You are on page 1of 8

Redalyc

Sistema de Información Científica


Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal

Moreno Rangel, Nestor Eliécer

Psicología Cultural: el Reconocimiento de una Frontera Antropológica en la Explicación


en Psicología
Tesis Psicológica, Núm. 2, noviembre-sin mes, 2007, pp. 81-87
Fundación Universitaria Los Libertadores
Colombia

Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=139012670009

Tesis Psicológica
ISSN (Versión impresa): 1909-8391
tesis Psicolçogica@libertadores.edu.co
Fundación Universitaria Los Libertadores
Colombia

¿Cómo citar? Número completo Más información del artículo Página de la revista

www.redalyc.org
Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
T ESIS P SICOLÓGICA No 2 2 0 0 7 8 1 - 8 7

Psicología Cultural:
Reconocimiento de una
el
Frontera Antropológica en la
Explicación en Psicología
*

Recibido 16 de julio de 2007 Aprobado agosto 24 de 2007

RESUMEN
Al expresar que la cultura representa el mundo al que tiene que adaptarse el hombre
y el juego de herramientas que le permite hacerlo, Bruner sostiene la idea de lo cultural
como constitutivo de lo psicológico, premisa básica de la psicología cultural. Allí, se inscribe
un giro en la mirada a las hipótesis explicativas de la psicología, mismas que además de ser
“psicocentristas”, al hacer análisis que inscriben lo psicológico como una esfera indepen-
diente, como desvinculada de las demás que integra un ser humano, realizan observaciones
netamente individualistas que marginan la evidente pertenencia de los individuos a una
especie ancestral que cuenta con un repertorio filogenético, ontogenético, sociogenético y
microgenético que les ha permitido transformar su entorno y crear una historia acerca de
sí mismos.

Palabras clave: psicología cultural, identidad social, individualidad.

ABSTRACT
Bruner’s statement of culture representing the world to which the human being has
adapt, and the collection of tools that allows him to do it, implies culture as a constitutive
of psychology, becoming a basic premise of cultural psychology. Thus, there is a turn in the
look to explanatory hypotheses of psychology, that apart from being “psycho-centrists”,
they present psychology as an independent sphere, disassociated from the rest of spheres
that integrate the human being. These hypotheses also develop purely individualist obser-
vation that exclude the evident epochal belonging of individuals that posses a phylogenetic
ontogenetic, sociogenetic and microgenetic repertoire that has allowed individuals to trans-
form their context and create a history of themselves.

Key words: cultural psychology, social identity, individuality.

* Maestría en Psicología (en curso), Universidad Nacional de Colombia. Correspondencia: Néstor Eliécer Mo-
reno, nestoremr@gmail.com

81
N ÉS T OR ELIÉCER MORE N O RA N GEL

E l reconocimiento de la participación del


hombre en la cultura y la realización de sus
potenciales mentales a través de ella, lo po-
siciona no como determinado por la cultu-
ra –pues, frente a ésta, el ser humano no es
En el presente texto, busco exami-
nar algunos de los elementos del problema
y analizar las implicaciones de los argumen-
tos sostenidos por Bruner en la psicología
cultural, apuntalados por consideraciones de
un receptor pasivo-, sino como actor social la propuesta vigotskyana. A partir de esos
inmerso en interacciones continuas, en na- elementos, situaré una discusión en torno a
rrativas y representaciones que lo encami- la interlocución entre la psicología y la cul-
nan y lo sumergen en un sistema complejo tura, una cuestión que debe impregnarnos
de construcciones sostenidas históricamen- profundamente: la reflexión sobre el papel
te que graban el sello de la identidad social, constitutivo de lo cultural en lo psicológico.
pero que, al mismo tiempo, dan cabida a la
individualidad y al establecimiento de una Cultura y psicología:
identidad personal. del desconocimiento a
Si entendemos la cultura como el la aparición del tópico
conjunto de sistemas simbólicos compar- Bruner (1990) señala la margina-
tidos por un grupo humano y si aceptamos ción del problema de la cultura dentro de la
que ésta es una condición que sólo fue po- psicología como consecuencia de las ópticas
sible gracias a la configuración cerebral, individualistas que esta disciplina imprime
en el hombre, de lóbulo frontal, estructura característicamente en su producción. El
y función única que a su vez posibilita el análisis de este asunto devela cómo, además
nivel psicosocial y que representa el nivel de que la psicología, en la búsqueda de su
más alto al que han llegado las especies estatuto científico, aniquiló aspectos de su
filogenéticamente hablando, nos enfren- estudio que no pudieron ser tratados desde
taríamos al más complejo de los modos el método científico, asimilado como el úni-
de relación entre un organismo, sus con- co criterio de validez y de verdad, también
géneres y el contexto que les es propio. fracturó al ser humano, al extraer de él lo
Esta sería la localización del humano; un que considero psicológico; con esto terminó
lugar que encierra múltiples incidencias y compartimentando esa dimensión. Enton-
recíprocas influencias que dan forma a las ces, la manera de indagar por lo psicológico
2 0 0 7

subjetividades y a las variadas formas de fue trasladada a un terreno netamente indivi-


vida que caracterizan a esta especie. dual y, por tanto, las conclusiones alcanzadas
No obstante que se han registrado allí también refieren a la consideración indi-
No 2

importantes trabajos que introducen esta vidualista del ser humano, pues así se había
reflexión en la psicología, estos esfuerzos comprendido el espectro psicológico.
resultan aislados y tienen baja divulgación El enfoque de la psicología cultural,
P SICOLÓGICA

y pobre trascendencia, con excepción, así como la explicación cultural del com-
tal vez, del enfoque histórico-cultural portamiento humano, implica un cambio
de Vygotsky. La verdad es que es relati- en el objeto de estudio de la psicología y
vamente reciente el reconocimiento del traslada la búsqueda hacia la naturaleza,
problema y, aún hoy, novedosa la consi- las causas y las consecuencias de aquellos
deración del ser humano como incrustado estados intencionales del hombre que han
T ESIS

en un sistema cultural. El abordaje de este sido omitidos por los enfoques clásicos.
campo presenta vigencia. Dichos enfoques dejan fuera el tema de la

82
P SICOLOGÍA CUL T URAL : EL RECO N OCIMIE N T O DE U N A F RO N T ERA
A N T RO P OLÓGICA E N LA EX P LICACIÓ N E N P SICOLOGÍA

subjetividad y desconocen la singularidad González Rey (2000), al analizar la


para centrarse en la objetividad homoge- consideración de la psicología vista como
neizadora, buscan cumplir con rigor cri- ciencia natural, señala que desde episte-
terios de cientificidad de las ciencias natu- mologías investigativas que plantean un
rales, obviando necesidades especiales de carácter ontológico diferente de los obje-
explicación y comprensión del humano. tos de estudio, resulta legítimo el uso de
Este es el caso de la cultura, terreno que metodologías positivistas, en razón a que
termina profundamente limitado dentro estos objetos son muy poco subjetivos y la
de los marcos del positivismo. investigación como tal no les afecta con-
Lejos de aportar a la ubicación de lo siderablemente; es lógico que alguien que
cultural como tópico esencial, los enfoques investiga sistemas muy objetivos, implíci-
hegemónicos en la psicología desconocen tamente siga el principio de objetividad;
su existencia y en tal sentido, ignoran su sin embargo, este no sería el caso de la psi-
discusión o le dan miradas apenas tangen- cología y otras ciencias sociales, pues estas
ciales, en los que la cultura es operacionali- se encuentran con objetos que son sujetos
zada como una variable más, teniendo una con la misma capacidad para distinguir y
visión superficial de un asunto que de ser objetivar que ellos mismos. Más aún, este
reconocido producirá trascendentales con- autor complementa afirmando que la epis-
secuencias en su comprensión, pues vería temología aplicada a las ciencias sociales
al ser humano dentro de un marco cultural tiene que asumir con todas sus consecuen-
que lo envuelve, individualiza y enraíza his- cias el carácter histórico-cultural de su ob-
tórica y contextualmente. jeto y del conocimiento como construc-
Se trata de un cambio de perspectiva ción humana (González Rey, 2000).
en la psicología. La primera, hegemónica y
ya clásica, sostiene pretensiones de expli- Asumir la cultura. Alcances de su
cación causal, es el caso de los enfoques consideración en psicología
positivistas que, como hemos menciona- El enfoque cultural es una retoma
do, se critican por volver artificial el objeto teórica desarrollada en la psicología con-
de estudio de la psicología a través de un temporánea por Bruner, quien parte de los
proceso que reduce a unidad, a objeto, los últimos trabajos de Wundt en los que este

2 0 0 7
problemas de la ciencia que examina. Esta autor reflexionaba sobre la idea de una
naturalización es encaminada a satisfacer psicología cultural como una necesidad
y permitir tareas de identificación de va- en el campo de la psicología, en una clara
No 2

riables para cuantificarlas, controlarlas y exhortación a esta ciencia para adoptar un


manipularlas, todo ello enmarcado en una enfoque histórico-interpretativo, al cual
búsqueda forzadamente determinista y veía como el único recurso posible en la
P SICOLÓGICA

unicausal que termina haciéndole objeto comprensión de los productos culturales


poco representativo de la vida humana. del hombre.
Esta es la consecuencia central de adoptar Al reconocer la insuficiencia de los
esa posición y es el resultado de las pre- laboratorios para rastrear el comportamien-
tensiones conexas a la visión de la psicolo- to humano y plantear que eran escenarios
gía como ciencia natural, como par de las restrictivos, Wundt tempranamente discute
T ESIS

ciencias físicas en su naturaleza y criterios la teoría y métodos clásicos de la psicología.


de verdad y validez. Estos planteamiento apuntan al análisis de

83
N ÉS T OR ELIÉCER MORE N O RA N GEL

como allí se priva al sujeto de su posición Esta perspectiva implica centrarse


intencional; se le cosifica y desestructura en el signo como único punto de referen-
su integralidad, sustrayéndole del mundo cia del significado y del sentido y, por lo
de interacciones sociales y de la dinámica tanto, es un giro lingüístico. Esta postura,
social a la que pertenece. En coherencia otorga al lenguaje un papel medular que es
con lo anterior, Sánchez (2000) señala que desarrollado consistentemente en la Teo-
la psicología, en su empeño de ciencia na- ría de la Acción Comunicativa en la que
tural, ha sostenido un sujeto artificial que Habermas sustituye al sujeto que conoce
es abstracto, ahistórico, asocial, aislado del objetos y actúa en solitario por el para-
contexto al que pertenece y aislado también digma del entendimiento, de la relación
de sus congéneres. intersubjetiva de individuos comunicati-
La otra posibilidad de análisis de es- vamente socializados que se reconocen
tos problemas sería una mirada alternativa recíprocamente. La preocupación ya no
entre lo cultural y lo psicológico. Este es es por el conocimiento y el sojuzgamiento
un enfoque que asume buscar fundamen- de una naturaleza objetivada tomados en
talmente explicaciones plausibles, inte- sí mismos, sino por la intersubjetividad del
grales y contextualmente ajustadas; es un entendimiento posible en los planos inter-
proyecto investigativo que presenta una personal e intrapsíquico; se sustituye un
oposición al racionalismo y al culto pre- sujeto que se representa los objetos y se
dominante al funcionalismo y al individua- forma en el enfrentamiento con ellos por
lismo, en donde, admitiendo la relatividad medio de la acción, por el paradigma del
en la medida en que todo conocimiento se entendimiento intersubjetivo.
asume como parcial y válido contextual- El rescate del sujeto implica asumir
mente, desmonta universales y reconoce la que el objeto de estudio de la psicología es
complejidad, las múltiples relaciones que una realidad compleja que cuenta con carac-
incluye lo emergente, la incertidumbre y terísticas únicas que le convierten en un ser
la imposibilidad de aprehender el cono- irreductible, mediatizado, intencional, his-
cimiento plenamente, en una mirada sis- tórico, desarrollado en el marco de interac-
témica que da cuenta de la interacción de ciones complejas y dominando un contexto
relaciones y organizaciones. atávico que lo ha construido y en el cual él
2 0 0 7

Desde esta óptica, las interacciones se construye permanentemente. La cultura


sociales se reconocen como el contexto na- sería el marco que da cabida a esta compren-
tural de procesos netamente humanos que sión del sujeto; se trataría de un elemento
No 2

se caracterizan por la mediación semiótica. cardinal, resultado final del rastro ontoge-
Se trata de un intento por superar la concep- nético y filogenético de la especie humana.
ción solipsista de sujeto que persiste en dejar Como plantea Bruner, la cultura establece la
P SICOLÓGICA

en un segundo plano la influencia del con- vida humana en la medida en que la conduc-
texto en los procesos de desarrollo psico- ta se encuentra enraizada en el lenguaje y en
lógico y en la construcción humana, ya que una estructura conceptual compartida que
como diferentes autores lo señalan -Vygots- están impregnados de estados intencionales:
ky, Berger y Luckmann, Gergen, Bruner, en- de creencias, deseos y compromisos.
tre otros- los procesos psíquicos ocurren y,
T ESIS

por tanto, es conveniente estudiarlos, en el


terreno de la interacción social.

84
P SICOLOGÍA CUL T URAL : EL RECO N OCIMIE N T O DE U N A F RO N T ERA
A N T RO P OLÓGICA E N LA EX P LICACIÓ N E N P SICOLOGÍA

Lo cultural constitutivo de lo sentido el lugar ocupado por el lenguaje, el


psicológico uso de instrumentos, el contexto cultural
Insistiendo sobre los procesos im- y las prácticas educativas presentados en
plicados en la constitución del humano la teoría de Vygotsky, pues llevan a que el
como procesos culturales, se analiza la sujeto se constituya y se forme en las inte-
idea del intercambio del hombre con su racciones sociales y a través de ellas.
entorno como mediado semióticamente Al definir la actividad interna en
por la cultura. términos de procesos sociales mediatiza-
En este análisis se parte del recono- dos semióticamente, Vygotsky argumen-
cimiento de una relación histórico-evoluti- taba que las propiedades de esos procesos
va que promueve un estado de cosas que proporcionan la clave para entender la
emerge de un momento previo y da lugar a aparición del funcionamiento interno.
otro diferente y mayormente complejo del “Es necesario que todo aquello
que le precede, que contiene el objeto ori- que es interno en las formas superiores
ginal, aunque transformado y enriquecido haya sido externo, es decir que fuera para
en una dinámica con una continua movi- otros lo que ahora es para uno mismo.
lización y cambio dentro del sistema. Esta Toda función psicológica superior atra-
perspectiva posibilita comprender por qué viesa necesariamente una etapa externa
la herencia cultural del grupo humano, al en su desarrollo, ya que inicialmente es
que un sujeto pertenece, se fija histórica- una función social. Cuando nos referi-
mente en su memoria de largo plazo y se mos a un proceso externo quiere decir
trata a lo histórico como en tres niveles: en social. Toda función psicológica superior
cuanto sucede a lo largo de la vida, porque ha sido externa porque ha sido social en
sería la culminación filogenética de la or- algún momento anterior a su transforma-
ganización del sistema nervioso y también ción en una auténtica función psicológica
en el sentido que, evolutivamente, han ido interna” (Vygotsky, 1981).
elaborándose códigos cada vez más com- Al trasladar hacia fuera la cons-
plejos que culminan en el código semánti- trucción de lo psicológico, el desarrollo
co (Azcoaga, 1997). de sus procesos se observaría de una
Vygotsky aporta mucho en este manera disímil a lo que regularmente ha

2 0 0 7
punto pues, al plantear el problema de hecho la psicología. Como se ha esboza-
la conciencia como central en psicología, do, los enfoques tradicionales, al tratar
señala la necesidad de abarcar las com- el desarrollo, siempre han enfatizado la
No 2

plejidades de ese objeto como fruto de la búsqueda del producto final que entien-
historia individual, pero también como de- den como logro particular, alcanzado por
terminación social, implicando el análisis el individuo mediante transformaciones
P SICOLÓGICA

de las variables específicas que le configu- internas a las que ha llegado gracias a su
rarían evolutivamente. En la ontogénesis, complejización, fruto de alcances evolu-
a la vez que el sujeto se forma como tal, tivos, siendo todas estas consideraciones
hace suya la cultura de su propio grupo que omiten el exterior del sujeto y des-
social y es el marco en el que se desarro- estiman su juego en el resultado ulterior.
llará, articulando capacidades y compe- En últimas, la consideración sobre este
T ESIS

tencias, cada una de las cuales tiene una proceso de construcción es netamente
impronta en la cultura. Entonces, toma individual a la luz de esas ópticas.

85
N ÉS T OR ELIÉCER MORE N O RA N GEL

Un punto de vista divergente en la implica para la adaptación y el funciona-


comprensión del desarrollo de un indivi- miento del ser humano y por ello expresa:
duo le otorga un papel no sólo trascen- “No se trataba sólo del aumento de
dente, sino, más aún, central en la cultura tamaño y potencia de nuestro cerebro, ni la
en el estudio del problema. bipedestación y la liberación de las manos.
En los marcos culturalistas, es reco- Estos no eran más que pasos morfológi-
nocida la determinación de lo psicológico cos de la evolución que no habrían tenido
por lo cultural en una relación bidireccional demasiada importancia si no fuera por la
individuo y contexto -observado el contex- aparición simultánea de sistemas simbóli-
to en una perspectiva ecológica y situado cos compartidos, de formas tradicionales
el sujeto como actor social-, en donde se de vivir y trabajar juntos; en una palabra
introducen al análisis consideraciones his- de la cultura humana” (p. 28).
tóricas y contextuales específicas. Los alcances de los planteamientos
En tal sentido, se trata de entender de Bruner resultan excepcionales, en la
que contexto y comportamiento son inte- medida en que su observación de la cultu-
ractivos; como lo expresan Maciá y Mén- ra rompe con las paupérrimas considera-
dez (1988), el contexto es aceptado jugan- ciones que sobre ella han sostenido los en-
do un doble papel sobre el sujeto, por un foques tradicionales. Desde la psicología
lado, capaz de provocar en él determinadas con perspectiva cultural, la cultura repre-
conductas, por otro, responsable desde el sentaría un nivel que necesariamente debe
pasado del repertorio de conductas con las ser asimilado a los estudios y asumido en
que cuenta el individuo. la comprensión psicológica del hombre y
Esta es una idea que resultará más o que, consecuentemente, modificará la vi-
menos encubierta en los enfoques tradicio- sión del sujeto y le dará plena cabida a la
nales de la psicología, pues representa una conexión intrínseca entre el hombre y el
visión del humano que lo integra a un mun- entorno tradicional, histórico y contextual
do que es suyo y en donde él no solo re- de los seres humanos.
cibe consecuencias o es afectado, sino que Asumir la cultura dentro de la psi-
tiene la posibilidad y el potencial de trans- cología; es decir, sostener su mirada formal
formarlo, adaptarlo y dominarlo. Entonces, en los estudios del comportamiento, im-
2 0 0 7

superaría con creces la idea conductual de plica centralmente ponerla en juego como
ambiente, pues va más allá de observarlo eslabón teórico y metodológico que debe
como telón de fondo del organismo o lugar involucrarse en la investigación. Implica, en
No 2

donde este “responde” y, de paso, también últimas, introducirla explícitamente en el


allana su mirada como un lugar donde se objeto de estudio de la psicología.
configura una estructura “sostenedora” de Justamente, la acción situada alcanza
P SICOLÓGICA

conductas, que contiene estímulos que ju- un sentido mucho más profundo, concreto
garan un rol omnipotente frente al sujeto, y real como objeto de estudio de la psicolo-
pues además de afectarlo le otorgan nulas gía porque integra elementos y momentos
opciones. Siempre se tratará de estímulos requeridos en la comprensión de humano
que refuerzan o castigan. y situada en la cultura. No se conformará
Bruner (1990) plantea que la psico- únicamente con explicaciones parciales de
T ESIS

logía ha tardado mucho en reconocer ple- fenómenos que hacen parte de una realidad
namente lo que la aparición de la cultura única, sino que permitirá que los hallazgos

86
P SICOLOGÍA CUL T URAL : EL RECO N OCIMIE N T O DE U N A F RO N T ERA
A N T RO P OLÓGICA E N LA EX P LICACIÓ N E N P SICOLOGÍA

adquieran mayor integralidad y un sentido que, señala el autor, generalmente ha sido


más profundo, robusto y completo en los planteado a partir de binomios opuestos
estudios del hombre. (interno-externo, individuo-cultura). En
Finalmente, la cultura da una ex- esta controversia, resulta fuerte la postu-
plicación acerca de qué es lo que hace que ra culturalista donde se ha entendido que
los seres humanos funcionen, pues su- son las relaciones sociales y culturales en
pone comprender cómo sus experiencias las que participamos como miembros de
y sus actos están moldeados por estados una cultura determinada las responsables
intencionales, cuyas formas sólo pueden del desarrollo individual.
plasmarse mediante la participación en los En marcos conceptuales como los
sistemas simbólicos de la cultura. propuestos por Vygotsky o Bruner, se
perfila una aproximación que plantea la
A manera de conclusión relación entre el desarrollo individual y lo
Afirma Bruner (1990) que la cul- social en términos dialécticos que superaría
tura moldea la vida y la mente humanas, los dos tipos de reduccionismo propuestos
confiere significado a la acción ya que (interno-externo, individuo-cultura), consi-
sitúa sus estados intencionales subyacen- derando el “determinismo” socio-histórico
tes en un sistema interpretativo. En este del desarrollo del ser humano.
sentido, se plantea que han ido ganando Se podrá concluir, a la luz de argu-
mayor espacio aproximaciones en las que mentos sostenidos desde estas perspecti-
se retoma el análisis de los aspectos dife- vas teóricas, que la dimensión psicológica
renciales del funcionamiento mental y de del ser humano es de naturaleza histórica
las causas que generan tales diferencias. y social, está determinada por la existencia
Esta división plantea el desarrollo de una social y cambia cualitativamente a la par de
discusión sobre el papel de lo individual y modificaciones contextuales.
de lo cultural en el desarrollo psicológico

Referencias

Azcoaga, J. (1997). Cerebro y Comportamiento. En: Krawchik, R. (Ed.) 1997. Revista Avan-

2 0 0 7
ces en Psicología Clínica Latinoamericana, 15.
Bruner, J. (1990). Actos de Significado. Más allá de la Revolución Cognitiva. Madrid: Alianza.
González Rey, F. (1996). Problemas Epistemológicos de la Psicología. La Habana: Editorial Academia.
No 2

González Rey, F. (2000). Investigación Cualitativa en Psicología. Internacional Thompson


Editores.
Maciá y Méndez (1988). Citado por Mias, C. (1997). Integración Dinámica de la Multifac-
P SICOLÓGICA

torialidad de la Conducta: Hacia un Modelo referencial. Revista Avances en Psicología


Clínica Latinoamericana, 15.
Sánchez, Y. (2000). Vygotsky Hoy. El estudio de las interacciones sociales en la psicología
desde una perspectiva sociogenética. Serie Cuadernos de Trabajo. Facultad de Ciencias
Humanas: Universidad Nacional de Colombia.
Vygotski, L. S. (1981). Citado por Frawley, W. (1999). Vygotski y la Ciencia Cognitiva. Bar-
T ESIS

celona: Paidos.
Vygotski, l. S. (1995). Pensamiento y Lenguaje. Barcelona: Paidos.

87