Вы находитесь на странице: 1из 2

ISTP “CARLOS CUETO FERNANDINI” Módulos Transversales

Departamento de Formación General TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN

Trabajo individual

Lea los siguientes textos y escriba o corrija los acentos, signos de puntuación y mayúsculas
donde se requiera. Asimismo resaltar dichas escrituras o correcciones en otro color

1. Los libros comenzaban a llegar o se publicaban aquí, aquí estaban también los guías; pero,
en cambio, los tiraba el trabajo improvisado y que debía ser eficaz. Inesperadamente se
les presentaban perspectivas y posibilidades no imaginadas. Los jóvenes en México deben
saber hacerlo todo. El desconcierto y las inquietudes todavía no acaban. No saben, cada
uno, todavía que van a hacer, es menester estar prevenidos. Las orientaciones de la patria
pueden ser las más inesperadas, aunque lo más probable es que se aquieten los espíritus
y que hombres serenos, no ignorantes de la crisis, se aboquen al conocimiento y
resolución de los problemas, donde le toque estar un poco al azar- al joven cuando venga
este aquietamiento, por allí hara su carrera, por allí hará su cultura. Y aunque el mas serio
problema de toda juventud es esta eterna inquietud de la dirección, inquietud un poco
feliz, tras de tanto tantear, ira encontrando al fin la suya y, por donde mas hayan
despertado sus aficiones en este vagabundear de sus estudios, por allí ahondara por allí
seguira y acaso tambien por allí florecerá, aunque tarde. juventud retrasada que tendra,
sin embargo, el placer de verse prolongada tanto como se hayan prolongado sus
inquietudes y sus indecisiones, sus dudas y su secreta alegria de desconfianza.

Eduardo Villaseñor, De la curiosidad y otros papeles, 1945

2. Porque, sin duda, estará muy bien que nos preocupemos por defendernos de los
adversarios que encuentra siempre la libertad; mas conviene igualmente no olvidar nunca
que no pocos de esos adversarios perecerán por su propio impulso, como castigo de su
violencia, según ocurrió con el rival hipócrita de teágenes cuando fue a derribar de su
pedestal la estatua que los tasios le consagraron. Cayó la imagen del vencedor, pero al
desprenderse vino a rodar sobre el cuerpo del envidioso y con su peso lo sepultó.

Jaime Torres Bodet, Educación y concordia internacional.


Discursos y mensajes (1941-1947), México,

3. El pan, según la biblia, resulta ser tan antiguo como el hombre mismo. Adán vegetariano,
al ser echado de su huerta, no solo fue condenado a ganarlo con el sudor de su frente,
sino que iba en lo sucesivo a alimentarse de carnes -caza y pesca- para tragar las cuales
necesitaba acompañarse de pan, tal como nosotros. Las frutas y legumbres pasan sin él.
Mas para aquellas constantes excursiones de nuestros abuelos prehistóricos, como para
las nuestras, era bueno llevar sándwiches. Toda pena es buena con pan. Y el que tiene
hambre, piensa en él. Lo comen las personas que son como el de buenas. Calma el llanto.
¿A quien le dan pan que llore? Y las personas sinceras le llaman por su nombre y al vino
vino.

Salvador Novo, “Antología del pan” (fragmento), en Ensayos, 1925

4. En primer lugar, las artes plásticas, desde la cerámica hasta la arquitectura, pasando por
los estudios de la escultura y los códices; cualesquiera sean el espacio y el tiempo de su
localización, aquellas formas no dejan lugar a duda sobre la magnificencia y sutileza del
espíritu que alentó su creación; la obra del tiempo, de la incuria, de las equivocaciones y
de los sectarismos, lejos de quebrantar la majestad, acentúa el poderoso misterio con que

Preparado por Lic. Freddy Gonzáles Arteaga 2020-I Pág. 1


ISTP “CARLOS CUETO FERNANDINI” Módulos Transversales
Departamento de Formación General TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN

hoy, como en los días prístinos de la conquista monumentos mascaras códices pasman el
ánimo.

Agustín Yáñez, “Meditaciones sobre el alma indígena” (fragmento) en Estudio


preliminar a Mitos indígenas, UNAM, 1942, pp. VII-XXV
(Biblioteca del Estudiante Universitario).

5. Picasso, es el más alto exponente en el arte contemporáneo, de la conciencia europea por


clásico, es tradicionalista de algún modo original en sus formas que, sin embargo, no
alcanzan, sino solo en algún momento se acercan a las monumentales de Orozco.

Justino Fernández, “Orozco, genio de América”, en Cuadernos americanos,


nov.-dic., año VIII, vol. XLVIII, núm. 6, pp. 247-253.

6. Tomas moro se aparta de la división de oficios aceptada por Platón; establece que todos
los utopienses, sin excluir a las mujeres, aprendan desde su niñez la agricultura,
acudiendo a presenciar el trabajo de los adultos y algún otro oficio mecánico de tejedores
herreros, hilanderos, etc.

Silvio Zavala, La utopía de Tomás Moro y otros estudios,


México, Antigua Librería Robledo, 1937, pp. 4-15.

Preparado por Lic. Freddy Gonzáles Arteaga 2020-I Pág. 2