You are on page 1of 2

Proyecto: “Aplicaciones biomédicas de compositos de quitosanos”

FIA - INNOVA BIO BIO, ene.2004 – dic.2006


Investigador Responsable: Galo Cárdenas Triviño

Chile es un país privilegiado por disponer de un amplio territorio costero, del cual puede
extraer los recursos, que han llevado al sector industrial pesquero a ser uno de los de
mayor importancia económica nacional. En este mismo sector, la industria produce como
desecho del procesamiento de crustáceos, una gran cantidad de caparazones, los cuales
hoy en día no tienen un uso alternativo. Actualmente, parte de las caparazones son
secadas y molidas para exportarse como harina de crustáceos a un valor aproximado de
US$ 550 por tonelada, el resto es depositado en vertederos, con los efectos ambientales
asociados a su acumulación. La VIII Región poseía el 70% de la captura de crustáceos a
nivel nacional, lo cual se ha trasladado ahora a la V Región en espera de la supresión de
veda en uno o dos años más.

A partir de estas caparazones, mediante un proceso modificado por nosotros se puede


obtener quitina (segundo polisacárido más abundante en la naturaleza), y su derivado, el
quitosano. La diversidad de aplicaciones, sus propiedades no tóxicas y su naturaleza
biodegradable, los hacen productos muy atractivos para la industria actual. Análisis
realizados en nuestros laboratorios, confirman un alto contenido de quitina en
crustáceos nacionales, la cual es posible utilizar en diferentes campos; entre ellos el
área biomédica. Debido a las crecientes presiones por preservar el medioambiente, la
posibilidad de utilizar materiales amigables como éste y que permitan reducir los niveles
de contaminación, son altamente deseables. Aprovechar la disponibilidad de materia
prima existente (caparazones de crustáceos), principalmente en el sur de nuestro país se
presenta como una gran ventaja y oportunidad para el desarrollo de este proyecto en la
VIII región, junto con la vasta experiencia del grupo de investigadores participantes.

Existen evidencias convincentes de que la quitina y el quitosano pueden ser aplicados sin
riesgos tanto en animales como en humanos, aún más, ellos ejercen un gran número de
acciones beneficiosas cuando el cuerpo humano es afectado por cicatrices quirúrgicas,
heridas, quemaduras y úlceras, a modo de ejemplo, se ha encontrado que tienen un
efecto acelerador sobre el proceso de recuperación de heridas. Adicionalmente, el
quitosano es un producto muy atractivo para el tratamiento específico de las
quemaduras, ya que puede formar películas resistentes, biocompatibles, absorbedoras
de agua y degradadas naturalmente por enzimas del cuerpo. Estas membranas pueden
aplicarse directamente sobre la quemadura dado que presenta propiedades bactericidas.
Otra ventaja de este tipo de tratamiento es que permite una permeabilidad óptima de
oxígeno y evita la pérdida de líquidos corporales. Esto es importante para prevenir la
privación de oxígeno a los tejidos dañados. Como el quitosano es degradado por medio
de enzimas del cuerpo, significa que no necesita ser retirado, ya que el gradual
crecimiento de los tejidos dañados lo va eliminando.

A la luz de las estadísticas de pacientes quemados en Chile, y conociendo las


necesidades y la gran demanda nacional por productos sustitutos de piel, inalcanzables
en la actualidad por un gran número de pacientes debido a su alto costo, es que resulta
pertinente económicamente la elaboración de una piel artificial a un costo menor que
los productos importados. Aún más, la recuperación de los grandes quemados es de larga
duración y elevados costos que en los casos mas graves representan meses de
hospitalización y repetidas intervenciones quirúrgicas. Esta situación esta agravada por
las condiciones de la mayoría de los hospitales públicos y privados del país que ofrecen
solo tratamientos primarios, debiendo los casos más graves ser tratados en los tres
centros de referencia existentes en Santiago, dos públicos y uno privado. La magnitud
de los desembolsos requiere que estos sean asumidos por los sistemas de seguros
privados -Isapres y/o Seguros Personales- y público -FONASA-, constituyendo una gran
carga para las instituciones mencionadas.

Ante estos antecedentes, ensayaremos la aplicación de geles y películas de quitosano


como dermoreparador. Para ello se realizarán estudios en animales (ratas y cerdos), y en
humanos, donde se probará la efectividad, calidad y velocidad de regeneración del
tejido dañado. Los resultados que se esperan obtener con esta aplicación biomédica, es
la obtención de un producto natural, con propiedades de acelerar la regeneración del
tejido dañado. Se espera una disminución del período de cicatrización en
aproximadamente un 20%.

A corto plazo, con este proyecto se desarrollará la tecnología necesaria para la


implementación a pequeña escala de una piel artificial biodegradable, y a mediano
plazo se distribuirá el nuevo producto a nivel nacional a un costo accesible, con el
objeto de llegar a cubrir, en un plazo no superior a 7 años, un 65% de la demanda
generada en Chile.

Este proyecto busca potenciar un sector del área farmacéutica nacional capaz de
proveer de los compuestos e insumos que los laboratorios requieren para elaborar
nuevos productos y/o medicamentos. La idea es lograr la producción de
dermoreparadores de alta calidad a un costo razonable, al alcance del Ministerio de
Salud. La distribución de los nuevos productos se hará llegar a la Central de
Abastecimiento del Sistema Nacional del Servicio de Salud (CENABAST), con el objeto de
abastecer a servicios de salud y hospitales de todo Chile. Lo anterior, mediante
contratos con CENABAST, en el cual se establecerán los precios preferenciales, lo que
permitirá el acceso a los productos a personas de bajos ingresos.

Esta propuesta está asociada a la capacidad innovativa que pueda estimular a empresas
e instituciones, para que éstas puedan aprovechar de forma eficiente nuestros recursos
humanos y naturales. Bajo este contexto se enmarca este proyecto, que busca elaborar
productos de alto valor agregado, derivados de Quitosano, compuesto que a su vez es
extraído de desechos de la industria pesquera nacional.

ASPECTOS CLAVES:

Sustituto de piel para tratamiento de quemaduras de grado A y B de cualquier tipo


(incendio, ácidos, álcali, agua). Uso de soporte para crecimiento celular y generar una
dermis artificial lo cual acelerará el proceso de regeneración de piel.