Вы находитесь на странице: 1из 9

Signos. Teoría y práctica de lo educación.

22
Octubre-Diciembre de 1997. Páginas 66-74. ISSN: 1131-8000

DISCURSO

El análisis del discurso se ha convertido en


una de las propuestas más importantes en el
seno de las humanidades y de las ciencias
sociales. Miles de estudiosos, en todo el mundo,
están ocupándose del estudio del texto y del habla en sus contextos socia-
les, políticos y culturales. De ahí que estas páginas sean especialmente interesantes para el profesorado.
En primer lugar, porque pocos profesores tienen la oportunidad de leer todos los trabajos relevantes del
análisis del discurso en general y de análisis del discurso sociopolítico en particular, la mayoría de los
cuales está en inglés. En segundo lugar, en ellos se subraya la relevancia de toda investigación multidisciplinar,
especialmente en una "inter-disciplina" como el análisis del discurso que abarca desde la lingüística,
la literatura y la semiótica hasta La pragmática, la sociología, la antropología, la ciencia política, la psicología,
la historia o los estudios de comunicación y otras ciencias sociales. Por ello, los principios básicoS que
se presentan aquí de forma esquemática son relevantes para el profesorado de distintas disciplinas. En
tercer lugar, el tipo de análisis del discurso sociopolítico por el que se aboga en este artículo se orienta
hacia los problemas y está especialmente pensado para su aplicación a múltiples ámbitos, de entre los
cuales el ámbito educativo es uno de los más importantes.

DISCURSO,
COGNICIÓN Y SOCIEDAD*
TES N A. VAN DIU <* *
rliscriao
1 discurso didáctico es complejo y diverso aunque explícitas, que del discurso se obtienen en tér-
y va desde libros de texto, exámenes y minos de gramáticas o de otras teorías sobre las estructuras
el discurso oficial hasta los diálogos en abstractas, incluyendo las de la interacción conversacional.
el aula. Un enfoque tradicional consistiría Del mismo modo, el uso lingüístico va mucho más allá
simplemente en estudiar las características de los procesos cognitivos de producción y comprensión,
estructurales (verbales y visuales) del texto y del habla tal como los estudian los psicólogos, o de las variaciones
en la escuela. La perspectiva interdisciplinar que se presenta sociales de las formas lingüísticas, tal como se analizan
aquí va bastante más allá de tales análisis estructurales. en sociolingüística.
En primer lugar, pone el acento en una aportación fun- En la historia de la lingüística y en algunas otras
damental del actual análisis del discurso, a saber: que todo disciplinas del ámbito de las humanidades y de las ciencias
discurso debería describirse explícitamente en sus contextos sociales, cada década parece añadir al menos una di-
sociales y culturales. El discurso didáctico y sus propiedades mensión más de estructura, significado o funcionalidad
no pueden comprenderse bien si no se hacen explícitas a ese complejo objeto de análisis que es el lenguaje o
sus funciones para la sociedad y en especial para profesores el discurso. Mientras el foco de la primera lingüística
y estudiantes. En segundo lugar, en contraste con gran estructural se limitaba al estudio fonológico de las es-
parte de los estudios políticos del discurso educativo, mi tructuras abstractas de los sonidos, seguida por los acer-
propuesta también pone el acento en el papel fundamental camientos estructuralistas y generativistas a la sintaxis
de la cognición social, tal como el conocimiento, las ac- y después, finalmente, por los estudios sobre el significado
titudes y las ideologías. Si es que existe una situación en en las décadas siguientes, nos encontramos ahora ante
la que tales cogniciones sociales se adquieren y cambian, una mayor variedad de fenómenos, todos ellos asociados
es a través del discurso educativo. En resumen, tanto para con el uso lingüístico, el discurso y la comunicación en
la investigación teórica como para la empírica, así como sus contextos sociales, políticos y culturales. Hemos apren-
para las experiencias cotidianas de los profesores, es crucial dido a movernos con mayor libertad entre la forma, el
tener una visión amplia y multidisciplinar de la naturaleza significado y la acción, entre las estructuras abstractas
del texto y del habla que se produce en el ámbito edu- y las formas de los textos y del habla reales que se pro-
. La propuesta que aquí se presenta ofrece las bases ducen de manera natural, entre las estructuras y su pro-
para una visión de ese tipo. cesamiento mental, entre la acción y la cognición y entre
En mis anteriores trabajos sobre racismo (1987, 1991 lengua y cultura, por nombrar algunas de las múltiples
y 1997), me he situado dentro de un marco más amplio interconexiones existentes.
y multidisciplinar, que usualmente se presupone o que
se formula sólo parcialmente. En este artículo trataré de El triángulo "discurso-cogrdeión-socledadr
resumirlo brevemente de una forma más coherente. Este
marco explica la especificidad de las elecciones, de los Como se puede deducir de las anteriores observa-
intereses, de las conceptualizaciones y de la orientación ciones, el marco para un estudio adecuado del discurso
general de mi investigación. Si bien esta propuesta es se puede resumir en tres conceptos principales, a saber,
esencialmente multidisciplinar, debería entenderse te- discurso, cognición y sociedad. Para enfati7ar las diversas
niendo en cuenta mis primeros trabajos sobre el discurso interrelaciones, podemos ver esos conceptos como si
(1977, 1978), que se desarrollaron a partir de las con- representaran los tres vértices de un triángulo, en el que
cepciones estructuralistas y generativistas iniciales sobre encontramos relaciones entre discurso y cognición, así
la estructura textual, siguiendo por un enfoque psicológico como entre discurso y sociedad, mientras qtie lo mismo
cognitivista sobre el procesamiento discursivo hasta llegar es verdad para los otros dos conceptos.
a un estudio más crítico y sociopolitico de determinados Nótese que esas tres nociones se entienden en un
aspectos sociales (como el racismo y las noticias perio- sentido amplio. Es decir, "discurso" aquí renta tam-
dísticas) que se reproducen a través del discurso (1990). bién lenguaje, uso lingüístico, interacción verbal y co-
Puesto que mi trabajo actual se puede denominar municación. Del mismo modo, "cognición" representa
también "crítico" por su especial interés en combinar tanto la cognición social como la individual, tanto el pen-
la teoría, la descripción y las intervenciones activas frente samiento como la emoción, tanto las representaciones
a la desigualdad social, este planteamiento constituye de la memoria como los procesos mentales. Y "sociedad"
también una propuesta para llevar a cabo un análisis aquí se entiende tanto en el Micronive el de las situaciones
l

crítico del discurso. y las interacciones sociales como en el macronivel de


Así pues, tomando como bagaje casi 30 años de los grupos, de las relaciones grupales, de las instituciones,
investigación sobre muchos aspectos del estudio del uso de los sistemas abstractos y del orden social en general .
lingüístico, me he dado cuenta de que, al lado de la ne- En realidad, también la política y la cultura se torna n
cesaria especialización, la integración teórica se ha aquí como propiedades de la sociedad.
convertido en algo imperativo. Esa integración requiere Puesto que los triángulos suelen representarse sobre
necesariamente cruzar varias fronteras disciplinares. Ya dos pies, haremos nosotros lo mismo: su base consiste
no estamos satisfechos con las explicaciones estrechas, en el discurso y la sociedad, obviamente ligados entre

signos 67 discurso
sí por la forma que toma el discurso en si- "En el mismo El hecho de que la cognición tenga el papel
tuaciones sociales, a saber, como interacción sentido en que de interface la hace importante, pero también
social. Es decir, de izquierda a derecha, la la cognición las otras dos dimensiones tienen funciones
línea de la base del triángulo va desde la mi- presupone la únicas y específicas. Tan problemático es
croestructura del habla y del texto tomados interacción y un acercamiento al discurso y a la sociedad
como interacción social, hasta la contextua- viceversa, que no tenga en cuenta la mente como lo
lización social y las funciones del uso lingüís- necesitamos sería una explicación de la mente o del texto
tico, lo que implica también a los participantes darnos ~Mi y del habla que no tuviera en cuenta lo social.
en el discurso como actores sociales y los con- de que tanto la Las mentes no son configuraciones o.abstrac-
textos, las localizaciones y estructuras sociales. cognición ciones de la actividad mental que van flotando:
En este sentido, el triángulo efectivamente (humana) están en los seres sociales, tomados como
debe verse como algo con base y con raíces como la actores y miembros de una sociedad, y sea
en la sociedad, que adquiere su relevancia ~Wad lo que sea que representen o controlen, lo
empírica gracias a las actividades relevantes (humana) hacen en contextos sociales, en la interacción
de los actores sociales. exigen el social, y han aprendido a hacerlo en situa-
Esta representación abstracta del pen- ciones sociales. Es decir, la cognición y la in-
samiento y de los objetos del pensamiento Todas nuestras teracción social se presuponen mutuamente.
implica también que la cognición se representa representa- Incluyo actores y acciones en general en
como la cima del triángulo, que aparente- ciones la esfera de la sociedad, y específicamente se-
mente supervisa, regula y actúa como me- , así lecciono "discurso" como el tercer vértice pro-
diadora entre la sociedad y el discurso. La como todas las minente dado el papel fundamental que el len-
elección de este esquema no es arbitraria, guaje, el habla, el texto y la comunicación
como veremos con detalle más adelante. De instituciones desempeñan en la sociedad humana. Real-
hecho, concebimos la cognición como la me- y relaciones mente, en el mismo sentido en que la cog-
diación (interface) entre la sociedad y el dis- OMMIS, están nición presupone la interacción y viceversa,
curso. Creemos, en verdad, que de ninguna constituidas en necesitamos damos cuenta de que tanto la cog-
manera el discurso y la sociedad pueden estar y por el nición (humana) como la sociedad (humana)
relacionados, empírica o teóricamente, sin y el exigen el discurso. De manera virtual todas
actividades, procesos o representaciones men- uso lingüístico, nuestras representaciones mentales, así como
tales. Cualquier planteamiento que ignore esa es decir, por el todas las estructuras, instituciones y relaciones
interface cognitiva está condenada a especular discurso" sociales, están constituidas en y por el lenguaje
con vaguedad sobre cómo las estructuras so- y el uso lingüístico, es decir, por el discurso.
ciales afectan al discurso y viceversa, sobre En resumen, todos los vértices del triángulo
cuáles son las funciones culturales y sociales son condiciones conceptual y empíricamente
del discurso y sobre cómo, para empezar, los necesarias para los demás, y fundamentales
participantes son capaces de actuar como para la definición de la humanidad en sus ór-
miembros de un grupo. denes social, cognitivo y discursivo.
En ese sentido es en el que la 'cima' cog- Un triángulo no es una teoría, sino un
nitiva del triángulo desarrolla realmente un simple, aunque práctico, mecanismo para in-
papel mediador, supervisor, y representa un dicar algunas relaciones elementales entre
nivel o una dimensión de un marco concep- tipos de fenómenos, niveles de análisis, ob-
tual en el que todo literalmente tiene sentido jetos, ámbitos y teorías. Así pues, a continua-
para los participantes. Ninguna descripción ción procederé a dar cuenta de forma más
de las situaciones sociales o de las estructuras sistemática y explícita de mi propuesta teórica.
sociales, por una parte, o de las estructuras En los apartados finales esbozaré la aplicación
discursivas, por otra, es completa sin la miríada que este planteamiento puede tener en una
de los aspectos mentales que han de hacerse explicación multidisciplinar de la ideología.
explícitos en el plano cognitivo: significado,
funciones, comprensión, intenciones e inten- oEl
cionalidad, conocimiento y muchos otros as-
pectos del discurso entendido como acción Debería entenderse "discurso" como una
e interacción en la sociedad tienen que ex- forma de uso lingüístico y, de una forma más
plicarse en este nivel de la cima. general, como un tipo de interacción social,
Esto no quiere decir que, por lo tanto, condicionada por la cognición y socialmente
lo cognitivo es lo más importante, lo más re- contextualizada por los participantes, tomados
levante o que las otras dimensiones del trián- como miembros sociales en situaciones so-
gulo pueden simplemente reducirse a ello. © EME, RUDER ciales. El discurso, ya sea oral o escrito, se

signos O discurso
define, pues, como un evento comunicativo las estructuras superficiales, los usuarios de
de un tipo especial, estrechamente relacionado las lenguas también deben compartir el co-
con otras actividades comunicativas no ver- nocimiento, aunque sólo sea el gramatical,
bales (tales como los gestos o el tratamiento las reglas discursivas y el conocimiento so-
de la imagen) y otras prácticas semióticas de ciocultural del mundo. En otras palabras, la
significado, de significación y con los usos cognición parece necesitar una dimensión
sociales de códigos simbólicos, como los de (episódica) más personal y una dimensión
la comunicación visual (por ejemplo, los grá- social, compartida con otros, que consiste en
ficos, la fotografía o el cine). esquemas de conocimiento, actitudes sociales,
Estas sucintas definiciones de discurso ideologías, normas, valores y otras creencias
ya sugieren múltiples relaciones con la cog- sociales representadas en la 'memoria social'.


nición y con la sociedad. Así, hoy se acepta Es ahí donde la cognición proporciona la ne-
comúnmente que más que decir que el dis- cesaria 'interface' entre la sociedad y la es-
curso 'tiene' significados, hay que afirmar que tructura social, por una parte, y el uso lin-
los usuarios de las lenguas le 'asignan' sig- güístico o discurso, por otra.
nificados. Estas asignaciones, tradicionalmente
llamadas 'interpretaciones', son de naturaleza El contexto
a la vez cognitiva y social.
La otra dimensión social del discurso
La base cognitiva del discurso (para muchos analistas, la 'auténtica') está
constituida por las acciones sociales de los
Cognitivamente, lo dicho implica el pro- usuarios de la lengua que participan en el
cesamiento de las estructuras de la superficie discurso, tales como los actos de habla, la
discursiva (sonidos, grafías, formas sintácticas, interacción conversacional y otras formas de
palabras) en la memoria a corto plazo y la EMIL RUDER interacción social, producidas en situaciones
construcción estratégica, en funcionamiento, sociales. Dicho de otro modo, el discurso no
de representaciones semánticas, almacenadas se limita a lo que la gente `dice' sino que tam-
en la memoria episódica, para la comprensión bién es algo que la gente `hace' por decir (o
del discurso, y a la inversa, para la producción escribir) algo. Nótese que todo esto (el habla;
del discurso. Además de describir lo que 'em- la interpretación cognitiva y la acción social)
píricamente' está sucediendo mientras se usa se produce simultáneamente y que nuestro
el discurso y se construye el significado, esta ánalisis simplemente separa los diferentes ni-
aproximación cognitiva también da cuenta "El discurso, veles o dimensiones en función de diferentes
de la subjetividad y de la variación personal. ya sea explicaciones teóricas. De este modo, en el
En lugar de explicar los significados lingüís- oral o escrito, micronivel del análisis social del discurso nos
ticos o el discurso abstracto, como era usual se define encontramos con los actores y con una amplia
en la lingüística tradicional, este enfoque ex- como un variedad de actos 'situados' a manera de logros
plica lo que normalmente se denominaba 'el evento (sociales) específicos, como prometer, acabar
significado de los enunciados para el usuario'. comunicativo las conversaciones, evitar determinados temas,
de un tipo presidir reuniones o visitar al médico. En otro
La base social del discurso especial, nivel, más abstracto y más "macro", los actores
estrechamente sociales a menudo lo son en tanto que miem-
Si bien ese análisis cognitivo explica mu- relacionado bros de categorías sociales (hombres, mujeres,
chos aspectos del discurso, está claro que es con otras niños, viejos, jóvenes, negros, blancos), de
en sí una abstracción de lo que sucede en actividades grupos (conservadores, racistas) o de insti-
una situación social. Es decir, necesitamos comunicativas tuciones u organizaciones (sindicalistas, mé-
también un componente social de la expli- no verbales y dicos, pacientes, periodistas, profesores).
cación misma del discurso 'en sí'. Después otras prácticas De manera similar, sus discursos pueden,
de todo, el discurso, definido como un evento semióticas de concretamente, representar funciones
comunicativo, no tiene lugar entre dos mentes significado y actividades de más alto nivel típicas de esos gru-
que se comunican y que procesan la infor- con los usos pos, tales como enseñar, legislar o extender
mación, sino que —definido como interacción sociales de prejuicios étnicos, así como representar re-
social— implica a los usuarios lingüísticos códigos laciones de poder, de conflicto, de compe-
reales, en su calidad de miembros de grupos simbólicos, tencia o de cooperación entre los grupos. De
sociales o de culturas concretas. Es decir, más como los de la nuevo, cada una de esas dimensiones sociales
allá de las interpretaciones subjetivas y de comunicación (que aquí presentamos de forma muy sim-
las variaciones personales en la ejecución de visual" plificada) no está únicamente definiendo la

signos discurso
El contexto, además de definirse por los actores y sus
propiedades y relaciones, se define también por las ca-
racterísticas del "escenario", tales corno el lugar, el tiempo
y las dimensiones características del entorno.

Cognición en el texto y contexto en cognió

Del mismo modo que vimos que la influencia de la


sociedad y la cultura se refleja en las representaciones men-
tales que comparten los miembros de un grupo, debemos
también asumir que el contexto es relevante para el texto
y el habla sólo si está mentalmente representado en los
usuarios de las lenguas, es decir, en los llamados modelos
contextuales almacenados en la memoria episódica. En
situación social del discurso sino también la naturaleza otras palabras, lo que realmente influye o controla el discurso
social del discurso en sí: lecciones, leyes, juicios, informes (o resulta afectada por él) no es la situación social `objetiva',
policiales, exámenes, reportajes periodísticos y reuniones sino la construcción mental y subjetiva que poseen los
forman parte de la miríada de géneros textuales y de usuarios de la lengua en sus modelos contextuales. Esto
habla cuya definición misma implica esas dimensiones nos permite explicar las variaciones personales, los conflictos
sociales. En resumen, tanto comunicativos, los malenten-
en el micronivel de la inte- didos, la negociación del
racción como en los niveles mutuo entendimiento, etc.
de los grupos, en las rela- Así pues, dondequiera que
ciones entre los grupos y en el discurso y sus estructuras
las instituciones, encontra- varíen en función del con-
mos las características que texto, deberíamos decir que
definen la compleja natu- esa variación (estilística) es
raleza social del discurso. una función de los modelos
No todas las dimensio- contextuales mentales. La
nes sociales que definen las cognición —en este caso, ti-
situaciones son sistemática- pos específicos de modelos
mente relevantes respecto mentales— desempeña el
al uso lingüístico o el dis- necesario papel de interface
curso en el sentido de con- entre la sociedad (la estruc-
dicionar sus estructuras o su tura social, la situación social)
interpretación, o bien por y el discurso.
resultar afectadas por el dis- Esto se puede apreciar
curso. Así, el género, la también en un análisis pos-
edad, la etnicidad, el estatus terior de una serie de as-
social, las actitudes lingüís- ARMIN HOFMANN pectos que habitualmente
ticas, el poder y la profesión se consideran también pro-
de los actores sociales pueden condicionar de múltiples piedades del contexto, como, por ejemplo, los objetivos,
maneras el texto y el habla, desde la pronunciación hasta las finalidades, las tareas, las metas o los intereses de
la sintaxis de la oración, la lexicalizacián , los significados, los usuarios de las lenguas. Esas propiedades 'mentales'
las figuras retóricas, el estilo y los movimientos conver- del contexto (o más bien de los participantes de ese con-
sacionales. La estructura de esas propiedades sociales texto) —desde la organización global de las conversa-
relevantes se llamará el contexto de un discurso. Otras ciones o la definición de los actos de habla hasta las
propiedades sociales de los actores sociales y de las si- variaciones ektilísticas de los elementos léxicos y de otras
tuaciones sociales, como las propiedades más socio-in- estructuras superficiales— son cruciales en la descripción
dividuales de belleza, peso, inteligencia o estado civil, y la explicación de las estructuras discursivas. Esto es,
por ejemplo, no están sistemáticamente relacionadas —o del mismo modo en que la semántica del discurso exige
lo están menos— con la estructura discursiva. Obviamente, modelos mentales y representaciones sociales para in-
con respecto a esto existen significantes variaciones cul- terpretar el significado, el `contenido' del discurso, ob-
turales: En una cultura determinada, por ejemplo, ser servamos ahora que hay otras representaciones mentales
viejo o joven, casada o soltera, será crucial para el uso (de hecho, también modelos), tales como las metas, que
apropiado de formas discursivas o gramaticales específicas, están implicadas en el control 'pragmático' del texto y
mientras que en otras culturas puede no suceder así. del habla como algo que resulta apropiado en una si-

s ign os discurso
tuación dada. Así, las presuposiciones, las alusiones, la visto cómo es necesario postular varios tipos de repre-
ironía, las amenazas, las estrategias y muchas otras pro- sentaciones mentales para dar cuenta de un número am-
piedades discursivas sólo pueden definirse en términos plio de estructuras lingüísticas, así como de la repre-
de tales categorías mentales (el conocimiento, las in- sentación subjetiva del contexto social que está en
tenciones, los planes, etc.) de los usuarios de las lenguas. funcionamiento. Ahora bien, ¿qué podemos decir de las
En otras palabras, queda poco espacio para una teoría relaciones inversas? ¿Podemos decir también que la cog-
del discurso 'autónoma', libre de contexto o libre de cog- nición es, a su vez, una función del discurso y la sociedad?
nición. Ciertamente, la gramática nuclear de la estructura
oracional puede tener propiedades libres de contexto dimensión social de la cognición.
(por ejemplo, ninguna propiedad contextual nos permite
colocar el artículo después del nombre en español), pero Que las mentes de las personas no son autónomas,
cualquier variación posible de esas estructuras llevará ni máquinas de procesar información es un hecho trivial.
consigo restricciones contextuales. E incluso las expli- Existe una larga historia en la psicología y en las ciencias
caciones autónomas del núcleo duro de la estructura sociales que subraya la naturaleza social de la mente,
son en sí mismas dependientes de universales (cognitivos) y la psicología social atestigua esta aportación fundamental.
de las estructuras lingüísticas, o están relacionadas con Puesto que los modelos mentales determinan la com-
estructuras de significado subyacentes que necesitan una prensión, necesariamente han de tener cosas en común
representación cognitiva en forma de modelos mentales. que permitan a los participantes entenderse entre ellos.
Esto es así en todos los niveles de análisis el discurso: Es decir, más allá de las dimensiones personales, tienen
la pronunciación como rea- que incorporar dimensiones
lización fonológica es obvia- sociales compartidas.
mente una función de la Además de sus dimen-
edad, del género, de la clase siones puramente persona-
social y del origen regional; les y autobiográficas, los mo-
la entonación, el acento de delos incorporan también
intensidad y el volumen son `aplicaciones' específicas,
una función de rasgos con- concreciones del conoci-
textuales (por ejemplo, de las miento compartido abs-
metas o de la emoción); las tracto, sociocultural: los
estructuras sintácticas son una miembros de un grupo sa-
función de las estructuras del ben, por ejemplo, qué son
modelo mental y de las re- las guerras civiles, las armas,
laciones entre los participan- la tortura, la violación y el
tes; los pronombres y los de- genocidio, y usan ese cono-
ícticos son una función bien cimiento general cuando
conocida de modelos (por entienden (construyendo
ejemplo, la correferencia entre modelos) las noticias sobre
referentes discursivos), así la guerra civil en Bosnia. En
como de diversas caracterís- realidad, pues, la gente no
ticas del contexto (los mode- ARMIN HOFMANN sólo comparte el conoci-
los contextuales, las relaciones miento sobre las guerras ci-
de poder entre los participantes); todas las propiedades se- viles en general, sino que también puede compartir ac-
mánticas (por ejemplo, las de las proposiciones y las de titudes (opiniones sociales) sobre ellas, que a su vez
la coherencia local y global) son una función de los modelos se pueden basar en ideologías, normas y valores sobre
mentales y de las representaciones sociales; las figuras retóricas la violencia y los asuntos militares. Una parte de ese co-
son una función de restricciones contextuales (por ejemplo, nocimiento general y abstracto se puede haber adquirido
las de la persuasión); las estructuras esquemáticas conven- a través de la generalización y la abstracción de modelos:
cionales, por ejemplo, de la argumentación o de la narración, aprendemos cosas sobre las guerras civiles principalmente
son en parte libres de contexto pero también variables corno a través de la comprensión de historias nuevas, acumuladas
una función del contexto, y, finalmente, los actos de habla e inicialmente parciales, sobre guerras civiles específicas,
y la misma actividad conversacional se definen enteramente o bien por experiencias personales directas cuando no-
en términos de características contextuales. sotros mismos estamos inmersos en esas guerras civiles.
Además, esas creencias sociales mismas se adquieren,
La cognición
se cambian o se confirman en situaciones sociales de
interacción, de aprendizaje, de socialización y de co-
Los argumentos sobre el discurso que se han dado municación. Finalmente, como es fácil imaginar, el co-
antes se pueden aplicar también a la cognición. Hemos nocimiento social general y las actitudes pueden reflejar

signos discurso
las metas, los intereses, la posición social y "Gran parte suposiciones basadas en lo personal) es, pues,
otras dimensiones sociales de un grupo, algo del discurso por definición, compartida socialmente.
que debería resultar evidente si consideramos pedagógico En resumen, la cognición es a la vez in-
la diferencia entre las experiencias y la im- y académico, dividual y social, y ambos aspectos de la cog-
plicación de las mujeres y de los hombres de la nición dependen del discurso (por ejemplo,
respecto al acoso sexual o de los serbios y argumentación en el aprendizaje y en la persuasión) y se ex-
los musulmanes respecto a su guerra civil. y de la presan de forma variada en el discurso. Re-
En resumen, las representaciones mentales propaganda almente, la mente humana es pues inconce-
codifican de muchas maneras se centrarán bible sin el discurso, y viceversa, y ambos
(también) en presuponen y a la vez definen gran parte de
La cognición social y el discurso representa- las dimensiones sociales de la comunicación
ciones sociales y de la interacción.
Este análisis teórico no se limita a la des- de carácter
cripción y a la explicación de la mente y de general: La sociedad
los procesos mentales en sí. Es necesario, en pretenden
concreto, explicar muchas propiedades de la enseñar Finalmente, y tratando de no repetir mu-
interacción social en general y del discurso saberes o chos de los argumentos que ya hemos plan-
en particular. Así pues, los modelos mentales, persuadir a la teado, los análisis sociales y de la sociedad
tal como hemos sugerido, se expresan en el gente no pueden ser más autónomos que los análisis
significado del discurso, los modelos contex- formando o de la cognición y del discurso. Cuando eso
tuales restringen la variación discursiva y las cambiando es así, podemos tener la seguridad de que
representaciones sociales abstractas (como el sus actitudes vamos a encontrarnos con varias formas de
conocimiento) son necesarias en todos los ni- sociales" reducción o de descripción incompleta.
veles de la comprensión discursiva (aunque
sólo sea el conocimiento social compartido La cognición en la sociedad
sobre el discurso mismo). Así pues, en los re-
latos conversacionales y personales podemos Si empezamos por los niveles más bajos
esperar la expresión de modelos personales, o 'micro' del análisis social, la relevancia de
mientras que lo típico en las noticias de los la cognición (y del discurso) es evidente, aun-
medios de comunicación es que expresen mo- que a menudo se descuida o se da por sentada.
delos históricos y compartidos. Por otro lado, Los actores sociales son personas conscientes
gran parte del discurso pedagógico y acadé- que se preocupan continuamente de planificar,
mico, de la argumentación y de la propaganda pensar y evaluar para poder actuar y dar sen-
se centrarán (también) en representaciones tido a lo que hacen los demás y a su entorno.
sociales de carácter general: pretenden enseñar Realmente, tal como hemos explicado de ma-
saberes o persuadir a la gente formando o
cambiando sus actitudes sociales. Mientras lo
• nera más específica en lo que se refiere al dis-
curso, la interacción social es inconcebible sin
típico del discurso basado en un modelo es una explicación cognitiva de los procesos que
que presente los deícticos y otros elementos nos permiten dar sentido a las cosas, de los
léxicos de las experiencias personales y de modelos de los acontecimientos y de las ac-
situaciones específicas, otro tipo de discurso ciones, de las reglas y del conocimiento, de
presentará expresiones genéricas que traducen las actitudes y de las ideologías.


representaciones sociales. Un ejemplo de esto En realidad, la identidad social de una
último es el discurso que expresa prejuicios, persona, la pertenencia a un grupo y las re-
como Todos los negros son...', que presenta laciones grupales, así como el conocimiento
opiniones generales con una base ideológica. sobre la sociedad en general, son aspectos
Una prueba interesante de la naturaleza que están representados mentalmente, tal
social y compartida de las representaciones como ya hemos explicado. Tales
sociales es, precisamente, discursiva: Me refiero • mrepntaslcxio,muríacon
a la presuposición. Por razones pragmáticas, el discurso, tanto la subjetividad humana, la
el conocimiento (y las actitudes) pueden en variación individual, la iniciativa y la desviación,
general presuponerse si quien habla o escribe como la naturaleza compartida, y por ello so-
cree que los receptores ya poseen esas re- cial, del conocimiento y de otras creencias.
presentaciones sociales. En otras palabras, En resumen, una explicación completa de las
toda la información implícita en el discurso situaciones sociales, de la interacción social
público (el discurso interpersonal también y de los actores sociales implica necesariamente
puede tener, claro está, conocimiento y pre- EMIL RUDER una detallada explicación cognitiva de los as-

Signos 72 dIscurso
pectos sociales mismos de la interacción, como
el conocimiento y las actitudes del grupo, las
• Los grupos y las organizaciones se constituyen
y se reproducen, sus identidades se formulan
normas, los valores y las ideologías. o se cuestionan, se defienden sus intereses
A la inversa, como ya hemos indicado, y, de nuevo, tales prácticas sociales son, en
precisamente por esa continua interdepen- su mayor parte, discursivas.
dencia entre la mente y la acción, las estruc- Esto no significa que reduzcamos la es-
turas sociales, a su vez, dan forma a la mente tructura social al discurso, de la misma manera
en muchos sentidos. Las relaciones grupales, que no la reducíamos a la cognición. Lo im-
la estructura y los intereses de cada grupo portante es que una teoría social completa-
influirán probablemente en los contenidos merrte desarrollada está incompleta sin una
y las estructuras de las ideologías, actitudes teoría potente que explique el papel funda-
y conocimientos básicos de los grupos so- mental que desempeñan en la sociedad el
dales: En efecto, es posible que las ideologías lenguaje, el discurso y la comunicación. Y
se estructuren mediante los parámetros mis- esto no es así sólo porque resulta que los ac-
mos y las identidades de los grupos sociales, tores sociales hablan mucho entre ellos en
que incluyen la pertenencia al grupo, las ac- su vida cotidiana. Más bien, como se ha plan-
tividades, los valores, la posición social y los teado, lo que sucede es que las condiciones
recursos específicos (o su ausencia) del grupo. y las estructuras mismas del orden social pre-
Evidentemente, debido a la naturaleza abs- suponen cogniciones sociales compartidas
tracta e indirecta de esas relaciones, la es- que, a su vez, se expresan, se construyen y
tructura de las representaciones sociales se se cambian a través del discurso. Los grupos
desarrollará sólo de forma gradual como una y las instituciones, así como las sociedades
función de las dimensiones sociales de los y las culturas consideradas como un todo,
grupos y de las culturas. En efecto, los mo-
vimientos y las revoluciones sociales pueden
I• se constituyen muy especialmente (aunque
no exclusivamente) en y por el discurso.
© EMIL RUDER
cambiarlas, como ocurre con el movimiento
de las mujeres, el movimiento de los derechos Conclusión
civiles y las revoluciones francesa y rusa.
El tipo de argumentación que hemos se-
La sociedad y el discurso guido puede parecer trivial, y en algunos as-
pectos resulta tan evidente que casi no ne-
Una vez establecido que el análisis social cesita hacerse explícito. Por otro lado, las
está incompleto sin un análisis cognitivo de- prácticas actuales en el ámbito del análisis
tallado, tenemos que abordar, por fin, el último "La interacción del discurso, de la psicología y de las ciencias
extremo del triángulo, a saber, las relaciones social es sociales no siempre parece reflejar esta na-
entre la sociedad y el discurso. Que el discurso inconcebible turaleza obviamente integrada del discurso,
expresa, representa y codifica de múltiples ma- sin una la cognición y la sociedad. Cuando se lleva
neras las situaciones y las estructuras sociales explicación a cabo un trabajo interdisciplinario, suele ser
o que, en otro sentido, las presupone (por cognitiva de entre dos de los vértices del triángulo. Los
ejemplo, a través de las representaciones men- los procesos psicohngüistas normalmente no leen o hablan
tales), ha quedado claro. Pero, ¿de qué manera que nos con las personas que trabajan en sociolin-
la sociedad humana es, a su vez, dependiente permiten dar güística y los analistas del discurso con una
del discurso, organizada por él o, dicho de sentido orientación social muy pocas veces abren un
otro modo, una función del texto y del habla? a las cosas, libro sobre cognición (y viceversa).
No se puede concebir una sociedad hu- de los Además de esta frecuente ignorancia mu-
mana sin, como mínimo, la existencia de una modelos tua, encontramos muchas formas de reducción
forma de comunicación, a través de alguna de los que son intencionadas. La cognición se puede
forma de lenguaje o de sistema semiótico. aconteci- seguir explicando reduciéndola a discurso
La interacción social presupone que se com- mientos y de, o a interacción social, y la estructura social
partan conocimientos, actitudes y metas, as- las acciones, y las restricciones sociales reduciéndolas sim-
pectos que se expresan, en gran medida, a de las reglas y plemente a esquemas mentales. Debido a las
través del discurso. Los actos tienen que co- del muchas interdeperrdencias que hemos men-
municarse y evaluarse, las historias se tienen conocimiento, cionado, algunas formas de reducción no son
que contar y compartir, y las actividades fu- de las del todo inútiles: hemos visto que la mente,
turas tienen que prepararse, y todo eso su- actitudes en efecto, desempeña un papel fundamental
cede, en su mayor parte, a través del texto y de las en la representación y en las 'aplicaciones'
y del habla o de prácticas semióticas similares. ideologías" de la estructura social, y viceversa, que muchas

signos discurso
educación si no explicamos el papel que desempeña
C ■ / m. ) 11 ['11 C1 1 el conocimiento y cómo se expresa, se presupone o se
transmite a través del texto y del habla. Del mismo modo,
todos sabemos que los profesores enseñan también opi-
niones, actitudes, ideología y valores, aquellos que com-
iC "(',\ 1 's 1( M i i;ic
parten con otras personas de su país, de su sexo, de
I 's
¿: 1/t i:.„!
su edad, de su orientación política o de su profesión.
( Sin embargo, aún no sabemos exactamente la manera
i /I 1 ! ce I ;I en que tales cogniciones sociales se adquieren a través
del discurso. La propuesta que hemos ofrecidó aquí, pues,
lc (11 1 ( I l l i ii"u1 t "1 I i
subraya esencialmente también las relaciones entre las
estructuras discursivas y las estructuras 'subyacentes' de
la cognición que son tan relevantes para entender el pro-
estructuras sociales parecen tener una dimensión cognitiva ceso educativo: leer consiste esencialmente en una forma
y discursiva. de procesamiento textual y en unas representaciones
Sin embargo, están implicados diferentes ámbitos, mentales que son su consecuencia. Y, por último, en-
niveles y fenómenos. En lugar de reducir alguno de ellos señantes y estudiantes son participantes sociales concretos
a otros, necesitamos teorías adecuadas para cada uno en una institución, y sólo podremos entender el discurso
de ellos y, al mismo tiempo, los lazos que los unen a y las cogniciones de la enseñanza y del aprendizaje si
los otros fenómenos. Así pues, examinamos también los detalles
una teoría del discurso tiene que de los muchos contextos im-
dejar claro dónde y cómo las es- plicados en la educación, y
tructuras discursivas están con- cómo el contexto, de nuevo, se
dicionadas por las estructuras so- relaciona tanto con el discurso
ciales y cognitivas que les como con la cognición. Por ello,
imponen restricciones y, a la in- el marco metateórico presentado
versa, cómo afectan a la mente, aquí es relevante para el estudio
a la acción y a la sociedad. Una de la educación.
teoría de la mente no debería ig-
norar las múltiples maneras en
(•) Traducción de Amparo Tusón
que las representaciones men- Valls. Una versión (en inglés o alemán)
tales son una función de la in- más amplia de este trabajo será publicada
teracción social, del discurso y en un libro en honor del profesor Sieg-
de la organización social. Y una fried Jaeger (Universidad de Duisburg).
(**) Teun A. van Dljk es profesor
teoría social sólo puede ser ade- de Lingüística y Análisis del Discurso en
cuada si tiene en cuenta la na- la Universidad de Amsterdam. Fue uno
turaleza cognitiva y discursiva de de los pioneros en la formación del
la sociedad. campo conocido como lingüística del
texto, ámbito al que se refieren sus pri-
En vez de trabajar de forma meras publicaciones. Actualmente, su
tan aislada, tendría que resultar trabajo se centra en el análisis crítico
obvio que pocos de nosotros del discurso. Dirección electrónica de
puede, en solitario, llevar a cabo contacto: teun@let.uva.nl
esa tarea. La formación de una
teoría integrada exige un equipo © „R," HOFMANN
de especialistas en diversas disciplinas que incluya es-
pecialistas que sean capaces de construir los puentes Referencias bibliográficas
necesarios entre esas disciplinas y entre las teorías.
van DIJK, Teun A. (1977): Texto y contexto. Semántica y Prag-
En este artículo hemos visto que los intentos de re- mática del diurso. Madrid: Cátedra, 1980.
ducir el análisis del discurso únicamente a una o dos van DIJK, Teun A. ( 1978): La ciencia del texto. Un enfoque
dimensiones conduce a teorías y análisis que son em- interdisciplinario. Barcelona: Paidós. 1983.
van DIJK, Teun A. (1990): La noticia como discurso. Comprensión,
píricamente inadecuados. Esto resulta especialmente re-
estructura y producción de la información, Barcelona: Paidós, 1990.
levante para muchas formas de investigación aplicada, van DIJK, Teun A. (1993): "Principies of Critical Discourse Analysis",
por ejemplo en el ámbito educativo. Hemos puesto el en Discourse & Society, 4(2), p. 249-283.
acento al principio en que la educación y el discurso van DIJK, Teun A. (1997): Racismo y análisis crítico de las medios
Paidós. Barcelona.
didáctico tienen que ser examinados teniendo en cuenta
van DIJK, Teun A. (1987): Communicating racism, Londes: Sage.
sus propiedades lingüísticas, cognitivas y sociales (políticas, van DIJK, Teun A. (1991): Racism and the press Londres: Routledge.
culturales). No seremos capaces de decir nada serio sobre van DIJK, Teun A. (1993): Hile discourse and racism Londres: Sage.

signos discurso

Похожие интересы