Вы находитесь на странице: 1из 4

DE LA CASA DE DIOS A LA CASA DEL HOMBRE

DE LA CASA DE DIOS A LA CASA DEL HOMBRE

“Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuanto menos esta casa que yo he edificado?” 1Reyes 8:27

Este pasaje de la Biblia habla del momento en que el rey Salomón dedica el templo de Jerusalén,

reconociendo ante Dios y el pueblo la grandeza de Dios y la incapacidad humana de comprender

esa grandeza. Ese mismo Templo seria durante poco más de un milenio el centro de la vida del

pueblo de Israel, seria la casa de Dios, alrededor de la cual se desarrollaría la casa del hombre.

Para los antiguos era mucho más palpable e importante la trascendencia del hombre como parte

de una armónica creación divina, y era claro para ellos que, aunque desconocida, la vida eterna

existía, y que la vida en esta tierra no era mas que un pequeño suspiro comparado con la

inmensidad de la “otra vida”.

La vida espiritual, o la consciencia de esa vida, se traducía en los muchos aspectos de la vida

cotidiana de las diferentes culturas que pudimos analizar a través de las exposiciones, y entre

estos aspectos, la vivienda se veía así mismo tocada por este factor espiritual.

Desde el urbanismo de estas grandes

culturas, donde los elementos religiosos

tomaban un peso y una significación aún

mayor que la que tenían sus gobernantes,

vemos como Dios, estaba presente en la

vida de estas personas, su casa, la de Dios,

era la ciudad misma, y dentro de cada

vivienda existía un lugar para esa comunión

con el reino espiritual.

un lugar para esa comunión con el reino espiritual. Urbanismo Maya – Chichen ‐ Itzá Era

Urbanismo Maya – Chichen Itzá

Era la vida eterna la que dictaba muchas de las costumbres, hábitos y elementos primordiales de

estas culturas en su vida terrenal. El altar, los ídolos y los espacios colectivos de orden sagrado o

ceremonial estaban patentes en cada paso que la arquitectura daba, y muchas veces era

responsabilidad del arquitecto ser ese “sacerdote” que ponía en contacto al hombre con Dios a

través de la arquietctura.

En términos de la vivienda, era el hombre común quien debía propiciar ese espacio en el interior

de su casa, un pequeño pero trascendental espacio donde el hombre, como en el fresco de Miguel

Angel, tocaba el dedo de Dios dentro de su pequeñez y aparente insignificancia.

1

ALEX DANIEL FONSECA G.

315288

DE LA CASA DE D I OS A LA CA S A DEL HOM BRE

DE LA CASA DE D I OS A LA CA S A DEL HO M BRE

En est e ejemplo de la vivienda E gipcia, antes que el espac i o de habitac ión se encon traba el espa cio de cul to, donde d e una maner a ritual, para pasar a la v ida humana había que p a sar por la v i da espiritual, e n ese simból ico paso del ext erior, al reci b o, al altar y de allí a las

habitacione s , la coci n a, terraza, dep ósitos, etc.

ALTA R
ALTA R

En mu chos casos el espacio d e culto era e l centro de la vivienda, y era tambi é n el centro de activid ades comun itarias. Para los incas, l a “guaca” er a el elemen to que gene raba sus la zos famili a res, era la r e presentació n de esos ser es que estab a n mas alla d e la existenc i a terrenal p ero que b u scaban la m a nera de seg u ir en contac to con ellos a través de m anifestacion e s físicas, y er an

esas m anifestacion es las que se acogían dentr o de sus agru paciones de v ivienda permi t iéndoles de igual mane r a tener una p u erta, o ma s bien una ventana que le s permitia m irar mas alla de esta pasaje ra existencia . Este e n sayo habla el cambio d e la casa de Di o s a la cas a del homb r e, pero despu és de ver los diferentes t e mas de los qu e se hablaro n en las expo siciones y de l a s reflexione s hechas en l a s clases de s eminario me atrevería a asegurar qu e lo que cam b io no fue la casa, sino el dios para el que se con s truía esa ca s a. En la a ntigüedad e e dios era e s a figura sup r ema, creado ra, generado ra de fuerza s mas allá d e la compr ensión del h ombre, era el dador de la vida y el que daba o r den a un u n iverso vasto e incont enible, pero poco a poco ese dios fue desplazado p or nuevos d ioses, diose s creados po r la creatu ra, dioses co mo el conoci miento, el p o der, la avar i cia, el orgull o y muchos o tros mas; p a ra estos, el hombre c o menzó a tr a nsformar s u vida, sus ci u dades, sus v iviendas y s u entorno, a un hoy, s e guimos crea ndo nuevos d ioses, y sigu en habiendo manifestacio nes físicas d e su poder, p e ro

ioses, y sigu en habiendo manifestacio nes físicas d e su poder, p e ro 2

2

ALEX DA NIEL FONSECA G.

315

2 88

DE LA CASA DE DIOS A LA CASA DEL HOMBRE

DE LA CASA DE DIOS A LA CASA DEL HOMBRE

como se podía esperar de un dios creado por mano de hombre, su vida es tan larga como la de su creador. Por que digo esto? Pensando en la vivienda victoriana, que fue mi tema de exposición, y al compararlo con muchas otras de las temáticas del curso, veo que la vida del hombre se empieza a desarrollar en función de otras cosas que fueron (o fuimos?) entronando como a un dios, en el gotico, el poder papal se convierte en un dios sobre el cual los hombres relacionados con ese poder construyen ciudades y transforman el hábitat del hombre, la gran catedral gotica se convierte en ese lugar que es centro de la actividad del hombre de ciudad y empieza a cambiar la manera en que el hombre se relaciona con Dios, ya no es un Dios alcanzable y amigable, sino que se convierte en el Dios castigador, inalcanzable, que se manifiesta al hombre a través de los poderosos y escogidos “lideres” de la sociedad; en la revolución industrial, la maquina se transformo en nuestro dios, era nuestro sustento, el dador de vida (una vida mas rápida, ágil y productiva) y en base a ella se transformaron nuestras ciudades y nuestras viviendas, basta con ver una imagen del Londres post industrial y compararla con una imagen de las antiguas culturas y sabremos de primera mano para quien se pensaron esas ciudades. Mas adelante al ver la crisis que la industria genero a nivel ambiental, se pone en el trono a la naturaleza, nacen las ciudades jardín y todo lo que implican ellas para la vivienda, nace una cultura ambientalista que aun hoy trasciende, y asi sucesivamente vamos creando y destruyendo dios tras dios, y a cada uno le damos su espacio y su manifestación en la ciudad y la vivienda. Hoy en dia entronamos el estatus, el poder, el dinero, y lo reflejamos en nuestra manera de vivir: viviendas mas ostentosas, con mas electrodomésticos, con mejores acabados, que muestren al que la visita quien soy yo; el automóvil, la tecnología y los elementos que demuestran la existencia de estos dioses transforman nuestro hábitat; ciudades

la existencia de estos dioses transforman nuestro hábitat; ciudades 3 ALEX DANIEL FONSECA G. 315288
la existencia de estos dioses transforman nuestro hábitat; ciudades 3 ALEX DANIEL FONSECA G. 315288

3

ALEX DANIEL FONSECA G.

315288

DE LA CASA DE DIOS A LA CASA DEL HOMBRE

DE LA CASA DE DIOS A LA CASA DEL HOMBRE

pensadas para los autos, para los grandes centros financieros, para las multitudes, los espectáculos de moda, etc, aún viviendas pensadas para los autos, para el computador, para el plasma de 42” y el home teather. Pero a la larga, todos estos dioses sirvena a un solo dios: al hombre. Es este dios al que hemos entronado sobre todos los demás, es al hombre al que sirven las ciudades, es a su ego, su necesidad de autocomplacencia, poder, satisfacción; es el deseo de ser mas que otro el que va transformando su estilo de vida, desde el mas humilde hasta el mas poderoso, son estos sentimientos, emociones y anhelos los que lo mueven a transformar su entorno. Aún dentro de lo que pudimos conocer y estudiar para el concurso en que participamos pude ver como las viviendas existentes en el choco ya no obedecían a unas lógicas del lugar, del clima o de la cultura, sino que servían al anhelo de tener un mejor estatus, representado por el cambio de la construcción tradicional en madera a la construcción en materiales como el ladrillo o el concreto, los espacios comunales se iban perdiendo en pro de la protección de lo privado, que era lo que representaba el poder y la capacidad económica que se iban alcanzando, valia mas un televisor que la tradición cultural. La pregunta que me queda luego de todo este semestre, es la de cuál es el papel que nosotros como arquitectos desempeñaremos en esta enorme dinámica de la transformación del hábitat del hombre, ya que no se trata solo de diseñara y construir, sino de comprender la cultura, la tradición, la técnica, e incluso el corazón y la mente humana. Podemos con nuestras actuaciones preparar un mejor futuro para la vida del hombre?, por que aunque diseñemos para hombres tan mortales y pasajeros como nosotros mismos, a la vez diseñamos para una humanidad que es mucho mas duradera en el tiempo; de aquí a mañana cuando otras civilizaciones descubran los restos de nuestras grandes ciudades o de nuestras casas de campo, que impresión tendrán? Que diseñábamos casas para Dios, para el hombre, o para un hombre al que tratábamos como a un dios?, al darle lo mejor que la arquitectura podía hacer por él podríamos verdaderamente tratar al ser humano como lo merece o simplemente nos enrolaríamos en un curso de acción ya puesto en marcha pero que no conocemos ni controlamos y que muy probablemente lleva hacia una disminución de la calidad de vida de ese hombre.

4

ALEX DANIEL FONSECA G.

315288