Вы находитесь на странице: 1из 14

1

Los Aumentativos El Español Salvadoreño

Octubre 2019

Universidad Nacional De El Salvador

Facultad Multidisciplinaria De Occidente

Literatura En Ciencias Del Lenguaje y Literatura


2

Resumen

El trabajo que se desarrollará se abordará en el área de la morfología en especial con el

tema del aumentativo añadiendo una serie de sufijos. Así mismo, el trabajo tratará de explicar

qué son los aumentativos y como la palabra indica, los aumentativos se usan para agrandar y a su

vez expresar generalmente algo de gran tamaño o hablar sobre algo que tiene gran importancia.

Los aumentativos se forman en español añadiendo los sufijos -ón, -azo, -ote, -achón, -ejón,

-errón, -erón, -etón y -atón a nombres, adjetivos e incluso verbos.

Las palabras formadas con este sufijo son de género masculino, aunque se deriven de una

palabra de género femenino. La noticia > el notición, La película > el peliculón, El portal > el

portalón, La torre > el torreón. Además, se también forman nombres a partir de un verbo como

es el caso de: apagar > apagón. El objetivo del trabajo es desenvolver la temática de los

aumentativos, de qué forma se especializan en el área de la morfología, como se categoriza y

como se construyen los aumentativos.

Palabras claves: La sufijación, el sufijo, los aumentativos, morfología, léxicas, los sufijos

aumentativos.
3

Introducción

En el trabajo se realizará un artículo académico acerca de la sufijación y los aumentativos

en El Salvador. Ya que, el sufijo es la letra o letras que se añadidas a la raíz para formar el

radical, o de una raíz, para que se convierta en vos significativa, para así formar una palabra,

verbigracia: al radical nom se le añade el sufijo bre, y resulta la palabra nombre. Las propiedades

gramaticales y semánticas de los sufijos de significado aumentativo en relación con el inventario

completo de afijos apreciativos y los diversos prefijos que son semánticamente análogos, como

es el caso de re–, super–, hiper–, mega–, ultra–, también de valor aumentativo.

Desde la perspectiva de la sintaxis formal, y, en particular, del modelo de la Morfología

Distribuida de Marantz (2001) y Embick & Halle (2011), uno de los tópicos relevantes que

plantea la morfología apreciativa (y que recuperamos en este artículo) refiere a distinguir cuándo

esa relación se codifica en rasgos formales alojados en proyecciones funcionales de la sintaxis

(como pueden ser el Sintagma de Grado o algún sintagma ligado con la modalidad) y cuándo, en

cambio, aparece expresada como un elemento ligado con las capas léxicas.

La sufijación y de cómo han influenciado en el uso de los aumentativos que indican el

tamaño grande en el significado primario, ya que, en el español los primordiales sufijos

aumentativos son –ón / a, -ote / a y por ultimo –azo / a. El sufijo –azo está más extendido en

Sudamérica y -ote tiene una mayor influencia o es más común en México. (El aumentativo –azo,

con femenino –aza, es diferente del sufijo derivativo que indica “golpe con N”, como en

guantazo, porrazo, garrotazo, carrazo, etc.)

Los aumentativos aluden a las palabras formadas por medio de un sufijo aumentativo, el

cual confiere a la palabra derivada un significado apreciativo relacionado con la aminoración o la

intensificación del significado de la base (perrazo). Los sufijos aumentativos aparecen tratados
4

en las gramáticas y manuales o manuscrita de morfología dentro del apartado dedicado a la

derivación apreciativa, debido que los elementos morfológicos pueden aportar a la palabra

derivada distintos contenidos determinados por la apreciación o valoración que el hablante hace

de una realidad. En la formación de aumentativos está marcada por la variación geográfica

existente en la sección tanto de los sufijos como de su variantes alomórficas. La formación de los

aumentativos es considerada como un proceso derivativo de sufijación, pero suele diferenciarse

entre la sufijación apreciativa (diminutiva y aumentativa) y la sufijación no apreciativa (el resto

de los sufijos).

La metodología de la aplicación: se dirigió desde un enfoque descriptivo, debido que se

trabajaron con las palabras aumentativas del español de El Salvador que utilizan las personas,

que estén escritas en obras y por otros medios que contribuyan en la investigación. Igualmente,

los métodos de aplicaciones empleadas han sido la gestión de una tabla en cual se explicara los

tipos de palabras salvadoreñas aumentativas.


5

Desarrollo teórico y metodológico

La sufijación

La sufijación es el proceso de derivación a través del cual se establecen nuevas

palabras difiriendo un sufijo a una base léxica. Asimismo, constituye el

procedimiento de formación de palabras más productivo en español, mediante el

cual se derivan en que los nombres a partir de verbos (edificar > edificación), de

adjetivos (útil > utilidad) y otros nombres (limón > limonero); los adjetivos

mediante nombres (aceite > aceitoso), de verbos (transitar > transitable) y de otros

adjetivos (rojo > rojizo); verbos a partir de nombres (golpe > golpear) y de

adjetivos (oscuro > oscurecer) y también de verbos (tocar > toquetear).

[CITATION Nca161 \l 3082 ].

El sufijo

[CITATION Nca161 \l 3082 ] Asegura que los sufijos son una o más silabas o elementos

que son agregados a la raíz o el comienzo de una palabra (la parte que indica el significado

esencial) para modificar su significado o enseñar la parte deliberado del lenguaje. Asimismo, las

palabras para que sean pronunciable, las últimas letras de la raíz en la que se unen el sufijo

corresponden modificarse. La última vocal puede cambiarse por una <<o>>, también puede

intercalarse una <<o>> si no está ya presente antes de un sufijo que comienza con una

consonante, como en cardiología. La vocal final de una raíz puede ser desacertada antes de un

sufijo que empiece por una vocal como neuritis.


6

Los adverbios mediante los sufijos de –mente se pueden formar bases adjetivales

[CITATION Nca161 \l 3082 ] Asegura que los adverbios con los el sufijo ¬–mente a partir de

bases adjetivales (tonto > tontamente), aunque se observa que el sufijo posee ciertas

características que se diferencia del resto. (Página 1).

[ CITATION Rea99 \l 3082 ] Afirma que <el sufijo moderniza un único tipo de

contenido y todas las desviaciones existentes corresponden aclarar como desplazamientos

metonímicos o como topicalizaciones semánticas no esperables>. (Página 4511).

[ CITATION Rea99 \l 3082 ] Considera que el sufijo puede modernizar otras relaciones

semántico-gramaticales, de maneras independientes o combinadas en un mismo proceso

derivativo. Esto ocurre en especial en el caso de los contenidos agente, instrumento o lugar. Los

instrumentos o de lugares pueden ser estimados simbólicamente como entes activas, debido que

no es de extrañar que el mismo sufijo que indica agente pueda indicar lugar o instrumento, como

acontece en el caso de –ero o –dor.

Señala que los sufijos establecen la categoría gramatical resultado de la base a la

cual se incluyen: se tiene sufijos que proceden nombres como –ción, -idad, -ería;

adjetivos como –oso / -osa, -ble, izo; o verbos como –ea, -ecer. Por consiguiente,

se puede decir que los sufijos (a excepción de los sufijos apreciativos, de los

cuales se hablaran más adelante) conservan su propia categoría gramatical que es

la asigna a la base con la cual se combinan. De esta forma se exolica que pueden

cambiar la categoría de la base cuando esta es desigual de la que tiene el sufijo:

[[hostil A] idad]N o conservarla cuando es coincidente [[señal N]

ero]N[CITATION Nca161 \l 3082 ].


7

Los sufijos logran seleccionar la categoría o subcategoría de la base lexica a la cual se

adjuntan. Por ejemplo, los sufijos nominales –ción, -miento, -dor / -dora seleccionan bases

verbales (nutrir > nutrición, estacionar > estacionamiento, correr > corredora); el sufijo adjetival

–ble selecciona bases verbales (evetar > evitable), mientra que los sufijos –al y –ar, también

adjetivales, seleccionan que los sufijos –al y ar, también adjetivales, se leccionan bases

nominales (invierno > invernal; familia > familiar)[CITATION Nca161 \l 3082 ].

La parasíntesis como en la sufijación se excluye la vocal final de la base: a-

llan(o)-ar; activ(o)-ar. A veces también se pierde el segmento -i- si la base termina

en -io, -ia: se forma ensoberbecer, no *ensoberbiecer; fantasear, no *fantasiear. El

vocalismo en la derivación verbal no es incomparable del que se observa en otros

ámbitos de la formación de palabras. Igualmente, los derivados conservan el

diptongo de la base (aviejarse, adueñarse), pero otros no lo utiliza o desaparece

(calentar, voltear) o dan lugar a la alternancia /e/ ~ /i/ entre base y derivado:

dictamen > dictaminar; margen > marginar. A ello deben añadirse los cambios

acentuales que suelen asignar los afijos, de modo que de la voz esdrújula -pálido

se pasa a la aguda palidecer.[ CITATION Rea99 \l 3082 ].

La sufijación apreciativa

[ CITATION Rea10 \l 3082 ] Asimila que las palabras que contienen sufijos apreciativos

se dividen en dos grupos: las llamadas de significado transparente (o, simplemente,

transparentes), del el cual significado se deriva de la composición de raíz y sufijo, como casita,

naricilla, hombrón, guapete, y las opacas o lexicalizadas, cuyo significado no se obtiene por este

procedimiento.
8

[ CITATION Rea10 \l 3082 ] Afirma que los conceptos de transparencia y opacidad son

sin embargo, nociones graduales que en muchos casos dependen, además, de factores variables.

Casi todos los hispanohablantes instituyen algún vínculo entre cigarrillo y cigarro, entre mesilla

o mesita de noche (mesita de luz en algunos países) y mesa, o entre boquilla y boca. No todos

corresponden, en cambio, horquilla con horca, estribillo con estribo, o flequillo con fleco. La

relación suele ser opaca cuando ha mediado alguna otra lengua (como el italiano en casino o el

francés en florete) o cuando el sufijo apreciativo ya aparecía en latín, como sucede en abeja,

abuelo, lenteja, oreja, tobillo, etc.

Los Aumentativos

[CITATION Gar151 \l 3082 ] Confirma que los aumentativos <aluden a las palabras

formadas por medio de un sufijo diminutivo o aumentativo, el cual confiere a la palabra derivada

un significado apreciativo (…) la intensificación del significado de la base (perrito/ perrote)>

(pág 416).

[CITATION Gar151 \l 3082 ] Afirma que los sufijos aumentativos surgen afianzados en

las gramáticas y manuales de morfología centralmente en la derivación apreciativa, debido que

los elementos morfológicos pueden contribuir a la palabra derivada diferentes contenidos

establecidos por la apreciación o valoración que el hablante forma de una realidad. Igualmente,

la consideración de librote como “libro grande” dependerá de la categorización que el hablante

realice de la clase libro en una situación comunicativa concreta.

La formación de aumentativos está marcada por la variación geográfica existente

en la sección tanto de los sufijos como de sus variantes alomórficas. Así, frente a

–ito, con gran productividad en todo el ámbito hispanohablante, hay algunos

sufijos con una productividad limitada a determinadas zonas: -ico se utiliza más
9

en la parte nororiental y meridional de España; -in se prefiere en la zona

noroccidental de la Península Ibérica, -ingo se extiende en las zonas andinas,

entre otros casos[CITATION Gar151 \l 3082 ].

Características morfológicas

Proceso morfológico

[CITATION Gar151 \l 3082 ] Confirma que la instrucción de los aumentativos es

considerada como un proceso derivativo de sufijación. Sin embrago, suele distinguirse entre las

sufijaciones apreciativas (diminutivas y aumentativas) y la sufijación no apreciativa (el resto de

los sufijos), tomando en cuenta las siguientes características:

a) Los sufijos apreciativos no están marcados con una categoría gramatical, de

manera que conserva la categoría de la base a la que se asocian (cremaN

>cremotaN; tristeadj>tristónAdj) frente a los sufijos no apreciativos que

asignan su categoría y en resultado, pueden cambiar la categoría gramatical

de la base (cremaN>cremosoAdj; tristeAdj>tristezaN). sin embrago no

siempre sea así, como los sufijos colectivos (árbolN>arboledadN). Tal

caracterización frena considerar como aumentativos y diminutivos ciertos

sufijos con un contenido despectivo como –udo (barrigudo), -esco

(oficinesco), -ero (dominguero) o con significados de abundancia como –oso

(caldoso), debido que tales sufijos fuerzan un cambio en la categoría de la

base[CITATION Gar151 \l 3082 ].

b) Los sufijos apreciativos conservan el significado de lavase, agregando solo

contenidos valorativos o afectivos que no inciden en su significado

intencional. Esto diferencia con el actuación de los sufijos no apreciativos, en


10

cuanto elementos morfológicos siempre dan lugar a una forma con un

significado desigual de lo denotado por la base, incluso en los sufijos

derivativos que no cambian la categoría gramatical (cuchara>cucharada)

[CITATION Gar151 \l 3082 ].

c) Los sufijos aumentativos no conservan el género del sustantivo y no siempre

se atienen a esa base constante, como el sufijo –ón, que da lugar a sustantivos

masculinos aunque la base sea femenina: sorpresion (vs. Sorpresita), novelón

(vs.novelita). El sufijo –azo, por su parte, puede crear sustantivos masculinos

a partir de bases femeninas (bromazo, gripazo) o sustantivos que conservan el

género de la base (bocaza, madraza/ojazo, padrazo) [CITATION Gar151 \l

3082 ].

[CITATION Gar151 \l 3082 ] Afirma que el modo de representar de los aumentativos

admite excluir de este proceso determinadas formaciones como los sustantivos en –azo que

expresan golpe (codazo, botellazo) o sucesos violentos (patinazo, frenazo). Quedan quitadas,

igualmente, las formaciones sufijadas que, mantienen la categoría de la base, expresan

intensificación (feoso = muy feo) o desprecio (infantiloide = que tiene características propias de

los niños), pero carecen del contenido valorativo presente en las palabras con aumentativos

(feote, infantilón).

Restricciones

Los sufijos aumentativos son categorialmente neutros, lo que les permite una

mayor libertad en la selección de las bases. Pueden unirse a distintas categorías

gramaticales: sustantivos (librote, padrazo), adjetivos (baratote, tristón),

participios (dormidote, colocadote). No obstante, la selección categorial de la base


11

no es igual en todas las variedades del español y a diferencia de los diminutivos,

los aumentativos presentan más restricciones de combinación, pues solo se unen a

las tres primeras categorías señaladas, las únicas productivas en este proceso

[CITATION Gar151 \l 3082 ].

Características semánticas

[CITATION Gar151 \l 3082 ] Confirma que <los aumentativos mantienen el significado

de la base, añadiendo contenidos relacionados con la dimensión y la apreciación en la palabra

resultante. Tales significados connotativos, motivados desde la situación comunicativa (...),

reducen la extensión significativa de la base> (pág. 421).

[CITATION Gar151 \l 3082 ] Asegura que los contenidos contribuidos por los sufijos

aumentativos pueden congregar en dos elementos generales: la dimensión y la apreciación.

Ambos significados suelen tratar a la vez en una misma alineación y en los mismos sufijos. Una

de las asuntos que causa del cual se producen los desplazamientos semánticos. Unas de las

soluciones propuestas: el significado prioritario es el apreciativo o emocional, del que se derivan

los sentidos dimensionales (Alonso 1935).

Tabla 1

Palabras aumentativas: Los aumentativos en el habla salvadoreña

Palabras Originales Palabras Aumentativas Análisis


Acharral Acharralón nombre común, género femenino, número
singular, raíz: acharral, sufijo: ón
Amate Amatón nombre común, género masculino, número
singular, raíz: ama, sufijo: ón
Amigo Amigote adjetivo, género masculino, numero
singular, raíz: amig, sufijo: ote
12

Amuleto Amuletón nombre común, género masculino, número


singular, raíz: amule, sufijo: ón
Arrimo Arrimón adverbio, género masculino, número
singular, raíz: arrim, sufijo: ón
Borbolleo Borbollón adjetivo, género masculino, número
singular, raíz: borbo, sufijo:ón
Borde Bordón nombre común, género masculino, número
singular, raíz: bord, sufijo: ón
Brote Brotón nombre común, género masculino, número
singular, raíz: brot, sufijo: ón
Cachimbar Cachimbón verbo transitivo, aspecto acabado, modo
indicativo, vos activa nombre común,
género masculino, número singular, raíz:
cachimb, sufijo: ón
Canaste Canastón nombre común, género masculino, número
singular, raíz: canas, sufijo: ón
Carreta Carretón nombre común, género femenino, numero
singular, raíz: carret, sufijo: ón
Cuca Cucón sombre común, género femenino, número
singular, raíz: cuc, sufijo: ón
Culebra Culombrón nombre común, género femenino, número
singular, raíz: cul, sufijo: ón
Cusuco Cusucon nombre común, género masculino, número
singular, raíz: cusu, sufijo: ón
Embolar Embolón verbo transitivo, género masculino,
número singular, aspecto acabado, modo
indicativo, voz activa
Flor Florón nombre común, género masculino, número
singular, raíz: flor, sufijo: ón
Haya Haigan adjetivo de cantidad, género femenino,
número singular, raíz: ha, sufijo: an
13

Humo Jumazón nombre común, género masculino, número


singular, raíz: um , sufijo: ón
Inútil Chambón adjetivo calificativo, género masculino,
número singular, sufijo: ón
Luz Luzazón nombre común, género femenino, número
singular, raíz: lu, sufijo: ón
Maestro Maishtrón nombre común, género masculino, número
singular raíz: ma, sufijo: ón
Palo Palón nombre común, género masculino, número
singular, raíz: pal, sufijo: ón
Trueno Tronazón nombre común, género masculino, número
singular, raíz: tr, sufijo: ón
Virar Virazón verbo intransitivo, género masculino,
número singular, aspecto inacabado, modo
indicativo, voz pasiva raíz: vira, sufijo: ón
Nota: Las palabras aumentativa presentados han sido retomadas de obras literarias como: El

Jarraguá y Cuentos de Barros.

Resultados

A partir de los datos originarios de la recopilación de los libros, se constituyó que los

aumentativos apuntan a las palabras constituidas a través de un sufijo diminutivo o aumentativo,

en el cual se otorga a la palabra derivada un destacado significado despectivo. Al mismo tiempo,

se observa que las palabras salvadoreñas se pueden descomponer de forma sintáctica con la

palabra cachimbón que es un verbo transitivo, de género masculino, número singular, aspecto

acabado, y de voz activa. Por otra parte, los sufijos son silabas o complementos que son

incorporados a la raíz o al comenzar una palabra, la fracción que indica el significado esencial

para cambiar su significado de la parte intencionado del lenguaje.


14

Conclusión

La investigación realizada determinada que los sufijos y aumentativos de El Salvador se

determina que la letra que se agregan a la raíz para constituir el radical, o de una raíz, para que

así se transforme en vos significativa, para que se forme una palabra. Igualmente los

aumentativos apuntan a las palabras desarrolladas a través de un sufijo aumentativo, el cual

concede a la palabra derivada un significado apreciativo coherente con la disminución o la

intensificación del significado de la base.

Referencias

García, J. (2015). Aumentativos Y Diminutivo. Madrid: Enciclopedia.

Ncabrera. (2016). Gramática. El Salvador: ANEP.

Real Academia Española. (1999). Gramática Descriptiva De La Lengua Española. Madrid:

Espasa Calpe, S.A.

Real Academia Española. (2010). Nueva Gramática De La Lengua Española. Madrid: ESPASA.