Вы находитесь на странице: 1из 6

CUESTIONES PROBATORIAS

La prueba es, sin duda alguna, el tema medular del proceso civil, toda vez que casi toda la
actividad de las partes está dirigida a crear convicción en el juzgador acerca de la veracidad
de los hechos alegados que sustentan la pretensión; mientras que la actividad del juzgador
igualmente está enderezada a obtener certeza sobre los mismos a fin de emitir un fallo
arreglado a derecho.
De ahí que, entre las normas procesales, se hayan considerado ciertas reglas que permitan
un control y manejo adecuado de la actividad probatoria, con el objeto de excluir del
análisis de la prueba cualquier cuestión que tienda a distorsionar o perturbar dicho análisis,
sea por falsedad o nulidad de los medios de prueba que se ofrezcan, por su impertinencia o
irrelevancia respecto del asunto discutido, o por cualquier otro motivo fundado.
Así, el Código Procesal Civil regula —aunque en escasos artículos (300 a 304)—, las
denominadas cuestiones probatorias, que no son otra cosa que herramientas procesales que
pueden utilizar las partes para cuestionar o poner en tela de juicio la procedencia de algún
medio probatorio y, consecuentemente, evitar su actuación o restarle mérito probatorio.
Estas cuestiones probatorias son las tachas y las oposiciones.
Dentro de las denominadas cuestiones probatorias se incluyen la tacha que puede
formularse contra testigos prohibidos de declarar (Art. 229 CPC) o contra documentos
afectos de nulidad o falsedad (Arts. 242 y 243 CPC), así como la oposición que puede
plantear contra mandatos del Juez que ordenan la declaración de parte, la exhibición de
documentos, la práctica de una pericia o la realización de una inspección judicial (Art.
300 CPC).

TRÁMITE DE LAS CUESTIONES PROBATORIAS.-


La tacha de un documento puede formularse alegándose que él está afecto de alguna causal
de nulidad o de alguna causal de falsedad. Asimismo, la tacha de un testigo puede
formularse alegándose que él está prohibido para declarar como tal por estar incurso en
alguna de las prohibiciones establecidas por el numeral 229 del Código Procesal, o por
estar incurso en alguna de las causales previstas por los artículos 305 y 307 del indicado
ordenamiento procesal (Art. 300 CPC). Del mismo modo, se puede formular oposición
contra el mandado del Juez que ordena la actuación de una declaración de parte, la
exhibición de un documento, la realización de una pericia o la práctica de una inspección
judicial.
Por ejemplo, puede solicitarse la práctica de una pericia como prueba anticipada y el Juez
disponer su realización. La parte contraria, es decir, la persona con quien se pretende litigar
en el futuro, puede oponerse a la actuación del indicado medio probatorio aduciéndose que
el solicitante no ha señalado el riesgo de que el transcurso del tiempo u otra circunstancia
pueda alterar algún hecho o constatar.
La tacha o la oposición contra la actuación de medios probatorios deben plantearse en el
plazo que establece cada vía procedimental contado desde la notificación de la resolución
que lo tiene por ofrecido, precisándose con claridad los fundamentos en que se sustentan y
acompañándose la prueba respectiva (Art. 301°, primer párrafo CPC). En el proceso
Sumarísimo, la tacha o la oposición a un medio probatorio tiene que formularse en la
audiencia única (Art. 553 CPC). Corrido traslado de la tacha o de la oposición, la parte
contraria absolverá el trámite exponiendo sus fundamentos con claridad, en el mismo plazo
para proponerlas, anexándose los medios probatorios correspondientes.
La tacha u oposición, y sus respectivas absoluciones, que no cumplan con los requisitos
anotados serán declarados inadmisibles concediéndose un plazo no mayor de tres (3) días
para subsanar los defectos. Empero, estos requisitos no se exigen tratándose de las
absoluciones que se formulan en el proceso sumarísimo. (Art. 301°, segundo párrafo
CPC).
La audiencia para la actuación de los medios probatorios relacionados a la tacha y
oposición se realiza en la misma audiencia conciliatoria y de fijación de puntos
controvertidos. (Art. 301°, tercer párrafo CPC).
El medio probatorio cuestionado será actuado no obstante la tacha formulada contra él o la
oposición propuesta, sin perjuicio de que su eficacia sea resuelta en la sentencia o mediante
decisión anterior al fallo debidamente fundamentada e inimpugnable (Art. 301°, cuarto
párrafo CPC).
Si se tuviera conocimiento de la causal para tachar un documento o un testigo, o para
formular oposición a un medio probatorio con posterioridad al plazo para proponerlas, se
informará al Juez mediante escrito, adjuntando el documento que lo acredite. El Código
admite como único medio probatorio para acreditar la causal que recientemente hubiera
conocido la instrumental. El Juzgador, sin otro trámite que poner en conocimiento de la otra
parte, evaluará el informe al momento de sentenciar la causa. (Art. 302°, CPC).

LA OPOSICIÓN A LOS MEDIOS PROBATORIOS


La oposición es un instrumento procesal dirigido a cuestionar un medio de prueba
incorporado al proceso para lograr que no se lleve a cabo su actuación o que se evite
asignarle eficacia probatoria al momento de resolver.
Como ha quedado dicho, la oposición es una cuestión probatoria al igual que la tacha, que
como su nombre lo indica permite a la parte interesada oponerse a los medios probatorios
ofrecidos por la contraparte con el objeto de que dichas pruebas no sean actuadas o, si lo
son, evitar que se les asigne eficacia probatoria al momento de resolverse la controversia.

Según el artículo 300 de la norma procesal la oposición procede contra las siguientes
pruebas: la declaración de parte, la exhibición de documentos, la pericia y la inspección
judicial, así como también contra los medios probatorios atípicos.

Es decir que no cabe oposición contra la declaración de testigos, ni contra el cotejo de


documentos u otras actuaciones vinculadas a ellos diferentes a la exhibición.

CAUSAS PARA FORMULAR OPOSICION A LOS MEDIOS


PROBATORIOS

Cuando el artículo 300 del Código Procesal Civil establece que se puede formular
oposición a la actuación de una de declaración de parte, a una exhibición, a una pericia, a
una inspección judicial o a un medio probatorio atípico, de seguro que más de un operador
del Derecho se habrá preguntado cuáles son las causales o motivos para oponerse a la
actuación de tales pruebas.
Para dar respuesta, será necesario, en primer lugar, determinar cuándo procede ofrecer cada
una de estas pruebas y cuáles son sus requisitos de admisibilidad, para luego, en segundo
lugar, poder concluir si las pruebas admitidas por el juez han cumplido con los requisitos de
procedencia y de admisibilidad, o sin son pertinentes o relevantes respecto de la cuestión
discutida en un caso concreto.
Asimismo, se podrá formular oposición si tales pruebas no son pertinentes para acreditar
los hechos que dan sustento a la pretensión, o si son irrelevantes o no tienen ninguna
conexión con los mismos; o, igualmente, si aquéllas para un caso o tipo de proceso
específico no están permitidas por la ley procesal.
De la misma manera, procederá la oposición si es que las pruebas ofrecidas tienen por
finalidad acreditar hechos no controvertidos, hechos admitidos por los sujetos procesales,
hechos notorios, hechos que caen en la esfera de la cosa juzgada, hechos presumidos por la
ley, o con la probanza del derecho nacional; es decir, si es que están incursos en los casos
de impertinencia y de improcedencia establecidos en el artículo 190 del Código Procesal
Civil
 Oposición a la declaración de parte
Considerando que es un requisito para la admisibilidad de la declaración de parte que quien
la ofrece debe adjuntar el pliego interrogatorio respectivo, está claro que una de las razones
por las que se puede fundar la oposición es precisamente la ausencia de dicho pliego de
preguntas, lo cual se puede acreditar constatando que en autos no obra dicho documento.
Asimismo, consideramos que en caso de haberse admitido la declaración de parte por
contar con su respectivo pliego de preguntas, en el momento de la actuación de este medio
de prueba cabe la oposición contra las preguntas que se formulen y que sean irrelevantes o
impertinentes para la solución del conflicto de intereses.
Por otra parte, debemos manifestar que la declaración de parte no es admisible en los
procesos de ejecución de resoluciones judiciales y en los procesos de ejecución de
garantías, puesto que en dichos procesos la única prueba que se admite son los documentos,
razón por la cual si es que se ofreciese esta prueba o si el juez la admitiese, la otra parte
podrá formular la correspondiente oposición argumentando su inconducencia.
Como es obvio, procederá la oposición si es que la declaración de parte tiene por finalidad
acreditar hechos no controvertidos, hechos admitidos por los sujetos procesales, hechos
notorios, hechos que caen en la esfera de la cosa juzgada, hechos presumidos por la ley, o si
con esta prueba se pretende acreditar el derecho nacional.

 Oposición a la exhibición
Para que el juez ordene la exhibición de un documento que está en poder de un tercero o de
la otra parte, se requiere: a) que el peticionante adjunte al escrito respectivo copia del
documento a exhibirse; b) que se pruebe que el documento está en poder del tercero o de la
otra parte; y c) que el documento a exhibirse sea pertinente o relevante para acreditar el
hecho controvertido.
Asimismo, si se solicitase la exhibición de un documento que está en poder de una persona
jurídica o de un comerciante, el solicitante deberá expresar en la forma más exacta posible,
el interés y el contenido del mismo, debiendo guardar dicho documento relación con el
proceso.
Se podrá oponer a la exhibición cuando ésta sea de difícil o imposible realización como
cuando se trata de documentos sobre los cuales se debe guardar secreto, reserva o
confidencialidad. Asimismo, la oposición podrá estar fundada tanto en que el peticionante
no ha acreditado la existencia del documento a exhibirse por el tercero o por la otra parte,
como cuando el peticionante no hubiera cumplido con adjuntar la copia del documento, o
cuando los datos identifica torios del mismo no fueran suficientes para determinarlos.
Por último, procederá la oposición si es que la exhibición de documentos tiene por finalidad
acreditar hechos no controvertidos, hechos admitidos por los sujetos procesales, hechos
notorios, hechos que caen en la esfera de la cosa juzgada, hechos presumidos por la ley, o si
con dicho medio de prueba se pretende acreditar el derecho nacional.

 Oposición a la actuación de la prueba pericial


De conformidad con el artículo 262 del Código Procesal Civil, la prueba pericial procede
cuando la apreciación de los hechos controvertidos requiere de conocimientos especiales de
naturaleza científica, tecnológica, artística u otra análoga.
Para que el juez admita la prueba pericial, el peticionante al momento de ofrecerla debe
cumplir con indicar con claridad y precisión, los puntos sobre los cuales versará el
dictamen, la profesión u oficio de quien debe practicarlo y el hecho controvertido que se
pretende esclarecer con el resultado de la pericia.
Ahora bien, en cuanto a la oposición, se deben tener en cuenta tanto los requisitos de
procedencia y de admisibilidad de la prueba pericial, a tal punto que si el juez acepta una
pericia, la otra parte para oponerse a dicha prueba deberá examinar si los hechos que se
pretenden probar con la pericia requieren de conocimientos científicos, tecnológicos,
artísticos u otros análogos. En consecuencia, si los hechos a probar con la pericia no
requieren de conocimientos especiales, entonces es evidente que dicha prueba va ser inútil
para los fines del proceso.
En el supuesto que los hechos controvertidos requieran de conocimientos especiales, la otra
parte para efectos de la oposición debe verificar que se hayan cumplido con todos los
requisitos de admisibilidad de la prueba pericial. En tal sentido, si es que el peticionante no
hubiese cumplido con indicar o precisar los puntos sobre los que se debe basar el dictamen
pericial, o la profesión u oficio de quien debe realizarlo o el hecho controvertido que se
pretende esclarecer con la pericia, es evidente que el ofrecimiento de dicha prueba pericial
deviene en inadmisible.
Igualmente, procederá la oposición si es que la pericia tiene por finalidad acreditar hechos
no controvertidos, hechos admitidos por los sujetos procesales, hechos notorios, hechos que
caen en la esfera de la cosa juzgada, hechos presumidos por la ley, o si con este medio se
pretende probar el derecho nacional.

 Oposición a la actuación de una inspección judicial


La inspección judicial procede cuando el juez debe apreciar personalmente los hechos
relacionados con los puntos controvertidos.
La oposición a la inspección judicial puede estar fundamentada en la inutilidad de la
inspección por haberse acreditado el hecho con otras pruebas ofrecidas por la parte, así
como cuando en el proceso judicial se pretende ofrecer una inspección judicial para que el
juez certifique la ubicación exacta de un inmueble, cuando dicha ubicación se desprende de
la partida registral del referido inmueble adjuntada al expediente.
Por último y al igual que en los casos anteriores, procederá la oposición si es que la pericia
tiene por finalidad acreditar hechos no controvertidos, hechos admitidos por los sujetos
procesales, hechos notorios, hechos que caen en la esfera de la cosa juzgada, hechos
presumidos por la ley, o si con este medio se pretende probar el derecho nacional.