Вы находитесь на странице: 1из 6

Introducción

En el siguiente desarrollo realizado tomando como auxiliar la historia de los derechos


de propiedad establecidos por en el imperio romano, os proponemos establecer las
definiciones, conceptos, elementos y características que se establecía en el derecho
romano de la época, esto nos dará un material didáctico con el fin de dar una
orientación a las semejanzas y contradicciones de las jurisprudencia de los derechos
de propiedad de la época con la realidad actual de la normativas jurídicas actuales.

Así mismo tendremos la oportunidad de documentarnos sobre todo lo concerniente a la


propiedad. Partiendo de los derechos civiles y la organización inmobiliaria de la época.

La objetividad final de este trabajo es brindar la oportunidad de crear un documento


que permita realizar la comparación del derecho real dominicano de la época y así
seguir creando elementos que apoyen al desarrollo didáctico social.
Capitulo I

Elementos y características del derecho de propiedad

La Propiedad:

El término del vocablo latino propietas, derivado, a su vez, de proprium, o sea, “lo que
concierne a una persona o es propia de ella, locución que viene de la raíz prope, que
significa cerca, con lo que quiere anotar una unión no física sino moral de las cosas o la
persona”.

El derecho de propiedad:

La definición de derecho de propiedad no tiene una definición concreta hechas por los
jurisconsultos, pues la propiedad es el derecho mas completo que pueda tener una
cosa, esto llevo a los jurisconsultos a dedicarse mas al estudio de los beneficios que
brindan la propiedad.

Tomando como base lo que describieron autores antiguos, sobre los beneficios de la
propiedad, estos podrían ser resumidos por:

a) El uso (Jus Utendi o usus ) : facultad que permite el aprovechamiento y el obtener


las ventaja que pueda rendir aparte de sus frutos
b) El fruto (Jus fuendi o frutus): derecho que reconoce todos los productos.
c) El Abuso (El Abusus o Jus abiutendi): es el poder de consumir las cosas por
extensión de disponer de ella de una manera definitiva.

Tomando en cuenta estos tres elementos el propietario tenía todo el poder sobre la
cosa, aunque las leyes podían imponer ciertas restricciones. De igual manera el
propietario podía conceder a otra persona alguna ventaja de la que goza.

Estas restricciones que las leyes podrían imponer podemos citar algunos ejemplos:
1. La ley de las XII tablas prohibía al propietario aprovechar su terreno ya sea para
cultivar o construir hasta la línea divisoria de los terrenos vecinos teniendo este
la obligación de dejar un espacio libre entre ambos terrenos equivalente a dos
pies y medio, teniendo este como resultado una separación de cinco pies
( confinium) al igual que las casas. No podía adquirirse por usucapión.
2. El propietario de un terreno tenía prohibido hacer ningún tipo de trabajo que
pudiese afectar el curso de las aguas de lluvia que puedan afectar los terrenos
aledaños. La ley de la tabla protegida al afectado.
3. El ciudadano romano no reconocida que un propietario fuera despojado de su
casa o terreno para que fueran puesto a disposición de utilidad pública, salvo
algunos casos en los cuales los mismo fueran utilizados para resolver una
situación del bien común de la ciudadanía (reparación de acueducto,
restablecimiento de una vía publica)

En otro orden el propietario con su condición de derecho absoluto de la


propiedad puede cederle a otro individuo partes de las ventajas de la que goza,
dándole derechos reales sobre las propiedades de otros. Estos derechos reales
jura in re aliena reciben el nombre de servidumbre, lo mismo puede abarcar la
totalidad o parte del jus abutendi y del jus fruendi. El Jus abutendi queda
siempre como derecho exclusivo del propietario
Un terreno puede ser propiedad de dos o mas personas con los mismos
derechos, esta propiedad caería en estado de indivisión o estado de comunidad
y los legatarios reciben el nombre de copropietario.
Mientra la propiedad cuente con dos o mas copropietario ninguno puede tomar
una decisión sobre la misma sin el consentimiento de los demás, lo
recomendable en este caso es que la propiedad sea dividida en partes iguales
entre la cantidad de copropietarios, cada porción quede con un solo dueño con
poder absoluto.
Capitulo II

La organización de la Propiedad Romana

Roma desde sus inicios sigue reglas estrictas sobre como organizar la propiedad
ejecutadas por el derecho civil, los mismos solo adminten una sola clase de propiedad,
el dominium ex cure quirintiun la misma reconoce solo una condición o se es
propietario o no lo es.

Durante una época la cual no se puede precisar la propiedad operaba bajo una especie
de división. La propiedad de los res mancipi tenía prohibido transferirse a menos que
no fuera a través del derecho civil como por ejemplo la mancipación la in cure cessio y
no a través de la tradición. Siendo así que si un propietario hacia una transferencia que
no fuera a través del derecho civil esta no tenia validez y esta continuaba con dominiun
ex jure quirintiun

Para la persona que le fue hecha la transferencia via el derecho civil debe esparar el
tiempo determinado para consumar la adquisición por usucapión, el mismo es un año
para mobiliario y dos años para inmuebles, mientra pasa este periodo el mismo es
protegido por la ley ya que los vienes fueron tranferidos por voluntad del propietario, in
bonis, y el derecho natural es del propietario.

El bonitario contaba con algunas ventajas tomando en cuenta que se ajudico el bien
por la usucapión el dominiun ex utroque jure, esta ventaja era las siguientes

1. Si el propietario quiritario quisiera ejerce contra el bonitario la rey bindicatio, el


pretor le concede para poder rechazarla una excepción basada en su título de
adquisición.
2. Si el bien ha sido arebatado al propietario bonitario el pretor le consede una
acción in rem especial, la acción publiciana.
3. El propietario bonitario puede beneficiarse de todos los frutos de las
adquisiciones in boni.

Durante el mandato de Justiniano fueron despareciendo las razones que motivaros los
desdoblamientos de la propiedad, así que limitándose a las citadas distinciones de la
res mancipi y nec mancipi desaparece: la sucesión pretoriana se une con la sucesión
civil y la bonorum venditiun se mantuvo suprimida durante mucho tiempo.

El mudu jus quirintiu desaparece de hecho llegando a perfilarce como un enigma


juridicamen te hablando. Desde ese momento el propietario bonitario le pertenecia la
propiedad completa quedando así Pleniesimus et legitimus dominus.

Estas normativas en sus diferentes aplicaciones se dirigían a la protección de los


derechos de la propiedad que garantizaban el control y buen uso de las mismas.
Conclusión

Las documentaciones de las legislaciones romana, que se plantearon en este trabajo


permitirán que el lector tenga una idea sobre el modo de reglamentar las formas que
usaban los romanos en la conformación de los pueblos dando paso a la situación de
como se administraban los derechos de propiedad.

Al mismo tiempo se podrá observar el cambio generado en la sociedad y las ventajas


que ha dejado desarrollar en cada una de sus normas,