Вы находитесь на странице: 1из 19

www.monografias.

com

El alcance de la antropología forense


Boris Carrillo boris.thanathos@gmail.com

1. Introducción
2. Identificación
3. Tafonomía Forense
4. Características Demográficas del Esqueleto
5. Edad
6. Sexo
7. Raza
8. Estatura y estructura
9. Identificación Personal
10. Proyección de imagen facial
11. Comparación fotográfica
12. Causa de la muerte
13. Educación y Formación
14. Conclusiones
15. References

INTRODUCCIÓN
Aunque el sistema médico-legal ha buscado la ayuda de los antropólogos físicos por su maestría en
análisis esquelético desde mucho tiempo antes, la sección de la antropología física de la academia
americana de las ciencias forenses (AAFS) recién fue establecida formalmente en 1972.' Los antropólogos
forenses se concentran en características biológicas humanas en el nivel de la población, con especial
atención a destapar la unicidad que fija a un individuo como diferente de todos los otros. Este foco en el
aislamiento de cada ser humano como entidad única es la esencia de la antropología forense.
La práctica de la antropología forense se centra en el gravamen de cada aspecto de restos
humanos esbozados en un contexto médico-legal con el fin de establecer identidad y, en lo posible, la causa
de la muerte y de las circunstancias que rodean este acontecimiento. También abarca análisis de imagen, la
reconstrucción, la identificación, y la comparación facial del individuo vivo y de los muertos. Invitan al
antropólogo forense lo más a menudo posible para asistir a las agencias policiales cuando la
descomposición, la desmembración, o alguna otra lesión penosa hace imposible reconocer a una persona o
utilizar el arsenal normal de técnicas tales como huellas digitales. Más allá de asesinato, de guerra, y de
desastre en masa, a los individuos; se investiga y consulta a los gobiernos; y autentifican restos históricos e
incluso los prehistóricos se confían a estos especialistas también.
El propósito de este capítulo es dar una descripción del alcance y los funcionamientos del campo de
la antropología forense. Desde que la primera edición de este libro fue publicada en el año 1980, la
disciplina se ha ampliado dramáticamente como resultado de un aumento casi exponencial en la
investigación y nuevos progresos tecnológicos. Se han modificado las viejas técnicas o desechado, y, más
importantemente, se han introducido algunos otras técnicas nuevas que han aumentado enormemente la
exactitud del análisis esquelético. Obviamente, es imposible cubrir todos los aspectos profundizados, pero
hay muchas referencias disponibles para información adicional.1"; 8
La tabulación siguiente resume el alcance por temas de la antropología forense según lo cubierto en este
capítulo:
Identificación: Tafonomia Forense Características
Demográficas
Grados De Certeza Tiempo Desde La Muerte Edad
Posible Quema De Huesos Sexo, Estructura, Raza
Identificación Indeterminada Y Talla
Identificación Positiva
BORIS CARRILLO
Identificación Personal Causa De La Muerte
Individualización
Proyección De La Imagen Facial
Foto Comparación Cráneo-Foto
Reconstrucción Facial
Comparación Fotográfica

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com
BORIS CARRILLO

Educación y Formación
Conclusiones
Referencias

Identificación
Grados de certeza
Los antropólogos forenses son invitados a menudo como testigos expertos para rendir una opinión
en un tribunal de justicia sobre la identificación de un individuo. Varios resultados son posibles para que se
pueda establecer una identidad. Si no hay nada para eliminar en una comparación potencial, el grado de
certeza de una identificación depende de la exactitud de las técnicas y de la presencia de factores
incuestionables de individualización. Las categorías siguientes se han sugerido .1
Posible
*• Una comparación es " posible" si no hay incompatibilidad importante que excluiría a un individuo
de la consideración. Sin embargo, debe ser acentuado que, mientras que esta asignación previene la
exclusión inmediata, no implica probabilidad. Un juicio de " posible”; simplemente hace a este individuo
elegible para que después, sele realiza una prueba más rigurosa y especializada.
Indeterminado o poco concluyente
Las comparaciones anticipadas de numerosos casos sobreviven a la investigación inicial, pero la
mayor parte de éstos seguirán en la categoría " indeterminado". Esto es debido al hecho de que una gran
cantidad de características muy similares son compartidas por los miembros de cualquier edad, sexo, grupo
de raza, o nacionalidad dada, y así no puede ser demostrada fehacientemente en un juicio la identidad.
Los ejemplos generales incluyen patrón de calvicie, la quijada ajustada, ojos marrones, la nariz
prominente, y la saliente del oído. Las características específicas de la población tales como prognatismo
alveolar en negros, los incisivos en forma de pala en indios americanos, y braquicefalia en blancos no son
también definitivas. Si características o factores idiosincrásicos de individualización no pueden ser aislados
y ser emparejados, la comparación se puede considerar solamente " indeterminado o inconclusivo". La
existencia de solo semejanzas generales, compartidas significa que una conclusión definido no se puede
alcanzar de un modo u otro. Incluso si aparece ser una probabilidad fuerte para una comparación, sin una
característica única para fijar a ese individuo por separado, la clasificación final debe estar en esta
categoría.
Identificación positiva
Una identificación positiva puede ser declarada solamente si no hay absoluta contradicción o duda.
Esta conclusión se puede alcanzar solamente basada en la presencia de factores únicos de
individualización.

Tafonomía Forense
El análisis de Tafonomia remonta los acontecimientos que siguen la muerte de un organismo para
explicar la condición de los restos .9-12. Los numerosos factores que se deben considerar, son la
descomposición, la depredación animal y dispersión, alteración por los agentes atmosféricos y variación de
la temperatura, entierro, sumisión en agua, erosión, enterramiento, etc. Es esencial estar familiarizado con
las manifestaciones de estos factores para establecer la información vital tal como tiempo desde muerte y
distinguir los efectos de acontecimientos ambientales (antemortem) o enfermedad y trauma (perimortem.)
Tiempo desde muerte
El establecimiento cuando ocurrió la muerte es una de las determinaciones dominantes para que las
personas encargadas de la aplicación de ley lo hagan. Es raramente fácil estimar el tiempo desde la muerte
de manera exacta, y esta determinación consigue más difícil con cada hora que pasa. No llaman el
antropólogo forense generalmente adentro a un caso hasta que la descomposición o la mutilación hacen a
una víctima irreconocible y borra otras características de identificación. El grado de descomposición y la
secuencia de pistas importantes como la producción de huevos de insectos, pueden ser interpretados
solamente correctamente si el examinador esta familiarizado con la manera como los factores tales como
condiciones de la temperatura y del entierro afectan a la secuencia de estos procesos. Por ejemplo, el frío,
las cubiertas y el entierro retardan la deterioración; el calor, la humedad, y la exposición la aceleran. Incluso
los criminales astutos se imbuyen con una noción superficial de este conocimiento e intentan, como se ve
en televisión, engañar autoridades almacenando un cuerpo en un congelador para alterar el tiempo de la
muerte evidente.
A menudo, se presentan los antropólogos forenses con un cuerpo completamente destrozado. En
esta situación, el investigador debe buscar pistas más sutiles. ¿Está el pelo presente? ¿Siguen siendo los

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

huesos grasientos? ¿Hay olor? ¿El blanqueo ha ocurrido? ¿Se entierran con los artefactos a partir de otra
era - tal como una bala de mosquete encajado en un hueso? Si se encuentran los efectos personales,
pueden ayudar también a limitar el plazo. Aunque generalmente es solamente posible asignar un límite más
bajo, e.g., la víctima lleva por lo menos 6 meses de muerto.
Huesos quemados
Los antropólogos han conducido estudios para determinar los efectos de la quema sobre el hueso. 3'
13
hay muchas situaciones forenses donde es vital esto, extendiéndose de los fuegos fatales de un edificio o
un coche o de las explosiones, a las tentativas de destruir a un cuerpo de una víctima de asesinato. El
color y la textura de un hueso dan pistas importantes al calor y a la intensidad del resplandor, así como la
duración de la exposición aproximada. La exposición limitada o indirecta a la fuente de la llama puede
producir solamente rayas del hollín o presentar un color entre amarillo/ marrón desteñido, mientras que es
directa, la exposición intensa causará grietas y socarrará o ennegrecerá los huesos. Si la quema es directa
y prolongada, sólo la ceniza puede permanecer. Un esqueleto o aún un solo hueso pueden demostrar los
varios niveles de destrucción basados en el posición concerniente al fuego. El proceso ardiente también
causa la sequedad y la contracción, así puede cambiar el tamaño, el peso, y la forma del hueso.
Los expertos pueden detectar si los restos incinerados, incluso en la condición de fragmentos, son
humanos o no humanos por el tamaño y la configuración de su macro y de la micro estructura. La
inmolación es a menudo incompleta y bastante se deja para determinar si la víctima era o no madura o
adulta. Si el final de un hueso largo está intacto, la presencia o la ausencia de fusión epifisaria indicarán el
nivel de madurez. Por otra parte, si los fragmentos minúsculos del hueso se encuentran con los extremos
fundidos, esto puede señalar a un pequeño animal adulto tanto como a un niño humano.

Características Demográficas del Esqueleto


La mayoría de la gente tendría poca dificultad el separar de un grupo de normal, de seres humanos
desnudos, por edad, del sexo, y raza porque se ha aprendido a reconocer las manifestaciones morfológicas
de estas categorías. Sin embargo, estas determinaciones aparentemente simples llegan a ser mucho más
difíciles si una persona se está ocupando de un grupo de esqueletos descarnados (cuadro 13.1). Para esto,
el entrenamiento especial y la experiencia son necesarios (la figura también demuestra la secuencia y la
dirección del retiro del hueso a la hora de la excavación de un esqueleto para evitar todo daño posible).
Todos los gravámenes esqueléticos comienzan con lo qué Krogman refirió como "los cuatro
grandes”; - edad, sexo, raza, y estatura. Cada característica disminuye en la característica de "posible”;
aunque empareja el sexo solamente lo disminuye a la mitad . Si un esqueleto esta completo e indemne,
estas cualidades se pueden determinar con gran exactitud. Usando las últimas técnicas, el sexo se puede
determinar con certeza, la edad es estimada con un margen máximo de 5 años, y la estatura aproximada
con un desviación estándar alrededor de 1.5" (3.5 cm). La asignación al grupo de
raza Caucasoide, mongoloide, o negroide se puede lograr con un alto nivel de certeza.
Sin embargo, los antropólogos forenses tienden más a tratar con los especimenes,
generalmente, hechos fragmentos así que de ellas se debe preparar para obtener
tanta información como sea posible de cada hueso.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

Cuadro 13.1 el esqueleto humano. Las flechas demuestran la secuencia y la dirección del retiro del hueso:
1. huesos de pie, 2. huesos de mano, tibia 3. patelfo, 4., 5.fibula, 6. fémur, iradius de 7. antebrazos y
cúbito), 8. humeras, filcull 9. epífisis ilíaca, 10. y mandíbula, 11clavículas, 12. esternones, 13. costillas, 14.
caderas, 15. coxis, 16. sacros, 17. vértebras lumbares, 18. omóplatos, 19. vértebras torácicas.Vértebras
cervicales del Q. (Modificado de Jorge Neumann, comunicación personal.)

Edad
Durante los años del crecimiento y del desarrollo, el esqueleto experimenta una secuencia ordenada de
cambios que comienzan con la formación y la erupción de dientes de hojas caducas y de su reemplazo con
la dentición permanente, alrededor de la edad de 12 años (excepto para las terceras muelas). Aunque este
proceso varíe algo por la variable sexo, y los factores de la salud. La edad en la muerte se puede estimar en
el plazo de a 1 año en un subadulto normal si los estándares apropiados se utilizan (véase el cuadro 13.2) .
14~15
Una vez que las segundas muelas se entran en erupción completamente, la atención se centra en el
esqueleto.16 que el sistema esquelético no es completo en el nacimiento, pero comienza con la formación y
el crecimiento de centros de la osificación. Con algunas excepciones, los huesos son endocondriales en la
naturaleza, es decir, primero se forma en el cartílago que es gradualmente substituido por el hueso. Hasta el
principio de la adolescencia, los huesos largos, para el ejemplo, consisten en la diáfisis del A. (eje) y las
epífisis en ambos extremos. Éstos son conectados por los metafases cartilaginosos o las regiones cada vez
mayor que se substituyen por el hueso cuando el crecimiento es completo. Porque el crecimiento en cada
empalme huesudo se termina en diversas edades y en un orden del sistema, el trazado de la progresión de
la unión epifisaria permitirá la estimación de la edad en el plazo de a 1 año a partir de cerca de 13 a 18
años. El cuadro 13.3 demuestra la orden de la progresión que comienza con el codo y que termina con el
hombro. Así, si un húmero tiene la epífisis (más baja) dístal fundida y la epífisis (superior) próxima abierta,
este indica a un adolescente entre 13 y 18. La edad entonces es establecida claramente determinando qué
empalmes en el resto del cuerpo se han fundido, dónde la unión está comenzando, y donde todas las
epífisis siguen siendo totalmente abiertas. Aunque como con la dentición, puede haber variación por el sexo,
la población, y el estado de salud.
Una vez que el crecimiento es completo, la valoración de la edad se convierte en mucho más difícil
porque los cambios de la edad del post maduro son sutiles, irregular, y a menudo altamente variable a partir
de un individuo, además porque las remodelaciones y patrones sean sensibles a una variedad de factores
internos y externos. Así, hay mucha variación en el proceso del envejecimiento en sí mismo, así como en
cómo se refleja en el cuerpo. Incluso entre la vida hay siempre los individuos que tienen un " look" mucho
más viejo o más joven que el de su edad cronológica. Es igual, si no peor, en el esqueleto.
Desde el principios de los 80, ha habido una oleada del interés en la investigación sobre el
gravamen adulto de la edad. Aunque la edad no se pueda determinar con la precisión absoluta (incluso de
los restos descarnados), los modificaciones de técnicas existentes y, más importantes, la introducción de
métodos de nuevos sitios esqueléticos han mejorado grandemente exactitud.
De éstos, la técnica de la fase del extremo esternal de la costilla está demostrando ser la más
confiable, 17 y ha soportado la prueba externa intensiva. 18.19 Introducido por los autores, 20-22 estos
estándares dividen la gama de progresión morfológica observada a partir de la adolescencia hasta los 70
años en nueve fases (O a 8) (cuadro 13.4). Los intervalos de confianza llegan hasta un 95% en la
aplicación se tienen un margen de ±1.5 a partir de los 30 años y un ±5 hasta los 70 años en la fase

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

Terminal. Es importante considerar que los métodos usados fueron diseñados para rendir una alta gama de
probabilidad en la edad; ya que los puntos estimados no son exactos estadísticamente ni realistas.

Cuadro 13.2 desarrollo y erupcion de los cientes de leche (A) y la dentición permanente (B) con su
correspondiente edad ( modificada de la referncia 14)

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

Cuadro 13.3 orden del encierro epifisario durante el principio de la adolescencia con los huesos que forman
los empalmes del codo (e) a partir de cerca de 12 a 14 años de edad, siguiendo (en los intervalos
aproximadamente de un añ0) por la cadera (h), el tobillo (a), la rodilla [K], y la muñeca (w). y conclusión con
el hombro (s) por edad 18 a 22 años.

Cuadro 13.4 progresion de los cambios en el final del esternon y consrillas en los hombres ( M) y
mujeres( F) comenzando con un hueso liso, firme con los extremos planos u ondeantes con los bordes
redondeados y las líneas epifisarias en la costilla no madura (fase 0) y el procedimiento con una serie de
cambios caracterizados por la formación y la profundización de un hoyo en la ensambladura costochondral,
acompañadas enrareciendo y afilando de los bordes del hueso a través de la vida a la fase 8 en edad
avanzada extrema (durante 70 años) (también cuadro 13.1) (modificado de la referencia 23)

Los estudios han revelado que el sistema de la costilla es fácil de aplicarse con poco error del
intraobservador. La investigación adicional concluyó que aunque los estándares fueron basados en la cuarta
costilla, las costillas colindantes 3 y 5 estaban casi siempre en las mismas fases.
. Las comparaciones de las sínfisis púbicas (el sitio más de uso frecuente desde los años 20) y de
las costillas de los mismos individuos indicaron que la costilla era dos veces mas confiable para reflejar la
edad mas exactamente. 17 estándares fotográficos de la fase de la costilla se pueden encontrar en muchas
fuentes, 3.25-28 y los moldes de la costilla fueron introducidos en 1993. 29 Desafortunadamente, los casos
forenses esbozados no son generalmente completos e indemnes, así que el antropólogo forense debe
poder determinar edad en la muerte de tantas maneras como sea posible porque el hueso de la observación
no se encuentra siempre. Por más de 60 años, la sínfisis púbica fue defendida lo más a menudo posible por
su valor para la estimación de la edad, pero a mediados de los años ochenta, se convirtió en evidente que

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

había problemas con los estándares existentes, y varias modificaciones del método se desarrollaron como
la del método de Todd, que a diferencia de la original, tiene10 fases,. Algunos de éstos métodos fueron
diseñados para el análisis seriación dependiente de las ensambladuras paleo demográfica, 31, 32 mientras
que otros, incluyendo moldes de sínfisis, fueron creados específicamente para el uso en casos forenses
individuales. 33 , mientras que no sea demasiado difícil emparejar los huesos a los moldes,
extremadamente de par en para ,el nivel de confianza se ha mantenido durante al menos unos 50 dentro del
rango de 95% . Suchey (comunicación personal) considera la sínfisis púbica confiable para los individuos
debajo de 40, pero observa que la utilidad de este indicador disminuye después de la edad 30 o después de
la terminación del terraplén ventral. Para los casos durante 40 años de edad, Suchey indica que la
morfología esternal del final de la costilla es el único indicador confiable de la edad. El cuadro 13.1 pone en
contraste las fases sinficas poco estudiadas con el de los estrechos, márgenes manejables para las fases
de la costilla. Por otra parte, las pruebas independientes de estos moldes sinficos junto con ésos de
estudios anteriores concluyeron que todas estas técnicas no son del todo exactas. 35
A menudo, solamente se encuentra un cráneo, y, mientras que hay muchas pistas para establecer
el envejecimiento, ningunas de ellas son exactos o confiables.36 Los huesos del cráneo, articulados en las
líneas dentadas llamadas las suturas se cierran y puede borrarse con edad. Sin embargo, la progresión del
encierro craneal de la sutura es tan variable que pocos médicos los consideran exactos en el plazo de 20
años en cualquier dirección (véase 37 íscan y loth). Aunque este sitio fuera el primer elegido para una
cuantificación sistemática del envejecimiento desde los años 1920, nunca se ha considerado confiable.
Incluso los autores de las modificaciones más recientes no abogan su uso como método único. El desgaste
de diente 38 se debe considerar, pero, otra vez, no como el único indicador de las poblaciones modernas .
39
Los cambios de la edad se pueden también detectar en huesos largos, pero solamente de manera
radiográfica o histológica. Las radiografías pueden revelar las alteraciones en densidad del hueso que
reflejan el desgaste conforme avanza la edad, pero no con algún grado de exactitud. 40 puede también ser
observado en el nivel celular basado en análisis histomorfometrico de una sección representativa del hueso
largo o de la costilla. 41-42 la edad se calcula desde los centros de osificación, mediante ecuaciones de
regresión. Las desventajas principales a esta técnica incluyen la destrucción del hueso, el tiempo para la
preparación de la muestra para que sea lo mas exacto posible , el equipo especializado, y de la
interpretación de un profesional experimentado en este método.

Cuadro 13.1 Comparación de edades medias y de intervalos del 95% de los métodos de la fase para la
costilla 20-21 y el " púbico de la sínfisis
Costilla Sinfisis
fase eda 95% eda 95%
hombres
1 17. 16.3- 1 15-23
2 21. 20.3- 23.4 19-34
3 25. 24.1- 28.7 21-46
4 28. 25.7- 3S.2 23-57
5 38. 34.4- 45.6 27-66
6 50. 44.3- 61.2 34-86'
7 59. 34.3-
8 71. 65.0-
mujeres
] 14. 19.4 15-
2 17. 15.5- 25.0 19-40
3 22. 2D.S- 30.7 21-53
4 27. 24.4-- 38.2 26-70
5 40. 33.7- 4S.1 25-S3
6 50. 43.3- 60.0 42-87'
7 65. 59.2-
8 76. 70.4-
Las escalas de edades de la fase terminal son 4 ampliables.
82.3'

Finalmente, hay la variación individual significativa que se puede producir por factores aparte del
proceso del envejecimiento. Los dientes se pueden también seleccionar para la estimación de la edad.
Varias características se pueden ser sujetas a los análisis de regresión .43-44 de éstos, la transparencia de
la raíz puede considerarse como el criterio más importante, especialmente de casos forenses recientes. La
microscopia de scanner de electrones, se utiliza para cuantificar el crecimiento de capas en el cementum
dental. Este acercamiento fue originado por los biólogos de la fauna e intentado solamente recientemente
en seres humanos. 45 una vez más estas técnicas son desperdiciadoras de tiempo, requieren del retiro y la

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

destrucción de dientes, confían en la preparación y el equipo especializados, y están sujetos de una


considerable variación, especialmente en las más viejas escalas de edades.

Sexo
En la vida del normal y los muertos todavía descarnados, el sexo es una variable discreta - uno es
claramente varón o hembra. Las diferencias entre los sexos son mucho menos distintas en el esqueleto
donde las manifestaciones morfológicas y métricas se superponen para formar una serie continua. Hay, por
ejemplo, ningún tamaño absoluto sobre todo lo que es masculino y todo lo que corresponde a femenino .
Una vez más si el esqueleto adulto es completo o por lo menos tiene una pelvis intacta, sexo puede ser
determinado generalmente con la exactitud 100%. Sin embargo, como en los casos forenses anteriores, los
esqueletos mencionados raramente están completos y los huesos disponibles pueden no ser obviamente
dimorfos. Muchas publicaciones atestiguan a las complejidades del dimorfismo sexual 3.36-46
Las características sexuales primarias (e.g., órganos genitales del externo) están presentes en el
tejido suave incluso antes de nacimiento, pero ninguno con tal marcador definitivo todavía que se ha
observado en el esqueleto .3' 47 Aunque las diferencias del sexo se hayan cuantificado en esqueletos no
maduros, siguen siendo sutiles hasta que las características de sexo secundario comiencen a convertirse
durante adolescencia. Las tentativas en identificación sexual de los huesos pre-púberes han sido realizada
usando los análisis de diferencias crecimiento basadas entre los varones y hembras, pero los resultados
están lejos de considerarse definitivos. - 1' 48
En el adulto, la determinación más simple y más exacta del sexo se puede hacer por el gravamen
morfológico de la pelvis. Como puede ser visto en el cuadro 13.5, los huesos púbicos y la muesca ciática
son más anchos en hembras, dando por resultado un ángulo subpúbico obtuso y con una entrada pélvica
más abierta para facilitar el parto. La pelvis masculina es más estrecha y construida solamente para la
ayuda y la locomoción.
Un conocimiento cuidadoso de la morfología craneal puede permitir que los expertos se acerquen a
la exactitud de 90 o del 95%. Sin embargo, es necesario que el observador esta familiarizado con las
variantes especificas de la población, porque las características ligadas al sexo varían a partir de un grupo a
otro. Generalmente sin embargo, los varones tienden a tener huesos más ásperos con crestas y cantos más
grandes, porque éstos son a menudo son sitios del acceso del músculo (cuadro 13.5). La nueva
investigación ha llevado al descubrimiento que la mandíbula solamente es casi tan sexual dimorfa como una
pelvis completa. En varones adultos, Loth y Heimeberg 47 observó que el ramus posterior tiene una forma
angular o una flexión distinta en el nivel de la superficie oclusal de las muelas, mientras que las hembras lo
conservan recto, la configuración juvenil (véase el cuadro 13.5) .49
La cuantificación de las diferencias del tamaño permite a veces un grado de separación razonable
de los sexos. Aunque haya un número de técnicas métricas del cráneo y de la pelvis, este tipo de análisis es
especialmente útil en huesos largos donde no están las obvias diferencias morfológicas. Las fórmulas de la
función discriminante se han calculado de las dimensiones de huesos numerosos y de sus subestructuras,
pero estos métodos son altamente específicos para la población, incluso dentro de los tres grupos de razas
principales. Los indios asiáticos son, por ejemplo, Caucasoides, pero ellos sin perceptiblemente más
pequeños y más gráciles que blancos americanos o europeos. Así, serian, métricamente mal diagnosticados
, la mayoría de los varones indios, como hembras si se utilizan los estándares americanos.
Interesantemente, la largura total de un hueso largo no es generalmente tan buen discriminador como el
diámetro principal, la circunferencia del eje, o la anchura epifisaria distal .50-51
Durante muchos años, los biólogos esqueléticos han intentado encontrar la evidencia de la
maternidad en la pelvis. Ángel 52 sabía que el embarazo y el parto están asociados al rasgado y al
reacoplamiento de los ligamentos en la superficie dorsal del hueso púbico. Él razonó que el grado de marcar
con una cicatriz puede ser utilizado para estimar el número de nacimientos (cuadro 13.6). Houghton53 y
Dunlap54 apoyaron este concepto y lo aplicó al surco pre-auricular. Sin embargo, otras observaciones han
revelado que hay picaduras similares en las hembras sin hijos, llevando a la conclusión de que hay otros
factores que también pueden ser responsables para estas formaciones .55

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

cuadro 13.5 la pelvis masculina es


caracterizado por el ángulo subpúbico
estrecho, el cuerpo púbico triangular, y
proporcionalmente el cuerpo del sacro, en
contraste con el ángulo subpúbico amplio,
el cuerpo púbico del cuadrado, y el cuerpo
sacro más pequeño en la hembra. los cráneos masculinos tienen una frente que se inclina en comparación
con una frente más vertical en hembras. Una frente prominente, un proceso mastoideo grande, y una
protuberancia occipital del desarrollo bien son también asociado con el cráneo masculino. la mandíbula
masculina tiene un ramus doblado y derecho o barbilla cóncava; en hembras, el ramus es recto y la barbilla
es redonda o acentuada (modificado de la referencia 27, cortesía de D. France.)

Raza
La raza puede ser definida como mecanismo clasificatorio para las
características biológicas. Hay tres grupos de raza importantes a los cuales la
mayoría de la gente puede ser asignada: Caucasoide, mongoloide, y
negroide. Sin embargo, habrá siempre casos ambiguos debido a la
adición. Por otra parte, hay mucha de variación dentro de cada grupo, y
el color de piel es solamente un aspecto de la clasificación racial

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

Cuadro 13.6 El parto marca con hoyos en el aspecto dorsal del alcance femenino del hueso púbico; de
nulíporo (ningunos niños) (izquierdo superior) a los nacimientos numerosos (la derecha inferior). (de Angel.J
L., Am.J. Phys. Anthropo!. , 30/427, 1969. Con el permiso.)

Sueco, italianos, egipcios, y los indios de Asía parecen


muy diferentes, pero todos tienen el esqueleto "blanco”; aunque
algunos indios pueden tener piel del marrón oscuro, incluso si un
esqueleto es claramente Caucasoide, no hay indicador
esquelético de las características del suave-tejido tales
como color del ojo o forma del pelo.
En la morfología esquelética, craneofacial es el mejor
indicador del fenotipo racial (cuadro 13.7). Un cráneo largo, bajo,
estrecho que exhibe el prognatismo alveolar (saliente
delantera de las quijadas) y una nariz ancha, plana con los
travesaños lisos es característico negros.

CAUCASOIDE

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

NEGROIDE

MONGOLOIDE

Cuadro 13.7 Diferencias de raza en los cráneos de Caucasoids, de Mongoloids, y de Negroids. (Modificado
de la referencia 27, de la cortesía del D. Trance and S. Rhine.)

Los blancos son caracterizados por un cráneo alto, redondo, o cuadrado, una cara ortognatica o
recta, nariz larga y estrecha. Debe ser tenido presente que éstos son arquetipos o las descripciones ideales
y allí son muchas variaciones dentro de cada grupo y se superponen con las otras. También debe ser
acentuado que los huesos no dan a cualquiera la indicación directa de la intensidad o de la tonalidad del
color de piel dentro de una raza. Además, el color de los huesos ellos mismos refleja solamente lo que
fueron expuestos los restos desde a la muerte.
Aunque no tan obvias, las diferencias raciales pueden ser encontradas morfológicamente y
métricamente en muchas partes del cuerpo. 56 los blancos exhiben una notable curvatura anterior del fémur
con respecto a los fémures más rectos de negros. 57 la pelvis es más estrecha en negros, pero esto se
detecta mejor con medidas. 58 Las diferencias del tamaño reflejan disparidades en las proporciones del
cuerpo entero. En el promedio, los negros tienen miembros proporcionalmente más largos que blancos; lo
contrario es verdadero para Mongoloides
Como dimorfismo sexual, la existencia del dimorfismo racial ha llevado al desarrollo de las fórmulas
de la función discriminante de medidas de muchas piezas del esqueleto, pero estos métodos son sexo y
específico de la sub-población. 46 en el análisis final, las adiciones multirraciales se pueden confundir
incluso a los mejores médicos y no clasificar inequívoco por las técnicas más modernas simplemente
porque la gama de variación normal es tan greal que todas las variantes posibles no pueden ser anticipadas

Estatura y estructura
Casi cada hueso contribuye a la estatura total de un individuo; sin embargo, la contribución relativa
varía grandemente. Singular y colectivamente, el fémur y la tibia son los componentes más importantes de
la altura. En cambio, un hueso de pie tiene entrada muy pequeña. Por lo tanto, el mejor gravamen de la
altura se obtiene de las fórmulas de la regresión derivadas de longitudes femorales y tibiales. Estas
ecuaciones se han calculado para todos los huesos largos - aunque un hueso de brazo no será tan exacto
como uno de la pierna, puede ser la única parte encontrada. Se han hecho las tentativas de aumentar
exactitud usando las contribuciones combinadas de huesos múltiples.
Porque enfrentan a los biólogos esqueléticos y a los antropólogos forenses a menudo con los
huesos dañados, las fórmulas se han ideado para estimar estatura de los restos fragmentarios .59, 60
primer, la longitud total del hueso se extrapolan del fragmento, después esa figura se utiliza para la

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

regresión final. Este paso adicional agrega al error estándar de valoración, pero es mejor que ninguna
estimación en absoluto.
Las proporciones del cuerpo varían por la raza y el sexo. 46 negros, por ejemplo, tienen altura en
relación con de huesos más largos del miembro que blancos. Así, es necesario establecer el sexo y
competir con para utilizar las fórmulas correctas de la regresión para la valoración de la estatura. Los
estándares más de uso frecuente están por Trotter 61 para los blancos y los negros.

Identificación Personal
Algunas pistas a la estructura de cuerpo se pueden también encontrar en los huesos puesto que
actúan como sitios del accesorio del músculo. Las crestas y los cantos y la aspereza prominentes de los
huesos indican que una persona era muscular en un cierto punto durante vida. Las superficies huesudas
lisas y los pequeños orígenes del músculo son característicos de un individuo grácil o sedentario. Es
importante tener presente que aunque los varones intrínsecamente tengan más masa del músculo que
hembras, " supuestamente; - la mirada de varones también que no han desarrollado su cuerpo y se ven
como un cuerpo femenino.
Factores de individualización
Incluso después se han determinado las afinidades generales del grupo y las características
demográficas, el antropólogo forense debe entonces intentar encontrar los rasgos que son peculiares a un
individuo particular, en la vida, una pueden observar características distintivas tales como huellas digitales,
las cicatrices, los tatuajes, una nariz inusualmente grande, los oídos que resaltan, los miembros blandos, ,
los desaparecidos o los dientes quebrados, perdidos etc. En el esqueleto, las anomalías individuales
pueden extenderse de evidencia de la intervención quirúrgica tal como un perno de acero para reparar
suturas de un hueso quebrado o del alambre en el esternón resultado de cirugía de corazón. El grado de
cura puede revelar si los días, las semanas, o los años han pasado desde la operación. La presencia de
trabajo dental es muy provechosa. Si a un dentista trató a una persona, las comparaciones se pueden hacer
con los expedientes dentales de desaparecidos. Es también posible emparejar las características distintivas
disponibles antes de la muerte y las radiografías post mortem.
Un número de enfermedades dejan sus rastros en el esqueleto. 63 cánceres de hueso primarios y
los tumores metastáticos avanzados (e.g., osteosarcoma, mieloma del múltiple) forman lesiones
características, al igual que las enfermedades infecciosas (e.g., osteomielitis, meningitis, sífilis terciaria,
lepra, y tuberculosis). Desordenes tales como la enfermedad de Paget , el raquitismo, el achondroplasia, la
anemia, y la artritis, pueden causar deformaciones severas. El trauma puede también ser identificado - una
nariz quebrada que curó asimétrico, una bala no fatal alojada en el cráneo, formación callosa que seguía a
de la fractura 64 .Un pariente pudo recordar cierta lesión y un doctor o un hospital pueden tener radiografías
a comparar con los restos.
Los huesos se pueden marcar con los patrones reconocibles del uso que pueden indicar uso de las
manos y la tensión ocupacional. 65 una jarra o un jugador de tenis profesional derecha exhibirían un mayor
grado de desgaste diferenciado junto con evidencia del desarrollo desproporcionado del músculo en ese
lado. El cabeceo del béisbol también se ha asociado a la presencia de espículas huesudas en la muesca
cubital. Las formaciones distintivas se han ligado a las ocupaciones y a las actividades numerosas para las
cuales fueron nombradas por ejemplo la cuello de ordenadora, pulgar del vaquero, dedos de costurera,
rodilla de minero, y parte inferior de tejedor, por nombrar algunos.
El último individualizador es DNA - cada uno posee un código genético único. En la ausencia de
sangre o de tejido suave, la DNA se puede extraer a veces de los huesos. sin embargo, como la huella
dactilar, debe haber un expediente de la víctima con su perfil de la DNA para que la comparación haga una
identificación positiva. Si no hay expediente, la DNA se puede comparar con el de un familiar cercano, pero
ésta puede eliminar solamente la posibilidad del parentesco.

Proyección de imagen facial


Si la búsqueda se reduce a algunos individuos posibles, sus fotografías se pueden comparar a los
restos. Este procedimiento se conoce como la superposición del cráneo en la foto. Si ningún desaparecido
conocido cabe en la descripción, la única opción es intentar la reconstrucción facial, con la tarea difícil de
reconstruir su aspecto durante la vida con las características del cráneo. Sin embargo no es una ciencia
exacta, la semejanza está a veces muy cerca, para facilitar la identificación.
El establecimiento de identidad no se limita a los restos esqueléticos. Está llegando a ser cada vez
más importante poder determinar si dos o más fotografías representan al mismo individuo. La comparación
del tipo Foto-a-foto exige la comparación de las imágenes fotográficas tomadas en diversas horas bajo

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

diversas condiciones. Este relativamente nuevo tipo de análisis confía en el gravamen métrico y morfológico
y la comparación de características faciales.
Análisis forense del cráneo (Forensic Analysis of the Skull), editado por íscan y Helmer, ' es el único
libro de su tipo en este tema y presenta las técnicas avanzadas desarrolladas por un arsenal internacional
de expertos.
Superposición de Cráneo-a-Foto
Este método puede ser intentado si las fotografías o las radiografías están disponibles de individuos,
en respuesta a la descripción derivada de un esqueleto con el cráneo y la mandíbula intacta. En este
procedimiento, los esquemas suaves del tejido reconocibles en una fotografía se sobreponen sobre el
cráneo (cuadro 13.8) .66-67 el objetivo es saber si las señales huesudas del cráneo alinean con el tamaño,
la configuración, y la colocación de las características en la fotografía, si una comparación llega a ser
posible, no se pueden considerar concluyente. Si, sin embargo, la superposición revela una disparidad
obvia, tal como el posición de las órbitas o longitud de la nariz o tamaño de la barbilla, que el individuo
puede ser eliminado como siendo la víctima.
Reconstrucción Facial
Las tentativas de duplicar aspecto del cráneo se han hecho desde 1895. 68 durante los años, los
numerosos refinamientos técnicos han aumentado el índice de éxito, pero la reconstrucción facial todavía
está lejos de ser una ciencia exacta. Puede ser intentada de dos maneras: como un dibujo de dos
dimensiones o escultura tridimensional empleando el cráneo en sí mismo o una reproducción. Esta última
fue emprendida a menudo para determinar como se verían los cráneos de la gente famosa, tal como la
reconstrucción de Bach en el cuadro 13.9.

El cuadro 13.8 muestra de la superposición de Cráneo-a-foto mostrando vertical (izquierda) y horizontal


(derecho) se partió de comparaciones de un cráneo con una fotografía de la víctima. 67

La correlación de la cara y del cráneo se ha estudiado extensivamente. 5 algunas características se


pueden predecir mejor que otras, pero en la mayoría de los casos hay pocas reglas del absoluto.
Fedosyutkin y Nainys 69 observaron que el tamaño y la forma de la espina dorsal nasal da una buena
indicación si la extremidad de la nariz es horizontal, se vuelve hacia arriba, o hacia abajo. Las líneas
temporales son una guía a la anchura de la frente, la forma del alveolar de la mandíbula predice una
protección más baja del labio, y el tragus del oído corresponde al borde superior del meatus auditivo
externo. Muchas otras asociaciones son más tentativas, por ejemplo la correlación de la forma del proceso
mastoide con los lóbulos de oído atados o libres y cresta supramastoidea con la saliente del oído.
En cualquier tipo de reconstrucción facial, una vez que se calculan los gruesos medios del tejido y
se siguen los contornos huesudos, muchos detalles restantes se dejan para conjeturar porque el cráneo no
proporciona todos los indicadores necesarios predecir cada formación suave del tejido. Incluso el médico
más experto no puede determinar las características vitales tales como gordura, color del pelo o estilo, los
tonos exactos de la carne, pelo facial, o si una persona parecía más vieja o más joven que su edad
cronológica.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

Comparación fotográfica
Aunque la mayor parte de su trabajo gire alrededor de
víctimas difuntas, están invitando a los antropólogos
forenses, con un aumento de frecuencia, para identificar al autor
de un crimen. Esto se puede ligar directamente al uso, que se
eleva súbitamente, del aparato video de vigilancia como
impedimento al crimen. Este acercamiento se ha intentado
durante muchos años, pero el desarrollo metodológico en la
comparación fotográfica todavía está en su infancia. La
investigación está en curso ahora de establecer los estándares
para el análisis antropométrico y morfológico de
una imagen fotográfica basada en una comprensión
profundizada de la morfología facial y cómo puede ser
cuantificada de las fotografías.

Cuadro13.9 Reconstrucción facial desde el cráneo de J. S. Bach.

Una de las aspectos más desafiantes es la tentativa de emparejar cuadros de la misma persona en varias
edades. Aparecen dos tipos de características morfológicas distintas: (1) los que son claramente
vulnerables a los efectos de la edad, y (2) los que siguen siendo relativamente estables a través de edad
adulta. Las manifestaciones del proceso del envejecimiento y de los márgenes en los cuales ocurren varían
grandemente a partir de un individuo a otro porque hay muchos factores genéticos y ambientales
implicados. Esto hace imposible predecir todos .pero se tiende hacia las tendencias más generales. Para
complicar materias más lejos, los cambios no se dan en un cierto plazo, ni todo debido al envejecimiento;
algunos se pueden ligar a las alteraciones en forma de vida y salud, tal como fluctuaciones en la nutrición, la
actividad física, fumar, y la exposición al sol. En el cuadro 13.10, fotos de los autores, que ilustran las
diferencias en el aspecto durante un período de aproximadamente 15 años
24 años 35 años 40 años

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

33 años 41 años 49 años

Cuadro 13.10 comparación fotográfica de los autores en un periodo de 16-17 años: Loth a los 24 ,35 y 40
años; Iscan a los 33, 41 y 49 años

Hay muchas limitaciones porque las fotografías se hacen raramente bajo exactamente mismas condiciones.
Los problemas son numerosos y pueden incluir diferencias en la iluminación, la calidad fotográfica, la
posición de la cabeza, el ángulo, la expresión facial, la fluctuación del peso, calvicie, y crecimiento del pelo
facial, entre otros. A pesar de las desventajas potenciales, ésta puede ser la única opción si se trata de un
sujeto vivo pero ningún cadáver existe para la comparación. Esta técnica puede excluir definitivamente a un
persona, pero en la ausencia de rasgos del individualización, una comparación positivo no puede ser
declarado

Causa de la muerte
Los antropólogos forenses pueden determinar a veces la causa de la muerte, pero solamente si la
evidencia del trauma o de la enfermedad se coloca en los huesos. El experto debe primero poder distinguir
las lesiones antes de la muerte, que ocurrieron durante la vida, de los trauma del perimortem y la hora de
muerte, además de la destrucción post mortem después de muerte. Las muestras fácilmente reconocibles
de la intervención curativa y quirúrgica son ciertas indicaciones que una lesión sucedió por lo menos
algunos días antes de muerte. Las heridas de Perimortem en tejido blando o hueso fresco pueden tener
diferentes características que el daño post mortem para huesos secos .71
Si los proyectiles (balas, pelotillas de la escopeta, cabezas de la flecha, etc.) o sus impresiones
características se encajan en los huesos, la trayectoria del objeto se puede seguir para determinar si un
órgano vital o un vaso sanguíneo importante fueron alcanzados. Las balas de gran alcance pueden romper
un cráneo, pero la reconstrucción cuidadosa puede revelar generalmente las heridas de la entrada y de la
salida (cuadro 13.11). La presencia de biselar en los bordes de la herida da pistas importantes al ángulo y a
la dirección de la entrada. Porque el hueso es sólido, la medida de la herida de la entrada puede indicar el
calibre de la bala o el tamaño del cartucho. Es también importante analizar los patrones de la fractura. En
caso de que más de una bala esté presente, el patrón puede ayudar designado al punto de la entrada del
primera y de tiros subsecuentes.
Los rastros metálicos depositados en una marca del corte podrían indicar el uso de un cuchillo, de
un picador de hielo, de un destornillador, etc. que el trauma embotado puede dejar su marca en los huesos
de muchas maneras, extendiéndose de roturas incompletas y de fracturas deprimidas del cráneo a las
roturas limpias y a las costillas machacadas.
A menudo, no hay una causa clara de la muerte, ya natural o de otra manera, porque no se pueden
encontrar las evidencias en los restos osteológicos. A excepción de algunos cánceres, hay pocas
enfermedades directamente fatales en la era post antibióticos, que invaden el esqueleto de la gente que
vive en sociedades modernas. Las balas y los cuchillos pueden matar sin tocar los huesos de forma
perjudicial, la estrangulación puede no ser perceptible si el tejido y el cartílago suaves se han
descompuesto. Incluso cuando el trauma perimortem es obvio, puede no ser posible determinar si una
fractura del cráneo, por ejemplo, resultó de un ataque asesino a la cabeza, o una caída accidental, o el
subsecuente desmayo de una persona posterior a un ataque fatal del corazón, especialmente si han
transcurrido los meses o los años.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

Cuadro 13.11 herida de bala al cráneo con la barra usada para determinar el camino de la bala. Observe
que la herida de la salida a la izquierda dio lugar a la destrucción casi de la mitad de la cara.

Educación y Formación
La naturaleza de este campo exige un alto nivel de educación y de la experiencia. Un estudiante
interesado en hacerse antropólogo forense debe construir una base sólida tomando los cursos que haran
crecer en su nivel de conocimiento respecto de la biología, la anatomía y fisiología, osteología, química,
arqueología, y antropología cultural y física. Es importante unirse a una organización respetada tal como el
AAi' S (en Norteamérica) como aprendiz para establecer un conexión al campo y a familiarizarse con los
expertos en él. El nivel académico debe ser alcanzar un Ph.D. con 3 años de experiencia que es el requisito
mínimo para la elección de una evaluación de la oficina de certificación.
Es particularmente ventajoso elegir un programa doctoral en un departamento de la antropología
acreditada o de biología humana que incluya a un experto reconocido en la disciplina que está implicada
activamente en trabajo forense del caso.

Conclusiones
Debe estar claro ahora que el antropólogo forense debe poseer un conocimiento profundizado de
una amplia gama de temas técnicos y científicos sumamente especializados. Debe también ser juntado con
experiencia, porque uno no puede coger simplemente un manual " cómo se usa ", y entiende los matices
anatómicos y técnicos necesarios para analizar correctamente un esqueleto y su contexto evidenciario.
La complejidad de esta disciplina le hace imperativo que las autoridades competentes llamen a un
especialista calificado y actualizado siempre que los restos estén descompuestos gravemente,
desmembrados, o destrozados. Esto es especialmente verdad en sociedad contenciosa de hoy donde un
abogado experto puede destruir todo un caso armado de una manera hermética si un juicio de expertos es
débil o falla. 72 por otra parte, una causa penal fuerte de la otra parte puede " comprometer; la
credibilidad; si desafían al antropólogo forense debido a una deficiencia en el entrenamiento o carencia de la
familiaridad con la literatura más actual y las ventajas, las responsabilidades, y las limitaciones de ella.
Finalmente, los avances tales como correo electrónico aumentan grandemente el nivel de comunicación
local, nacional, y del internacional entre científicos forenses. Las listas de discusión electrónicas, tales como
FORENS-L@ACC.FAU.F.DU, permiten el acceso inmediato a los especialistas en todas las áreas. Muchos
antropólogos forenses calificados son activos en email y pueden dirigir autoridades al mejor profesional de
su área.

REFERENCES
1. is.can, M. Y., Rise of forensic anthropology. Yearbk. Phys. AnthropoL, 31, 203, 1988.
2. Ís,can, M. Y, Ed., Age Markers in the Human Skeleton, Charles C Thomas, Springfield, IL, 1989.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

3. Krogman, W. M. and Lícan, M. Y, 7".*!!; Human Skeleton in Forensic Medicine, Charles C Thomas,
Springfield, IL, 1986.
4. ís.can, M. Y. and Kennedy, K.A. R., Eds., Reconstruction ofLifefrom the Skeleton, Wiíey-Liss, New
York, 1989.
5. ís.can, M. Y. and HeJraer, R., Eds., forensic. Annlysá ofthe Skull, Wiley-l.iss, New York, 1993.
6. Rathbun, T. A. and Buikstra, ]. E., Eds., Human Identification: Case Studies in Forensic Anthropology,
Charles C Thomas, Springfield, IL,1984.
7. Stewart, T. D., Essentials of Forensic Atithropolngy, Charles C Thomas, Springfield, 11,1979.
8. Reichs, K. I.. .Ed., Forensic Ostcohgy, Charles C Thomas, Springfield, IL.1986.
9. Shipman, P., Life Hislory ufa Fossü: An Introduction to Tnphonomy and Paleo-ecology, Harvard
University Press, Cambridge, 1981.
10. Yoshino, M., Miyasaka, S., Sato, M., and Seta, S., Electron microscópica! study on the estimation of
the burial time of the compact bone under the ground. Repon ofthe National Research Insritute Pólice
Science, 38, I. I985.
11. Mann, R. W., Bass, W. M., and Meadows, L., Time since death and decompo-sition of the human body:
variables and observatiorii in case and experimenta! íield studies. /. forensic Sci., 35, 103, 1990.
12. MÍCO72Í, M. S., Positnortetn Change in Human and Animal Reinains, Charles C Thomas, Springfidd,
IL.I991.
13. Bass, W. M., Is it possible to consume a body completely in a fire?, in Human Identification: Case
Síudtes in Forensic Anthropoíogy, Rathbun, T. A. and Buikstra, J. E., Eds., Charles C Thomas,
Springfield, IL.1984, 136.
.14. Massler, M., Schour, I., and Poncher, H. G. Developmental pattern of the child as reflected in the
cakification pattern of teeth./iw. /. Oís. Child., 62, 33,1941.
15. El-K'oíely, A., and Is,can, M. Y., Assessment of age from the dentition in chil-dren, in Age Markers in the
Human Skeleton, Í$can. M. Y, Ed., Charles C Thomas, Springfield, IL.1989, 237.
16. Sundick, R. I., Human skcletal growth and age determiuation. Homo, 29, 228, 197S.
17. ts.can, M.Y., I.oth, S. R., and Scheuerman, E. H., Age assessment from the sternal end of the rib and
pubic symphysis: a systemaric comparison. Antkro-pologie (Fragüe), 30, 41, 1992.
18. Dudar, ¡. C., Estimating Adult Skeletal Age at Death Using Morphological and Histológica! Rib
Techniques, M.A. Thesis, University of Guclph, 1992.
!9. Russell, K. R, Simpson, S.W., Genovese, /., Kinkel, M.D., Meindl, R. S., and Loveioy, C. O., índependent
test ofthe fourth rib aging technique. Am. f. Phys. AnthropoL, 92, 53, 1993.
20. Í$can, M. Y, Loth, S. R., and Wright. R. K., Age estimation from the rib by phase analysis: white males. /.
Forensic Sci., 29, 1094, 1984.
2.1. l^can, M. Y., Loth, S. R., and Wright, R. K., Age estimation from the rib by phase analysis: white
fémales. /. Forensic Sci., 30, 833, 1985.
22. Ís.can, M.Y., Loth, S. R., and Wright, R. K., Racial variation in the sternal extremity of the rib and its
effect on age determinatíon. /. Forensic Sci., 32, 452, 1987.
23. Ángel, }. L, Sudiey, J. M., Í$can, M. Y, and Zimmerman, M. R., Age al death from the skeleton and
viscera, in Daíir.g and Age Delertninulion ofBiological Materials, Zimmerman, M. R. and Ángel, J. L.,
Eds., Croorn Helrn, London, 19S6, 179.
24. Loth, S. R., fs.can, M. Y, and Scheuerman, E. H., Intercostal variation at the sternal end of the rib.
Forensic Sci. inñ., 65, 135, 1994.
25. Bass, W. M., Human Osteohgy: A Laboratory and FieUl Manual, Missouri Archaeological Society,
University of Missouri, Columbia, 1987.
26. l'bclaker, D. H., Human Skele.tal Remains: Excavatioii, Analysis, Interpretación, Taraxacum,
Washington, D.C., 1989.
27. Frnnce, D. I. nnd Horn. A. O., Lab Manual añil Wnrkl'ook f«r l'liysiail Anuirá pohgy, VV'est, St. Paul,
1992.
28. Bennett, K. A., A Fieltl Cuide for Human Skelflal Identification, Charles C Tho-mas, Springiield, IL.1993.
29. ír,can, M. Y. and I.oth, S. R., Íscan, Rib Phase Casts: Casts of Age Phases from the Sternal End ofthe
Rib for Whitc Males and Peínales, France Casü'ng, Bellevue, C.O, 1993.
30. Todd, T. W., Age changes in the pubic bone: I. The male white pubis. Am. J. Phys. Anthropol., 3, 285,
1920.
31. Mdndl, K.S., Lovejoy C.O., Mensforth, R.P., and Walker R.A., A revised raethod of age determinarion
using the os pubis, with a revicw and tests of accuracy of other current vnethods of pubis symphyseal
ageing. Am. ]. Phys. Átithrapol, 68, 29, 1985.
32. Murray, K. A. and Murray, T., A test of the auricular surface aging technique. /. Forensic Sci., 36, 1162,

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

1991.
33. Katz, D. and Suche)', ). M., Age detennination of Ule male os pubis. Am. J. Phys. Anthropol., 69, 427,
1986.
34. Brooks, S. T. and Suchey, J. M., Skeletal age determination based on the os pubis: a coraparison of the
Acsádi-Nemeskéri and Suchey-Brooks raethods, Hum. Evol, 5, 227-238, 1990.
35. Klepinger, L. L., Katz, D., Micozzi, M. S., and Carroll, L., Evaluation of cast methods for estimating age
from the os pubis. J. Forensic Sci., 37, 763, 1992.
36.Novotny.V.jscan, M. Y., andLoth.S. R.,Morphologicandosteometricassess-ment of age, sex, and race
frorn the skull, in Forensic Analysis of the. Skull, ¡sean, M, Y. and Helmer, R,, Eds., Wiley-Liss, New
York, 1993, 71.
37. ¡sean, M. Y. and Loth, S. R., Osteological manifestations of age in adults, in Reconstruction of Life from
the Skeleton, Ís,can, M.Y. and Kennedy, K. A. R., Eds., Wiley-Liss, New York, 1989, 23.
38. Mdndl, R. S. and Lovejoy C. O., Ectocranial suture closure: A revised method for the determination of
skcletal age at death and Miad tests of its accuracy. Atn. }. Phys. Anthropol, 68, 57, 1985.
39. Lovejoy, C. O., Dental wear in the Libben population: its functionai pattem and role in the determination
of adult skeletal age at death. Am. J. Phys. Anthropol., 68, 47, 1985.
40. Sorg, M. H., Andrews, R. P., arid Ijcan, M. Y., Radiographic aging in the adult, in Age Markers in the
Huirían Ske'eton, íscan, M.Y.,Ed., Charles C Thomas, Sprmgfield,IL,I989, 169.
41. Stout, S. D., The use of cortical bone histology to estímate age at death, in Age Markers in '.he Human
Skeleton, Íscan, M. Y.,Ed., Charles C Thomas, Springfield, IL, 1989, 195.
42. Ericksen, M. E, Histologic estimation of age at death using the anterior cortex of the fémur. Am. J. Phys.
Anthropol., 84, 171, 1991.
43. Bang, G. and Ranún, F.., Determination of age in hurnans from root dentin transparency. Acta Odontol
Scand., 2, 3, 1970.
44. Kilian, J. and Vlcek, E., Age detennination from teeth in adult individuáis, in Age Markers in the Human
Skeleton, Íscan, M. Y.,£d., Charles C Thomas, Springfield, 11,1989, 255.
45. Charles, D. K., Condón, K., Cheverud, J. M., and Buikstra, T. E., Estimating age-at-death from growth
layer groups in cementutn, in Age Markers in the Human Skeleton, Íscan, M. Y.,Ed., Charles C
Thomas, .Springfield, U.,1989, 7.77.
46. St. Hoyme. L. and íscan, M. Y.. Determination of sex and race: accuracy and assumptions, in
Reconstruction of Life from the Skeleton, íscan, M.Y. and Kennedy, K. A. R., Eds., Wiley-Liss, New York,
1989, 53.
47. I.oth, S. R. and Henneberg, M., The Taung C.hild — it's a boy! Sexually dimor-phic morphology in the
imrnature human mandible and its application to fossil hommids. Am. /. Phys. Af.thropol. (SuppL), 22,
152, 1996.
48. Weaver, D. S., Sex differences in the ilia of a known sex and age sample of fetal and infant skeletons.
Am. J. Phys. Anthropol, 52, 191, 1980.
49. Loth, S. R., and Henneberg, M., Mandibular ramus flexure: A new rnorpho-logic indicator of sexual
dimorphism in the human skeleton, Atn. ¡. Phys. Anthropol, 99, 473, 1996.
50. DiBennardo, R. and Taylor, J. V., Sex assessment of the fémur: a test of a new method. Am. J. Phys.
Anthropol, 50, 635, 1979.
51. íjcan, M.Y.,Yoshino, M., and Kato, S., Sex determination from the tibia. /. Forensic Sci, 39, 785, 1994.
52. Ángel, I. L., The bases of paleodemography. Atn. J. Phys. Anthrafol, 30, 427, 1969.
53. Houghton, P., The relationship of the pre-auricular groove of the ilium to pregnancy. Am. J. Phys.
Anthropol, 41, 381, 1974.
54. Dunlap, S. S., A Study of the Preauricular Sulcus in a Cadáver Population, Ph.D. dissertation, Michigan
State tlniversity, East lansing, 19S1.
55. Andersen, B. C., Parturition Scarring as a Consequence of Flexible Pelvic Archi-tecture, Ph.D.
dissertation, Simón Fraser Universiry, Burnaby, B.C., Canadá, 1986.
56. Gilí, G.W. and Rhine, J. S., Eds., Skeletai Attribution of Race: Melhods for Forensic Anthropology,
Maxwell Museum of Anthropology Papers No. 4, Uni-versity oi New México, Albuquerque, 1990.
57. Gilbert, B. M., Anterior femoral curvature: its probable cause and utility as a criterion of racial
assessment. Am. J. Phys. Anthropol., 45, 601, 1976.
58. Íscan, M. Y., Assessment of race from the pelvis. Am. I. Phys. Anihrapol, f>2. 205, 1983.
59. Steele, D. G., Estimation of stature frorn fragmente of long limb boncs, in Personal Ifientitication in Mass
Oisasters, Stcwarr, T. D., Ud., National Museuru of Natural History, Washington, D.C., 1970, 85.
60. Sondcf, E. and Knussmann, R., Zar Kórperhdhenbestimnmr.g müniiHcher Individúen aus Fémur-, Tibia-
urid Hiirnerus-Fraagrnenten. Z. Morpho!. Anlhropol.,75, 131, 1985.

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com
www.monografias.com

61. Trotter, M., P.stimation of stature from intact limb bones, in Personal Identiji-catinn ir, ¡víass Disasters,
Stewarf, T. D., Ed., National Museum of Natural History, Washington, D.C., 1970.
62. Knussmann, R., Toeller, M., and Holler, H.D., On the assessment of body weight. /. Hum. Evol, 4, -197,
1975.
63. Ortncr, D. J. and Putschar, W. G. í-, Identíficatiott of Pathoiogical Conditions in Human Skeletal
Kemains, Smitlisonian Contríbution to Anthropology, No. 28, Smithsonian Instinition Press, Washington,
D.C., 1981.
64. Merbs, C. F., Trauma, in Reconstruction ofLife from the Skeleton, íscan, M. Y. and Kennedy, K. A. R.,
Eds., Wiley-Liss, New York, 1989, 161.
65. Kennedy, K. A. R., Skeletal markers of occtipation.il stress, in Reconstruclinn of Life from the Skeleton,
íscan, M. Y. and Kennedy, K. A. R., Eds., Wiley-Liss, New York, 1989, 129.
66. Lan, Y. and Caí, D., Technica! advances in skull-to-photo superimposition, in ForensicAnalysis
ofthcSkull, Íscan, M. Y. and Helmer, R., F.ds., Wiley-Liss, Kev? York, 1993, 119.
67. Seta, S. and Yoshiiio, M., A combined apparatus for photographic and video superimposition, in
Forensic Analysis ofthe Sk:il¡, íscan, M. Y. and Kelmer, R., Eds., Wiley-Liss, New York, 1993/161.
68. Grüner, O., Identification of skulls: histórica! review and pnictical applicatior.s, Jn ¥ore.ns.k Analysis of
ihe Skull, Íscan, M. Y. and Helmer, R., Eds., Wiley-Liss, New York, 1993, 29.
69. Fedosyutkin, B. A. and Nainys, J. V., The relationship of skull morphology to facial features, in Forensic
Analysis of the Skull, íscan, M. Y. and Kelmer, R., Eds., Wiley-Liss, New York, 1993, 199.
70. I^can, M. Y., Jntroduction of techniques for photographic comparíson: poten-tial and problems, in
Forensic Analysis of the Skull, Íscan, M. Y. and Helmer, R., Eds., Wiley-Liss, New York, 1993, 57.
71. Sauer, N. J., Manner of death: skeletal evidence of blunt trauma and sharp instrument wounds, in
Human Identification: Case Studies in Forensic Aníhro-pology, Rathbun, T. A. and Buikstra, J. E., Eds.,
Charles C Thomas, Springfield, IL.J984, 176.
72. Galloway,A., Birkby, W. H., Kaliane, T., and Fulginiti, L., Physical anthropology and the law: legal
responsibilities of forensic anthropologists. Yearbk. phys. Anthropol, 33, 39, 1990.

Autor:
Boris Carrillo
boris.thanathos@gmail.com
Perú
2/10/2008

Para ver trabajos similares o recibir información semanal sobre nuevas publicaciones, visite www.monografias.com

Похожие интересы