You are on page 1of 2

FRANCESCO TONUCCI – La ciudad de los niños.

Un modo nuevo de pensar la ciudad


(Losada/Unicef)

La calle, un lugar de todos


“Muchacho de la calle”, “mujer de la calle”, o el más reciente “niños de la calle”, son
expresiones que indican rechazo, condena, negación. La calle, símbolo de degradación
económica y moral es el lugar de la máxima contaminación atmosférica, del ruido, del peligro
representado por el tránsito; es el lugar de los robos, los arrebatos, los asesinatos; es el lugar
de los drogados, los vagabundos, los gitanos, los mendigos. Frente a esta degradación, la
ciudad responde, como ya se ha dicho, defendiéndose. La calle es enemiga, y debe ser
eliminada, aislada, abandonada. El ciudadano de bien se cierra en su casa, toma garantías en
relación al exterior y recorre la calle sólo en la seguridad de su auto y, si tiene un perro, la
utiliza como lugar donde debe llevarlo para que satisfaga sus necesidades. Paralelamente, las
personas que están obligadas a vivir en la calle, ven empeorar sus condiciones, y se alejan
progresivamente de los que viven encerrados en sus casas.
Por un lado, los niños recluidos solos y confiados en la televisión, por otro los niños de la calle,
que juegan entre inmundicias, se vuelven salvajes, agresivos y peligrosos para asegurarse lo
necesario a su subsistencia. Los reclusos de las casas empiezan a temer a los habitantes de
las calles, los evitan, los denuncian, y hasta llegan a pedir su supresión, pagando a sicarios y a
escuadrones de la muerte. Y no me estoy refiriendo a una posible trama de una novela de
ciencia ficción sino a lo que en realidad está sucediendo en parte en muchas de nuestras
ciudades europeas, y a la terrorífica pero coherente conclusión de estas circunstancias en las
grandes metrópolis de América del Sur.
Asumir al niño como parámetro de cambio, significa también, o quizás fundamentalmente,
devolver a nuestras calles el rol social de lugar público, de encuentro, de paseo y de juego, que
han tenido y que deben recuperar. Las calles no se volverán seguras cuando sean patrulladas
por la policía o el ejército, sino cuando sean conquistadas por los niños, los ancianos, los
ciudadanos. La calle frecuentada volverá a ser limpia y a tener sus veredas a disposición de los
peatones, volverá a ser bella, invitará al paseo, a la pausa.
El deseo más o menos expreso de los administradores y de las instituciones es la reinserción
de estos niños perdidos, abandonados. Para los casos más graves se piensa también en la
reclusión, en la cárcel o en el reformatorio, pero es más común que se piense en la escuela. La
idea común es que, si se consigue llevarlos de nuevo a la escuela, al lugar de seguridad de
nuestros hijos, serán recuperados. Estos no es totalmente cierto, a menos que la escuela no se
vuelva disponible a una profunda y radical conversión. A la escuela actual, donde tienen éxito
los alumnos que soportan pacientemente cinco horas de inmovilidad, que saben leer y escribir
bien, que están dispuestos a estudiar también cosas absolutamente inútiles o de algún modo
difícilmente comprensibles, estos niños siempre entrarán perdidos, para ser derrotados pronto.
Y cuando no aguanten más la humillación que significa no comprender, no tener éxito,
reaccionarán, nacerán conflictos insuperables y volverán a la calle.
El panorama no cambia si es la escuela la que los rechaza o son ellos los que rechazan la
escuela. La escuela habrá fracasado y será responsable de un daño mayor: mandarlos de
nuevo a la calle humillados y, por lo tanto, en las mejores condiciones para aceptar el “rescate”
de parte de quien quiera creer en ellos, poniéndoles en las manos una dosis de droga o una
pistola.
Entonces, me parece más convincente y rica de perspectivas una solución alternativa:
rehabilitemos la calle, liberémosla de las inmundicias, actuemos de modo tal que el territorio
habitual y seguro de estos niños más libres y más en desventaja, sea bello y sano. Y que lo
sea tanto como para invitar a nuestros hijos, los que están encerrados en casa, a bajar para
jugar con ellos, aprovechando su seguridad y sus habilidades. Acaso después, todos juntos,
también ellos tendrán ganas de ir a algún lado, y quizás también a la escuela.

(…)

Una escuela adaptada a los niños


He trabajado con la escuela y en la escuela, como investigador, durante treinta años. He
participado activamente en varias propuestas de innovación metodológica y pedagógica, y sigo
ocupándome de los problemas de la educación escolar y extraescolar. Pero no me había dado
cuenta de que en la escuela los niños no cuentan para nada mientras no me ocupé de la
ciudad, mientras no me pareció absurdo que los niños en la ciudad no tuvieran ni voz ni voto a
pesar de ser ciudadanos, mientras no hemos comenzado a realizar formas concretas de
participación de los niños en la modificación y el proyecto de la ciudad (desde el consejo de los
niños, hasta los niños proyectistas). Nadie se preocupa por conocer el poder de los niños. Los
órganos colegiados sólo reconocen la representación estudiantil en las escuelas medias
superiores. Es como si los niños de tres, de ocho, de diez años no tuvieran ideas, opiniones,
preferencias. Por otro lado, a nadie le asombra, trátese de los maestros, de los padres y
especialmente de los niños mismos que no amen a su escuela, que deseen la llegada del
recreo, del domingo, de las vacaciones.
Para la ciudad empezamos a pensar que no se puede prescindir de los niños, pero la ciudad no
está hecha sólo para ellos. En cuanto a la escuela, seguimos ingnorándolos aunque ella esté
hecha sólo y expresamente para los niños. Para la ciudad hemos creado un consejo de lo
niños, pidiéndo a cada escuela de la ciudad que envíe dos representantes, pero las escuelas
de la ciudad hasta ahora no han pensado en darse también ellas, en su interior y para su
funcionamiento, una organización democrática.

Una experiencia democrática


La escuela de todos los niveles dedica tiempo a la instrucción cívica. Es decir, se propone
enseñar las bases de la democracia, pero la democracia no se puede enseñar: es necesario
vivirla. Este podría ser un primer compromiso, un importante compromiso que la escuela asume
haciendo propia la filosofía de este proyecto: crear ocasiones de real participación democrática
en su gestión de parte de los alumnos de todo nivel. Esta propuesta podría ser realizada
otorgando el mayor valor a la asamblea de grado, que podría nombrar dos representantes para
formar el Consejo de Escuela de los niños, un varón y una mujer. Los representantes podrían
reunirse periódicamente entre sí para discutir los problemas de la escuela y las propuestas a
formular. Podrían encontrarse solos o con un maestro delegado para seguir los trabajos el
Consejo. El director podría pedir la convocatoria del consejo a fin de discutir con los
representantes de los alumnos algunos puntos de la organización escolar. El Consejo, en
algunas ocasiones particulares, podría encontrarse con el Consejo del Círculo o del Instituto, o
con el Colegio de Docentes, para comunicar sus propuestas y protestas, exactamente como
sucede entre el Consejo de los niños y el Consejo Municipal de Fano, y como sucederá pronto
en las otras comunas interesadas en el proyecto. Sería plausible que el Consejo de escuela
tuviera un espacio donde encontrarse, decorado con total libertad. Podría tener recursos
económicos aun recogidos con iniciativas de los estudiantes mismos, sujetos a administración,
y un espacio mural libre y reservado para la comunicación con los compañeros de la escuela. Y
podría tener un organigrama a usar según las propias indicaciones. Los estudiantes de las
escuelas superiores envían desde hace algunos años señales precisas con sus experiencias
de autogestión. Distinto sería si todos los estudiantes, a partir de los primeros años de
escolaridad, tuvieran espacios propios, para expresarse, para protestar, pero también para
proponer, para organizar. Naturalmente, esto no significa afirmar que la escuela ha de ser
organizada como quieren los alumnos: quiere decir que se debe tener en cuenta lo que
piensan. Pero también significa poner en práctica una experiencia de democracia, a veces
directa, a veces delegada, que seguramente será muchas veces más útil que tantas lecciones
de instrucción cívica.
Cuando la ciudad organice su Laboratorio “La ciudad de los niños” y abra un Consejo de los
Niños, entonces serán los Consejos de Escuela de los niños lo que nombrarán sus dos
delegados (siempre un varón y una mujer) para representar a la escuela. Así los delegados no
se sentirán solos, y tendrán la posibilidad de referir a través del Consejo de Escuela y las
asambleas de grado los resultados de las reuniones del Consejo de los niños a todos los
compañeros, recogiendo sus propuestas para el encuentro siguiente.

Related Interests