Вы находитесь на странице: 1из 8

www.todolex.

cl

Derecho Procesal III


Profesor Manuel Cortés Jarpa

LA COSA JUZGADA EN EL JUICIO EJECUTIVO, EN LOS INTERDICTOS O


JUICIOS POSESORIOS SUMARIOS, EN LOS JUICIOS DE
ALIMENTOS, Y, EN LOS ACTOS JUDICIALES NO CONTENCIOSOS.

A.- La cosa juzgada en el Juicio ejecutivo.

1.- Antecedentes.

Artículos 175, 176, 177, CPC.

2.- Motivación

A modo de motivación, mencionaremos el pensamiento de


Profesor Hugo Pereira Anabalón al respecto.

“Que, conforme al art. 478, inc. 1º, CPC, la sentencia recaída en el


juicio ejecutivo produce cosa juzgada en el juicio ordinario, tanto
respecto del ejecutante como del ejecutado”.

“Que, el mismo efecto debe atribuirse al mandamiento de


ejecución cuando el ejecutado no hizo oposición legal a dicha
resolución en el plazo respectivo”.

“Sin embargo, agrega, surge la interrogante de si la autoridad de


cosa juzgada de tales fallos es idéntica a la autoridad de cosa juzgada
de la sentencia firme pronunciada en el juicio ordinario, basado en que
en éste el demandado no tiene las limitaciones que tiene en el juicio
ejecutivo, encuadrado sólo en las excepciones del art. 464, CPC”.

“Así, dice, podría surgir la hipótesis de que la sentencia recaída en


el juicio ejecutivo sólo hace cosa juzgada en relación con las
excepciones que el ejecutado invocó o pudo invocar. Por la inversa,
que no hace cosa juzgada respecto de aquella que no estuvo en la
posibilidad de alegar”.

3.- Concepto general.

Nosotros, cuando pasamos esta materia, resaltamos, al respecto,


que el legislador para evitar toda duda, señaló expresamente, en el art.
478, inc. 1º, CPC, tal característica, tal principio básico; vale decir, que
www.todolex.cl

la sentencia recaída en el juicio ejecutivo produce cosa juzgada en el


juicio ordinario.

En resumen, debemos tener claro que la cosa juzgada en el


procedimiento ejecutivo presenta dos aspectos de interés o encierra
dos principios o reglas generales con sus correspondientes
excepciones:

Primero, que conforme al art. 477, CPC, la sentencia dictada en el


juicio ejecutivo produce cosa juzgada respecto de cualquiera otro juicio
ejecutivo. Excepción a esta regla es la renovación de la acción
ejecutiva.

Segundo, que conforme al art. 478, CPC, la sentencia dictada en


un juicio ejecutivo, produce cosa juzgada con relación a un juicio
ordinario. Excepción a esta regla es la reserva de acciones y
excepciones que puede solicitar tanto el ejecutante como el ejecutado y
ambos en una oportunidad común.

4.- La renovación de la acción ejecutiva.

Principio o regla: La sentencia pronunciada en un juicio ejecutivo


produce cosa juzgada respecto de otro juicio ejecutivo.

Esto significa, v.gr., que acogida o rechazada que sea una


excepción, no podrá volver a repetirse un nuevo procedimiento entre las
mismas partes, con el mismo objeto y con igual causa.

No obstante, puede ocurrir la situación de que, pese a ser acogida


una excepción, perviva la posibilidad de volver a demandar
ejecutivamente. Cuando ello ocurre hablamos de renovación de la
acción ejecutiva.

Esta circunstancia, verdaderamente excepcional, no procede en


cualquier caso sino sólo en aquellos explícitamente indicados por el
legislador.

Al efecto, veamos el art. 477, CPC, que nos habla sólo de cuatro
circunstancias. Dice que la acción ejecutiva rechazada por
incompetencia del tribunal, incapacidad, ineptitud del libelo o falta de
www.todolex.cl

oportunidad en la ejecución, podrá renovarse con arreglo a los


preceptos de este Título (Juicio Ejecutivo).

El legislador, en pocas palabras, otorga la posibilidad de que el


ejecutante pueda intentar nuevamente una ejecución, antes fracasada,
cuando ella lo fue a consecuencia sólo del incumplimiento de
determinados requisitos formales que, en caso alguno, afectan el fondo
de la acción ejecutiva hecha valer.

Subsanado el vicio formal, el ejecutante puede reiniciar el


procedimiento. Así, si se acogen las excepciones que señala el art.
477, CPC, el actor puede corregir el defecto, presentando (en el primer
caso) la nueva demanda al tribunal competente, supliendo (en el
segundo caso) la incapacidad, redactando (en el tercer caso) un libelo
apto, y, esperando (en el cuarto caso) que se cumpla el plazo o la
condición que obstaban a la exigibilidad de la ejecución.

Finalmente, dos acotaciones:

La primera, se refiere a la excepción de falta de oportunidad en la


ejecución. En un principio se interpretó restrictivamente, limitándola al
tiempo en que se hubiera deducido la demanda. Posteriormente, que
ella se refiere no sólo al tiempo, sino que también a las demás
condiciones o requisitos externos que debe reunir el título para tener
mérito ejecutivo.

La segunda, muy importante, es destacar que la renovación de la


acción ejecutiva opera por el solo ministerio de la ley, sin necesidad de
reserva que puedan pedir las partes y decretar el tribunal. ¡Situación
muy distinta a la reserva de acciones y excepciones!.

5.- La reserva de acciones y excepciones.

Principio o regla: La sentencia dictada en un juicio ejecutivo


produce cosa juzgada respecto de un juicio ordinario posterior.

No obstante, esta situación no acontece cuando el tribunal ha


otorgado la reserva de las acciones o de las excepciones.

La reserva de acciones y excepciones puede ser solicitada, dentro


del juicio ejecutivo, por el ejecutante, por el ejecutado, o por ambos en
un término común. En otras palabras, ambos tienen dos oportunidades
para pedirla.

a. Reserva de acciones:
www.todolex.cl

Oportunidad exclusiva del ejecutante. El art. 467, CPC, se


refiere a ella:

Podemos advertir que esta reserva de acciones es un


desistimiento especial de la demanda. Razones:

1) Es un derecho que sólo puede hacerse valer dentro del plazo


de cuatro días que el actor tiene para presentar su escrito de
responde a las excepciones opuestas por el ejecutado. (El
desistimiento normal – del art. 148 y ss, CPC – puede hacerse
valer en cualquier estado del juicio).
2) Este desistimiento deja a salvo, para interponerse en un juicio
ordinario posterior, la acción respecto de la cual se hubiera
ejercido la reserva. (El desistimiento normal no deja a salvo
acción alguna. Extingue todas las acciones que se hubieran
hecho valer).
3) A esta reserva de acciones del ejecutante debe dársele lugar
de plano por el tribunal. (El desistimiento del art. 148 y ss, del
CPC, se tramita conforme a las normas del procedimiento
incidental):

Por último, es necesario resaltar que el ejecutante no tiene


plazo expreso para hacer valer en juicio ordinario las acciones
respecto de las cuales se hubiera otorgado reserva. No
obstante, existe un plazo tácito cual es el de la prescripción
extintiva.

b. Reserva de excepciones.

Oportunidad exclusiva del ejecutado. El art. 473, CPC, se


refiere a ella:

Se resalta, en especial, que la reserva debe formularse en el


escrito de oposición de excepciones.

Basta mencionar las excepciones que opone, sin indicar los


hechos en que se fundamentan y los medios de prueba de que
intenta valerse para acreditarlas. Así lo ha establecido la
jurisprudencia.

En cuanto al plazo para formular la reserva, debemos


atenernos a lo dispuesto en los arts. 459 y ss, CPC.

Formulada la reserva, el tribunal dictará sentencia de pago o


remate y accederá a ella y a la caución pedidas.
www.todolex.cl

En relación a lo dispuesto en el art. 474, CPC, destacaremos


lo siguiente:

Primero, que la jurisprudencia ha establecido que el plazo de


15 días se debe contar desde que se notifique al ejecutado el
cúmplase de la sentencia, o desde que hayan transcurrido los
plazos para interponer los recursos en contra de la sentencia de
primera instancia, sin que se hayan hecho valer por las partes. En
otras palabras, se debe contar desde que la sentencia esté firme o
ejecutoriada.

Segundo, que el legislador ha sido bastante más severo con


el ejecutado, puesto que si no presenta demanda dentro de los
quince días, se procederá a ejecutar la sentencia sin previa
caución, o quedará ipso cancelada, si se otorgó.

c. Oportunidad común para la reserva de acciones y excepciones.

Se encuentra establecida en el art. 478, incisos 2º y 3º, CPC.

La reserva debe efectuarse antes de que se dicte sentencia.


La Corte Suprema ha declarado que no procede efectuar la
reserva en la segunda instancia. ¡Sólo en la primera instancia!
Fundamento: La Corte de Apelaciones estaría fallando un asunto
en única instancia, en circunstancias que ésta situación no se
encuentra en los casos que la ley señala actuar de esta manera.
(Art. 63, COT).

Si la reserva no se refiere a la existencia misma de la


obligación, el tribunal deberá acceder siempre a ella.

Contrariamente, si la reserva se refiere a la existencia misma


de la obligación ejecutiva, es necesario que existan motivos
justificados, los que serán calificados por el tribunal.

B.- La cosa juzgada en los interdictos o juicios posesorios sumarios.

1. Concepto.

En los interdictos se presenta una situación semejante a la reserva


de derechos del juicio ejecutivo.

No obstante, ocurre una diferencia fundamental: en el juicio


ejecutivo se requiere de petición de parte y de una resolución del
tribunal. En los interdictos la reserva de la acción ordinaria opera de
pleno derecho, por el solo ministerio de la ley. En otras palabras, no
requiere de petición de parte ni de declaración judicial alguna.
www.todolex.cl

En el caso de los interdictos, podemos decir, como regla general,


que la sentencia que en ellos recae deja a salvo a los que resulten
condenados el ejercicio de la acción ordinaria que corresponda con
arreglo a derecho, sin contar las excepciones legales. (Art. 563, CPC).

En los números que siguen, veremos resumidamente el caso


particular de cada uno de tales interdictos.

2.- Querella de amparo, querella de restitución, y querella de


restablecimiento.

Al respecto, se aplican los arts. 563 y 564, CPC. Ello significa,


que se aplica la regla general antes dicha y, en el caso particular de la
querella de restablecimiento, que deja a salvo a las partes no sólo el
ejercicio de la acción ordinaria sino también el de las acciones
posesorias que le correspondan.

El caso del art. 564, CPC, se trata de una doble reserva de


derechos. Así, para ejercitar la acción posesoria que le competa, podrá,
por ejemplo, interponer una querella posesoria de restitución, y, para
poder ejercitar la acción ordinaria que, conforme a derecho le
corresponda, podrá interponer, por ejemplo, una acción reivindicatoria.

3.- Denuncia de obra nueva.

En conformidad a los arts. 569, inciso 2º, y 570, CPC podemos


establecer:

Primero, que se aplica desde luego la regla general ya enunciada.

Segundo, que si el vencido es el denunciante, siempre podrá


ejercer, por la vía ordinaria, la acción tendiente a obtener la demolición
de la obra ejecutada por el denunciado.

Tercero, que si el vencido es el denunciado, siempre podrá


también ejercer, por la vía ordinaria, la acción tendiente a obtener que
se declare su derecho de continuar la obra.

4.- Denuncia de obra ruinosa.

En este caso, consecuente con lo establecido en el art. 576, CPC,


podemos anotar dos conclusiones:
www.todolex.cl

Primera, si se da lugar al interdicto, no se entenderá reservado el


derecho de ejercer en vía ordinaria ninguna acción que tienda a dejar
sin efecto lo resuelto.

Segunda, a contrario sensu, la sentencia que rechace la denuncia


de obra ruinosa, deja a salvo a la parte vencida el derecho de ejercer en
vía ordinaria la acción que crea conveniente.

5.- Interdictos especiales.

Finalmente, en este caso, debe aplicarse el art. 581, CPC.

C.- La cosa juzgada en el juicio de alimentos.

El artículo 2º, inciso 2º, de la ley 14.908, sobre abandono de familia y


pago de pensiones alimenticias, modificada por la ley 19.741, de 5 de julio de
2001, señala que “será competente para conocer de las demandas de
aumento, rebaja o cese de la pensión alimenticia el mismo juez que decretó
la pensión”.

Estudiamos, que la resolución que fija una pensión alimenticia, aunque


se encuentre ejecutoriada, no produce el efecto estricto de cosa juzgada.

Dijimos que, en doctrina, se habla de cosa juzgada sustancial


provisional.

En resumen, destacamos que se puede volver a litigar sobre el mismo


asunto, sea pidiendo aumento, rebaja, o cese de la obligación alimenticia.

Finalmente, resaltamos, en su oportunidad, que tal hecho constituía una


característica importante de estos juicios.

D.- La cosa juzgada en los actos judiciales no contenciosos.

Debemos recordar, en primer lugar, que es la propia ley la que, en su


artículo 826, CPC, califica de sentencia definitiva a la resolución que se dicta
en un asunto judicial no contencioso.

Por otra parte, el artículo 821, CPC, nos dice que “pueden los
tribunales, variando las circunstancias, y a solicitud del interesado, revocar o
modificar las resoluciones negativas que hayan dictado, sin sujeción a los
términos y formas establecidos para los asuntos contenciosos”. “Podrán
también en igual caso revocar o modificar las resoluciones afirmativas, con
tal que esté aún pendiente su ejecución”.

En síntesis, podemos destacar que, parte de la doctrina, basada


precisamente en el artículo 821, CPC, antes citado, sostiene que en las
www.todolex.cl

resoluciones que recaen en los actos judiciales no contenciosos está


presente lo que se denomina cosa juzgada sustancial provisional, similar a la
que se presenta en los juicios de alimentos.