Вы находитесь на странице: 1из 7

2.

1 A Embalses Subvolcánicos

Los magmas de Vew entran en erupción en la superficie sin recoger primero en un poco profundo
embalse. Aunque la evidencia de estas cámaras de almacenamiento bajo volcanes activos es en
gran parte indirecta, algunas de sus características pueden de mediciones geofísicas y estudios de
profundamente volcanes erosionados. Debido a que las velocidades de las ondas sísmicas que
pasan a través de Las rocas fundidas son mensurablemente más lentas que las que pasan por la
corteza norwal, es posible detectar la presencia de cuerpos de magma por medir el retraso de las
ondas siguiendo diferentes caminos a través de la corteza debajo de un volcán (Fig. 2. Angeles).
Esta técnica, conocida como tomografía sísmica, se ha utilizado para definir el tamaño y la
ubicación de los embalses magmáticos bajo centros volcánicos excepcionalmente grandes, tales
como Yellowstone y Long Valley, California, pero ha tenido un éxito limitado En la detección de
magma bajo volcanes más pequeños. Solo los cuerpos con dimensiones sustancialmente mayores
que la longitud de onda de los terremotos tectónicos (aproximadamente 1 km o más) pueden
detectarse de esta manera. Otra técnica sísmica (Fig. 2.1 b) se ha utilizado para superar
esta limitación. Debido a que la resistencia al corte de las rocas es muy sensible a temperatura,
pequeñas tensiones en rocas calientes son aliviadas por la deformación gradual bastante que por
fracaso frágil repentino, por esta razón, no puede ser una deficiencia de pequeños terremotos en
partes de la corteza con temperaturas anormales, incluso donde sólo pequeñas cantidades de
magma son presente. Con una serie de sismómetros sensibles, se puede compilar un registro de
terremotos para mostrar la distribución de choques de un determinado

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

magnitud. Por ejemplo, una deficiencia relativa de terremotos con un magnitud inferior a 1.0 se ha
utilizado con éxito para definir la profundidad y el tamaño de pequeños cuerpos de magma debajo
de volcanes compuestos, tales como Mt. Santa Helena. Las temperaturas elevadas también
afectan la conductividad eléctrica de rocas. La conductividad aumenta rápidamente a
temperaturas cercanas el rango de fusión. Al inducir una fuerte corriente entre dos electrodos y
medir la resistividad de la corteza, uno puede haber mal anomalías a profundidades de varios
kilómetros, Esta técnica tiene se ha utilizado con éxito para explorar los recursos geotérmicos, un
similar técnica utiliza los efectos de las "tormentas" magnéticas para detectar anómalas
zonas dentro de la corteza. Estas técnicas magnetotelúricas han revelado cuerpos de magma
debajo de algunos de los volcanes de la Cordillera de las Cascadas. Se pueden detectar intrusiones
poco profundas de magma a partir de la hinchazón que producen en la superficie. El mejor
ejemplo es probablemente el gran volcán Kilauea en la isla de Hawai, donde se observa que toda
la región de la cumbre se eleva cuando el nuevo magma infla el edificio y luego a disminuir de
nuevo después de una descarga de lava, generalmente en los flancos. Usando la forma geométrica
de la hinchazón, uno puede estimar el tamaño y la profundidad de la intrusión.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Uno podría pensar que la erosión profunda revelaría las cámaras de magma que alimentaban
volcanes antiguos, pero la evidencia de este tipo es difícil de interpretar porque la erosión a tales
niveles normalmente elimina todo el volcán suprayacente y hace que sea difícil relacionar las rocas
intrusivas con la estructura de un volcán que hace tiempo que desapareció. Es particularmente
difícil determinar si estas intrusiones alimentan erupciones superficiales. Por ejemplo, se pueden
ver intrusiones moderadamente grandes de grano grueso en los núcleos de algunos de los
volcanes terciarios de la Cascada Rango, pero rara vez es posible vincularlos directamente a las
erupciones superficiales, Es posible que simplemente han entrometido la base del volcán después
de la mayor actividad eruptiva había llegado a su fin. Los plutones subvolcánicos difieren
ampliamente en tamaño y forma según el ajuste estructural en el que se introdujeron. Algunas son
lentes anchas y planas (Fig. 2. 2a y b); otras son poblaciones de lados empinados que se han
detenido hacia arriba a través de la corteza (Fig. 2.2c). Sus formas y tamaños dependen
principalmente del estado de estrés y las propiedades físicas de las rocas de la corteza que
invaden. En entornos extensionales donde el menor estrés principal es horizontal, el magma
puede forzar a un lado sus paredes y formar diques. Si el menor estrés es vertical, el magma
levanta su techo y se entromete como un alféizar. Cuando las tensiones horizontales y verticales
son aproximadamente iguales, puede elevarse como un cuerpo similar a una tubería o a lo largo
de diques anulares que rodean un bloque de subida central (Fig. 2.3). Los reservorios de magma
bajo grandes volcanes activos, como Kilauea, parecen ser enjambres de diques y alféizares
mantenidos por inyecciones periódicas de magma provenientes del manto. Cuando las erupciones
drenan parte del volumen, la pérdida se equilibra con una afluencia de nuevo magma "primitivo".
Bajo tales condiciones, la composición y las propiedades físicas del magma pueden permanecer
más o menos largos períodos de actividad constantes. A medida que la afluencia de nuevo magma
disminuye, sin embargo, las erupciones están separadas por intervalos más largos de reposo
durante el cual el magma tiene tiempo para cristalizar y evolucionar composicionalmente. Los
productos eruptivos entonces adquieren una gama más amplia de propiedades químicas y físicas.
Pocos magmas descargados después de largos períodos de reposo retienen composiciones
primitivas del manto. Muy a menudo, el primer magma que aparece en una erupción es más
evolucionado y rico en gas, mientras que el último en emerger tiende a ser más básico y rico en
cristales. Las variaciones de este tipo resultan de procesos lentos que acompañan el enfriamiento
prolongado de grandes intrusiones, A medida que el magma se enfría, los minerales sucesivos
comienzan a cristalizar, y esto a su vez afecta la composición y las propiedades físicas del líquido
restante. Debido a que el comportamiento de los volcanes está tan estrechamente vinculado a
estas diferencias de composición, es importante comprender los procesos por los cuales
evolucionan los magmas.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
:

2.2 A Algunos principios básicos de la diferenciación magmática


La mayor parte de la diversidad de composición de rocas ígneas se puede explicar
en términos de uno o más de cuatro procesos básicos: fusión parcial, asimilación, mezcla y
fraccionamiento de cristales, Como se explica en el Capítulo 1, el primero de ellos opera donde se
genera magma en el manto. El segundo tiene lugar durante su ascenso a través del manto y la
corteza, y los dos últimos prevalecen mientras que el magma reside en un depósito suitolcánico.
Como vimos en el primer capítulo, algunas de las variaciones de composición de los magmas
reflejan las condiciones bajo las cuales se generan, particularmente el grado y las profundidades
de fusión en el manto. Las variaciones resultantes consisten principalmente en pequeñas
diferencias en concentraciones de álcalis, magnesio y ciertos oligoelementos.
2.3 Una Asimilación
Las composiciones también pueden ser alteradas por la asimilación de las rocas del
manto y corteza a través de la cual se levantan los magmas. El signo más común
de contaminación son cristales exóticos, conocidos como xenocristales, que no están en
equilibrio entre sí o con el líquido en el que residen. Los ensamblajes incompatibles, como el
cuarzo y el olivino forsterítico, se pueden encontrar juntos en basaltos que han sido contaminados
por granitos, areniscas u otros tipos de rocas cristalinas con cuarzo. A medida que se digiere este
material extraño, aporta componentes distintivos al magma. Ciertos elementos litófilos, como el
potasio y el uranio, o los isótopos radiogénicos de estroncio o plomo, que tienen mayores
concentraciones en la corteza continental que en los derretimientos derivados del manto,
proporcionan una forma de detectar incluso pequeñas cantidades de contaminación con la corteza
material.
2.4 Una Mezcla y Mezcla de Magmas
Otra forma de asimilación se produce cuando dos magmas de diferentes orígenes se combinan
para producir una composición híbrida. A menudo se hace una distinción entre "mezcla" y
"mezcla" de magmas, con el primero término que se aplica a un proceso en el que el producto
final se homogeneiza y el segundo a uno en el que los dos componentes todavía son distinguibles,
En el caso de la mezcla, las identidades de los componentes son fácilmente reconocidas, pero la
mezcla produce un La mezcla de dos magmas primarios se propuso por primera vez como una
explicación para las variaciones de composición de rocas ígneas por R. W, von.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Honen, quien, en 1851, notó la bimodalidad de las lavas de Islandia. basalts y riolitas constituyen
85 y 12%, respectivamente, del gusano total, y las rocas intermedias solo alrededor del 3%. Von
Bunsen propuso que estos últimos fueran el resultado de mezclar dos magmas primarios, uno
basáltico y el otro riolítico. Desde entonces, se han encontrado relaciones similares en muchas
partes del mundo. Uno de los ejemplos más extremos es el complejo volcánico de Medicine Lake,
California, donde un magma basáltico primario con 48.8% SiO, se ha mezclado con una riolita con
73.2% HOW, para producir una amplia gama de productos intermedios. Los dos componentes de
las mezclas pueden no ser necesariamente magmas primarios derivados independientemente; en
muchos casos, si no en la mayoría. están genéticamente relacionados, ya sea a través de la
diferenciación o la asimilación. Un resh, magma primitivo puede entrar en un depósito de magma
y mezclarse con un magma más viejo que ha evolucionado a partir de un padre similar durante un
largo perid de reposo. El resultado es un magma de composición intermedia.
2,5 Una fraccionamiento de cristal
Hy ahora, el proceso más importante que afecta a las composiciones de fraccionamiento de cristal
de magmas. Aunque puede implicar una variedad de mecanismos físicos, la mayoría de las
diferencias de composición observadas en los productos eruptivos de los volcanes pueden
atribuirse a los cambios que resultan a medida que los magmas cristalizan lentamente en routo la
superficie o en un reservorio subvolcánico.
Dos erupciones del volcán Hawaian Kilauea, una en 1959 y la esther en 1965, brindaron la
oportunidad de observar directamente la violación compositiva del magma. En ambos casos, la
lava basáltica fluyó hacia un cráter de pozo donde estanqueó a profundidades tan grandes como
100 m y se enfrió y cristalizó. Las tasas de solidificación, aunque son rápidas en comparación con
las de las rocas plutónicas, fueron lo suficientemente lentas como para permitir a los geólogos
perforar la corteza y seguir la solidificación de la lava a medida que su temperatura disminuyó
lentamente. La cristalización de estos basaltos ilustra las propiedades de los magmas naturales y
cómo se diferencian de la mayoría de los otros (Fig.2.4). La cristalización no ocurrió a una sola
temperatura, como lo hace el hielo cuando se congela a 0 ° C. En cambio, se extendió a través de
al menos 200 ° C de enfriamiento como una sucesión de minerales nucleados y creció con la caída
de las temperaturas. Augite comenzó a cristalizar entre 1180 y 1160 ° C, luego la plagioclasa
apareció a alrededor de 1160 ° C, y el óxido de hierro a 1065 ° C. Como estos minerales
cristalizaron, el líquido cambió la composición-primero hocoming más rico en hierro hasta
minerales de óxido de hierro aparecieron, luego se hizo más pobre en hierro pero más rico en
sílice,

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
El producto final de este proceso difería marcadamente en la composición
de la lava inicial. En contraste con la composición basáltica original
con aproximadamente 50% de SiO, el último líquido en cristalizar contenía más del 75% de SiO, y
tenía una composición cercana a la de riolita. Si la fracción líquida se hubiera separado en
cualquier etapa intermedia, podría haber formado una roca con una composición muy diferente a
la de la lava original. Los magmas cristalizan en amplios rangos de temperatura porque la
composición del líquido cambia constantemente a medida que avanza la cristalización. El cambio
se produce porque las composiciones de los minerales en crecimiento difieren de las del líquido
del que se forman. Nota en la Fig. 2.5 que la cristalización comienza a una temperatura que es una
función de
composición (así como la presión y otras condiciones termodinámicas) y que la composición del
sólido precipitado a cualquier temperatura difiere de la del líquido. El dominio entre el comienzo
de la cristalización (o liquidus) y la solidificación completa en el solidus es aquel en el que el
magma consiste tanto en líquido como en cristales. Casi todos los magmas entran en erupción a
temperaturas en o ligeramente por debajo de su liquidus. La mayoría contiene cristales visibles y
bien formados, conocidos como los nocrysts, que nuclearon y crecieron lentamente a
profundidades moderadas, probablemente mientras el magma se elevaba a través de rocas más
frías o residía en un nivel intermedio a pocos kilómetros por debajo de la superficie. Estos
fenocristales, algunos de los cuales alcanzan 2 o 3 cm, son más grandes que los pequeños
microlitos de la matriz que cristalizan durante una etapa posterior de enfriamiento y cristalización
más rápidos después de que el magma ha alcanzado la superficie. Parte del líquido restante se
apaga en un vaso que, junto con los microlitos, forma la masa de tierra de la roca.
A medida que los cristales crecen y extraen sus elementos esenciales del líquido, estos
componentes se empobrecen cada vez más en el magma restante. Como resultado, la
composición diverge cada vez más de la del magma original. Mientras que los elementos incluidos
que entran en grandes cantidades en los minerales cristalizantes se agotan, los elementos
excluidos que son rechazados por los cristales en crecimiento se enriquecen residualmente a
medida que se concentran en un volumen decreciente de líquido. Este principio básico rige la
mayor parte de la evolución compositiva o la diferenciación de los magmas.
Por lo tanto, dos factores rigen las composiciones de megmas diferenciados. El orden de aparición
y las composiciones de los minerales cristalizantes determinan la tendencia de las composiciones,
mientras que la cantidad de fraccionamiento de cristal determina el grado de diferenciación. La
composición inicial del basalto primario y las condiciones bajo las cuales se cristaliza definen la
tendencia química, pero la eficiencia de los procesos físicos de diferenciación determina hasta qué
punto la composición evolucionará por su
línea líquida de descenso. Dependiendo de la composición inicial del magma primario y la
naturaleza y proporciones deminerales que cristaliza, el curso de las composiciones cambiantes
difiere de un tipo de magma a
;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;

2.6 A Propiedades físicas


Una consecuencia importante de la diferenciación magmática es su efecto
en propiedades físicas, tales como densidad y viscosidad. Densidad

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.

de un magma (Figs. 2.6 y 2. 7) puede disminuir o aumentar con la diferenciación, dependiendo de


las composiciones del líquido y de los minerales cristalizantes (ver Fig. 2.6). La mayoría de los
diferenciadores extremos son menos densos que los magmas primitivos de los que han
evolucionado. Los derretimientos hyolitic, por ejemplo, tienen una densidad de apenas 2,4 g/cm',
mientras que el valor correspondiente para los basaltos es por lo menos 2,7 g/cm1. Esta diferencia
es el resultado de la eliminación de componentes pesados, como Fe y T, en minerales de olivino,
piroxeno y óxido. Los componentes volátiles disueltos, que se concentran cada vez más en el
volumen decreciente de líquido restante, pueden alcanzar el punto de saturación y comenzar a
formar burbujas. Cuando esto sucede, el magma se expande y su densidad disminuye
abruptamente. En casos extremos, como la piedra pómez riolítica, incluso puede volverse más
liviana que el agua. Dependiendo de su composición, temperatura y contenido de cristales, los
magmas pueden tener un enorme rango de viscosidades (Fig. 2.7a). En general, la viscosidad
aumenta con la disminución de la temperatura y el aumento del contenido de sílice, pero se
reduce con otros componentes, como álcalis y volátiles disueltos, particularmente agua, cloro y
flúor. Por lo tanto, los derretimientos riolíticos son normalmente más viscosos que los basaltos,
principalmente porque son más ricos en sílice y sus temperaturas son muy bajas
inferior; pero si contienen grandes cantidades de volátiles disueltos y son relativamente ricos en
álcalis, pueden ser casi tan fluidos como basaltos.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

La presencia de cristales tiene un efecto añadido. El término viscosidad efectiva, se utiliza para un
magma con sólidos suspendidos o burbujas de
gas. Su valor se puede estimar a partir de la ecuación:
donde n, es la viscosidad de la fracción líquida sola, y es la fracción volumétrica de sólidos. El
término exponencial muestra que aunque no hay una transición brusca entre la roca sólida y el
líquido, la viscosidad efectiva aumenta a un ritmo de aceleración a medida que avanza la
cristalización, especialmente después de que los sólidos son tan numerosos que están en contacto
entre sí y dificultan el flujo. Más allá de este punto, conocido como la fracción de fusión crítica, la
viscosidad aumenta precipitadamente. Muy pocos magmas llegan a la superficie con menos de
esta fracción de fusión crítica, y los que lo hacen son tan viscosos que forman cúpulas en bloques
que apenas pueden fluir, incluso en pendientes pronunciadas.
2.7 A Mecanismos de fraccionamiento de cristales Como hemos visto, la cristalización puede
producir diferencias de composición significativas solo bajo condiciones que permitan que los
cristales sean separados o fraccionados mecánicamente del líquido. Esto normalmente se logra
mediante alguna forma de segregación de densidad. Por ejemplo, los minerales ferromagnesianos
que tienen una densidad de 2.9 o más pueden asentarse fuera de un líquido con una densidad
típica de 2.7, mientras que la plagioclasa con una densidad de 2.6 puede flotar. Muchas lavas
contienen cristales grandes que se cree que han sido concentrados por un proceso gravitacional
de este tipo. Por ejemplo, ciertas rocas volcánicas básicas, como las picritas, son muy ricas en
fenocristales de olivino, y las ankaramitas contienen grandes cantidades de cristales de olivino y
piroxeno rico en calcio. Las proporciones de olivino o piroxeno en estas rocas son mucho mayores
que las cantidades que podrían precipitarse de un líquido basáltico normal; los líquidos deben
adquirir cristales de alguna otra fuente. Muchas de las inclusiones de lluvia gruesa en lavas
probablemente resultan de cristales acumulados de esta manera. La segregación gravitacional no
es el único mecanismo de fraccionarión. Las composiciones de magmas también pueden
evolucionar cuando el magma en movimiento fluye sobre cristales estáticos que crecen en las
paredes de una cámara de magma o conducto volcánico. Independientemente de cuál se mueve,
cristales o líquido, la diferenciación normalmente requiere algún tipo de movimiento relativo de
las fases sólida y líquida. Algunas de las formas en que esto sucede se han deducido de las
observaciones en el campo, otras mediante el modelado de cristalización en el laboratorio.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
2.8 a Modelado de procesos magmáticos
Aunque los lagos de lava hawaianos mencionados anteriormente han brindado una oportunidad
extraordinaria para observar la cristalización en condiciones naturales, los eventos de este tipo son
raros e ilustran solo una gama limitada de procesos. Una forma más conveniente de estudiar los
magmas es simular las condiciones naturales en un experimento de laboratorio donde la
cristalización se puede controlar y observar de cerca. Esta técnica permite estudiar una gama
esencialmente ilimitada de composiciones químicas y mineralógicas. Pequeñas cantidades de
material, generalmente menos de un gramo, se calientan en
un horno en el que la temperatura, la presión y el estado de oxidación se pueden ajustar de
acuerdo con las condiciones naturales que uno desea reproducir. Los equipos modernos ahora son
capaces de alcanzar temperaturas y presiones equivalentes a las de los niveles profundos del
manto, de modo que uno puede determinar cómo los minerales se derriten o cristalizan a partir
de un líquido de una composición dada en una amplia gama de condiciones. De esta manera, se
puede deducir mucho sobre cómo los magmas naturales se producen al derretirse o evolucionar
por fraccionamiento de cristal. Una seria limitación de esta técnica es que los experimentos deben
ejecutarse durante tiempos relativamente breves y a temperaturas constantes. Siguiendo el curso
de un líquido diferenciador requiere que se realicen repetidas tiradas con composiciones líquidas
apropiadas a temperaturas sucesivamente más bajas. En una muestra tan pequeña, los
mecanismos naturales de fraccionamiento de cristal no se pueden simular. Este problema se ha
superado, al menos en parte, mediante el modelado de procesos de cristalización, ya sea
matemáticamente utilizando el termodio. propiedades námicas y físicas de líquidos y cristales o
por análogos de laboratorio. Uno puede calcular, por medio de un simple equilibrio de masa. las
proporciones de minerales que deben eliminarse de (o agregarse a) un magma parental dado para
producir un líquido derivado de una composición particular. Esto se hace comúnmente mediante
el uso de un cálculo basado en computadora que encuentra las proporciones de los componentes
que mejor se ajustan a un equilibrio de masa de los elementos principales. En los últimos años, se
han desarrollado métodos matemáticos hasta el punto de que ahora es posible modelar la
cristalización y
diferenciación de toda una cámara de magma. Como todos los modelos, por supuesto, estas
técnicas son sensibles a las suposiciones integradas en los cálculos. Sin embargo, las simulaciones
matemáticas y los modelos de laboratorio han arrojado información importante sobre una
variedad de procesos magmáticos. Si un modelo de laboratorio se escala adecuadamente en
términos de sus dimensiones y propiedades físicas, como la temperatura, la viscosidad y la
densidad, puede proporcionar un análogo útil del sistema natural en una escala reducida. Debido
a que las escalas de tamaño y tiempo del experimento son muchos órdenes de magnitud menores
que las de la naturaleza, las propiedades físicas del modelo deben escalarse en consecuencia. Esto
se logra mejor mediante el uso de líquidos con viscosidades proporcionalmente menores que las
del magma que están diseñados para representar.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El ejemplo que se muestra en la Fig. 2.8 fue diseñado para modelar el comportamiento de una
cámara de magma en la que la densidad del líquido en evolución disminuye con el avance de la
cristalización. Comenzando con una solución saturada con un compuesto simple, en este caso
carbonato de sodio, el enfriamiento causó que el líquido precipitara los cristales de la sal disuelta.
A medida que los cristales crecían en las paredes, el líquido adyacente se volvió más diluido y
menos denso. Este líquido flotante y agotado se elevó a lo largo de las paredes y se recogió bajo el
techo, y después de unas horas, el líquido se había separado en dos partes distintas. La zona
superior consistía en un líquido diluido estable que aumentaba en temperatura y densidad hacia
abajo, mientras que la masa principal de líquido debajo mantenía una temperatura, composición y
densidad más uniformes. Un sistema de este tipo puede explicar la zonificación compositiva
comúnmente observada cuando grandes volúmenes de magma se descargan en erupciones
explosivas. La erupción que produjo
Crater Lake, Oregon, es un ejemplo espectacular (Fig. 2.9). Un volumen total de aproximadamente
75 km entró en erupción en lo que parece haber sido una sola

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

de piedra pómez riolítica con aproximadamente 72% SiO, pero un abrupto


se produjo en las etapas finales. El último magma en emerger fue una escoria hornblende rica en
cristales con un Seo, contenido de solo 56.5% (Fig. 2.9a). La masa principal de riolita debe haber
ocupado la parte superior de un cuerpo grande que se convirtió en zonificada por la cristalización
de la pared lateral y la acumulación de un ojo líquido flotante y diferenciado, un magma más
denso de dimensiones desconocidas (Fig. 2.9b).
En experimentos simples de este tipo, uno puede combinar teoría y observaciones para obtener
una mejor comprensión de los tipos de fenómenos naturales descritos en los capítulos que siguen.