Вы находитесь на странице: 1из 3

COMO HACER QUE WINDOWS XP RECONOZCA UN DISCO SATA DURANTE

LA INSTALACION.

Uno de los problemas que se pueden dar durante la instalación de Windows XP en


un ordenador con disco duro SATA es que no reconozca el disco.

Esto se debe a que Windows no reconoce la controladora SATA al carecer de los


drivers necesarios. Este problema parece ser que en las placas base más reciente
se ha solucionado en parte, ya que por lo que he podido comprobar últimamente el
setup viene configurado para que no se produzca ese problema, pero en placas
anteriores o en ordenadores portátiles sigue siendo habitual.

Hay dos formas de solucionarlo, que vamos a ver a continuación. Ambas son
efectivas, aunque van por diferentes caminos.

Instalar el driver de la controladora SATA:

Esta es una de las formas de solucionar el problema, pero primero vamos a ver
cómo conseguir este driver:

1º - Mediante el disquete de drivers SATA. Muchas placas traen (o al menos


traían) un disquete de 3.5'' con el driver correspondiente.

2º - Arrancando el ordenador con el CD de drivers de la placa base. Si arrancamos


desde el CD de la placa base nos aparece la opción para generar el disquete con
los drivers SATA y RAID.
3º - Bajándolos de la web del fabricante de la placa base. La mayoría de los
fabricantes tienen en su sección de descargas el driver SATA de la placa base.
Hay que buscar el correspondiente exactamente a nuestra placa, ya que no todas
llevan el mismo controlador.

Una vez comenzada la instalación de Windows XP desde el CD, la primera


pantalla que nos aparece es la siguiente:

Pulsamos F6 y nos saldrá una ventana como la siguiente:


Pulsamos S y accedemos a una pantalla en la que buscamos en el disquete que
anteriormente hemos preparado el driver correspondiente. Una vez instalado ya
continuamos con la instalación de Windows. Es muy importante conservar este
disquete, ya que nos lo va a pedir cada vez que tengamos que reinstalar nuestro
Windows.

Modificando la BIOS:

Otro sistema es modificar la BIOS para poder instalar sin problemas, y este es el
sistema que debemos emplear en los ordenadores portátiles, ya que carecen de
disquetera.

Este sistema va a depender de la BIOS que tengamos en nuestra placa base, de


sus opciones y configuración, por lo que es muy conveniente consultar
detenidamente el manual de instalación de la placa base.

Vamos aquí a dar una idea de los pasos a seguir, aunque ya digo que según qué
modelo de placa base y versión de BIOS puede diferir, pero el objetivo siempre es
el mismo, que SATA trabaje en cuanto a detección se refiere como IDE.

Entramos en el SETUP de la BIOS. Para ello, nada más pulsar el botón de


encendido, pulsamos la tecla de acceso a dicho SETUP. Las teclas más
habituales son F2 o Supr, aunque puede ser otra tecla de función (Fx).

Una vez dentro buscamos y configuramos tal como se indica los siguientes
componentes:

RAID - Disable

SATA Controler - IDE o Disable

Normalmente estos parámetros están en la sección Advanced, en alguna de sus


subsecciones.

No todas las placas base tienen las mismas opciones, pero el objetivo es el
mismo. No obstante, como ya se ha comentado, cada vez son más las placas
base en las que no es necesario hacer ninguna modificación, dado que Windows
XP (al menos SP2) reconoce sin problemas los discos SATA, pero la opción RAID
sí que hay que deshabilitarla, en el caso de que esté habilitada (ponerla en
Disable).