Вы находитесь на странице: 1из 4

Universidad de San Buenaventura

Licenciatura en Filosofía
Profesor: Mg. Julio César Barrera
Fr. Jamer Sol Velasco

Leopoldo prieto López LC. El espíritu de la filosofía moderna en sus rasgos


fundamentales. Roma, 2010, Revista de filosofía, numero 43.p.303-347.

Leopoldo Prieto López, es profesor e investigador de "Historia del pensamiento


moderno" UFV / Grupo de investigación Filosófica, realizò sus estudios de filosofía en
la Universidad Ateneo Pontificio Regina Apostolorum y en el instituto Superior de
Estudios Teológicos San Idelfonso. Algunos de sus libros publicados son: El hombre y
el animal, Suarez y el destino de la metafísica.

Los puntos de partida de la filosofía se dan con los avances alcanzados en el


Renacimiento; la astronomía con Copérnico, los movimientos en el campo científico,
teológico, filosófico, la ilustración, las matemáticas y el impulso significativo que
generò Ockan.

Introducción al concepto moderno.

Así pues, el uso de la palabra moderno se presenta en el siglo XIV con la vía
modernorun que plantea el nominalismo de Ockam. El uso de este concepto moderno
hace referencia a “lo nuevo en tanto opuesto a lo antiguo”, la modernidad expresa, al
decir Hirschberger que es “un conjunto de ideas y valores con contenido particular que
sirven como punto de referencia para juzgar las épocas anteriores, dejando ver una sutil
consciencia de la propia subjetividad”. Lectio I (Fernández. 2006. P.24) .

Es en la filosofía moderna donde el hombre se muestra como un ser autónomo y


racional, que deja de lado la teoría del teocentrismo para pasar al antropocentrismo. El
hombre pasa a fundamentar que es él centro de las cosas. En este gran cambio se
abandona la disputa entre fe y razón, y se empieza a dar más interés al problema del
conocimiento y su veracidad, “¿Qué se puede conocer?”. En este sentido, surgen
distintas teorías de conocimiento a saber: Racionalismo, Empirismo e idealismo.

Racionalismo, Empirismo e idealismo.

El “racionalismo” sostiene que poseemos ideas innatas, mientras que el empirismo lo


niega y se acoge a la sentencia aristotélica, según la cual nada hay en el intelecto que no
provenga de los sentidos. (Lectio I, p.7).

Entre los Racionalistas se pueden encontrar a Descartes, espinosa y Leibniz; Para


quienes la verdad no depende de la experiencia. Para ellos, lo inmediato es lo sensible,
lo que se recibe de la experiencia. Estos fundan su proceso metódico en la “deducción”
y consideran como ideal metódico las matemáticas en virtud de su certeza y, resalta la
primacía del sujeto y del yo. Por otro lado, los empiristas tales como Hobes, Locke y
hume, no pueden ir más allá de la experiencia. el proceder de los empiristas se basa en
la “inducción” mediante la cual es posible inferir principios generales a partir de hechos
comprobados con independencia de todo presupuesto metafísico Lectio I
p.7(Sanz,2005) .

¿Qué dice Leopoldo Prieto López sobre la búsqueda de conocimiento en la filosofía


moderna?

De ahí que, los racionalistas y empiristas, estiman que el conocimiento se inicia a partir
del yo mismo. “El yo se aprende a sí mismo, en primer lugar, antes de venir en
conocimiento de las cosas, y descubre en su interior las ideas, por medio de impresiones
sensibles que vienen del exterior. En este sentido, la gran tarea para los filósofos que
aceptan esta postura, es demostrar la existencia de las cosas”. ( Prieto López Leopoldo,
p.335).

Empero, en la modernidad las Ciencias experimentales causa un nuevo orden en el


saber, surge una nueva división de la ciencia, y la implementación del método
experimental (método científico). La experimentación juega un rol fundamental de la
verdad de las teorías. En este sentido se replantea el problema del conocimiento y la
preocupación por dotar a la filosofía de un método riguroso. Lectio I (Sanz,2005).

En este panorama de la modernidad, la filosofía moderna muestra los posibles grandes


principios a saber; mundo, yo y Dios. Un punto de partida inicia con los sucesores de
Tomas de Aquino, quienes estudian al hombre, en cuanto este toma conciencia de sí
mismo, y su proceso de conocimiento se da de la siguiente manera, comienza en el
mudo que es conocido directamente, prosigue en el propio yo, conocido reflejamente y
se concluye con Dios conocido causalmente. ( P. 334.).

Así pues, una de las tareas del filósofo moderno es demostrar la existencia de las
cosas, y es aquí donde hace su aparición Descartes, quien pretende demostrar la
existencia de aquello que se conoce directamente, por medio de un método científico.
Descartes duda de casi todo y niega la realidad o declara la existencia de los objetos
fuera de nosotros (p.335).

Descartes para llegar a la verdad empieza “dudando”. Esta duda es universal, concibe la
duda como instrumento para empezar a elaborar su filosofía y alcanzar la verdad; por
eso la llama metódica. Un punto de partida para la filosofía de Descartes es el cogito,
(fundamento de la realidad) si el cogito se equivoca y el sujeto se da cuenta que se
equivoca es porque está pensando y si piensa es porque existe. Este cogito se articula en
dos tiempos, en el primero emerge como fundamento ante la irrupción de la duda y en
un segundo tiempo, al volverse sobre sí mismo, encuentra la idea de Dios como lo que
está más allá y antes que él, como el fundamento. (p.27).

Por otra parte, aparece en este ámbito de la modernidad Kant, con el giro copernicano,
en donde postula que la existencia del mundo surge a partir del yo. Para Kant el objeto
gira alrededor del sujeto convirtiéndose así, el sujeto como el centro y, es aquí donde el
idealismo logra y describe el origen a la acción del yo sobre sí mismo. Así, en esta
intensa búsqueda de la realidad aparece Berkeley, para quien todo lo que existe en la
realidad son ideas pensadas y espíritus pesantes, pues el mundo desaparece y se
trasforma en ideas. En este sentido el conocimiento se da por la percepción, es decir, yo
soy una cosa en sentido que otro me perciba.

En suma,

“la filosofía realista parte del conocimiento del mundo en el cual descubre el yo por
reflexión y posteriormente alcanza la demostración de la existencia de Dios. La
filosofía de la conciencia, parte de la aprehensión inmediata del yo, demuestra la
existencia de Dios y del mundo a partir de las ideas que hallan en su interior; la
filosofía idealista, en continuidad con la filosofía de la conciencia, postula el origen
del espíritu de la realidad conocida, que es la misma realidad del espíritu que se va
adueñando de sí mismo paso a paso, hasta llegar a identificarse en el absoluto, ser y
pensar”.( P.337)

Es en la filosofía moderna donde se concibe al sujeto pensante quien fundamenta la


realidad por medio de la razón en un impulso de conocerse a sí mismo.(en este campo
también aparece la lógica cuya dinámica propia es el estar vuelta hacia sí).

La filosofía moderna propone una única ciencia que comprende todas las ramas del
saber, ella establece que es uno, el sujeto cognoscente y, este es el fundamento de la
realidad; el método es uno, el método precede al objeto, el método no es otra cosa que la
síntesis del pensamiento.

El mecanicismo

Cabe resaltar que, en la edad moderna la naturaleza a los ojos del filósofo se ha vuelto
muda, se ha dejado atrás la contemplación, y se deja de lado las dimensiones
ontológicas no matematizables de las cosas como son, forma, cualidad y finalidad.
Recibiendo el nombre de mecanicismo.(P.340) Esta doctrina parte con más fuerza con
Galileo, y su estructura geométrica del universo y los fenómenos de la naturaleza, los
cuales no están regulados por una inteligencia divina sino, explicados de forma exacta
por las leyes mecánicas de la química y de la física.

Este mecanicismo con forme avanza la modernidad se va acercando poco a poco al


deísmo, que considera a Dios como arquitecto del universo. Dios pasa a ser causa del
mundo y causa eficiente o mecánica. De este deísmo parte la raíz del secularismo, el
hombre se deja llevar por una desvinculación y alejamiento donde el hombre busca ser
el centro generando un a antagonismo con el mismo Dios.

Conclusión

La modernidad rompe con la etapa antigua y con una tradición, generando un cambio de
pensamiento en la historia, con un nuevo conjunto de ideas, valores y, adquiere un
sentido más cultural que el mismo histórico. En este sentido, la revolución científica
busca en la modernidad un cambio de paradigma científico, y también dejar de un lado
el error para enfocarse en la certeza así como Descartes, para quien en la duda encuentra
el comienzo para llegar al conocimiento, a diferencia de la antigüedad, en donde para
llegar al conocimiento se logra por el camino de la contemplación, admiración y
asombro sobresaliendo estas sobre la duda. La duda a pesar de ser un postulado de
mucho peso deja de lado aristas que pueden opacar una certeza eficaz de la existencia
“si pienso existo” este existir siempre estará en condición de posibilidad mas no será
una certeza absoluta.

Bibliografía.

Prieto López Leopoldo (2010) el espíritu de la filosofía moderna en sus rasgos


esenciales. Revista de filosofía. (Número 43) páginas. 333-347