Вы находитесь на странице: 1из 1

EL HOMBRE POSMODERNO DESDE EL OLVIDO QUE SEREMOS

La esencia de la vida consiste en ser fiel a lo que uno cree.

Hoy en día, hablar del sentido de la vida no es tarea fácil, pues, todo es
subjetivo y depende del pensamiento y de la ideología que cada quién tenga de
la vida. Éste pensamiento también depende de las grandes influencias que con
el tiempo han ido trascendiendo en la vida de cada persona, influencias que,
cabe resaltar, van lideradas por los grandes avances tecnológicos que se han
ido desarrollando a través del tiempo.

La postmodernidad es el momento actual que estamos viviendo, el término en


donde regresan y se reciclan los conceptos, donde impera lo efímero, lo
desechable. La era después de la modernidad en donde se siente un cierto
cansancio y hastió, predomina la indiferencia, el individualismo de hoy, creamos
nuestras propias modas, nuestras propias reglas; en donde todo está permitido.
Esta mezcla que se caracteriza por la descomposición de conceptos es la
postmodernidad.

El proceso de globalización en el mundo ha generado cambios en el hombre,


desde su migración o desterritorialización hasta su cultura, raza, nacionalidad y
sexo; conduciéndolo hacia nuevos referentes identitarios. 

Los individuos están inmersos en una realidad social, su desarrollo personal no


puede disociarse del intercambio con ella, su personalidad se va forjando en su
participación, en las creencias, actitudes, comportamientos de los grupos a los
que pertenece. Esa realidad colectiva consiste en un modo de sentir,
comprender y actuar en el mundo y en formas de vida compartidas, que se
expresan en instituciones, comportamientos regulados; en suma en lo que
entendemos por una cultura. El problema de identidad de los pueblos remite a
su cultura*.

La identidad nace, se construye, evoluciona y desaparece; y se determina por


las características que los hacen diferente entre un grupo humano y el resto de
la sociedad. A primera vista un grupo de personas se caracteriza por poseer
símbolos, territorio e historia en común con el fin de enmarcarlos en un solo
componente identitario.

La Identidad Social de una persona se define como el "conocimiento que un


individuo tiene de pertenecer a un determinado grupo social y los sentimientos y
emociones que experimenta por ser miembro de dicho grupo”*. Las personas
de la posmodernidad ven la realidad y actúan en ella de distintas maneras, pero
al hablar del sentido utilitario de los objetos a diferencia de la modernidad las
cosas se descartan con gran rapidez a causa de lo precario de su duración, es
decir, entre más rápido se descartan los objetos y se sustituyen por nuevos,
mayor es su dependencia, volviéndolos indispensables para la subsistencia de
cada ser humano. 

Las cosas se convierten en mercancías, se deja a un lado los valores y virtudes


como la familia y el trabajo; y se valoriza la seducción, la simpatía y la

Оценить