Вы находитесь на странице: 1из 7

ALTERIDADES,1991

1 (1): Págs. 58-64

¿Construcción o simulacro del objeto de estudio?


Trabajo de campo y retórica textual

NÉSTOR GARCÍA CANCLINI *

Este texto quiere reflexionar sobre el hecho de que en En 1983, un libro de Florinda Donner, Shabono,
los últimos años los debates metodológicos y políticos celebrado por varios antropólogos como un avance
de la antropología se hayan despla sustancial en la investig
países, al análisis epistemológico sobre los textos. Veo polémica en American Anthropologist cuando Rebeca
uno de los resortes de este desplazamien B. de Holmes demostró que esa obra no surgía de haber
sospecha que envuelve al trabajo de campo, ese vivido entre los yanomanos descriptos, sino de saber
recurso que durante décadas fue considerado la clave "ensamblar con cierta gracia" y una fantasía "a la
de la originalidad y del valor c manera de Carlos Castan
disciplina. especialmente de un libro que relata la vida de una
La imagen paradigmática del antropólogo, con- brasileña raptada por esos indios de Venezuela.4
Los ejemplos pueden multiplicarse: la refutación
Argonautas como un nuevo tipo de intelectual que de Derek Freeman a la interpretación de Margaret
haría posible acabar con las distorsiones sobre pueblos Mead sobre los samoanos; las polémicas entre Redfield
lejanos, se volvió dudosa d y Oscar Lewis sobre Tepoztlán; los ataques a la obra de
Diarios de ese autor. El antropólogo al que James Leach sobre Birmania. Otros casos semejan
Clifford, entre otros, considera el fundador de "la llevado a poner en duda no sólo el carácter fidedigno
autoridad etnográfica"1 expresa en sus notas íntimas el de la información presentada por los etnó
reiterado hastío por la cultura melanesia, su pasión por interferencias de
la "animalidad Emergen preguntas más radicales. Si tantas suspicacias
una relación asimétri ponen en evidencia que los textos antropológicos no
más que como un científico en diálogo receptivo y pueden ser leídos como una taquigrafía de la
respetuoso con los trobriandeses, se muestra como un experiencia indígena, ¿q
"polaco vagabundo"2 que aspira a ser nombrado Sir en que los diferencie nítidamente de los relatos de viajeros
Inglaterra, "un yo en peligro, una conciencia y náufragos, de las ficciones literarias documentadas
fragmentada que busca integrarse atrincherándose en empíricamente?
una posi
torno de las promesas de respetabilidad que cree ir
protagonistas de la sociedad estudiada o el que
preparando al "trabajar para la inmortalidad".3
transcribe y ordena sus discursos? ¿En qué me
culturas distintas a la del observador pueden ser
aprehendidas como realidades independientes y en qué
grado son construidas por quien las investiga? ¿No se
*Profesor.investigador del Departamento de Antropología, esconden bajo el pre-texto prestigioso de "haber estado
Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. allí", en condiciones que nadie conoce

58
Néstor Carda Canclini

ni puede verificar, las estrategias usadas por un grupo posición (dominante o pretendiente) en el campo an-
de profesionales para encontrar un lugar entre los que tropológico, por el manejo más o menos hábil de las
"están aquí", en la academia y los simposios, en las tácticas discursivas con que puede lograr todo eso.
revistas y los libros especializados? Sin embargo, la tendencia predominante en los
La cuestión se viene complicando desde la mitad libros de antropología es ocultar estas condiciones con
de este siglo, cuando las sociedades coloniales sobre textuales del trabajo de campo. Para eso existen varias
las que clásicamente trabajaban los antropólogos convenciones textuales características de ese género
dejaron de serlo, y su desarrollo contemporáneo las literario-científico que es el "realismo etnográfico".
aproxima a las metrópolis. También porque las co- Por ejemplo, se evita la primera persona para sugerir la
municaciones entre los países dependientes y los objetividad de lo que se describe y la neutralidad del
centrales se han vuelto muy fluidas. La distancia entre investigador: en vez de afirmar "observé que comen de
los pueblos coloniales y los metropolitanos, que tal manera", se dice "ellos comen así". Al mismo
permitía a los antropólogos jugar el papel de traduc- tiempo, para garantizar la verosimilitud de lo expuesto
tores sin inquietarse demasiado por las relaciones de se acumulan detalles y detalles de la vida diaria, y se
poder entre ambos, se redujo o se ha vuelto poco insinúa la autoridad experiencial del antropólogo con
significativa. Además, los grupos subalteros no se mapas, fotos y croquis del lugar estudiado. Se incluyen
dejan representar tan impunemente por otros. Ya no se múltiples términos nativos y se explican
sabe, dice Geertz, a quién hay que persuadir ahora: "¿A minuciosamente las singularidades del grupo
los africanistas o a los africanos? ¿A los americanistas analizado para marcar su distancia respecto de nuestra
o a los indios americanos? ¿A los japoneses o a los cultura y la competencia del investigador.
japonólogos?"5 La desconstrucción del discurso antropológico
Lo que da especial atractivo a los debates de los realizada en esta línea por autores como Georges E.
últimos años sobre las viejas preocupaciones por la Marcus y Dick Cushman los lleva a sostener que el
cientificidad de la antropología es no quedarse en la supuesto realismo etnográfico es una ficción: dispone
crítica ética (¿dice el etnógrafo la verdad?) o en la los datos para conferir apariencia de objetividad a un
impugnación política (los intereses colonialistas im- sentido social que estaría ya formado y que sólo sería
piden a muchos antropólogos ver correctamente o los visible para este sujeto excepcional, de una cultura
impulsan a deformar lo real). La problematización se diferente -el antropólogo-, entrenado para percibir el
ha vuelto más radical al cuestionar epistemológica- sentido global y profundo que se ocultaría a los actores.
mente las condiciones en que se produce el saber El carácter fragmentado e incoherente que suele tener
antropológico y en que se elabora su comunicación a la experiencia de campo se sutura al someterlo al
través de construcciones textuales e institucionales. orden liso y compacto de las interpretaciones
omniabarcadoras. El proceso de diálogo y negociación
con los informantes en que el antropólogo obtiene los
Requisitos para ser un antropólogo exitoso datos se borra en el monólogo despersonalizado de
quien describe estructuras sociales. El antropólogo
Una primera utilidad de esta línea de trabajo, desa- tiene éxito no tanto por el rigor y la verificabilidad de
rrollada al comienzo por la antropología hermenéutica sus explicaciones, sino -dice Marilyn Strathern-
y profundizada por los autores posmodernos porque logra presentarlas como una "ficción
norteamericanos, es volvernos más atentos a las persuasiva" . 6
variadas situaciones que intervienen en la formación ¿Puede el trabajo antropológico salir de esta con-
del saber antropológico y en la construcción de la dición de simulacro y asumirse como construcción del
singularidad de la disciplina. Cada vez se piensa objeto de estudio? ¿Es posible que el investigador
menos que lo que se dice en el discurso antropológico recupere algún tipo de autoridad? Para ello se requie-
sea un resultado directo del trabajo de campo y ren, al menos, tres operaciones:
legitimado únicamente por él. Conocer si el investi-
gador estuvo en el campo, qué hizo allí y cómo lo hizo
es y seguirá siendo una cuestión éticamente impor-
tante, pero epistemológicamente insuficiente. Hoy
a) Incluir en la exposición de las investigaciones la
sabemos que lo que un antropólogo declara haber
problematización de las interacciones culturales y
encontrado en el campo está condicionado por lo que
políticas del antropólogo con el grupo estudiado;
se ha dicho o no previamente sobre ese lugar, por las
b) suspender la pretensión de abarcar la totalidad de la
relaciones que establece con el grupo que estudia y
con diferentes sectores del mismo, por lo que quiere sociedad examinada y prestar especial atención a
demostrar -sobre ese grupo y sobre sí mismo- a la las fracturas, las contradicciones, los aspectos
comunidad académica para la cual escribe, por su inexplicados, las múltiples perspectivas sobre los
hechos;

59
¿Construcción o simulacro del objeto de estudio?

c) recrear esta multiplicidad en el texto ofreciendo la Otros trabajos -como advertimos en la mayoría de
plurivocalidad de las manifestaciones encontradas, los presentados en el seminario de Santa Fe que dio
transcribiendo diálogos o reproduciendo el carácter lugar al libro Writing Culture,8 esa especie de
dialógico de la construcción de interpretaciones. En manifiesto colectivo de los antropólogos posmodernos-
vez del autor monológico, autoritario, se busca la prevalecen los análisis para literarios y filosóficos. En
polifonía, la autoría dispersa . vez de utilizar los instrumentos del análisis del discurso
para entender las estrategias socio-políticas o la lógica
Para emprender este giro histórico en su trabajo, argumentativa de los antropólogos
la antropología se ha prefieren mirarlos
abierto a los conceptos, desde las preceptivas
instrumentos y estéticas de Deleuze o
elaboraciones de la lin- Derrida. El resultado
güística, el análisis del es una reducción de los
discurso, la historia, y, antropólogos a es-
por supuesto, a los critores, de la crisis de
aportes de filósofos y la etnografía a cues-
epistemólogos. Es fre- tiones de estilo, de lo
cuente que los autores cual es difícil extraer
posmodernos recurran a aportes a la recons-
Foucault para trucción operativa de
desconstruir las nocio- esta disciplina.
nes de autor y episteme, Para que esta línea
a Wittgenstein, de pensamiento avance
Gadamer y Ricoeur pa- parece indispensable
ra liberarse de las inge- encontrar nuevas
nuidades gnoseológicas maneras de producir,
del realismo-etno- junto con el trabajo
gráfico y establecer de teórico, otro tipo de
un modo crítico los etnografía. Algunos
procedimientos her- antropólogos lo hacen.
menéuticos, a Austin y Elijo dos casos de
Searle para entender los distintas líneas:
juegos del lenguaje y Michael Taussig, cita-
cómo se hacen cosas do como ejemplo en la
con palabras. En el mismo proceso en que el trabajo de bibliografía posmoderna norteamericana, ya Nigel
campo pierde legitimidad y deja a la antropología sin la Barley, cuya labor es convergente con esa tendencia
seguridad de ese rasgo propio, ésta reinstala su acción pero sólo ha tenido repercusión en el ámbito inglés.
en un espacio multidisciplinario. Michael Taussig realiza en su libro Shamanism,
Colonialism and the Wild Man9 un montaje de relatos
Cómo seguir haciendo trabajo de campo coloniales sobre el terror en la Amazonia colombiana,
el testimonio de un argentino torturado, sesiones de
Esta labor desconstructiva corresponde en algunos shamanismo, textos literarios, imágenes populares de
países, notablemente en los Estados Unidos, a un santos católicos y sus propias visiones obtenidas
corrimiento de la investigación empírica a la exégesis mediante drogas alucinógenas. En vez de concentrarse
textual. Ante las sospechas que despierta la etnografía en un único tema de estudio y perseguir su sentido
realizada en pueblos lejanos, los otros de estudiar son objetivo, se coloca él en el centro del relato y hace
los antropólogos precedentes y el material preferido explícitas sus reflexiones sobre la violencia y el terror
pasa a ser sus textos. En algunos casos -por ejemplo los en las sociedades contemporáneas. Considera
análisis de Mary Louisse Pratt sobre la obras de Hans inconsciente las condiciones sociales que engendran el
Stade y Firth, o los de Renato Rosaldo acerca de los terror -la ambición de lucro de las corporaciones, la
nuer de Evans-Pritchard y montaillou, de Emmanuel Le necesidad de controlar a los trabajadores-, pero quiere
ver detrás: "las formaciones culturales, los modos de
Roy Ladurie-7 hallamos estudios metaetnográficos
sentir construidos intrincadamente, duraderos,
consistentes que muestran cómo develar las astucias
inconscientes, cuya red social de convenciones tácitas e
textuales de los antropólogos en relación con las
imaginarias descansa en un mundo
condiciones de producción de sus libros.

60
Néstor García Canclini

simbólico y no en aquella débil ficción 'prekantiana' la laboriosa instala-


representada por el racionalismo o el racionalismo ción en el país Do-
utilitario" .10 Para acceder a esas formaciones incons- wayo una empresa
cientes no sirven el realismo etnográfico ni las des- insensata.
cripciones holísticas habituales en el discurso etno- El libro ofrece
gráfico. Por eso, anota Teresa Pires, "construye su texto una minuciosa in-
de un modo que no clasifica´, ni establece causalidades, formación sobre las
no indica razones, sino que apenas sugiere conexiones prácticas y ceremo-
de sentido". 11 Taussig sostiene que "la subversión nias, el lenguaje y las
mítica de los mitos" requiere dejar intactas comidas, la
ambigüedades: se trata de "penetrar el velo construcción de las
manteniendo su calidad alucinatoria". chozas, los nexos
La violenta y heterodoxa prosa de Taussig, su entre la lluvia, la cir-
intento de subversión mítica del mito, se asemejan a su cuncisión y la fertili-
propia descripción de las sesiones shamanísticas. Como dad vegetal en el
el shamán, el antropólogo articula un montaje de relatos grupo elegido. Pero
vivenciales queriendo que los lectores lleguen a "sentir todo el tiempo incor-
algo" ante el terror. Pero aquí reaparece la limitación de pora a la exposición el
operar en el universo del texto. Mientras el shamán proceso de reco-
actúa -interviene en un cuerpo, provoca vómitos, hace lección, ruptura con el
que las personas tengan fantasías, alucinaciones, sentido común,
'pinturas' y les hace verbalizar esas imágenes para construcción del objeto y prueba, incluyendo las
"curarlas" -, el libro de Taussig sólo dispone de palabras incertidumbres. La entrañable inserción en la comu-
impresas y únicamente puede provocar en el lector un nidad que uno ve crecer a medida que avanza el trabajo
malestar. Es más eficaz, observa Teresa Pires, para no lleva al autor a aislar a ese pueblo; relativiza sus
"construir un poderoso contratexto a la antropología" hábitos y formas de pensar en interacción con las etnias
que para establecer, como pretende, un contradiscurso y los grupos vecinos: fulanis, koma, negros urbanizados,
capaz de enfrentar el terror y la violencia. 12 cristianos, musulmanes, funcionarios y cooperantes
Con una perspectiva distinta, la regocijante obra de occidentales. Tampoco su dedicación a los dowayo lo
Nigel Barley, El antropólogo inocente,13 reelabora los inhibe para reírse del desopilante "jefe de lluvia" y del
vínculos entre trabajo de campo y discurso an_ anciano sabio, de los misioneros desconcertados, y, por
tropológico. Desde la dedicatoria del libro -"Al Jeep"- supuesto, ejerce la ironía mayor sobre sí mismo, aun en
se empeña en que sea parte de su trabajo la reflexión los episodios más dolorosos: sus traspiés lingüísticos y
desolemnizada, irónica, sobre la soledad y las policiacos, la extracción dental que le realiza un
dificultades del trabajo prolongado en el terreno. mecánico y le sirve para contrastar las aventuras de la
Comienza explicando el estancamiento de la antro- medicina occidental con los ritos y terapias indígenas,
pología británica como una de las motivaciones para ir prolijamente considerados y hasta utilizados por el
al África. Cuenta sus dudas acerca de las razones propio etnólogo, sin por eso idealizarlos.
personales para salir de trabajo de campo: ¿se trata "de ¿Qué cambios genera introducir libros, una lámpara
una de esas tareas desagradables, como el servicio de gas y un coche en una rudimentaria población
militar, que había que sufrir en silencio", es un recurso africana? ¿Cómo entender la vida de un pueblo que
para salvarse de la docencia y las tutorías, un privilegio siempre describe las cosas no como son, sino como
de la profesión que durante el resto de la vida deja a deberían ser? ¿Cómo saber si la dificultad para
mano un repertorio de anécdotas etnográficas para encontrar a una persona en el lugar en que se dice que
hacer callar a los alumnos y entretener a la gente, o una está implica "una diferencia epistemológica básica entre
manera de adquirir -a fuerza de presenciar ritos nosotros -como los conceptos de 'conocimiento',
repugnantes y sentándose a escuchar a sabios hindús- 'verdad' o 'prueba'- o si simplemente mentían"?
ese halo que permite formar parte de "los santos de la "¿Pensaban que tener un firme conocimiento erróneo
iglesia británica de la excentricidad"? No deja de era mejor que la duda?" Para contestar a estas preguntas,
explicar los preparativos: cómo aprendió a convencer al para no hacer una mera descripción etnográfica, hay que
comité otorgador de becas readaptando el proyecto tomar en cuenta que las observaciones de lo que
original, los trámites con la burocracia de Camerún y su buscaba deliberadamente le llevaron, según dice, el uno
línea aérea que "consideraba a todos los clientes una por ciento del tiempo que pasó en África. "El resto lo
detestable molestia", en suma, todo lo que le hizo sentir invertí en logística, enfermedades,

6)
¿Construcción o simulacro del objeto de estudio?

relacionarme con la gente, disponer cosas, trasladar- de redacción de una revista o a los mismos jurados de
me de
. un sitio a otro y, sobre todo, esperar". 14 tesis. La lógica que rige esos intercambios sociales
entre los miembros de cada campo intelectual, el
Del análisis textual sistema de tradiciones, rituales, compromisos gre-
a la crítica socioinstitucional miales y otras obligaciones no científicas "en las que
hay que participar" es "el fundamento de una forma de
Los libros de Taussig y Barley son excepcionales, entre autoridad interna relativamente independiente de la
otras cosas, porque incluyen en la elaboración antro- autoridad propiamente científica."l6
pológica del material etnográfico múltiples reflexiones La autoridad antropológica no se constituye sólo
críticas sobre los fundamentos conceptuales y las por la distancia entre el objeto de estudio y el lugar en
condiciones políticas en que se produce el que se comunica el saber sobre él, ni por el conjunto de
conocimiento. Esto no es común, ni siquiera en los astucias textuales con que se simula el carácter
hermeneutas y posmodernos que reconocen su compacto y coherente de ese saber, sino también por la
importancia. Geertz pide que nos fijemos en el hecho manera en que la organización del campo
de que, por más que el antropólogo vaya a buscar sus antropológico establece lo que debe ser estudiado y lo
temas a escarpadas playas de Polinesia o a un llano que quedaría excluido. Así se configura en cada época
amazónico, es la participación en el mundo de las lo que sería propio de la antropología y se expulsan
bibliotecas, las pizarras y los seminarios lo que hace partes de la problemática social al territorio de la
que la antropología se lea, se publique, se reseñe y se historia, de la sociología o de lo que simplemente no
cite; pero se concentra en el análisis textual de sus vale la pena pensar. Es en tales condiciones que se
colegas. Paul Rabinow señala la necesidad de decidió a principios de nuestro siglo que el trabajo de
trascender la hermenéutica textual con estudios de las campo era el núcleo distintivo de la práctica
relaciones de poder académico, del modo en que las antropológica, que debía realizárselo de un cierto modo
"comunidades interpretativas" establecen en cada y en ciertos lugares del planeta y que la autoridad del
periodo la legitimidad de los enunciados; 15 pero las investigador se constituía de forma distinta que en otras
condiciones sociointitucionales en que se realiza la disciplinas.
producción antropológica no se convierten en parte de Para saber cómo conocer mejor es necesario
su investigación. conocer mejor cómo nos organizamos para conocer;
Aquí es donde me parece necesario conectar este cómo se interiorizan en nosotros hábitos metodológicos
trabajo con la tesis de Pierre Bourdieu de que la y estilos de investigación que consagran las
"vigilancia epistemológica" no puede ser sólo una tarea instituciones y los dispositivos de reconocimiento. Se
intradiscursiva o intracientífica. Si queremos entender trata, por tanto, no sólo de desconstruir los textos, sino
por qué el conocimiento se produce y se comunica de que los antropólogos volvamos otro, ajeno, nuestro
ciertos modos es preciso estudiar la lógica de cada mundo, que seamos etnógrafos de nuestras propias
campo científico, o sea el sistema de relaciones entre instituciones. Hay un momento en el que la crítica
los agentes e instituciones que intervienen en la epistemológica no puede avanzar si no es también
producción, circulación y apropiación del saber. En su antropología de las condiciones socioculturales en que
obra Homo Academicus, por ejemplo, Bourdieu explica se produce el saber.
cómo los profesores e investigadores definen opciones
epistemológicas y estilos de trabajo según la posición
¿Qué interés tiene esto en América Latina?
que ocupan en el campo en que operan. Las
preferencias teóricas y metodológicas no se forman
sólo por el interés de aumentar el conocimiento; Hasta donde sé sólo en Brasil han tenido eco la
dependen, asimismo, de la necesidad de legitimar las antropología posmoderna y estas preocupaciones por
maneras de hacerlo en la investigación o la docencia. El descontruir las maneras en que las convenciones
textuales establecen el saber en este campo. Luego de
examen de los prólogos, las reseñas críticas, la
que se escribieran varios análisis en esta línea, una
participación en cargos académicos y en las redes de
antropóloga de Brasilia, Custodia Selma Sena, escribió
notoriedad (ser citado, traducido, invitado) descubre
otro para preguntarse si debíamos ocuparnos tanto de
cómo se combinan los procesos epistemológicos con
un libro disparejo como Writing Culture, de ese grupo
las condiciones institucionales en la producción del
de especialistas norteamericanos que se había reunido
saber .
en Santa Fe, aparentemente, más que para escribirlo,
Los temas -o las tribus- de moda se establecen, en
para matar al padre, o sea Clifford Geertz. ¿No habría
parte, por exigencias provenientes de la dinámica que entender la virulencia impugnadora de estos
propia del conocimiento, pero también por relaciones antropólogos de mediana edad "en el contexto de un
de solidaridad y complicidad entre los miembros de mercado de trabajo altamente
cada institución, entre quienes pertenecen al comité

62
, Néstor García Canclini
d)

modo más complejo este proceso. ¿Quién habla


cuando los sectores populares se expresan: una
naturaleza tradicional, esencial, o el conjunto de
condiciones sociales y textos que los vienen consti-
tuyendo? ¿Dicen ellos lo mismo cuando se comunican
entre sí o cuando se manifiestan ante un investigador,
un promotor cultural o un militante político? ¿No
implica cada técnica de recolección de discursos y
observación de interacciones un recorte del proceso
histórico y social? Si bien no hay nada que pueda ser
saturado para profesionales de antropología y donde considerado esencialmente popular, un trabajo crítico
la universidad es la única opción"? ¿No hay en esta sobre estos problemas, que trascienda las certezas
preocupación por distinguirse a través de la crítica a ingenuas del "sentido común" (popular, académico o
las generaciones precedentes y mediante la innova- político), tiene mejores posibilidades de promover
ción una búsqueda de sobrevivencia intelectual?17 discursos y prácticas más representativos de los
Esta advertencia puede ayudar a entender el grupos populares . 18
significado de un combate académico en las condi- El reconocimiento de esta complejidad del trabajo
ciones precisas de la antropología norteamericana. de campo, así como de su interacción con los
Pero aunque esa no sea exactamente nuestra situación dispositivos textuales e institucionales en que se
y Geertz apenas comience a ser leído y enseñado en constituye su sentido, no tiene por qué reducir la
las aulas latinoamericanas, hay otras razones por las importancia y el valor de ir al campo. Hacer antropo-
cuales este movimiento puede merecer ecos. Como logía, o simplemente hacer investigación, requiere
dice la misma autora refiriéndose a Brasil, un trabajo datos, y para obtenerlos es necesario hacer trabajo
menos ingenuo y literariamente más valioso sobre la sobre el terreno. Las discusiones teóricas y la crítica a
escritura antropológica podría aliviar la saturación los textos antropológicos sirven para ser más cons-
que a menudo produce tener que atormentarse en las cientes de que los datos no están en el campo,
aulas, en las defensas de tesis y en los congresos con esperándonos, y que son resultado de procesos so-
"la exposición obsesiva y minuciosa de monótonas ciales, institucionales y discursivos de construcción;
irrelevancias empíricas" para demostrar que se estuvo pero la labor teórica no puede sustituir el esfuerzo por
en el campo. obtenerlos. Más bien aumenta la necesidad de tener
No se trata únicamente de escribir textos con una más datos, volver una y otra vez al campo para
retórica más seductora -cortesía que los lectores someterlos a prueba.
agradecerán-, sino de que la preocupación por la Una comprobación de cómo puede fortalecerse el
escritura es un requisito indispensable para proble- trabajo de campo con este cuestionamiento episte-
matizar las condiciones de producción y comunica- mológico y discursivo se halla en el diálogo con que
ción del trabajo etnográfico. Este problema clásico de termina esa empresa desconstructiva de las ilusiones
la antropología en todos los países se ha agravado, me de la investigación sobre el terreno que es el libro de
parece, entre nosotros por el auge de la llamada Nigel Barley. Cuando regresa a Inglaterra con 18 kilos
investigación-acción en los últimos años. menos y con sus creencias fundamentales
Si bien las tendencias hermenéuticas y posmo- cuestionadas, le habla por teléfono al amigo que lo
dernas no han resonado mucho en América Latina, las había incitado a hacer trabajo de campo:
críticas políticas a la antropología suscitaron en los
últimos veinte años una difundida inquietud por evitar
el paternalismo etnográfico y no sustituir la voz de los -Ah, ya has vuelto.
actores estudiados. Dentro y fuera de la academia, en -Sí.
organismos gubernamentales y en movimientos de -¿Ha sido aburrido?
educación popular, barriales, étnicos y artísticos, se -Sí.
expandió la consigna de dejar hablar al pueblo. Las -¿Te has puesto muy enfermo?
historias de vida, los concursos de testimonios, los -Sí.
talleres literarios o de rescate cultural con obreros y -¿Has traído unas notas a las que no encuentras
campesinos, parecen justificarse sólo por el hecho de ni pies ni cabeza y te has dado cuenta de que te olvidaste de
que el investigador promovería la "expresión hacer todas las preguntas importantes? -Sí.
auténtica" de los grupos subalternos. -¿Cuándo piensas volver?
A la luz de los debates epistemológicos y discur- Me reí débilmente. Sin embargo, seis meses más tarde
sivos que venimos refiriendo es posible pensar de un regresaba al país Dowayo.

63
¿Construcción o simulacro del objeto de estudio?

Notas

1 James Clifford "On etnographic self- fashioning , The 8 Es el título original de Retóricas de la antropología, publi-
Predicament of Culture, Cambridge, Harvard University Press, cado en Berkeley por The University of California Press,
1988. 1986.
2 La fórmula es de Clifford Geertz, "El yo testifical. Los 9 Michael Taussig, Shamanism, Colonialism, and the Wild
hijos de Malinowski". El antropólogo como autor, Barcelona. Mand. A Study In Terror and Healing, Chicago y Londres, The
Paidós, 1989. University of Chicago Press, 1987.
3 Alberto Cardín, "Malinowski, aprendiz de etnógrafo", 10 Idem, p. 9.
Lo próximo y lo qjeno, Barcelona, Icaria, 1990. 11 Teresa Pires de Rio Caldeira, op. Cit., p. 154.
4 Las implicaciones éticas y epistemológicas de este caso 12 idem, p.155.
han sido tratadas por Mary Louise Pratt en "Trabajo de
campo en lugares comunes", en James Clifford y George E. 13 Nigel Barley, El antropólogo Inocente, Barcelona,
Marcus (eds.), Retóricas de la antropología, Madrid, Júcar, Anagrama, 1989.
1991. 14 idem, p. 125.
5 Clifford Geertz, op. cit., p. 143. 15 Paul Rabinow, "Las representaciones son hechos
6 Marilyn Strathern, "Out of context -the persuasive sociales: modernidad y postmodernidad en la antropología",
fictions of anthropology". Current Anthropology, vol. 28, num. en Retóricas de la antropología, citado.
3, 1987, citado por Teresa Pires de Rio Caldeira, "A presenca 16 Pierre Bourdieu, Homo Academicus, París, Minuit, 1984,
do autor e a pósmodernidade en antropología", Novos Estudos, p. 129.
num. 21. julio de 1988. 17 Custodia Selma Sena, Em favor da tradicao du falar é
7 Ambos textos se hallan incluidos en el libro de J. facil. fazer é que sao elas , Brasilia, Universidad de Brasilia,
Clifford y G. Marcus, Retóricas de la antropología, op. cit. Serie Antropología, 1987.
Véase también de Renato Rosaldo, Culture and Truth. The 18 Desarrollé con más amplitud esta crítica a la inves-
Remaking of Social Analysis, Boston, Beacon Press, 1989. tigación-acción e intenté examinar sus vínculos con el
populismo científico y político en mi libro Culturas híbridas.
Estrategias para entrar y salir de la modernidad, México,
Grijalbo-CNCA, 1990, cap. VI.

64

Оценить