Вы находитесь на странице: 1из 71

ASOCIACIÓN DE GUÍAS Y SCOUTS DE CHILE

DIRECCIÓN DE METODOS EDUCATIVOS

MARCO CONCEPTUAL DEL MÉTODO GUÍA Y SCOUT


DE LA ASOCIACIÓN DE GUÍAS Y SCOUTS DE CHILE

“La metodología scout es una educación


que empieza del interior y no de una
instrucción de afuera. Consiste en proponer
a los jóvenes actividades llenas de
atracciones para ellos y que les darán al
mismo tiempo una educación moral,
mental y física seria.” B-P
Presentación

Septiembre, 2010

Estimadas Guiadoras y Dirigentes del país;

Este Marco Conceptual del Método de la Asociación de Guías y Scout de Chile, ha sido creado
como parte del proceso de actualización del programa de jóvenes, y sirve como marco regulador
para los manuales de método de cada una de las ramas, además reemplaza a todos los
documentos y fichas técnicas existentes en referencia al método de TODAS LAS RAMAS que fueron
editadas anteriormente.
Marco Conceptual

Este marco conceptual contiene una explicación de los elementos del Método y entrega
orientaciones para su adecuada comprensión y aplicación concreta en los manuales de rama.

Sabemos que este documento es esperado con ansias, por lo que esperamos sea bien acogido
por parte de ustedes. Consideramos que constituye un valioso aporte para que puedan
desempeñar su labor educativa, es decir, favorecer el desarrollo integral de los jóvenes.

Agradezco el arduo trabajo desarrollado por la Comisión Nacional de Educación y


principalmente por las Comisiones de Rama, ya que sin su compromiso y dedicación este
documento no habría sido posible.

Los invitamos a leer este marco conceptual y a comentarlo con otras guiadoras y dirigentes para
que, en conjunto, podamos mejorar cada día la calidad de nuestro trabajo con las niñas, niños y
jóvenes.

Un abrazo fraterno, en la hermandad Guía Scout;

Hugo Rogel Valderrama


Director de Métodos Educativos

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

2
CONCEPTOS BÁSICOS
Misión, propósito, sistema de valores,
Método y clima educativo

La propuesta educativa del Movimiento Guía - Scout se basa y sistematiza en su Método,


entendido este como el sistema de educación progresivo que estimula el desarrollo del
aprendizaje de niñas, niños y jóvenes por medio de actividades y acciones educativas propias
del Movimiento Guía-Scout en las que se materializa su propósito y principios por medio de la
Misión concebida por su fundador.

La Misión del Movimiento es contribuir, a través de un sistema de valores basados en la Ley y la


Marco Conceptual

Promesa, a la educación de niñas, niños y jóvenes para ser participes de la construcción de un


mundo mejor y forjadores permanentes de la paz.

Para lograr dicha misión el Escultismo aplica un


sistema de educación progresiva, complementario de
la familia y de la escuela, que se desarrolla a partir de
la interacción de varios elementos los que se vierten
en el desarrollo y vivencia de diversas actividades, las
que se realizan de acuerdo al método educativo guía-
scout, que procuran convertir al joven y a la joven en
el principal agente de su desarrollo, de manera que
llegue a ser una persona autónoma, solidaria,
responsable y comprometida.

De manera general, los elementos que se congregan


para dar cuerpo al Método Guía – Scout son:

 La educación en valores expresados en una promesa y una ley a los que se adhiere
voluntariamente.

 La pertenencia a pequeños grupos (la patrulla o el equipo), que con la asistencia y


acompañamiento responsable de adultos, fomentan en niñas, niños y jóvenes el
descubrimiento y la aceptación progresiva de responsabilidades, la formación de la
autonomía en la toma de decisiones tendientes al desarrollo del carácter, la adquisición
de habilidades y competencias, la independencia y confianza en sí mismo, el sentido de
servicio y, la aptitud de cooperar y conducir. El accionar de todos los componentes
anteriores brinda a los niños, niñas y jóvenes un fuerte sentido de pertenencia e
identidad en el grupo pequeño, denominado sistema de equipos.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

3
 La educación activa a través del aprendizaje por la acción, el aprender por
descubrimiento a través del juego y un fuerte componente de aprendizaje por medio del
servicio.

 Un programa que contribuye al desarrollo progresivo del aprendizaje de niños, niñas y


jóvenes, que por definición es atrayente y estimulante, basado en sus necesidades e
intereses, compuestos por un marco simbólico sugerente y un sistema de objetivos
progresivo y de actividades educativas variadas, incluyendo juegos, habilidades útiles y
servicios a la comunidad, que ocurren en gran parte al aire libre en contacto con la
naturaleza.

Estos elementos constituyen un todo integrado y describen constantes pedagógicas que se


aplican a través de las diferentes edades, adaptándolos a las características de los niños, niñas y
jóvenes.
Marco Conceptual

En la década de 1990 la Organización Mundial del Movimiento Scout realiza una revisión de sus
Fundamentos previo a la Conferencia Scout Mundial que se realiza en Durban, Sudáfrica. Como
resultado de dicho encuentro mundial se define la Misión del Movimiento Scout y se editan una
serie de publicaciones que explicitan y explican el Método Guía - Scout.

Misión

La Conferencia Mundial Scout, organismo máximo de


la Organización Mundial del Movimiento Scout
(OMMS), reunida el año 1999 en Durban, Sudáfrica,
definió lo que debe entenderse por Misión del
Movimiento Scout. En dicho concepto, coincidente
con documentos de igual naturaleza publicados por
la Asociación Mundial de las Guías y Guías Scouts
(AMGGS), es posible distinguir 3 aspectos: el
propósito, los valores y el Método.

Propósito

Según las Declaraciones de Misión antes indicadas, el propósito del Movimiento consiste en
contribuir a la educación de las niñas, niños y jóvenes para que participen en la construcción de
un mundo mejor, donde las personas se desarrollen plenamente y jueguen un papel activo en la
sociedad.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

4
 Definiciones Básicas

De su propósito emergen algunas definiciones básicas del Movimiento:

a. Las niñas, niños y jóvenes son el centro de su acción, a los que anima a insertarse
activamente en el mundo;

b. Se interesa por el desarrollo integral de su persona; y

c. En esta tarea proclama su carácter contribuyente respecto de otros agentes


educativos, con los que no compite y a los que no excluye, fundamentalmente la
familia, la escuela, las iglesias y otras organizaciones que se han propuesto el apoyo
al desarrollo de las niñas, niños y jóvenes.
Marco Conceptual

Sistema de Valores

Para lograr ese propósito, el Movimiento invita a las niñas, niños y jóvenes a adherir a un
sistema de valores basado en principios espirituales, sociales y personales, que se expresan en la
Ley y la Promesa.

 Los valores contenidos en la Ley

La Ley, con igual texto para guías y scouts, propone a


las niñas, niños y jóvenes ser dignos de confianza,
leales, serviciales, abiertos a todos sin distinción
alguna, amables, protectores de la vida y la naturaleza,
amantes de la excelencia, alegres, respetuosos del
trabajo humano y coherente en sus pensamientos,
palabras y acciones.

 Un compromiso voluntario

La Promesa, que niñas, niños y jóvenes formulan y renuevan en diferentes momentos


de su crecimiento con independencia de su progresión, es un compromiso voluntario
que asumen para convertir esos valores en parte integrante de sus vidas. La Promesa
completa los valores contenidos en la Ley, destacando la búsqueda de Dios, el servicio al
propio país y el trabajo por la paz.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

5
Valores para la vida

Este sistema de valores así construido es un conjunto de convicciones relevantes que se


refieren al deber ser, y que son propuestos a las niñas, niños y jóvenes para que las
integren en su proyecto de vida. Si bien la mayoría de estas convicciones no son
originales del Movimiento, ellas penetran toda la educación de guías y scouts y tienen
sus raíces en la visión del hombre, la sociedad y el mundo trasmitida por el propio Robert
Baden-Powell.

 Perfil de egreso

En muchas asociaciones este sistema de valores ha dado origen a un perfil de egreso que
se incorpora al proyecto educativo ordenado en grupos afines tales como valores
personales, sociales y espirituales. Este perfil es un ordenamiento conceptual, dirigido
Marco Conceptual

más bien al joven adulto que egresa del Movimiento, y que pretende recordarle que no
obstante su personalidad irrepetible, estará siempre animado por un mismo espíritu, el
mismo que en su vida adulta lo vinculará a todos los seres humanos que alguna vez
asumieron su Promesa Guía o Scout.

El Método Guía/Scout

Concluye la Misión señalando que el propósito del Movimiento se cumple aplicando el Método
Guía/Scout, que convierte al joven en el principal agente de su desarrollo.

El Método Guía/Scout se define como un sistema de autoeducación progresiva y participativa,


complementario de otros agentes educativos, que se funda en la interacción de diversos
componentes articulados entre sí - varios provenientes de los valores del Movimiento-, y que
pretende que niñas, niños y jóvenes se conviertan en el principal agente de su desarrollo,
llegando a ser una persona autónoma, solidaria, responsable y comprometida.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

6
 Los componentes del Método

El Método guía - scout es una trama colorida y armónica, que convoca componentes
educativos de distinta naturaleza que operan como un todo articulado. Dependiendo del
punto de vista desde el cual se analice el Método, se pueden identificar distintos
componentes, considerándose para la Asociación de Guías y Scout de Chile los siguientes
como los más relevantes:

1. Adhesión a la Ley y la Promesa


2. Programa de Jóvenes
3. Aprendizaje por la Acción
4. Sistema de Equipo
5. Rol del Adulto
6. Marco Simbólico
Marco Conceptual

 Componentes articulados entre sí

A menudo se suele poner un énfasis excesivo en la determinación de estos componentes


y en una cierta disección de cada uno sin referencia a los otros. Esta manera de
aproximarse al Método guía-scout puede resultar incompleta si al mismo tiempo no se
da cuenta de la manera en que ellos se encadenan entre sí, permitiendo comprender el
comportamiento global que deben tener al momento de su aplicación.

La aplicación parcial de uno o varios de estos componentes produce resultados


educativos que no son despreciables, pero la plena eficacia del Método guía-scout sólo
se logra mediante la aplicación articulada de todos ellos. La articulación y equilibrio
entre sus componentes es lo que confiere al Método su carácter propio.

Si en la interpretación de una sinfonía faltan algunos instrumentos y otros desafinan o


aumentan su intensidad, el conjunto deja de sonar acorde y colorido.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

7
El Clima Educativo

La interacción de todo lo que ocurre en una Unidad Guía o Scout como resultado de la
aplicación articulada del Método, produce un clima educativo.

El clima educativo es un contexto grupal que genera y promueve estímulos continuos que
facilitan la actividad educativa. Estos estímulos provienen de las actividades, de los procesos, de
los estilos y de los actores involucrados. En un clima educativo las posibilidades se amplían al
máximo y las constricciones se minimizan, generando una especie de educabilidad inevitable,
que desarrolla en las niñas, niños y jóvenes su capacidad de cambiar y adquirir nuevas
conductas.

Clima Educativo, vivencia de valores y aprendizaje


Marco Conceptual

La particularidad que aporta el clima educativo consiste en que las niñas, niños y jóvenes
aprenden y forman sus valores siendo parte de un proceso que efectivamente está ocurriendo y
que los tiene a ellos como protagonistas.

Inmersos en esa atmósfera, las niñas, niños y


jóvenes viven los valores y aprenden. El
conocimiento y la conciencia se amplían sin siquiera
proponérselo; es mucho más que una adhesión
intelectual o afectiva, es un estilo de vida que se
incorpora.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

8
Clima educativo y atractivo para las niñas, niños y jóvenes

El clima educativo no sólo facilita el aprendizaje,


desarrolla la conciencia moral y promueve la
formación de una escala personal de valores,
sino que también es importante desde la mirada
de las niñas, niños y jóvenes: en un clima de este
tipo ellos y ellas se sienten a gusto, y perciben
que están situados en un espacio diferente del
cual vale la pena ser parte, lo que desarrolla
identificaciones poderosas que permanecerán
hasta la vida adulta.
Marco Conceptual

De ahí que el clima educativo sea uno de los aportes más valiosos del Método a la educación de
las niñas, niños y jóvenes y a la educación en general.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

9
1. LEY Y PROMESA

Introducción
Lo que hace verdaderamente original al Movimiento Guía y Scout, es la adhesión a un código
de honor que lo reconocemos como la Ley, la adhesión libre a este código se traduce en asumir
un estilo de vida que sea acorde con éste y que es sellado de una manera formal en la llamada
promesa guía o scout; que es la síntesis generadora del estilo de vida que promueve el
Movimiento Guía y Scout y que al mismo tiempo lo define. Por esto Baden Powell afirma que
Marco Conceptual

“la ley scout es la base sobre la que se asienta la totalidad de la formación scout”, (Aids. wb
33).

La Ley tiene en su formulación la propuesta positiva


de una manera de asumir la vida, saca de la
opresión del no hacer ésta o tal cosa, para
situarnos en el horizonte de lo que es deseable, del
proyecto de lo que debemos ser y en este sentido
hace que se pueda enfrentar la vida como un
constante desafío, el desafío de hacer lo mejor para
los otros.

En esta perspectiva es que podemos reconocer en


esta ley un código común que nos viene a constituir
en una hermandad que apuesta a futuro, “la ley
scout está diseñada como una guía para nuestros
actos, más que una represión de nuestras faltas”,
cfr. Aids. WB, 22 y LVL. 279.

La Ley propone, y no prohíbe, de esta manera deja en claro que cada uno de los artículos de la
ley no son un fin en sí mismos, sino que son el medio para que el niño, niña y joven construya su
identidad en base a un marco valórico y de esta manera pueda proyectar su aporte individual
para la construcción de la sociedad.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

10
Toda sociedad humana tiene una conciencia colectiva que se manifiesta en su cultura y que
surge del hecho de estar juntos, actuando y desarrollando acciones en común. Esta cultura se
expresa claramente en la forma en que el grupo piensa, actúa y siente, transmitiéndose de
generación en generación.

Su cultura es la que confiere a toda sociedad las características que la hacen distintiva y
diferente a las demás. Existe una cultura en lo simbólico, material y moral y las guías y scouts
aspiramos a influir sobre esa cultura. Nuestro Movimiento, tiene una conciencia colectiva, la
que propone a través de un conjunto de modelos de comportamiento, que son susceptibles de
ser adoptados por toda persona y aplicables a cada acción de su vida. Esos modelos de
comportamientos están expresados en la Ley y en la Promesa.

La Ley como un paso a la libertad

Lo propio de la Ley guía y scout se encuentra en una adhesión interior libre y voluntaria a ella,
el código de honor, tiene como finalidad el disponernos a vivir un ideal, en el proponer actitudes
Marco Conceptual

frente a la vida. La Ley es un criterio objetivo de opción que en la libertad personal nos hace
capaces de entrar en comunión con otros, en una comunidad viva y estimulante.

La Ley tiende a modelar un tipo de hombre y mujer en constante crecimiento y siempre abierto
al futuro, nos entrega categorías que ayudan a reconocer nuestras fortalezas y debilidades,
potenciando las primeras y superando las segundas.

Educar en Valores

Educar en valores significa propiciar espacios de aprendizaje para que el niño, niña y joven sea
capaz de elaborar de forma racional y autónoma los principios de valor, principios que le van a
permitir enfrentarse críticamente a la realidad. Además, deberá aproximarles a conductas y
hábitos (virtudes) coherentes con los principios y normas que hayan hecho suyos, de forma que
las relaciones con los demás estén orientadas por valores como los expresados en nuestra
propuesta educativa.

Así, los valores implícitos en la ley, posibilitan este


ejercicio de libertad, puesto que se hacen
contingentes de modo gradual y progresivo, en la
experiencia que niñas, niños y jóvenes tienen de la
realidad.

Si bien es cierto, los valores están presentes siempre y


en cada uno de nosotros, el desarrollo integral que
persigue el Movimiento obliga al logro de una
conciencia respecto de su importancia. De este modo,
no es factible suponer que por el sólo hecho de
participar en las actividades de una determinada unidad, se está contribuyendo al desarrollo de
personas guiadas por preceptos valóricos y con sentido crítico.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

11
La dimensión social de los valores puede generar los espacios para la consolidación deseada de
este modelo, pero también puede distorsionar su visión y propender al disvalor (esconder una
mala acción v/s lealtad con la amistad). Si tendemos a una influencia positiva del entorno, de los
adultos y de los pares y a una práctica acorde con nuestra propuesta, es imprescindible que se
intencionen acciones que faciliten la reflexión permanente de las niñas, niños y jóvenes,
respecto de nuestra propuesta valórica.
Marco Conceptual

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

12
Reconocimiento de los Valores
Más allá de las diferencias en los enunciados de la ley para las distintas ramas, los conceptos, no
obstante estar presentes, deben ser explicitados, definidos y, adicionalmente, ejemplificados.
Para un acercamiento personal y significativo a los valores, es importante identificarlos en
conjunto con niñas, niños y jóvenes.

En este proceso, es necesario tener claridad respecto de lo que cada palabra significa,
complementando la pertinente definición académica, con las percepciones individuales y con la
construcción colectiva de significados. La experiencia de los valores es reconocible, tanto en sus
manifestaciones concretas, como a partir de ejemplos específicos e innegablemente a partir del
testimonio del adulto.

Adhesión a los Valores


Marco Conceptual

Si bien los valores son asumidos por niñas niños y jóvenes como factores que influyen en
su toma de decisiones, volviéndose gradualmente, en los factores que las determinan, es
importante tener en cuenta la influencia del medio y especialmente de los adultos,
siendo misión de estos últimos estimular este proceso, tanto en su actuar como
propiciando el Clima Educativo.

Es en la práctica y en los distintos planos de socialización, en donde tienen la


oportunidad de expresar opiniones, disentir, adherir o plantear alternativas, desde la
interpretación que sienten propia, a partir del modelo que se les propone. En el nivel
que les corresponde por desarrollo, estas expresiones se vuelven más complejas,
abarcando desde los planos más cotidianos a los más públicos y desde aspiraciones más
sencillas hacia compromisos concientes y de carácter global.

Organización de los Valores

En el ejercicio mismo de lo cotidiano, cada niña, niño o joven, determinará, en diferentes


momentos de su vida, aquellos valores que le son rectores, dando forma a su propia
estructura valórica y, a su vez, aprendiendo a manifestarlos adecuadamente en las
distintas situaciones.

La construcción de jerarquizaciones y priorizaciones no relativiza los valores, sino que


promueve la tolerancia y la flexibilidad de los individuos formados al interior del
Movimiento, en la convicción de que nuestra enseñanza propende, inevitablemente, a
la consolidación de espíritus libres para optar por el bien (bienestar social, bien común…)
y suficientemente empoderados de esa libertad como para hacerlo.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

13
Autoevaluación de la Vivencia de los Valores

Desde el reconocimiento de los errores hasta la autocrítica y la reflexión, la tabulación


del ejercicio valórico será siempre, parte del fuero interno de cada niña, niño o joven y
sólo le corresponderá a él, hacer ponderaciones y/o juicios respecto de sus actos. Esto se
vuelve imprescindible a la luz de nuestro propósito, toda vez que buscamos individuos
que sean capaces de crecer en y para la sociedad y que responsablemente, promuevan
con acciones, la propuesta valórica del Movimiento. Así, en la evaluación personal, este
crecimiento irá reconociendo las evidencias del propio progreso (desarrollo). Los
dirigentes y guiadoras son los primeros llamados a propiciar espacios individuales y
colectivos para que este mecanismo entre en acción, ofreciendo apoyo y entregando
información útil, pertinente (oportuna) y constructiva para que niñas, niños y jóvenes
trabajen sobre sí mismos.

Características de la Ley
Marco Conceptual

La Ley Guía – Scout nos presenta las siguientes características relevantes

 Sentido e importancia: Reconocemos clara y categóricamente que la adhesión a un


conjunto de valores es el elemento central de nuestra propuesta educativa, y la Ley es
un reflejo de dichos valores. La Ley se presenta como un código que orienta la forma de
ser de cada miembro partícipe de nuestro Movimiento.

 Código concreto, marco de referencia: La Ley proporciona una forma sencilla de


familiarizarse con el propósito del Movimiento y permite alcanzar y descubrir el
significado de los diferentes aspectos de este código personal y colectivo,
experimentándolo en la práctica. Además, la Ley sirve de referencia permanente para el
desarrollo del sistema valórico de cada niño,
niña o joven.

 Código permanente: El movimiento invita al


niño, niña y joven a vivir de acuerdo a este
código de conducta de tal manera que le
permita ir tomando opciones en su vida
presente y futura sobre esta base valórica.

 Código individual – código colectivo: La Ley,


aparte de ser un código personal es también
un código de vida colectivo. Por lo tanto,
sirve como ley de una microsociedad de
niñas, niños y jóvenes, en la cual cada persona tiene los mismos derechos y deberes
consigo mismo y con los demás. Puesto que la Ley es la base sobre la cual se funda y
funciona su equipo y/o unidad, las niñas, niños y jóvenes se ven enfrentados a un modo
de vida democrático y respetuoso hacia cada persona, que promueve un sentido de
pertenencia, participación, solidaridad y cooperación.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

14
 Código simple y positivo: En un lenguaje sencillo y no prohibitivo, la Ley invita a cada
miembro del Movimiento a vivir estos valores a través de acciones concretas de acuerdo
con su edad y a responder a los estímulos, tanto internos como externos, en forma
coherente y en cada momento.

Algunas consideraciones para trabajar con la Ley

 Todos los artículos de la Ley tienen el mismo grado de importancia. En este sentido,
nuestra labor consiste en orientar el trabajo hacia un entendimiento global de la Ley y hacia
actividades de Programa que refuercen todos los aspectos presentes en ella.
Marco Conceptual

 Presentar la Ley en forma atractiva acorde con la edad. Esto significa conversar con niños,
niñas y jóvenes en un lenguaje sencillo y privilegiar el aprendizaje a través de la acción,
incorporando el conocimiento y vivencia de la Ley en actividades y juegos. Para que esto sea
posible es conveniente que sean ellos los que descubran y propongan formas para cumplirla.

 La Ley constituye un elemento de identificación. La vivencia de la ley se convierte en


adhesión personal que favorece, enriquece y, cohesiona la identificación con el Movimiento,
sellándola en la promesa

 La Ley se vive, no se memoriza. Al ser la ley una expresión de vida resulta inconveniente
insistir en su memorización sistemática. Por lo mismo no corresponde llamarle la atención a
niños, niñas o jóvenes por haber olvidado temporalmente alguno de los artículos o no
recordar el número o el orden.

 La Ley una expresión positiva que requiere de refuerzos positivos. Baden Powell planteaba
que “existe al menos un 5% de bondad en la peor de las personas, el desafío está en
desarrollar ese 5% hasta un 90 o 95%”. Por lo mismo no se trata de castigar lo negativo sino
de premiar lo positivo.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

15
La Promesa
En primer lugar, debemos entender a la Promesa como la síntesis ritual de la Ley Guía – Scout y
núcleo fundamental sobre la cual se funda el escultismo y guidismo. La promesa es un fuerte
llamado a ser generoso, a tener esperanza y a dar confianza, a servir a los otros y por esto
mismo a ser felices. La promesa es un acto voluntario individual, nunca debe ser una imposición,
ya que ella siempre se encuentra al nivel de cada uno, sella un compromiso vital con la Ley y el
propósito del movimiento.
Marco Conceptual

La Promesa compromete el honor personal. Con ésta se trata de adquirir un compromiso de


vivir como guía o como scout a los propios ojos y a los de los demás. La adhesión a la promesa
también puede ser reconocida como un gran plan de vida, una carta de navegación, un germen
de crecimiento. Al realizar la Promesa se escoge de forma deliberada el compromiso de cumplir
los deberes personales, sociales y espirituales.

La Promesa, siendo siempre una misma, al igual que la Ley, tiene diversas formas de expresión
dependiendo de la edad y el nivel de desarrollo de quien la realiza. A modo de ejemplo, en las
ramas Golondrinas y Lobatos posee una expresión concreta, en las ramas Guía y Scout formaliza
un compromiso de acción y en las ramas Pioneros y Caminantes establece un compromiso
público y social que involucra en su desarrollo a todos los miembros de la unidad, para
finalmente adoptar una expresión mucho más personal.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

16
Características de la Promesa

La Promesa es un compromiso:

 Personal. Basado en el ejercicio de la propia libertad de adherir a los valores propuestos


por el Movimiento, sin influencia o presión de ningún tipo.

 Voluntario. Facultad de asumir este compromiso basado en el conocimiento de la Ley y


de sus implicancias.

 Público. Manifestación formal del compromiso frente a quienes comparten este estilo de
vida y a su entorno significativo.

Con la vivencia de los valores contenidos en la Ley. Presenta diferentes expresiones coherentes
con la Rama respectiva y el rango etáreo.
Marco Conceptual

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

17
2. PROGRAMA DE JÓVENES

Definición

El Programa de Jóvenes es el sistema progresivo de objetivos y actividades, por medio del cual
las niñas, niños y jóvenes reciben y participan de la propuesta educativa del Movimiento.

Es en el Programa donde se ponen en juego todos los elementos del Método, como un todo
integrado que satisface las necesidades de niñas, niños y jóvenes y plantea desafíos en forma
gradual, de acuerdo con su desarrollo evolutivo y tomando en cuenta las seis áreas de
Marco Conceptual

desarrollo.

Los Campos de Acción Prioritarios

Debido a la libertad de elección que niños, niñas y jóvenes tienen según su edad y las
particularidades de su Rama, las actividades variables y los proyectos suelen referirse a
contenidos muy diversos. Sin embargo nuestra Asociación define como campos de Acción
Prioritarios a aquellos ámbitos esenciales que contribuyen al desarrollo de niños, niñas y
jóvenes y son relevados en virtud del Propósito.

Los Campos de Acción Prioritarios y su importancia en el programa

Los campos de acción prioritarios pretenden crear el ambiente propicio para el desarrollo de las
actividades educativas que permitan una vivencia significativa en torno a las áreas de desarrollo.
Se definen esenciales porque dan identidad a nuestro Movimiento.

Los campos de Acción Prioritarios son los siguientes:

1. La Naturaleza
2. El Servicio
3. El Juego y la Aventura
4. El Trabajo
5. La Vida de Reflexión
6. La Tecnología Aplicada

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

18
1. La Naturaleza como campo de acción prioritario

Entendemos por Vida en la Naturaleza una experiencia educativa valórica y afectiva que se
practica más con el ejemplo directo que con la prédica o la intelectualización de conceptos.

Baden-Powell decía que la naturaleza es como un club, un laboratorio y un templo para cada
uno de nosotros. Es un club donde niños, niñas y jóvenes se reúne, se recrea, trabaja y
celebra. Es un laboratorio donde observamos, experimentamos, aprendemos y nos
medimos a nosotros mismos, enfrentándonos con optimismo a diferentes circunstancias. Y
es un templo, donde nos acercamos al Creador y somos libres para vivir nuestra propia
espiritualidad. Por eso, debemos hacer un buen uso de la naturaleza, respetando sus ciclos y
evitando su destrucción, para que otros puedan desarrollarse en ella.
Marco Conceptual

Los desafíos que la naturaleza


presenta permiten a las niñas, niños
y jóvenes equilibrar su cuerpo,
desarrollar sus capacidades físicas,
mantener y fortalecer su salud,
desplegar sus aptitudes creativas,
ejercer espontáneamente su
libertad, crear vínculos profundos
con otras niñas, niños y jóvenes,
valorar el mundo, formar sus
conceptos estéticos, descubrir y
maravillarse ante el orden de la
Creación, lo que posibilita una
efectiva adquisición y desarrollo de
habilidades, capacidades y valores
tanto personales como sociales.

A partir de lo anterior, nuestros niños, niñas y jóvenes deben tener un rol activo en el
cuidado de la naturaleza, contribuyendo con acciones que permitan incorporar conductas de
carácter permanente tanto en los equipos como en la comunidad en la que participan.
Debemos ser capaces de movilizar en ellos la creatividad, los ideales y el valor de lograr el
desarrollo sostenible y asegurar un mejor futuro para todos.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

19
2. El Servicio como campo de acción prioritario

A partir de la experiencia que dio origen a los scouts durante el emblemático sitio de la
ciudad de Mafeking, el fundador imprimió en el Movimiento el compromiso con los demás,
por lo que su práctica no es comprensible sin actividades de servicio e integración social.

La libertad humana conduce a la felicidad si la usamos para realizarnos personalmente a


través del encuentro con los otros. De esa manera la libertad se convierte en respuesta, en
aceptación de los demás, en solidaridad, en compromiso con la comunidad, en auxilio al que
sufre. De ahí algunas famosas frases de Baden-Powell: “El verdadero éxito es la felicidad y la
mejor forma de ser feliz es hacer felices a los demás.” “Servicio es hacer a un lado el placer o
la conveniencia para tender la mano al necesitado”.

En todas las Ramas del Movimiento, junto con resolver un problema o aliviar un dolor, las
Marco Conceptual

actividades y proyectos de servicio son una forma de explorar la realidad, de conocerse a sí


mismo, de descubrir otras dimensiones culturales, de aprender a respetar a los otros, de
experimentar el reconocimiento del medio social, de estimular la iniciativa por cambiar y
mejorar la vida en común, de valorar la paz como resultado de la justicia.

3. El Juego y la Aventura como campo de acción prioritario

Con distintos énfasis y formas según las edades, las actividades en este campo de acción
prioritario se manifiestan en todas las Ramas del Movimiento. Por una parte el juego es un
medio de exploración de sí mismo, de los demás y del mundo. Jugar implica experimentar,
probar hasta dónde se puede llegar, esforzarse, celebrar. Jugar con otros incluye compartir,
ayudarse, organizarse, saber ganar y saber perder. Desde este ángulo el juego es un factor
de introducción a la vida social, ya que al igual que en la vida cotidiana en el juego existen
reglas que todos deben respetar.

El Método también promueve el juego como una actitud, esto es, como un estilo de ser, un
punto de vista desde el cual observar y juzgar los hechos sin demasiada gravedad, con
optimismo y humor, dejándose sorprender por la vida.

Por otro parte, el espíritu de aventura fue un componente notable de la personalidad de


Baden-Powell que éste transfirió al Movimiento. En el concepto guía y scout, la aventura no
es estar colgado de una soga en el flanco de una montaña, ni vivir peripecias arriesgadas o
emprender viajes audaces en ambientes hostiles o exóticos. La aventura es una actitud
permanente que se manifiesta en actividades y proyectos que posibilitan enfrentar desafíos,
aprovechar nuevas oportunidades, probar los recursos ante lo desconocido y, en el proceso,
descubrir el propio potencial.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

20
Según nuestro fundador “Por medio del escultismo podemos enseñar a todo muchacho, ya
sea de la ciudad o del campo, la manera de llegar a ser participante de los juegos, y con ello
gozar de la vida, fortaleciendo al mismo tiempo su fibra física y temple moral”.

4. El Trabajo como campo de acción prioritario

Entenderemos el trabajo como una acción que se emprende en pos del cumplimiento de
objetivos tanto personales como colectivos. Gracias al esfuerzo que cada uno realiza al
emprender una actividad se fortalece la identidad personal de cada niño, niña o joven, es
una oportunidad para adquirir competencias, habilidades, desarrollar responsabilidades,
laboriosidad y así mismo poner a prueba aquello ya desarrollado.

El esfuerzo físico o intelectual continuo llevará a cada joven a un resultado. Al término de


este proceso podrá evidenciar que todo ese esfuerzo realizado fue significativo para la
Marco Conceptual

construcción de su propio ser.

En todas las ramas de nuestro Movimiento debemos buscar que se valore el trabajo, que el
esfuerzo y la dedicación en lo emprendido tenga efectos positivos en nuestro entorno y por
sobre todo les ayude a descubrir su potencial.

Respecto del trabajo Baden- Powell dijo “Cuando el trabajo se convierte en placer, es porque
el placer consiste en amar el trabajo”

5. Vida de Reflexión como campo de acción prioritario

En este campo de acción prioritario se espera que cada niña, niño y joven aprenda en su
vida diaria a dar una segunda mirada a los sucesos en busca de una interpretación personal;
se espera que genere opinión y acción concordantes con ellas para ponderar los resultados
de las propias acciones en la solución de futuros problemas.

Por ello, se busca desarrollar un pensamiento crítico que le permita incorporase a la


realidad de manera activa siendo un aporte real a la sociedad. Es el proceso de aprender a
reflexionar y tener una visión crítica de la realidad que le permite prever mediante una
planificación los acontecimientos posibles y además analizar lo ocurrido y lo aprendido.

6. Tecnología Aplicada como campo de acción prioritario

Se entenderá como tecnología aplicada como el conjunto de teorías y de técnicas que


permiten buscar estrategias para la satisfacción de las necesidades. Este campo de acción
prioritario busca que niñas, niños y jóvenes aprendan a utilizar la tecnología que tienen a
su alcance, encontrar caminos de acción y crear nueva tecnología para la solución de
problemas.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

21
La tecnología aplicada apunta a probar, mejorar, crear, desarrollar, construir y administrar
los recursos de una manera efectiva y eficiente. Esto permitirá desarrollar habilidades y
conocimientos necesarios para intervenir el medio y realizar aportes a la calidad de vida,
tanto dentro como fuera del Movimiento.

Las Actividades

Para contribuir a que las niñas, niños y jóvenes logren sus objetivos personales, el programa
propone la realización de actividades. En los equipos y unidades, las niñas, niños y jóvenes son
los protagonistas de las actividades. Las proponen, las eligen por sí mismos, las preparan,
desarrollan y evalúan con el apoyo de los dirigentes y guiadoras.

La participación de las niñas, niños y jóvenes en


Marco Conceptual

actividades atrayentes constituye su puerta de


entrada en el Movimiento. Gracias a las
actividades los ellos aplican sus conocimientos,
actitudes o habilidades y lo aprendido a través
de la acción, se incorpora de manera profunda y
permanente.

Actividad y experiencia

En una actividad se puede distinguir entre la actividad misma y la experiencia que cada niña,
niño o joven adquiere de esa actividad. La actividad es la acción que se desarrolla entre todos y
que genera diferentes situaciones. La experiencia es la maduración interna que cada niña, niño
o joven obtiene de la acción desarrollada y de la diversidad de situaciones producidas.

Lo trascendental de las actividades es la experiencia, ya que es una relación personal de cada


niño, niña o joven con la realidad, lo que le permite analizar su comportamiento y, de manera
paulatina, secuencial y acumulativa, adquirir y practicar las conductas que se ha propuesto en
sus objetivos personales.

Las experiencias son personales

Como las experiencias son acontecimientos vividos por el niño, niña o joven con significado
personal, los dirigentes y guiadoras no pueden intervenirla, manipularla ni preverla con certeza;
pero sí pueden actuar sobre las actividades para que éstas susciten o favorezcan experiencias
conducentes al logro de los objetivos personales que las niñas, niños o jóvenes se han
propuesto. Esto produce algunas consecuencias sobre las que se debe poner atención:

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

22
a. El programa debe comprender una gran variedad de actividades.

b. Las actividades deben ser seleccionadas, elegidas, preparadas, desarrolladas y evaluadas


apropiadamente, a partir de los intereses de las niñas, niños y jóvenes.

c. Las experiencias personales que obtiene cada niña, niño o joven podrán ser observadas
a través del seguimiento de su progresión personal.

Actividades Internas y Externas

Las actividades, cuyo fin último es el desarrollo integral del niño, niña y joven, pueden realizarse
tanto al interior del Movimiento como fuera de él. De allí que podemos hablar de actividades
internas y externas.
Marco Conceptual

Internas son aquellas que se efectúan en la Unidad por iniciativa de su programa de


actividades;

Externas son aquellas que las niñas, niños y jóvenes realizan fuera de su Unidad y sin
vinculación directa con ella misma, como las actividades familiares, escolares,
deportivas, recreativas, religiosas y otras que los vinculan con el ambiente en que se
desenvuelven.

Actividades fijas y variables

Dentro de las actividades propias del Movimiento, podemos distinguir actividades fijas o
variables.

Las actividades fijas son aquellas que crean el ambiente propiamente guía - scout, cuyo
objetivo es fomentar la identidad y coordinar el programa de nuestro Movimiento tales
como reuniones de equipo y Unidad, ciclos de planificación, ceremonial, funcionamiento
de los organismos de participación, mantenimiento de locales, juegos, fogatas, cantos y
otras similares.

Actividades variables son aquellas que se refieren a contenidos muy diversos que se
incorporan al programa como respuesta a la variedad de inquietudes e intereses
manifestados por las niñas, niños y jóvenes. Estas permiten un desafío proporcionado a
sus capacidades que es útil para su crecimiento y para el sentido de obtención de un
logro.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

23
Clasificación de las Actividades de acuerdo con sus protagonistas

Las actividades también pueden clasificarse según quienes participan en ellas:

a. Actividades de equipo, son las realizadas por un equipo sin tener necesariamente
relación con los demás.

b. Actividades por grupo de trabajo, son aquellas que para su realización requieren reunir
temporalmente a niñas, niños y jóvenes con intereses y competencias específicas, los
que provienen de distintos equipos y en algunos casos de fuera de la Unidad.

c. Actividades de Unidad, son las comunes a todos los miembros de una Unidad, ya sea
porque todos los equipos han decidido realizar la misma actividad en paralelo o porque
asumen tareas específicas dentro de una actividad que los involucra a todos.
Marco Conceptual

d. Actividades individuales, las que generalmente son variables, como las tareas
personales que se desarrollan dentro de una actividad colectiva o de un proyecto, las
especialidades y las competencias. También hay fijas, como el desempeño de un cargo
en el equipo, la Promesa, la entrega de la insignia de una etapa de progresión y otras.

Esta distinción también tiene importancia para el equilibrio del programa según las
particularidades de las Ramas y para determinar la forma en que las actividades se seleccionan,
preparan y evalúan.

Los Objetivos de las Actividades

Los objetivos son los resultados que se espera consigan los niños, niñas y jóvenes al finalizar una
actividad, son condiciones de satisfacción esperables de cada participante que, por medio de las
actividades educativas, evidencian los niveles de logro trazados, los que se explicitan en tales
objetivos. Estos están íntimamente vinculados al proceso, por tanto, objetivos y actividad son
de carácter indisociable, de lo contrario, no tendrá sentido ejecutar actividades sin un fin
educativo claro y concreto; y al revés, la mera existencia de objetivos no cobra sentido si no
existe el espacio adecuado para poner en juego los desempeños propios que se espera
desarrollen los niños, niñas y jóvenes.

Los objetivos declaran, como meta a lograr, la movilización de habilidades, conocimientos y


actitudes de manera simultánea dentro de las actividades que se expongan.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

24
Si se tiene claridad de los objetivos se podrán realizar modificaciones durante las actividades
para que estas cumplan con lo propuesto.

Para realizar las evaluaciones pertinentes es necesario que los objetivos de las actividades se
hayan fijado con anterioridad por escrito y que vinculen permanentemente la relación de
habilidades, conocimientos y actitudes.

La Evaluación de las Actividades

La evaluación de una actividad comienza en el mismo momento en que se da inicio a su


ejecución. Como lo más frecuente será que este tipo de actividades sean actividades de Unidad,
por grupo de trabajo o proyectos, en su evaluación intervendrán las niñas, niños y jóvenes, las
guiadoras y dirigentes y otros agentes, según los casos, sin olvidar la participación de la
Marco Conceptual

comunidad involucrada cuando corresponda.

La evaluación que realiza la guiadora y el dirigente durante el desarrollo permite introducir


correcciones o refuerzos. Si no todos participan se deberá encontrar la forma en que lo hagan; si
se está alargando demasiado habrá que apurar el paso; si baja el interés, se diseñarán
motivaciones adicionales; si está derivando a
otros intereses no previstos, habrá que volverla
a su cauce o convertirla en dos actividades
paralelas. Esta evaluación requiere constancia,
flexibilidad y capacidad de reinvención.

La evaluación al término de una actividad es


parte del proceso de acontecimientos
entrelazados que caracteriza al Ciclo de
Actividades por lo que hay que buscar un
momento apropiado para evaluar sin
interrumpir ese continuo.

Los actores que participan en la evaluación


varían según el tipo de actividad, según su
grado de intervención en ella y de acuerdo a la
forma en que cada Rama organice su Ciclo de Actividades. En general, las niñas, niños y jóvenes
y las guiadoras y los dirigentes siempre participan.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

25
Criterios para evaluar las actividades

Pueden existir diversas formas de evaluación para las actividades, sin embargo, para que este
proceso, el de evaluación, sea simple y efectivo, es importante considerar al menos tres
criterios:
Marco Conceptual

 Observación. Inicialmente la evaluación de las actividades es por observación. Todos los


actores de una actividad observan la forma en que interactúan: miran, escuchan, actúan,
experimentan, perciben, analizan, comparan lo realizado y se forman una opinión sobre
los resultados.

 Registro. Lo observado durante la actividad, con todas las formas de interacción


declaradas anteriormente, deben ser registradas. Una descripción objetiva, sin emisión
de juicios, que permita poseer una “panorámica” clara de lo vivenciado, permitirá
suministrar elementos clave que serán objeto de refuerzo o mejora en las próximas
actividades a desarrollar.

 Retroalimentación/ comunicación. Lo registrado debe ser comunicado. Es fundamental


para el proceso de evaluación, en cualquiera de sus ámbitos, expresar objetivamente los
hechos que fueron evidenciados en la actividad, de esta forma, la retroalimentación
cobra fuerza y contribuirá a mejorara la comunicación de las expectativas o logros
alcanzados.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

26
Los Proyectos

Dentro del programa guía o scout solemos llamar proyecto a un conjunto de actividades que
conforman una iniciativa de mayor envergadura, generalmente de larga duración, y que puede
ser realizado por la Unidad o por un grupo de trabajo, asumiendo las patrullas, los equipos, o
sus integrantes individualmente, actividades, especialidades o competencias que se
complementan entre sí para el logro de un objetivo común.

Además de incluir en su desarrollo actividades de mediana y larga duración, como también


actividades fijas y variables, el proyecto introduce la distinción entre actividades centrales y
conexas.

Centrales son aquellas insustituibles para la realización de un proyecto.


Conexas son las que amplían su alcance, sin afectar su realización en caso de faltar.
Marco Conceptual

Los proyectos se hacen más frecuentes a medida que las niñas, niños y jóvenes crecen.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

27
Progresión Personal

Se entiende por Progresión Personal al proceso gradual de desarrollo que vive cada niña, niño o
joven en todos sus ámbitos de acción, de acuerdo con su realidad, con su propio estilo y según
sus capacidades.

Este proceso gradual se promueve por la participación de niñas, niños y jóvenes en actividades
educativas las que a su vez, como ya hemos hecho mención, declaran expectativas o
condiciones de satisfacción que se espera logren, evidenciado el cumplimiento paulatino de los
objetivos educativos establecidos para cada edad, en las distintas áreas de desarrollo. De esta
manera, entenderemos que variadas actividades educativas contribuirán al desarrollo y logro
progresivo de habilidades, conocimientos y actitudes expresados en los denominados objetivos
educativos.
Marco Conceptual

Áreas de Desarrollo

Para guardar coherencia con los conceptos proclamados en su Misión, el programa de objetivos
y actividades del Movimiento debe ser un reflejo de su interés por el desarrollo integral de la
persona. De ahí que el Método invita a las niñas, niños y jóvenes a crecer en forma equilibrada
en todas las dimensiones de su personalidad, las que el mismo Método agrupa en áreas de
desarrollo que consideran la variedad de expresiones de la persona. En 1987, Guías y Scouts de
Chile definió 6 áreas de crecimiento, las que después fueron adoptadas por la política regional
de programa de jóvenes, siendo hoy aplicadas en todas las asociaciones de habla hispana y
lusitana de la Región Interamericana:

 Corporalidad: ejercicio de la parte de responsabilidad que le corresponde a una persona


en el desarrollo de su cuerpo, el que influye de manera importante en las características
de su personalidad.

 Creatividad: estímulo de la capacidad para usar el conocimiento adquirido de manera


original y relevante, aportando nuevas ideas y soluciones originales.

 Carácter: uso de la voluntad para lograr una disposición permanente de la persona que
organice fuerzas e impulsos de acuerdo a los valores que considera correctos.

 Afectividad: desarrollo permanente y armónico hacia la autonomía personal, integrando


la vida afectiva en el comportamiento.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

28
 Sociabilidad: desarrollo de la libertad para realizarse en el encuentro con los otros, para
asumir una actitud responsable ante el hecho social, convirtiéndose en respuesta y
compromiso con la comunidad, entregando un servicio a los demás como parte
determinante de la felicidad personal.

 Espiritualidad: búsqueda de la trascendencia de la vida humana como respuesta ante el


misterio de su origen, naturaleza y destino.

Función Educativa de las Áreas de Desarrollo

Desde una perspectiva educativa las áreas de desarrollo contribuyen a:

a. Lograr progresivamente, por medio de


la vivencia de actividades y acciones
Marco Conceptual

educativas que expresan expectativas


de aprendizaje, que las niñas, niños y
jóvenes distingan las distintas
realidades que viven en ellos,
especialmente a partir de las Ramas
Intermedias.

b. Evitar que las actividades desarrolladas


se concentren sólo en algunos aspectos
de la personalidad, descuidando otros.

c. Evaluar, por medio de la observación, el registro, la comunicación permanente y su


respectiva retroalimentación de sus vivencias en los diferentes espacios educativos,
acciones y actividades que el programa ofrece, el crecimiento de las niñas, niños y
jóvenes en esas distintas dimensiones

No obstante, al considerar estas áreas no se debe olvidar que en nuestros actos casi todas ellas
se entrelazan, determinando nuestro particular modo de ser, de tal manera que es difícil
distinguir la frontera entre una y otra. Esta consideración es particularmente importante al
momento de la evaluación, teniéndose presente que ellas son una guía y no un instrumento de
medición algebraica.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

29
Los Objetivos Educativos son personales

El sistema de objetivos y actividades, apoyado en las Áreas de Desarrollo como una pauta,
propone a las niñas, niños y jóvenes que traten de lograr determinados objetivos personales,
esto es, que se esfuercen deliberadamente por alcanzar un conjunto de conductas deseables
que les permitan crecer. La elección de estos objetivos es enteramente individual, siendo más
personal a medida que niños, niñas y jóvenes crecen.

La Propuesta de Objetivos Educativos

Para facilitar esta construcción personalizada de los objetivos educativos, el Método pone a su
disposición una propuesta que se expresa en una serie de conductas, habilidades,
conocimientos y actitudes agrupadas por áreas de desarrollo, que reúnen las siguientes
Marco Conceptual

características:

a. Son un punto de confluencia entre los valores guía-scouts y las necesidades de las
niñas, niños y jóvenes de acuerdo a su edad;

b. Contribuyen al desarrollo del aprendizaje de niñas, niños y jóvenes, expresados en


habilidades, conocimientos y actitudes que finalmente modelan la personalidad en
todos sus aspectos; y

c. Establecen una pauta para que cada joven se proponga objetivos personales y logre el
propósito del Movimiento de acuerdo con su edad y su particular modo de ser.

La propuesta de objetivos educativos expone el tránsito de las niñas, niños y jóvenes desde
habilidades, conocimientos y actitudes más simples a las más complejas, cuya condición final se
ve materializada en la expresión de objetivos educativos terminales, siendo las anteriores a
estos los objetivos educativos intermedios, que promueven progresivamente dicha condición
final o terminal.

Los objetivos educativos terminales describen, para cada área de desarrollo, las condiciones
que se espera que las niñas, niños y jóvenes logren al momento de su egreso del Movimiento.
Marcan “el fin de la pista de una guía o un scout”, pero no son finales para la persona, la que
nunca deja de desarrollarse armónicamente. Los objetivos terminales permiten que todas las
Ramas del Movimiento propongan a las niñas, niños y jóvenes objetivos coherentes entre sí,
dando unidad y articulación a todo el proceso de formación guía-scout.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

30
Los objetivos educativos intermedios son la propuesta de habilidades, conocimientos y
actitudes adecuadas y propias para cada tramo etario que, progresivamente se moviliza hacia el
logro de cada uno de los objetivos educativos terminales y que por tanto, presentan las
condiciones que niños, niñas y jóvenes pueden lograr de acuerdo a su edad. Al igual que los
objetivos educativos terminales, los objetivos educativos intermedios se establecen para todas
las áreas de desarrollo, procurando cubrir todos los aspectos de la personalidad.

Características de los Objetivos Educativos

Las principales características de los objetivos educativos son las siguientes:

a. Al ser un conjunto de competencias de aprendizaje (habilidades, conocimientos y


actitudes) deseables de adquirir y por tanto de incorporar por cada niña, niño y joven,
Marco Conceptual

estas son siempre de carácter terminal para dicho tramo de edad, son condiciones de
satisfacción esperables de adquirir y evidenciar en su desempeño.

Para su desarrollo y logro, las niñas, niños y jóvenes formulan o determinan acciones
que, en su desempeño mostrarán el logro de cada uno de los aspectos propuestos en los
objetivos educativos, sin embargo, las acciones definidas por ellos, están condicionadas
a metas u objetivos personales que pretenderá lograr y que por tanto, son
potenciadores finales en su conjunto de todos los aspectos cubiertos por los objetivos
educativos.

Por medio del diálogo entre esa


propuesta y lo que él o ella desea de
sí mismo(a), los objetivos educativos
intermedios propios de la edad,
asumidos, modificados o
complementados individualmente, se
convierten en los objetivos personales
de cada uno. El diálogo es diferente
en cada edad, de modo que a medida
que las niñas, niños y jóvenes crecen
la propuesta es más referencial, hasta
llegar a la Rama Caminantes, en que
no hay propuesta de objetivos
intermedios y cada joven conforma
su proyecto personal teniendo sólo los objetivos terminales como pauta propuesta.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

31
b. El diálogo también es diferente para cada niña, niño o joven, ya que no todos
evolucionan al mismo ritmo y tiempo, por lo que dependiendo de sus características
personales y de las circunstancias en que crecen, demostrarán mayor o menor
autonomía para contribuir a la definición de sus objetivos personales. Pero el diálogo
entre la propuesta y aquello que las niñas, niños y jóvenes quieren jamás cesa: la
propuesta siempre está presente, los objetivos nunca dejan de ser personales y el
proceso educativo siempre busca que, animados por los mismos valores, cada niña, niño
o joven, único e irrepetible, hombre o mujer, procure ser lo que desea ser.

c. Los objetivos no pretenden formar “modelos ideales” de personas. No se trata de


producir seres idénticos a partir de una misma “célula valórica”. La personalización de la
propuesta garantiza que no se produzcan desviaciones al respecto.
Marco Conceptual

d. Los objetivos personales constituyen un programa de objetivos para la vida y no para la


actividad propiamente guía - scout, por lo que se logran a través de todo aquello que las
niñas, niños y jóvenes hacen, dentro y fuera del Movimiento. Esto trae consecuencias
operacionales importantes, como los factores a considerar durante el proceso de
evaluación y el número de guiadoras y dirigentes que se necesita.

e. Por el mismo motivo, y como inevitablemente las niñas, niños y jóvenes crecen al mismo
tiempo en todos los aspectos comprendidos en los objetivos, su logro no puede
separarse por períodos, yuxtaponiéndolos en el tiempo.

f. La evaluación del logro de los objetivos no es un acto jerárquico de control, en que la


guiadora o el dirigente, de acuerdo a su criterio, califica como si se tratara de un examen
o prueba. Por el contrario, la evaluación es un proceso natural y continuo de
acompañamiento, secuenciado y paulatino, distendido y amable, en el cual prima la
opinión de las propias niñas, niños y jóvenes y se desarrolla fundamentalmente a través
de la observación mientras se vive y se comparte a través del intercambio de
información fluida sobre los diferentes desempeños que evidencian en su actuar al
interior del Movimiento y fuera de él.

g. Los objetivos guardan unidad y secuencia entre ellos, característica que abona la idea de
que no es posible descartar objetivos, omitirlos o propiciar elecciones parciales para un
año y dejar otros para ser elegidos más adelante ya que, como se ha definido, estos son
progresivos en el tiempo.

h. Por el mismo motivo, tampoco pueden ser evaluados al término de cada actividad. Es la
acumulación de experiencias vividas a través de muchas actividades, en el equipo y la
Unidad o fuera de ellos, la que va generando cambios en el comportamiento.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

32
El atractivo para las niñas, niños y jóvenes reside en las Actividades

Al analizar la propuesta de objetivos no debe olvidarse que lo verdaderamente importante para


las niñas, niños y jóvenes son las actividades que se desarrollan. Ellos no ingresan al Movimiento
para lograr objetivos educativos. Ingresan para pasarlo bien desarrollando actividades
atractivas, luego se identifican y encantan con el ambiente que les ofrece el clima educativo; y
sólo después de eso; transcurrido un tiempo que siempre es variable, estarán en condiciones de
aproximarse a los objetivos.

Dicha aproximación se evidenciará por la manifestación de los elementos trazados en los


objetivos educativos, en las actividades propias que vivencie y desarrolle, por tanto, mientras
más actividades y espacios educativos el Movimiento proponga y promueva, más opciones y
alternativas de acercamiento y logro al cumplimiento de los objetivos educativos se
presentarán.
Marco Conceptual

De ahí que la puerta de entrada siempre serán las actividades y nunca los objetivos. Los
objetivos educativos se originan en el propósito del Movimiento, se transfieren a las guiadoras y
dirigentes en su proceso formativo y sólo cuando las condiciones estén creadas serán
manejados por los niños, niñas y jóvenes. La mayoría de las experiencias fallidas en la aplicación
del sistema de objetivos educativos se originaron en el olvido de esta premisa básica, además
de algunas otras antes mencionadas.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

33
Motivación de los objetivos personales

Llegado el momento oportuno, hay muchas formas que, en conjunto o por separado, motivan el
interés de las niñas, niños y jóvenes por las áreas de desarrollo y el logro de los objetivos
personales, tales como:

a. Los adultos como testimonio. Las niñas, niños y jóvenes están siempre observando, eso
es parte de su introducción en el mundo, y no siguen las palabras ni los discursos, sino
las actuaciones de sus líderes. Por otra parte, el respeto unilateral, conformado por el
respeto hacia los mayores y la influencia del adulto en la niña, niño o joven, es uno de los
“motores” que permiten progresar hacia la autonomía. Ambos factores determinan que
las guiadoras y dirigentes deben ser modelos con los cuales las niñas, niños y jóvenes se
puedan identificar. Por ejemplo, los adultos, no lograrán que ellos controlen sus
emociones si ellos se arrebatan con facilidad.
Marco Conceptual

b. La influencia de los pares. Otro motor es el respeto mutuo, es decir, la influencia


recíproca que dos personas de igual estatus ejercen una sobre otra. Hay que dar
oportunidades para que operen la identificación (para ser aceptado como uno más del
grupo, la niña, niño o joven adoptan las actitudes comunes); el contagio (cuando dos o
más actúan de una forma, es normal que su comportamiento sea adoptado por los
demás); y la inspiración (aceptación natural de las actitudes de quienes son líderes entre
los pares). La aplicación intensa del sistema de equipos y la realización frecuente de
actividades en campos diversos, permitirá a las niñas, niños y jóvenes descubrir sus
diferentes dimensiones e interesarlos en progresar en ellas según lo que observe en sus
pares.

c. Los líderes de equipo como inspiradores. Si el líder entre los pares demuestra progresos
en su crecimiento armónico y en el logro de sus objetivos, los miembros de su equipo
tenderán a seguirlo. De ahí que el trabajo educativo de las guiadoras y dirigentes debe
estar enfocado con mayor intensidad en los líderes de los equipos, ya que el esfuerzo
puesto en su crecimiento tendrá un efecto multiplicador.

d. La anticipación: el interés en un futuro posible. Por medio de la anticipación el adulto


provoca el interés en el futuro y lo muestra posible, lo que genera una cierta tensión
entre realidad actual y futuro. Esta tensión motiva a las niñas, niños y jóvenes para
actuar en pos de una mejor manera de ser, lo que lleva a la búsqueda de las conductas
previstas en los objetivos. Instalada la tensión creativa no hay necesidad de empujar,
apurar ni presionar, sólo acompañar para que el interés no decaiga.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

34
e. Relatos y testimonios. Nunca se debe desestimar la fuerza de un buen relato que
contenga el testimonio de personajes o personas reales que “vivieron su aventura” y
encarnaron conductas que queremos propiciar. Una tarde serena, una noche junto al
fuego, una larga caminata, un viaje, siempre serán una oportunidad privilegiada para
traer a escena un ejemplo, una historia motivadora o una anécdota que hagan tangibles
las ideas. “Contar es encantar”. La frase pertenece a Gabriela Mistral, quien dijo que “no
daría título de maestro a quien no supiera contar con agilidad, con dicha, con frescura y
hasta con alguna fascinación.” Lo dicho anteriormente está claramente expresado en los
marcos simbólicos de las diversas Ramas.

f. La motivación de los acontecimientos diarios. Los hechos que ocurren a diario y sus
actores, son también una oportunidad para compartir significados con las niñas, niños y
jóvenes, ayudándoles a que aprendan a reconocer los valores y disvalores que subyacen
en los acontecimientos. Existen variadas técnicas grupales para analizarlos (foros,
análisis de casos, simulaciones, juegos de representación, paneles, encuestas,
Marco Conceptual

entrevistas). Como conclusión de esas actividades surgirán motivaciones adicionales


para preocuparse del logro de los objetivos personales.

g. Motivaciones y reconocimientos por el logro de objetivos y etapas. El sistema que se


utiliza para reconocer el logro de objetivos son las insignias de etapas de progresión, las
que constituyen una fuerte motivación para el logro de los objetivos.

h. Evaluación flexible. El proceso de evaluación, que veremos más adelante del cual las
insignias son sólo su parte visible, contribuye poderosamente a captar el interés de las
niñas, niños y jóvenes, siempre que reúna algunas condiciones básicas:

• debe ser permanente y no ocasional;


• debe ser hecho por observación y no mediante engorrosas mediciones;
• debe ser espontáneo, a medida que se vive, y no en momentos o con
procedimientos formales;
• debe contener apreciaciones globales y no calificaciones minuciosas;

La evaluación factible de realizar es hasta tal punto exploratoria y motivadora, que


incluso podría hacerse por grupo de objetivos relacionados o por área de desarrollo,
hasta que la habitualidad del ejercicio permitieran una evaluación más fina, que siempre
sería por observación.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

35
El proceso de evaluación de la Progresión Personal

En forma paralela al desarrollo de actividades y proyectos y a la adquisición de especialidades o


competencias, durante el ciclo de actividades -que es el proceso de planificación participativa
por el cual se organiza y desarrolla todo lo que acontece en la Unidad- tiene lugar otro proceso
que es parte del anterior y que consiste en la evaluación del crecimiento personal de las niñas,
niños y jóvenes.

Este proceso comienza con una evaluación de


entrada al momento de ingreso de las niñas,
niños y jóvenes –ya sea colectivo o individual- se
desarrolla por medio del seguimiento, pone en
común las conclusiones al término de un ciclo y
se reinicia junto con el comienzo de un nuevo
Marco Conceptual

ciclo.

De esta manera, la evaluación de la progresión


personal es un proceso continuo, un subsistema
dentro del sistema aplicado. Integrado en todas
las cosas que pasan, transcurre junto con ellas.

Naturaleza de la evaluación de la Progresión Personal

Al mencionar acciones de motivación para el logro de los objetivos educativos, se adelantaron


algunos elementos sobre la evaluación de la progresión personal: proceso de acompañamiento
permanente, exploratorio y motivador, que se realiza a medida que la vida de la Unidad
transcurre y que consiste en apreciaciones globales que se obtienen por observación.

A esos elementos se pueden agregar otros que tienen por objeto perfilar su naturaleza,:

a. La evaluación de la progresión supone que se implementa el ciclo de actividades, en


donde se diseñan estrategias para asegurar que niñas, niños y jóvenes se involucren en
el logro de sus objetivos personales. También se debe planear la forma en que se
autoevaluarán y la retroalimentación que se les proporcionará.

b. La evaluación debe ser cuidadosa y expresarse en un lenguaje coloquial, de manera


amable positiva, generando confianza de las niñas, niños y jóvenes en sus capacidades y
aumentando su entusiasmo por avanzar, sin olvidar que toda evaluación genera impacto
emocional en niñas, niños y jóvenes.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

36
c. La evaluación debe aumentar el compromiso de niñas, niños y jóvenes con el programa
de actividades y con sus objetivos personales.

d. La evaluación debe contener indicaciones claras a cada niña, niño o joven sobre cómo
elevar su nivel de participación en el equipo y en la Unidad, ayudando a identificar e
incentivar fortalezas y siendo constructiva respecto de eventuales debilidades.

e. La evaluación debe desarrollar la capacidad de niñas, niños y jóvenes para


autoevaluarse, de modo que puedan ser cada vez más reflexivos, autónomos y hábiles
para gestionar su aprendizaje y crecimiento.
Marco Conceptual

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

37
Orientaciones Metodológicas del Proceso de Evaluación

Las situaciones y actividades que se desarrollan al interior del Movimiento, para identificar y
valorar el progreso del aprendizaje de los jóvenes constituyen, por así decir, el eslabón que
permite vincular la acción educativa de enseñar, con los procesos de aprendizaje. Sin embargo,
de la misma manera que no tiene mucho sentido, en el ámbito de la educación, separar la
enseñanza del aprendizaje, tampoco lo tiene desvincular la evaluación de los procesos de
enseñanza y aprendizaje a los que indudablemente se refiere y de los que inevitablemente
forma parte.

No sólo la evaluación para el aprendizaje de


los alumnos es al mismo tiempo, una
evaluación de los procesos de enseñanza y
Marco Conceptual

aprendizaje, sino que las situaciones y


actividades utilizadas para evaluar el progreso
del aprendizaje de los jóvenes, forman parte,
para todos los efectos, del conjunto de
situaciones y actividades que desarrollan
jóvenes y adultos en las actividades educativas
y vivencias al interior del Movimiento, con la
doble finalidad de promover y conseguir una
apropiación lo más significativa posible de
habilidades, conocimientos y actitudes que
contribuyan directamente a su desarrollo,
según el propósito del Movimiento scout.

Evaluación es el proceso de obtener información permanente sobre los desempeños de los


jóvenes, con el fin de compartirle dicha información y usarla para formarse juicios que a su vez
utilizará en la toma de decisiones.

La finalidad última de la evaluación es, en este caso, proporcionar información útil y relevante
para mejorar la eficacia de la acción educativa, para conseguir que los aprendizajes que han de
llevar a cabo las y los jóvenes sobre habilidades, y conocimientos sean lo más amplios,
profundos y significativos posible.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

38
La evaluación como proceso, releva una serie de características que deben ser tomadas en
cuenta en el momento de aplicar la práctica evaluadora. Así entonces, de la definición general
expresada en el punto anterior se rescatan aspectos tales como:

1. Toda evaluación es un proceso que genera información, por lo que requiere de un


esfuerzo sistemático de aproximarse sucesivamente a las y los jóvenes, a objeto de que
aquella información sea lo más clara y objetiva posible.

2. La información que se obtiene producto de la evaluación, genera conocimiento de


carácter retroalimentador, es decir, significa o representa un incremento progresivo de
conocimiento sobre las y los jóvenes. Desde esta perspectiva la evaluación permite
poner de manifiesto aspectos o procesos que de otra manera permanecen ocultos,
posibilita una aproximación más precisa a la naturaleza de ciertos procesos propios del
desarrollo y comportamiento de los jóvenes.
Marco Conceptual

Por su parte, el proceso de evaluación debe siempre considerar el Reconocimiento de


Aprendizajes Previos (RAP) que también como proceso, permite confirmar aprendizajes
obtenidos o herramientas adquiridas dentro y/o fuera del Movimiento. Es usualmente llevado a
cabo a través de la evaluación de lo que una persona ha aprendido, o puede hacer, en relación
con los estándares planteados.

La evaluación, así entendida, se estructura sobre ciertos componentes, que son los
constituyentes de su definición:

Búsqueda de indicios, o levantamiento de evidencias.

Ya sea por observación o de diversas formas de medición, referente a los desempeños de los
jóvenes, sobre diversas situaciones espontáneas o creadas, como situaciones problema,
constituyentes de las actividades educativas o bien desarrollo de espacios de interacción con el
entorno.

Esa información obtenida, constituye los indicios visibles de aquellos procesos o elementos más
complejos que son objeto de la evaluación, por ello se busca que la información obtenida se
refiera a elementos claves del aprendizaje que se busca desarrollar por sobre desempeños
superficiales. Así, toda acción de evaluación, finalmente se lleva a cabo sobre un conjunto de
indicios que se seleccionan de modo sistemático y planificado, pero no por ello dejan de ser
indicios.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

39
Forma de registro y análisis.

A través de un conjunto variado de instrumentos se registran estos indicios o evidencias, este


conjunto de información que permitirá llevar a cabo la tarea de evaluación. En este aspecto,
debe entenderse que tanto más positivo es el proceso de evaluación mientras se recurre a la
mayor variedad posible de instrumentos y técnicas de análisis y retroalimentación.

Criterios.

Un componente central en toda acción de evaluación es la presencia de criterios, es decir, de


elementos a partir de los cuales se puede establecer comparación respecto del joven o algunas
de sus características. Este es uno de los elementos de más dificultosa construcción
metodológica y a la vez, más objetable en los procesos de evaluación. (por un lado, corre el
riesgo de reducir toda la evaluación a una acción de carácter normativo en el cual solo se
intenta establecer el grado de satisfacción o insatisfacción de determinadas normas. Por otro,
Marco Conceptual

se puede caer en la tentación de eludir la búsqueda o construcción de criterios, con lo cual toda
acción de evaluación resulta estéril, ya que solo es posible hacer una descripción medianamente
regular pero no resulta factible realizar un análisis comparativos).

Juicio de Valor.

La acción de juzgar, de emitir o formular juicios de valor finalmente es un elemento central de


toda acción evaluativa y el que articula y otorga sentido a los componentes anteriores ya que
tanto el levantamiento de evidencias, sus formas de registro, los criterios establecidos generan
elementos concretos en los procesos retroalimentativos en las y los jóvenes a fin de que estos
puedan emitir juicios sobre su propio progreso.

¿Puede emitir juicios los adultos sobre el progreso de los jóvenes? Evidentemente sí, pero este
tipo de juicios; es decir, aquellos bien entendidos por la práctica evaluativa, de tal forma que
este tipo de juicios emitidos vayan en beneficio de los propios.

Toma de decisiones.

Es un componente inherente al proceso de evaluación, que lo diferencia de otro tipo de


indagación. Las acciones evaluativas cobran sentido en tanto sean soporte para la toma de
decisiones. Significa reconocer que toda acción de evaluación es una forma de intervención que
conlleva tomar decisiones sobre cómo avanzar, como seguir el progreso del aprendizaje de cada
joven y en él “como” diseñar acciones concretas (estrategias) para potenciar su desarrollo.

Expresado lo anterior, centremos el análisis en el enfoque del proceso de evaluación entendida


como evaluación para el aprendizaje.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

40
Evaluación Para el Aprendizaje (EPA) es un modelo particular distinto de las interpretaciones
tradicionales acerca de la evaluación. Se trata de evaluar para potenciar el progreso del
aprendizaje en las y los jóvenes y no remitirse exclusivamente a evaluar ni menos juzgar el
aprendizaje.
Marco Conceptual

En contextos educativos, no existe el juicio sobre el aprendizaje en “correcto” o “incorrecto” ya


que los desempeños que evidencian las y los jóvenes son su propio constructor de su
aprendizaje. Por tanto en el momento de revisar evidencias levantadas de los desempeños de
las y los jóvenes y que posteriormente serán entregados a ellos por medio de la
retroalimentación, estas deben estar informadas y fundamentadas sobre las expectativas o
estándares que se persigue que las y los jóvenes logren (en este caso, competencias de
aprendizaje u objetivos educativos).

Algunas características centrales de la evaluación para el aprendizaje:

 Es considerada como parte intrínseca de la enseñanza y el aprendizaje.

 Requiere que los adultos compartan con las y los jóvenes los logros de aprendizaje que
se espera de ellos.

 Ayuda a los jóvenes a saber, recordar y reconocer los estándares que deben lograr
(entendidos estos como competencias de aprendizaje u objetivos educativos por sobre
otros igualmente válidos)

 Involucra a las y los jóvenes en su propia evaluación.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

41
 Proporciona retroalimentación que indica a las y los jóvenes lo que tienen que hacer,
paso a paso, para mejorar su desempeño.

 Asume que cada joven es capaz de mejorar su desempeño.

 Involucra tanto a adultos como a jóvenes en el análisis y reflexión acerca de los datos e
información arrojada por la evaluación.

Asumiendo que son los mismos jóvenes responsables de su propio aprendizaje, la evaluación
para el aprendizaje necesariamente debe involucrar a los jóvenes en el proceso de evaluación,
de este modo se les proporciona información sobre cómo les está yendo (avanzando,
progresando) y guía sus esfuerzos para mejorar.

Una parte importante de esta información, está constituida por la retroalimentación que provee
Marco Conceptual

el adulto y sus pares a las y los jóvenes, pero por otra debe ser producto de la participación
directa de los jóvenes en el proceso a través de la autoevaluación.

Ellos necesitan ser capaces de hacer juicios confiables acerca de lo que saben y lo que no, y de
lo que pueden y no pueden hacer. Frecuentemente, la evaluación conducida por los adultos
refuerza la dependencia de los jóvenes para tomar decisiones respecto a lo que saben, y no
aprenden a hacerlo por ellos mismos.

En la promoción del aprendizaje, se considera cada vez más importante desarrollar en las y los
jóvenes la capacidad de saber cuándo han aprendido algo y la habilidad de dirigir y manejar su
propio aprendizaje.

En las situaciones problema (actividades o acciones educativas de cualquier tipo) que se


desarrollan tanto en el Movimiento como en otros contextos de su zona de desarrollo, pero
específicamente en el Movimiento, los adultos fundamentalmente están involucrados en la
recolección de información sobre los desempeños de las y los jóvenes y por tanto sobre el
aprendizaje y en tal, debe además estimular a revisar sus trabajos crítica y constructivamente.

Los métodos para obtener información sobre el aprendizaje son bien conocidos, pero
fundamentalmente se trata de:

a. Observar a las y los jóvenes en sus desempeños y escucharlos cuando describen sus
trabajos y razonamientos.

b. Plantear a las y los jóvenes preguntas abiertas, formuladas para invitarlos a explorar sus
ideas y sus razonamientos.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

42
c. Proponer acciones, tareas, situaciones problema u otros escenarios de desempeño que
exigen a las y los jóvenes usar ciertas habilidades, conocimientos o aplicar ideas.

d. Solicitar que las y los jóvenes comuniquen sus ideas y razonamientos por diferentes
medios. Lo importante es desarrollar una comunicación efectiva ya que esta promueve
retroalimentación y autorregulación de las percepciones de sus propios desempeños.

e. Discutir palabras claves y analizar como estas deben ser utilizadas.

f. Otros métodos.

El uso de esta información requiere que los adultos y jóvenes tomen decisiones y actúen: deben
decidir en qué consisten los próximos pasos en el proceso de aprendizaje y ayudar a los jóvenes
a emprender el camino. Los adultos, por su parte, toman decisiones que potencien los espacios
para el desarrollo del aprendizaje de las y los jóvenes por un lado, y por otro, tomar decisiones
Marco Conceptual

de intervención en la mejora de escenarios que requieren atención urgente a favor del


desarrollo de las y los jóvenes.

Recordar que lo jóvenes mientras más involucrados en el proceso de evaluación, comprenderán


mejor cómo extender y mejorar su aprendizaje en función de los estándares que ha decidido
alcanzar.

Un plan que involucra los jóvenes en el juicio de sus propios trabajos, tiene mayor probabilidad
de acercar los estándares y logros de aprendizaje deseados.

Diez principios de Evaluación Para el Aprendizaje

1. Es parte de una planificación efectiva


2. Se centra en cómo aprenden las y los jóvenes
3. Es central en la actividad educativa en el Movimiento
4. Es una destreza clave por parte de los adultos.
5. Genera impacto emocional.
6. Incide en la motivación de quien aprende.
7. Promueve un compromiso con metas de aprendizaje y con criterios de evaluación.
8. Ayuda a quien aprende a saber cómo mejorar.
9. Estimula la autoevaluación.
10. Reconoce todos los logros.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

43
Finalmente comprender el proceso de evaluación como EPA, demandará a los adultos y jóvenes
evaluar los aspectos de funcionamiento e integridad verdaderamente importantes en los
jóvenes. Referidos a evaluar aprendizajes clave, lo que realmente es importante y en tal, el
ejercicio de los adultos es permanentemente a discutir, analizar y enfatizar tanto levantamiento
de información como intervenciones educativas efectivas sobre desempeños claves y no meras
observaciones sin sentido ni contenido evaluador.

Un período introductorio

El primer paso del proceso es la evaluación de entrada, que consiste en un período


introductorio, que se inicia con la incorporación del joven y culmina con la determinación de la
etapa en que comenzará su progresión. Aun cuando se incorpore a la Unidad un nuevo equipo o
varias niñas, niños o jóvenes en diferentes equipos, este período es personal, por lo que cada
cual lo vive individualmente
Marco Conceptual

La determinación de las características de este período y de los roles que juegan en él los
diferentes actores, depende de cada Rama, de la forma de ingreso y de las características de
cada joven. En todo caso, la incorporación del joven al sistema de objetivos personales es su
propósito fundamental, al cual accederá de una manera que guarde correlación con su interés
en hacerlo, según se ha descrito anteriormente.

El seguimiento de la Progresión Personal

Al término del período introductorio, niños, niñas y jóvenes inician su progresión personal a
partir de la etapa en que han sido ubicados. Entendemos por progresión personal el avance que
un joven logra paulatinamente en la obtención de las conductas previstas en los objetivos.
Como se ha descrito, el seguimiento es un proceso de acompañamiento y no de control.

Una guiadora o un dirigente acompañan en su progresión a


un número aproximado de 6 niñas, niños o jóvenes,
idealmente todos miembros de un mismo equipo, lo que le
permitirá conocer a cada uno y tener a la vez una visión de
todos como grupo, apreciando los efectos de sus
interacciones. Acompañar apunta al seguimiento de las
acciones y desempeños que las niñas, niños y jóvenes
desarrollan, no pretende inmiscuirse en su intimidad, ni
menos intervenir en ella, se refiere a un seguimiento que
permitirá comprender desde su propia realidad los
procesos que desencadena en su actuar, para de esta
forma.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

44
No es apropiado que todas las guiadoras y los dirigentes evalúen indistintamente a todas las
niñas, niños o jóvenes de una Unidad, ya que eso conduciría a apreciaciones muy generales,
insuficientes para determinar el tipo de apoyo que es necesario prestar en un momento
determinado.

El acompañamiento debe hacerse durante un tiempo prudente. Para hacer un buen


seguimiento se necesita reunir información y generar confianza, lo cual no es posible si la
guiadora o el dirigente que apoya el crecimiento cambian continuamente o se alternan con otro
u otra por períodos breves. Es recomendable que las guiadoras y los dirigentes se mantengan en
esta función por lo menos durante un año, pudiendo continuar en ella por más tiempo, a menos
que existan causas que justifiquen el reemplazo. Al producirse un cambio, éste debe ser
progresivo, considerando cuidadosamente los sentimientos de la niña, niño o joven.

El hecho que una guiadora o un dirigente sea responsable del proceso de seguimiento de una
niña, niño o joven no significa que dejen de intervenir en él otros agentes educativos. Desde
Marco Conceptual

luego, la evaluación más importante es la de la propia niña, niño o joven y luego la de sus pares,
los que manifiestan formal e informalmente su opinión de distintas maneras, desde las bromas
hasta las conversaciones más personales.

El Método procura que la opinión de los pares se manifieste como un apoyo, reduzca al máximo
su agresividad y sea contribuyente al aprendizaje. Según los casos, también pueden
proporcionar una información muy valiosa los padres, los profesores y los expertos que apoyan
el logro de una especialidad o competencia.

Las conclusiones de la evaluación de la Progresión Personal

Junto con todas las actividades y celebraciones que marcan el término de un ciclo de actividades
y la iniciación de otro, niñas, niños, jóvenes, guiadoras y dirigentes obtienen conclusiones sobre
el avance de la progresión personal de cada miembro de la Unidad.

Este proceso contiene actividades individuales, por equipo y otras que se desarrollan en los
diferentes organismos de participación que tiene la Unidad, según la Rama a la que pertenece.
Este momento final de conclusiones se apoya en el hecho que sólo transcurrido un cierto
tiempo se puede determinar si las actividades desarrolladas han servido para que un joven
demuestre avances en el logro de sus objetivos.

Como se ha visto, todo el seguimiento es un proceso de evaluación, limitándose este período al


logro de consensos y al reconocimiento de objetivos logrados. Si bien todo ello se realiza de
acuerdo a los conceptos antes definidos, sus particularidades varían de una Rama a otra.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

45
Las Especialidades

Una especialidad es un conocimiento superior al promedio sobre una materia o una habilidad
particular para ejercer una función o desempeñar una tarea. Para llegar a ser un especialista se
necesita tiempo, estudio y dedicación, pero por algo se empieza, generalmente gracias a que
alguna persona o circunstancia nos estimulan en una determinada dirección.

El Método se propone ser ese estímulo, fomentando que las


niñas, niños y jóvenes adquieran y ejerciten habilidades en
torno a un tema específico, desarrollando aptitudes innatas,
motivando la exploración de nuevas aficiones y, como
consecuencia, mejorando su autoestima y autonomía gracias
a la seguridad que comporta el manejo de una destreza. En la
rama guía y en la rama scout, atendida la edad de las niñas,
niños y jóvenes, constituye el período más apropiado para la
Marco Conceptual

adquisición de especialidades, entendidas como un incentivo


inicial. En Golondrinas y Lobatos tienen más bien un carácter
exploratorio, así como en las Ramas Pioneros y Caminantes
tienden a ser reemplazadas por las competencias.

Características de las Especialidades

La adquisición de una especialidad implica necesariamente el desarrollo de valores, la obtención


de conocimientos, el refuerzo de la identidad personal, la realización de actividades personales
o comunitarias tendientes al logro de objetivos educativos.

Las principales características de las especialidades son las siguientes:

a. Es una actividad individual y voluntaria, que se desarrolla en un tiempo adicional al de las


actividades colectivas, que puede tener o no relación con ellas y cuya duración es
variable, oscilando entre 2 y 4 meses.

b. Necesita el apoyo de un Monitor, que puede ser un par competente, un miembro del
equipo de guiadoras y dirigentes o una persona externa nombrada por dicho equipo,
sobre cuya idoneidad técnica y ética se dispone de información confiable.

c. Los objetivos, acciones y requisitos de una especialidad son flexibles, dependiendo de la


niña, niño o joven y del alcance que éste quiera dar a su especialidad.

d. Las especialidades no sólo permiten explorar y conocer, sino también hacer y servir, por
lo que es recomendable que el cumplimiento de los requisitos sea evaluado a través de
acciones y resultados.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

46
e. El logro de la especialidad se reconoce habitualmente mediante la entrega de un
distintivo especial, generalmente una insignia, que puede ser específica para esa
especialidad o genérica para un conjunto de especialidades.

f. Las especialidades aumentan la necesidad de atención especial a las niñas, niños y


jóvenes.

g. Las especialidades operan como una línea envolvente que se despliega alrededor del eje
formado por los objetivos personales de cada niña, niño o joven. En cualquier punto del
eje en que pueda ubicarse, la especialidad implica una profundización, un esfuerzo
adicional del joven o la joven que complementa su progresión global.

h. El número de especialidades por obtener tiene un límite, por lo que si se desea


incrementarlas debe ser en profundidad y no en cantidad. Quien es especialista en
demasiadas disciplinas al final no es especialista en nada, por lo que es necesario
Marco Conceptual

advertir sobre esta tendencia en que a menudo se incide.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

47
Las Competencias

Las competencias son atributos subyacentes de una persona, innatos o adquiridos, que
posibilitan una actuación efectiva en el desarrollo de una tarea o actividad. Una competencia
para una determinada tarea es el resultado de la integración en una persona de diferentes
características. Estos componentes son en parte poco visibles pero ellos hacen su trabajo desde
el interior de la persona, manifestándose de manera persistente en sus comportamientos:

a. Los rasgos de personalidad, que se refieren a las características físicas y psicológicas de


la persona y que permiten deducir sus respuestas consistentes en diferentes situaciones.

b. Las motivaciones, que son determinantes del comportamiento, ya que lo orientan y


dirigen hacia ciertos objetivos o acciones y lo alejan de otros.

c. Los valores de las personas son motivos reactivos que predicen cómo se desempeñarán
Marco Conceptual

en sus tareas.

Las competencias están igualmente determinadas por otros componentes de naturaleza más
objetiva y visible:

a. El conocimiento (saber) es la información que una persona posee sobre los asuntos
relacionados con la materia propia de la tarea que desempeñará.

b. Las habilidades (saber hacer) son destrezas que se poseen para desempeñar una cierta
tarea física o mental y que se pueden adquirir mediante el entrenamiento y la
experiencia.

c. Las actitudes (saber ser) son predisposiciones relativamente estable de la conducta que
involucran todos los ámbitos o dimensiones de la persona, estabilizando su modo de ser
en la relaciones con los demás y con el mundo.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

48
Las Especialidades como adquisición de Competencias

En las Ramas Pioneros y Caminantes (especialmente en esta última), la adquisición de


competencias, como complemento de la progresión personal, reemplaza a las especialidades,
constituyendo un proceso de profundización en la misma línea. Alguna de las razones para
introducir este cambio son:

a) Las especialidades en el Movimiento son un punto de partida en la adquisición y ejercicio


de habilidades en un tema específico, mientras que las competencias son un paso
superior que aproxima al joven a la idoneidad para el desempeño, y eventualmente,
para el trabajo.

b) Las competencias, dada su naturaleza, están más cercanas a la búsqueda de un proyecto


personal, lo que es propio de las etapas finales de la adolescencia, ya que responden a la
necesidad de proyectarse hacia la vida adulta. Durante la adolescencia inicial, la
Marco Conceptual

especialidad podría perfectamente ser una introducción o pasatiempo y cumplir su


función, lo que no debiera ocurrir con la competencia entre los Caminantes, ya que la
habilitación para el desempeño constituye su rasgo esencial.

c) Al estar ligadas a actividades y proyectos, las competencias son menos periféricas al


programa de actividades, ya que su adquisición surge como una necesidad de lo que
ocurre.

d) Por último, una especialidad conseguiría su objetivo si sólo introduce en un


conocimiento o habilidad o mejorara la autoimagen de un joven o de una joven;
mientras que la competencia, junto con cumplir esa función, busca además que él o ella
valore el hecho de hacerse competente.

Algunos factores que se ven favorecidos por el clima educativo creado por el Movimiento Guía -
Scout son las siguientes:

 Responsabilidad social y orientación al servicio


 Disposición al trabajo en equipo
 Liderazgo
 Capacidad de innovación
 Sentido de pertenencia
 Resiliencia
 Orientación a la excelencia
 Confiabilidad
 Capacidad de decidir, dirigir y delegar
 Iniciativa
 Capacidad de escuchar y comunicar

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

49
 Capacidad de perseverar en una idea
 Capacidad de negociación y consenso
 Adaptabilidad a circunstancias nuevas

Ceremonial

El ceremonial se compone de una serie de actividades y por ello constituye parte integrante del
Programa. Los progresos, vivencias y logros de cada niña, niño o joven en el Movimiento son
destacados a través de diversas acciones de reconocimiento, las que denominamos ceremonias.

En las ceremonias se manifiesta el cariño y


afecto de sus compañeros por cada niña, niño o
joven que celebra un paso importante de su
vida, convirtiéndolo en el o la protagonista
Marco Conceptual

principal.

Debemos enfatizar más el fondo (el objetivo y


sentido final del acto) que la forma (puesta en
escena, montaje).

El ceremonial nos permite renovar el sentido


del símbolo, refuerza la unidad del grupo y crea
un ambiente propicio para reflexionar sobre los valores que se hacen presentes en la actividad
de todos los días.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

50
3. APRENDIZAJE POR LA ACCIÓN

El Movimiento propone un método de educación activa que parte desde los dinamismos
naturales de las niñas, niños y jóvenes: de sus intereses, de sus deseos y sus sueños; para
convertirlos en aventuras entusiasmantes.
Esa aventura, que puede tomar la forma de juego, de campamento, de servicio a la comunidad,
es el medio por el cual se invita a los jóvenes a experimentar el modelo de valores propuesto.
Cada niña, niño y joven es protagonista de su propia educación y tiene la posibilidad de elegir
Marco Conceptual

libremente las actividades que desea realizar.

Estas elecciones se realizan a través de una


constante dinámica de acción-reflexión,
personal y en grupo, donde cada uno va
adquiriendo experiencias, descubriendo los
valores vividos e integrando
nuevos aprendizajes.
Según la edad, el juego y el aprender a través
de la acción son la manera privilegiada de
aprehender la realidad y de adquirir
habilidades y conocimientos útiles para la vida.

Consideraciones Generales

Se ha definido el Aprendizaje, como el cambio de comportamiento de un sujeto frente a una


situación dada, determinado por el hecho de que esa situación ha sido experimentada
(definición genérica).

El Aprendizaje consiste, en una interacción continua entre lo que está fuera y lo que está al
interior del sujeto que aprende, tomando en cuenta que tal dimensión interior es la que
determina el éxito del proceso de aprendizaje. Por ello el Aprendizaje es Multidimensional, es
decir, progresa en múltiples formas.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

51
Precisamente una dimensión interior, la subjetividad, es la que decide de manera autónoma el
significado que se atribuirá a los elementos externos

El Aprendizaje por la Acción no es un método sino un principio metodológico. A partir de este


principio, es posible desarrollar competencias en distintos entornos de aprendizaje. Seguir este
principio implica enfrentar a las niñas, niños y jóvenes con problemas relacionados con su
futuro desempeño personal, profesional, etc., que tienen que aprender a resolver.

La autonomía es el motor del aprendizaje y no debe ser considerada solamente como una
finalidad general del sistema educativo sino como uno de sus principios constitutivos
fundamentales.

Generación del Aprendizaje por la Acción


Marco Conceptual

El Aprendizaje se genera a través de un proceso donde la niña, niño o joven enfrenta situaciones
problema y las resuelve en forma autónoma, generando la posibilidad de desarrollar nuevas
formas de enfrentar los desafíos que se le presentan, recurriendo a su capacidad creativa, de
diagnóstico, planteamiento y corroboración de hipótesis, indagación, exploración, evaluación de
las decisiones tomadas, reafirmación de los valores presentados y reflejados en la Ley y
Promesa entre otras variables. Todo esto considerando las características del desarrollo en cada
rango etáreo.

Elementos Clave

Para ello, siempre se plantea una situación problema concreta pertinente con una cierta
complejidad. A partir de ésta, se formulan tareas a resolver que son el instrumento para el
desarrollo de los aprendizajes.

La situación problema debe estar en un contexto próximo a la niña, niño o joven y presentar
elementos que le sean familiares a los cuales puede recurrir a partir de sus experiencias previas.

Son las guiadoras y dirigentes quienes potencian la formulación de situaciones problema y


tareas más o menos complejas según los conocimientos y competencias preexistentes de las
niñas, niños y jóvenes.

El Aprendizaje por la acción implica el desarrollo del “Ciclo de la Acción Completa” por parte de
la niña, niño o joven, al enfrentarse a una situación problema.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

52
Podemos ilustrar, el proceso interno que ocurre en un joven que desarrolla por la acción su
aprendizaje por medio del modelo de una acción completa, como se muestra en la siguiente
figura:

Modelo de una acción completa para construir el aprendizaje:

SITUACIÓN PROBLEMA
Marco Conceptual

INFORMARSE

VALORAR PLANIFICAR

MODELO DE UNA
ACCIÓN COMPLETA

CONTROLAR DECIDIR

REALIZAR

Frente a una situación problema, entendida esta como una situación planificada o no, donde se
pone en juego la creatividad e innovación de las niñas, niños y jóvenes y en ella se detonan
procesos efectivos de aprendizaje de manera autónoma.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

53
La niña, niño o joven:

a. Primero recibe y busca información de la situación que se le presenta.

b. Una vez informado con las suficientes variables consideradas, planifica individual y/o
colectivamente lo que va a ejecutar.

c. Posteriormente estará dispuesto a decidir, frente a las variables en juego en cuanto a su


prioridad y/o alternativas más viables para actuar.

d. Luego del proceso anterior se ejecuta o realiza tal acción.

e. Durante su desarrollo el joven controla todos aquellos factores y/o variables que están
en juego en el dinamismo de la resolución de la situación problema.
Marco Conceptual

f. Finalmente, dentro del modelo de la acción la niña, niño o joven valorará la acción
desarrollada, las alternativas y opciones tomadas y por consiguiente construirá en sí
mismo los elementos que ha considerado relevantes y/o significativos para él.

En los procesos de Aprendizaje por la acción, juega un papel fundamental actuar en forma
práctica en la resolución de la situación problema. Es necesario realizar el proceso de valoración
tanto de la experiencia como de los resultados, ya que puede suceder que el proceso y la
búsqueda de la solución correcta sean más importantes que el resultado mismo.

El Aprendizaje se basa entonces en el desarrollo de las situaciones problemas presentadas y es


en este proceso donde la niña, niño o joven adquiere experiencias volviéndose cada vez más
competente.

Finalmente, es vital para el Movimiento desarrollar y hacer progresar el aprendizaje con los
elementos transversales que detonan y armonizan la construcción de su propio crecimiento,
ilustrado en los cuatro pilares de la educación, a saber:

1. Aprender a SER
2. Aprender a HACER
3. Aprender a CONOCER
4. Aprender a VIVIR JUNTOS

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

54
Orientaciones Metodológicas

Se aprende y se ejercita interactuando en su medio, en las diferentes experiencias Valóricas


dadas por el Movimiento Guía - Scout, encontrando en ellas las herramientas adecuadas para la
solución de problemas, identificándolos, transformándolos, y reconstruyendo con su
autonomía, y aplicando sus conocimientos para la solución de ellos.

Para el desarrollo efectivo de la construcción y progreso del aprendizaje basado en el


Aprendizaje por la Acción, es menester entonces, enfrentar al joven, como ya se ha hecho
mención reiteradamente, con situaciones problema, en su desarrollo y resolución, descubrirá,
por medio del desarrollo de diversas habilidades, destrezas, conocimientos y actitudes, nuevas
competencias donde es posible que muchas de aquellas, jamás las haya reflexionado para su
adquisición. Por lo anterior, la Guía y el Scout, recogerán todos aquellos elementos que,
producto de su vivencia y experiencia adquirida, le resulten significativos de manera
permanente para su desarrollo y progreso.
Marco Conceptual

A modo de conclusión de este fenómeno en el progreso del joven, el Aprendizaje por la Acción
se construye e identifica claramente mediante la unión consecutiva de los siguientes
“aprendizajes”:

APRENDIZAJE POR LA
ACCIÓN
DESARROLLO DEL APRENDIZAJE

APRENDIZAJE BASADO EN
PROBLEMAS

APRENDIZAJE POR
DESUBRIMIENTO

APRENDIZAJE
SINGIFICATIVO

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

55
Coeducación

El concepto de coeducación dentro del Movimiento, implica "... un proceso por el cual personas
de ambos sexos se educan en conjunto para llegar a establecer entre hombres y mujeres una
relación de igualdad y de complementariedad, caracterizada por la igualdad de oportunidades,
la plena aceptación del uno por el otro, la comprensión, el respeto y el enriquecimiento mutuo
sobre la base del compañerismo, la responsabilidad compartida y el poder de decisión." (OMMS)

El Movimiento ha de proponer una


serie de conocimientos, valores y
actitudes a todos las niñas, niños y
jóvenes que la constituyen. Ha de
potenciar las habilidades necesarias
Marco Conceptual

para que cada miembro,


independientemente de su sexo, las
integre en su personalidad, es decir, se
pretende que toda niña, niño y joven
tenga la oportunidad de potenciar
aquellos valores, actitudes y
conocimientos que posibilitan un
desarrollo integral de su personalidad,
lo que a su vez le permitirá‚ una
integración responsable y participativa como miembro de la sociedad en la que se vive, sin
hacer diferencias por razón de sexo. En este contexto el aprendizaje es potenciado en su
desarrollo, desde la perspectiva del reconocimiento del otro, respetando su desarrollo pero
también el propio, sus tiempos y ritmos de aprendizaje.

Si hablamos de “aprendizaje” nos referimos al desarrollo multidimensional de todo niño, niña y


joven, y para Guías y Scouts de Chile, este se ve favorecido en la medida en que ellos se
enfrentan a diversas situaciones y espacios posibles y probables de potenciarlo, cobrando
mayor riqueza y valor en la medida que vivencie dichos espacios entre iguales del mismo sexo,
por un lado, y por otro, fomentando el acercamiento entre diversos sexos en diversas acciones
educativas donde la participación y el trabajo colaborativo cobran un rol fundamental para el
crecimiento personal, la toma de decisiones, entre otras variables que potencian su aprendizaje
y por ende su crecimiento.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

56
Y es mediante la acción, sobre sus desempeños y vivencias en los diferentes espacios en los que
se desarrollan que niñas, niños y jóvenes aprenden esta idea de igualdad y complementariedad.
Además, la vivencia de diversas actividades, de manera integrada; la aceptación y respeto de
intereses específicos de cada sexo en una etapa determinada de su desarrollo formarán a cada
niña, niño o joven consciente de su papel en la sociedad de hoy y del futuro, y de su
responsabilidad de educar hijos con mente justa y respetuosa de las diferencias y características
de los individuos, fruto más bien de su experiencia de vida que por el hecho de pertenecer a un
sexo determinado.
Marco Conceptual

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

57
4. SISTEMA DE EQUIPO

Cada uno necesita de los demás para realizarse como persona. El Guidismo y Escultismo
desarrolla este dinamismo social a través la pertenencia a pequeños grupos donde cada
integrante se hace responsable de una tarea frente a sus compañeros.
El Método Guía - Scout propone vivir una aventura en pequeños grupos a través del llamado
'Sistema de Equipos'.
En esa pequeña comunidad a su medida cada niña, niño y joven aprende a trabajar, a compartir
Marco Conceptual

y a relacionarse con los demás; asume una responsabilidad al servicio del equipo y se
confrontan las experiencias vividas.
El sentido de educar personas en relación con los demás, es que sean personas abiertas a vivir
junto a otros y que, al descubrir las riquezas de los demás, descubran sus propias riquezas y
carencias, construyendo su autoestima.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

58
Importancia del Sistema de Equipo

En “Orientaciones para la tarea del dirigente scout” (1919), Baden Powell precisó que “El
sistema de equipos es la característica esencial que diferencia a la educación scout de la que
ofrecen todas las demás organizaciones similares.” La originalidad del fundador consiste en
haber descubierto las oportunidades que los pequeños grupos presentan para el crecimiento
personal y el desarrollo de la autonomía de las niñas, niños y jóvenes.

El Sistema de Equipo empodera a las niñas, niños y jóvenes

Las posibilidades de éxito en la aplicación del sistema de equipos son casi totales, siempre que
se le utilice apropiadamente, esto es, como una forma de entregar la iniciativa y la
responsabilidad a las niñas, niños y jóvenes y no como una manera de simplificar la tarea de la
guiadora o el dirigente o subdividir una Unidad administrativamente. BP también advirtió sobre
Marco Conceptual

estas posibles desviaciones: “…el principal propósito no es precisamente ahorrarle problemas a


la guiadora o al dirigente de Unidad, sino ofrecer al joven la ocasión de asumir
responsabilidades, dado que éste es el mejor de los medios para desarrollar el carácter.” (Obra
citada).

El Sistema de Equipo opera para todas las Ramas

Con modalidades diferentes, dependiendo de las etapas de desarrollo de las niñas, niños y
jóvenes, el sistema de equipos es un componente esencial del Método en todas las edades y
Ramas.

Es recomendable insistir en esta afirmación ya que con frecuencia se oye decir que el sistema de
equipos en las Golondrinas y en los Lobatos es sólo una cuestión administrativa para el mejor
control de los niños, mientras al mismo tiempo se tiende a plantear que en los Pioneros y
Caminantes el sistema se debiera atenuar, por cuanto en esa edad la búsqueda de la identidad
personal produce una mayor individuación de los procesos. Paralelamente, en las Guías y
Scouts, que han sido la pista de despegue del sistema de equipos, demasiadas guiadoras o
dirigentes se declaran sus devotos, pero en la práctica aplican un “sistema de unidad”.

El Sistema de Equipo genera una cultura de participación

Cuando el sistema de equipos opera plenamente se favorece la expresión de los deseos de


niñas, niños y jóvenes, éstos participan en los procesos de toma de decisiones al interior de su
equipo y unidad y progresivamente adquieren una cultura de participación que luego
proyectarán en su vida social. Al debilitarse las funciones del equipo se debilita también el rol
del líder juvenil dentro de éste, pudiendo desembocarse, sin desearlo quizás, en que el adulto
pase a cubrir el espacio vacío, eliminando el rol que el Método asigna a los pares.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

59
El Equipo

El equipo es una comunidad de aprendizaje que


planifica y emprende acciones conjuntas, se
compromete en proyectos comunes e interactúa
con otros equipos similares para tareas que
contribuyen al desarrollo personal de sus
miembros. Los puede haber permanentes o
circunstanciales.

El equipo está compuesto por entre cuatro y


ocho integrantes, según la Rama.
Marco Conceptual

La Estructura de la Unidad

La estructura que se dé a la Unidad no es ajena a la plena aplicación del sistema de equipos. Una
Unidad sobre estructurada, con instancias que duplican funciones, ocupará un tiempo excesivo
en el juego de sus organismos y tenderá al reglamentarismo y a la burocracia, ambos
fenómenos poco compatibles con el clima educativo.

Se debe prevenir también el riesgo de convertir al Método en programa, lo que ocurre cuando
la ritualidad interna no deja tiempo para desarrollar actividades y proyectos, que es lo que
conecta a las niñas, niños y jóvenes con el mundo.

Cada rama determinará los Organismos de Participación Juvenil a nivel de unidad que
garanticen los procesos de planificación y evaluación en cada uno de los rangos de edad y de
capacitación en las ramas intermedias. Esto mismo también se aplica a los equipos.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

60
5. ROL DEL ADULTO

El proceso educativo que propone el Movimiento Guía – Scout sólo es posible en la medida en
que existan adultos responsables de su puesta en práctica. El voluntario adulto participa
activamente de ese proceso compartiendo las actividades con los jóvenes y generando espacios
que permitan vivenciar los valores que propone el movimiento.
El adulto ayuda al grupo a descubrir el sentido de lo vivido, presta atención a cada niña, niño y
joven y lo estimula en su desarrollo personal.
El rol del adulto es fomentar la toma de decisiones por parte de los muchachos sin tratar de
Marco Conceptual

imponer sus propias convicciones.

Presencia del Adulto

En el proceso de crecimiento de las niñas,


niños y jóvenes, el educador adulto,
permaneciendo como tal, se incorpora
alegremente al dinamismo juvenil, dando
testimonio de los valores del Movimiento y
ayudándolos a descubrir lo que a ellos solos
les permanecería oculto.

Este estilo permite establecer relaciones


horizontales de cooperación para el
aprendizaje, facilita el diálogo generacional y
demuestra que el poder y la autoridad se
pueden ejercitar al servicio de la libertad de
quienes se educa, dirige o gobierna.

Los Adultos: testimonio y conocimiento del Método

Un factor determinante en los resultados del Movimiento son los líderes adultos y jóvenes
adultos que dan testimonio de sus valores y velan por la aplicación plena de su Método. De
poco sirven los valores si no se encarnan en las personas; y el Método sólo opera cuando esas
personas aplican y articulan todos sus componentes.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

61
Organizadores y Educadores

Los líderes actúan indistintamente como organizadores y educadores. Actúan como


organizadores cuando crean las condiciones estructurales que facilitan el proceso educativo:
planificar, captar recursos humanos y materiales, supervisar, definir estrategias. Estas
actividades influyen en el clima educativo y en el aprendizaje.

Por otra parte, se desempeñan como educadores en la relación educativa directa con las niñas,
niños y jóvenes, ya sea orientando, contribuyendo a la organización de las actividades,
acompañando, o participando en la evaluación de su proceso de formación.

Esta distinción tiene por objeto facilitar la comprensión del rol del adulto, ya que al estar ambas
orientadas a un fin educativo, la mayoría de las veces en la práctica se presentan vinculadas.
Marco Conceptual

Gestión de la Unidad

La principal tarea organizativa es gestionar la Unidad. La esencia de la gestión consiste en ver


cómo las técnicas de gestión y el Método se articulan para desempeñarse como un todo en una
realidad determinada. No es posible esperar recetas ni fórmulas mágicas surgidas de quienes
desconocen esa realidad. No hay dos realidades idénticas, por lo que tampoco es posible que
haya dos Unidades iguales. Los indicados para leer bien una determinada realidad son las
guiadoras o los dirigentes de la Unidad que actúa en esa realidad, siempre que estén
capacitados para hacerlo. Para diseñar bien se requiere conocer a las niñas, niños y jóvenes,
conocer la realidad de su entorno, manejar el Método y tener la capacidad de articular esos
conocimientos.

Custodiar la Misión

Otra tarea organizativa de los adultos consiste en custodiar la Misión, a la que nos hemos
referido como “punto de partida” al inicio de este documento. Custodiar la Misión del
Movimiento es dar un testimonio sólido y continuo de los valores que ella propone y velar
porque se aplique plenamente el Método, creando las condiciones que generan un clima
educativo.

Gestionar la Visión institucional en la unidad

Las guiadoras o los dirigentes deben también gestionar hacia la Visión. Entenderemos por Visión
a aquel objetivo último del que consideramos el ideal de la organización, se refiere a la
aspiración última que potencialmente la organización desea ser. Así la visión de una Unidad
debe ser reflejo en sus aspiraciones, de la Visión institucional como a su vez, considerar la
imagen que sus propios integrantes tienen de su futuro como colectivo.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

62
Cuando esta imagen es compartida se convierte en una fuerza de impresionante poder en el
corazón de todos los miembros, creando un vínculo común y dando coherencia a todo lo que se
hace. Gestionar la visión significa velar porque exista, esté siempre presente, se intensifique y se
enfrenten los factores que la pudieran deteriorar. En tal sentido, la responsabilidad en esta
gestión, significa orientar la imagen que los integrantes tienen del futuro en la unidad con la
Visión institucional definida para la AGSCH.
Marco Conceptual

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

63
Las Guiadoras y los Dirigentes animan

Como organizadores, las guiadoras o los dirigentes animan. A través de su testimonio y de los
múltiples intercambios que sostienen con las niñas, niños y jóvenes, los adultos en el
movimiento convocan sus conductas y contagian entusiasmo por el logro de la visión
compartida, por las aventuras que se preparan, por el fortalecimiento de los pequeños grupos,
por el cumplimiento del programa de actividades, por el compromiso con su crecimiento
personal y por todo lo que se hace en la Unidad. Por medio de la comunicación, entendida como
un proceso de compartir significados, se produce un encantamiento progresivo que suscita
acuerdos (de acordis, un solo corazón) y que fomenta la motivación en las niñas, niños y jóvenes
para actuar en un determinado sentido (de moto, mover).

Animación
Marco Conceptual

Para animar hay que privilegiar las relaciones, ayudando sinceramente a los demás a
comprender y a descubrir por sí mismos, dejando plena libertad de opción. El adulto muestra,
revela, invita, facilita que los otros descubran por sí mismos. Para que esta relación sea genuina
debe estar exenta de todo afán de imponer. Hacer que se motiven sin controlar ni hacer
demagogia. Hacer que se motiven sin manipular, sin introducirle a la propuesta una trampa
afectiva que haga imposible al otro decir que no. Hacer que se motiven sin adular, sin celebrar
éxitos que no existen con la única intención de obtener adhesión.

Los adultos promueven opción y compromiso

Si bien es imprescindible, la motivación no es suficiente. El objetivo de la motivación es que el


joven y la joven aprendan a optar libremente y, tomada una opción, trasciendan de la
motivación al compromiso, incorporando en su vida las opciones que han tomado.

El adulto también se compromete

Hay que decir también que compromiso es una palabra recíproca, que alude a la instalación de
una relación mutua. Lo entendemos como un sistema de socialización personal y educativa que,
basándose en un objetivo común productivo, agrupa a los implicados en la tarea, para llevar a
cabo organizadamente acciones que redunden en beneficio de las propias niñas, niños y jóvenes
que han adquirido también su propio compromiso. En definitiva es poner énfasis en el que
promueve el compromiso, así éste asume la responsabilidad de ser testimonio de aquello que le
da sentido a dicho compromiso.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

64
Como educador, el adulto es un agente de cambio

En el Movimiento el rol educador del adulto es ser promotor de cambios en las niñas, niños y
jóvenes. El aprendizaje es cambio, renovación, resolución y reformulación de problemas a
medida que éstos surgen de la acción misma, preparándolos para actuar ante las nuevas
situaciones que se producen en un mundo en cambio permanente.

Los adultos y el proceso educativo

El aprendizaje, entendido como cambio permanente en el comportamiento de las niñas, niños y


jóvenes y como la capacidad de resolver situaciones problemas de manera autónoma posee al
menos cuatro rasgos básicos: la participación, la
anticipación, la integración y la autonomía.
Marco Conceptual

Dentro del proceso educativo, que propicia el


aprendizaje en las niñas, niños y jóvenes, la
participación es fundamental, esta implica una
colaboración activa por parte de todos los que
interactúan en la vivencia de toda acción
educativa, sea en el planeamiento, gestión,
desarrollo y evaluación de las diversas
situaciones problemas en las que se ven
enfrentados y por tanto sobre los desempeños
personales que cada actor ejecuta y que en
definitiva intervienen efectivamente en la
construcción de su propio aprendizaje.

 La anticipación, por su parte, supone una perspectiva de futuro, una mirada adelantada
de los acontecimientos que se avecinan, lo que se concreta colectiva e individualmente
en un conjunto de acciones educativas orientadas al logro de determinados objetivos
personales. La anticipación invita a desarrollar los futuros posibles y probables a los que
cada joven aspira, tanto para el desarrollo personal como para el colectivo, analizando y
midiendo las variables de éxito y de dificultad que pudieran presentarse frente al logro
final de los objetivos trazados.

De esta manera, anticiparse a diversos escenarios de acción y logro, invita a revisar


metódica y sistemáticamente los caminos a seguir con el menor grado de error en su
cumplimiento.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

65
 Se concibe fundamental para el desarrollo y progreso del aprendizaje al interior del
Movimiento, la integración e interacción social. La integración potencia el desarrollo de
habilidades, conocimientos y actitudes de cada individuo, los que son puestos en juego y
transferidos tanto entre sus pares como de todos los actores que intervienen en las
acciones y vivencias que se desarrollan en el Movimiento; asume el aprender a vivir en
sociedad, se ajustan, educan y desarrollan a una serie de valores y normas comunes
fomentando el respeto y la valoración del otro a partir de la aceptación, pluralismo y
capacidades de cada actor e integrante de los diversos grupos en los que forma parte.

 Uno de los fines últimos de la educación en todos sus ámbitos y en particular al interior
del Movimiento es desarrollar y potenciar la autonomía de todas las niñas, niños y
jóvenes, entendida como la capacidad de autogobernarse determinando y definiendo su
propia conducta, es una expresión de libertad e independencia en el conocer, hacer y ser
Marco Conceptual

de cada joven. Así, por medio de la autonomía, se pretende que las niñas, niños y
jóvenes sean capaces de tomar decisiones responsables en sus acciones, lo que refuerza
su autoestima y seguridad, evidenciando testimonialmente, por medio de su
comportamiento, actitudes que promueven los valores que ha hecho propio en su
vivencia y desarrollo al interior del Movimiento.

Condiciones funcionales del adulto educador

Se espera que el adulto reúna las siguientes condiciones funcionales:

1. Describir y caracterizar a las niñas, niños y jóvenes en sus ámbitos de desarrollo sobre la
base de sus habilidades, conocimientos y actitudes que posee y la disposición a
desarrollar permanentemente otras nuevas.

2. Observar las diferentes realidades de donde provienen las niñas, niños y jóvenes, sus
formas de vida, su entorno y los acontecimientos relevantes que ocurren sin hacer
interpretaciones subjetivas de ella.

3. Acoger y acompañar a todos y cada una de las niñas, niños y jóvenes, acercándose a
ellos, comprendiendo su comportamiento, su lenguaje y formas de actuar y comunicar
ideas y razonamientos.

4. Escuchar y atender todas las visiones expresadas por las niñas, niños y jóvenes referidas
a las diversas formas de interpretar, razonar y solucionar situaciones que se le
presenten.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

66
5. Apoyar a las niñas, niños y jóvenes en su desarrollo, asumiendo sus acciones como parte
de la realidad que viven y conocen, no descartando ninguna opción que ellos expresen,
sino por el contrario aceptándolas y a partir de ellas fomentar espacios educativos para
construir nuevos significados de la realidad.

6. Gestionar la visión institucional en la unidad, planificando, ejecutando, revisando y


evaluando permanentemente acciones que conlleven a acercarse al logro de los
objetivos trazados.

7. Promover horizontalidad entre los adultos, delegando acciones y potenciando el


perfeccionamiento de los miembros de su equipo en la tarea educativa como a su vez
reforzando el trabajo en equipo para el logro sistemático del propósito.

8. Poseer competencias para evaluar actividades y progresión personal con las niñas, niños
y jóvenes, poseyendo especialmente habilidades para ayudar a otros para que aprendan
Marco Conceptual

a ejecutar y evaluar por sí mismos.

9. Conocer y manejar procesos de evaluación educativa en las niñas, niños y jóvenes con el
objeto de que estos crezcan y se desarrollen progresivamente en su aprendizaje,
asegurando que este sea efectivo y útil para cada uno de ellos.

10. Promover la participación y comunicación permanente con la familia y potencialmente


con otros actores que influyen en el desarrollo de las niñas, niños y jóvenes.

Capacidad para formar Redes

Una condición funcional que merece un tratamiento separado es la capacidad de las guiadoras o
los dirigentes para formar redes. Una red a nivel de Unidad es el trabajo sistemático de
colaboración y complementación con los recursos del ámbito territorial en que actúa la Unidad
y el Grupo, o del más amplio en que se mueven sus guiadoras, dirigentes y padres.

A nivel de una Unidad la red es simplemente una red de contactos que se materializa en una
base de datos personalizada, formada por un conjunto lo más amplio posible de personas
conocidas y confiables que están en condiciones de apoyar a la Unidad en sus actividades
educativas.

Es clave que con estas personas las guiadoras o los dirigentes hayan logrado establecer un
sistema de vínculos fundado en la relación, en el servicio o en cualquier tipo de interacción que
les brinde una recompensa o una satisfacción.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

67
Ventajas de este tipo de red

Una red tan simple como ésta agrega valor y potencia el trabajo de las guiadoras y los
dirigentes:
a. Aumenta la disponibilidad de recursos humanos y técnicos, lo que permite proyectar el
trabajo por encima de las posibilidades de acción del equipo de guiadoras o dirigentes
con el cual se cuenta;
b. Mejora y asegura la calidad de actividades y proyectos; c) incrementa la comunicación
con colaboradores más allá del ámbito guía-scout;
c. Actualiza destrezas y competencias de las guiadoras o los dirigentes;
d. Acrecienta el reconocimiento de interlocutores válidos y expertos hacia la tarea que
desarrolla la Unidad y el Grupo;
e. Sirve de factor protector, porque contribuye a observar y prevenir conductas de riesgo y
a apoyar en casos específicos.
Marco Conceptual

Factores que fortalecen una Red

Todas las redes tienden al desgaste, incluso una tan simple como la propuesta. Algunos de los
factores que contribuyen a la conformación de una red son los siguientes:

a. Poseer un objetivo común;


b. Participación y comunicación conjunta en tareas, de tal
c. Manera que se perciba el aporte de cada uno;
d. Eficiente canalización de las comunicaciones;
e. Presencia de evaluación, validación o reconocimiento;
f. Protagonismo de todos;
g. Metas o expectativas realistas;
h. Ausencia de disputas y búsqueda de poder;
i. Estabilidad que potencien a la Unidad o al Grupo al que pertenece;
j. Estabilidad de guiadoras o dirigentes en la unidad;
k. Presencia de políticas y apoyo por parte de las instancias institucionales.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

68
6. MARCO SIMBÓLICO

Introducción

El Marco Simbólico se entiende como el contexto en que se desarrolla la vida de la Unidad. Es el


vocabulario, símbolos y elementos propios para el desarrollo de sus actividades.

Lo constituyen todos aquellos elementos que permiten reforzar nuestra respuesta educativa, de
manera que podamos desarrollar un programa realmente atractivo y estimulante. De esta
manera se facilita el sentido universal y de pertenencia al Movimiento. Sin embargo, la
Marco Conceptual

existencia de los elementos del Marco Simbólico sólo se justifica en la medida en que éstos
contribuyan a nuestra labor educativa y tengan sentido para quienes los utilizan.

Significante y Significado

Un símbolo es una imagen, figura o expresión que representa una realidad o un concepto. De
ahí que en todo símbolo encontremos un significante y un significado. El significante es la
imagen sensible de algo y el significado es el concepto al cual ese significante hace referencia.
Respecto a la paloma, por ejemplo, existe la convención de considerarla símbolo de la paz, por
lo que la paloma es el significante y la paz el significado.

El Marco Simbólico es un conjunto de Símbolos

El Método Guía-Scout recurre con frecuencia a los


símbolos. Flor de lis, saludo con la mano izquierda,
seña, lema, uniforme, nombres de las etapas de
progresión, insignias, son algunos de los símbolos
utilizados. Cuando empleamos una imagen o una
expresión que comprende varios símbolos
relacionados y que en conjunto sirven para animar
el proceso educativo en una de las etapas del
Movimiento, hablamos de un marco simbólico, que
no es otra cosa que un conjunto de símbolos.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

69
En el caso de los lobatos, por ejemplo, su marco simbólico ha convertido a los personajes de “El
Libro de las Tierras Vírgenes” en significantes de otros tantos significados que son las conductas
que se espera que los niños adopten o rechacen. Los lobatos desean llegar a ser los mejores
integrantes del pueblo libre de los lobos y por ningún motivo aceptarían formar parte de los
Bandar-log, el pueblo sin orden ni ley.

Ventajas de disponer de un conjunto de símbolos

Las ventajas de utilizar un conjunto de símbolos como refuerzo de nuestra metodología son
numerosas:

a. Incentiva la imaginación y desarrolla la sensibilidad, contribuyendo a que la realidad


adquiera una dimensión que sin la ayuda del símbolo quizás no tendría, o no se
dispondría de la sensibilidad para verla;
Marco Conceptual

b. Refuerza la pertenencia a una comunidad que se encamina al propósito de que sus


miembros sean personas autónomas y comprometidas en la construcción de un mundo
mejor, tarea que probablemente no forme parte de las inquietudes de una joven o un
joven cuando ingresan al Movimiento, pero que se hace explícita a través del símbolo;

c. Permite a los adultos presentar los valores del Movimiento de manera atractiva y ayuda
a niñas, niños y jóvenes a identificarse con esos valores, ya que para ser vividos los
valores requieren el testimonio de otros que han sido capaces de encarnarlos en su vida;

d. Da un sentido único a las actividades y proyectos de distinta naturaleza que se


desarrollan;

e. Motiva y da importancia al logro de objetivos personales, proceso que podría ser árido o
escolar si no se insertara en una aventura vivida al modo de un juego.

Correspondencia entre Significante y Significado

En primer lugar, debe guardar correspondencia entre significante y significado, esto es, una
relación exenta de toda ambigüedad. Si para dar modernidad a la fábula del pueblo de los lobos
apareciera de pronto Mowgli a bordo de una nave espacial arremetiendo contra los Bandar-log,
el símbolo original se tornaría equívoco y se perdería su identidad. El significante debe guardar
relación con las características psicológicas de la edad.

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

70
Un conjunto de símbolos vivo y latente

Para aproximar al significado, el conjunto de símbolos debe permanecer vivo y latente. El


símbolo tiende a perder nitidez y fuerza cuando producto de la rutina los líderes no le atribuyen
importancia. Como deslavada referencia, hecha ocasionalmente en celebraciones formales, el
símbolo no posee el vigor suficiente para motivar el comportamiento de las niñas, niños y
jóvenes.

Por último, se requiere que el Marco simbólico se articule con los elementos de identidad de la
Rama, tales como nombre de las niñas, niños y jóvenes, de su Unidad, de su color y de sus
etapas de progresión.
Marco Conceptual

Marco Conceptual del Método Guía – Scout

71