Вы находитесь на странице: 1из 7

Rock & Drogas

Por: Julieta Berardo - julieta@recis.com.ar


El uso y abuso de los fármacos tiene una historia tan larga y antigua como la del hombre mismo. Se sabe que
incas, mayas, egipcios, griegos y otros pueblos los utilizaron con fines religiosos o sociales (por ejemplo la
marihuana era usada como medicina desde hace más de 3000 años, o los egipcios usaban opio para callar el
llanto de los bebés en el año 1500 A.C.). En las sociedades modernas se hace uso de ellos como una forma de
rebelión, una búsqueda de placer o un escape de la realidad.
La Organización Mundial de la Salud define a las drogas o fármacos como “toda sustancia química que
introducida voluntariamente en el organismo de un sujeto, posee la propiedad de modificar las condiciones
físicas o químicas de éste”. Existen dos tipos de dependencia de las drogas: física (puede provocar el síndrome
de abstinencia) o psíquica.
Entre las drogas legales se hallan el alcohol, el tabaco y el café. Y entre las ilegales actualmente en la Argentina
se encuentran la cocaína, el ácido lisérgico (LSD), la marihuana, heroína, éxtasis, entre otras. Cada droga tiene
sus efectos y consecuencias específicos en sí misma y también dependiendo de cada individuo. Las causas y
consecuencias de estas adicciones no son explicadas en esta nota, pero puede ser investigado antes para
entender con más claridad.
Hecha esta presentación, lo que sigue a continuación es la relación de algunas drogas ilegales con la cultura
rock. En el ambiente de esta cultura, y mismo en sus letras, se aborda el tema más explícitamente que en otros
ámbitos y por eso es más fácil hablar de esta relación. El rock se caracteriza, en general, por ser apólogo de las
drogas y por esto, por ser perseguido por la policía. Las drogas en los músicos afectan tanto orgánicamente
como artísticamente.
Fue en la película “Easy rider” (1969 - Protagonizada por Peter Fonda, Dennis Hopper y Jack Nicholson) una de
las primeras veces que se pudo ver en la pantalla gente drogándose, y como podrán imaginarse no fue bien
visto por la mayoría de la sociedad.

Heroína
El mito de la heroína en la música empezó en la década del cuarenta con el músico de jazz Charlie Parker: al ser
heroinómano, los músicos que querían tocar como él comenzaron a consumirla. El saxofonista muchas veces se
desmayaba en el escenario, y se despertaba cuando era el tiempo de tocar su solo. Trató de suicidarse dos
veces, por lo que se auto-internó en un hospital psiquiátrico. Su última actuación fue en 1955 en un local
neoyorquino rebautizado Birdland en su honor: murió una semana después a los 35 años con cirrosis, neumonía
y otras enfermedades derivadas de su toxicomanía.
Otro ejemplo más reciente de un músico heroinómano es John Lennon, quien tras unirse con Yoko Ono y
separarse de The Beatles, editó un simple con the Plastic Ono Band “Cold turkey” donde describe el síndrome
de abstinencia. "No fue muy divertido," declararía. "Nunca me la inyecté. Aspirábamos un poco cuando
estábamos realmente con mucho dolor. Todos nos criticaron tanto, y me tiraron tantas pálidas a mí y a Yoko,
sobre todo a Yoko... Como Peter Brown, en nuestra oficina... Cuando volvimos, después de seis meses, viene y
me da la mano, y a ella no le dice ni 'hola'. Eso pasa todo el tiempo. Y nos hace sentir tanto dolor que algo
tenemos que hacer. Y eso es lo que nos ocurrió. Tomamos heroína por lo que nos estaban haciendo The
Beatles y los demás. Pero pudimos salir". Otro Beatle, McCartney, dijo al respecto, sentirse "afortunado" de no
haberse vuelto un adicto a la heroína ya que no le "habría gustado ir por ese camino".
Otro fue el caso de Lou Reed. En los shows de la época de “Rock N Roll Animal” (1974), durante “Heroin”
(editada por primera vez en 1967), se tambaleaba por los escenarios "dando patadas y zarpazos a un enemigo
invisible, rebotando contra los parlantes, olvidándose las letras y llevando su físico a tales extremos que cada
recital parecía que iba a ser el último. Una encuesta de la época que intentaba sondear cuál habría de ser la
próxima víctima mortal del rock lo ponía en segundo lugar, detrás de Keith Richards. La gente acudía a verlo
morir sobre el escenario. La dramatización de una posible muerte en directo llegó a la cima cuando Lou decidió
agregar a sus shows la ejecución de un pico de heroína en público." Para Reed esos días son un vago recuerdo:
"Aquella época fue para mí como una fisura temporal en movimiento."
Mucho se dijo sobre Keith Richards y las drogas. Es probablemente el músico que más sabe sobre ellas. Se dice
que su período de heroinómano fue de 1967 a 1977. Por si quedaban dudas sobre la actualidad del músico y las
drogas, lo que sigue a continuación fue publicado el 27 de febrero del 2005: “El guitarrista de la mítica banda
The Rolling Stones dormía plácidamente en el Hotel Castillo Toronto's Harbour cuando la real policía montada
del Canadá irrumpió en su habitación para proceder a un registro. En el mismo fueron incautados 22 gramos de
heroína, 5 gramos de cocaína y demás material ilegal por el que fue acusado de posesión y de intento de tráfico
de sustancias ilegales. Richards tuvo que pagar una fianza de 25 mil dólares y someterse a un juicio que le
encontró culpable.”
Sid Vicious (de Sex pistols) vivía como si verdaderamente no hubiese futuro, practicaba la autodestrucción y se
movía siempre por el límite de las cosas, particularmente en lo relativo a la heroína, que marcaría el resto de su
corta vida, y el resto de drogas que lo llevaron a la muerte.
En 1995, en el pico de su éxito con Depeche mode, Dave Gahan intentó suicidarse y luego decidió ingresar en
un hospital para rehabilitarse de su adicción a la heroína. Sobre esto Alan Wilder dijo en una entrevista: “Yo
siempre fui el más cercano a él en la banda, así que fue decepcionante. No por razones morales, sino porque el
abuso de las drogas afectó su personalidad, y más específicamente su mayor virtud, su sentido del humor.
También creó un incremento en la apatía del grupo, Y una distancia que yo encuentro triste, considerando que
Dave es una persona llena de vida, muy entusiasta realmente, creo que hay algo de él que no ha regresado
completamente.”
Luca Prodan, estando en Italia, fue incentivado por su amigo Timmy Mckern desde Córdoba para que vaya. En
las fotos que le mandó, Luca vio el lugar perfecto para desintoxicarse. La historia cuenta que en La Argentina
dejó la heroína pero se volvió alcohólico.
Durante las sesiones de “All things must pass”, Clapton comenzó su adicción a la heroína. Fue en el contexto de
la muerte de su padre y la de su amigo Jimi Hendrix, y el hecho de que no pudiera salir con Layla por ser la
esposa de Harrison (aunque después se casó con ella). Ésta dependencia se hizo aún mayor y durante dos
años desapareció de los escenarios (excepto en dos recitales: en Bangladesh con Harrison y en Londres con
Leon Russel). Hacia 1973 estaba recuperado y su amigo Pete Townshend organizó el recital del regreso, con la
participación entre otros de Ron Wood y Steve Winwood.
En el caso de Cobain, su adicción fue planeada: al no encontrar motivos ni cura para sus terribles dolores de
estómago, encontró en la heroína un analgésico muy potente. En el último año de su vida, Cobain sufrió de por
lo menos tres sobre dosis de heroína, terminando con su suicidio en 1994.
Otros heroinómanos fueron: Pete Townshend (The Who), Scott Weiland (Stone temple pilots), Layne Stanley
(Alice in chains), Tommy Bolin (Deep purple), Billie Holliday, Janis Joplin, David Crosby (The Byrds), Brian
Wilson (Beach boys) y Charlie Watts (Rolling Stones).

Anfetaminas
Las anfetaminas llegaron a los músicos country de una forma curiosa: los camioneros, que las tomaban para
mantenerse despiertos toda la noche, paraban en los bares que ellos estaban tocando y les dejaban pastillas de
anfetaminas como propina. Así las comenzaron a consumir músicos como Hank Williams.
A Elvis Presley le convidó un sargento en el ejército para mantenerse despierto durante las guardias. Llegó un
momento en que dependía totalmente de las drogas: las empezó a consumir para soportar largas giras o para
estar en forma en sus películas. En los últimos meses de vida, Elvis consumió 19.000 dosis de distintos
medicamentos.
Los precursores en consumir anfetaminas entre los músicos de rock fueron The Beatles. En Hamburgo, donde
tenían que tocar muchas horas seguidas, las consumían para mantenerse despiertos. “Dr Robert” de Revolver
(1966) habla sobre un médico que recetaba anfetaminas y otras píldoras a sus pacientes y amigos. Lennon era
uno de ellos y le escribió esa canción.
Los Mods acudían a largas fiestas, dispuestos a bailar durante toda la noche, consumiendo anfetaminas si era
necesario (también llamadas Purple Hearts). El que la mayoría de Mods fueran trabajadores fomentaba este
consumo de estimulantes, porque así se conseguía llevar mejor un estilo de vida tan duro. En la canción "My
Generation" de The Who, Roger Daltrey tartamudea imitando los efectos que producían las anfetaminas a la
hora de hablar.
El desayuno más célebre y no poco habitual de Sid Vicious eran las tortillas de anfetaminas.
Por el contrario, Frank Zappa nunca tomó drogas y prohibía (por contrato) a sus músicos que lo hicieran. No las
toleraba porque veía el asunto como una maniobra más del gobierno para manejar a la gente. Al respecto dijo en
1977: " Los políticos y los religiosos no se cansan de repetir que el sexo es malo, cuando en realidad es la más
eficiente solución natural para curarnos del stress al cual ellos mismos nos someten. Las drogas tampoco me
parecen una alternativa válida si lo que querés es sentirte un poco más libre, a lo sumo podrás integrarte a un
grupo social que se crea ' diferente '”. “ La mayoría de la gente se rehúsa a creer que no tomo drogas. Parece
haber un consenso en América donde es imposible ser creativo sin tomar drogas.”
Otros adictos a las anfetaminas fueron: Janis Joplin, Keith Moon y Pete Townshend (The Who), Iggy pop (The
Stooges), Lemmy (Motorhead), Withney Huston, Jerry Lee Lewis y Syd Barret (Pink Floyd).

Ácido Lisérgico (LSD)


Para hablar de LSD debemos hablar primero de la psicodelia. Y para hablar de ella hay que nombrar dos libros:
El libro tibetano de los muertos adaptado a la experiencia psicodélica, de Timothy Leary y Las puertas de la
percepción, de Aldous Huxley. Estas fueron las bases de la psicodelia además de que en 1965 el LSD era una
droga legal (en 1970 se ilegalizó por la generalización de su uso por los hippies). El término “psicodelia", en un
principio, usado en el terreno psiquiátrico, se traspasó al rock a mediados de los sesenta, calificándose de
psicodélica toda música que de alguna forma sirviera para "expandir la mente" y "alterar los sentidos".
Nuevamente, los antecedentes del LSD en la música se remontan al jazz con el saxofonista John Coltrane y los
trompetistas Dizzy Gillespie y Miles Davis.
Ken Kesey impulsó varias claves del movimiento de la psicodelia en su libro “One flew over the Cuckoo's nest”
(llevado al cine, traducido como “Atrapados sin salida” y escrito bajo los efectos de LSD, peyote y psilosibina).
También creó el autobús de los “Merry Pranksters”, un viejo ómnibus escolar pintado de colores, que se
dedicaba a viajar por Estados Unidos repartiendo LSD gratuitamente y realizando los Acid Test en los cuales se
improvisaba música, se leían poemas, se escenificaban danzas, obras de teatro, todo bajo los efectos del LSD.
Se considera a Grateful Dead los pioneros del sonido acid-rock de San Francisco y del estilo de vida hippie.
Muchos de los primeros trabajos de esta banda fueron realizados bajo el efecto de las drogas, LSD
especialmente. Hasta que Jerry García murió, en 1995, los Grateful Dead eran la banda "ácida" más longeva
nacida de la escena psicodélica de San Francisco en los sesenta. “Te tomabas LSD y al instante eras conciente
de otra dimensión, de otros planos, y la búsqueda se dirigía hacia la expansión de los límites…En los “Acid Test”
lo que importaba era eliminar las viejas maneras, las viejas ideas…” (J.García). También declaró: "Todos los
Dead hemos tenido problemas con la droga en algún momento de nuestra carrera. Pero siempre respetamos
una regla: que cada uno de nosotros era libre de hacer lo que quisiera sin sentirse responsable ante los otros."
Además de Grateful dead, estos festivales tenían protagonistas como: Jefferson Airplane, Great Society, Mystery
Trand, Quicksilver Messenger Service, Big Brother and The Holding Company (con Janis Joplin), Moby Grape,
Country Joe and The Fish, entre muchos, y el público los seguía de pueblo en pueblo, a pie, en motocicletas o
microbuses pintados.
La historia de The Beatles con el LSD es curiosa: en 1965 un amigo dentista perverso les puso la droga en el
café a Lennon y Harrison. George contó sobre este episodio: “Creo que me habían hablado del LSD, pero no
sabía lo que era realmente. Nos lo había puesto en el café, en el mío y en los de John, Pattie y Cinthya. En el
suyo no. Él nunca lo había probado. Estoy convencido de que pensaba que era un afrodisíaco. Recuerdo que su
novia tenía unos pechos enormes y creo que esperaba que montáramos una orgía colectiva” . Sobre el LSD
específicamente dijo: “Acabábamos de sentarnos en el club y pedir, cuando de repente tuve la sensación más
increíble del mundo. Fue como una versión concentrada de la mejor sensación que he tenido en mi vida. Era
fantástico. Estaba enamorado, no de nada ni de nadie en particular, sino de todo. Todo era perfecto, con una luz
perfecta” . El relato sigue diciendo que les pareció que se prendía fuego el ascensor y que estaban en el infierno,
que se reían mucho y que por momentos estaba como siempre y de repente “todo se volvía estrambótico otra
vez”. “Me metí en la cama y me quedé allí durante, no sé, tres años. Esto es lo que luego llamamos ´La
experiencia dental´.” “Supuse, erróneamente, que todo el mundo que tomara LSD se volvería sabio. Y luego
empecé a ver que muchas personas continuaban siendo igual de imbéciles, o que lo único que habían visto eran
muchos colores y luces, como en ´Alicia en el país de las maravillas.” “Hubo mucha gente que se arrojó a los
coches o por las ventanas. Lo entiendo porque de repente te sientes libre y sin ataduras. Puedes tener esa
sensación, percibir cómo sería dejar tu cuerpo, cómo experimentar la muerte. Pero debes recordar que sigues
dentro de tu cuerpo”. “Y aunque tiene inconvenientes, para mí el LSD fue más bien una bendición, porque me
ahorró muchos años de indiferencia. Fue como despertar y tomar consciencia de que lo importante en la vida es
preguntar ´¿Quién soy?´, ´¿A dónde voy?´ y ´¿De dónde vengo?´.” “Si sabes regirte por unas normas internas y
te centras en algún tipo de ley cósmica, no necesitas gobiernos ni policía, ni nadie que haga esas leyes. Si me
dejaran, pondría LSD en el té del Gobierno” . Según John, “Parecía que fuera a durar toda la noche. No
recuerdo los detalles; no se acababa nunca. Fue aterrador, pero fue fantástico. Aquella noche dibujé mucho.
Todos se fueron a la cama. Y la casa de George me pareció como un submarino enorme que yo conducía”. “He
debido de hacer mil ´viajes´. Tomaba LSD a todas horas. Lo dejé por los malos ´viajes´. No podía más. Lo dejé
durante no sé cuánto tiempo, y volví a tomarlo justo antes de conocer a Yoko. Me autodestruí.” “El LSD es como
la vida real en cinemascope. Cualquier experiencia que tengas, la habrías tenido igualmente. No estoy haciendo
propaganda y no lo tomo porque es una sustancia química, pero todo lo que dicen que hizo a la gente es
mentira.” . Ringo, como es habitual en él con un tinte de humor, relató: “Yo estaba en el club cuando John y
George entraron gritando´¡El ascensor se ha incendiado!´ ¡Lo mejor que podías hacer después de aquello era
tomarte un ácido!”. El disco más tóxico de la banda es “Revolver”. Se pueden ver los efectos, mostrando el
surrealismo y el absurdo, en temas como “She said she said” o “Tomorrow never knows”. El último Beatle en
probarlo fue Paul McCartney, quien declaró: "Reconozco que es peligroso tomarlo, pero yo lo hice con una
intención muy concreta en mente: encontrar la respuesta de lo que es la vida”.
En el año 1967, poco antes de encarar una gira por Estados Unidos con Pink Floyd, era evidente que el estado
mental de Barret ya estaba deteriorado, porque su comportamiento se hacía cada vez más inconsciente y
extraño, como consecuencia de su intenso uso de alucinógenos. En algunos reportajes televisivos se mantenía
callado y con la vista perdida, en algunos shows televisivos no hacía la mímica de la letra del tema que
simulaban estar tocando, y hasta ocurrió que no apareció en escena en algunos conciertos, debiendo ser
reemplazado. El grupo optó por incorporar a otro guitarrista (David Gilmour), permaneciendo Barret como
compositor y guitarrista ocasional. Esto acabó por hundirlo, nunca lo aceptó. Meses más tarde, Barret partió
definitivamente de la banda y comenzó su corta carrera como solista. Después de sus dos discos solistas (“The
madcap laughs” y “Barret”, editados en 1970) nada nuevo salió de la mente enferma de Syd Barret, excepto
recopilaciones. Actualmente sigue viviendo en casa de sus difuntos padres, alejado de cualquier intento de
volver a los escenarios o componer nuevas canciones. Este fue el primer caso con un lamentable final que se
conoció por el LSD.
Se dice que Peter Green tuvo que reaprender a tocar la guitarra por la locura que le ocasionó su adicción al
ácido. En 1970, el guitarrista, tras escribir clásicos en Fleetwood Mac, abandonó el grupo para seguir sus
creencias religiosas después de sufrir problemas de comportamiento por el consumo de ácidos. Batallando
contra la locura por mucho tiempo, Green apareció lentamente en la música: en los noventa hizo una aparición
en la ceremonia del Salón de la Fama donde tocó junto a Santana.
De los Rolling Stones, consumidores de LSD fueron: Keith Richards, Mick Jagger y Brian Jones.
Como contrapartida, Zappa dijo en 1977: “Sabemos bien que toda la movida del 67 en San Francisco con el
LSD fue orquestada por la CIA. Creo que el tema de las drogas es otra de las vías que el gobierno tiene para
mantener todo bajo de control, fijate como, convenientemente, ciertas drogas se ponen de moda. No podés
dejar de pensar en otra cosa que en un verdadero plan de merchandising ".
Otros consumidores del LSD fueron: Rocky Erickson, Brian Wilson (Beach Boys) y Jimi Hendrix.

Cocacína
Freud inició una serie de investigaciones experimentales sobre la cocaína y trató de utilizarla para frenar la
adicción a la morfina de un amigo suyo. En su primer ensayo Freud ofreció una enorme cantidad de datos sobre
la historia de la utilización de esta planta en Sudamérica, su exportación a Europa, sus efectos sobre los seres
humanos y los animales, y sus múltiples usos en terapéutica. El autor estaba a favor del uso de la coca, incluso
la mencionaba como anestesia para operaciones en los ojos. En el segundo artículo, vio los cambios que
provocaba la cocaína como resultado del bienestar general que producía. En el tercer artículo, Freud defendió la
cocaína contra los que la acusaban de ser peligrosa y creadora de hábito. Citó sus propias experiencias y las de
otros autores y sostuvo que la cocaína sólo producía adicción entre aquellos adictos a la morfina. En todos los
demás casos se comprobó que la cocaína no formaba hábito, podía administrarse libremente y, tras una
utilización prolongada, podía provocar no tanto ansia de tomarla como aversión contra sí misma. Luego de las
críticas recibidas por sus estudios y la confirmación de su fracaso terapéutico (no consiguió su objetivo de curar
a su amigo con la droga), decayó su entusiasmo por la función de los medicamentos en la cura, dirigiendo su
mirada hacia otros métodos de curación.
Volviendo a la música, los hermanos Gallagher consumieron cocaína por lo menos durante sus tres primeros
discos. Aunque Liam declaró: “Nunca tomamos nada antes subir al escenario. El concierto es sagrado para
nosotros”. Sobre un momento crítico de la banda Noel dijo: “En 1995 agarré 800 dólares y me subí al primer
avión que salía de Los Ángeles con un paquete de cocaína en el bolsillo. Me dije ´Ya está, el grupo está muerto
´” .
En el 2003 David Bowie aseguró que ya no consumía drogas, pero admitió haber tomado cocaína en grandes
cantidades en los años setenta y que esto afectó su memoria. Entre el 77 y el 79, Bowie salió de su adicción a la
cocaína con su trilogía de Berlín: el álbum “Low”, co-producido con Tony Visconti, y los discos “Heroes” y
“Lodger”, co-producidos con Brian Eno.
Los integrantes de Aerosmith también pudieron salir de esta adicción. Declararon en entrevistas: Hamilton: “Mi
conocimiento acerca de las drogas y del alcohol y de cómo estas me afectaban negativamente no lo entendí
solo hasta después de que estuve fuera de ellas, y hasta cuando estuve totalmente sano.” Whitford: “Tan pronto
como nos fuimos involucrando más y más con las drogas fuimos perdiendo el control a la hora de trabajar (o
cuando tratábamos de trabajar). ” Perry: “Para los artistas, consumirlas [drogas] es un como un atajo. La verdad
no lo necesitas. El talento con el que naces te ayuda a componer las canciones. Todo lo tienes adentro. De lo
que debes convencerte tu mismo es que lo puedes hacer sin el vicio y eso es uno de los grandes obstáculos,
como músico, que tienes que afrontar. Yo pensaba que no podía estar en el escenario sin al menos una cerveza
para relajarme un poco. Bien, si fuese solo una cerveza probablemente lo estuviese haciendo hoy en día. Lo
malo es que una cerveza te lleva a otra cerveza, y a otra, y a otra. Luego te bebes una botella de Jack Daniel's
mientras por el otro lado te está llamando el promotor. Una de las cosas que analizo es que la primera vez que
escuché rock and roll y el cabello se me paró yo no estaba borracho. Estaba muy sobrio. Cuando pongo todo
esto junto y entiendo que estoy dando más ahora de lo que lo pude hacerlo hace diez años atrás es gracias a
que estoy libre del vicio.”
Elton John, que tambien tuvo su época de cocainómano a mediados de los setenta y durante los ochenta, dijo en
el 2004: “las drogas matan el sentido de la belleza” Además, John sostuvo que “las drogas también destruyen la
percepción y hasta llegan a aniquilar la creatividad".
“¿Alcohol? ¿Marihuana? ¿Cocaína? ¿Pastillas?” , le preguntaron a Whitney Houston obteniendo sólo por
respuesta un sonido afirmativo y un “a veces”. “Todo menos “crack” , algo que consideró demasiado barato para
ella, quien se niega a describirse como “alguien que es un drogadicto y dijo estar superándose gracias a su fe
religiosa y su participación en un grupo de oración.
En el 2002 John Entwistle, bajista de The Who, apareció muerto en un hotel por un ataque cardíaco. La autopsia
que se practicó reveló que el ataque cardíaco de Entwistle se desencadenó, en parte, por el consumo de
cocaína.
También en ese año, Ron Wood (Rolling Stones) dijo en una entrevista que bebía hasta tres botellas de vodka
por día y que gastaba por semana 2 mil dólares en cocaína. Jagger temía que con semejante consumo Wood no
aguantase el ritmo de la gira que los Stones iniciaron en septiembre. Definitivamente, los integrantes de The
Rolling Stones tienen siete vidas.
De The Beatles se sabe que Ringo, Lennon y McCartney la consumieron. Paul declaró: "... Yo tomaba cocaína
antes de que lo hiciera toda la industria discográfica. De hecho, la tomé durante todo Sgt. Pepper. Los otros
decían cosas como 'Oye, un momento, esto es más fuerte de lo que hemos tomado hasta ahora'. Y yo les decía
lo típico de la coca: 'No pasa nada, tío, sólo es un puntito, no pasa nada'. Realmente todo era muy ligero. Pero
recuerdo que una noche fui a un bar, y me sentía de puta madre, y salgo del servicio, y de pronto me coge el
mal rollo, ¿sabes?. El bajón... Vamos, que no podía soportar esa sensación en el fondo de la garganta... como si
te ahogaras, ¿sabes?. Así que lo dejé estar. Pensé: 'Esto ya no es divertido". McCartney prefería la cocaína, que
consumió durante un año, junto con "un poco de hierba". Sin embargo, nunca le volvió loco, comentó en una
entrevista. Además aclaró que su consumo de drogas nunca fue excesivo: "Creo que aprendí desde muy
temprano a hacer las cosas con moderación".
Sobre la disolución de Stone Roses se ha escrito mucho, pero según Ian Brown "la culpable de la separación de
Stone Roses fue la cocaína".
Samuel Goldstein, coordinador en Woodstock de las áreas destinadas al camping (donde tocaron Jimy Hendrix,
Janis Joplin, Joe Cocker, Who, Grateful Dead, Jefferson Airplane, The Band, Santana y muchos otros), relató
haber visto entregar un cargamento de cocaína para los músicos y todos aquellos que trabajaban sobre el
escenario. Por los altoparlantes eran difundidos mensajes del tipo: “El LSD que está circulando no es de buena
calidad. En todo caso, haced como os parezca. La salud es vuestra. Os hemos advertido”.
En 1994, David Crosby recibió un trasplante de hígado, debido a una hepatitis C provocada por el abuso de las
drogas, especialmente de cocaína.
El actor Robin Williams, la describió irónicamente así: “La cocaína es la manera que tiene Dios para decirte que
ganas demasiado dinero”.
Otros cocainómanos fueron: Marvin Gaye, Little Richard, Phil Spector (productor), Steven Tyler (Aerosmith),
Shannon Hoon (Blind melon), Keith Moon (The Who), Jimi Hendrix, Eric Clapton, Sting, Steve Ray Vaughan, Joni
Mitchell, Brian Wilson (Beach Boys), Dusty Springfield e integrantes de Allman brothers, Duran duran, Blur, Sly
stone, Love.

Marihuana
Actualmente es la droga más popular y la que más se consume. Ya se conocía en Asia Central y en China
desde el año 3000 a.C., donde se utilizaba en la medicina. En 1900 comenzó su consumo como droga. En las
décadas del sesenta y setenta se extendió su uso entre la juventud. En el rastafarismo, en Jamaica, es utilizada
para meditar y para conectarse con su dios, Jah.
El mayor icono del reggae es Bob Marley, a quien se lo puede ver en fotografías fumándola en tamaños
impensados. En 1981 murió a los 36 años de cáncer, dejando un legado a todo el mundo.
El siguiente fragmento es de una entrevista que dio el trompetista Jerry Gonzalez: “-Tu tienes fama de artista
maldito, ¿qué tienes que decir a eso? -Si quieres que te diga que he probado la droga pues claro, no tengo
empacho en decirlo. Yo viví Woodstock, las nubes de marihuana, la cultura del LSD, la llegada a Nueva York de
la cocaína… ¿Sabes con quien estuve toda una noche fumando marihuana? -No, ¿con quién? -Pues con Dizzy
y con Louis Armstrong en la casa de Louis. Diez horas escuchando discos de jazz y "jalando" "maría". Si eso es
ser maldito, pues que se jodan…lo soy”
El que convidó por primera vez marihuana a The Beatles fue Bob Dylan. John contó sobre ese día: [i] “Bob Dylan
había escuchado un disco nuestro en el que decíamos ´I can´t hide´ (no puedo ocultarme), y el entendió ´I get
high´ (alucino). Vino corriendo y dijo ´Chicos, tengo una hierba fantástica´ ¿Cómo no va a caerte bien un tipo
así? Bob creyó que estábamos acostumbrados a las drogas. Pasamos toda la noche fumando y riendo. Cada
vez que sonaba nuestro teléfono lo descolgaba Bob y decía ´Esto es beatlemanía´. Fue realmente cómico”. [/i]
Durante el rodaje de la película “Help!” The Beatles estaban fumados. John dijo: “En esa época fumábamos
marihuana para desayunar. Nadie podía comunicarse con nosotros; teníamos los ojos siempre vidriosos y no
dejábamos de reírnos como idiotas. Estábamos encerrados en nuestro propio mundo.” Ringo contó:
“Fumábamos una gran cantidad de hierba mientras rodábamos aquel filme. Era genial. Contribuyó a que fuera
muy divertido”. Sobre la grabación de “Revolver”, Neil Aspinall dijo: “Se fumaba algo de marihuana. Supongo
que eso retrasó un poco la grabación, pero no afectó a la calidad del trabajo”.
En 1967 en Nueva York, Abbie Hoffman y los hippies mandan por correo 3000 porros a direcciones escogidas al
azar de la guía de teléfonos. Ellos ofrecen a esa gente la posibilidad de descubrir la causa de tanto alboroto,
pero recordándoles que ahora eran criminales por posesión de hachís. En realidad, este envío múltiple fue
financiado secretamente por Jimi Hendrix.
El punk siempre estuvo amigado con el reggae. Muchas bandas punk empezaron a agregar ritmos reggae y
sobre todo ska a su música, siguiendo el ejemplo de The Clash, una de las primeras bandas punk que
fusionaron punk y música "Jamaiquina". Por extensión comenzaron a usar temáticas del reggae en sus letras,
como por ejemplo la legalización de la marihuana. Cuenta una anécdota que durante una gira de The Clash por
Canadá, Mick Jones se negaba a seguir viajando en el bus y pidió que lo detengan hasta que no tuviera su
"spliff" (cigarrillo de cannabis).
Algo muy parecido sucedió con el hip-hop. En algunas letras de Coolio, Dr dre o Ciprés Hill se puede ver que
también estaban a favor de su legalización y que las consumían. También el trip hop (Tricky – Massive Attack,
Bjork, Portishead) tiene su cercanía con la marihuana.
Otros adictos a la marihuana fueron: David Crosby (The Byrds), Freddie Mercury (Queen), Ozzy Osbourne
(Black Sabbath), Bob Dylan, Jimi Hendrix, Whitney Houston, Adam Clayton (u2), Brian Wilson (Beach Boys),
Louis Amstrong, Donovan.

Las drogas en el rock nacional


En la Argentina la primera vez que se habló de drogas en las letras, fue en el tango (por ejemplo en “Los
dopados” escrito en 1922).
En la década del setenta empiezan a llegar las distintas sustancias adictivas (jarabes para la tos, Valium) y se
empieza a llamar “el reviente” al grupo de gente que consumía drogas.
Javier Martínez describió La Perla de Once así: “Ahí se cocinaban muchas cosas: componíamos canciones,
aprendimos y arreglamos el mundo en charlas interminables. De La Perla hacíamos las diecisiete cuadras hasta
La Cueva; otro día empezábamos el periplo en el bar Moderno, que cerraba a las once, y seguíamos por
Corrientes hasta llegar a La Cueva a la una de la mañana. Y a las cuatro volvíamos a La Perla. Horas y horas
sin dormir, para ver qué pasaba. Ese fue el método de iluminación que utilizábamos; era una bohemia sana, sin
drogas ni alcohol, con café y muchas ganas de vivir. Bah, recién dije ´sin drogas´ pero seamos sinceros: corría
la anfetamina. Tanguito después cayó en la pesada y se picaba, pobre, era un desastre. Todos tomábamos
anfetaminas cuando no podíamos más. La culpa no era nuestra ni tampoco del farmacéutico que la vendía –
aunque tenía algo de culpa – sino que era culpa de la sociedad, que no nos daba un lugar para hacer una
bohemia sana. Por eso íbamos a los bares y para seguir despierto te tragabas una pastillita. La mayoría lo dejó
a tiempo, pero por ejemplo a Tanguito lo reventó.”
Billy bond dijo sobre Tanguito y las drogas: “ese camino no te lleva a nada. Yo pude zafar porque llega un
momento donde tenés que parar. Por supuesto que yo también tuve mis viajes pesados; hubo una época donde
quien no tomaba dos ácidos por día no desayunaba. Hay mil anécdotas, desde un recital en Córdoba donde
Alvarez convidaba a todo el público hasta la torta de cumpleaños de Nacho Smilari al cumplir 21…Y el que
murió fue Tanguito, que no pudo parar” quien falleció bajo un tren tras escaparse del Borda, en el 72.
Durante la dictadura militar (1976 a 1983) el gobierno censuraba la música, así que las letras que hablaban
sobre las drogas en esa época, lo hacen implícitamente
Con la vuelta de la democracia y la guerra de Malvinas, se fortalece la música autóctona. Al mismo tiempo,
empiezan a llegar los discos de Bob Marley y se empieza a hablar más abiertamente de las drogas en las letras
de rock.
Pappo declaró sobre la composición de “Sándwiches de miga”: “Era la época del ácido, me dieron uno antes de
un show y yo veía que los sándwiches se me venían encima”.
La banda que más la nombraba eran Los Twist. Y el que menos la usa en sus letras es Spinetta (habla en contra
en “Todas las hojas son del viento”). Charly García hasta los ochenta no la nombró, a partir de ahí empieza a
hacerlo, y su disco tóxico es “Cómo conseguir chicas” de 1989. Los efectos de la droga en la música de Charly
se pueden percibir en el disco “Say no more”.
Soda stereo no utilizó en casi ninguna letra las drogas (está en discusión si lo hicieron en “Sin sobresaltos” y en
“Picnic e el 4ºb”). En cuanto a Los Redondos y sus letras, siempre hubo polémicas sobre sus contenidos, y
mucho más sobre este tema.
En una entrevista a Black Amaya (Baterista de Pescado Rabioso) del 2000 contó sobre el reviente: “–El reviente
también está asociado con muchas bandas de los ’70. – Pero era un reviente mental. Estábamos en la calle,
íbamos presos y esas cosas. No hacíamos de eso una estrategia comercial. Cuando tocábamos con Luis
[Spinetta] a veces se generaba algún quilombo, pero él paraba el show y su mensaje siempre era “esto no es
una guerra, es un recital y somos todos hermanos”. Hoy hay bandas que no hacen nada contra eso...– ¿Se
refiere a Los Redondos? – Sí, me ha pasado de ir a verlos y pasar momentos feos.
Una vez, comenzó el recital y unos 300 pibes rompieron un frente de vidrio a ladrillazos. En vez de calmar los
ánimos como hacía Luis, el Indio peló un duro rock and roll. Eso no me gustó. – ¿Cómo quedó usted después
del reviente? – Por suerte, hace 9 años que no consumo drogas. Pasé muchas etapas de consumo, pero estoy
limpio. Ni siquiera tomo alcohol.”
El reggae en la Argentina tiene una alta calidad si se lo compara con el resto de Sudamérica.
La Hurlingham Reggae Band, banda paralela a Sumo integrada por casi los mismos músicos, fue la primer
banda dedicada exclusivamente al reggae de la Argentina. La corriente new wave influenció a grupos como Los
Abuelos de la Nada, que incluyeron algunos temas reggae en sus discos. Entre las raíces del reggae argentino
de los años ochenta también está Sumo, formada en 1981. En 1985 aparecieron Los Fabulosos Cadillacs, con el
nombre de Cadillacs '57 y un año después se formó Los Pericos. Los Cafres nacieron en 1987. Con los primeros
discos de Los Pericos y Los Fabulosos Cadillacs sonando en las radios (también los de Los Intocables, La
Zimbague Reggae Band y Todos Al Obelisco), durante 1988 aparecieron muchas bandas de reggae y ska que
dieron forma a un nuevo movimiento en los pubs de Buenos Aires. En 1989, el reggae había dejado de sonar en
las radios y la hiperinflación terminó de matar a los últimos grupos que quedaban.
Durante la última década hubo un resurgimiento de las bandas de reggae y ska en el país. En esta última etapa
podemos encontrar a bandas como: Nonpalidece, Todos tus muertos, Resistencia suburbana, Riddim, Fidel
Nadal, Dancing mood, Cienfuegos, Mimí Maura. También quedaron algunos vestigios de reggae en uno de los
desprendimientos de Sumo: Las Pelotas.
Además podemos encontrar letras sobre la marihuana en bandas stone relativamente nuevas como La 25,
Viejas Locas, Intoxicados, Jóvenes pordioseros.

Opinión Personal
Personalmente, coincido con algunos que opinan en contra de la adicción a las drogas: con Zappa en cuanto a
la imagen que los “poderosos” nos quieren grabar en las mentes de las drogas con el fin de facturar más y para
manejarnos mejor. Con Perry cuando dijo que el talento uno lo lleva adentro desde el nacimiento y el obstáculo
de los músicos es no caer en las adicciones. O con Skay Beilinson cuando dijo en una entrevista: “Las drogas
sirven para abrir puertas, pero no son lo más importante. La gran aventura es vivir”. Esta postura surge en mí
pensándolo también más allá del rock: viendo a estas adicciones como destructoras de algunos seres humanos.
Pero por otro lado me pregunto si grandes obras (como por ejemplo algunas de The Beatles) hubieran sido
compuestas sin los efectos de las drogas sobre los músicos. Esta hipótesis sería posible de verificar solamente
si se pudiera volver al pasado y cambiarlo…y creo que no me arriesgaría.

Algunos temas extranjeros que hablan sobre las drogas (a favor y en contra)
Afroman – “Because I got high”
Black Sabbath – “Sweet leaf”
Blades, Ruben – “Caína”
Canned Heat – “Amphetamine Annie”
Donovan – “Sunshine superman”
Extremoduro – “Necesito droga y amor (Los camellos no me fían)”
Fleetwood – “Gold dust woman”
Grateful dead – “Golden road”
Hendrix, Jimi – “Are you experienced?”
Iron butterfly – “In – a – godda – da – vida”
J. J. Cale – “Cocaine”
Jefferson airplane – “White rabbit”
Lennon, John – “Cold turkey”
Nirvana – “All apologies”
Oasis – “Morning glory”
Pink Floyd – “Astronomy domine”, “See Emily play”
Pulp – “Sorted for E´z and weez”
Red hot chilli peppers – “Under the bridge”
Small faces – “Here comes the nice”
The Beatles – “A day in the life”, “Got to get you into my life”, “Holding a hole”, “I want to hold your hand”, “She
said she said”, “Tomorrow never knows”.
The Byrds – “Mr. tambourine man”
The rolling stones – “Brown sugar”, “Mother’s little helper”, “She´s a rainbow”, “Sister morphine”, "2000 Light
Years From Home"
The who – “My generation”
Traffic – “Hole in my shoe”
Velvet underground – “Heroin”, “I’m waiting for the man”
Young, Neil - “The Needle and the Damage Done”
Zappa, Frank – “Cocaine decisions”

Algunos temas nacionales que hablan sobre las drogas (a favor y en contra)
Babasónicos – “Drogas…para qué?”, “Mal viaje”, “Valle de valium”
Bersuit vergarabat – “Devolvé la bolsa”
Billy bond y la pesada del rock and roll – “Divertido (reventado)”
Cadícamo, Enrique y Cobián, Juan Carlos – “Los dopados” (o “Los mareados” por la censura) - Tango
Calamaro, Andrés – “Detenida”, “Loco”, “Negrita”
Chango, Andy – “Qué lindo que es drogarse en familia”
Charly García – “Casa vacía”, “Curitas”, “En la ruta del tentempié”, “Fanky”, “La sal no sala”, “No te mueras en mi
casa”, “No toquen”, “Nos siguen pegando abajo”, “Peluca telefónica”
Fricción – “Durante la demolición”
GIT – “Roca de Ibiza”
Intoxicados – “Una vela”
La mancha de rolando – “Juego de locos”
La renga – “Blues de Bolivia”, “Lo frágil de la locura”, “Paja brava”
Las manos de Filipi – “Himno del cucumelo”
Los abuelos de la nada – “Chalaman”
Los caballeros de la quema – “Patri”
Los cafres – “Sin semilla”
Los fabulosos cadillacs – “Demasiada presión”
Los gatos – “La balsa”
Los pericos – “Mi flor”
Los twist – (casi todos los temas) “Ritmo colocado”, “El primero te lo regalan el segundo te lo venden”, “El
chamico twist”, “Probé de todo”
Mansanas y Garzó – “Fumando espero” - Tango
Páez, Fito – “Paranoica fierita suite”, “Taquicardia”, “Tres agujas”, “Decisiones apresuradas”
Pappo – “Sándwiches de miga”
Ratones paranoicos – “Nieve bonaerense”, “Rock de las venas”, “Rock del pedazo”
Roldan y Perez Freire – “Maldito tango” - Tango
Soda Stereo – “Sin sobresaltos”
Spinetta – “Todas las hojas son del viento”
Sumo – “No te pongas azul”, “Heroína”, “El ojo blindado”
Viejas locas – “Adrenalina”, “Legalícenla”, “Se fue al cielo”

Libros relacionados
“Cuentos de amor, de locura y de muerte” de Quiroga
“El signo de los cuatro” de Doyle
“Flash” de Charles Duchaussois
“La máscara de dimitrios” de Eric Ambler
“Los caminos a Katmandú” de René Barjavel
“Los paraísos artificiales” de Baudelaire

Bibliografía y páginas web consultadas para escribir esta nota


“Antología”, The Beatles
“Nirvana, la explosión grunge”, Gabriel Hernando
“Oasis”, Roque Di Pietro
“Pink Floyd, in concert”
“Historia del rock en Argentina”, Marcelo Fernández Bitar
“Escuchá qué tema” Alejandro Rozitchner
http://www.mtv.es/
http://www.rollingstonela.com/
http://www.rock.com.ar/
http://www.punksunidos.com.ar/
http://www.rincondelvago.com/
http://www.portalmundos.com/
http://www.lt24online.com.ar/index.html
http://www.infobae.com/ediciondigital/home.php
http://www.laopinion.com/
http://ar.geocities.com/nucleusprog2/index.htm
http://usuarios.lycos.es/los60/index.html
http://www.alohacriticon.com/alohapoprock/index.php