Вы находитесь на странице: 1из 2

EDUCACION PLURINACIONAL

El Proceso actual que vive el país demanda una educación a la altura y


dignidad de los bolivianos y bolivianas que irrumpieron con una historia
homogeneizante y excluyente, esta educación debe constituirse como el
mecanismo de implementación del Estado Plurinacional y generar una
revolución cultural, social y económica para constituir ciudadanos e
instituciones que sustenten y sostengan la consolidación de este proceso
histórico.

La educación es un derecho humano por lo tanto es una obligación la


constitución de una educación coherente con la vivencia del país. Es un
derecho de bolivianos y bolivianas a ser sujetos constructores de la Bolivia
única y diversa, incluyente y dignificante, ecológica y cosmológica, local y
global.

La educación boliviana, hoy en día, esta desafiada a constituir el Estado


Plurinacional y en este sentido se debe pensar y actuar desde políticas y
estrategias de una Educación Plurinacional, es decir una praxis educativa que
acompañe el ritmo, diversidad y pluralismo del cambio cultural, social y
económico. Esta educación plurinacional implica superar los imaginarios y
prácticas de la educación boliviana tradicional donde la educación solo es rol
del docente, es proceso de enseñanza – aprendizaje, la escuela sinónimo de
educación, o que la educación es únicamente tarea del Ministerio de
Educación. Pero también existe otro extremo, el pensar y actuar desde una
concepción de la educación como tarea de todos y actuar desde el marco de
un slogan traduciendo a una educación desformalizada carente de procesos
serios y metas de incidencia histórica, este extremo dilataría la exigencia
histórica de estos tiempos y como consecuencia se minimizaría y dispersaría
la acción educativa.

La educación plurinacional en su marco estratégico de acción y configuración


del Estado Plurinacional, debe fortalecer su visión transformadora y profundizar
procesos de incidencia cultural, social y económica. En éste contexto de
desafíos se plantea la propuesta del Modelo de Educación Productiva
Comunitaria que se centra en la resolución de un problema histórico de la
educación boliviana y una deuda social reiteradamente postergada, como es la
relación entre economía y sociedad. Una de las formas de responder a este
desafío fueron los modelos de educación – producción, que en la práctica fue
más educación que producción desde argumentos teóricos de la producción y
sistemas escolarizados, ajenos a las dinámicas económicas y productivas de
los contextos de los “estudiantes”, en su mayoría diversidad de sujetos
vinculados a modos de producción.

La educación productiva comunitaria teje entramados, entendiendo que la


educación no solo es concreción de la dinámica social en relación con la
economía, sino la praxis contextualizada de lo productivo desde el ámbito
sociocultural y económico fundamentalmente.

La educación productiva comunitaria se constituye desde cuatro pilares que


implican la construcción del Estado Plurinacional, se concreta a través de
procesos productivo educativos pertinentes, construyendo Comunidades
Productivas que incidan en la transformación sociocultural económica de los
espacios locales, gobernacionales y plurinacional, vinculando región, territorio
y territorialidad.