mujer que tiene ritmo para
bailar, para caminar, para vivir.
–Y tiene mucho down.
–Es un popularismo completamente creado por mí. Tener down significa tener
swing, gracia, salero, sabor. Es una actitud. Una gracia de Dios. La madama que baila
muy bien el calipso tiene mucho down, lo mismo que la que cocina bien.
Julio Delgado vive en Ciudad Bolívar. Nació en 1961, en la ciudad de La Plata,
capital de la provincia de Buenos Artes. Su padre, Julio Delgado Mannoni, “un moreno
de El Callao”, se fue a Argentina a estudiar Ingeniería Civil y luego completó Ingeniería
Hidrá ulica, en la Universidad de la Plata. Allí a conoció a una joven “muy alegre”, al
decir del hijo, “muy apegada a las tradiciones culturales argentinas”. La pareja tendría
diez hijos. Los primeros cuatro nacieron en el país austral. Julio es el menor de esa
camada. La familia se estableció en Ciudad Bolívar cuando él tenía un añ o.
–Mi madre -dice el compositor- extrañ aba mucho su país. Solía oír tangos y
milongas. Los fines de semana se tomaba un vinito y ponía su mú sica. Ella me traducía
la jerga argentina. La vena musical me viene de mi madre argentina, mucho má s que
del Callao.
Pero a esa població n se iría Delgado cuando era un niñ o. Su padre, de
temperamento autoritario, los llevó , a él y a una de sus hermanas, a vivir con el abuelo
en El Callao. “Y allí nos quedamos hasta casi terminado el bachillerato, que fui a
concluir en Ciudad Bolívar. Y luego estudié Ingeniería de Minas en la UDO”.
Cuando era estudiante universitario, Julio Delgado tenía un grupo musical que se
llamaba V.H. Calipso (las dos letras son las iniciales de Vista Hermosa, la zona donde
vivía). Es por esa época cuando compone Women del Callao, que fue el ú ltimo de un
terceto de calipsos, que empezó con Diablo y Angela and Rosa. Ese grupo fue el
primero en interpretar Woman del Callao. Julio Delgado era su compositor de planta.
Fue así como lo oyeron los de Un solo pueblo y lo demá s es historia. Sí, la Woman del
Callao se quita la edad, tiene bastante má s de 30, que son los que está cumpliendo este
añ o de haber sido grabada por 4.40.
–¿Usted es bilingüe?
–Digamos que sí. Hablo españ ol, un poco de inglés y un poco de patois. Pero escribo
en inglés porque cantar calipso en castellano es como cantar joropo en inglés.
Julio Delgado nunca ha trabajado como ingeniero de minas, en parte porque entre
la culminació n de las materias y la graduació n pasaron dos décadas. “Yo terminé la
parte académica y incluso hice la pasantía en una mina subterrá nea en El Callao, pero
entonces murió mi padre, que era terriblemente estricto, y yo abandoné la tesis en la
pá gina nú mero 50. No me gradué. Añ os después, me encontré en la calle con la
decana, la profesora María Coromoto Casado y ella me hizo reintegrar. Hice la tesis en
una cantera de piedra picada en la carretera hacia Puerto Ordaz. Y me gradué”.
–¿Quiénes son las madamas?
–Son las señ oras oscuras. Grandes damas. Las esposas de las hombres que vinieron
a trabajar en las minas. Provenientes del Caribe angló fono y francó fono, tenían
características psicoló gicas particulares. Para empezar, eran matriarcales. Eran las
que preparaban las fiestas populares, en las que imponían sus criterios. Cocinaban
muy bien, una gastronomía particular, con curry. Eran mujeres que imponían respeto:
grandes educadoras, muy serias. Isidora estaba una vez en una comparsa en Ciudad
Bolívar, y un tipo fue a sujetarla por la cintura con gestos lascivos. Ella detuvo el baile
y lo puso en su lugar. Lo insultó . El tipo terminó pidiendo perdó n entre lá grimas.
–¿Woman del Callao le ha reportado ganancias?
–Sí, como no. Cuando el bolívar tenía valor, obtuve buenas ganancias. Cuando se
devaluó hasta desaparecer, me retiré de SACVEN y me inscribí en la SGAE (Sociedad
General de Autores y Editores) en Españ a. Y con eso he vuelto a ganar algo.
Actualmente no es mucho, pero sí he redituado algo. Claro que yo he derrochado
mucho dinero…
–¿Ha tenido alguna relación con Juan Luis Guerra.
–No. A maestro Juan Luis Gierra solo lo he visto una vez. Hace casi treinta añ os. En
el estadio Heres, en Ciudad Bolívar. Me hicieron subir al escenario porque él iba a
cantar Woman del Callao. La cantamos juntos y luego nos abrazamos. Nunca má s lo vi.