You are on page 1of 12

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE UN DERECHO PENAL DEMOCRATICO

Dr. Juan Bustos Ramírez


Profesor de Derecho Penal de la Universidad de Chile

1. INTRODUCCIÓN

En noviembre de 1963 se celebró en Santiago de Chile la primera reunión plenaria de la comisión


redactora de un Código Penal Tipo para Latinoamérica, ella dio término, para la parte general, en
San Pablo en 1971.

La parte especial se inició, pero no logró terminarse.

Estos trabajos de la comisión redactora y en especial los de la parte general promovieron un fuerte
movimiento de reformas legislativas en Latinoamérica y en muchos países dejó sus huellas el
articulado propuesto como modelo. El Salvador fue uno de esos países y es por eso que el actual
código vigente promulgado por el decreto N° 270 de 1973, recoge no sólo la discusión que tuvo
lugar en dicha comisión en sus diferentes sesiones a lo largo de la geografía latinoamericana, sino
también el transfondo doctrinario que inspiró al Código Penal tipo, y su peregrinar académico por
Latinoamérica había permitido y logrado cerrar el paso a la influencia del positivismo naturalista
imponiendo cada vez con más fuerza y, sobre todo en las nuevas generaciones, a la corriente
dogmática de origen alemán.

El Código Penal Tipo para Latinoamérica vino a culminar esta etapa y a sellar definitivamente en
las reuniones de la comisión redactora el predominio total de dicha orientación, que por lo demás
había alcanzado también su culminación en el llamado Proyecto Oficial Alemán de 1962, cuyos
trabajos preparatorios y su articulado estuvieron siempre presentes en la comisión redactora.

La reacción frente al positivismo naturalista llevó a una pósición dogmática radical, que no dejó
lugar a la política criminal. Es por eso que quedaron en el vacío aquellas intenciones primeras de la
comisión redactora, de establecer las realidades sociales y culturales de los diferentes países
latinoamericanos y conforme a ello llevar a cabo una revisión de la legislación vigente. Sin
embargo, el pensamiento dogmático puro y autosuficiente, había llegado a su término al momento
mismo de su culminación, con el llamado proyecto alemán de 1962.

Junto a él se alzó el proyecto alternativo alemán de 1966 de claro porte político criminal. En todos
los países resurgió un fuerte movimiento que buscaba desentrañar el por qué de la intervención
punitiva del Estado y al mismo tiempo sus límites con lo cual ya el análisis lógico formal de la
norma no era suficiente en modo alguno, sino que resultaba imprescindible un análisis político de
cada sistema jurídico y por tanto de su imbricación con la realidad. De ahí el gran susgimiento de la
Criminología, la aparición de la victimología y el desarrollo de nuevas orientaciones en el campo de
Derecho penal, como el Derecho Penal mismo, y aún la revitalización de antiguas quimeras como
es el caso del evolucionismo penal.

Es evidente y así aparece hoy en la mayoría de los países latinoamericanos, que no nos podemos
contentar por los esquemas que ha desarrollado la dogmática, sin negar sin embargo la importancia
que ella tiene, en especial desde una perspectiva justamente político-criminal; esto es, como
garantía o límite frente al poder punitivo del Estado, en cuanto pone de relieve características de
precisión, determinación, claridad en la complejidad, diferenciación de niveles conceptuales y
coherencia en la teoría del delito. Pero eso no basta, pues precisamente la pretendida autosuficiencia
ha llegado al errado planteamiento de una realidad normativa trans-espacial y que por tanto bastaría
con copiar el mejor código existente (en principio, siempre europeo), lo cual naturalmente no
significa negar la importancia del trabajo de derecho comparado, especialmente en cuanto permite
recoger la experiencia y las soluciones frente a cuestiones semejantes y en especial la
profundización y ampliación de los derechos humanos, acervo cultural que ha costado mucho a toda
la humanidad.

Pero la preocupación básica y que ha de informar y subordinar toda elaboración dogmática, es


definir cuáles son los objetivos perseguidos. Perspectiva desde la cual aparecen, en un sistema
democrático, en relación al poder punitivo, determinados principios básicos, que precisamente son
consecuencia de la elección de tal sistema democrático.

II. LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE UN DERECHO PENAL


DEMOCRATICO

A. Consideraciones previas

Hay pues un primer nivel de análisis cuando se plantea el sentido del poder punitivo del Estado en
un sistema democrático, que reside en los principios inherentes a un Derecho penal democrático.
Es ésta la primera perspectiva y el primer desafío con el cual se enfrenta la política criminal en
Latinoamérica.

Ahora bien, estos principios o garantías propios a un Derecho penal democrático, requieren de una
revisión precisamente en razón del compromiso con la implementación concreta en una realidad
dada.

También una idea dogmática trans-espacial tiene la pretensión de confundir la pura formalidad de la
enunciación del principio con su materialidad de realización.

B. La igualdad ante la ley

En primer lugar resulta principio básico y elemental garantista de un Derecho penal democrático la
igualdad ante la ley. Esto es así en la medida de que ya desde la Revolución Francesa y así en todas
las constituciones actuales, el principio de legalidad de los delitos y las penas es la "Carta Magna
del ciudadano" moderno en materia penal.

Ya los planteamientos criminológicos en los países desarrollados ha señalado el carácter


esencialmente selectivo y estigmatizador del Derecho penal. Basta citar al respecto la teoría del
etiquetamiento o de ley de "Labelling Approach" y que como ha destacado la Criminología Crítica,
así como hay una desigual distribución de bienes, también hay una desigual distribución de la
función punitiva.

Ahora bien, ello resulta mucho más patente en nuestros países por múltiples razones económicas,
sociales y culturales. Por eso es que la perspectiva político criminal de igualdad ante la ley penal se
transforma en un desafío. Esto es, lograr establecer conforme a cada realidad concreta, el máximo
de garantías posibles con el fin político de que la desigualdad y la discriminación frente a la ley
penal sea la menor posible. En otras palabras, es cierto que se puede reconocer un principio
inherente a todo Derecho penal democrático, sea de un país desarrollado o no y en ese sentido es
importante recoger la experiencia de otros países, con una historia más larga y rica en la
profundización teórica, pero no es menos cierto que ello no basta, pues los principios no son
autosuficientes y más bien son programas de acción que necesariamente implican, entonces, tener
en cuenta la realidad y consecuencialmente la realidad completa de cada país en que se van a
aplicar. Así, por ejemplo, la perspectiva y el desafío del principio de igualdad ante la ley penal en
nuestros países obliga a considerar en la mayoría de ellos la existencia de grupos culturales
totalmente diferenciados, como es el caso de las culturas indígenas, lo que sucede aún en países que
resaltaban su homegenidad cultural como es el caso de Chile, pero en los cuales, en verdad, la
cuestión radicaba en una indiferencia u ocultamiento respecto de otros grupos culturales: caso del
pueblo mapuche. Ello tiene repercusión no sólo en el ámbito del sujeto responsable, esto es, a nivel
de las definiciones de inimputabilidad sino ya en el injusto, en cuanto puedo incluir, por ejemplo, la
comprensión de un elemento normativo del tipo como si lago es "ajeno" o es "sin dueño"
determinado, o bien el problema de cuáles son los derechos defendibles en la legítima defensa.

Por otra parte, la gran dimensión que alcanza la pobreza en nuestros países implica marginalidad en
todo sentido: educativa, económica laboral, etc. Implica también un desafío político criminal
respecto del principio de igualdad, pues evidentemente los hechos que surgen en el entorno de la
pobreza tiñen de una determinada manera tanto lo injusto como al sujeto responsable; es decir,
tampoco basta con garantías puntuales, sino que se requiere implementar garantías globalizadoras,
esto es, referidas a todo el sistema penal, que abarquen a todos los operadores del sistema, como a
los organismos mismos. Así a los de seguridad pública, a la organización judicial, al régimen
penitenciario, y de aplicación de penas en general. Luego, no sólo es necesario garantías que
impliquen una mayor profundidad y complejidad en la fundamentación de los aparatos y operadores
del sistema.

Ello no quiere decir que debamos dejar de lado situaciones concretas de discriminación, que pueden
revertir tanto o más significación que las globales. Así, por ejemplo, nos encontramos con que es
una realidad social muy difundida en nuestros paises latinoamericanos la institución de la
convivencia marital, es decir que no haya un matrimonio legal. Sin embargo, la ley penal en general
sólo se refiere a la familia legal y no considera ni para atenuar o agravar la pena, ni para eximir de
ella la vinculación fáctica que puede ser igual, o aún más fuerte que la puramente legal. También
como una situación concreta y grave de discriminación frente los aparatos del sistema penal está la
posición en que se encuentra la mujer y los niños. Es así como el maltrato del marido a la mujer
casada no es visto como una falta o delito de lesión, salvo en casos y extrema gravedad. Por tanto a
pesar de la formulación de la ley, no hay persecución.

Del mismo modo, el delito de violación dada la forma en que se implementa en nuestra realidad,
implica una nueva victimización de la mujer. No tiene el grado de persecución que debiera tener. En
especial, en el caso de mujeres jóvenes, pues éstas prefieren evitar la segunda violación de su
dignidad como personas que es lo que implica para ellas el curso del sistema penal.

C. El principio de Proporcionalidad

Consecuencia del principio de igualdad es también el de proporcionalidad, en cuanto la pena ha de


ser proporcional a la gravedad del hecho, tanto por su jerarquía respecto del bien jurídico afectado,
como por la intensidad del ataque al mismo. Ha de excluirse penas iguales para hechos diferentes,
puesto esto implica también discriminación. Una afección a la vida nunca puede tener la misma
pena que una afección al patrimonio.

Es por tanto un desafío político criminal, no fácil de superar en nuestros países, el ir desmontando
todo el sinnúmero de desigualdades y discriminaciones frente a la ley penal, y ello dado que el
derecho penal es "extrema ratio" y por tanto su eficacia es muy relativa para la superación de la
cuestión criminal, y más bien, es el derecho el que la define políticamente. También la eficacia de la
eliminación de discriminaciones globales o puntuales es muy relativa. En otras palabras, no es que
desconozcamos la función evidentemente simbólica del desmonte de discriminaciones, y por ello
muy significativa desde una perspectiva político criminal, ya que los símbolos tienen gran fuerza
real; pero es necesario añadir implementaciones instrumentales, en los aparatos y operadores del
sistema penal, y más aún llevar a cabo las correspondientes políticas económicas, sociales o
culturales. Si no se lleva a cabo también esto último caeríamos en el grave error de creer que la
política criminal va a reemplazar o ser una alternativa a todo el entramado político social.

Ch. El principio de Lisividad

Otro principio básico garantista de un Derecho penal democrático, es el principio de lesivídad. Esto
es, que sólo se persiguen hechos que afecten a un bien jurídico, ya que es el principio básico que
desde los objetivos del sistema determina qué es un injusto o un delito.

En un sistema democrático, el principio básico de la igualdad ante la ley, que implica desde una
perspectiva formal al de legalidad de los delitos y de las penas, desde una consideración material,
implica el de lesividad de los bienes jurídicos. No hay duda entonces que no se puede estar sino de
acuerdo hoy, como elemental a un sistema democrático, que los delitos han de definirse desde su
lesividad a los bienes jurídicos, ya que ellos surgen desde los objetivos que justamente definen el
sistema y por lo tanto a los delitos y las penas. Luego, ello quiere decir que la cuestión del delito o
del injusto no es de modo alguno, en primer término, una cuestión puramente dogmática, sino que
está regida y determinada político-criminalmente.

Ahora bien, como ya señalábamos anteriormente, la simple enunciación del principio, no significa
su implementación real, pues el principio como tal es sólo un programa de acción. Más aún, hay que
tener en cuenta desde un punto de vista conceptual que un principio material puede ser desvirtuado
en su eficacia o como programa de acción en cuanto sea formalizado y es así como el principio de
lesividad, desde tal orientación formalista, puede llegar a confundirse o subsumirse en el principio
de legalidad de los delitos y las penas. Tal es el caso de todas aquellas posiciones que sostienen que
el bien jurídico es inmanente a la norma. Esto es, que toda norma de por sí tiene su propio bien
jurídico. Es la dogmatización del bien jurídico. No hay posibilidad alguna de discusión ni de
participación democrática. Se parte de un dogma o presunción de derecho en favor de la ley. De allí
la importancia de desterrar completamente todo tipo de presunciones del sistema penal, y de señalar
que el principio de lesividad es de carácter político criminal. Es una garantía al ciudadano y un
límite a la intervención punitiva del Estado.

También desde un punto de vista conceptual, se puede desvirtuar el principio de lesividad sobre la
base de una diferenciación sustancial entre los bienes jurídicos a los cuales está referido. Esto es, al
distinguirse entre bienes jurídicos individuales y supraindividuales, o bien, entre bienes jurídicos
por naturaleza o por razones puramente político criminales. En otras palabras, todas estas
clasificaciones tienden a señalar que unos bienes jurídicos son "propios" o "reales" y los otros son
"impropios" o "artificiales". De allí que planteamientos neoliberales extremos sostengan que la
intervención punitiva del Estado sólo debe limitarse a los primeros. Esto es, afecciones a la vida,
salud individual, libertad, honor, patrimonio; quedando por fuera, por ejemplo, la salud pública, la
seguridad común, los ingresos y egresos del Estado, etc. Resulta, sin embargo, que tanto unos como
otros son reales y están referidos a la persona, pues nada se saca con proteger la salud individual si
al mismo tiempo no se protege la calidad de los alimentos, de los medicamentos o el consumo en
general, si no se protegen las condiciones del medio ambiente. Es decir, hay una serie de bienes que
están ligados al funcionamiento del sistema, y que son indispensables para que este permita a la
persona su total y pleno desarrollo en todas sus dimensiones.

No hay fundamento, por tanto, para aquella clasificación que lo único que pretende es negar
conceptualmente la existencia de bienes jurídicos que están referidos a todas y a cada una de las
personas de una colectividad o un sistema, y de este modo, desproteger discriminatoriamente a
grandes mayorías y reducir la lesividad sólo a determinados sectores.

Otra cosa diferente es el argumento falaz que se emplea en dichas clasificaciones. El reside en la
afirmación de que los bienes jurídico políticos-criminalmente, en un sistema democrático, están
determinados por el objetivo del desarrollo de las personas. Esto es, no hay bienes jurídicos por
razones de Estado o por razón social. Planteamientos que siempre esconden el interés político,
económico, cultural o social de un determinado sector y no el desarrollo de todas y cada una de las
personas como tales.

Pero más allá de estas disputas conceptuales, resulta que la implementación del principio de
lesividad lleva nuevamente a considerar las realidades concretas en que se va a aplicar, y a recalcar
que es sólo un programa de acción y que su eficacia para que sea efectivo requiere ser garantizada.
Como ya señalamos anteriormente, la distribución de bienes es desigual, y más aún en nuestros
países hay grandes capas de la población o que no gozan de determinados bienes, o lo hacen en
forma muy precaria y porque ello mismo no quedan abarcados por el sistema penal en su
protección, y más bien serán alcanzados o perseguidos por él, ya que de entre ellos saldrán en gran
medida los que afecten a aquellos que gozan de todos los bienes en forma plena. Es una
consecuencia lógico-diabólica de la distribución desigual de los bienes, por lo cual de partida
entonces habrán un gran sector de la población que serán marginal al principio de lesividad, y más
bien será aquel sobre el cual recaiga el sistema penal, en razón de ese mismo principio de lesividad.
Un círculo vicioso diabólico.

Pero no sólo eso, sino que la exigüidad del disfrute de los bienes produce a su vez la desigual
repartición de la intervención punitiva. No parece la misma lesividad de tener por horas o días a un
vagabundo o a un poblador que a un profesional o a un empresario. No parece la misma lesividad el
asalto a un banco que la destrucción de la cabaña o choza de un poblador. Luego también desde esta
perspectiva, se produce la marginalidad de un gran sector de la población que no parece cubierta
por el principio político criminal de la lesividad.

Más aún, esta misma desigual distribución de selectividad punitiva, lleva a que no se atienda a los
bienes pertecientes a las grandes mayorías, y por otra parte se acentúa la protección de bienes por
razones ajenas a una participación igualitaria. Esto es, que en definitiva, solo se protege a sectores
de la ciudadanía por razones políticas, económicas, sociales, o culturales.

En otras palabras, se contradice un planteamiento del Derecho penal, mínimo y de desligitimación


del Derecho penal, que son las consecuencias inherentes a un efectivo principio de lesividad. La
intimidad, la libertad sexual, la diversidad cultural, la ecología, la educación, la salud, el consumo,
etc., no aparecen suficientemente considerados en nuestros códigos penales. Por nombrar solo
algunos casos por los cuales se aumenta la marginalidad de grandes sectores de la población que
sólo tienen la posibilidad entonces de ser ofensores pero nunca víctimas.

Por otra parte, también se puede distorcionar el principio de lesividad en razón de la amplitud que
toma o puede tomar en nuestros países el objetivo de seguridad ciudadana o pública. Esto es así,
sobre todo, al ser sobredimencionado concientemente, especialmente en momentos de transición,
por otra parte, remarcando solo el problema de la violencia callejera. Se lleva así a que todo el
sistema penal y el principio de lesividad se implemente o defina desde esta perspectiva, con lo cual
de reduce el ámbito del principio de lesividad que sólo abarcara determinado sector y dejará sólo
como posibles agresores a grandes mayorías que siempre quedan como presunto peligroso, y es por
eso que se aumentan las facultades de la policía y de los tribunales respecto de ellos. Esto puede ser
especialmente grave en momentos de transición, dado que la llamada inseguridad subjetiva es muy
fácil de manipular, y por tanto crearse un clima propicio para exacerbar la función represiva,
selectiva, y discriminatoria del sistema penal, con lo cual, entonces, se entorpece o perjudica
gravemente la profundización democrática del sistema, porque se pone en primer término la
seguridad del orden por encima de la persona y su desarrollo como tal. Luego también, la
perspectiva política criminal en razón al principio de lesividad de vuelve un desafío.

También hay que tener en cuenta que la política criminal no podrá sustituir las políticas sociales,
económicas, educativas, culturales, más aún, que estará supeditada a ellas y que en el principio de
lesividad, por su propio contenido de referencia, ello aparece más patente todavía, pues este puede
quedar sumamente restringido o desvirtuado si son muy pocos los que disfrutan de los bienes y más
pocos aún los que tienen un disfrute pleno de ellos.

D. El principio de Responsabilidad o Culpabilidad

Otro principio básico político criminal, es el principio de la responsabilidad o culpabilidad, que


proviene del principio democrático elemental de la dignidad de la persona humana.
La persona en un sistema democrático es un ente autónomo respecto del Estado, con capacidad
propia y por tanto no sometido a la tulela de éste. Necesariamente la intervención del Estado ha de
considerar como límite y legitimación de su intervención la responsabilidad de la persona. Esto
implica, consecuencialmente, que toda persona tiene responsabilidad, no hay personas
irresponsables y que por tanto el Estado tiene un derecho sobre ella.

Ahora bien, el principio de responsabilidad lleva no sólo al excluir la llamada responsabilidad


objetiva, que por tanto no es personal en el injusto o delito sino también a considerar qué respuesta
era exigible a ese sujeto por el sistema penal, lo cual implica entonces la co-responsabilidad del
sistema, pues para exigir, es necesario que se haya otorgado las correspondientes condiciones para
tal exigencia. Se trata, entonces, de las discusiones de la responsabilidad del sujeto por su hecho, o
la llamada culpabilidad o responsabilidad por el hecho.

Ahora, también en este caso, un principio material como señalábamos requiere de su


implementación, y también en un análisis en el solo nivel conceptual puede ser formalizado.
Formalización que ha sucedido en el pensamiento puramente dogmático, que partió del dogma o
presunción del llamado libre albedrío y que por tanto la intervención punitiva del Estado sobre el
sujeto, tenía una fundamentación absoluta y no era cuestión de definición desde objetivo político-
criminales en un sistema democrático. Formalización que también se produce con la llamada
prevención general positiva que al partir de la presunción de derecho que la pena integra sobre la
base del reafianzamiento de la conciencia jurídica, reduce a la persona a un puro ente jurídico, y por
tanto es inmanente a él su fidelidad o infedilidad al derecho. Luego ese es el fundamento absoluto
de la intervención punitiva del Estado; pero más allá de estas cuestiones conceptuales es necesario
considerar los aspectos propios a la implementación de este principio. En primer lugar, hay que
señalar que nuestro sistema en su conjunto y en específico el sistema penal, establece fuertes
estigmatizaciones por razones económicas, sociales, culturales y aún étnicas en ciertos casos, que
restringen la autonomía ética de la persona frente al Estado, convirtiéndola más bien en un objeto de
instrumentalización; con lo cual entonces, se desnaturaliza el principio de responsabilidad, pues se
otorga al Estado un derecho sobre el sujeto, en razón de sus características económicas, sociales,
culturales o étnicas. Es decir, de algún modo emerge la tendencia de un derecho penal de autor que
aparece reafirmado por un predominio vulgar de la idea de peligrosidad del positivismo naturalista,
que, como ya lo hizo en su oportunidad al enunciar su tesis, desde las personas que estaban en la
cárcel predica tal rasgo de peligrosidad, precisamente respecto de los marginalizados por el sistema.
Con lo cual, entonces, nuevamente se cae en un círculo vicioso diabólico. Es decir, quienes sufren
una desigualdad distribución de bienes, en razón de ese déficit social, son luego además
caracterizados como esencialmente peligrosos, y por tanto se parte de una presunción de
responsabilidad respecto de ellos en la praxis del sistema penal.

Por otra parte, el sistema penal y sus operadores tienden a no considerar las diferenciaciones
existentes, al interior del sistema entre las personas, lo cual es básico para una real eficacia del
principio de igualdad en relación a la dignidad de la persona y a su responsabilidad. Ciertamente, el
sistema no puede exigir la misma responsabilidad a aquellos que se mueven en mundo de códigos
diferentes a los homogéneos, como es el caso de los indígenas, de los niños, de los enfermos
mentales, etc. Es decir, la perspectiva político criminal del principio de responsabilidad o
culpabilidad se convierte en un desafío, en la medida en que es necesario establecer las garantías
necesarias con el objeto que el sistema y sus operadores den cuenta por una parte de qué han hecho
para otorgar a esa persona las condiciones suficientes que le posibiliten la respuesta que se le está
exigiendo, y por otra parte, de las circunstancias en que esta persona se encontraba, a pesar de esas
condiciones suficientes otorgadas, permitan exigir dicha respuesta.

Es por eso que siempre responsabilidad es igual a exigibilidad, esto es, se trata de determinar y por
tanto garantizar qué es lo que puede exigir el sistema y sus operadores de una persona, y ello no es
una cuestión de fundamentación absoluta o puramente dogmática, sino una cuestión a resolver
desde las bases mismas de los objetivos de un sistema democrático.

E. El principio de la Indemnidad Personal

Por último y sin naturalmente agotar todos los principios garantistas, es un principio elemental de
un derecho penal democrático, que proviene igualmente de un principio de dignidad de la persona y
su autonomía ética, el de la indemnidad personal; es decir, la sanción a aplicar no puede afectar al
ciudadano en la esencia de su persona ni sus derechos, la persona no puede ser instrumentalizada
por la sanción, no puede ser medio para fines más allá de ella misma, ni tampoco se le puede
cercenar de tal modo sus derechos que ello implique una limitación extrema de sus capacidades de
desarrollo personal. En tal sentido, en nuestros países hay que luchar contra la práctica de sanciones
para-estatales que dan lugar a una doble ética en Latinoamérica, por una parte constituciones en las
cuales se recogen todas las declaraciones de derechos humanos y por otra parte, una organización
de facto dirigida o apoyada desde el Estado, que viola todos estos derechos; como denuncian todos
los organismos internacionales: la tortura, el desaparecimiento forzado de personas, las ejecuciones
sumarias, por citar aquellas transgresiones más graves, son frecuentes en muchos de nuestros países.
Es uno de los primeros problemas que tiene que afrontar una política criminal democrática, con el
objeto de garantizar que ello no suceda o no vuelva a suceder.

Pero no sólo en el ámbito para-estatal hay graves transgresiones al principio de la indemnidad


personal, sino también en las sanciones propiamente estatales. En ese sentido hay que garantizar la
no aplicación de la pena de muerte, de la pena de presidio perpetuo y de las penas excesivamente
largas de privación de libertad o de privación de derechos, pues todas ellas afectan a la esencia de
los derechos de la persona, impidiéndole entonces su desarrollo.

Más aún, aparece hoy crimino-lógicamente comprobado, y más en nuestros países, los efectos de
despersonalización de las penas privativas de libertad. Las penas privativas de libertad implican una
doble violencia, por una parte, por el efecto desintegrador sobre la persona, y por otra por ser de
carácter discriminatorio, ya que generalmente recaen precisamente sobre personas que han tenido
graves déficit sociales, pues por lo general, las personas que están en cualquier cárcel del mundo,
son aquellos que pertenecen a los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

De allí que ha de tenderse a aplicar lo menos posible la plena privativa de libertad y a buscar
sustitutivos o bien alternativas a ella, con el objeto justamente de evitar sus efectos nocivos para la
persona. Más aún, dada la co-responsabilidad del Estado, las sanciones han de contemplar cuando el
caso lo requiera, formas de apoyo a la persona con el objeto de que en el futuro pueda resolver sus
conflictos sociales de un modo diferente al de los hechos delictivos. La pena o sanción no puede ser
simplemente un castigo; sino tiene que ofrecer alternativas diferentes para la solución de los
conflictos. Es por eso que las penas tampoco pueden ser rígidas en su mínimo, sino que han de ser
abiertas, con el objeto que el juzgador, llegado el caso, y de acuerdo con el principio de necesidad,
de la pena, íntimamente ligado al de indemnidad personal, pueda prescindir también de ello.

El principio de la necesidad de la pena ha de regir todo el sistema penal, ya desde la persecución


policial, ya que a menudo por ejemplo, en hechos de poca monta, la detención de un joven puede
ser sumamente perjudicial y sin embargo, basta con llamar a la familia, al asistente social
respectivo, o a la educadora, en el mismo sentido en el proceso penal también tiene que verse
influido por la necesidad de la pena y por tanto en gran cantidad de delitos puede ser preferible
terminar el proceso con una conciliación y no con una sentencia condenatoria.

Indemnidad personal y necesidad de la pena son un desafío político criminal en cuanto requiere de
garantización en nuestro sistema, dado el hecho que la mayoría de las personas a las cuales se les
aplica la pena en nuestros países, son aquellas que pertenecen a los sectores más desfavorecidos de
las sociedad.

III. A MODO DE CONCLUSIÓN

En definitiva, perspectiva político criminal significa determinación de los principios básicos de un


derecho penal democrático, dilucidación de su contenido, pero desafío político criminal significa
entender que todo principio es sólo un programa de acción y requiere por ello de implementación en
una realidad concreta, la nuestra Latinoamericana con el objeto de establecer sino algo diferente al
derecho penal como decía Radbduch, por lo menos un Derecho penal más humano, esto es
únicamente de los hombres y para los hombres.

PREGUNTAS

La discriminalización y desjudicialización que restringe el ámbito del derecho penal, ¿no cree
ud. que nos hace pensar en tendencias abolicionistas?

No, el planteamiento abolicionista lleva a la desaparición del Derecho penal y esto es lo que ha
sostenido. Otra cosa totalmente diferente es el planteamiento de que la intervención punitiva está
regida por el principio de la "última ratio", y hoy los organismos internacionales no solamente
hablan de "última ratio" sino de "extrema ratio". Es decir que la intevención punitiva solamente
debe plantearse cuando se trata de afecciones graves o bienes jurídicos, o sea de aquellos intereses
considerados más elementales y básicos dentro de la organización social.

Como se sabe, desde los inicios de una investigación policial ocurren sucesos graves y se está
afectando a los derechos de la persona. Se produce allí una contradicción inevitable, pues por una
parte, entre las constituciones están planteando la protección a los derechos fundamentales y a los
derechos humanos. Cualquier Constitución de hoy dice en su primer artículo que la base de todo el
sistema social es la libertad de las personas, su dignidad sin embargo, justamente el Derecho penal,
lo primero que afecta es la libertad y la dignidad de las personas, ya sea a través de la pena de
prisión, o de las estigmatizaciones que significan varias medidas del Derecho penal. Por eso les he
dicho que el Derecho penal va a ser, siempre mientras haya Estado, una lamentable necesidad. Eso
hay que restringirlo al mínimo posible y dejar el resto a políticas económicas, sociales, culturales,
también de carácter de control de un tipo informal dentro de los sistemas sociales. Por eso es que el
Derecho penal solo tiene de limitarse a regir en aquellos aspectos mínimos y básicos dentro del
sistema.

Algo totalmente diferente es lo que plantea la teoría del abolicionismo penal, que pretende la
sustitución completa del Derecho penal. Lo cual a mi parecer es hoy una quimera y podría producir
efectos totalmente contrarios a los fines que esa teoría pretende perseguir, como ya se ha
demostrado en algunos sistemas sociales, donde aun en cosas parciales se pretendió la abolición
total; como un ejemplo en California o Suecia, cuando se planteó la total abolición de la pena de
prisión o de las cárceles y que lo único que se consiguió fue aumentar una serie de controles
discriminatorios y que afectaban mucho más a la persona.

¿Cree ud. que el desaparecimiento de personas debería de tipificarse en toda la legislación


penal latinoamericana?
Yo creo que no hay que confundir. Cuando se habla de Derecho penal mínimo, no es solamente de
una tendencia descriminalizadora, sino también de una tendencia criminalizadora. Se trata de
averiguar cuáles son aquellos intereses más importantes de la sociedad y cuáles son las afecciones
más graves a esos intereses, y ello puede implicar discriminalización, pero también criminalización.
Para el caso, del castigo a todas aquellas afecciones a la calidad del consumo; del de todos los
delitos socieconómicos, o delitos ecológicos. Está demostrado en cualquier país que la dañosidad de
afecciones como las ejemplificadas, es mucho más significativa que cualquiera de aquellos delitos
tradicionales. Se trata de miles de personas afectadas por ese daño. De modo, entonces, que no es
solamente un proceso de discriminalización, sino también de criminalización.

Es evidente desde esta perspectiva que hay ciertos derechos o intereses que afectan a toda la
humanidad como tal, que son el patrimonio de toda la humanidad, como es el caso de la tortura, el
desaparecimiento forzado de personas o las ejecuciones humanas. Esas afecciones a la humanidad
como tal, al patrimonio humano, deben ser justamente penalizadas.

Para países latinoamericanos como El Salvador, que ha vivido en conflicto durante 12 años
consecutivos, ¿Consideraría usted la posibilidad de investigar sobre la llamada patología de la
violencia del post-guerra, con el fin de determinar ajustes en la política criminal y legislación
penal en general?

En todo país que ha pasado por un conflicto, parece que el estudio de la violencia y de los procesos
que generan la violencia es de una importancia básica para ese país. Es ese el descubrimiento de la
vida, la revelación de la vida y la condena por todos los procesos de generación de la violencia. Es
la primera forma para llegar a la paz, para llegar justamente a las vías no violentas.