Вы находитесь на странице: 1из 5

ANÁLISIS DEL EJERCICIO CONSTITUCIONAL DENTRO DEL ESCENARIO

POLÍTICO EN COLOMBIA.

JULIAN ALEJANDRO PAJARO COBOS​1​.

INTRODUCCIÓN.

Colombia es un estado Constitucionalista, o al menos eso es lo que pregonan quienes se

legitiman en el poder a través de las generaciones que ven cambiar las distintas épocas de

nuestro país, perpetuando su sometimiento a través de instituciones, algunas más débiles que

otras, pero todas siendo instrumentalizadas con fines egoístas y plagados de codicia que

evaporan toda esperanza de un país justo y equitativo para todos. La implantación de un

modelo Constitucionalista que permitiera establecer unos máximos claros a proteger dentro de

un Estado Social de Derecho se convirtió en una punta de lanza para la protección de los

derechos fundamentales y para garantizar el cumplimiento de los fines primordiales del

Estado respecto de sus ciudadanos, su marco de acción implica la necesidad de una

articulación directa y constante con los poderes del Estado adyacentes y es precisamente por

su esencia garantista que en muchas ocasiones su fin encuentra escollos y dilaciones

provenientes de sí mismo; de aquellos que representan el poder Constitucional así como de

los demás poderes que conforman la división de poderes en Colombia y que muchas veces

utilizan sus posiciones de poder para servir de marionetas en favor de grandes intereses

económicos. Es por esto que a lo largo del ejercicio constitucional de la rama judicial hemos

podido observar como en muchas ocasiones y por diversas razones con motivaciones de

distintos matices su alcance ha ido más allá de lo que en principio deberían hacerlo, en lo

positivo o en lo negativo desde su existencia ha existido un poder constitucional como sujeto

político activo en una sociedad extremadamente legalista, rezagada y conservadora lo que

1
CURSO QUINTO AÑO, FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD LIBRE
SEDE LA CANDELARIA, ​julian.pajaro89@gmail.com​, teléfono 2850642; 322 728 9491.
resulta penosamente necesario dadas las escasas garantías y la poca confianza en los poderes

ejecutivo y legislativo demostrado a través de los continuos errores en su actuar y

constantemente sus acciones políticas se alejan claramente del clamor nacional y se adentran

exclusivamente en los terrenos de la conveniencia económica con todo lo que esto implica,

más aún en un país donde el poder público no ha sabido poner freno y sí en cambio han

abundado motivaciones para cometer graves violaciones a la población civil y a los diferentes

ecosistemas de nuestro país.

ABSTRACT.

Entender la dinámica de un país tan complejo como Colombia resulta clave para entender el

papel tan trascendental del poder Constitucional en la política de nuestro país (entendiendo la

política como ese escenario en donde las posiciones y decisiones tienen una capacidad de

ejecución real), la necesidad que existe actualmente para establecer unos parámetros mínimos

sobre los cuales el Estado debe regirse es una de las razones de mayor peso para entender

porqué el papel desempeñado excede la teoría clásica de la separación de los poderes, a juicio

del autor surge un contrapeso inevitable al realizar distintos análisis pragmatistas de nuestra

sociedad y de sus dinámicas, es claro que una interpretación ajustada a nuestra constitución

junto con la penosa y paupérrima ejecución del poder político por parte de la rama ejecutiva y

legislativa lleva inexorablemente a la rama judicial a tomar medidas de requerimiento

inicialmente para finalmente adoptar las medidas necesarias para garantizar el respeto por los

derechos fundamentales de humanos y naturaleza según sea el caso.

KEYWORDS

Paramilitarismo, desplazamiento, intereses económicos, deforestación, corrupción, separación

de poderes, poder político, problema estructural, falta de educación, terrorismo de estado,

inestabilidad política, derechos fundamentales.

DESARROLLO
Son muchas las razones por las cuales se producen rupturas entre el modelo y noción clásicas

de la división de poderes, responde pues a dinámicas internas propias de cada país la

necesidad de generar un modelo ajustado a las necesidades que demanden el contexto propio

del momento y el lugar de aplicación, es por esto que los jueces constitucionales en su calidad

de garantes últimos de los derechos fundamentales juegan un papel muy importante en la

construcción de un modelo político que permita compensar las graves inconsistencias que

presenta éste excediendo ​a priori las funciones que debería tener el poder ejecutivo y/o

legislativo, una interpretación limitada podría llevar a esta conclusión que resulta errada por

lo que expondré las razones por las que considero que la participación en política por parte de

los jueces constitucionales resulta una medida necesaria aunque perjudicial para el

funcionamiento de la dinámica del ejercicio del poder político en nuestro país.

Resulta claro para todos nosotros las funciones que ostentan los poderes públicos dentro del

funcionamiento de nuestro modelo político y como a través de una armonía entre estos

poderes se establece un diálogo entre las necesidades, la planeación, la ejecución, la vigilancia

y todos los demás aspectos que esperamos de nuestro Estado. Ahora bien, dadas las

condiciones propias de nuestro modelo político-económico se ha exigido un replanteamiento

de las funciones clásicas propuestas por el modelo de división de poderes. Las falencias

reiteradas que se presentan en dicho modelo derivan en graves y constantes violaciones a los

derechos fundamentales por lo que resulta imperativo un mecanismo que pueda tutelar

directamente estos derechos y garantizar que las razones que motivan o que llevan a que se

produzcan estos fenómenos no se perpetúen en el tiempo, es decir, se debe impactar

directamente sobre todo aquello que propicie las condiciones que genere las violaciones a los

derechos fundamentales y no sólo buscar resolver aquellos casos particulares a los que se ven

enfrentados los jueces constitucionales.


El desarrollo pleno y desde una perspectiva integral de las funciones de los jueces

constitucionales obliga a extender sus decisiones más allá del ámbito individual de los

ciudadanos y propiciar un ambiente de garantía y respeto de los derechos fundamentales. La

mala ejecución o la falta de ésta por parte de los poderes públicos no eximen de sus

responsabilidades y obligaciones a nuestro estado, se debe asegurar el cumplimiento de la

constitución sin importar que las diversas condiciones adversas impidan que estas se

materialicen. De este modo la incursión dentro de las políticas públicas por parte de los jueces

constitucionales permite equilibrar las cargas que impone la falta de estado dentro de una

sociedad plagada de necesidades y carencias, a través de una interpretación garantista de la

constitución buscan los jueces imponer lo material sobre aquello formal que limita la acción

del estado además de todas aquellas acciones individuales dentro de éste que del mismo modo

afecta sustancialmente la estructura de la sociedad y que requiere un control superior que

tenga la capacidad de analizar contextualmente aquellas dinámicas sociales e inferir

directamente en dichas dinámicas de tal modo que sus decisiones procuran asegurar por sobre

todo la garantía de respeto por aquellos pilares que han sido fijados por la constitución y

deben ser objeto de procura y observancia por parte de todos los poderes, por lo que a falta de

esta condición intervienen los jueces constitucionales al nivel que resulte necesario desde su

perspectiva con el fin de limitar lo más posible las violaciones a los derechos fundamentales

que provienen por acción u omisión por parte del estado, su administración, ejecución además

de sus normas jurídicas.

CONCLUSIONES.

Dentro del deber ser, y según la sana lógica que propone una correcta y adecuada división de

poderes en donde la armonía existente derivada de la comunicación e interacción constante

entre los poderes públicos permite que la coordinación y engranaje de su funcionamiento

responda a las necesidades propias de cada nación y sociedad, su óptima lectura permitirá que
exista una alineación entre lo que se espera y lo que se recibe. Ahora bien, dentro del

complejo y disfuncional modelo político encontramos que existen fallos estructurales dentro

de todos los niveles del modelo estatal, estos fallos afectan negativamente el cumplimiento de

la constitución en la sociedad, el fin de nuestro estado no puede verse desarrollado y por tal

motivo se torna absolutamente necesario adoptar medidas de acuerdo a las posibilidades de

cada nación.

Los jueces constitucionales permiten adecuar o ajustar aquellas medidas en algunos casos

bienintencionadas pero mal aplicadas, desproporcionadas o abiertamente contrarias a la

constitución de tal modo que se produce un freno o una suerte de contrapeso hacia los poderes

respecto la ejecución de sus funciones asegurando así que no posean una capacidad absoluta o

limitada en éstas, y más bien determinando el marco o límite en su accionar el cual debe estar

regido por los principios de la constitución los cuales establecen, más allá de cualquier

formalidad, de qué manera tiene que comportarse el estado frente a sus administrados.

Оценить