You are on page 1of 4

El anarquismo en Nueva Zelanda

Por ALB Noticias el Lun, 2008-04-07 21:38 | Noticias

Alasbarricadas.org entrevista a Omar, anarquista de Nueva Zelanda que pertenece a Indymedia


Aotearoa y al colectivo Auckland Anarchist Collective. Nueva Zelanda es un archipiélago que
está justo a las antípodas de la península ibérica. Por su situación geográfica nos queda muy
lejos. Poco es lo que se conoce de aquel país, y menos de su escena o movimiento libertario. Con
esta entrevista trataremos de conocer un poquito más la realidad de este país. Antes de nada
diremos que en los movimientos sociales de Nueva Zelanda está bastante extendida la palabra
Aotearoa, refiriéndose a Nueva Zelanda. Recordemos que en las islas antes de la llegada de los
británicos vivían ya los maoríes.
ALB Noticias.- Primero de todo, querríamos saber, si existe algo que podamos tomar como
"movimiento anarquista" en Nueva Zelanda. ¿Cuál es su naturaleza? Quiero decir, ¿es un
movimiento popular, de lucha de clases, comunitario, contracultural... ?
Cuando hablamos de un movimiento anarquista en Nueva Zelanda estamos hablando
básicamente de unas 200-300 personas basadas principalmente en las ciudades más grandes de
Auckland, Wellington, Christchurch y Dunedin y que están organizadas en una variedad de
colectivos, organizaciones y redes sociales. La orientación de las individualidades en el
movimiento anarquista es muy diversa, alguna gente está implicada primariamente en proyectos
activistas, como los derechos humanos, lucha obrera, solidaridad indígena y luchas feministas,
antirracista, derechos de los animales, anti-guerra, justicia global y asuntos medio-ambientales.
Otra tendencia importante tiene una visión contracultural con énfasis en la creación de
alternativas locales y proyectos comunitarios. Sin embargo mucha gente está implicada en ambas
historias a la vez.
ALB.- ¿Podrías hacernos un resumen breve sobre la historia del movimiento anarquista en
las últimas décadas?
En los años 80, los anarquistas estaban implicados en el movimiento contra los contactos
deportivos con Sudáfrica, contra las visitas de los barcos nucleares a Nueva Zelanda y de
oposición a las pruebas nucleares en el Pacífico. Luego los asuntos domésticos tomaron la
iniciativa durante los 90, tras la desastrosa introducción del neoliberalismo en Nueva Zelanda.
Como resultado, los anarquistas estuvieron muy implicados en el activismo contra las reformas
neoliberales que retaban la economía neozelandesa y que hacían la vida muy complicada a los
desempleados y los pobres. Simultáneamente, el ambientalismo tomó un lugar en el furgón de
cola de los intereses del crecimiento de la nación, dando lugar a una exitosa campaña para
detener la tala de los bosques nativos.
En los 90 hubo una campaña importante para expresar solidaridad con el pueblo de Timor
oriental y hacia finales de los 90 los anarquistas comenzaron a estar metidos en campañas contra
la globalización corporativa e implicados en las contra-protestas contra la reunión de la APEC en
Auckland en 1999, y la reunión del Banco de Desarrollo Asiátic en 1995.
ALB.- ¿Existen en Nueva Zelanda movimientos sociales "libertarios" aunque no
expliciatemente anarquistas? Me refiero a aquellos movimientos que no se consideran
1
exactamente como anarquistas aunque comparten elementos comunes con nuestro
movimiento. ¿Qué me puedes decir de ellos?
Hay muchas organizaciones antiautoritarias, anárquicas en las que los anarquistas están
vinculados en Aotearoa. Por ejemplo, Indymedia, Food Not Nombs y Critical Mass. En
Wellington hay mucha actividad antiguerra entorno al grupo Peace Action Wellington en el que
muchos anarquistas están implicados. En Christchurch y en todo Aotearoa muchos anarquistas
están implicados en la campaña Save Happy Valley contra la minería costera en la isla sur. Creo
que este tipo de organizaciones consumen la mayoría del tiempo de los anarquistas activistas de
Aotearoa.
ALB.- ¿Para tener una idea concreta, en qué ciudades y puebles la escena o movimiento
tiene más gente?
Tradicionalmente el bastión del anarquismo en Aotearoa ha sido Wellington, la capital, que
siempre ha tenido una comunidad anarquista estable, con un local comunitario, un infoshop,
prensa anarquista, y fuertes lazos con los barrios bohemios del centro de la ciudad. Esto implica
que Wellington tiene la comunidad anarquista mejor organizada. En Auckland hay menos
anarquistas aunque es una ciudad más grande, y no hay ningún centro social o infoshop, aunque
hubo algo en el 2007 y 2005. En Christchurch hay un centro social y algunos colectivos
medianamente activos.
ALB.- ¿Hay diferentes tendencias dentro del movimiento o éste es más o menos
homogéneo?
El movimiento anarquista es bastante homogéneo y esto implica que la gente que se siente
atraida por él es bastante particular. Es una mezcla de estilo de vida y movimiento de protesta
antiautoritario que es bastante común en muchas escenas anarquistas jóvenes. Hay fuertes
influencias del punk y del hippismo también. Aunque hay anarcosindicalistas y anarquistas de
lucha de clases dispersos la mayoría de la gente está bastante orientada hacia el movimiento y lo
que hay es muy poca producción téorica y de análisis hechos por anarquistas en Aotearoa.
También existe una fuerte tendencia anarcofeminista entre las mujeres, que enfrentan el
machismo de algunos anarquistas.
ALB.- ¿Cuáles son las organizaciones anarquistas o libertarias más grandes e importante?
¿Tenéis federaciones o redes nacionales?
En mi opinión la organización libertaria más importante es Indymedia Aotearoa, que tiene
anarquistas implicados en cinco ciudades de Aotearoa. También ha habido un intento de crear
una Red Anarquista de Aotearoa, pero se vino abajo. También está la Red Anarco-feminista que
tiene colectivos en tres ciudades y es la red más activa a nivel nacional. También existe una red
anarquista cristiana del Pacífico sur con conferencias anuales y que tiene miembros en Australia
y Nueva Zelanda. Los miembros de esta red están implicados en construir comunidades
alternativas y trabajar con gente marginada como los sin techo y los pobres de las ciudades.
ALB.- ¿Hay encuentros anarquistas nacionales, conferencias de nivel nacional, ferias del
libro y eso... ? ¿Cuáles son los eventos más grandes que tenéis?
Hubo una conferencia anarquista en el 2007 que atrajo a unos 60 participantes pero que en mi
opinión fue un fracaso, ya que falló en el objetivo que establecimos de crear una red anarquista,
y hubo otra conferencia en el 2005 que atrajo a cerca del mismo número de personas y que
2
consistió principalmente en talleres. Con la ausencia de organizaciones y redes entre distintas
ciudades hay pocos intentos de construir un movimiento anarquista a través de eventos más
grandes a nivel nacional, que terminen con el aislamiento de los colectivos e individualidades.
ALB.- ¿Hay algún movimiento social en el que los anarquistas participen? ¿Qué tipo de
influencia tenéis en ellos?
Los anarquistas en los últimos años han tenido mucha participación en los movimientos contra la
guerra, sindicalismo y ecologismo, y están a la cabeza de muchas de estas luchas, directamente
implicados en promover la acción directa y la democracia directa en la organización de estos
movimientos. Por ejemplo, en la campaña de libertad a varios inmigrantes iraníes que buscaban
asilo político que estaban en la cárcel, Auckland anarchist collective estuvo a la cabeza de esta
lucha e hizo una acción de desobediencia civil delante de la cárcel, así como participó en los
piquetes. Los anarquistas también han jugado un buen papel en la campaña por un salario digno
en los restaurantes de comida rápida como McDonalds, especialmente a través del grupo juvenil
anticapitalista Radical Youth, que organizó una marcha de institutos.
ALB.- ¿Y actualmente en qué campañas estáis implicados?
Por el momento el principal trabajo que los anarquistas están haciendo es en solidaridad con los
activistas -yo incluido- maoríes y anarquistas que fueron arrestados el 15 de octubre de 2007, por
haber asistido armados supuestamente a un campamento de entrenamiento y posesión de rifles y
cócteles molotov, en una zona remota montañosa de Nueva Zelanda llamada Ureweras, que es la
tierra tradicional de la tribu Tuhoe. Otras campañas en la que los anarquistas están implicados es
la de Save Happy Valley, contra el uso de pieles, contra las granjas con jaulas y la vivisección y
otra gente está implicada en proyectos comunitarios para construir la autogestión y la autonomía
popular.
ALB.- ¿Cuál es vuestra relación con otros movimientos políticos de la izquierda (como
comunistas, troskos, verdes...)?
En general los anarquistas tienen una buena relación con el Green Party y algunos son miembros.
En Auckland los anarquistas trabajan en plataformas políticas amplias con los dos principales
grupos marxista-leninistas y con otro trosko. Los marxista-leninistas están principalmente
centrados en Aucklando, donde son relativamente fuertes, mientras que en el resto de Nueva
Zelanda son bastante débiles.
ALB.- ¿Cuál es la relación con los anarquistas de otros países como Australia, Gran
Bretaña, etc.? ¿Hay anarquistas en otras islas del Pacífico?
Los anarquistas principalmente cultivan sus propios contactos individuales con otros anarquistas
de diferentes partes del mundo. Hay alguna coordinación con anarquistas en Australia,
especialmente de Melbourne, donde anarquistas de Nueva Zelanda a menudo van a vivir o de
vacaciones. Durante todo el año hay gente anarquista / autónoma de Europa y de Norteamérica
que vienen a vivir y a quedarse y trabajar en varios colectivos. Mi propio colectivo de Auckland
el año pasado tuvo un italiano, un ruso, y un alemán implicados, así como un anarquista de
Melbourne y dos de Tucson, Arizona.
Desgraciadamente no hay anarquistas que yo sepa en ninguna isla del Pacífico, pero hay muchos
anticapitalistas especialmente en Tonga implicados en el movimiento contra la monarquía y en

3
Kanaky / Nueva Caledonia en donde hay un movimiento fuerte contra el dominio francés y el
poder de las corporaciones mineras internacionales.
ALB.- ¿Cuál es vuestra relación con el pueblo Maorí? ¿Existe algún colectivo anarquista
maorí? ¿Hay alguna convergencia con ellos?
Las relaciones con el pueblo maorí es bastante buena, especialmente con la tribu Tuhoe, ya que
ambos hemos sido represaliados por el estado, compartimos las mismas celdas, juicios y
protestas contra esta represión. También hay varios proyectos maoríes anarquistas y
anticapitalistas pero ningún colectivo abiertamente anarquista maorí. Un ejemplo es el proyecto
Conscious Collaborations, que ha trabajado para conseguir un reconocimiento de la
autodeterminación maorí y ha apoyado a la gente maorí victimizada por la reciente represión
policial.
ALB.- Para finalizar, ¿qué futuro le ves al movimiento en Aotearoa?
Grande en el horizonte está nuestro juicio, 19 anarquistas y maoríes arrestados el 15 de octubre y
después, y todos nos enfrentamos a posibles largas penas de cárcel si nos condenan. El juicio
será en algún momento de 2009. Mi estimación del movimiento es que hay mucha gente que se
siente muy cansada y quemada por el activismo continuado, especialmente bajo un estado de
tensión causado por la policía. En el 2005, Sam Buchanan, un veterano anarquista de Wellington,
escribió un artículo llamado "Attack of the Headless Chickens" [El ataque de los pollos sin
cabeza] que circuló mucho porque era un toque de sentido común con respecto a mucha gente
que se había quemado por las protestas incansables por muchas buenas causas pero con poca
estrategia y planificación a largo plazo y el fracaso de desarrollar una organización anarquista
que vaya más allá de los grupos de campañas o proyectos de un sólo tema.
Yo creo que si se pueden construir colectivos locales fuertes, cohesionados, y con un sentido,
que se enfoquen en asuntos que son importantes para la gente de a pié como medio ambiente,
derechos humanos, derechos laborales, colonización y contra la colaboración presente del
gobierno neozelandés con gobiernos imperialistas, militaristas y represivos como los regímenes
de Estados Unidos, China, y de otros lugares del mundo, podremos ver un avance del
movimiento anarquista en su capacidad para enfrentar al sistema capitalista y a las estructuras del
estado en Aotearoa que buscan convertirnos en esclavos.