Вы находитесь на странице: 1из 1

Carbón:

El carbón es el combustible más barato de almacenar. Recuerde que siempre se debe utilizar afuera
debido a la gran cantidad de monóxido de carbono venenoso que produce. El carbón se puede
almacenar por períodos de tiempo extensos si se hace en recipientes bien cerrados. El carbón absorbe
la humedad rápidamente del aire por lo que no se debe guardar en bolsas de papel en las que viene por
más de unos meses o va a ser difícil encenderlo. Hay que transferirlo a un recipiente metálico o de
plástico bien cerrado y así puede durar por tiempo ilimitado.

Cincuenta o sesenta dólares de carbón proveerán todo el combustible que una familia necesita para
todo un año para cocinar si se usa moderadamente. La mejor manera de comprar carbón es al final del
verano cuando está en oferta. Las bolsas rotas normalmente las venden con mejor descuento. También
es buena idea almacenar un poco de líquido para encender carbón (o kerosén). Periódicos también
puede ser una excelente manera de encender el carbón cuando se usa en un tipo de embudo para
encender carbón.

Para usar hojas de periódico para encender el carbón utilice 2-3 hojas arrugadas (abollarlas) y
colocarlas en una lata #10. Corte ambos extremos de la lata. Haga agujeros cada dos pulgadas
alrededor del borde posterior con un abrelatas (abre botellas). Coloque el periódico en el fondo de la
lata y coloque los carbones arriba de esto. Levante un poquito la lata encienda el periódico. Coloque
una piedra en un lado de la lata para levantarla un poco de ese lado para que entre aire. El carbón va a
estar listo para usarse en unos 20-30 minutos. Cuando el carbón está listo, quite la chimenea y coloque
el carbón en una parrilla, etc. donde vaya a cocinar. Nunca coloque el carbón caliente directamente en
cemento o concreto porque el calor lo va a quebrar. Utilice una carretilla o una tapa de basurero
metálica vieja que son contenedores excelentes para este tipo de fuego.

Una de las cosas buenas del carbón es que se puede regular el calor que recibirá de ellos. Cada
briqueta de carbón producirá unos 40 grados (Fahrenheit) de calor. Por ejemplo, si está horneando pan
y necesita 400 grados de calor, simplemente utilice 10 briquetas.

Para conservar el calor y obtener el mayor valor calórico del carbón debe aprender a controlar el
calor en vez de dejar que se desparrame. Una excelente manera de hacer esto es cocinar dentro de un
horno de cartón. Tome una caja de cartón, del tamaño de una caja de naranjas más o menos, y cubrirla
con aluminio por dentro y fuera. Asegúrese que la parte brillante del aluminio se vea para obtener el
mayor reflejo posible. Coloque la caja de costado para que la abertura ya no esté arriba pero a un lado.
Coloque algunas briquetas u otro material no combustible adentro en el cual puede apoyar la bandeja a
unas 2-3 pulgadas de arriba de la caja. Coloque 10 briquetas ardientes entre los ladrillos (si necesita
400 grados), coloque el soporte para su artefacto en cual va a cocinar y luego coloque los moldes de
pan o lo que vaya a utilizar sobre la bandeja. Coloque una tapa de cartón sobre el lado abierto dejando
una abertura grande para que entre aire (el carbón necesita mucho aire para estar encendido) y hornee
su pan, pastel, galletas, etc. al igual que lo haría en un horno normal. Los resultados le sorprenderán.

Cómo hacer su propio carbón, seleccione ramas de árboles frutales, de nueces u otros árboles duros;
nueces negras y carozos/huesos de duraznos o damascos también pueden usarse. Corte la leña al
tamaño deseado, colóquelo en una lata grande al cual le haya hecho algunos agujeros, tápela y
colóquela en un fuego caliente. Cuando las llamas en los agujeros de la lata son de color amarillo-rojo,
retire la lata del fuego y permita que se enfríe. Guarde las briquetas en un recipiente impermeable a la
humedad.

¡Solamente queme el carbón en un área bien ventilada!

Похожие интересы