You are on page 1of 9

Como Superar La Crisis: Trabajar Por

Internet
Puede parecer fuera de lugar hacer una comparación entre
la teoría de la evolución y las actitudes a tomar en la
actualidad. Pero los hechos son tozudos. Se han repetido
invariablemente a través del tiempo. Y el resultado nos
muestra que para superar la crisis, una de las mejores
alternativas es trabajar por Internet.

Cuatro mil seiscientos millones de años nos han enseñado


como funciona el mecanismo de la supervivencia
evolutiva. Está basado en tres puntos:

Primero, una fuente cambiante. El hábitat, el


ecosistema, va variando constantemente. Alteraciones en
el clima, llegada de nuevas especies, desaparición de
fuentes de alimentos, etc.
Segundo, variaciones genéticas en la reproducción. De
manera aleatoria se producen mutaciones en la herencia
genética. Pueden ser cambios en el color del pelaje,
alteraciones en la morfología, o cualquier otro.

Y finalmente, lo que se podría denominar un mecanismo


de filtro, la llamada selección natural.
Si esos cambios genéticos coinciden con una mayor
posibilidad de adaptación a las variaciones, la selección
natural dará más oportunidades de sobrevivir a quien
los tenga. De generación en generación irán
acumulándose, aumentando su proporción. Y llegado el
momento, se habrán establecido y fijado en todos los
individuos, creando una nueva especie.

Sin embargo, el desarrollo de la civilización ha hecho


innecesaria la selección natural. Ya no necesitamos
transformarnos con las variaciones del medio. Al menos
fisiológicamente. La sociedad cubre las necesidades que
antes podrían haber generado la eliminación de los
inadaptados. Por eso, al contrario que los animales, cada
vez somos más diferentes (como especie) entre nosotros.
No obstante, se ha creado un nuevo tipo de selección,
ya no natural, sino cultural. No ajustarse a los cambios
culturales (que lo abarcan todo) crea otro tipo de
exclusión: Países subdesarrollados, clases desfavorecidas,
marginados.

En estos momentos, nos hallamos inmersos en un gran


desequilibrio, una alteración que llamamos crisis. Crisis
significa cambio. El equivalente a las anteriores
variaciones del medio. Y este es el mayor cambio que ha
padecido la Humanidad. La globalización está creando
un nuevo sistema de relaciones. Las industrias desplazan
la mano de obra a zonas donde sea más barata. La
economía ya no garantiza ningún tipo de estabilidad en el
empleo. Antes una carrera universitaria aseguraba una
vida acomodada; Ahora vemos legiones de licenciados sin
trabajo. Los mercados fluctúan constantemente sin
previsión. Las élites dirigentes lo llaman “indicadores
económicos negativos”. Los demás, aumento de la
pobreza. En todos los niveles se está desmoronando el
sistema que ha imperado durante años.

Ahora volvamos a centrarnos. Tenemos una situación de


cambio, y según los patrones evolutivos, necesitamos
una mutación, en nuestro caso cultural, para
adaptarnos. Y no debe estar condicionada ni por los
mercados, que son cambiantes, ni por la localización, ni
por los costes. La propuesta no puede ser más obvia.
Quien reúne todos los requisitos, el momento, la forma
y la oportunidad, no es otro que Internet. Para empezar
no importa donde vivas, ni tu nivel de conocimientos.
Desde cualquier parte del mundo, y con una conexión a la
red, puedes comenzar tu nuevo recorrido. Con un coste
mínimo y una flexibilidad máxima. Sin atarte a lugares,
contratos, horarios ni mercados. Y las condiciones
obligan a que este cambio sea rápido. Para que pueda
perdurar, varias razones nos inducen a apresurarnos:
• Ahora está en sus inicios. Como todo proceso,
Internet irá haciéndose más y más complejo. Con el
tiempo, la competencia y dificultad aumentará. Quien
ya esté posicionado, será más difícil de desbancar. Y
especialmente el mercado hispano. Está en pañales en
comparación con el anglosajón. En el próximo año se
calcula que tendrá más de 300 millones de usuarios.
Y ahora es un campo prácticamente virgen. Un
mercado inmenso lleno de nuevas oportunidades de
negocio y progreso. Y aún con poca competencia.
• Deberás transformarte. Según estadísticas, más del
95% de los que fracasan en Internet, lo hacen por
abandono. Para evitarlo deberás aprender a crear
autoconfianza. A confiar plenamente en tu capacidad
de conseguir toda cuanto te propongas. A no rendirte.
Los que continúan, acaban triunfando. Y el proceso
de renovación requiere tiempo. No se pueden
modificar las creencias de un día para otro. Cuanto
antes empieces, antes estarás más predispuesto a
ajustarte a la nueva situación. En términos evolutivos,
tendrás más opciones de sobrevivir.

• Necesitarás tiempo para dominarlo. No es


necesario ser un experto al iniciarte, pero tendrás que
formarte. Las habilidades se aprenden. Estudiar su
mecánica, los medios con que trabajarás. Aprender y
aplicar. A veces hay que equivocarse para progresar.
Y continuar con más experiencia. Tiempo. Y para
tener montado todo el rompecabezas de los negocios
online, más tiempo. Para establecerte como
“marketer”, si antes empiezas, antes te afianzas. Y el
reloj, la evolución y el progreso, no esperan.
Ahora se puede emprender una nueva forma de vida desde
cero. Nunca antes tanta gente tuvo tanta información,
tantos medios y tantas posibilidades de mejorar como hoy
en día. Puedes encerrarte en tus creencias de escasez, o
puedes superar la crisis viéndola como la más grande
oportunidad que jamás ha existido. Trabajar por
Internet es el descubrimiento del fuego para la nueva
Humanidad. Si cuando se desforestaron los bosques
tropicales, creando la sabana, unos homínidos no hubiesen
bajado de los árboles, empezando a caminar erguidos, allí
seguiríamos. Despiojándonos en las ramas. Y el que a
veces me comporte como un mandril en celo, no viene al
caso. Ni es significativo. Cada uno es como es, y lo que
hay es mucha envidia.
A ser buenos y todo eso.

Xavier Arriarán

http://www.ganar-dinero-en-internet.xavierarriaran.com

http://www.xavierarriaran.com