Вы находитесь на странице: 1из 9

El Portal de la Salud

ALIMENTOS FUNCIONALES: INULINA, OLIGOFRUCTOSA Y POLIDEXTROSA


COMO PREBIÓTICOS
Autor Benjamín Ramírez Forero

Profundizando en el entrañado mundo de los alimentos funcionales y a la gran ola de productos nacionales que
actualmente inundan los mercados promocionando beneficios asociados a su consumo, se crea la necesidad de revisar
las alusiones en salud que estos productos ofrecen a nuestra población y la materia prima que están utilizando para la
manofactura de estos. Algunos de los productos que se encuentran en el mercado nacional incluyen dentro de sus
ingredientes inulina, oligofructosa y polidextrosa como agentes prebióticos y como fuente de fibra. La mayoría de estos
productos hacen parte de alimentos de consumo masivo como jugos y yogures, ya que todavía no se cuenta con la
posibilidad de incluir estos carbohidratos no digeribles en otras fuentes alimentarias diferentes fabricadas por nuestra
industria. Así mismo los anuncios publicitarios que estimulan a su consumo crean en los consumidores razones de peso
para seleccionar marcas comerciales de alimentos y no a promocionar dietas balanceadas y estilos de vida saludables
que han tenido mayor efectividad en el tratamiento de entidades patológicas de alta incidencia y prevalencia según datos
epidemiológicos.

El consumo de productos elaborados con estos agentes ha demostrado tener efectos benéficos en la salud del hombre,
y a colaborar en la prevención del riesgo de padecer patologías como algunos tipos de cáncer, desordenes alimentarios,
desordenes metabólicos, enfermedades cardiovasculares y enfermedades de compromiso inmunológico. El motivo de esta
revisión es aclarar la función de cada uno de estos agentes alimentarios, brindando herramientas para la correcta selección
de los productos que los contienen y así poder establecer la funcionalidad de estos.

PALABRAS CLAVE

Alimentos funcionales, carbohidratos no digeribles, fibra dietaría, inulina, oligofructosa.

Debido a la gran variedad de alimentos con la que contamos actualmente en los mercados, en un futuro la tendencia es
que todos los alimentos serán funcionales, despreciando el hecho que tiene intrínsecamente el simple hecho de
proporcionar energía altamente utilizable por las células eucarioticas. Pero para ser caracterizado como un alimento
funcional, estos deben contar con por lo menos un ingrediente que afecte de manera relevante el organismo humano
brindando la posibilidad de mantener el estado de buena salud o previniendo el riesgo de sufrir alguna enfermedad. Es
en este sentido único donde radica la diferencia entre un alimento funcional y un alimento nutracéutico. Un alimento
funcional debe ser ante todo un alimento y no un medicamento, ya que este no tiene ningún efecto terapéutico. Esto
quiere decir que para que se considere como funcional se debe recomendar el consumo regular de este alimento
asociado a una dieta variada y balanceada, como también ser parte de estilos de vida saludables para así incrementar
las posibilidades de que la función para la cual los estudios científicos han determinado su utilidad se obtengan. Un
alimento funcional debe demostrar sus efectos en la cantidad suficiente esperada dentro de la dieta normal; no es una
pastilla o una píldora y debe consumirse dentro del patrón alimentario normal, esto quiere decir que no se convierta en el
único alimento que recibirá una persona durante todo un día.
http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03
El Portal de la Salud

Desde un punto de vista práctico un alimento funcional es: (Diplock et al 1999)

-Un producto natural

-Un componente alimentario que se añade a un producto que mejora su función

-Un componente de un alimento que se removió para obtener su función

-Un alimento al cual se le modifico la biodisponibilidad de un ingrediente para hacerlo mas utilizable

-Cualquier combinación de las anteriores

Estudios epidemiológicos han demostrado estadísticamente la validez y relevancia biológica del consumo de algunos
componentes de ciertos alimentos que tienen una particularidad en la salud humana. Como consecuencia de esto la
característica de funcional se le ha asignado a estos componentes. La industria alimentaria aprovechando el beneficio
que brindan estos compuestos han diseñado estrategias publicitarias para fomentar el consumo de productos que
contienen estos componentes, Las alusiones en salud que presentan en los etiquetados de muchos productos algunas
veces no concuerda con los estudios científicos realizados en los compuestos utilizados. El consumidor de estos
productos tiene la inquietud y la necesidad apremiante de conseguir los beneficios que manifiesta poseer el producto,
pero no sabe que es lo que contiene, como sirve y como lograr que esta funcionalidad que promueve su consumo se
obtenga.

Este el caso particular de la utilización de fibras o carbohidratos no digeribles que se emplean para aumentar el consumo
de fibra en la dieta o como agentes prebióticos que estimulan la función de la flora saprofita intestinal. En el mercado
nacional se comienza a observar una tendencia hacia la elaboración de productos que promuevan aparte de una función
nutricional propiedades en salud, haciendo alimentos hipotéticamente funcionales. Este es el caso de productos como
yogures y jugos, productos de consumo masivo que dentro de sus ingredientes aluden la utilización de inulina,
oligofructosa y polidextrosa en su manofactura. Productos que en su etiquetado adjudican propiedades en la salud y
mensajes publicitarios que estimulan a su consumo. ¿Pero realmente el consumidor sabe que es lo que está
comiendo? ¿La empresa que lo fabrica explica que contiene y por qué sirve para lo que la etiqueta menciona?

ALUSIONES EN EL ETIQUETADO DE ALIMENTOS FUNCIONALES

Teniendo en cuenta los estudios científicos realizados sobre algunos componentes como los que trata esta revisión, las
http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03
El Portal de la Salud

sociedades científicas se han preocupado mucho en el sector de la publicidad de estos productos para defender las
necesidades de los consumidores y el desconocimiento de las razones por las cuales "x" componente ayuda a, previene
de ó colabora con. (Codex alimentarius 1991). Las alusiones en salud de los alimentos funcionales deben por sobre todo
basarse en estudios científicos con alto nivel de evidencia donde se haya demostrado en estudios con humanos su
función sobre la salud y el bienestar del hombre. Así es como se pueden clasificar alimentos funcionales que tienen una
directa actividad biológica relevante sobre alguna entidad ó proceso patológico y donde la alusión será mejora la función de...
pero si por el contrario la función es la de disminuir de manera contundente la actividad de un proceso patológico la alusión
será reduce el riesgo de. Estos dos tipos de alusiones podrán ir en el etiquetado de un producto funcional y tiene la
clasificación de tipo A y tipo B las únicas permitidas hasta la actualidad (Diplock et al 1999).

INULINA, OLIGOFRUCTOSA Y POLIDEXTROSAS ¿ALIMENTOS FUNCIONALES?

La inulina se encuentra presente naturalmente en una gran variedad de plantas. La especie de planta más utilizada
para la extracción industrial de la inulina es la achicoria (Chicorium intybus) (De Bruyn et al. 1992). La inulina de la
achicoria es una mezcla de oligo y polímeros con un número de monómeros (esencialmente de fructosa) con un grado de
polimerización que varía entre dos a más o menos sesenta unidades. Cuando la inulina es hidrolizada enzimáticamente
esta produce oligofructosa que también se puede obtener de otra forma por síntesis enzimática (transfructosilacion)
usando azúcar como substrato. Todos los productos que contiene fructooligosacaridos (FOS) difieren en el grado de
polimerización (de 3 a 5 oligofructosas de 25 tipos diferentes de inulina). La inulina y la oligofructosa son clasificados
como fibras dietarías. Estos son fructanos lineares de β 2-1 (Roberfroid & Delzenne 1998; Roberfroid & Slavin
2000) que están presentes en muchas frutas y verduras y cuyo consumo promedio está estimado entre 1 y 4 gramos
en Estados Unidos (Moshfegh et al 1999) y 3 - 11 gramos en Europa (Van Loo et al 1995) y cuyas fuentes son: trigo,
cebolla, bananas, ajos y puerros. (Ver esquema # 1)

Esquema # 1: Fructo-oligosaccharide: e.g. inulin, n=2±60; oligofructose, n=2±20. Murphy 2001.

Debido a la configuración beta del C2 anomerico en sus monómeros de fructosa se forman los enlaces glucosidicos
β2-1que le confieren la propiedad a estos compuestos de ser resistentes a las enzimas digestivas que son
especificas para los enlaces alfa. Estos carbohidratos son también clasificados como no digeribles por estudios
realizados in vivo e in vitro (Molis et al 1996; Ellegar et al 1997; Knudsen & Hessov 1995) que soportan esta clasificación.

La inulina y la oligofructosa son completamente fermentados en el colon. La fermentación de estos carbohidratos por la
microflora anaeróbica del colon produce gases (CO2, H2, CH4), ácidos orgánicos, como acido láctico y ácidos grasos
de cadena corta. Donde la producción de butirato se encuentra en una proporción de un radio molar de 27% a diferencia
de un 10% del producido por otras fibras (Roland et al 1995).

También presentan una proporción energética más baja que la azúcar y los almidones. Los cálculos predictivos
teóricos han propuesto que el contenido energético de la inulina está entre 4.6 y 9.5 kJ/g (Roberfroid et al 1993) esto
comparado con los carbohidratos normales digeribles que tiene una densidad energética 17kJ/g. este punto es de gran
relevancia ya que para las alusiones en el etiquetado de los productos que contiene inulina y oligofructosa estos solo
contribuyen en una disminución de 1 a 3% del total energético diario lo que no soporta el hecho de ser bajos en calorías.
Para los propósitos del etiquetado el valor energético debería ser de 8kJ/g según la recomendación de la FAO/WHO en la
reunión de expertos de carbohidratos (1998).

La inulina y la oligofructosa se han establecido como prebióticos debido a su comportamiento en el tracto gastrointestinal.
http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03
El Portal de la Salud

Como se menciona anteriormente la inulina y la oligofructosa escapan a la digestión en las porciones superiores del
tracto gastrointestinal llegando intactos a las porciones dístales. Gibson & Wang en 1994 ya habían confirmado estos
efectos prebióticos in vitro demostrando el crecimiento preferencial de Bifidobacterias mientras se atenuaban o se
disminuían en número microorganismos como E.coli y Clostridium perfringens. Para resumir la evidencia científica para
postular la inulina y la oligofructosa como prebióticos ver tabla 1.

Tabla 1: resumen de los estudios designados a establecer la función prebiótica de la inulina y la oligofructosa

OLIGOSACARIDO

MODO DE ESTUDIO

EVIDENCIA DEL EFECTO PREBIÓTICO

REFERENCIA

Oligofructosa GOS, TOS


In Vivo (ratas)
Incrementó el número de bifidobacterias
Djouzi & Anrdieux, 1997

Oligofructosa (Obtenida de azúcar


In Vivo (ratas)
Incrementó el número de lactobacilos después de dos semanas de consumo, después de más tiempo se detuvo el
efecto
Le Blay et al. 1999

Inulina
In Vivo (ratas)
Disminución del pH luminal entre el colon derecho e izquierdo. Aumentó el número de lactobacilos
Videla et al. 1998

Inulina
In Vivo en humanos
Aumentó el número de Bifidobacterias determinado por FISH
Kruse et al. 1999

Oligofructosa
In Vivo en un estudio a doble ciego controlado
http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03
El Portal de la Salud

No hay efecto terapéutica en dosis menores a 6 g/día


Hunter et al. 1993

Oligofructosa (obtenida de azúcar)


In Vivo en humanos (40 pacientes)
Aumento en el número de bifidobacterias a dosis mayores de 10 g/día
Bouhnik et al. 1999

Inulina y oligofructosa
In Vivo en humanos
15 g/día aumenta el número de bifidobacterias en las deposiciones
Gibson et al. 1995

Inulina y lactosa
In Vivo en humanos
Aumento significativo en el número de bifidobacterias y disminución relevante de enterococos. Mayor efecto laxativo que
la lactosa
Kleessen et al. 1997

Oligofructosa
In Vivo en un estudio trasversal a doble ciego con placebo controlado en humanos
Aumento significati del número de bifidobacterias establecido por FISH
Touhy et al. 2001, in press

Oligofructosa (obtenida de azúcar)


In Vivo en humanos
Aumento en el número de bifidobacterias
Buddington et al. 1996

Oligofructosa (obtenida de azúcar)


In Vivo en humanos
Aumento en el número de bifidobacterias y en lactobacilos
Williams et al. 1994

BFM y BFM más inulina


In Vivo en humanos
Incremento en el número de bifidobacterias, pero la adición a la leche fermentada no mostró aumento
Bounhnik et al. 1996

Inulina
In Vivo en un estudio trasversal a doble ciego con placebo controlado en humanos
Aumento en el número y en el tamaño de las deposiciones
Den Hond et al. 2000

Inulina y oligofructosa
In Vitro
Aumento significativo de bifidobacterias con disminución en E.coli y Clostridium
Wang & Gibson 1993

Oligofructosa y 41 carbohidratos más, como inulina, trigo, avena, centeno


In Vitro
Mejor crecimiento de oligobacterias con oligofructosa
Hopkins et al 1998

http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03


El Portal de la Salud

Oligofructosa
In Vitro
Crecimiento de bifidobacterias en mejor relación que con inulina
Karppinen et al. 2000

Oligofructosa
In Vitro
Incremento de bifidobacterias
Gibson & Wang 1994

Oligofructosa
In Vitro
Incremento de bifidobacterias y de lactobacilos
Sghir et al. 1998

Abreviaciones: GOS (galacto-oligosaccharides), TOS (transgalactosylated oligosaccharides), BFM (Bifidobacterium sp.


Fermented Milk), FISH (fluorescent in situ hybridisation).

POLIDEXTROSA

Es un polímero de glucosa compacto de uniones aleatorias que contiene pequeñas cantidades de sorbitol y acido cítrico
(Moppett 1991).

Las uniones aleatorias de los polímeros previene la hidrólisis de las enzimas digestivas mamíferas, lo cual hace que sea
un carbohidrato no digerible al igual que la inulina y la oligofructosa, pero con una densidad energética menor ya que
tiene menor tasa de fermentación y por ende de utilización por la microflora intestinal. (Ver esquema # 2)

Las principales propiedades de la polidextrosa no pueden ser comparadas con la de la inulina y la oligofructosa ya que
como se menciona antes esta no es fermentada por las bacterias saprofitas y no tiene el beneficio de aumentar la
colonización bacteriana por parte de microorganismos como los lactobacilos. La polidextrosa se caracteriza por ser un
componente alimentario muy bajo en calorías comportándose como una fibra no dietaría. Que puede ser etiquetado
como producto "light" y "previene las caries" como únicos mensajes alusivos al uso de este componente (Mitchel 1996).

INDUSTRIA COLOMBIANA

Actualmente se encuentran en el mercado nacional algunos productos que utilizan los compuestos anteriormente
descritos; estos son incluidos en fuentes alimentarías como yogures y jugos principalmente, no se han incluido en otras
fuentes por desconocimiento de su utilidad. Es evidente que en el ámbito industrial hay una carencia de profesionales
Nutricionistas incluidos en los concejos científicos interdisciplinarios. Esto es demasiado notorio ya que si se analiza
detenidamente los productos que utilizan los compuestos estudiados en esta revisión hay una gran falencia en la función
que podría llegar a ejercer sobre la nutrición humana. Al igual que en los mensajes de su etiquetado, se aluden
http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03
El Portal de la Salud

propiedades en salud que se ven comprometidos por el proceso industrial o solo con observar el producto. Por ejemplo
la polidextrosa está siendo utilizada como un producto "vital" según la empresa que lo fabrica, donde se alude que el
producto tiene fibra y como se pudo establecer detalladamente la polidextrosa solo cumpliría la función de una fuente de
fibra no dietaría ósea no soluble que no tiene ningún efecto relevante en la salud humana, además las cantidades que
aporta la porción comercial de este producto no cubren siquiera el 10% de la recomendación diaria de fibra. Además de lo
anterior se ve una clara falencia por parte de la industria en el rotulado nutricional de los productos en donde se observa
que la inclusión de fibras solubles no se tiene en cuenta como aporte energético dentro del producto discriminando no
una gran cantidad de energía, pero si un aporte que debe tenerse en cuenta dentro de las prescripciones dietarías de la
población.

CONCLUSIÓN

La utilización de carbohidratos de baja digestibilidad es un área importante que la industria Colombiana debe comenzar
a investigar con el fin de contribuir a la producción de alimentos realmente funcionales, no solo entendiendo desde el
punto de vista químico y de transformación del alimento, competencia en la cual hay una amplia oferta de profesionales
bien preparados que responden a dicha necesidad, también es necesario contar con profesionales que entiendan el
proceso completo de la Nutrición humana, que es quizá otro punto importante de la cadena de la manufactura de
alimentos funcionales. Teniendo en cuenta el objeto del estudio de la nutrición humana y la naturaleza de los alimentos,
es claro que un campo en cual los nutricionista están poco presentes es el campo de la industria de alimentos teniendo
presenta la definición inicial que se mostró acerca de alimentos funcionales, ya que si de nutracéuticos se habla los
nutricionistas que se convierten en visitadores médicos es desde hace mucho tiempo un área de ejercicio laboral.

BIBLIOGRAFÍA

1. Diplock AT, Aggett PJ, Ashwell M, Bornet F, Fern EB & Roberfroid MB (1999) Scientific concepts of functional foods in
europe: consensus document. British Journal of Nutrition 81, suppl 1, S1-S28.

2. Codex Alimentarius (1991) Codex General Guidelines on Claims,nCAC/GL 1 Revision 1.

3. De Bruyn A, Álvarez AP, Sandra P & De Leenheer L (1992) Isolation and identification of O-b-D fructofuranosyl-(2-1)-O-
b-D-fructosuranosyl-(2-1)-Dfructose, a product of the enzymic hydrolysis of the inulin from Cichorium intybus.
Carbohydrate Research 235, 303-308.

4. Roberfroid MB & Delzenne N (1998) Dietary fructans. Annual Review Nutrition 18, 117

143.

5. Roberfroid MB & Slavin J (2000) Nondigestible oligosaccharides. Critical Review in Food Science and Nutrition 40,
461-480.
http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03
El Portal de la Salud

6. MoshFegh AJ, Friday JE, Goldman JP & Chug Ahuga JK (1999) presence of inulin and oligofructose in the diets of
Americans. Journal of Nutrition 129, suppl 7S, 1407S-1411S.

7. Van Loo J, Coussement P, De Leenheer L, Hoebregs H & SmitsG (1995) On the presence of inulin and oligofructose
as natural ingredients in the Western diet. Critical Reviews in FoodScience and Nutrition 35, 525-552.

8. Molis C, Flourie B, Ouarne F, Gailing MF, Lartigue S & Guibert A, et al. (1996) Digestion, excretion, and energy value
of fructooligosaccharides in healthy humans. American Journal of Clinical Nutrition 64, 324-328.

9. Ellega¨rd L, Andersson H & Bosaeus I (1997) Inulin and oligofructose do not influence the absorption of cholesterol,
and the excretion of cholesterol, Fe, Ca, Mg and bile acids but increases energy excretion in man. A blinded controlled
cross-over study in ileostomy subjects. European Journal of Clinical Nutrition 51, 1-5.

10. Knudsen KEB & Hessov I (1995) Recovery of inulin from Jerusalem artichoke (Helianthus tuberosus l.) in the small
intestine of man. British Journal of Nutrition 74, 101-113.

11. Roland N, Nugon-Baudon L, Andrieux C & Szylit O (1995) Comparative study of the fermentative characteristics of
inulin and different types of fibre in rats inoculated with a human whole faecal flora. British Journal of Nutrition 74, 239-
249.

12. Food and Agriculture Organization of the United Nations (1998) Carbohydrates in human nutrition. Report of a joint
FAO/WHO expert consultation. No. 99. Rome: FAO.

13. Gibson GR & Wang X (1994) Enrichment of bifidobacteria from human gut contents by oligofructose using
continuous culture. FEMS Microbiology Letters 118, 121-128.

14. Murphy Olive. Non-polyol lowdigestible carbohydrates: food applications and functional benefits. British Journal of
Nutrition (2001), 85, Suppl. 1, S47±S53

15. Mitchel HL (1996) The role of the bulking agent polydextrose in fat replacement. In Handbook of Fat Replacers, pp.
235±249 [S Roller and SA Jones, editors]. Boca Raton: CRC Press.

http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03


El Portal de la Salud

16. Geoffrey Livesey. Tolerance of lowdigestible carbohydrates: a general view. British Journal of Nutrition (2001), 85,
Suppl. 1, S7±S16

17. S. Kolida, K. Tuohy and G. R. Gibson. Prebiotic effects of inulin and oligofructose. British Journal of Nutrition (2002),
87, Suppl. 2, S193-S197

18. C. Cherbut. Inulin and oligofructose in the dietary fibre concept. British Journal of Nutrition (2002), 87, Suppl. 2, S159-
S162

19. Marcel B. Roberfroid. Functional foods: concepts and application to inulin and oligofructose. British Journal of
Nutrition (2002), 87, Suppl. 2, S139-S143

20. Barry V. McCleary. Dietary fibre analysis. Proceedings of the Nutrition Society (2003), 62, 3-9

AUTOR

Benjamín Ramírez Forero

http://www.elportaldelasalud.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 January, 2011, 20:03