Вы находитесь на странице: 1из 2

Nos alegra que exista un cuerpo electoral amplio, aun si consideramos necesario

repensar la ponderación de las voces. Esperamos que el futuro nos confirme


la conveniencia de este procedimiento y la necesidad de que se implemente
UNIVERSIDAD DEMOCRÁTICA:
garantizando la valoración equitativa de los diferentes intereses y las ideas sobre
el interés general.
¿QUIÉN DEBE ELEGIR AL RECTOR?
Viernes 27 de febrero de 2009

Carte Blanche

[La Red Revuelta ha traducido el siguiente texto del francés con autorización
de los autores, proveniente de la Universidad Católica de Lovaina, una de
las mejores universidades del mundo. Allí se expone el proceso de elección
democrática del rector de esta institución. Consideramos este hecho como
un ejemplo a seguir por las universidades colombianas, en este momento
donde el destino de nuestra universidad se aleja cada vez más de nuestras
manos.]

Axel Gosseries, Investigador qualifié del Fondo de Investigación Científica (FNRS),


Profesor de la Universidad Católica de Lovaina (UCL)

Hervé Pourtois, Profesor de la UCL

Así como es indispensable participar correctamente en los espacios de poder


que se abren con la democratización de la universidad, es importante estudiar el
saber que este fenómeno produce.

En marzo del año 2009, la comunidad de la UCL eligió su rector mediante


sufragio universal ponderado y directo. Esta elección, inédita en la UCL, sugiere
tres reflexiones.

1. ¿Por qué una universidad debe ser gobernada democráticamente, dando a sus
miembros un poder de decisión real -mediante la figura de la representación- y
no simplemente consultivo?

Comenzamos por decir que el hecho de que una universidad se encuentre sometida
http://redrevuelta.org/ a las leyes y controlada por instituciones revestidas de legitimidad democrática
no es suficiente argumento para considerar superflua la democratización interna.
http://identidadestudiantil.org/
De lo contrario, ¿por qué se justifica la democracia en los municipios? La La UCL adoptó el sistema de sufragio universal ponderado, en el cual los
democratización interna de las universidades se justifica al menos por cuatro electores se dividen en cuatro categorías: académicos, científicos, técnicos y
razones. administrativos. El hecho de incluir a los estudiantes los hace miembros y no
simples clientes. Cada votante dispone de una voz, pero su voto no se pondera
En primer término, las decisiones que se toman en el ejercicio de dicha autonomía idénticamente. La voz de los profesores, en este caso, ha sido “superponderada”
afectan significativamente a sus miembros, y en particular su trayectoria (61% del peso total en la elección para menos del 4% de los electores), mientras
profesional o formativa. que la de los estudiantes tiene mucho menos peso. ¿Es esto legítimo?
El derecho al voto no debe considerarse, por tanto, como la contrapartida Veamos dos ejemplos. ¿Por qué otorgar un mayor peso al voto de un profesor
de una contribución (como el “no tax, no vote” del voto censatario), sino más que al de un estudiante? Argumentar una mayor competencia sería, en el mejor
bien como una condición necesaria para imponer reglas (“no taxation without de los casos, regresar a la problemática del sufragio por capacidad. ¿Se puede
representation”). entonces sostener que los profesores se ven afectados por más tiempo por las
De otra parte, las decisiones serán tanto mejores cuanto sean sometidas a la decisiones de la universidad? En este caso responderíamos que los profesores
diversidad de juicios presentes en la comunidad universitaria. Es claro que los tendrán ocasión de votar en este tipo de elecciones muchas más veces que los
intereses y saberes de los miembros de esta comunidad son diversos en cuanto estudiantes.
al espíritu que debe regir la universidad. Lo que sí es legítimo es evitar que el grupo de los estudiantes, de lejos el más
Adicionalmente, la participación en el proceso de decisión puede acrecentar numeroso, domine sistemáticamente las elecciones sucesivas. Si el caso fuera de
la motivación y por tanto el nivel de movilización de quienes se benefician. “un hombre, un voto”, las perspectivas y los intereses de los demás estamentos
Democratizar es también un asunto de eficacia. correrían el riesgo de quedar completamente al margen. Ahora, si bien la sub-
ponderación del voto estudiantil puede ser justificable, encontramos a pesar de
Finalmente, tratándose de las universidades, el argumento pedagógico es un ello que en el reglamento actual la medida es excesiva.
punto fuerte, en cuanto la democracia interna es un espacio de aprendizaje de la
democracia en general. ¿No formamos ciudadanos además de estudiantes? Segundo ejemplo: ¿se puede justificar que el voto de los profesores tenga más
peso que el de los trabajadores administrativos? El argumento de la mayor
2. ¿Por qué insistir en una elección directa del rector? ¿No son el trabajo colegiado competencia es, de nuevo, problemático. Además, hay que tener en cuenta que
y el debate costumbres muy antiguas en las universidades? Es cierto que las los profesores están más protegidos que los trabajadores administrativos, puesto
universidades generalmente vinculan representantes de sus diversos estamentos que los cobija la libertad de cátedra.
en los diferentes niveles de gestión y que el papel de las organizaciones sindicales
y estudiantiles suele ser protagónico. Sin embargo, la elección directa del rector Como vemos, la amplitud de la “superponderación” prevista en el nuevo
implica dos asuntos adicionales de gran importancia. reglamento para el voto de los académicos es difícil de justificar. Si bien la
democracia interna es necesaria, debatir sobre las condiciones del sufragio es a
Para comenzar, instituye un mecanismo explícito de delegación del poder que la vez posible y necesario.
asegura la legitimidad de quien conduce la institución.
Podríamos imaginar, mejor que una ponderación de los votos tal como será
Además, la campaña electoral da lugar a un espacio privilegiado de reflexión implementada, una división en dos grandes cuerpos (personal y estudiantes), en
colectiva, en el cual la comunidad universitaria tiene la oportunidad de debatir el seno de los cuales se practicara el principio “una persona, un voto”. En tal caso
y tomar posición sobre asuntos fundamentales del futuro de la universidad, se exigiría que el candidato a rector obtuviera la mayoría en ambos cuerpos.
distanciándose de la inmediata cotidianidad.
El carácter democrático de la universidad, como de otras organizaciones, implica
3. Si una democratización digna de su nombre requiere del sufragio universal, ¿es como condición necesaria, si bien no suficiente, la elección directa de su director
necesario atenerse al principio “un hombre, un voto”? o directora.

Похожие интересы