Вы находитесь на странице: 1из 16

El reino de los cielos se ha acercado

El reino de los cielos se ha acercado

Oración

En el nombre de Jesús, yo declaro sobre tu vida que un genuino espíritu de arrepentimiento cae sobre ti ahora, para que entres en la realidad del reino de los cielos y que todas las riquezas de la gloria de Dios te sean otorgadas y tengas acceso a ellas. Desato sobre ti toda la impartición de arrepentimiento, sanidad, limpieza, pureza, salvación, resurrección y liberación del reino de Dios a través de este escrito y a través de cada declaración hecha por tu propia boca. Padre, cubre la vida de todo aquel que lea este libro, cubre su ministerio, sus amados, su salud y sus pertenencias en el nombre de Jesús. Te bendigo en el nombre de Jesús. Amén.

Capitulo 1

Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado.

Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado

Arrepentirse viene del vocablo griego:"metanoeo", que nos habla de un cambio de mentalidad, es decir; un cambio de 180 grados. Todos los problemas radican en una mentalidad errada o desviada de la verdad y del camino que lleva al éxito, por ejemplo: si una persona tiene la mentalidad de que puede ganar una carrera profesional de 100 metros planos sin un entrenamiento previo y sin nunca haber hecho esta clase de ejercicio, entra a la carrera y pierde, luego escucha de otra competencia y vuelve a competir pero sin entrenar pues piensa que se puede ganar sin entrenar, o tal ves no conoce que se tiene que entrenar para ganar o no conoce como entrenar para ganar, cualquiera que sea la situación no entrenó y por lo tanto tuvo la recompensa de su acción: perder. Si no se entrena no se ganará una competencia con competidores entrenados por años para ella, al menos no la ganará legalmente. La forma en que ganará la competencia será cuando cambie su mentalidad de puedo ganar sin entrenar, entonces cuando sea la próxima competencia entrenará duro con anticipación y entonces así tendrá la posibilidad de ganar, si entrenó mas duro que los demás y se entreno no solo físicamente sino con técnicas especiales para correr y con estrategias para ganar, lo mas seguro es que obtenga el premio y alcance el éxito. De la misma manera, como dicho competidor se negaba a entrenar para participar y ganar, aferrándose a un pensamiento que no le llevaba al éxito, muchas veces los seres humanos de la misma forma piensan que van a poder cambiar su vida realizando las mismas acciones y con la misma mentalidad. A veces se piensa que se va a salir de la deuda financiera sacando otro préstamo para pagar uno anterior y luego verse en la

2

El reino de los cielos se ha acercado

necesidad una vez mas de sacar otro préstamo para pagar el segundo que obtuvieron y así sucesivamente, la verdad es que si esa mentalidad no les ha llevado a la libertad financiera, haciéndolo una vez mas tampoco lo hará, este solo es un ejemplo pero el principio es el mismo en todas las áreas de nuestra vida, tenemos que cambiar nuestra mentalidad pues no podemos esperar resultados diferentes realizando las mismas cosas, si queremos resultados diferentes necesitamos actuar diferente y para actuar diferente necesitamos pensar diferente pues nuestros pensamientos son los que nos impulsan a la acción o podemos decir que nuestras acciones son los pensamientos internos manifestados exteriormente. Primero pensamos y luego actuamos. Nos urge un cambio de mentalidad que nos llevara a pensar diferente y por consecuencia a vivir diferente con resultados distintos a los actuales, nos urge un cambio de mentalidad para entrar al reino de los cielos. Metanoeo nos habla de un cambio de mentalidad, de un giro de 180grados. Cuando vamos caminando hacia una dirección, metanoeo es volverse a la dirección contraria, es dar un giro de 180 grados, es darle la espalda a la dirección anterior y comenzar a caminar en la dirección contraria buscando resultados contrarios a los que habíamos obtenido en la dirección en la que nos encontrábamos caminando (viviendo).

Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado.

El reino de los cielos se ha acercado. Está tan cercano que usted lo puede disfrutar, vivir y experimentar HOY, no tiene que esperar para partir de este mundo y entonces vivir el cielo pues se ha acercado. El reino de los cielos opera actualmente en la tierra, es por eso que es necesario un arrepentimiento, un metanoeo, un cambio de mentalidad. Son muchos años viviendo en este mundo y los seres humanos tienden a aprender a pensar como se piensa en este mundo y por consecuencia a vivir como se hace en este mundo. Se esta tan adiestrado a vivir por lo tangible que el pensamiento y la vida se quedan apresados a lo que se cree que es real pues es lo que se puede ver y palpar. La verdad es que lo que vemos esta sujeto a lo que no vemos, hay un mundo espiritual, hay algo mas haya de aquello que podemos percibir a través de nuestros sentidos, el reino de los cielos es espiritual, está operando actualmente entre nosotros, necesitamos cambiar nuestra mentalidad que hemos obtenido en la tierra por la mentalidad con la que se vive en el cielo, el cielo esta cerca, tan cerca de usted que puede disfrutarlo si tiene la mentalidad correcta para vivir en él. Como decíamos anteriormente: "nuestras acciones son solo nuestros pensamientos expresados físicamente" primero se piensa de una manera y por consecuencia después se actuará y se vivirá de la manera que se pensó. Tenemos que cambiar nuestra mentalidad porque el reino de los cielos se ha acercado, con la mentalidad correcta podremos entrar al reino y disfrutar de toda su bendición. De lo contrario no podremos entrar al reino de los cielos, Jesús es el Rey de todas las cosas, todas las cosas le pertenecen a Él (Hebreos 1:2), Él es el Rey y está gobernando en la tierra, todo aquel que viva conforme a la vida en el reino de los cielos será bendecido grandemente y disfrutará de dicho reino como un ciudadano de él, de lo contrario estará fuera de toda bendición del reino de los cielos, Dios es bueno y sus pensamientos para nosotros no son de mal sino de paz para darnos el fin que esperamos (Jeremías 29:11), el que no viva en el reino de los cielos no disfrutará de él sino vivirá y experimentará lo contrario, vivirá con el reino y sistema terrenal que esta contrario a Dios y su experiencia será terrenal, todo lo terrenal pasa pues no es eterno. Se ha vivido tanto en esta tierra que se ha aprendido muy bien a vivir en ella, es decir, en lo terrenal. Es tiempo

3

El reino de los cielos se ha acercado

de cambiar nuestra mentalidad y vivir conforme al cielo, hoy día es posible, el cielo está entre nosotros y usted puede vivir en él hoy.

Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Hemos hablado mucho del reino de los cielos, pero ¿Que es el reino de cielos? El reino de los cielos es el cielo mismo, todos sabemos lo que pasa en el cielo, hemos escuchado que en el cielo no hay tristeza, no hay dolor, no hay enfermedad, no hay pobreza, sino en el cielo hay salud eterna, bendición eterna, riquezas, pues hay mares como de cristal y puertas de perla, en el cielo se vive toda la vida que se espera vivir en plenitud. El reino de los cielos se ha acercado, si se cambia la mentalidad con la cual se vive en la tierra para ahora vivir en el cielo usted podrá entrar en él. La puerta para entrar al reino de los cielos se llama: Jesús, dice Juan 10:9 “Yo soy la puerta…”, es Jesús hablando de Él mismo. Jesús viviendo en el cielo prefirió dejar el cielo y venir a la tierra para acercarse a usted, estando en la tierra decidió dejar su cuerpo y morir en la cruz por amor a usted, después de morir al tercer día resucitó pues Él es la vida y venció a la muerte, hoy reina, está a la diestra de Dios, ésta vida es de la que le estoy hablando, la vida que vence todo mal, la vida que vence la muerte. Jesús en la cruz llevo sobre Él todos los pecados, toda la enfermedad, toda la maldición y toda la pobreza sin merecerlo, al morir en la cruz destruyo, mato y terminó con todo aquello que lastima y daña al ser humano para que el ser humano no vuelva a experimentarlo. Jesús es la puerta, a través de Él podemos entrar al reino, a través de su sacrificio podemos tener acceso al reino de los cielos aquí en la tierra, no hasta que te mueras sino aquí en la tierra, si solo pudiésemos entrar al reino de los cielos al morir entonces la muerte seria la puerta al reino de los cielos, pero no es así, Jesús y solo Jesús es la puerta para el reino de los cielos. Se puede vivir el cielo aquí en la tierra. Es necesario

cambiar nuestra mentalidad, creerlo y experimentarlo. Cuando el ser humano se arrepiente de sus pecados que mataron a Jesús en la cruz, los confiesa y cree que Jesús es la puerta para entrar al reino de los cielos y vivir en plenitud, entonces entra en el reino de los cielos. No tiene costo alguno, es gratuito, solo tiene que creer que Jesús ya termino con el pecado, la enfermedad, la maldición y la pobreza, Él gano para usted la vida en rectitud, la sanidad

y salud, la bendición y la riqueza, solo tiene que creerlo, cambiar su mentalidad y creer que

puede vivir rectamente y sin pecar, lleno de salud, de bendición y de riqueza, debes pedirle

a Jesús que venga a vivir dentro de usted y así tendrá vida pues Él es la vida. Deje que

Jesús sea su Rey y Señor pues Él es quien gobierna en el reino al cual usted va a entrar y también gobierna sobre todas las cosas. Todo pertenece a Dios (Salmo 24).

Ore con todo su corazón esta oración en voz audible, es muy importante e indispensable que sea en voz audible:

Señor Jesús, en esta hora me arrepiento, doy un giro de 180 grados a mi vida, me arrepiento de todos mis pecados, no los quiero volver a cometer jamás, renuncio a toda obra de maldad y errada, hoy comienzo a caminar y a vivir conforme a tu voluntad, conforme a tu mentalidad, conforme a como se vive en el reino de los cielos, te pido Jesús que vengas y entres a vivir dentro de mí, hoy confieso con mi boca que Jesucristo es el Rey y Señor de toda mi vida y de todas las cosas. Hoy comienzo a vivir en el reino de los cielos.

4

El reino de los cielos se ha acercado

Hoy creo que tu obra en la cruz es real y puedo vivir conforme a todo lo que tú ganaste para mí. Hoy entro en el reino de los cielos. En el nombre de Jesús, Amén.

Permítame orar por usted: Señor Jesús, en este momento yo bendigo a cada persona que ha hecho esta oración. A los que no, los bendigo con la salvación y a todo aquel que si la ha hecho bendigo su vida y su familia, declaro y profetizo que toda la obra de Jesús en la cruz es sobre usted y que todo el propósito de Dios sobre su vida se cumple, propósito bueno y perfecto. Dios que es fiel terminará la buena obra que ha comenzado con usted. Profetizo que Dios pone personas a su lado que le amen y le ayuden a crecer en la fe, personas que le discipulen y le enseñen los caminos de Dios. Declaro que es bautizado con el Espíritu Santo y todo el propósito de Dios se cumple sobre su vida. En el nombre de Jesús, Amén.

La declaración es muy importante, ahora usted es hijo de Dios y Dios le ha dado autoridad en su boca, es importante cuidar nuestra boca y nuestras palabras, no hablar mal, ni maldecir a nadie, sino al contrario, bendecir. Si usted ora en voz audible, es decir, si usted declara con la autoridad que ahora como hijo de Dios tiene, lo que ore sucederá, mientras más fieles somos a Dios, Dios mas autoridad pone en nuestra boca. Hoy Dios a depositado sobre usted una nueva autoridad para orar y declarar las bendiciones que Dios tiene para usted, su familia y para todos. Tenemos que orar con fe, la fe es tener la seguridad y confianza de tener algo que todavía no vemos. La fe se libera a través de las palabras, entonces tenemos que hablar creyendo y teniendo la seguridad de que ya tenemos aquello que todavía no vemos y así lo tendremos. Hay un poder cuando oramos audiblemente, cada oración depositada en este libro reprodúzcala en voz audible y hágalo con todo su corazón. Es indispensable que siempre oremos en el nombre de Jesús, pues todo lo que pidiésemos al Padre en el nombre de Jesús, Jesús lo hará (Juan 14:13).

Declare junto conmigo:

Yo he cambiado mi mentalidad, no soy el mismo, vivo diferente, hoy vivo con la bendición de la salvación de mi alma, con la limpieza de mi pecado, hoy vivo lleno de salud, de bendición y de riqueza en todos los sentidos, tanto riqueza espiritual como material. Hoy yo vivo en el reino de los cielos. A partir de hoy y todos los días de mi vida vivo en el reino de los cielos. Hoy vivo el cielo en la tierra. Hoy soy limpio y perdonado de mis pecados por la obra de Jesús en la cruz. Soy hijo de Dios. Hoy estoy lleno de felicidad y de paz, hoy Jesús ha venido a vivir dentro de mí y me llena de vida y fortaleza. Soy hijo de Dios. En el nombre de Jesús, Amén.

5

El reino de los cielos se ha acercado

Capítulo 2

Soy sano

La Palabra de Dios nos enseña que Cristo Jesús nuestro Señor llevó todas nuestras enfermedades en la cruz, dice Isaías 53:4 “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.” Jesús no solamente llevó en la cruz todos nuestros pecados sino también todas nuestras enfermedades, quiero aclarar y reiterar que las llevó todas, no solo una parte o un tipo de enfermedad y otros no, Jesús llevó todas nuestras enfermedades y todos nuestros dolores. Él ya las llevó sobre si mismo y usted ya no las tiene que llevar una vez más. Jesús ya pago el precio de sufrir todas las enfermedades y todo el dolor, ya no lo tiene que pagar usted una vez más llevando y sufriendo enfermedades y dolores. Usted es libre en Cristo Jesús, la enfermedad no le pertenece. Así como no es la voluntad de Dios que el ser humano lleve pecado tampoco es la voluntad de Dios que el ser humano lleve enfermedad y dolor, la enfermedad y el dolor no son la voluntad de Dios. Jesús fue a la cruz para librarle a usted del pecado pues no es su voluntad que viva con pecado, de la misma forma Jesús en la cruz también llevó la enfermedad y el dolor porque la voluntad de Dios no es la enfermedad ni el dolor. La voluntad de Dios es librarte de la enfermedad y el dolor. La ultima parte de Isaías 53:5 dice: “…y por su llaga fuimos nosotros curados.” Jesús llevó en la llaga de su cuerpo las enfermedades y el dolor, Cristo ya llevó en su cuerpo la enfermedad y el dolor, nosotros no tenemos porque volver a llevar lo mismo, Él nos libro de la enfermedad y el dolor.

Haga conmigo la siguiente declaración:

En el nombre de Jesús yo rechazo toda enfermedad en mi cuerpo, Cristo Jesús llevó todas las enfermedades en su cuerpo al morir en la cruz, yo rechazo todo dolor en el nombre de Jesús de mi cuerpo, rechazo toda maldición de enfermedad y dolor en mi contra, rechazo toda enfermedad hereditaria en mi vida, el sacrificio de Cristo Jesús en mi vida no es en vano, el sacrificio de Cristo Jesús en mi vida es una realidad, acepto la vida, la salud y la fortaleza que Cristo Jesús tiene para mi. En el nombre de Jesús, Amén.

Permítame orar por usted:

En el nombre de Jesús yo declaro salud sobre su vida. Toda en enfermedad es echada fuera en el nombre de Jesús, todo cáncer es calcinado ahora mismo, toda migraña suelta tu cabeza y tu cuerpo en el nombre de Jesús, le ordeno a todo órgano que se restablezca ahora mismo en el nombre de Jesús, todos tus dentros son sanados y limpiados, arranco todo tumor, arranco toda lombriz en el estomago, todo virus y animal dentro de tu cuerpo es destruido y deja de operar en ti ahora mismo en el nombre de Jesús. Le ordeno a tus extremidades que sean formadas ahora, le ordeno a los ojos y a los oídos que se abran, se termina toda osteoporosis, todo mal estomacal, la lengua se desata ahora mismo, la columna es sanada, restaurada y creada por completo en el nombre de Jesús, las piernas

6

El reino de los cielos se ha acercado

tienen fuerza y vida, los brazos son sanos, los pies son sanados, alineados y agiles en el nombre de Jesús, y toda enfermedad ahora mismo es echada fuera en el nombre de Jesús. Declaro tu cuerpo sano, lleno de vida, de salud y de fuerza, los bronquios se abren, el asma se fue y el sida también. El bebé nace y tiene vida. Todo dolor de los músculos mengüe ahora mismo hasta terminar. La salud de Jehová te llena ahora, el yugo se pudre por la unción y declaro sanidad total en todo tu ser, tu espíritu, alma y cuerpo son sanos ahora mismo, todo esto es hecho ya en el nombre poderoso de Jesús. Gracias Dios por tu poderosa obra, gracias por todo lo que tú has hecho, en el nombre de Jesús.

Haga la siguiente declaración:

Soy sano en el nombre de Jesús, por su llaga yo fui curado. La Salud de Dios me llena cada día, vivo en la salud divina cada día. La enfermedad y el dolor no tienen poder sobre mí, la salud y vida de Cristo Jesús están en mí, soy sano, soy restaurado, la paz, el bienestar y la tranquilidad de Dios están en mí. Gracias Dios por tu sanidad. En el nombre de Jesús.

7

El reino de los cielos se ha acercado

Capítulo 3

Soy limpio

Oro pidiendo Señor que un espíritu genuino de arrepentimiento sea sobre esta vida en este momento, en el nombre de Jesús.

Una enfermedad común en los tiempos en que se escribió la Biblia era la lepra, la lepra es tipo de pecado, Jesús limpió leprosos:

“Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.” Mateo 8:2 y 3.

Muchas personas que han pecado no saben si Dios las quiere perdonar y limpiar. En este versículo que leímos anteriormente observamos como Jesús si quiere limpiar. Otras personas dicen que no van a la Iglesia o a Dios porque son muy pecadoras y cuando se porten de mejor manera entonces se acercarán a Dios, la verdad es que Dios vino a buscar a los pecadores para perdonarlos, limpiarlos y darles una nueva oportunidad. Sería irónico si alguien dijera que no va a ir al médico porque está muy enfermo y que irá hasta que se mejore. El enfermo va al medico porque esta enfermo. En este caso no hay diferencia, el pecador va a Dios porque es pecador, necesita ser perdonado y limpiado. En el verso vemos como el leproso fue a Jesús, nosotros también tenemos que ir a Dios a ser limpiados. Él quiere limpiarnos y darnos una nueva oportunidad. Hoy usted será perdonado y limpio.

Vamos a hacer una declaración, será de forma general pero después cuando se encuentre solo confíense todos sus pecados de forma específica, uno por uno, nombre por nombre y vuelva a hacer esta oración con todo su corazón.

Jesús, en este momento vengo a ti, reconozco que he pecado y necesito tu perdón y limpieza, perdóname Señor, me arrepiento de todos mis pecados e iniquidades, perdóname y límpiame Señor. Quiero ser limpio. Tócame y límpiame Jesús. Líbrame de la suciedad del pecado, líbrame del pecado Señor, anhelo ser limpio y libre hoy de todo pecado. Gracias Señor por perdonarme y limpiarme, tu eres bueno. En el nombre de Jesús, Amén.

Yo voy a orar por usted:

En el nombre de Jesús toda lepra se va, los leprosos son limpios ahora en el nombre de Jesús. El pecado es arrancado del corazón y ahora usted es libre del pecado. Usted vive limpio para Dios, consagrado a Jehová, su caminar se alinea a la justicia de Dios. Le bendigo en el nombre de Jesús. Amén.

Declare conmigo:

Gracias Señor Jesús por tocarme y limpiarme, gracias por esta nueva oportunidad, yo aprovecho esta nueva oportunidad y viviré para ti, me guardaré y cuidaré para ti. Soy tuyo Señor Jesús, muchas gracias. En el nombre de Jesús.

8

El reino de los cielos se ha acercado

Capítulo 4

Resurrección

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Juan 11:25

Jesús es la resurrección y la vida, solo hay que creer en Jesús, Jesús ha vencido la muerte en

la cruz del calvario, Jesús es la vida y la vida vence la muerte. El poder de Dios operó en

Cristo resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo

en este siglo, sino también en el venidero. Cristo Jesús esta sobre todo nombre que se nombra, también sobre el nombre de: muerte. El nombre de Cristo Jesús está sobre todo nombre. El poder de Dios trae a la vida lo muerto. En el nombre de Cristo Jesús voy a hacer una oración donde lo muerto vendrá a la vida, no será por mi oración sino por el poder de Dios, incluso los muertos literalmente se levantarán y resucitarán en el nombre de Jesús para la Gloria de Dios. El Señor me mostró como personas que creen en Jesús reproducían el audio a muertos y los muertos resucitaban

y se levantaban, otros creyentes decretaban y profetizaban la oración con fe y veían la

Gloria de Dios al resucitar sus muertos, incluso vi como llenos de fe ponían sobre el muerto

el libro presente y la Gloria de Dios se manifestaba y los muertos resucitaban en el nombre

de Jesús. Todo para la Gloria de Dios. Dios le puede mostrar a usted otra manera, solo crea

y verá la Gloria de Dios.

En el nombre de Jesús, ahora mismo le ordeno a todo lo que esta sin vida que salga a la luz y se muestre y salga de toda región de muerte. En el nombre de Jesús sal fuera, te levantas hoy en el nombre de Jesús, El mismo poder que opero en Cristo y le resucitó entre los muertos, hoy opera también en ti y te digo: levántate en el nombre de Jesús, hoy vives y le das la gloria a Dios. Hoy Jesús te toma de la mano y te levantas pues no estas muerto sino dormido, no estas muerta, sino dormida. Hoy vives en el nombre de Jesús, para la gloria de Dios. Amén. Ya te doy gracias Dios por tu poderosa impartición de vida y resurrección, gracias por tu gloria, gracias por levantar a tantos de entre los muertos. Tuya es toda la gloria pues solo tú lo hiciste. Te doy gracias Dios por tu obra, tu nombre es engrandecido y a ti es toda la gloria. En el nombre de Jesús, Amén.

9

El reino de los cielos se ha acercado

Capítulo 5

Libertad en Cristo

“Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.” Mateo 10:1

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.” Marcos 16:17 y 18.

Hay personas que tienen demonios que les atormentan y las llevan a realizar acciones contrarias a la justicia de Dios. Esto no quiere decir que todo acto contrario a la justicia de Dios sea llevado a cabo por espíritus inmundos pues también pueden ser otros factores como por ejemplo: la carne. Obedeciendo a la Palabra de Dios en Mateo 10, voy a hacer una oración y si hubiere espíritus inmundos todos serán echados fuera en el nombre de Jesús.

En

el nombre de Jesús le ordeno a todo espíritu inmundo: suelta los cuerpos ahora mismo,

sal

fuera en el nombre de Jesús. Vengo a reprender y a echar fuera a todo demonio en el

nombre de Jesús. Declaro libertad sobre los cuerpos, sobre las vidas presentes, espíritu,

alma y cuerpo son libres ahora mismo en el nombre poderoso de Jesús. Declaro libertad total ahora mismo, en el poderoso nombre de Cristo Jesús.

Es necesario que a partir de hoy usted busque a Dios y busque día a día ser lleno de su Espíritu Santo. Solo Cristo puede salvar. Dice la Biblia que debemos de buscar llenarnos de Dios pues sino el espíritu que salió volverá y verá vacía la casa y entrará con siete espíritus peores que él. Es por eso que usted necesita estar habitado por el Espíritu de Dios.

Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esa mala generación.” Mateo 12:43-45.

Ore al Señor conmigo:

Señor Jesús te pido en esta hora que me llenes de ti. Lléname Espíritu Santo de ti, habita

mi casa en esta hora. Quiero estar lleno de ti y que te enseñorees de mí pues donde tú eres

hecho Señor ahí hay libertad.

10

El reino de los cielos se ha acercado

Permítame orar por usted:

Espíritu Santo, en esta hora te pido que llenes las vidas, llena desde la mollera asta la planta de los pies, manifiéstate a ellos Señor, llénalos todos, se tu con ellos Espíritu Santo, en el nombre de Jesús, amén.

Declaración:

Soy libre en el nombre de Jesús, soy lleno del Espíritu Santo, su paz y gozo me llenan, mi tristeza fue cambiada por gozo, el Espíritu Santo es mi Señor, yo lo hago Señor de mi vida y tengo libertad. Hoy soy libre, soy totalmente libre para la gloria de Dios. Todos los días de mi vida buscare ser lleno del Espíritu Santo, buscare a Dios cada momento y cada instante. Hoy decido buscar a Dios toda mi vida, hoy recibo la libertad en Cristo Jesús. Hoy soy lleno del Espíritu Santo. Hoy soy libre. En el nombre de Jesús, amén.

11

El reino de los cielos se ha acercado

Capítulo 6 Yo permanezco en Cristo

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

Es indispensable permanecer en Cristo cada día, el versículo con el que comenzamos el capítulo presente nos dice: “…todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna.”. La palabra “cree” está en presente, es un presente continuo, dando a entender que continuamente nos es necesario estar creyendo. El verso no dice: “…para que todo aquel que algún día creyó en él…”, el versículo no usa el verbo “creer” en pasado (creyó), lo usa en presente, presente continuo (cree). No se trata de que algún día usted crea y ore a Dios, otro día se olvide de Dios y usted de todas formas se vaya al cielo. El verso nos enseña a estar continuamente creyendo en Jesús, es por eso que usa el verbo “creer” en presente (cree). Nosotros debemos de creer ahorita, después de dos horas debemos de seguir creyendo, mañana debemos seguir creyendo, de la misma forma en un mes, en seis meses, en un año y por siempre. En el momento que creemos somos salvos, tenemos vida eterna, y podemos experimentar el reino de los cielos. El versículo no dice: “…todo aquel que en él cree, después de que se muera tenga vida eterna”. El versículo dice así: “…todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Usted no necesita morir para tener vida eterna, solo necesita creer en Jesús. Reciba vida eterna, entre al reino eterno. Jesús es la puerta.

Declaración:

Yo decido permanecer en Cristo todos y cada uno de los días que yo viva. Cada momento yo creeré en Cristo Jesús, Él es mi Rey y Señor en todo momento, yo le soy y seré fiel siempre. Así como Él murió y resucitó por mí, hoy y siempre yo decido vivir por Él. Yo renunció a la infidelidad a Dios, renunció a claudicar de mi fe en Cristo Jesús. Decido permanecer en Cristo todos los días de mi vida, decido permanecer en Cristo cada momento de mí existir. Toda mi vida es tuya Jesús. Soy tuyo, me entrego a ti. Cada día yo permaneceré en ti.

12

El reino de los cielos se ha acercado

Capítulo 7 Bendición y vida eterna

!!Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.” Salmo 133:1-3

Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Mateo 18:20

Es de suma importancia reunirnos con otras personas que han hecho a Cristo Jesús su Rey y Señor creyendo que Cristo Jesús es Dios pues ellos también son hijos de Dios al igual que nosotros y si somos hijos de Dios entonces somos hermanos en Cristo. Cuando nos reunimos a adorar a Dios, a orar y a estudiar la Biblia con nuestros hermanos en Cristo, Dios ahí envía bendición y vida eterna. He escuchado a personas que son nuestros hermanos en Cristo decir: yo no me congrego ni me reúno con los hermanos pero yo busco a Dios a solas, yo oro, adoró y estudió la Biblia solo. Orar, adorar y estudiar la Biblia solos es muy bueno, de hecho debemos de hacerlo diariamente, pero si no lo hacemos también con nuestros hermanos al congregarnos y reunimos, nos estamos perdiendo de la bendición y la vida eterna que Dios envía cuando los hermanos están congregados en el nombre de Dios. Enfermedades, tristezas, depresiones, debilidades, problemas, y un sinfín de dificultades pueden tener fin al congregarnos con nuestros hermanos en Cristo. Congreguémonos con nuestros hermanos, busquemos juntos a Dios, crezcamos en el conocimiento de Dios. Debemos seguir creciendo, el congregarnos nos ayuda en el crecimiento y nos ayuda a permanecer en Cristo.

Declaración:

Yo decido congregarme con mis hermanos en Cristo constantemente, se que ahí recibiré una impartición de bendición y vida eterna que no la podré recibir en otro lugar. Yo renuncio a vivir sin congregarme, renunció a perderme la oportunidad de recibir bendición de Dios. Renuncio a la desobediencia y acepto la obediencia, yo me reuniré con mis hermanos en Cristo. En el nombre de Jesús, Amén.

Permítame orar por usted:

En el nombre de Jesús yo declaro que mi hermano es rodeado de personas piadosas que le aman y le ayudan a crecer. Alejo toda persona que quiera alejarlo del propósito de Dios para su vida y acerco a personas amantes de Dios que le discipularán, le enseñarán, lo cuidarán y orarán por él para que toda la obra y el propósito de Dios se cumplan sobre su vida. Le bendigo en el nombre de Cristo Jesús, Amén.

13

El reino de los cielos se ha acercado

Estamos para servirte, nos gustaría seguir siendo de bendición en tu vida con Cristo, puedes comunicarte con nosotros en el correo electrónico:

david_castaneda@hotmail.es

14

El reino de los cielos se ha acercado

Dios es bueno

15

El reino de los cielos se ha acercado

El reino de los cielos se ha acercado 16

16