You are on page 1of 4

Adecuada habilitación del fierro de construcción

Se debe tener siempre presente, que la calidad de las estructuras de concreto armado
depende en gran medida de la eficiencia de la mano de obra empleada en la construcción. Los
mejores materiales y la mejor práctica de diseño, carecen de efectividad, si la construcción se
ha ejecutado de forma incorrecta.
Un ejemplo real y lamentable de estas afirmaciones se observó en el terremoto sucedido el
pasado 15 de agosto en el sur de nuestro país. Un estudio preliminar realizado por expertos de
la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y del Centro
Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (CISMID), reveló que
una de las causas del colapso de las edificaciones fue la deficiencia en su estructura debido a
procesos constructivos deficientes.
Como sabemos, el comportamiento adecuado de la estructura depende de que la construcción
ejecutada represente correctamente al diseño y cumpla con los requisitos definidos por el
ingeniero calculista, dentro de las tolerancias permitidas.
Precisamente, con el propósito de lograr un trabajo satisfactorio en obra, se deben realizar
inspecciones constantes a los diferentes trabajos ejecutados, particularmente a aquellos
relativos a la estructura asegurándose que todo esté de acuerdo a los planos de diseño y las
especificaciones técnicas correspondientes.
Un tema de especial atención, es la calidad del refuerzo habilitado que se colocará en la
estructura cuidando que se tengan las dimensiones y formas indicadas en los planos. En esta
tarea, las Normas nos proporcionan la ayuda correspondiente dándonos los requisitos y
exigencias mínimas que se deben respetar y a partir de las cuales se detectarán fallas de
ejecución.
Uno de los defectos más comunes que se detectan en obra y que, obviamente, deben evitarse
se refieren al doblado de las barras. Este doblado se debe realizar aprovechando una de las
propiedades más importantes del acero, la ductilidad. Esta característica debe ser cuidada y
conservada en toda la barra corrugada, durante el proceso de habilitado. Gracias a esta
propiedad la barra puede ser doblada sin sufrir daños en sus características mecánicas. Se
sabe que para doblar correctamente una barra, se debe cuidar que el Diámetro de Doblez (D)
mínimo, sea el que indica la Norma, esto se traduce en:
- 6 veces el diámetro de barra en un refuerzo longitudinal
- 4 veces el diámetro de barra en estribos

Cuando este diámetro D es menor al valor que indica la Norma, se produce una disminución de
resistencia y ductilidad en la zona doblada de la barra, lo cual la convierte en un material no
apto para su uso. En algunos casos pueden presentarse fisuras en dicha zona debido a las
tracciones o compresiones excesivas que se producen en el material, lo que originaría la
perdida definitiva de su capacidad de resistencia.

Con la finalidad de estudiar este importante tema, la Consultora Motiva S.A. (bajo encargo de
Aceros Arequipa), realizó un trabajo de campo el cual consistió en visitar 10 obras de diferentes
constructoras observando y midiendo exclusivamente el habilitado del fierro. Al medir los
diámetros de doblez (D) de 566 piezas habilitadas escogidas al azar se comprobó que eran
menores de lo que especifica la Norma hasta en un 20%, constituyendo esto un doblado
deficiente, lo cual repercute en las propiedades mecánicas del refuerzo y además en la
correcta ejecución del diseño estructural.
Si se ha decidido que el habilitado del fierro se va a realizar en obra, un método simple y
práctico que se puede usar para dar a las barras los diámetros mínimos de doblez que
especifica la Norma, consiste en separar el tubo de la trampa (Fig. B), una distancia adecuada
“L” para luego proceder a doblar la barra (Fig. C) tal como se muestra en la siguientes figuras:
Tramp
a
db
Θ Θ Θ Tubo

Θ Θ Θ
Barra corrugada

Antes de doblar, separar el tubo


Fig. B Donde:

db : diámetro de la barra
Θ Θ Θ L : distancia del tubo a la
trampa
D : diámetro de doblez
Θ Θ Θ

Una vez doblado


Tubo Fig. C
Diámetros mínimos de doblado según Reglamento Nacional de Edificaciones
Norma E-060: Concreto Armado

Nuestra Norma presenta dos casos, en cada uno de los cuales especifica lo siguiente:

Caso 1: Para barras longitudinales Barras de 3/8” a 1” : Dmìn = 6 db

db db

D
D

Doblez a 90° Doblez a 180°

Para este caso, las separaciones “L” que se deben considerar (Fig. B) para que las barras, una vez dobladas,
tengan el diámetro “D” que indica la Norma, son las siguientes:

Diámetro de Diámetro Distancia del tubo a trampa


Barra Doblez (L)
( db ) (D) (mm.)

Para doblar Para doblar Tabla Nº 01


(pulg.) (mm.) (mm.) bastones a bastones a
90° 180°

6 36 25 55
3/8 -- 57 35 85
-- 12 72 50 110
1/2 -- 76 55 120
5/8 -- 95 65 150
3/4 -- 114 85 175
1 -- 152 115 235
CASO II : Para estribos

db
135°

Barras de 3/8” a 5/8” : D = 4 db


D

En este otro caso, las separaciones “L” que se deben considerar (Fig. B) para que las barras, una vez dobladas,
tengan el diámetro “D” que indica la Norma son las siguientes:

Diámetro de Diámetro Distancia del tubo a trampa


Barra Doblez (L)
( db ) (D) (mm.)

Para doblar Para doblar


(pulg.) (mm.) (mm.) a a
90° 135°
Tabla Nº 02
-- 6 24 15 25
3/8 -- 38 25 40
-- 12 48 30 50
1/2 -- 51 35 55
5/8 -- 64 45 70

Las herramientas apropiadas para lograr un doblado adecuado, deben tener el tamaño correcto para
que no ajusten las barras y permitan que estas se muevan libremente al doblarlas.

Diámetro barra Diámetro tubo Ancho trampa

6 mm. 3/8” 8 mm.


3/8” 1/2” 14 mm.
Tabla Nº 03 12 mm. 1/2” 14 mm.
1/2” 5/8” 14 mm.
5/8” 3/4” 22 mm.
3/4” 1” 22 mm.
1” 1 ½” 31 mm.

Θ Θ Θ
Ancho
trampa
Θ Θ Θ

Diámetro
tubo