You are on page 1of 44

ADIESTRAMIENTO CANINO

Introducción. El adiestramiento canino consiste en enseñarle conductas nuevas a un perro y eliminar algunas de sus
conductas antiguas. Por ejemplo, cuando entrenas a tu perro para que se siente a la orden, le estás enseñando Una nueva
conducta. En cambio, cuando le enseñas a no ensuciar la alfombra, estás eliminando una de sus conductas antiguas. La
definición de "adiestramiento canino" varía según la escuela que sigan los adiestradores. Los adiestradores tradicionales,
por ejemplo, diferencian entre "educación del cachorro" y "adiestramiento del perro". Para ellos, todo lo que se le enseña a
un perro antes de que cumpla los seis meses (a veces cuatro meses, a veces ocho meses) es "educación del cachorro",
mientras que todo lo que se le enseña después es "adiestramiento canino". Por su parte, los adiestradores que se basan en
el refuerzo positivo (los "adiestradores positivos") suelen evitar esa diferenciación por edades. Para evitar conflictos con
los términos, considera que en este tutorial "adiestramiento canino" comprende todo lo que le enseñes a tu perro, sin
importar su edad. Lo que aprendas en este tutorial de adiestramiento canino te servirá para educar a tu perro, sin importar
si es cachorro o ya tiene 10 años, si es macho o hembra, si es un gran danés o un pequinés, si tiene tendencias de izquierda
o de derecha...

Acerca de las técnicas de adiestramiento canino. Existen diferentes técnicas de adiestramiento, como el adiestramiento
canino tradicional o el adiestramiento canino positivo. Las razones por las que aquí se enfoca principalmente en técnicas
positivas son que:

• Estas técnicas son más fáciles de llevar a la práctica que las técnicas tradicionales
• Estas técnicas son más divertidas y amigables, tanto para los perros como para sus dueños
• Las técnicas positivas no tienen efectos colaterales adversos
• No es necesario que tu perro use collares de ahorque, de púas o eléctricos

Hay algunas cosas que tienes que considerar:

• No trates de resolver problemas serios, como la agresión, sin consultar con un veterinario especialista o contratar a
un adiestrador profesional. Los problemas serios, y la agresión en particular, tienen que ser evaluados y tratados
personalmente por profesionales competentes.
• Los procedimientos que encontrarás en el tutorial son efectivos, pero requieren tiempo y dedicación.
• El tutorial de adiestramiento canino no te ofrece recetas mágicas para entrenar a tu perro en pocas horas, para
comunicarte telepáticamente con él ni para solucionar todos los problemas existentes
• Tú eres el único responsable de la puesta en práctica de la información ofrecida y de sus consecuencias.

Cómo entrenar nuevas conductas en tu perro. Entrenar nuevas conductas en tu perro es una parte fundamental de todo
programa de adiestramiento canino. Muchas personas creen que entrenar es lo mismo que enseñar y se conforman con que
sus perros respondan a alguna orden de vez en cuando. Sin embargo, entrenar y enseñar no son la misma cosa. Tu perro
puede haber aprendido a acudir al llamado, pero no estará entrenado si no responde a tu orden mientras está jugando con
otros perros o si está más preocupado por perseguir una pelota. Entrenar nuevas conductas consiste en enseñar algunas
cosas a tu perro y conseguir que esos comportamientos se conviertan en un hábito. Para poder entrenar nuevas conductas
en tu perro, necesitas conocer algunos conceptos técnicos. Esto te permitirá seguir los ejercicios y también diseñar tus
propios procedimientos para entrenar conductas.

Este es tu primer ejercicio de adiestramiento canino. No le estarás enseñando nada práctico a tu perro, pero es un ejercicio
importante para comprender el primer paso en el adiestramiento de perros: el condicionamiento clásico. En realidad, el
ejercicio es más útil para ti que para tu perro.

Tu perro tiene que estar sin correa, así que necesitarás un lugar cerrado para llevar a cabo este ejercicio. Ese lugar tiene
que ser familiar para tu perro y no debe haber distracciones en el mismo. El mismo lugar en que normalmente le das la
comida a tu perro puede ser adecuado para este ejercicio, siempre que el plato esté vacío. Otros lugares útiles pueden ser:
la cocina, tu cuarto, un jardín cercado, etc. Además, como el ejercicio de condicionamiento clásico está basado en el uso
de comida, es bueno que lo lleves a cabo justo antes de darle a tu perro una de sus raciones diarias de comida.

 S
 ujeta algunos pedacitos de comida en tu mano y muéstraselos, pero no permitas que los tome.
 Haz un sonido de "click" con la lengua y dale un pedacito de comida.
 Puedes darle a tu perro los pedacitos de comida directamente de tu mano, o lanzarlos al suelo cerca de él, pero
dáselos inmediatamente después de haber hecho click. Si los lanzas al suelo, asegúrate que pueda verlos con
facilidad.
 Si no puedes hacer click con la lengua, haz cualquier otro sonido suave que no asuste a tu perro (puedes usar una
palabra corta, como "hey", pronunciada rápidamente pero sin alzar la voz).
 Repite el mismo procedimiento varias veces, hasta que notes que tu perro se pone muy atento cada vez que
escucha el click.
 Normalmente esto toma seis o siete repeticiones, pero haz más repeticiones si es que fuese necesario.
 Cuando ocurra eso, deja de hacer click y de darle pedacitos de comida a tu perro. Simplemente ignóralo por un
rato para que él se distraiga con otra cosa.
 El momento en que tu perro mire hacia otro lado, haz click y fíjate en su conducta. Seguramente te mirará
inmediatamente con mucha atención. Entonces, dale el pedacito de comida y termina el ejercicio.
 Luego, dale su ración normal de comida.

Condicionamiento operante y adiestramiento canino. Ya usaste el condicionamiento clásico para condicionar el click
en tu perro. Ahora bien, ese condicionamiento puede ser muy interesante desde el punto de vista académico pero ¿cuál es
su utilidad en el adiestramiento canino? Para comprender esto, es bueno tener claro el concepto de condicionamiento
operante. De acuerdo con el condicionamiento operante, las conductas que tienen consecuencias agradables tienden a
repetirse con más frecuencia. Por el contrario, si una conducta tiene consecuencias desagradables, la frecuencia de esa
conducta tiende a disminuir. Así, si una conducta tiene consecuencias agradables, la conducta es reforzada positivamente.
En este caso, las consecuencias agradables se llaman reforzadores positivos.

Términos técnicos. Comúnmente, los reforzadores positivos se conocen como premios o recompensas. Sin embargo, es
bueno que te familiarices con el nombre correcto: reforzador positivo. Para enseñarle algo nuevo a tu perro bastaría con
reforzar ("recompensar") esa conducta. Sin embargo, para que el reforzador sea efectivo, tiene que aparecer en el mismo
instante en que ocurre la conducta, o inmediatamente después. En la práctica es muy difícil presentar el reforzador en el
momento preciso, y por eso se usa lo que se conoce como reforzador condicionado. Es decir, se usa un sonido (u otra
señal) que le indica al perro que el reforzador está en camino. Este reforzador condicionado es el click que has enseñado
mediante el condicionamiento clásico.

Otros reforzadores condicionados. Algunos entrenadores usan frases en lugar de clicks. Las frases más comunes son
"Muy bien" o "Buen perro", pero es mejor que uses un sonido corto que empiece y acabe en una fracción de segundo. De
esta manera, tu perro no se confundirá y el adiestramiento será más fácil. Es por eso que es preferible un click, corto e
inconfundible. Más adelante verás cómo usar una orden de liberación que también funciona como reforzador
condicionado. Ten en cuenta que para que el click (o cualquier palabra o frase) funcione como reforzador, primero tienes
que haberlo condicionado. Si no lo has hecho, sólo será un sonido sin sentido para tu perro. Ya sabes que para enseñarle
algo nuevo a tu perro tienes que reforzar esa conducta y que un reforzador condicionado te ayudará a comunicarte con tu
perro.

Prepara 20 a 25 pedacitos de comida y vuelve a hacer el ejercicio de condicionamiento clásico, pero sólo haz cinco
repeticiones de la secuencia "click-comida" (sólo para refrescar la memoria de tu perro). Luego:

• Quédate quieto y espera a que tu perro haga algo (puedes llevarte un pedacito de comida a la boca para llamar su
atención). Como querrá la comida, empezará a ladrar, te tocará con la pata, tal vez saltará, etc. Simplemente
ignóralo. En algún momento se sentará.
• Cuando él se siente, haz click y dale un pedacito de comida (refuerza la conducta de sentarse).
• No des ninguna orden ni digas nada, solamente dale la comida después de hacer click. Eso sí, tienes que hacer
click en el instante en que el trasero de tu perro toque el suelo.

Puedes darle los reforzadores directamente desde tu mano o lanzarlos al suelo cerca de él. No te preocupes si tu perro se
levanta después que has hecho click, eso está bien. Si tu perro se queda sentado después de haber recibido el pedacito de
comida, camina un par de pasos hacia atrás o a un costado para que se levante de nuevo. Repite el mismo procedimiento
(esperar y hacer click cuando tu perro se sienta) unas 10 a 15 veces. Notarás que poco a poco desaparecen las otras
conductas y tu perro se sienta cada vez con más frecuencia. Lo que ocurre durante este ejercicio es que tu perro aprende a
sentarse porque esa conducta es reforzada positivamente. Cada vez que él se sienta, aparece el reforzador condicionado (el
click) y luego el reforzador incondicionado (la comida). Entonces, la conducta de sentarse es reforzada.
¿Y cuándo se da la orden? A primera vista parecería que no le has enseñado a tu perro ninguna orden para que se siente,
pero en realidad sí lo has hecho. El quedarte parado se ha convertido en la señal que le indica a tu perro que tiene que
sentarse. Por supuesto, no quieres que esa sea la señal para que tu perro se siente, sino que quieres que obedezca a
"Sentado" o algo así. Ya aprenderás a lograr eso. Por el momento, lo importante es que comprendas el reforzamiento
positivo, ya que lo usarás frecuentemente durante la educación de tu perro.

Reforzamiento negativo. A diferencia del reforzamiento positivo, el reforzamiento negativo consiste en fortalecer una
conducta mediante la eliminación del reforzador (en este caso, negativo significa resta; -). Para comprender mejor esto,
practica el siguiente ejercicio en un lugar tranquilo y familiar para tu perro. No es necesario que lo practiques antes de
darle su comida, pero no lo hagas justo después de habérsela dado, ya que estará lleno y no tendrá una buena disposición
para aprender. Nota. No practiques este ejercicio si tu perro es un cachorro menor de cuatro meses o si tiene problemas en
la espalda. Podrías lastimarlo. Tampoco practiques este ejercicio si tu perro es agresivo, ya que podría morderte. Si te
sientes incómodo practicando este ejercicio con tu perro, no lo hagas. Nunca hagas nada que te moleste o que creas que
puede causar una molestia sin sentido a tu perro. En cualquiera de estos casos, simplemente lee el ejercicio para
comprender de qué se trata el reforzamiento negativo. Sujeta a tu perro por el collar o poniendo tu mano delante de su
pecho. No es necesario que tu perro esté con la correa, pero eso te puede ayudar con este ejercicio. Pon tu otra mano sobre
su espalda, a la altura de sus riñones, y haz una presión ligera con tus dedos pulgar y medio. No presiones muy fuerte, la
presión tiene que ser suave para no lastimar a tu perro. Por supuesto, necesitarás ejercer más fuerza con un San Bernardo
que con un Chihuahua, pero no lastimes a tu perro. La presión debe ser molesta pero no dolorosa. Luego, espera mientras
mantienes la presión (no la incrementes). No jales el collar hacia arriba ni empujes el pecho de tu perro hacia arriba o
hacia atrás. Ten en cuenta que tienes que hacer presión con tus dedos, y no empujar el trasero de tu perro hacia abajo.
Tampoco tienes que jalar del collar.

• Tarde o temprano, tu perro se sentará para evitar la presión molesta.


• En ese momento, quita tu mano de su espalda.
• Luego, deja que tu perro se levante y acarícialo o juega con él.
• Repite el mismo procedimiento unas 10 a 15 veces. Notarás que tu perro se sienta cada vez con más frecuencia
cuando pones tu mano a la altura de sus riñones, incluso sin necesidad de ejercer presión.

Lo que ocurre en este ejercicio es que tu perro aprende a sentarse para evitar la presión molesta que ejerces sobre su
espalda. En otras palabras, usas el reforzamiento negativo para enseñarle a sentarse. Con este ejercicio es más fácil
comprender el término "negativo" usado para referirse a este tipo de reforzamiento. La conducta es reforzada cuando el
reforzador (la presión molesta) es retirado o sustraído. El reforzamiento negativo es frecuente en el adiestramiento canino.
Ten en cuenta que reforzamiento negativo no es lo mismo que castigo. Posteriormente verás qué es el castigo y qué tipos
de castigo existen en el adiestramiento canino. Sin embargo, para aclarar un poco las cosas, el castigo detiene una
conducta. Como puedes darte cuenta, en el ejercicio realizado no has detenido ninguna conducta, sino que la has
reforzado. Por tanto, no has aplicado castigo sino reforzamiento negativo.

El Timing en el adiestramiento canino. En los dos ejercicios previos has visto ejemplos prácticos de cómo usar el
reforzamiento positivo y el reforzamiento negativo en el adiestramiento canino. En el primer caso, le dabas un pedacito de
comida a tu perro cada vez que se sentaba. En el segundo caso, retirabas una presión molesta de la espalda de tu perro
cada vez que él se sentaba. ¿Qué ocurriría si al aplicar el reforzamiento positivo pasan 10 segundos desde que tu perro se
sienta hasta que haces click y le das la comida? ¿O si al aplicar el refuerzo negativo mantienes la presión por 10 segundos
después que tu perro se sienta? Sencillamente, no estarías aplicando reforzamientos para la conducta de sentarse y tu perro
no aprendería a sentarse con ninguno de los métodos utilizados. La sincronía que debe existir entre la conducta y la
aparición del reforzador positivo (o la desaparición del reforzador negativo) es muy importante. Es decir que el reforzador
positivo tiene que aparecer en el mismo instante en que ocurre la conducta que quieres enseñar a tu perro, o
inmediatamente después. De manera similar, un reforzador negativo tiene que desaparecer en el mismo instante en que
ocurre la conducta que quieres enseñar a tu perro, o inmediatamente después. Esta sincronía es conocida como "Timing".
En resumen, para poder reforzar correctamente las conductas que quieres enseñar, tienes que conseguir un buen timing. Es
decir que los reforzadores deben aparecer (o desaparecer si son negativos) en el mismo momento en que ocurre la
conducta que estás entrenando. Alcanza el timing óptimo para entrenar a tu perro

Programas de reforzamiento. Los programas de reforzamiento sirven para establecer la frecuencia con que refuerzas las
conductas de tu perro. El programa de reforzamiento que uses determinará si vas a reforzar todas las conductas correctas
de tu perro o solamente algunas.
Aplicación en el adiestramiento canino. Los dos programas de reforzamiento que tendrás que considerar son el
programa de Reforzamiento Continuo y el programa de Razón Variable. Tienes que usar el primero mientras le enseñas
una nueva conducta a tu perro y hasta que esa conducta está perfectamente establecida. La aplicación del programa de
razón variable es común después que esa nueva conducta está bien establecida, pero es posible que no necesites este
programa.

Programa de reforzamiento continúo. Este programa consiste en reforzar todas las veces que tu perro realiza la
conducta en cuestión. Por ejemplo, si le estás enseñando a tu perro a sentarse a la orden, tienes que darle un reforzador
todas y cada una de las veces que se siente. Este es el programa de reforzamiento que usaste en el ejercicio de
reforzamiento positivo, porque reforzabas con un pedacito de comida todas las veces que tu perro se sentaba. El programa
de reforzamiento continuo es obligatorio para enseñarle nuevas conductas a tu perro, ya que es el que permite el
aprendizaje. Su principal desventaja consiste en que las conductas aprendidas tienden a extinguirse (desaparecer)
rápidamente cuando dejan de ser reforzadas. Como te imaginarás, este programa de reforzamiento asusta a mucha gente,
algunos adiestradores incluidos, porque nadie quiere andar todo el tiempo con pedacitos de comida o juguetes para el
perro. Sin embargo, lo que mucha gente no comprende (incluyendo a algunos adiestradores) es que los reforzadores no
son solamente comida y juguetes. En la sección "Preparándote para entrenar a tu perro", aprenderás cómo reforzar las
conductas ya entrenadas cuando no tengas a la mano comida o juguetes. Por otra parte, si mantienes un estándar alto para
el adiestramiento, tu perro no dejará de responderte sólo porque no refuerces su conducta algunas veces. Por tanto, podrás
reservarte los pedacitos de comida sólo para las sesiones de adiestramiento. Además, a medida que entrenes a tu perro,
notarás que algunas órdenes se convierten en reforzadores. Finalmente, existe una manera más de evitar que las conductas
entrenadas desaparezcan cuando no son reforzadas frecuentemente: ponerlas bajo un programa de razón variable.

Programa de reforzamiento de razón variable. Este programa consiste en reforzar sólo algunas de las veces que tu
perro realiza la conducta en cuestión. Ten en cuenta que esto sólo sirve para conductas que ya has entrenado, y nunca para
enseñar nuevas conductas. El programa de razón variable tiene que ocurrir de manera aleatoria, de tal forma que tu perro
nunca sepa si va a recibir un pedacito de comida o algún juguete la próxima vez que obedezca una de tus órdenes. La
única utilidad de este programa de reforzamiento consiste en evitar que las conductas que le has enseñado a tu perro se
extingan por falta de reforzamiento frecuente. Sin embargo, este programa no es necesario para el adiestramiento de la
mayoría de los perros. Si mantienes estándares altos para el adiestramiento, y creas varios reforzadores condicionados
(como felicitaciones y caricias), es posible que no necesites el reforzamiento de razón variable. De todos modos,
aprenderás a poner una conducta bajo un programa de razón variable en la sección "Adiestramiento en obediencia canina".
La constancia y la creación de hábitos Además de los conceptos que viste antes, hay un aspecto fundamental del
adiestramiento canino que generalmente se da por sobreentendido: la constancia y la creación de hábitos. La constancia
permite crear pautas de conducta fuertemente arraigadas, es decir: hábitos. Por tanto, para lograr que tu perro esté bien
entrenado, tienes que ser constante durante su adiestramiento e incluso cuando no lo estés adiestrando. Para que
comprendas mejor la importancia de la constancia y la creación de hábitos, considera los siguientes casos típicos.

Caso 1: Inconstancia en el llamado. Tu perro ha aprendido a acudir cuando lo llamas en tu casa, pero nunca has puesto
en práctica este ejercicio en el parque. Un buen día, llevas a tu perro al parque y lo sueltas para que juegue con otros
perros. Cuando quieres volver a tu casa, llamas a tu perro e incluso le muestras una galletita para perros, que es lo que has
usado para enseñarle a acudir a tu llamado. Sin embargo, en ese momento el juego con los otros perros es más interesante
que la galletita, así que tu perro te ignora. Lo que ha ocurrido en este caso hipotético es que no has sido constante, ya que
has llamado a tu perro en una situación en la que es muy improbable que él acuda. Esto ha reforzado la conducta de
ignorar tu llamado, ya que tu perro consigue un beneficio muy grande (quedarse jugando con los otros perros) por no
acudir cuando se lo ordenas. La consecuencia más probable de esta situación es que tu perro siga respondiendo bien
cuando lo llamas en tu jardín, pero no en el parque ni en otros lugares donde haya otros perros con quienes jugar. En todo
caso, la orden usada para llamar a tu perro se ha deteriorado. Una posible solución sería volver a entrenar el llamado con
otra orden y hacer que esta conducta sea muy fuerte (se convierta en un hábito) antes de soltar a tu perro en el parque
nuevamente.

Caso 2: Los hábitos y el uso del inodoro. Tienes un perrito que vive en tu patio y pocas veces entra en tu casa, aunque tú
pasas mucho tiempo afuera con él para que no le falte compañía. Como el patio tiene piso de cemento, tu perrito hace sus
necesidades sobre esa superficie y nunca sobre otro tipo de material. Un buen día lo llevas al parque que tiene pasto y
tierra. Tu perro disfruta mucho del paseo, pero notas que no hace pis ni caca. ¿Qué ha ocurrido? Todas y cada una de las
veces que tu perro necesitaba un inodoro, ahí estaba el piso cemento. Entonces, hacer las necesidades sobre el cemento ha
sido una conducta constante por mucho tiempo, y ha terminado convirtiéndose en un hábito. Como tu perro nunca ha
hecho sus necesidades sobre otras superficies, no reconoce a esas superficies como lugares adecuados para depositar sus
"residuos tóxicos". Aunque parezca un caso extremo, esto ocurre con mucha frecuencia.

Errores frecuentes. Es muy común enseñarle algo a un perro y pensar que con eso basta, pero para que la nueva conducta
esté completamente entrenada, es necesario que se convierta en un hábito. Para esto, tienes que evitar las situaciones en
que tu perro pudiese desobedecer, hasta que la conducta esté muy bien establecida. Después de eso, será muy difícil que tu
perro no te obedezca. Mucha gente piensa que el adiestramiento positivo, y especialmente el adiestramiento con clicker,
es limitado porque carece de constancia. Creen que, como no se usan castigos físicos ("correcciones"), es imposible ser
constante, ya que el perro siempre tendrá la oportunidad de desobedecer. Eso no es cierto. Como te darás cuenta más
adelante, en el adiestramiento con clicker no se introduce una orden sino hasta que se ha enseñado la respectiva conducta.
Es por eso que, aunque le das libertad a tu perro para realizar muchas conductas diferentes, puedes ser constante con las
órdenes y convertir en hábitos las conductas enseñadas.

Etapas en el entrenamiento de nuevas conductas. Existen varias etapas en el entrenamiento de perros. Las etapas
involucradas en el entrenamiento de nuevas conductas de tu perro son:

Aprendizaje. Su nombre lo dice todo. Esta es la etapa en la que tu perro aprende una conducta nueva. La etapa de
aprendizaje se divide en dos partes: la enseñanza propiamente dicha y la introducción de la orden. Durante la fase de
enseñanza, tu perro aprende a realizar una nueva conducta, pero no hay ninguna señal u orden asociada a dicha conducta.
El ejercicio de reforzamiento positivo que hiciste antes, correspondería a esta parte de la etapa de aprendizaje. Una vez
que has conseguido establecer la conducta deseada (por ejemplo cuando tu perro ya ha aprendido a sentarse), recién tienes
que introducir la orden. En otras palabras, primero enseñas la nueva conducta sin asociarla a ninguna orden y luego recién
introduces la señal u orden.

Señales y órdenes. Señal, comando y orden significan lo mismo en el entrenamiento de perros. Los adiestradores
tradicionales suelen usar el término "orden", mientras que en el adiestramiento con clicker se prefiere el término "señal".
Si intentas usar la orden antes que tu perro haya aprendido la conducta, es probable que él asocie esa orden con alguna
conducta equivocada. Esto retrasaría innecesariamente el adiestramiento. Por esta razón, tienes que introducir la orden
después de que tu perro ha aprendido la conducta.

Generalización. La generalización es el proceso por el cuál tu perro aprende a responder de la misma manera ante
diferentes circunstancias. Esto significa que tu perro obedecerá tus órdenes en el jardín, dentro de tu casa, en el parque, en
un aeropuerto, etc. Cuando tu perro responde a una de tus órdenes en cualquier lugar y bajo cualquier circunstancia,
puedes saber que ha generalizado esa conducta. Por ejemplo, si se echa cuando se lo ordenas, aun cuando haya otros
perros a su alrededor o cualquier otro tipo de distracciones, entonces tu perro habrá generalizado la conducta de echarse a
la orden. Eso no significa que haya generalizado otras conductas aprendidas. Para generalizar una conducta de tu perro,
primero tienes que haber enseñado la conducta y luego tienes que practicarla en diferentes ambientes y circunstancias.
Básicamente, este proceso consiste en volver a entrenar la conducta en diferentes circunstancias. Tendrás que empezar la
generalización en lugares familiares para tu perro y con pocas distracciones. Luego, aumentarás las distracciones
gradualmente. A medida que tu perro generalice diferentes conductas, aumentará su habilidad para generalizar otras
nuevas conductas. Así, las primeras conductas que generalice tu perro serán las que tomarán más tiempo y serán más
difíciles. Un perro entrenado puede generalizar nuevas conductas con mucha más facilidad que un novato. Algunos
adiestradores que compiten en pruebas de obediencia no generalizan nunca los ejercicios de obediencia. Sin embargo,
consiguen buenos resultados porque entrenan esas conductas de acuerdo con criterios muy altos. Por tanto, la
generalización de una nueva conducta será más fácil para tu perro si has usado criterios muy altos durante el aprendizaje
de esa conducta.

Discriminación. La discriminación es lo opuesto a la generalización. Consiste en que tu perro logre diferenciar las
órdenes que le das. Por ejemplo, que no se eche cuando le ordenas que se siente. La discriminación se consigue
practicando diferentes ejercicios de forma intercalada y aleatoria. Por ejemplo, con la secuencia de órdenes "Échate",
"Sentado", "Ven aquí", "Échate", "Ven Aquí", "Sentado", etc.

Confiabilidad. La confiabilidad es una de las últimas etapas del entrenamiento de nuevas conductas. Consiste en
convertir en hábitos las conductas entrenadas. De esta manera, estarás completamente seguro de la respuesta que ofrecerá
tu perro a una señal ambiental (que puede ser una orden) en cualquier circunstancia. Esta etapa se consigue a lo largo del
adiestramiento, simplemente con la repetición de las conductas entrenadas. Es una etapa que llega por sí sola si es que has
realizado correctamente las anteriores etapas. Esta es la etapa en la que introduces las conductas entrenadas en la vida
cotidiana.

Fluidez. Esta etapa es en cierta forma análoga a lo que en educación se conoce como "transversal". Es decir que tiene que
ocurrir junto con las otras etapas. La fluidez consiste en alcanzar conductas "perfectas". Es decir que tu perro responderá a
tus órdenes de manera instantánea, con la mayor velocidad y precisión posible. Por supuesto, si lo único que quieres es
que tu perro se siente y no te importa la velocidad ni la precisión, bastará con que Fido ponga el trasero en el piso para
alcanzar el criterio de fluidez que deseas. La fluidez es lo que marca la diferencia entre los perros que participan en
deportes caninos. Cómo reconocer y abordar cada etapa A lo largo del tutorial de adiestramiento canino encontrarás las
indicaciones necesarias para reconocer y abordar adecuadamente cada etapa. Sin embargo, no encontrarás referencias a
estas etapas en cada ejercicio, ya que estarán incluidas implícitamente en los procedimientos.

Métodos de enseñanza en el adiestramiento canino. Existen cinco métodos principales de enseñanza en el


adiestramiento canino. Estos métodos son: atracción, captura, modelado, moldeado y modelación. Ten cuidado de no
confundir los términos, ya que tres se parecen mucho. Modelado, moldeado y modelación son tres cosas diferentes.

Atracción. También conocido como "guía con señuelo", consiste en guiar a tu perro con un poco de comida, un juguete o
cualquier cosa que él siga, hasta que realice la conducta deseada. Por ejemplo, si mueves lentamente un pedacito de carne
desde la nariz de tu perro hasta el piso, entre sus patas delanteras, es posible que él se eche. En ese momento refuerzas la
conducta. El "targeting" es una forma particular de atracción que consiste en entrenar al perro para que intente tocar un
objeto con la nariz o las patas.

Captura. La captura ocurre cuando recompensas una conducta que tu perro realiza espontáneamente. Por ejemplo, si le
das un poco de comida cada vez que se echa, estarás enseñándole a echarse. Este método es el que usaste en el ejercicio de
reforzamiento positivo.

Modelado. Es cuando doblegas físicamente a tu perro para que realice una conducta determinada. El modelado ocurriría,
por ejemplo, si empujas suavemente los hombros de tu perro hasta que se eche. El modelado es el método de enseñanza
que usaste en el ejercicio de reforzamiento negativo. Moldeado También se llama método de aproximaciones sucesivas y
consiste en reforzar las conductas que se aproximan a la deseada. Imagina que no logras hacer que tu perro se eche con el
método de atracción. Entonces, refuerzas su conducta cuando se agacha un poco. La siguiente vez refuerzas su conducta
sólo si se agacha un poco más, y así sucesivamente hasta que se eche.

Modelación. Simplemente es la imitación de conductas. Ocurre cuando tu perro repite una conducta realizada
anteriormente por otro perro. Por ejemplo, muchos perros acuden al llamado porque acaban de ver a otro perro que recibió
comida por hacer eso.

Uso de los métodos. Atracción, captura y moldeado son excelentes métodos para modificar la conducta de tu perro y para
enseñar ejercicios de obediencia. El modelado no es tan bueno para modificar conductas, pero puede ser muy útil para
enseñar ejercicios de obediencia. La modelación puede ocurrir en la vida cotidiana, pero no suele ser incluida en los
programas de adiestramiento porque tiene muchas variables que no pueden ser controladas fácilmente.

Cómo eliminar las conductas inadecuadas de tu perro. Ya conoces las maneras de entrenar nuevas conductas en tu
perro. Sin embargo, antes de empezar a entrenar a tu perro, también tienes que conocer las diferentes maneras de eliminar
conductas inadecuadas. Ten presente que no necesitas cambiar el carácter de tu perro para eliminarlas conductas que no te
agradan. En algunos casos solamente necesitarás cambiar la motivación de tu perro, mientras que en otros casos
necesitarás modificar las conductas, pero no a tu perro. Sobre la modificación de conductas caninas Puedes utilizar
muchos métodos para modificar las conductas inadecuadas de tu perro, sin embargo, no usarás nunca uno de esos métodos
(el castigo positivo) porque tiene consecuencias colaterales adversas. Aprenderás sobre el castigo positivo solamente para
que puedas reconocerlo y así evitarlo. Los métodos que aprenderás en esta sección son:

• Modificar el ambiente
• Castigo positivo (tienes que evitar este método)
• Castigo negativo
• Extinción de las conductas
• Desensibilización
• Contracondicionamiento y conductas incompatibles
• Perfeccionar la conducta inadecuada

Modificar el ambiente. Este es el método más amigable, y muchas veces el más efectivo, para eliminar una conducta
inadecuada de tu perro. Simplemente consiste en modificar el ambiente, de tal manera que desaparezca la motivación que
genera la conducta inadecuada. Ten en cuenta que modificar el ambiente puede significar cambiar el ambiente externo o el
ambiente interno de tu perro. Por ejemplo, puede ser necesario que hagas cambios en tu casa (modificar el ambiente
externo) o cambiar la dieta o medicar a tu perro (modificar el ambiente interno).

Un problema común. Muchas veces, los perros presentan problemas de conducta debido a que se aburren o les hace falta
más ejercicio. En esos casos, aunque el adiestramiento puede ayudar, la única solución de largo plazo es modificar el
ambiente. Basta con darles más ejercicio diario y ofrecerles compañía por períodos más prolongados.

Los siguientes casos muestran cómo la modificación del ambiente te puede ayudar a modificar conductas de tu perro:

Caso 1: Modificación de la conducta del perro por el cambio del ambiente externo Charly es un bóxer que pasa todo el
día y la noche en el jardín. Solamente está en contacto con gente cuando alguien entra o sale de la casa y cuando le dan su
comida. Por tanto, el tiempo que pasa acompañado por alguien no supera los 15 minutos diarios. Como está solo y no
tiene con qué distraerse, Charly se aburre durante el día y siente ansiedad por la noche. Entonces, de día se dedica a
dormir y de noche se dedica a destrozar las plantas y cavar el jardín. Una noche incluso llegó a dañar algunas partes del
automóvil de la familia. A pesar de ser un perro tan "malo", como lo describe su dueño, Charly no causa ningún destrozo
dentro de la casa. Tampoco ensucia adentro de la casa, ya que se acostumbró a hacer sus necesidades en el jardín. Como
puedes ver, este problema de conducta se puede solucionar con un simple cambio en el ambiente del pobre Charly.
Bastaría con dejarlo vivir dentro de la casa para que esté acompañado y sacarlo al jardín para que haga sus necesidades.
Además, sería muy beneficioso proporcionarle paseos largos durante el día para que pueda quemar energías y así dormir
tranquilo por las noches. Por supuesto, el adiestramiento básico en obediencia sería un complemento ideal a la
modificación del ambiente, ya que así el dueño de Charly tendría mayor control sobre su perro y mejoraría la relación
entre ambos. Aunque este caso tiene una solución relativamente sencilla, muchos dueños de perros la ignoran y creen que
tiene que existir alguna fórmula mágica para lograr que el perro pase todo el día solo en el jardín y no cause problemas.
Nunca caigas en ese error. Los perros son seres vivos que tienen necesidades propias. No pueden convertirse en simples
juguetes que uno saca cuando tiene ganas de jugar y luego vuelve a guardar.

Caso 2: Modificación de la conducta del perro por el cambio del ambiente interno Max es un rottweiler de siete años que
siempre fue muy amigable y se emocionaba mucho cuando veía que le iban a poner el collar para sacarlo a pasear. Sin
embargo, desde hace un mes que se muestra agresivo cada vez que le quieren poner el collar, e incluso trató de morder a
su dueña una vez. Al hacerle una revisión veterinaria, se descubre que Max tiene inflamados los ganglios del cuello,
debido a una infección. Claramente, antes de pensar en el adiestramiento, se tiene que pensar en un tratamiento
veterinario. En este caso, la solución inicial consiste en la modificación del ambiente interno del perro. Por tanto, lo
primero que se tiene que hacer es tratar la infección de Max. El adiestramiento en obediencia podría ser un complemento
útil, pero solamente después que se ha curado la infección. Muchas veces, los problemas de agresión tienen su origen en
problemas de salud que pueden ir desde pequeñas heridas hasta desequilibrios hormonales. Por tanto, si tu perro presenta
problemas de agresividad, lo primero que tienes que hacer es llevarlo al veterinario.

Castigo positivo. El castigo positivo es el tipo de castigo más común. Consiste en adicionar alguna cosa o situación tan
desagradable que detiene la conducta que el perro está realizando. El término "positivo" significa que el castigo consiste
en adicionar (+) algo desagradable. Por ejemplo, si le das un golpe a tu perro cuando él está mordiendo tus zapatos, y eso
hace que deje de morderlos, estás aplicando el castigo positivo (por favor, NUNCA HAGAS ESO, ya que además de
castigo es abuso). Si no los deja de morder, no habrás aplicado un castigo, sino que simplemente habrás maltratado a tu
perro. En el adiestramiento canino tradicional es muy frecuente el castigo positivo. Puede ir desde castigos ligeros como
una mirada a los ojos o un simple "No", hasta castigos duros como el uso de collares de púas o collares eléctricos. Aunque
el castigo positivo es muy popular en el adiestramiento tradicional, puede tener consecuencias adversas. Puede ocurrir que
los perros educados en base a castigos se vuelvan agresivos o miedosos. Esto, por supuesto, es algo que no quieres para tu
perro y que puede conducir a problemas más complicados que los que tienes antes de entrenar a tu perro. Otra
consecuencia adversa del castigo positivo es que reduce la capacidad de aprendizaje. Aunque los perros adiestrados con
castigos pueden aprender nuevas conductas, también sienten cierta ansiedad durante el adiestramiento. Esto disminuye su
motivación para aprender y, por tanto, su capacidad de aprendizaje se reduce. Además, ten por seguro que si intentas usar
castigos positivos para educar a tu perro, el adiestramiento tampoco será muy divertido para ti. Al igual que el
reforzamiento, el castigo tiene que ser aplicado en el mismo momento en que ocurre la conducta. Sin embargo, es muy
difícil alcanzar un buen timing para castigar al perro. Incluso entrenadores experimentados tienen un peor timing para el
castigo que el timing que alcanzan los adiestradores promedio (cuando usan un clicker) para el reforzamiento positivo.

Por qué se sigue usando el castigo. Con todo lo anterior no pretendo decir que el castigo es completamente inútil en el
adiestramiento canino. Existen adiestradores tradicionales que saben como usarlo correctamente. Sin embargo, para llegar
a ese nivel necesitarás adquirir mucha experiencia y un experto que te guíe personalmente. Las razones por las que se
siguen usando los castigos en el adiestramiento canino son porque las técnicas tradicionales han tenido una difusión
mucho mayor que las técnicas positivas y porque los humanos hemos estado obsesionados con el control autoritario por
muchas generaciones. Entrenando a tu perro con técnicas positivas te darás cuenta que es más divertido conseguir el
control sin ser autoritario. Además, es mucho más fácil, rápido, seguro y divertido adiestrar sin castigos. En definitiva, no
te recomiendo que uses castigos positivos para adiestrar a tu perro.
Como este tutorial está basado en el adiestramiento canino con clicker, no encontrarás ninguna técnica que emplee
castigos positivos. Sin embargo, es bueno que conozcas este tipo de castigo para que puedas reconocerlo y evitarlo.

Castigo negativo. Al igual que el castigo positivo, el castigo negativo sirve para detener una conducta que el perro está
realizando en el momento de aplicar el castigo. Sin embargo, este tipo de castigo consiste en retirar algo que es agradable
para el perro. De ahí su nombre, ya que "negativo" en este caso significa retirar o restar (-). Un castigo negativo común en
el adiestramiento canino consiste en terminar un juego cuando el perro actúa de forma inadecuada. Por ejemplo, puedes
permitir que tu perro juegue con tus hijos siempre y cuando no les salte encima. El juego se detiene si el perro salta sobre
los niños, retirando una actividad que es muy placentera para él. El castigo negativo, al igual que el positivo, puede tener
consecuencias adversas. Por tanto, es preferible que lo uses lo menos posible y solamente cuando sea realmente necesario.
Este es el tipo de castigo que verás en el tutorial de adiestramiento canino. Es bueno que comprendas que el castigo
negativo se puede aplicar de forma consciente o inconsciente, para que así puedas evitar el mal uso de este tipo de castigo.
Para comprender mejor esto, considera los siguientes casos típicos.

Caso 1: Mal uso del castigo negativo. Cada día sacas a pasear a tu perro y lo sueltas en el parque para que juegue con sus
amigos. Cuando se cumple el tiempo de paseo llamas a tu perro, le pones la correa y vuelves a tu casa. Con el tiempo, te
das cuenta que tu perro deja de acudir cuando lo llamas. Lo que ocurre en este caso es que cada vez que él obedece tu
llamado, le quitas la oportunidad de seguir jugando con sus amigos. Por tanto, sin darte cuenta estás aplicando un castigo
negativo a la conducta de acudir a tu llamado. La solución al problema sería que llames a tu perro algunas veces durante
cada paseo y le des algún reforzador (alguna galletita o unas caricias) para fortalecer la conducta de acudir a tu llamado.
Inmediatamente después, le permites volver a jugar con sus amigos, así el volver a jugar también funcionará como
reforzador.

Caso 2: Buen uso del castigo negativo Juegas con tu perro a jalar un juguete alargado (o un trapo viejo que sea juguete de
tu perro). Tu perro jala de un extremo y tú jalas del otro. En un momento dado, tu perro trata de quitarte el juguete y te
toca la mano con sus dientes (no necesita ser violento al hacer esto). Entonces, inmediatamente terminas el juego soltando
el juguete e ignorando a tu perro por un rato. En este caso, el castigo negativo consiste en terminar el juego e ignorar a tu
perro. Con esto, la conducta de morderte la mano (aunque sea jugando) tiende a disminuir. Ten en cuenta que no estarás
aplicando el castigo negativo si solamente dejas el juguete pero sigues prestando atención a tu perro. En este caso, es
posible que tu perro crea que morderte las manos es parte del juego.

Extinción de la conducta. La extinción de la conducta es el proceso que reduce la frecuencia de las conductas que ya no
son reforzadas. En otras palabras, para extinguir un mal hábito (adquirido) de tu perro, simplemente tienes que ignorarlo.
Por favor ten en cuenta que, aunque esto es cierto, la extinción no sirve para tratar todos los problemas de comportamiento
de los perros. La extinción es muy útil en algunos casos, pero completamente inútil en otros. Para evitar la confusión No
confundas extinción con olvido. Una conducta que ha sido extinguida no necesariamente ha sido olvidada. Simplemente,
tu perro ha aprendido que esa conducta ya no sirve para obtener algo que él quiere. Sin embargo, si la conducta es
reforzada nuevamente (incluso una sola vez), tu perro volverá a realizarla. Una ventaja de la extinción es que no tiene
efectos adversos sobre la conducta del perro. Sin embargo, la extinción puede tomar mucho tiempo cuando se trata de
conductas fuertemente arraigadas. Quizás la principal desventaja de la extinción es que no puedes ignorar todas las
conductas inadecuadas de tu perro. Por tanto, la extinción es útil para eliminar algunas conductas inadecuadas pero no
todas. Además, este método no sirve para eliminar conductas que se refuerzan a sí mismas ni conductas que tienen una
base genética. Otro problema importante consiste en que las conductas que son reforzadas de forma aleatoria e
intermitente, entran en el programa de reforzamiento de razón variable y son más resistentes a la extinción. Por tanto, si
quieres extinguir una conducta de tu perro, tienes que ser muy constante con esto. En caso contrario (si alguna vez
permites que esa conducta sea reforzada), simplemente estarás fortaleciendo tal conducta. Al aplicar la extinción, debes
tener en cuenta que la conducta inadecuada puede empeorar por un tiempo antes de desaparecer. Esto ocurre por la
frustración que siente el perro cuando algunas conductas que antes eran reforzadas ya no lo son. Sin embargo, después de
este período crítico, las conductas no reforzadas suelen extinguirse.

Los siguientes casos hipotéticos muestran el uso adecuado, inadecuado e irresponsable de la extinción.

Caso 1: Mal uso de la extinción de la conducta. Tu perro ladra incesantemente cuando se queda en el jardín por la noche,
y eso perjudica tu sueño y el de tus vecinos. Decides probar la extinción, así que simplemente ignoras los ladridos de tu
perro. Un tiempo después te das cuenta que tu perro no sólo sigue ladrando por la noche, sino que cada vez ladra por más
tiempo. El problema en este caso es que ladrar es una conducta que se refuerza a sí misma, por lo que ignorarla no te
servirá más que para que siga ocurriendo. Además, puede empeorar las cosas, ya que otros perros del vecindario pueden
adquirir el hábito de ladrar en respuesta a los ladridos de tu perro. La solución a este problema depende de las
características de tu perro y de tu casa. Sin embargo, las alternativas posibles serían: modificar el ambiente (dejar a tu
perro dormir en tu cuarto), desensibilizar a tu perro a la soledad nocturna, enseñarle una conducta incompatible o
perfeccionar la conducta de ladrar para que sólo ocurra cuando le das la orden.

Caso 2: Buen uso de la extinción de la conducta. Tu perro te salta encima cada vez que llegas a tu casa. También le salta
encima a cualquier visitante que llegue. Lo que motiva a tu perro es la necesidad de atención, por lo que esa conducta es
reforzada cada vez que acaricias a tu perro mientras él te salta encima y también cada vez que lo riñes. Decides extinguir
esa conducta, por lo que ignoras a tu perro cada vez que te salta encima. Al principio, la conducta empeora y tu perro no
sólo te salta encima, sino que te muerde tratando de jugar. Sin embargo, con el paso del tiempo, tu perro deja de saltarte
encima, ya que esa conducta no le reporta ningún resultado satisfactorio. En este caso ocurre todo el proceso de extinción
de la conducta, incluyendo la etapa en que ésta empeora. Al final, la conducta desaparece, aunque no ha sido olvidada por
tu perro

Caso 3: Uso irresponsable de la extinción de la conducta Tu perro sale disparado de tu casa cada vez que se abre la puerta
y ataca a cualquier persona o perro que esté en los alrededores. Tú decides extinguir esa conducta ignorándola. Como
consecuencia, tu perro lastima a muchas personas y perros, recibe heridas cuando ataca a otros perros, tú recibes una
notificación legal y finalmente tienes que entregar a tu perro para que lo pongan a dormir. La agresión suele reforzarse a sí
misma, por lo que es difícil tratarla mediante la extinción. Pero lo peor de este caso no es el error al decidir el método de
trabajo, sino la irresponsabilidad al ignorar los ataques del perro. Por supuesto, el caso es hipotético, y tú no ignorarías las
agresiones de tu perro. Sin embargo, es bueno que lo tengas en cuenta (aunque es un ejemplo extremo) para que notes que
la extinción puede resultar inútil y peligrosa en algunos casos. Por ejemplo, tu perro se expone a ser atropellado o a causar
accidentes de tránsito si sale corriendo cada vez que abren la puerta. Eso tampoco debe tratarse mediante la extinción ya
que los riesgos involucrados son muy altos.

Desensibilización. La habituación es la forma más simple de aprendizaje y consiste en aprender a no responder a


estímulos ambientales frecuentes. La desensibilización sistemática es una forma particular de habituación que se usa para
reducir gradualmente la ansiedad y las fobias.

Aunque existen diferentes tipos de desensibilización, en este tutorial "desensibilización" hace referencia solamente a la
desensibilización sistemática. En otras palabras, la desensibilización te servirá para eliminar gradualmente la ansiedad o
los miedos de tu perro. Por ejemplo, si tu perro tiene miedo a los truenos, puedes conseguir la grabación de un trueno y
reproducirla a un volumen muy bajo (que no le cause miedo a tu perro). Luego, reproduces la grabación varias veces,
aumentando un poquito el volumen cuando tu perro está completamente relajado con ese nivel de volumen, y repites el
proceso varias veces hasta que tu perro se sienta cómodo con el sonido de los truenos. Es importante que tu perro se sienta
cómodo y tranquilo durante el proceso de desensibilización, ya que de otra manera podrías estar aumentando su ansiedad.

Considera los siguientes casos para comprender mejor la desensibilización.

Caso 1: Mal uso de la desensibilización. Quieres entrenar a tu perro para que sea cazador, pero él le tiene miedo a los
disparos. Entonces, decides usar la desensibilización para eliminar ese miedo. Te encierras con tu perro en un cuarto y
haces varios disparos con un arma de fogueo. Como resultado, tu perro adquiere cada vez más miedo a los disparos, hasta
que le resulta aterrador verte con un arma en la mano. Lo que ocurre en este caso es que la desensibilización no se realiza
de forma gradual, por lo que tu perro adquiere más temor cada vez. En el siguiente caso puedes ver cómo debería hacerse
la desensibilización.

Caso 2: Buen uso de la desensibilización. Quieres entrenar a tu perro para que sea cazador, pero él le tiene miedo a los
disparos. Entonces, decides usar la desensibilización para eliminar ese miedo.
Para eso, un amigo tuyo hace disparos con un arma de fogueo, mientras tú y tu perro juegan a la distancia. Lógicamente
has tomado la precaución de estar muy alejado de tu amigo, tanto que tu perro ignora naturalmente los disparos. Pasas un
tiempo jugando con tu perro mientras tu amigo hace los disparos de fogueo. Al día siguiente repites el mismo
procedimiento, pero juegas con tu perro un poco más cerca de tu amigo que hace los disparos. Como sólo te acercaste un
poco, tu perro sigue ignorando los disparos y se concentra en el juego. Poco a poco, y en varias sesiones, acortas la
distancia entre los disparos y tu perro hasta que puedes jugar con tu mascota estando a pocos metros de tu amigo que
dispara. Así, logras que tu perro considere a los disparos como algo sin importancia

A continuación encontrarás una lista de algunos ejemplos de castigo positivo comunes en el adiestramiento de perros:

• La orden "No" que se enseña en el adiestramiento tradicional (no te preocupes, ya aprenderás cómo hacer para
detener una conducta indeseada sin apelar a un castigo verbal)
• Los tirones de correa, ya sean con collar normal, collar de ahorque o collar de púas
• Los choques eléctricos emitidos por collares eléctricos y por cercas invisibles
• Los sabores amargos o picantes que se aplican sobre ciertas cosas para evitar que el perro las muerda
• Pellizcar la oreja del perro para enseñar el cobro forzado
• Golpear la nariz del perro, con los dedos o con la correa, para llamar su atención durante el ejercicio de "Junto"
• Los ruidos, chorros de agua, sustancias químicas o choques eléctricos que descargan los collares antiladridos
• Ruidos fuertes causados por cosas lanzadas contra el piso, cerca del perro
• Golpear al perro con un periódico (normalmente no se aplica como castigo,
• sino como venganza)

Contracondicionamiento y conductas incompatibles. El contracondicionamiento y el adiestramiento de conductas


incompatibles son dos de las mejores maneras de eliminar conductas inadecuadas de tu perro. Normalmente se usan juntas
y, de esta manera, consisten en enseñarle a tu perro alguna conducta que no pueda hacer al mismo tiempo que hace la
conducta inadecuada. Por ejemplo, si quieres que tu perro deje de perseguir palomas en el parque, puedes enseñarle a
mirarte cada vez que ve una paloma. Entonces, no podrá perseguir a las palomas mientras te mira (a menos que una
paloma se haya parado en tu cabeza, por supuesto). La mayoría de las veces, el contracondicionamiento y las conductas
incompatibles tienen que ir acompañadas de la desensibilización. Si no se hace de esa manera, la motivación para realizar
la conducta inadecuada será más fuerte que la motivación para la nueva conducta.

Caso 1: Mal uso del contracondicionamiento y las conductas incompatibles. Tu perro te salta encima cada vez que llegas
a tu casa y ese comportamiento ya te tiene harto. Has visto que el perro de tu vecino lo recibe todos los días con un
juguete en la boca en lugar de saltarle encima, así que decides que esa es una conducta incompatible adecuada. Entrenas a
tu perro para sujetar un juguete en su boca cada vez que entres a tu casa. Con el paso del tiempo, tu perro cambia su
conducta. Ahora te salta encima cada vez que llegas a tu casa, pero tiene un juguete en su boca. Lo que ocurre en este caso
es que tener un juguete en la boca no le impide a tu perro saltarte encima. Por tanto, no es una conducta útil para
solucionar este problema.

Acerca de los perros saltarines. Mucha gente logra evitar los saltos de sus perros enseñándoles que tienen que recibirlos
con un juguete en la boca. La razón por la que esto funciona, en algunos casos, puede ser que tener el juguete en la boca
reduce la ansiedad del perro. Sin embargo, tener un juguete en la boca no le impide a un perro saltar. Por tanto, esto no
siempre resulta. Cuando decidas usar el contracondicionamiento y las conductas incompatibles, pregúntate si una
conducta realmente impide la otra. Si no es así, no has elegido una conducta incompatible.

Caso 2: Buen uso del contracondicionamiento y las conductas incompatibles. Tu perro te salta encima cada vez que llegas
a tu casa y ese comportamiento ya te tiene harto. Entonces, decides reemplazar esta conducta inadecuada con un
recibimiento más civilizado por parte de tu perro. Simplemente le enseñas a sentarse a la orden de "Sentado" y
perfeccionas esa orden hasta que es incuestionable. Una vez que has logrado eso, simplemente dices "Sentado" cada vez
que llegas a tu casa, antes que tu perro te salte encima. Con el tiempo, la conducta de sentarse para saludarte se convierte
en un hábito y ya no necesitas usar la orden. La conducta incompatible es muy obvia en este caso: tu perro no puede saltar
mientras está sentado. Esta es la estrategia que usa la mayoría de los entrenadores para solucionar el problema de los
perros que saltan encima de la gente.

Perfeccionar la conducta inadecuada. Esta estrategia implica entrenar la conducta inadecuada para que tu perro la
realice cuando se lo ordenas. Una vez que esa conducta ha pasado por todas las etapas del entrenamiento (aprendizaje,
generalización, discriminación, confiabilidad y fluidez) se convertirá en un hábito. La buena noticia es que el hábito que
se habrá establecido es que la conducta se realice sólo cuando tú lo ordenas y no cuando a tu perro le da la gana. Entonces,
bastará con que nunca le órdenes a tu perro que la realice. Muchas veces resulta de utilidad ordenar que tu perro haga la
co nducta inadecuada después de haber realizado una conducta adecuada. Por ejemplo, a un perro hiperactivo se le puede
ordenar que corra como loco después de haberle ordenado que se eche y se quede quieto por un rato. Esto ayuda a reforzar
la conducta "buena" (echarse y quedarse quieto).

El principio de Premack. El ejemplo anterior hace referencia al principio de Premack. De acuerdo con este principio, la
conducta que le gusta al perro (correr como loco) funciona como reforzador de la conducta adecuada (quedarse echado).
Por tanto, la conducta que aprende el perro es la de echarse y quedarse quieto. Es algo así como permitirles a los niños ver
la televisión después que han terminado sus tareas. El perfeccionamiento de la conducta inadecuada es subestimado por
muchos adiestradores, ya que parece una estrategia ilógica. Sin embargo, funciona muy bien cuando se lo aplica
correctamente y puede solucionar algunos problemas que no pueden solucionarse con otros métodos. Ten en cuenta que
este método suele funcionar bien cuando es complementado con otros como la modificación temporal del ambiente o la
extinción.

Caso 1: Mal uso del perfeccionamiento de la conducta inadecuada. Tu perro cava en el jardín cuando nadie lo está
controlando. Sin embargo, no lo hace cuando hay gente con él. Decides perfeccionar la conducta de cavar para que deje de
destrozar tu jardín cuando está solo. Entonces, delimitas un área donde puede cavar y le enseñas a cavar en esa área
(pones la conducta bajo una orden). Lastimosamente, no puedes controlar a tu perro todo el tiempo, así que él pasa mucho
tiempo solo en el jardín y sigue cavando donde le da la gana. Lo que ocurre en este caso es que tu perro aprende a cavar
en un área cuando tú se lo ordenas. Sin embargo, también aprende que puede continuar cavando donde le da la gana
cuando tú no estás presente. Al permitirle estar solo en el jardín antes de haber perfeccionado la conducta, has creado dos
situaciones diferentes que estimulan a tu perro a cavar.

Caso 2: Buen uso del perfeccionamiento de la conducta inadecuada Tu perro cava en el jardín cuando nadie lo está
controlando. Sin embargo, no lo hace cuando hay gente con él. Decides perfeccionar la conducta de cavar para que deje de
destrozar tu jardín cuando nadie lo controla. Es el mismo caso que viste antes. Delimitas un área donde puede cavar y le
enseñas a cavar en esa área (pones la conducta bajo una orden). Además, tomas la precaución de evitar que tu perro se
quede solo en el jardín hasta que la orden esté perfeccionada. Con el transcurso del tiempo, te das cuenta que tu perro ya
no cava más, excepto si le das la orden. En este caso, logras detener (o al menos redirigir) la conducta de cavar de tu
perro. Evitar que tu perro se quede solo en el jardín hasta que la conducta de cavar se ha perfeccionado es lo que marca la
diferencia con el caso anterior.

El ladrido es una conducta que se refuerza a sí misma, así que la extinción no te serviría. Perfeccionar la conducta sería un
mejor método para que tu perro deje de ladrar por las noches. Lo que ha ocurrido con tu perro es que él ha asociado el
click con la comida. Este proceso, desarrollado conceptualmente por Iván Pavlov y conocido como condicionamiento
clásico, es lo primero que se debe hacer para entrenar a un perro. Gracias al condicionamiento clásico, el click se
convierte en una señal que le indica a tu perro que algo bueno está por llegar (comida, juegos, paseos, etc.). Esto es algo
muy importante, ya que esa señal te proporcionará una manera simple de comunicarte con tu perro.

Socializando a tu perro. La socialización es el proceso por el cual tu perro aprende a relacionarse con otros perros y con
los humanos. A través de la socialización, tu perro también aprende a llevarse bien con otros animales o al menos a
ignorarlos. Por otra parte, la habituación es el proceso por el cual tu perro aprende a ignorar elementos ambientales que no
son peligrosos. De esta forma, un perro habituado a un ambiente citadino no se preocupará por el ruido del tráfico urbano
ni por la presencia de muchas personas en las calles. Aunque socialización y habituación son conceptualmente distintas,
en este tutorial consideraremos ambas dentro del proceso de socialización. Así, para fines prácticos, la socialización de tu
perro es el proceso por el cual acostumbrarás a tu mascota a reaccionar de manera adecuada (sin miedo ni agresión) frente
a diferentes ambientes, personas, otros perros y otros animales. La socialización de tu perro es lo más importante en su
educación porque es lo que previene conductas agresivas y miedosas en el futuro. Además, un perro bien socializado es
más fácil de entrenar y puede ser aceptado con más facilidad por otras personas. ¿Qué ocurrirá si no socializas a tu
cachorro? Bueno, en el futuro tendrás un perro agresivo o un perro que puede morder por miedo, así que tendrás que
adoptar ciertas medidas para cuando tengas visitas. Además te costará mucho llevar a tu perro de paseo, al veterinario o a
cualquier otra parte, porque tendrá miedo de todo. ¿Cómo puedes saber si tu perro está bien socializado? Una regla simple
para evaluar esto dice: si el dueño no se asusta de algo, entonces el perro tampoco debería hacerlo.

Edades de socialización del perro. Al igual que en otros animales, incluidos los humanos, la socialización del perro es
un proceso que dura toda la vida. Sin embargo, el período crítico transcurre desde el nacimiento hasta la doceava semana
(tercer mes). Es decir que tu perro tendrá muchas dificultades para adecuarse a su entorno si no ha sido correctamente
socializado antes de los tres meses. Ten en cuenta que el período crítico de la socialización puede variar para cada
individuo. De hecho, muchos expertos consideran que el período crítico termina en la semana 16 (cuatro meses). El punto
importante es que mientras antes empieces la socialización de tu cachorro, más garantías de éxito tendrás. Además del
período crítico de la socialización, existe un período crítico para enseñar la inhibición de la mordida. Es decir, para que tu
perro aprenda a morder suavemente cuando juega o cuando muerde sin intención de causar daño. Los perros aprenden a
inhibir su mordida cuando juegan con sus hermanos, siendo aún cachorros. Por eso, es muy importante que no sean
separados de la madre muy pronto. El período crítico para la inhibición de la mordida termina entre las semanas 16 y 18
de la vida del cachorro. Por supuesto, el aprendizaje de esta inhibición comienza mucho antes. Acerca de la socialización
del cachorro En esta sección encontrarás información detallada sobre la socialización del cachorro. Por favor, ten en
cuenta que toda la información sobre este tema hace referencia al período comprendido entre las ocho y las 12 semanas de
vida de tu perrito. Es decir, desde el momento en que el cachorro debería ser separado de su madre hasta el fin del período
crítico de la socialización. Los consejos de esta sección también te servirán si tu perro es un poco menor (hasta seis
semanas de edad), pero en ese caso asegúrate de conseguir otros cachorros de su misma edad y algunos perros mayores
con los que pueda jugar todos los días. Si tu cachorro tiene menos de seis semanas, entonces estás ante un problema serio
y necesitarás buscar la manera de conseguirle una "familia canina sustituta" hasta que cumpla ocho semanas. Los perros
que son separados de su madre y hermanos antes de las seis semanas no logran desarrollar todas sus habilidades sociales y
tienden a ser agresivos y/o miedosos en grado extremo. Si tu perro es mayor de doce semanas (incluso adulto) y muestra
signos de agresión o de miedo exagerado, por favor consulta con un especialista que pueda ayudarte personalmente. En
cambio, si tu perro es mayor de doce semanas (incluso adulto) y se lleva bien con otros perros y con las personas, es
posible que lo hayas socializado sin darte cuenta (socialización pasiva). En este caso, puedes usar esta sección como una
guía para mejorar su socialización, aunque es recomendable que tengas mucho cuidado cuando lo expongas a situaciones
que no ha experimentado antes (por ejemplo, niño s pequeños, gatos, ruidos fuertes, etc.).

Muy Importante. Aunque ya lo mencioné, por favor toma muy en cuenta este consejo: consulta con un profesional que te
ayude personalmente si tu perro tiene más de 12 semanas y presenta conductas agresivas. Si tienes cualquier duda sobre la
posibilidad de que tu perro presente conductas agresivas o miedosas, consulta a un especialista que lo pueda evaluar
personalmente. Ante la duda siempre elige la solución más segura. Si eres criador de perros, esta sección te ayudará con la
socialización de tus cachorros aun cuando sean menores de seis semanas. Simplemente, permite que los cachorritos
permanezcan con su madre hasta las ocho semanas y usa los consejos de esta sección para socializarlos con la gente,
situaciones de la vida cotidiana y otros animales. Haz esto desde que los perritos inicien su actividad exploratoria,
alrededor de la cuarta semana. Ayudarás mucho a los futuros propietarios.

Socialización perro – perro. La socialización con otros perros es la primera que ocurre, ya que tu perro habrá pasado sus
primeros días de vida junto a otros cachorros y a su madre... todos perros. Como los cachorros son comprados
aproximadamente a las ocho semanas de edad (la edad recomendable para comprar un cachorro), ya han aprendido
muchas de las normas sociales de los perros. Así, conocerán las señales básicas para la interacción armoniosa con otros
perros. Sin embargo, todavía quedan algunas semanas hasta que el período crítico de socialización termine. Por tanto,
tendrás que asegurarte que tu cachorro siga socializando con otros perros durante este tiempo. Por supuesto, también
tendrás que asegurarte que siga socializando después de sus 12 semanas de vida, pero ya no necesitarás un programa
sistemático para eso. La socialización perro - perro es un asunto relativamente fácil cuando se trata de cachorros de ocho
semanas de edad. De hecho, simplemente consiste en que consigas amigos de juegos para tu cachorro y la socialización
ocurrirá por sí sola. Lo importante es que puedas conseguir muchos amigos para que tu cachorro juegue o interactúe a
diario. Sería ideal si puedes conseguirle amigos de diferentes razas y edades, así se acostumbrará a todo tipo de perros.
Por supuesto, tienes que asegurarte que todos los amigos que le consigas a tu cachorro sean saludables y amistosos. Lo
que tienes que hacer es juntar a tu perro con otros perros amistosos y dejarlos jugar en un lugar cercado para que estén
seguros. Ten en cuenta que la socialización debe ocurrir voluntariamente. Es decir que no tienes que forzar a tu cachorro
para que se acerque a los otros perros, sino dejar que lo haga por su propia voluntad. Así evitarás crearle miedos y fobias.

Riesgos de la socialización perro – perro. Si bien es importante que socialices a tu perro con otros perros, tienes que ser
consciente de que esto tiene algunos riesgos. Si tu cachorro todavía no tiene todas sus vacunas, las enfermedades
contagiosas son un riesgo importante. Ten en cuenta esto para que puedas tomar las medidas de seguridad
correspondientes. Los aspectos que tienes que considerar para llevar a cabo la socialización de tu cachorro con otros
perros son:

• Todos los perros con los que juegue tu cachorro tienen que ser saludables, así evitarás cualquier posible contagio
de enfermedades.
• Todos esos perros tienen que ser sociables. Esto es normal con cachorros de ocho a 12 semanas, así que no
debería ser una preocupación. Sin embargo, si consigues un compañero de juegos de mayor edad, asegúrate que
sea sociable. Para esto, observa cómo interactúa ese perro con otros perros antes de juntarlo con tu cachorro.
• No socialices a tu cachorro en parques u otros lugares públicos hasta que tenga todas sus vacunas completas. En
cambio, organiza reuniones de cachorros saludables en tu casa o en casa de otro dueño de un cachorro saludable.
Así evitarás que tu perrito se contagie alguna enfermedad.
• Asegúrate que todos los amigos de tu cachorro tengan al día sus vacunas. Pregúntale a tu veterinario qué cosas
recomienda que tomes en cuenta.
• Sería ideal que pudieses conseguir, además de cachorros, perros adultos para que jueguen con tu cachorro. Sin
embargo, antes de hacer esto, consulta con el veterinario para que te indique qué medidas de seguridad debes
tomar para prevenir enfermedades. Además, asegúrate que los perros adultos sean realmente sociables.
• Si existe algún kinder de cachorros en tu ciudad, inscribe a tu perro. Esta es una de las mejores formas de ayudar
en la socialización porque tu perrito conocerá perros de diferentes razas.
• Supervisa todas las interacciones de tu cachorro con otros perros.
• Como no siempre resulta fácil llevar a cabo las actividades indicadas anteriormente, te presento algunas ideas para
conseguir amigos caninos para tu cachorro:
A) Habla con el criador que te vendió el perro y dile que quieres continuar la socialización. Quizás él te pueda
contactar con otros compradores que tengan a los otros cachorros de la camada o de otras camadas.
B) Coméntale tu idea al veterinario. Él te podrá ayudar a contactarte con otros dueños de cachorros saludables
para que socialicen en tu casa o alternando las casas en que se reúnen. La mayoría de los veterinarios estarán
dispuestos a ayudarte a ti y a sus otros clientes.
• Coordina reuniones caninas con amigos tuyos y familiares que tengan cachorros de la misma edad que el tuyo.
• Organiza estas actividades aunque te resulte un poco difícil hacerlo. En caso contrario, tu perro peleará o escapará
de otros perros cuando sea adulto. Ten en cuenta que estas actividades no son para toda la vida (aunque algunas
personas las disfrutan tanto que las continúan realizando con sus perros adultos).
• Cuando tu cachorro ya tenga sus vacunas, llévalo a pasear al menos una vez por día. Así, conocerá más perros y
podrá jugar con ellos en el parque.
• Durante la socialización perro - perro, tienes que considerar diferentes tipos de perros. A continuación te presento
una lista mínima, que de ninguna manera es exhaustiva. Añade a la lista todos los tipos de perros que se te
ocurran.
a) Perros de diferentes tamaños, desde los miniatura hasta los gigantes.
b) Perros de diferentes edades.
c) Perros de diferentes sexos, aunque es bueno darle más importancia a los perros del mismo sexo que tu
cachorro.
d) Perros de distinta raza y apariencia: peludos, pelados, con hocico chato, con hocico largo, de orejas caídas, de
orejas paradas, altos, bajos, chihuahuas, san Bernardo, etc.
• Socialización perro – humano
• La socialización de tu perro con las personas es fundamental. Esto te evitará problemas de agresión en el futuro.

Para socializar a tu perro con las personas tienes que acostumbrar a tu cachorro a la mayor cantidad de personas posibles
antes de que cumpla tres meses de edad. El Dr. Ian Dunbar sugiere que un cachorro de tres meses debería conocer al
menos a 100 personas diferentes. Lo que tienes que conseguir en este caso es que las interacciones de tu cachorro con la
gente sean siempre positivas. No basta con que el cachorro no tenga miedo a las personas, sino que tiene que sentirse
alegre cada vez que conoce a alguna persona. Además, la socialización debe ocurrir voluntariamente. Es decir que no
tienes que forzar a tu cachorro para que se acerque a las personas, sino dejar que lo haga por su propia voluntad. Así
evitarás crearle miedos y fobias.

¿Excepciones a la regla? Algunos libros de adiestramiento sugieren que los perros no deben acostumbrarse a mucha
gente. Así, se convertirían en buenos guardianes. Esto no es cierto, ya que es muy fácil conseguir que un perro bien
socializado sea un buen guardián. Sin embargo, es posible que los perros de guerra y algunos perros seleccionados para
tareas especiales deban ser muy recelosos con la gente. En todo caso, este tutorial es para educar perros mascota, no
perros de guerra o antiterroristas. Por tanto, una perfecta socialización con la gente es imprescindible. Para socializar a tu
perro con la gente, haz lo siguiente: Invita a tus amigos y familiares a tu casa y pídeles que le den un pedacito de comida a
tu perro y/o jueguen con él cada vez que se les acerca. Recuerda, las interacciones tienen que ser positivas. Lleva a tu
perro a la calle para que vea gente nueva cada día. Si tu perro todavía no tiene sus vacunas, cárgalo en tus brazos para
evitar contagios. No necesitas llevarlo a pasear dos kilómetros; camina hasta la esquina y vuelve, llévalo cuando vayas a
la tienda, etc. Haz que tu perro se acostumbre a los niños pequeños y a los bebés. Para esto, permítele acercarse a niños
pequeños y dale un poquito de comida cuando esté tranquilo. De esta manera, asociará a los niños pequeños con cosas
buenas. Controla muy bien estas interacciones para que los niños no lastimen a tu perro ni lo estimulen a perseguirlos. Las
reuniones de socialización perro - perro también te servirán para socializar a tu cachorro con la gente porque los dueños
de los otros cachorros están presentes. Acostumbra a tu perrito a ser manipulado. Para esto, acarícialo, levántalo, tócale las
patitas, revísale los dientes, etc. Haz todo esto de manera suave y gentil, dándole un pedacito de comida cuando se queda
quieto y te permite manipularlo. Haz que otras personas practiquen la manipulación de tu perrito. Así se acostumbrará a
esto y aceptará con facilidad las revisiones veterinarias. Básicamente lo que tienes que hacer es que tu perro se divierta
cada vez que conoce a alguna persona. Por supuesto, tienes que cuidar que no se asuste ni se lastime en ninguna de estas
interacciones. Cuando tu perro tenga todas sus vacunas, los paseos diarios servirán para que su socialización con la gente
se fortalezca. Entonces, ya no necesitarás invitar amigos sólo para que conozcan a tu cachorro. Durante la socialización de
tu perro con la gente, tienes que considerar a diferentes tipos de personas. A continuación te presento una lista mínima,
que de ninguna manera es exhaustiva. Añade a la lista todos los tipos de personas que se te ocurran. Personas de diferentes
edades, desde niños pequeños hasta ancianos. Personas de diferente origen étnico: caucásicos, asiáticos, etc. Esto es muy
importante, ya que los perros que no han sido correctamente socializados presentan actitudes que pueden ser clasificadas
como "racistas". Personas con diferentes vestimentas: con sombreros, con abrigos, con lentes, etc. Personas con diferentes
características físicas: hombres con barba, personas grandes, medianas, pequeñas, etc. Personas de diferente sexo:
hombres y mujeres. Si visitas frecuentemente las exposiciones caninas podrás notar que algunos perros responden de
manera diferente si son juzgados por un hombre o por una mujer. Bueno, esos son perros que no han sido correctamente
socializados con uno de los sexos. Personas que usen uniformes: policías, carteros, militares, etc. Personas con disfraces
(muy útil si en tu país se celebra Halloween). Personas con necesidades especiales que requieran elementos de ayuda:
personas en sillas de rueda, personas ciegas que usen bastón, etc. Riesgos de la socialización perro – humano Si bien es
importante que socialices a tu perro con la gente, tienes que ser consciente de que esto tiene algunos riesgos. Si tu
cachorro todavía no tiene todas sus vacunas, las enfermedades contagiosas son un riesgo importante. Ten en cuenta esto
para que puedas tomar las medidas de seguridad correspondientes. Socialización con otros animales La socialización de tu
cachorro con otros animales depende de tu estilo de vida. Mucha gente que vive en la ciudad no necesita socializar a sus
perros con otros animales. Sin embargo, si en el lugar en que vives existen otros animales (gatos, caballos, ovejas, etc.)
tendrás que socializar a tu cachorro con esos animales. Recuerda que la socialización debe ocurrir voluntariamente. Es
decir que no tienes que forzar a tu cachorro para que se acostumbre a los otros animales, sino dejar que lo haga por su
propia voluntad. Así evitarás crearle miedos y fobias. Riesgos de la socialización de tu perro con otros animales Si bien
puede ser importante que socialices a tu perro con otros animales, tienes que estar consciente de que esto tiene algunos
riesgos. Si tu cachorro todavía no tiene todas sus vacunas, las enfermedades contagiosas son un riesgo importante. Ten en
cuenta esto para que puedas tomar las medidas de seguridad correspondientes. Para socializar a tu cachorro con otros
animales tienes que tomar algunas precauciones. Debes tener muy en cuenta la seguridad tanto de tu cachorro como de los
otros animales. Por ejemplo, una buena manera de empezar la socialización con los gatos consiste en presentar al gato
dentro de una jaula de viajes. Así, tu cachorro podrá verlo y olfatearlo con poco riesgo de salir arañado. Para que tu
cachorro se acostumbre a los otros animales procede de la siguiente manera:

• Evalúa la distancia a la cuál tu cachorro ignora a los otros animales. Por ejemplo, si se vuelve loco de emoción o
se asusta cuando ve un gato a 10 metros, esa distancia es muy corta. Si puede ignorar al gato y jugar contigo o
concentrarse en un pedacito de comida, entonces esa distancia está bien para comenzar.
• Juega un poco con tu perro y dale un pedacito de comida cuando ignore al otro animal.
• Después de hacer eso unas cuantas veces, reduce la distancia en un metro.
• Repite el procedimiento y no te olvides de darle a tu perro un pedacito de comida cada vez que ignore al otro
animal. Así estará s reforzando la conducta de ignorar a los otros animales.
• A medida que pase el tiempo, podrás jugar con tu cachorro muy cerca del otro animal.
• Por supuesto, si tienes un gato amigable en tu casa, puede ser que tu cachorro juegue con él. La socialización no
tiene como objetivo que tus mascotas se ignoren mutuamente, sino que se lleven bien. Sin embargo, ten cuidado
que el gato no arañe a tu cachorro.

Por otra parte, no es una buena idea permitir que tu cachorro juegue con mascotas pequeñas y frágiles como los
hámsteres. En este caso será mejor que tu cachorro se acostumbre a ignorar a esas mascotas, ya que aun jugando puede
lastimarlas.

Socialización extrema. Hace varios años, de viaje por Paraguay, vi a un schnauzer gigante caminando feliz al lado de un
jaguar. Si, en una casa! El jaguar estaba sujeto con una correa, pero no se mostraba agresivo con el perro. El perro
tampoco parecía preocuparse por el jaguar. Me imagino que el jaguar no vivía en la casa, pero ciertamente había ocurrido
un proceso de socialización cuando el jaguar y el perro eran cachorros. Por supuesto, el jaguar también estaba socializado
con sus dueños o entrenadores, ya que había dos personas en ese lugar (una de ellas sujetaba la correa del felino).
Aunque ese ejemplo puede ser muy interesante... nunca socialices a tu cachorro con jaguares! Es mejor que les tenga
miedo. Si vives en un lugar donde hay caballos, ovejas y otros animales, también deberás socializar a tu cachorro con esos
animales.

Habituación a otros estímulos ambientales. Además de la socialización con las personas, los perros y otros animales, tu
cachorro tiene que acostumbrarse a diferentes lugares, situaciones, imágenes y ruidos. Esta parte de la socialización
consiste en habituar a tu cachorro para que no se asuste con las situaciones de la vida cotidiana. Para lograr esto
simplemente tienes que exponer a tu cachorro a la mayor cantidad de situaciones posibles. Por supuesto me refiero a
situaciones que no son peligrosas. Cuando tu perro se encuentre tranquilo en una nueva situación o en un nuevo ambiente,
dale un pedacito de comida o juega con él. De esta manera estarás reforzando la conducta de permanecer tranquilo e
ignorar esas nuevas situaciones. Haz esto sin forzar a tu perro a aceptar una nueva situación. Si tu perro se asusta de algo
nuevo, simplemente presenta eso de manera gradual (empezando a cierta distancia) reduciendo poco a poco la distancia
entre ese objeto/entorno y tu perro. Reduce la distancia poco a poco y solamente cuando tu perro esté tranquilo y
confiado.

Riesgos de la habituación a estímulos ambientales. Si bien es importante que acostumbres a tu perro a diferentes
estímulos ambientales, tienes que estar consciente de que esto tiene algunos riesgos. Si tu cachorro todavía no tiene todas
sus vacunas, las enfermedades contagiosas son un riesgo importante. Ten en cuenta esto para que puedas tomar las
medidas de seguridad correspondientes. A continuación te presento una lista no exhaustiva de cosas a las que puedes
acostumbrar a tu cachorro.

• Diferentes superficies: cemento, pasto, tierra, alfombras, parquet, superficies con desniveles, gradas, etc.
• Diferentes lugares: dentro de tu casa, casas de amigos, centros comerciales, la calle, ascensores, el auto, el
consultorio veterinario, calles con mucho tráfico, etc. Mientras tu perro no tiene todas sus vacunas puedes llevarlo
en una jaula de viajes o cargarlo en tus brazos. Una vez que tenga todas sus vacunas podrás llevarlo con la correa.
• Diferentes juguetes: juguetes de goma, juguetes de goma rellenables como los Kong, pelotas de tenis, etc.
• Ruidos: gritos, puertas de garaje que se abren, aspiradora, secadora de cabello, niños que juegan, máquinas
lavadoras, timbre de la puerta, etc.
• Recuerda que no tienes que asustar a tu cachorro, así que asegúrate de introducir los ruidos en forma gradual y de
reforzar las conductas tranquilas mediante algo de comida y/o juegos divertidos.
• Objetos que se mueven rápidamente: ciclistas, patinadores, niños corriendo, gatos que corren, niños jugando
fútbol, motociclistas, automóviles, etc. Esto es muy importante para disminuir el riesgo de que tu perro persiga
objetos, personas o animales.
• Recibir la comida en diferentes lugares: en la cocina, en el baño, en el auto en el comedor, en la casa de algún
amigo, etc.
• Recibir la comida de diferentes fuentes: comederos plásticos, comederos metálicos, de tu mano, etc.
• La habituación a diferentes estímulos ambientales te ayudará a socializar a tu cachorro con gente, perros y otros
animales. Cuando lleves a tu perro a un lugar donde hay mucha gente, además de estar habituándolo a esa
situación estarás acostumbrándolo a conocer gente. Si lo llevas a un parque donde hay otros perros, estarás
acostumbrándolo a una nueva situación y al mismo tiempo a conocer nuevos perros.

Siempre ten presente que la socialización y la habituación deben ocurrir sin forzar a tu cachorro. Así que no intentes
apresurar las cosas. Aunque existen períodos críticos para la socialización, sólo lograrás buenos resultados si avanzas
poco a poco. También ten en cuenta que no tienes que exponer a tu cachorro a posibles fuentes de contagio de
enfermedades. Por tanto, no lo dejes caminar en lugares públicos hasta que tenga sus vacunas completas. Mientras tanto,
llévalo de paseo en brazos o con una jaula de viajes (hay unas jaulas portátiles, como maletines, que pueden ser muy útiles
para esto).

Inhibición de la mordida. La inhibición de la mordida es quizás la pieza fundamental de la socialización de cualquier


cachorro. Un perro que no ha aprendido a inhibir su mordida es un perro peligroso que puede causar daños incluso cuando
juega. En cambio, un perro que sabe inhibir su mordida puede evitar causar daños incluso cuando muerde para advertir
que está enojado. El período crítico para la inhibición de la mordida termina alrededor de los cuatro meses y medio de
vida del cachorro, cuando ocurre el cambio de dentición. Pasado este tiempo será muy difícil que le enseñes a tu perro a
inhibir su mordida. Entre los adiestradores es muy común hablar de perros de boca suave y boca dura. Los perros de boca
suave son los que han aprendido a inhibir la mordida y son capaces de usar su boca para sujetar cosas sin dañarlas. Existen
varios aspectos a considerar para enseñarle a tu perro a inhibir su mordida. El primero es que tu cachorro tenga
compañeros caninos de juego. Esto es fundamental porque los cachorros aprenden a regular la fuerza de sus mordidas
cuando juegan con otros perros. El principio es sencillo: si tu perro muerde muy fuerte, el otro cachorro se queja y el
juego termina, aunque sea por unos segundos. Entonces, jugar sin dañar se refuerza positivamente (con el mismo juego) y
jugar bruscamente se castiga negativamente (terminando el juego). El segundo aspecto a considerar es que le enseñes a t u
perro la orden Suelta. Esta orden no ayuda a regular la fuerza de las mordidas, pero ayuda a que tu perro deje de morder
algo. El tercer aspecto es que le enseñes a tu perro a morder tus manos jugando. Aunque esto no es recomendado por
muchos adiestradores, es muy importante para cachorros de menos de cuatro meses porque les enseña que los seres
humanos somos más sensibles que los perros. Así, tu cachorro aprenderá a regular su mordida de diferente manera cuando
juega con humanos que cuando juega con perros. Para enseñarle a tu cachorro a morder tus manos jugando, empieza a
jugar con él y permítele que muerda tus manos. El momento en que te cause dolor, dile No y termina el juego retirando tu
mano. Algunos adiestradores sugieren que en lugar de decir No, digas Ay! en un tono elevado de voz, haciendo notar tu
dolor. En realidad no importa que palabra uses. Lo que importa es que finalices el juego en el momento exacto en que tu
perro muerde con fuerza. Como verás, el timing es muy importante en este caso. Si terminas el juego cuando tu perro está
mordiéndote suavemente pero lo continúas cuando él te muerde con fuerza, estarás enseñándole a morder con fuerza.
Cuando detengas el juego, ignora a tu perro por unos segundos. Así el castigo negativo hará efecto. Sin embargo, no dejes
a tu perro aislado ni nada por el estilo. Simplemente detén el juego, ignora a tu perro por unos segundos y reanuda el
juego nuevamente. De vez en cuando detén el juego y no lo reanudes muy pronto. Repite el procedimiento por un tiempo
y practícalo en diferentes lugares para generalizar el aprendizaje. También haz que otras personas (tu esposa, esposo,
hermano, hermana, etc.) practiquen este procedimiento, así tu perro comprenderá que todos los humanos son sensibles. Si
no puedes detener los mordiscos de tu perro diciendo No, primero enséñale la orden Suelta, y usa esa orden para terminar
el juego. Sin embargo, en este caso no ignores a tu perro por unos segundos, ya que estarías castigando el obedecer la
orden. Simplemente detén el juego y reanúdalo cuando tu perro se calme. Si tienes que usar la orden "Suelta" con mucha
frecuencia, es que algo anda mal. Esta orden solamente te servirá para que tu perro te deje de morder cuando está muy
entusiasmado. No debe ser parte del juego de "inhibir la mordida", salvo en muy contadas ocasiones. No permitas que
niños muy pequeños practiquen este ejercicio porque los resultados serán desastrosos. Los niños muy pequeños no tienen
la coordinación necesaria para llevar el ejercicio de forma adecuada y es muy probable que el cachorro termine
aprendiendo que es más divertido morder con fuerza para hacer más divertido el juego. Nunca castigues físicamente a tu
cachorro por morderte con fuerza. Eso solamente generará miedo o agresión. En todo caso, con el castigo no le enseñarás
a inhibir su mordida, sino a no morder jugando. ¿Cuál es el problema con esto? Que si decide morder cuando sea adulto,
lo hará con muchísima fuerza. Otra razón para no usar castigos físicos es que los cachorros no pueden controlar
completamente sus impulsos hasta que son un poco mayores. Por tanto, aunque tu perro haya aprendido a inhibir su
mordida, algunas veces estará muy entusiasmado como para darse cuenta que debe hacerlo. Cuando pase los cuatro o
cuatro meses y medio podrá controlar su mordida con facilidad... si es que le has enseñado a hacerlo. Finalmente, si
existen clases para cachorros en tu ciudad, inscribe a tu cachorro antes que cumpla los cuatro meses y medio. Las clases
para cachorros son quizás la mejor forma de enseñar la inhibición de la mordida porque tu perrito podrá jugar con otros
cachorros. Además, contarás con apoyo del instructor y de los otros asistentes y harás muchos amigos.
Consejos para la socialización del cachorro. Ya conoces los aspectos esenciales de la socialización del cachorro. Si tu
perro tiene la edad adecuada (entre ocho y 12 semanas) la socialización y la habituación a nuevos estímulos serán simples
de llevar a cabo. Sin embargo, aunque sea simple, no siempre resulta fácil llevar a cabo esta etapa de forma correcta así
que te presento algunos consejos que te pueden ser de utilidad. Debes tener presente que los diferentes aspectos de la
socialización son expuestos por separado en este tutorial solo para fines didácticos. Todo el proceso de socialización
(perro - perro, perro - humano, inhibición de mordida, etc.) ocurre en el mismo período de tiempo, así que tendrás que
planificar esas actividades de tal forma que puedas conseguir resultados antes que tu cachorro cumpla las 12 semanas de
vida o las 18 en el caso de la inhibición de la mordida.

Sobre los perros adultos. Por favor ten en cuenta que las actividades de socialización explicadas en el tutorial de
adiestramiento canino se refieren a cachorros entre ocho y 12 semanas, aunque algunos puntos se extienden un poco más
de las 12 semanas. Si tu perro ya es adulto y presenta problemas de agresión o miedo, tienes que contactarte con un
profesional que pueda ayudarte en persona. No te olvides que la socialización y la habituación tienen que ocurrir en forma
gradual. Nunca fuerces a tu cachorro a soportar algo que le da miedo porque podrías causarle una fobia. Planifica las
reuniones de cachorros de tal manera que también participen los dueños de los otros cachorros. Esto te ayudará con la
socialización perro - perro y perro - humano al mismo tiempo. Prepara actividades originales para estas reuniones, así
podrás pasar un rato muy agradable al mismo tiempo que socializas a tu cachorro. Por ejemplo, cuando todos los
cachorros muestren una buena socialización con la gente, una fiesta de disfraces con perros vendría bien. Así los
cachorros encontrarían un ambiente diferente. Ten en cuenta que los disfraces son sólo para los humanos. Practica cada
día el ejercicio de inhibición de mordida para que tu perro aprenda lo antes posible. Sigue practicándolo a diario hasta que
tu perro cumpla los cuatro meses y medio, e incluso después. No necesitas mucho tiempo para esto, con cinco o 10
minutos diarios es suficiente. Planifica sesiones cortas (cinco minutos) para que tu cachorro se acostumbre a diferentes
ruidos. Introduce los ruidos de forma gradual, siempre cuidando de no asustar a tu cachorro. Existen CDs para
acostumbrar a tu cachorro a diferentes ruidos. Estos CDs son muy útiles porque tienen diferentes ruidos que, aunque son
comunes, no están "disponibles " todo el tiempo en el ambiente. Eso ruidos incluyen grabaciones de truenos, tráfico,
multitudes, bocinas, etc. Si puedes, consigue uno de estos CDs y úsalo para acostumbrar a tu cachorro a esos ruidos.
Empieza con el volumen muy bajo y auméntalo de forma gradual a medida que tu cachorro demuestra su confianza. Si no
puedes conseguir uno de esos CDs, graba varios ruidos en diferentes lugares y usa tu propia grabación. Por ejemplo,
puedes grabar los disparos en un campo de tiro deportivo, multitudes en la estación de metro, el sonido de los trenes
cuando se acercan, etc. Para grabar truenos puedes esperar a que ocurran (mala idea) o alquilar alguna película en la que
haya muchos truenos y ruidos similares, como "Una tormenta perfecta". No te olvides de los paseos diarios de tu
cachorro. Incluso cuando tengas que llevarlo cargado porque aún no tiene sus vacunas, los paseos son una de las mejores
formas de socializar a un cachorro. Separa algunos minutos diarios para enseñarle a tu cachorro algunos ejercicios de
obediencia o algunos trucos. Entrénalo a manera de juego y no esperes resultados asombrosos a tan corta edad.

Acostumbra a tu cachorro a pasear en auto. Acostumbra a tu cachorro a usar el collar y la correa, aún si todavía no lo
dejas caminar por la calle porque no tiene todas sus vacunas. Permite que tu perrito te acompañe cuando ves la televisión.
Especialmente si te gustan las películas de acción (o los noticieros sensacionalistas), porque así se acostumbrará a ruidos
extraños. Recuerda que no tienes que forzar la socialización, así que al principio quizás tengas que bajar el volumen un
poco.

Preparándote para entrenar a tu perro Ahora que ya conoces cómo entrenar nuevas conductas y cómo eliminar
conductas inadecuadas de tu perro, ya puedes prepararte para entrenar a tu perro. Esta sección explica la planificación del
adiestramiento, cómo aumentar los criterios, el lugar en que debe llevarse a cabo el adiestramiento, el número y duración
de las sesiones, el equipo que necesitarás y cómo elegir los reforzadores. Además, incluye un ejercicio preliminar en el
adiestramiento canino, cargar el clicker, y dos órdenes preliminares.

• Períodos y sesiones de adiestramiento canino


• Criterios en el adiestramiento del perro
• Planes de adiestramiento canino
• Equipo de adiestramiento canino
• Cómo elegir los reforzadores
• El cuarto a prueba de cachorros
• Usando el collar y la correa
• Usando la jaula de viajes para perros
• Cargando el clicker
• La orden de liberación
• La orden "Suelta"
• Períodos y sesiones de adiestramiento canino

El tiempo que pasas entrenando a tu perro se divide en períodos y sesiones de adiestramiento canino. Una sesión es el
tiempo que entrenas una sola conducta de forma continua. Comprende varios eventos en los que tu perro presenta una
respuesta, ya sea la correcta o una equivocada. Por ejemplo, si tus sesiones de adiestramiento consisten en 10 repeticiones
(eventos) puede ser que tu perro se siente cinco de esas 10 veces. En ese caso (si le estás enseñando a sentarse) habrás
tenido un porcentaje de éxito del 50% en esa sesión. Por su parte, un período es un conjunto de sesiones. Algunos
adiestradores profesionales entrenan más de una conducta en cada período, pero es preferible entrenar una sola ya que eso
te evitará confusión. Las sesiones de adiestramiento tienen que ser cortas. De esta manera, son más agradables para tu
perro y son más fáciles de evaluar. Una buena idea consiste en que cada sesión tenga solamente 10 repeticiones (sin
importar si la respuesta es correcta o incorrecta). Si haces las cosas de esta manera, cada sesión durará entre uno y tres
minutos aproximadamente. Una sesión que solo tiene 10 repeticiones permite medir con facilidad el porcentaje de éxito.
Por ejemplo, dos respuestas correctas representarán un 20%; ocho respuestas correctas serán un 80%; etc. Los períodos
pueden incluir dos o más sesiones. Sin embargo, es bueno que también sean cortos. Un período de dos o tres sesiones es
adecuado. De esta forma, cada período de adiestramiento durará entre cinco y 10 minutos. Después de cada período,
tienes que darle un tiempo de d escanso a tu perro. Puedes utilizar este tiempo para jugar con él, descansar un poco,... lo
que se te ocurra que no tenga que ver con el adiestramiento. El descanso entre períodos no necesita ser largo. Cinco
minutos pueden ser suficientes si tu perro continúa motivado. Al finalizar cada sesión, tienes que registrar el porcentaje de
éxito de la misma y planificar la siguiente. Por tanto, tendrás un tiempo corto entre sesiones (un minuto
aproximadamente). Asegúrate de tener todo a mano para que ese tiempo de planificación no sea muy largo. Lugar de
adiestramiento y número de períodos diarios Cuando le enseñas una nueva conducta a tu perro tienes que hacerlo en un
lugar tranquilo y que sea familiar para tu él. De esta manera, el adiestramiento será lo más interesante para él y se
concentrará en aprender. Los lugares adecuados pueden ser: la cocina, el baño, el jardín, el patio, una calle vacía, un
terreno baldío, una cancha de basket que no sea utilizada, etc. Una vez que tu perro domine una conducta, tendrás que
volver a entrenarla en diferentes lugares y situaciones para generalizar el adiestramiento. Cuando empieces a hacer esto,
empieza en lugares que no presenten distracciones y aumenta las distracciones y los lugares de forma gradual. Como el
adiestramiento canino con clicker es divertido y no se basa en castigos, puedes hacer muchos períodos de adiestramiento
por día. Lo que determinará si sigues entrenando o no es la motivación de tu perro. Si tu perro se motiva fácilmente,
puedes hacer muchos períodos diarios. Si tu perro pierde la motivación fácilmente, confórmate con dos o tres períodos de
adiestramiento diario. A medida que tu perro aprenda más cosas, se sentirá cada vez más motivado para aprender y podrás
aumentar el número de períodos. Si no estás seguro sobre cuán motivado está tu perro, considera un tiempo límite de 10 -
15 minutos diarios distribuidos en dos o tres períodos de adiestramiento. Es mejor poco tiempo pero de gran calidad.

Cuándo no entrenar. Deja de lado el entrenamiento si tu perro está enfermo (o si crees que lo está). Si tu perro está
decaído o enfermo no solamente retrocederás en el adiestramiento, sino que harás pasar un muy mal momento a tu
queridísimo amigo de cuatro patas. Además, podrías poner en riesgo su vida si la enfermedad es seria.

Criterios en el adiestramiento del perro. Uno de los aspectos más importantes para tener éxito en el adiestramiento del
perro son los criterios de adiestramiento. Los criterios en el adiestramiento canino simplemente son objetivos a lograr.
Estos criterios pueden ser pasos intermedios para lograr un ejercicio o una conducta, o el ejercicio final. Por ejemplo,
imagina que quieres enseñarle a tu perro el ejercicio "Sentado" para participar en pruebas de obediencia canina. En este
caso, tu perro tiene que sentarse a tu lado cada vez que te detengas durante la marcha y, además tiene que sentarse cuando
se lo ordenas en otras circunstancias. Además, tiene que quedarse sentado por un lapso de tres minutos, incluso si tú te
alejas, hay otros perros en los alrededores, hay gente caminando cerca, hay público presente, etc. En ese caso, no basta
con que tu perro se siente a la orden. Tu perro tiene que sentarse correctamente (no ladeado) y mantener esa posición
hasta que sea liberado de la orden, sin importar las distracciones existentes. Como te imaginarás, eso no se entrena en una
sola sesión. Por tanto, tendrás que trabajar por varias sesiones considerando diferentes criterios de adiestramiento de tu
perro. Una serie de criterios posibles sería:

• Tu perro se sienta sin ninguna orden (como en el ejercicio de reforzamiento positivo)


• Tu perro se sienta correctamente (no ladeado) sin ninguna orden
• Tu perro se sienta correctamente sin ninguna orden, aunque tú estés en cualquier posición (a su lado, frente a él,
de espaldas, etc.)
• Tu perro se sienta correctamente cuando le das la orden
• Tu perro se sienta correctamente cuando le das la orden, en diferentes lugares pero sin distracciones
• Tu perro se sienta correctamente a la orden y mantiene esa posición por 10 segundos
• Tu perro se sienta correctamente a la orden y mantiene esa posición por 30 segundos
• Tu perro se sienta correctamente a la orden y mantiene esa posición por un minuto
• Tu perro se sienta correctamente cuando le das la orden, aún si hay otras personas alrededor
• Tu perro se sienta correctamente cuando le das la orden, aún si hay otros perros alrededor
• Tu perro se sienta correctamente a la orden y mantiene esa posición por 10 segundos, aún si hay otras persona
alrededor
• Tu perro se sienta correctamente a la orden y mantiene esa posición por 10 segundos, aún si hay otros perros
alrededor

La lista anterior no comprende todos los posibles criterios para entrenar un "Sentado" de competencia. Sin embargo, es
útil para que veas que cada nuevo criterio es simplemente un pequeño paso más hacia el objetivo deseado. Cuando
entrenes a tu perro, considera que no aprenderá los ejercicios de golpe. Por tanto, tendrás que ir aumentando los criterios
poco a poco para llegar a tu objetivo final. Los criterios más comúnmente usados en el adiestramiento canino son:

• Obtener la conducta básica (por ejemplo, el sentado)


• No usar la recompensa para guiar al perro (cuando usas el método de guía con señuelo)
• Obtener la conducta precisa (por ejemplo, el sentado correcto)
• Obtener la conducta con diferente lenguaje corporal, pero sin distracciones Obtener la conducta bajo una orden
verbal
• Perfeccionar la conducta
• Usar diferentes reforzadores para recompensar la conducta deseada (eliminar la comida)
• Usar una orden de liberación en lugar del clicker (eliminar el clicker)
• Obtener la conducta bajo una orden verbal en diferentes lugares, pero sin distracciones
• Aumentar gradualmente la duración de los ejercicios (por ejemplo, un "Sentado" de 10 segundos, luego uno de 20,
etc.) sin distracciones
• Incrementar gradualmente la distancia desde la que se dan las órdenes
• Añadir distracciones ligeras
• Añadir distracciones moderadas
• Añadir distracciones fuertes
• Incorporar el ejercicio en la vida cotidiana

Solamente debes aumentar un nuevo criterio cuando logres un 80% de éxito para un criterio previo. Por ejemplo, si en la
quinta sesión lograste que tu perro se siente derecho un 80% de las veces, puedes pasar al siguiente criterio de
adiestramiento. En caso contrario, tienes que seguir en ese mismo criterio, o volver a un criterio anterior (por ejemplo, que
se siente aunque sea ladeado). También ten en cuenta que para pasar a un nuevo criterio puede ser que necesites relajar un
poco algún criterio anterior. Por ejemplo, si quieres que tu perro se siente con más rapidez (alcanzar una latencia más
corta), puedes concentrarte solamente en eso y no dar importancia a los "sentados" ladeados durante algunas sesiones.
Cuando hayas alcanzado la latencia que buscas, volverás a exigir que tu perro se siente derecho. Aunque esto parece muy
largo y complicado, en la práctica resulta más sencillo que en la teoría. Ten en cuenta que cada sesión dura alrededor de
tres minutos, así que no necesitarás mucho tiempo para aumentar los criterios si es que haces las cosas correctamente.

Planes de adiestramiento canino. Antes de empezar a entrenar a tu perro debes tener claro qué es lo que quieres
conseguir. ¿Estás entrenando a tu perro sólo para que tenga buenos modales? ¿Quieres un perro campeón de
competencias? ¿Simplemente te interesa eliminar una conducta inadecuada? Uno de los errores más grandes de los
adiestradores aficionados consiste en entrenar siguiendo una receta. Por ejemplo, los tres primeros días entrenan la orden
"Sentado", los tres siguientes entrenan la orden "Echado", luego pasan al ejercicio de "Junto", etc. Uno de los problemas
con ese enfoque es que no hay planificación y no se prevén las posibles contingencias. Otro problema, y quizás más
importante, es que con ese enfoque se pueden enseñar muchos ejercicios pero no se sabe para qué. Por eso, es muy
importante que planifiques el adiestramiento. Para esto, primero tienes que definir un objetivo general. Por ejemplo,
"quiero que mi perro conozca todos los ejercicios de obediencia básica, y que responda de manera confiable en cualquier
lugar y sin correa". Luego, tienes que planificar las sesiones de adiestramiento para cada día. Para esto, tienes que
considerar la conducta (o las conductas) sobre las que vas a trabajar ese día de la siguiente manera: Cuál tiene que ser la
conducta final: Cómo se verá la conducta. Cuál será la latencia de la conducta: ¿La respuesta tiene que ser inmediata o
puede demorarse un poco? Duración de la conducta: Si es que tu perro tendrá que realizar esa conducta por un tiempo
determinado (por ejemplo, estar echado por un minuto). Distancia de respuesta: Si es que las órdenes o señales serán
dadas desde lejos o no. Lugares en que se presentará la respuesta: Por ejemplo, si está s entrenando la orden "Échate",
seguramente querrás poder usarla en cualquier lugar que visites frecuentemente con tu perro. En cambio, si quieres que tu
perro deje de ladrar cuando suena el timbre de casa, no necesitarás entrenarlo para que haga lo mismo en la casa del tío
del amigo de la secretaria del cuñado de la hermana del vecino. Las distracciones que se pueden presentar en los lugares
en que la respuesta tiene que darse: otros perros en el parque, niños corriendo en el patio, comida en el piso de la cocina,
etc. La orden o señal que usarás para esa conducta: Orden verbal, señal hecha con la mano, un silbato, etc. Confiabilidad:
es el porcentaje de éxito de una conducta entrenada. Si bien todas las conductas finales deben ser altamente confiables, es
bueno definir un umbral de confiabilidad para aumentar los criterios de aquéllas conductas que todavía no han sido
entrenadas completamente. La opinión general es que un 80% de confiabilidad es adecuado para aumentar los criterios de
adiestramiento. Por supuesto, la confiabilidad de la conducta final debe ser lo más alta posible (cercana al 100%). Por
favor, ten en cuenta que la planificación diaria no necesariamente culminará con una conducta completa. Cada sesión debe
ser planificada para alcanzar criterios de adiestramiento claramente definidos que, en la mayoría de los casos, serán pasos
intermedios para lograr una conducta final. Un porcentaje de éxito del 80% es el necesario para aumentar el criterio en la
siguiente sesión. Una forma sencilla de planificar el adiestramiento de tu perro y hacer el seguimiento correspondiente
consiste en llevar un registro como el siguiente:

• En el registro anterior, conducta, orden, latencia, lugares, distracciones,


• duración y distancia corresponden a lo explicado anteriormente en esta página.
• Criterio es el criterio de adiestramiento sobre el cuál estás trabajando.
• A/R muestra el número de aciertos (respuestas correctas) y el número de repeticiones. Existen tres columnas
porque en el registro de ejemplo se asumen tres sesiones por día, pero eso puede variar.
• No necesitas realizar ningún cálculo para las columnas A/R. Simplemente anota el número de aciertos y el
número de repeticiones. Así sabrás si has alcanzado el 80%. Por ejemplo, cinco aciertos en 10 repeticiones te
indican que todavía no debes aumentar el criterio. Ocho o más aciertos en 10 repeticiones te indican que puedes
aumentar el criterio.
• El registro de las columnas A/R te será más fácil si usas un número constante de repeticiones para tus sesiones de
adiestramiento canino, en lugar de planificarlas por tiempo. Entonces, planificando 10 repeticiones por sesión
podrás saber con facilidad cuándo aumentar el criterio (cuando consigas ocho o más aciertos o respuestas
correctas).

Equipo de adiestramiento canino. Para poder llevar a cabo todo lo que se explica en el tutorial de adiestramiento canino,
necesitarás el siguiente equipo:

• Un collar normal o de hebilla. Un collar normal (de hebilla) es suficiente para llevar a cabo todos los ejercicios del
tutorial. El collar, junto con la correa, te servirá únicamente como medida de seguridad cuando practiques los
ejercicios en lugares donde hay muchas distracciones (durante la etapa de generalización). Nunca lo usarás para
castigar ("corregir") alguna conducta inadecuada de tu perro.
• Una correa de un metro y medio a dos metros de longitud. Al igual que el collar, la correa será usada solamente
como medida de seguridad en ciertos lugares. Lo mejor es que consigas una correa de nylon o de cuero. Aunque
no usarás la correa para jalar a tu perro, asegúrate que sea lo suficientemente resistente para soportar los tirones de
tu perro. Una correa o pita larga (entre cinco y 15 metros de longitud). Ésta te servirá como medida de seguridad
para practicar ejercicios a distancia en lugares públicos. Sólo te será de utilidad durante ciertas etapas del
adiestramiento. Nunca la usarás para castigar.
• Una jaula de viajes. Te servirá para enseñarle a tu perro a hacer sus necesidades en los lugares adecuados.
También te será de utilidad para acostumbrar a tu perro a quedarse tranquilo en el veterinario, en la peluquería
canina o cuando viaje.
• Un bozal. No es un elemento necesario para todos los perros, pero es recomendable enseñarle a tu perro a usar el
bozal. De esta forma, será fácil ponérselo si alguna vez necesitas hacerlo. Los mejores bozales son los de tipo
"canasta" que permiten que el perro abra la boca (sin permitirle morder) y tienen grandes espacios por donde pasa
el aire.
• Recompensas de comida. Es simplemente comida que se usa para reforzar las conductas adecuadas. Generalmente
se usan pedacitos de salchicha, pedacitos de carne cocida, pedacitos de hígado cocido, trocitos de pollo cocido o
simplemente pellets de comida para perros. Las recompensas de comida tienen que ser aproximadamente del
tamaño de una arveja. Ten en cuenta que existen golosinas para perros que pueden ser muy útiles como
reforzadores. Sin embargo, nunca uses golosinas para humanos (especialmente chocolate) porque pueden ser
dañinas para tu perro.
• Juguetes para perros. Los juguetes más útiles para el adiestramiento son las pelotas y los juguetes que sirven para
jalonear (los "chorizos" o "mordientes"). Las pelotas de tenis son muy útiles y puedes conseguirlas con facilidad.
Puedes encontrar estos juguetes en tiendas de artículos para mascotas, o puedes usar cualquier trapo grueso y
alargado que no se rompa cuando tu perro lo jala. También son muy útiles los juguetes de goma dura, como los
famosos "Kong". Sólo asegúrate que los juguetes no sean tan pequeños que tu perro los pueda tragar. En ese caso,
los juguetes podrían ser muy peligrosos para tu perro.
• Un clicker. Es una cajita que hace un sonido de click cuando la aprietas. No es indispensable, pero es muy útil
para el adiestramiento. Si no puedes conseguir un clicker, puedes reemplazar el sonido haciendo click con tu
lengua, como ya viste en el ejercicio de condicionamiento clásico. También puedes reemplazar el click por una
palabra corta. Sin embargo, el clicker ayuda muchísimo, así que trata de conseguir uno.
• Una bolsa para recompensas o una riñonera. Esto te servirá para tener a mano las recompensas de comida y así
evitarás ensuciar tus bolsillos con comida. Si la bolsa o riñonera es suficientemente grande, también te servirá
para llevar algunos juguetes

Cómo elegir los reforzadores. Existen muchas creencias sobre los perros entrenados mediante el reforzamiento positivo.
Dos de las más comunes son:

• "Los perros entrenados con comida no responden cuando no hay comida de por medio"
• "Si entrenas a tu perro con comida, él no responderá en situaciones en las que haya grandes distracciones como la
presencia de otros perros jugando"

Lastimosamente, estas creencias pueden ser realidad si es que el adiestramiento no se realiza adecuadamente. Por eso,
antes de ir más allá tienes que comprender algunos aspectos sobre los reforzadores. La comida es muy útil, pero no es el
único reforzador existente. Algo que funciona como reforzador en una situación, puede ser completamente ignorado en
otra situación. Por esto, la comida no debe ser el único reforzador a considerar durante el adiestramiento. Existen muchos
reforzadores en la vida cotidiana que pueden competir con los reforzadores que normalmente usas. Por ejemplo, el juego
con otros perros será un reforzador más poderoso que la comida si es que tu perro no tiene hambre. Puedes utilizar
actividades cotidianas para reforzar la conducta de tu perro. Por ejemplo, liberarlo de la correa para que vaya a jugar con
otros perros solamente si es que antes obedece alguna orden. En este caso, la libertad será el reforzador. Por tanto, tienes
que identificar qué cosas motivan a tu perro en diferentes circunstancias. Quizás puedas usar comida para perros mientras
le enseñas algo nuevo en tu casa, pero tengas que usar comida especial para practicar ese mismo ejercicio en la calle. O
quizás puedas usar el juego para reforzar a tu perro en presencia de otros perros. A continuación te presento una lista de
reforzadores comunes. Haz la prueba de usar estas cosas en diferentes situaciones, antes de entrenar a tu perro. Entonces,
haz una lista de las cosas que más motivan a tu perro en cada situación. Por ejemplo, anota "comida regular para entrenar
en el jardín", "jugar con la pelota y trocitos de hígado para practicar en el parque", etc. A medida que avances en el
adiestramiento podrás variar los reforzadores y eliminar los que te resulten incómodos (como la comida, ya que no querrás
cargar trocitos de comida a todas partes).
Los reforzadores comunes. Recompensas de comida: Salchicha, hígado seco congelado, carne cocida, pollo cocido,
comida para gatos, comida para bebés, queso fundido, hamburguesas, queso, papas fritas, comida para perros. Ten en
cuenta que cualquiera de estos reforzadores tiene que venir en tamaño similar al de una arveja, así que tendrás que cortar
la comida si es que no cumple con esa característica. El queso fundido y la comida para bebés se pueden usar untando un
poquito en tu dedo y permitiendo a tu perro lamer el queso o la comida para bebés. Por favor consulta con el veterinario
antes de usar alguna recompensa poco común. Juguetes: Pelotas de tenis, palos para lanzar (asegúrate que no tengan
astillas), frisbees, cuerdas gruesas para jalar, juguetes de goma dura (pelotas, aros, etc.), pelotas de fútbol y cualquier
juguete para perros. En las tiendas de mascotas encontrarás juguetes alargados (de yute o bayeta) que sirven para que tu
perro jale de un extremo mientras tú jalas del otro. Estos juguetes son muy útiles ya que este juego le fascina a la mayoría
de los perros, así que busca uno de esos.
Actividades divertidas: Salir de la casa, entrar al auto, salir del auto, correr junto con el dueño, jugar con otros perros,
jugar con algún objeto, subir al sillón o a la cama, etc. Ten en cuenta que puedes usar cualquier actividad que le agrade a
tu perro para reforzar las conductas adecuadas. Órdenes: Las órdenes que más le gusten a tu perro pueden servir como
reforzadores de otras conductas. Por ejemplo, saltar sobre una valla puede ser un buen reforzador para el ejercicio de
"Junto". Por supuesto, la orden de liberación que verás más adelante es un reforzador por excelencia.
El cuarto a prueba de cachorros. Si todavía estás pensando adquirir un cachorro o si ya tienes un perro que ensucia y
destroza todo en tu casa, tienes que considerar la idea de tener un cuarto a prueba de cachorros. Un cuarto a prueba de
cachorros es simplemente un lugar en el que puedes dejar a tu cachorro (o perro adulto) cuando no lo puedes supervisar.
Por supuesto, la utilidad del cuarto a prueba de cachorros es temporal, ya que dejarás de necesitarlo cuando tu perro esté
bien educado. Este cuarto puede ser cualquier lugar cerrado de tu casa que sea lo suficientemente grande como para que tu
perro pueda jugar con sus juguetes y hacer sus necesidades lejos de su comida y su casa. Lo ideal sería que tenga al menos
dos metros y medio de largo. Ten presente que es mejor si el cuarto a prueba de cachorros no queda aislado cuando se
cierra la puerta. Así tu perro podrá verte y sentirse acompañado. Por ejemplo, podrías comprar una puerta de seguridad
ajustable e instalarla delante de la puerta del cuarto para cachorros. Como estas puertas son pequeñas y tienen barrotes,
permiten ver a través de las mismas. Por tanto, tu perro no se sentirá tan aislado como si cerraras la puerta del cuarto. La
característica principal del cuarto a prueba de cachorros es que sea un lugar seguro para tu perro y para tus pertenencias.
Por tanto, este cuarto no debe tener cosas que tu perro pueda destrozar ni cosas que puedan ponerlo en peligro. Un recinto
cerrado en el jardín también puede ser útil, pero debes asegurarte que tu perro no sufrirá las inclemencias del tiempo
estando afuera. Por esto, si tu perro es todavía cachorro lo mejor es un lugar dentro de la casa. Mucha gente comete el
error de dejar al perro afuera todo el día, pensando que se distraerá en el jardín y así no causará problemas. Lo que ocurre
en esos casos es que el perro se acostumbra a destrozar el jardín, hacer agujeros, morder las paredes, mordisquear el auto
y convertirse en un perro poco amigable. No confundas el cuarto a prueba de cachorros con un lugar donde depositar a tu
perro para que no moleste. Los perros son seres vivos, no juguetes. No puedes dejar a tu perro aislado como si fuese un
objeto más. Por tanto, este cuarto debe ser usado el menor tiempo posible. El cuarto a prueba de cachorros se usa
solamente para dejar al perrito en aquellos momentos en que no puedes supervisarlo. Nunca para dejarlo la mayor parte
del día.
Por tanto, si tu perro todavía no está bien educado, considera que debes tener un lugar en el que pueda estar tranquilo
cuando tú no lo puedas supervisar. En este cuarto deberán estar la casa de tu perro, sus juguetes y sus recipientes de
comida y agua. Además, es posible que tengas que empapelar el piso del cuarto con papel periódico por algún tiempo
hasta que tu perro aprenda a no ensuciar en cualquier lugar. Este cuarto debe estar libre de cosas valiosas y peligrosas así
que revisa que no tenga:

• Adornos frágiles
• Objetos de vidrio que puedan caer y romperse
• Cables eléctricos a la vista, que tu perro puede masticar
• Elementos puntiagudos
• Alfombras o tapetes

Por supuesto, la lista anterior no incluye todos los elementos que pueden ser valiosos o peligrosos. Excluye del cuarto a
prueba de cachorros cualquier objeto que pueda ser valioso o peligroso. Además es recomendable que el piso sea fácil de
limpiar por lo que es recomendable un piso de cerámica, azulejo o cemento. Recuerda: el cuarto a prueba de cachorros es
de uso temporal. Solamente lo necesitarás para dejar a tu perro cuando no lo puedas supervisar (períodos relativamente
cortos) y hasta que esté lo suficientemente educado como para no destrozar ni ensuciar tu casa.

Usando el collar y la correa. Mientras tu perro no haya aprendido a usar el collar y la correa, estos implementos
solamente serán cosas incómodas y limitantes. Una vez que tu perro aprenda a usarlos, el collar y la correa se convertirán
en medidas de seguridad para él. Nunca serán herramientas de castigo y no debes usarlas para "corregir" las malas
conductas.

Para tomar en cuenta. Ten muy en cuenta que el collar y la correa de tu perro nunca tienen que ser instrumentos de
castigo. Enséñale a usar un collar para perros Primero permítele a tu perro ver y olfatear el collar (un collar normal, no
uno de adiestramiento). Luego, colócale el collar y distráelo por un tiempo: juega con él, dale algo de comida, etc. Haz
esto por unos cinco a 10 minutos diarios aproximadamente y quítale el collar al finalizar. Unos dos o tres días después, tu
perro debería estar acostumbrado a usar el collar. Los perros aprenden con mucha rapidez a usar el collar, así que no
deberías tardar mucho tiempo en esto. Sin embargo, algunos perros se asustan mucho cuando se les pone algo en el cuello.
Si tu perro reacciona así, tómate un poco más de tiempo para que se acostumbre y asegúrate de estar tranquilo (tú) cuando
le pongas el collar. Ten en cuenta que el collar no debe estar ni muy suelto ni muy justo. Lo correcto es que el espacio
entre el collar y el cuello de tu perro sea suficiente para que pases un dedo por ahí. Sin embargo, no debería ser mucho
más amplio. Si el collar está muy suelto, podría engancharse en algún lugar. O tu perro podrá sacárselo con facilidad. Si el
collar está muy apretado, tu perro tendrá molestia y dificultad para respirar y tragar.
Enséñale a usar una correa para perros. La mayoría de los perros también aprenden con rapidez a usar la correa. Sin
embargo, algunos se asustan cuando son detenidos por "esa cosa rara" que sujeta su dueño. Otros se dedican a morder la
correa cuando salen a pasear. Para enseñarle a tu perro a usar la correa, primero permítele olfatearla y verla por unos
minutos. Luego colócasela, pero no la sujetes. Deja que la correa esté suelta mientras tú distraes a tu perro con algún
juego (ten cuidado que no se tropiece con la correa). Practica esto 10 minutos diarios, durante dos días aproximadamente.
Después, repite el procedimiento pero sujeta la correa mientras juegas con tu perro. Cuando tu perro llegue al final de la
correa y sea detenido por la misma, ignora el hecho y sigue jugando con él. Asegúrate de no lanzar juguetes fuera del
alcance que le da la correa a tu perro. La idea no es que tu perro sea detenido violentamente cuando trata de seguir un
juguete. La idea es que sea detenido suavemente cuando, por aburrimiento o cualquier otra razón, camina hasta el final de
la correa. Si tu perro ignora la correa y no se aleja cuando está jugando contigo, déjasela puesta por un rato más y deja de
jugar. Cuando se aburra o quiera ir a ver qué ocurre en otro lado, será detenido por la correa. No practiques este ejercicio
por mucho tiempo. Unos cinco a 10 minutos por día, durante dos o tres días, deberían ser suficientes. Por supuesto, si tu
perro se asusta con la correa, tómate un poco más de tiempo (y haz el ejercicio más corto). Si tu perro ya tiene todas las
vacunas, puedes sacarlo a pasear con el collar y la correa puestos. A menos que tenga alguna fobia, se sentirá
increíblemente feliz cada vez que vea la correa. Ten presente que solamente debes usar una correa normal (un metro y
medio a dos metros) para este ejercicio. Una correa muy larga permitiría a tu perro correr y alcanzar mucha velocidad
antes de llegar al final de la correa. Esto causaría un impacto muy fuerte en su cuello, por lo que no es recomendable.

Usando la jaula de viajes para perros. Que tu perro se sienta cómodo en una jaula de viaje es una de las cosas más
importante que tienes que enseñarle. Esto te ayudará a educar a tu perro para ir al baño, a prevenir problemas de conductas
destructivas, reducir la ansiedad por separación y muchas otras cosas más. Ten en cuenta que la jaula de viajes no tiene
que ser una prisión para tu perro. Tiene que ser su madriguera, el lugar donde se sienta cómodo y seguro. Entre otras
cosas, la jaula de viajes puede servir como casa para tu perro, para dejar a tu perro en el veterinario o la peluquería, casa
de perros portátil durante los viajes, etc. Si además decides incursionar en las exposiciones caninas u otros deportes
(agility, schutzhund, freestyle, etc.), la jaula de viajes será un refugio para tu perro mientras no esté concursando. Por otra
parte, el adiestramiento con jaula es uno de los métodos más rápidos y eficaces para enseñarle a tu perro a no ensuciar la
casa.

Acostumbra a tu perro la jaula de viajes. Prepara la jaula de viajes para que la puerta quede abierta todo el tiempo.
Algunos modelos de jaula permiten retirar la puerta, así que esto será fácil. Si no es posible hacer esto con la jaula que
tienes, amarra la puerta a otra parte de la jaula para que ésta no pueda cerrarse. Si la jaula es desmontable, también quítale
la parte superior. Esto ayudará a tu cachorro a sentirse seguro al entrar. Habiendo retirado la puerta, o habiéndola
amarrado para que no pueda cerrarse, coloca adentro de la jaula de viajes algunos juguetes de tu perro. También, a lo
largo del día, deja algunos pedacitos de comida adentro. Esto hará que tu perro se sienta feliz cada vez que descubre un
pequeño "tesoro" dentro de la jaula. Si ves que tu perro se acerca a la jaula, o entra en la misma, acarícialo y juega con él.
También puedes darle una recompensa de comida. No cierres la puerta de la jaula. Déjale la jaula siempre accesible, con
la puerta abierta, y con una manta adentro. De esta forma, podrá entrar a descansar cuando él quiera y podrá salir sin
problema. Ten paciencia si tu perro tiene miedo a las jaulas. No lo obligues a entrar. Eso sólo aumentará su miedo. Si tu
perro es muy reacio a entrar a la jaula, aliméntalo frente a la misma. Simplemente pon su plato frente a la jaula cuando le
des su comida. A medida que se sienta cómodo, podrás poner el plato dentro de la jaula: primero en la porción anterior
(cerca a la puerta), luego al medio y luego al fondo. Haz esto de forma gradual. Si habías quitado la parte superior de la
jaula, puedes volver a ponérsela cuando tu perro entre por voluntad propia y se sienta cómodo en la misma. Por supuesto,
pon la parte superior cuando tu perro no está en la jaula y repite el procedimiento anterior (poner comida y juguetes en la
jaula) por un tiempo más. Todo este proceso puede tomar unos cuantos días con perros nerviosos, pero la mayoría de los
perros se acostumbran a entrar en la jaula con mucha rapidez. Cuando tu perro se sienta cómodo en su jaula, puedes
empezar a manipular la puerta de la misma. Con tu perro adentro de la jaula, mueve un poco la puerta de la jaula, pero sin
cerrarla. Si tu perro se queda adentro, lánzale un trocito de comida dentro de la jaula. Poco a poco, tu perro se sentirá más
cómodo cuando muevas la puerta. Entonces, aprovecha para cerrarla (sin ajustarla) y abrirla inmediatamente. Cada vez
que hagas esto, lanza una recompensa de comida dentro de la jaula si tu perro se queda adentro. Si tu perro sale,
simplemente ignora esta conducta. Luego, cuando ya puedas cerrar e inmediatamente abrir la puerta de la jaula, empieza a
adicionar algún tiempo antes de abrirla. Simplemente espera medio segundo antes de abrirla. Cuando tu perro esté
cómodo con esto, repite el procedimiento pero espera un segundo antes de abrir la puerta. Gradualmente, y en diferentes
sesiones, amplía este tiempo un segundo a la vez, hasta que tu perro se quede tranquilo por diez segundos con la puerta
cerrada. Gradualmente aumenta el tiempo que él permanece en la jaula, pero no lo dejes encerrado mientras tú te vas.
Cuando él pase tiempo en su jaula sin que tú estés, será el momento en que puedas dejarlo encerrado e irte. Ten presente
que no debes dejar a tu perro enjaulado y solo por mucho tiempo. Al principio solamente auséntate un segundo. Poco a
poco aumenta el tiempo de manera gradual. También ten presente que no tienes que encerrar a tu perro por mucho tiempo,
ya que no se supone que el encierro sea un castigo. Es muy útil que la jaula sea también la casa de tu perro. Así se
acostumbrará más rápido. Cuando tu perro esté acostumbrado a la jaula, puedes llevarlo a dar paseos cortos dentro de la
misma (si tu perro es pequeño, por supuesto). Así le agarrará un gusto adicional a estar en la jaula. Ten en cuenta que al
hacer esto no tienes que dejar a tu perro solo, porque en ese caso se sentirá ansioso al entrar en la jaula.

Consejos para el adiestramiento de tu perro. La jaula no es un lugar para encerrar a tu perro por períodos prolongados.
Practica este ejercicio hasta que puedas lograr que tu perro se quede en la jaula por unos cuantos minutos. Luego podrás
aumentar el tiempo con facilidad porque tu perro se sentirá cómodo en su jaula. Sin embargo, no esperes que tu perro se
quede encerrado por horas. Los tiempos máximos que un perro puede pasar enjaulado son:

• Cachorros de nueve a 10 semanas: 30 a 40 minutos.


• Cachorros de 11 a 15 semanas: una a dos horas y media.
• Cachorros de 16 a 17 semanas: tres horas y media.
• Cachorros y perros de 18 semanas en adelante: tres y media a cuatro horas.

El tiempo máximo que debería pasar un perro en la jaula de viajes nunca debería superar las cinco horas. Y esto solamente
en contadas ocasiones. Por supuesto, este tiempo es mayor cuando el perro realiza algún viaje en avión, pero ese es un
caso particular en el que nada se puede hacer. Nunca obligues a tu perro a entrar en la jaula. Si lo obligas, le crearás
aversión hacia la jaula. Nunca dejes a tu perro en la jaula con un collar puesto. No importa qué tipo de collar. Por
supuesto, la excepción a esta regla ocurre cuando tienes que embarcarlo en un avión u otro medio de transporte. En ese
caso, ponle un collar con un dispositivo de liberación de emergencia y con una plaquita de identificación.

Cargando el clicker. Este es el primer ejercicio real de adiestramiento canino. Con este ejercicio lograrás que tu perro
asocie el click del clicker con algo bueno. Generalmente se usa comida para cargar el clicker, pero en este ejercicio harás
algunas variantes para que tu perro asocie el click con otras cosas. Así, conseguirás un reforzador condicionado
generalizado, que tendrá más poder. Este ejercicio es prácticamente igual al ejercicio de condicionamiento clásico, sólo
que aquí ya empiezas el adiestramiento formal. La señal a la que lo condicionarás es el click del clicker. Por favor, ten en
cuenta que cada vez que leas "haz click", quiere decir "aprieta el clicker para que suene".

El clicker en el adiestramiento canino. No es necesario un clicker como marcador. Puedes utilizar otros marcadores
como una palabra corta (por ejemplo "Eso!") o un click hecho con tu lengua (pegas la lengua al paladar y la despegas
rápidamente). Sin embargo, el clicker tiene la ventaja de que su sonido es constante. Además, te permitirá un mejor
timing. Asegúrate de haber practicado el ejercicio de timing antes de cargar el clicker.

Equipo necesario:

• Un clicker
• Recompensas de comida (del tamaño de una arveja) y juguetes para perros
• Una bolsa para recompensas o una riñonera

Cómo cargar el clicker. Nunca dejes en la jaula cosas pequeñas con las que tu perro pudiera ahogarse. Lo ideal es que
solamente le dejes juguetes grandes y que no sean fáciles de destruir, como los Kong o los huesos Nylabone. No dejes
nada adentro de la jaula (ni siquiera un juguete grande) durante los viajes. Nunca enjaules a tu perro si:

• Es menor de nueve semanas


• Tiene diarrea o vómitos
• Necesitas dejarlo más tiempo del tiempo máximo indicado (en este caso usa el cuarto a prueba de cachorros)
• No ha hecho sus necesidades poco antes de enjaularlo
• No ha recibido suficiente ejercicio y compañía antes de enjaularlo
• La temperatura es muy alta

Sujeta el clicker con tu mano izquierda. Ten la bolsa de recompensas colgando de tu cinturón, a la derecha. Haz click e
inmediatamente dale una recompensa a tu perro. Puedes dársela en la boca o lanzarla al suelo (siempre que la recompensa
se pueda ver fácilmente; es decir, que el suelo no tenga pasto alto u otras cosas que escondan la recompensa). Repite el
procedimiento justo después de que tu perro tragó la comida. Repite este procedimiento hasta que tu perro muestre interés
cada vez que escucha el click. Generalmente 15 a 20 veces son suficientes. Practica este ejercicio por dos sesiones de
adiestramiento, antes de darle a tu perro su comida diaria (así la comida será un buen motivador). Ten en cuenta que cada
sesión solamente tiene 15 a 20 repeticiones por lo que podrás hacer las dos sesiones en menos de 10 minutos. Practica el
mismo ejercicio durante otras dos sesiones, pero en lugar de darle comida después del click, lánzale un juguete. Para
lograr que tu perro deje ese juguete, le muestras otro juguete. Entonces, el instante en que tu perro suelte el juguete que
tenía, haces click y lanzas el segundo juguete. Cuando tu perro vaya a recoger el segundo juguete, recoges el primero (el
que acaba de soltar) y repites el procedimiento. Haz esto en momentos en que tu perro tenga ganas de jugar, no cuando
esté esperando su comida diaria.

Consejos para el adiestramiento de tu perro. Trata de hacer click y recompensar a tu perro (con comida o juguetes)
solamente cuando te mire. No necesita mirarte a los ojos, pero sí prestarte atención. De esta manera también estarás
reforzando la conducta de prestarte atención. Si haces click y le das la recompensa cuando no te mira, estarás reforzando
la conducta de no prestarte atención. Si eres zurdo, cambia el orden de los implementos. Es decir, sujeta el clicker con la
mano derecha y ten la bolsa de recompensas en tu lado izquierdo. Asegúrate de usar un motivador adecuado en cada
situación. Es decir, aprovecha de hacer las sesiones con comida justo antes de darle una ración diaria de comida a tu perro.
En cambio, usa los juguetes en otro momento, cuando tu perro quiera jugar, así tendrán más valor. Si usas los juguetes
cuando tu perro está pensando en comida, quizás no logres un buen resultado. O peor, quizás el click se convierta en algo
molesto para tu perro. No hagas las sesiones con juguetes justo después que tu perro comió. Espera unas cuantas horas
después de sus comidas para cargar el clicker con juguetes. Si no tienes un clicker, puedes reemplazarlo con un sonido
hecho con la lengua: pega la lengua al paladar y despégala rápidamente. Sin embargo, el clicker tiene muchas ventajas por
lo que es recomendable que consigas uno. No hagas click en otras ocasiones que no sean las sesiones de adiestramiento
porque extinguirás el condicionamiento. Evita que niños pequeños jueguen con el clicker. Si tu perro se asusta del sonido
del clicker, envuelve éste en un pañuelo o guárdalo en tu bolsillo para acostumbrar a tu cachorro. En poco tiempo dejará
de asustarse. Otra opción es que busques un clicker que haga un sonido más suave. Nunca hagas sonar el clicker cerca del
oído de tu perro, o de tu oído. El sonido puede ser muy fuerte cuando se escucha de muy cerca. Si no tienes la posibilidad
de entrenar en un lugar cercado, tu perro tendrá que estar sujeto a la correa mientras practicas este ejercicio. Sin embargo,
esto es poco probable, ya que puedes practicar este ejercicio en cualquier lugar de tu casa. No sueltes una recompensa en
la boca de tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que
esté al nivel normal de la boca de tu perro, o un poquito más abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu
perro es muy alocado para agarrar la recompensa de comida, dásela desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la
recompensa, gira tu mano para que la palma quede hacia arriba, y haz que la recompensa quede sobre la palma de tu
mano. Entonces, deja que tu perro agarre la recompensa. Cuando uses juguetes, no trates de quitarle los juguetes a tu
perro. En cambio, haz un truque con él. Él suelta el juguete que tiene, entonces haces click y le das otro. Si le quitas los
juguetes, simplemente le estarás enseñando que tiene que protegerlos. Tampoco persigas a tu perro cuando tenga un
juguete en la boca porque en ese caso no lo soltará.

La orden de liberación. Esta es una orden que usarás frecuentemente en la vida cotidiana. Le indica a tu perro que un
ejercicio ha terminado y que puede relajarse o jugar. Cuando usas el clicker para enseñarle algún ejercicio a tu perro, el
click se convierte en un marcador que le indica cuando ha hecho algo bien. Pero también se convierte en una orden de
liberación. Es decir que cada vez que haces click y refuerzas la conducta de tu perro, también le tienes que dar unos
segundos a tu perro para relajarse y jugar. A medida que elimines las recompensas, también eliminarás el clicker.
Entonces, necesitarás una orden para indicarle a tu perro que el ejercicio ha terminado: puede levantarse de la posición de
sentado, puede alejarse de ti después de haber acudido a tu llamado, ya no tiene que caminar junto a ti, etc. Esta orden es
muy fácil de enseñar. Simplemente tienes que realizar el mismo procedimiento que hiciste para cargar el clicker, pero en
lugar de usar un clicker usarás una orden verbal. Por tanto, haz un par de sesiones en que dices "Eso!" con voz alegre e
inmediatamente después le das a tu perro una recompensa de comida (del tamaño de una arveja). Repite el procedimiento
unas 10 a 15 veces. También aprovecha las sesiones de juego para enseñar la orden de liberación. Haz el mismo
procedimiento anterior, pero en momentos en que estés jugando con tu perro. Entonces, cuando él se queda mirando un
juguete, dices "Eso!" con voz alegre y le lanzas el juguete o inicias un juego corto de tira y afloja. Para esto necesitarás
dos juguetes, ya que no le quitarás el juguete a tu perro sino que lo intercambiarás por otro.

Otros métodos de adiestramiento canino. Muchos adiestradores enseñan la orden de liberación después de haber
entrenado algunos ejercicios de obediencia (eso es lo que aparecía en versiones anteriores del tutorial). Eso también
funciona, pero es preferible considerar a esta orden como un reforzador condicionado que ayuda en el adiestramiento, y
no solamente como una orden para darle un descanso al perro. La orden de liberación funciona como el clicker, pero el
timing que logras no es tan preciso. Por eso, aunque puedes usarla para enseñar conductas nuevas, es preferible que uses
el clicker durante la etapa de aprendizaje de tu perro. En cambio, la orden de liberación es mejor que el clicker para
reforzar conductas que tu perro ya domina. Por ejemplo, cuando le das alguna orden de obediencia en la vida cotidiana,
puedes reforzar esa conducta simplemente con la orden de liberación seguida de un juego corto o algunas caricias y
felicitaciones. La ventaja que tiene la orden de liberación en estos casos es que no necesitas llevar el clicker a todos lados.
Por supuesto, solamente usarás la orden de liberación en situaciones cotidianas cuando tu perro domine los ejercicios que
le has enseñado.

La orden "Suelta". La mayoría de los perros se motivan mucho con los juegos de tira y afloja. Por esto, grandes
entrenadores de competencias caninas (Schutzhund, Mondio Ring, etc.) usan los juegos de tira y afloja como reforzadores.
Si tu perro se motiva mucho con estos juegos, puedes usarlos como reforzadores durante el aprendizaje. Para esto, tienes
que enseñarle a tu perro una orden para soltar el juguete inmediatamente. Puedes realizar los juegos de tira y afloja
jalando el juguete con una mano mientras tu perro jala el otro extremo del juguete con su boca. En este caso, podrás usar
el clicker con la mano libre. Sin embargo, si tu perro es grande y jala con mucha fuerza, quizás necesites las dos manos
para sujetar el juguete. En este caso, no podrás usar el clicker y te será más útil la orden de liberación. Ten en cuenta que
no es obligatorio que uses los juegos de tira y afloja como reforzadores. He incluido esta página sólo para explicarte cómo
usar estos juegos en el adiestramiento, pero si no deseas usarlos simplemente continúa con el siguiente tema: Usando la
jaula de viajes para perros. Equipo necesario

• Un clicker (si vas a jalar el juguete con una mano)


• Un juguete resistente y alargado para los juegos de tira y afloja. Estos juguetes se suelen conocer como "chorizos"
o "mordientes", y están hechos de un saco de yute o bayeta, alargado y relleno. Sin embargo, otros juguetes como
cuerdas con una pelota de goma en un extremo, o aros de goma dura pueden ser útiles.

Adiestramiento de la orden "Suelta" Para enseñarle a tu perro la orden "Suelta", primero tienes que haber cargado el
clicker (o la orden de liberación si vas a sujetar el juguete con las dos manos). Luego, procede como te explico a
continuación:

Sujeta el juguete y muévelo delante de tu perro. Estimula a tu perro para que muerda el juguete, pero mantén el juguete
fuera de su alcance para que no pueda morderlo (mantén el juguete fuera del alcance de tu perro pero no lo escondas).
Cuando tu perro esté motivado para morder el juguete, haz click o di "Eso!" y déjale morder el juguete. Si usas una sola
mano para sujetar el juguete por un extremo, podrás usar el clicker. Si usas las dos manos para sujetar el juguete por los
dos extremos (y tu perro muerde el centro del juguete), necesitarás la orden de liberación. Juega con tu perro, tironeando
del juguete. Este juego es el reforzador. Después de unos segundos de tironear, acerca el juguete a tu cuerpo y mantenlo
inmóvil. Tu perro seguirá jalando, pero como tú mantienes el juguete inmóvil, esta actividad no será tan gratificante para
tu perro. En algún momento tu perro soltará el juguete. En ese momento, haz click o di "Eso!" y vuelve a jugar al tira y
afloja con tu perro. Repite el procedimiento anterior hasta que tu perro suelte el juguete cada vez que lo dejas inmóvil.
Recuerda que este procedimiento es parte del adiestramiento, así que hazlo en sesiones de 10 repeticiones cada una. En
ese punto, empieza a usar la orden "Suelta" cuando dejes inmóvil el juguete. De esta forma, tu perro empezará a asociar
esta orden con soltar el juguete. Poco a poco notarás que tu perro responde con más rapidez cuando le ordenas soltar el
juguete. Entonces, empieza a practicar este ejercicio en diferentes lugares (sin distracciones). Poco a poco podrás ir
aumentando distracciones de forma gradual. Por ejemplo, empezarás a practicar el ejercicio cuando hay otras personas
presentes, luego cuando hay personas moviéndose, luego cuando hay personas haciendo rebotar una pelota, etc.

Consejos para el adiestramiento de tu perro. Recuerda que este ejercicio no es necesario para entrenar a tu perro.
Aunque es un ejercicio muy útil para trabajar con perros que tienen un fuerte impulso de presa (esos perros que quieren
atrapar cualquier cosa que se mueve), no es un requisito para el adiestramiento. El ejercicio es más utilizado por
entrenadores con cierta experiencia. Por tanto, si se te presentan problemas con el ejercicio, no lo hagas. Este ejercicio es
común en ciertas líneas de adiestramiento de perros de protección, ya que ayuda a potenciar la mordida y enseña al perro a
dejar un objeto. Sin embargo, el ejercicio por sí mismo no le enseñará a tu perro a atacar. Es solamente un juego.
Finaliza el juego si tu perro te toca las manos o la ropa con los dientes. Si tu perro ya tiene el juguete en su boca, suelta el
juguete e ignora a tu perro hasta que se calme y suelte el juguete (puedes salir de la habitación por unos minutos). Si tu
perro no tiene el juguete en su boca, simplemente pon el juguete fuera de su alcance (en este caso sí puedes esconderlo) e
ignora a tu perro por unos segundos. Es muy importante que termines el juego cuando tu perro te toca con los dientes.
Esto evitará que tu perro piense que morderte es parte del juego. Si tu perro no suelta el juguete cuando lo inmovilizas
cerca de tu cuerpo, simplemente suéltalo y termina el juego. Ignora a tu perro hasta que suelte el juguete. Después de unos
segundos sin jugar, saca otro juguete y haz click o di "Eso!" para reanudar el juego. En este caso, por supuesto, necesitarás
dos juguetes para intercambiarlos. Sin embargo, es poco probable que esto ocurra si has cargado el clicker (o la orden de
liberación) correctamente. Siempre haz click o di "Eso!" antes de empezar el juego de tira y afloja. Si usas el juego de tira
y afloja como reforzador, éste nunca debe ser iniciado sin el click o la orden de liberación. Si tu perro agarra el juguete sin
que hayas hecho click o dicho la orden de liberación, deja el juguete e ignora a tu perro de la misma forma que si te
hubiese tocado la mano con sus dientes. Tu perro no debe tener todo el tiempo los juguetes con que juegas al tira y afloja.
Éstos serán juguetes especiales y solamente los usarás durante las sesiones de adiestramiento. Déjale otros juguetes
(Kongs, Nylabones, etc.) cuando no estás entrenando. Este ejercicio no tiene mayor utilidad que la de saber cómo utilizar
el juego de tira y afloja como reforzador. Por tanto, aparte de divertirte mucho con tu perro, la verdadera utilidad del
ejercicio la encontrarás cuando le enseñes ejercicios de obediencia canina, ya que podrás usar estos juegos como
reforzadores sin tener que pelearte con tu perro para quitarle el juguete. Por favor, no lleves a cabo este ejercicio si tu
perro muestra signos de agresión. En ese caso, usa otros reforzadores (como la comida) o, mejor aún, busca apoyo de un
profesional que pueda asistirte en persona.

Educa a tu perro para ir al baño. Educar a tu perro para ir al baño no es algo difícil pero necesitarás tiempo, paciencia y
estar muy alerta. En esta sección aprenderás tres maneras efectivas de enseñarle a tu perro a no ensuciar la casa:

• Adiestramiento con papel


• Adiestramiento activo
• Adiestramiento con jaula

Aunque cada uno de esos métodos se enfoca en situaciones particulares, lo más probable es que necesites combinarlos
para tener menos contratiempos. Antes de empezar la educación higiénica de tu perro Antes de empezar a enseñarle a tu
perro a no ensuciar la casa, tienes que considerar los siguientes factores:

1. Examen veterinario y desparasitación. Algunos problemas de salud pueden dificultar o incluso impedir que tengas
éxito al educar a tu perro en las necesidades higiénicas. Asegúrate que tu cachorro no tenga enfermedades directamente
relacionadas con la defecación o la micción. Enfermedades como la cistitis, infecciones urinarias o diarrea pueden impedir
la educación higiénica de tu perro. Además, algunos parásitos internos (gusanos) pueden provocar defecación irregular.
Por tanto, antes que nada lleva a tu perro al veterinario para que le haga una revisión completa. Coméntale al veterinario
que quieres determinar si tu perro tiene alguna enfermedad que pueda afectar la educación higiénica.

2. Horario de comidas. Si tu perro come a cualquier hora, también hará sus necesidades a cualquier hora. Por eso es
importante que tenga un horario fijo de comidas. Cuando le des la comida a tu perro, déjasela en el plato por media hora
aproximadamente. Después de ese tiempo, retira el plato. Como norma general, un cachorro tiene que comer entre cuatro
y cinco veces por día, mientras que un perro adulto tiene que comer dos veces al día. Sin embargo, es una buena idea que
consultes con el veterinario para que te ayude a establecer la cantidad y el número de comidas diarias para tu perro. Ten
en cuenta que la comida para perros que viene en lata es húmeda y puede aflojar el estómago de tu cachorro.

3. Identifica las áreas en que tu perro puede hacer sus necesidades. Es bueno que tengas claro dónde permitirás que tu
perro haga sus necesidades y dónde no. Identifica esas áreas y no permitas que tu perro esté en las "zonas no permitidas"
sin supervisión. Si tu cachorro todavía no puede salir a la calle porque no tiene completas las vacunas, tendrás que cubrir
el suelo del cuarto a prueba de cachorros con papel periódico para que ésa sea una "zona permitida". Es importante que las
"zonas permitidas" tengan una superficie diferente que la de las "zonas no permitidas". Por ejemplo, la lavandería tiene un
piso de azulejo ("zona permitida"), mientras que los cuartos tienen parquet y alfombras ("zonas no permitidas").

4. Lleva un registro diario de los desechos de tu perro. Durante los primeros días de la educación higiénica tienes que
registrar las horas en que tu perro hace pis y caca. Aunque esto es un poco molesto, es importante para que sepas cuándo
es más probable que vaya a hacer algo. Entonces, podrás llevar a tu perro a una "zona permitida" media hora antes de su
hora de hacer pis o caca. Así, te resultará más fácil evitar los accidentes sobre la alfombra. Esto también te servirá para el
adiestramiento activo y para el adiestramiento con jaula.

5. Retira el recipiente de agua antes de ir a dormir. Si tu perro no duerme en el cuarto a prueba de cachorros, tendrás
que evitar que tome líquidos después de una hora determinada. Puedes retirar el recipiente de agua a las nueve de la noche
o un poco más tarde. Sin embargo, déjale el recipiente con agua toda la noche si hace mucho calor en el lugar en que tu
perro duerme o si él: duerme en el cuarto a prueba de cachorros está sediento tiene algún requerimiento especial de salud
(por ejemplo, está deshidratado) tiene diarrea

6. Consigue un neutralizante de olores. Sin importar qué métodos uses para educar a tu cachorro, en algún momento
tendrás que limpiar algún lugar de tu casa. Así que mejor consigue un producto que neutralice el olor de la orina. Puedes
encontrar muchos productos para esto en las tiendas para mascotas. Asegúrate que el producto que compras no tenga
amoníaco porque no te servirá. Aspectos importantes sobre la educación higiénica del cachorro y el perro adulto No
esperes que tu cachorro esté completamente educado en los hábitos higiénicos hasta que cumpla por lo menos seis meses.
Hasta esa edad, los perros no tienen control total sobre su vejiga urinaria. Si tu perro ya es adulto, podrá controlar mejor
su vejiga, pero tal vez ya haya aprendido que puede hacer sus necesidades donde le da la gana. En ese caso, tendrás que
reeducarlo.

Educación del perro vs. adiestramiento canino. La educación higiénica del perro es en realidad parte del adiestramiento
canino básico. Sin embargo, en el tutorial de adiestramiento canino aparece como una sección aparte para que puedas
encontrar una explicación más detallada.

Adiestramiento con papel. El adiestramiento con papel consiste en evitar que tu perro haga sus necesidades en un lugar
inadecuado. Es decir que tu perro no debe estar sin supervisión en un área donde no debe hacer sus necesidades, hasta que
esté completamente educado. El adiestramiento con papel no es la mejor manera de enseñarle a tu cachorro a no ensuciar
la casa, pero es una manera efectiva de hacerlo cuando no puedes supervisar a tu perro las 24 horas del día. El
adiestramiento con papel también te será útil si vives en un departamento y no puedes sacar a pasear a tu perro por lo
menos tres o cuatro veces al día. Así, tu perro podrá tener un baño en casa. Lo primero que necesitas es un cuarto a prueba
de cachorros. Recuerda que el cuarto a prueba de cachorros debe ser suficientemente grande como para que los desechos
de tu perro no estén cerca de su plato de comida ni de su casa. También ten en cuenta que el cuarto a prueba de cachorros
no necesita ser un recinto completamente cerrado. Puedes usar puertas de seguridad ajustables. De esta forma tu perro no
se sentirá tan aislado cuando no lo puedas supervisar. Tu perro tendrá que estar en ese cuarto todo el tiempo que no
puedas supervisarlo. Por supuesto, tienes que dejarle algunos juguetes (grandes, que no pueda tragar) para morder, su
cama y su recipiente de agua. También déjale su plato de comida si va a necesitar alimentación durante el tiempo en que
estés afuera. Tienes que empapelar el piso del cuarto con tres o cuatro capas de periódico. Todo el piso. Como tu perro va
a estar libre en ese cuarto, se acostumbrará a hacer sus necesidades sobre papel periódico. A medida que pase el tiempo, te
darás cuenta que tu cachorro prefiere algunos lugares para hacer sus necesidades. Cuando notes esto, puedes empezar a
reducir el área empapelada. Primero quita algunos periódicos del lugar más lejano a aquéllos que tu perro ensucia. Es
decir, si tu perro ensucia al fondo, retira los papeles de la entrada. Después, quita más periódicos cada día, pero no apures
mucho esto. Si tu perro ensucia algún lugar que no está empapelado, es porque has quitado los papeles muy pronto. En ese
caso, vuelve a empapelar una superficie más grande, o incluso todo el cuarto. Cuando tu perro se haya acostumbrado a
hacer en un área pequeña, puedes empezar a mover los papeles hacia donde tú prefieras. Muévelos lentamente, no más de
tres centímetros por día, hasta el lugar que tú hayas elegido. Eso sí, no acerques los papeles a su cama o a sus recipientes
de agua o comida. Si haces eso, tu perro dejará de hacer sus necesidades sobre los papeles. Tu perro aprenderá
rápidamente dónde puede hacer sus necesidades, pero si tiene menos de seis meses no podrá controlarse por mucho
tiempo. Recuerda que el cuarto a prueba de cachorros es solamente para dejar a tu perro cuando no puedas supervisarlo.
Tienes que pasar el mayor tiempo posible con él para acelerar su educación y brindarle compañía y ejercicio. Mientras
más tiempo pases con tu perro, más tiempo podrás dedicarle al adiestramiento activo. Ésta es una mejor manera de
enseñarle a tu perro a no ensuciar la casa.

Adiestramiento activo. El adiestramiento activo es una manera excelente de educar a tu perro para ir al baño. También es
una forma muy rápida de educar a tu cachorro. La desventaja es que tú tienes que estar supervisando a tu perro. Por eso, lo
más frecuente es combinar el adiestramiento activo con el adiestramiento con papel. El adiestramiento activo consiste en
felicitar y recompensar a tu perro cada vez que hace sus necesidades en un sitio permitido. Para esto tienes que haber
identificado las zonas en las que está permitido que tu perro haga sus necesidades. También tienes que haber registrado en
qué horarios suele hacer sus necesidades. Con esos datos podrás saber en qué horarios tienes que preocuparte porque tu
perro quiere hacer pis o caca. Entonces, media hora antes del horario en que tu perro hace sus necesidades, llévalo a una
zona en que le esté permitido hacer (el jardín, el cuarto a prueba de cachorros, el parque, etc.). Luego, simplemente espera
hasta que haga. Inmediatamente cuando terminó de hacer sus necesidades en el lugar adecuado, haz click o dile "Eso!" y
dale un pedacito de comida (o juega con él un poco). Tu perro no necesita mucho reforzamiento adicional, ya que hacer
sus necesidades es un reforzador primario. Sin embargo, hacer click, darle la orden de liberación o felicitarlo con voz muy
animada le demostrará que estás contento con lo que hizo. Ten cuidado de no hacer click, felicitarlo o darle la orden de
liberación mientras él está haciendo sus necesidades. En este caso podrías interrumpirlo. Una vez que los horarios de tu
perro para hacer sus necesidades son más claros, puedes enseñarle a hacer a la orden. Como ya tendrás una idea más o
menos precisa de cuándo va a hacer, simplemente dile "haz pis" antes de que haga. Cuando termine de hacer sus
necesidades, haz click o dale la orden de liberación y dale un poquito de comida. Ten cuidado de no utilizar una palabra o
frase que uses comúnmente en tu vida cotidiana. Poco a poco se acostumbrará a esa orden y podrás usarla para que haga
sus necesidades pronto durante los paseos. Por supuesto, solamente hará a la orden si es que tiene ganas. Cuando puedas
supervisar a tu perro, permítele estar en otros cuartos. Pero no se te ocurra dejarlo completamente libre hasta que esté bien
educado. Tenlo con una correa o dentro de la jaula de viajes, y llévalo a una "zona permitida" cuando tenga que hacer sus
necesidades. Con el tiempo tu perro se acostumbrará a hacer sus necesidades en los lugares que tú has definido para eso.
Sin embargo, no esperes que esto ocurra de manera confiable antes de que tu perro cumpla seis meses. El adiestramiento
activo es muy útil, pero obviamente no podrás supervisar a tu perro todo el tiempo. Por eso, usa el adiestramiento con
papel en los momentos en que no puedas supervisar a tu cachorro. Ten en cuenta que usando la combinación de métodos,
tu perro se acostumbrará a hacer sus necesidades tanto en las zonas permitidas como sobre papel periódico. Así que ten
cuidado de no dejar periódicos tirados en el piso.

Adiestramiento con jaula. El adiestramiento con jaula es una modificación del adiestramiento activo para enseñarle a tu
perro a no ensuciar la casa. La principal diferencia es que en el adiestramiento con jaula, la jaula de viajes te servirá para
llevar a tu perro a cualquier lugar al que vayas. El adiestramiento con jaula se basa en el comportamiento natural del
perro. Al ser animales de madriguera, los perros tienen la tendencia a hacer sus necesidades lejos de sus madrigueras. De
manera análoga, a tu perro no le gustará ensuciar la jaula de viajes si es que la ve como un lugar de descanso. En términos
generales, el adiestramiento con jaula consiste en que tu perro estará enjaulado antes de las horas en que hace sus
necesidades. De esta forma, será menos probable que ocurra un accidente. Por supuesto, tu perro solamente debe estar en
la jaula de viajes cuando tú estás en tu casa. La función de la jaula no es la misma que la del cuarto a prueba de cachorros.
La jaula te servirá para llevar a tu perro a diferentes lugares al mismo tiempo que reduces el riesgo de que el cachorro
haga pis o caca en cualquier parte. Por ejemplo, tu perro puede estar en el mismo cuarto mientras tú miras la tele o
trabajas en la computadora. No tendrás que preocuparte por que él ensucie la casa, ya que estará dentro de su jaula.
Entonces, cuando llegue la hora de llevarlo al baño, lo sacas de la jaula y lo llevas al lugar indicado para que haga sus
necesidades. Para llevar a cabo el adiestramiento con jaula, primero tienes que acostumbrar a tu perro a usar la jaula de
viajes. También tienes que haber identificado las "zonas permitidas" o lugares en que tu perro podrá hacer sus
necesidades. Además, tienes que llevar un registro de las horas en que tu cachorro suele hacer sus necesidades. Luego,
procede a adiestrar a tu perro con la jaula de la siguiente manera:

1. El encierro. Una hora antes de la hora en que tu perro tiene que ir al baño, enciérralo en la jaula. Pero no lo dejes solo.
La jaula tiene que estar donde tú estás. Encierra a tu perro una hora antes de su horario normal de ir al baño sirve para
prevenir accidentes higiénicos.

2. Ir al baño. A la hora en que tu perro tiene que ir al baño, sácalo de la jaula y llévalo a una "zona permitida". Espera
cinco minutos en ese lugar. Después que tu perro haga sus necesidades, felicítalo con una voz amigable. También puedes
hacer click (o decir la orden de liberación) y darle una recompensa de comida cuando acaba de hacer sus necesidades. Sin
embargo, no interrumpas a tu perro mientras está haciendo sus necesidades. Si fuese necesario, tu perro tendrá que estar
con la correa mientras hace sus necesidades. Así no se irá a otro lugar. Después que tu perro ha hecho todo lo que tenía
que hacer, llévalo a otro lugar (a una de las "zonas no permitidas") y juega o pasea con él. No lo dejes sin supervisión en
ese lugar. Asegúrate que tu perro se ha "vaciado" antes de llevarlo a jugar al otro lugar. Es seguro que tendrás que limpiar
el piso si tu perro todavía tiene ganas de hacer algo más. Permítele estar un tiempo jugando contigo, pero vuelve a llevarlo
al lugar en que debe hacer sus necesidades si notas que empieza a olfatear el suelo o a dar vueltas. Ten en cuenta que si tu
perro tiene menos de cinco meses, será bueno que lo lleves al lugar donde debe hacer sus necesidades cada 45 minutos
entre los juegos. Una hora antes de su siguiente horario de ir al baño, vuelve a encerrar a tu perro en la jaula y repite el
procedimiento.

3. Si tu perro no hace sus necesidades cuando lo llevas a su baño. Si tu perro no hace sus necesidades cinco minutos
después de haberlo sacado de la jaula, vuelve a encerrarlo por 15 minutos. Luego, vuelve a llevarlo al lugar en que le está
permitido hacer sus necesidades y espera otros cinco minutos. Aspectos que debes tomar en cuenta sobre el
adiestramiento con jaula Nunca uses este método de adiestramiento con cachorros muy pequeños. Los perros de menos de
nueve semanas casi no tienen control sobre su vejiga urinaria y no deben ser enjaulados. Los cachorros de tres y cuatro
meses deben permanecer en la jaula por muy poco tiempo. Incluso para perros adultos, el uso de la jaula debe ser corto y
solamente cuando estás en tu casa. La jaula de viajes no sirve para confinamientos prolongados. Los tiempos máximos
que un perro puede pasar enjaulado de forma continua son:

• Cachorros de nueve a 10 semanas: 30 a 40 minutos.


• Cachorros de 11 a 15 semanas: una a dos horas y media.
• Cachorros de 16 a 17 semanas: tres horas y media.
• Cachorros y perros de 18 semanas en adelante: tres y media a cuatro horas.

El tiempo máximo que debería pasar un perro en la jaula de viajes nunca debería superar las cinco horas. Y esto solamente
en contadas ocasiones. Por supuesto, este tiempo es mayor cuando el perro realiza algún viaje en avión, pero ese es un
caso particular en el que nada se puede hacer. Si tu perro ensucia la jaula de viajes es porque lo dejaste encerrado por
mucho tiempo o porque tiene algún problema de salud (diarrea u otras enfermedades). Esto afectará negativamente la
educación de tu cachorro y necesitarás muchas semanas, o incluso meses, para reeducarlo. No enjaules a tu perro si:

• Es menor de nueve semanas


• Tiene diarrea o vómitos
• Necesitas dejarlo más tiempo del tiempo máximo indicado (en este caso usa el cuarto a prueba de cachorros)
• No ha hecho sus necesidades poco antes de enjaularlo
• No ha recibido suficiente ejercicio y compañía antes de enjaularlo
• La temperatura es muy alta
• Consejos para la educación higiénica del cachorro

La mejor manera de educar a tu cachorro o perro adulto para que no ensucie la casa es el adiestramiento con jaula. Sin
embargo, considerando que no podrás estar pendiente de tu perro todo el tiempo, quizás la opción más adecuada sea una
combinación de adiestramiento con jaula y adiestramiento con papel. Es importante que pases mucho tiempo con tu perro.
Esto te ayudará a educarlo más rápidamente y te evitará otros problemas como la ansiedad por separación, conductas
destructivas, ladridos e incluso agresión. Tienes que limitar el uso de la jaula de vi ajes al mínimo posible. Recuerda que
la jaula de viajes no debe ser usada para encerrar a tu perro por mucho tiempo. Cuando tengas que dejar a tu perro sólo
por períodos prolongados, usa el cuarto a prueba de cachorros. Aun cuando el cuarto a prueba de cachorros es útil para
confinamientos largos, sólo tienes que hacer uso de él cuando no puedas supervisar a tu perro. Trata de pasar el mayor
tiempo posible con tu perro para que no se sienta abandonado. También pasa algún tiempo con él en su cuarto. Ten en
cuenta que tu perro no va a ensuciar cerca de su cama, su plato de comida o su recipiente de agua. Así que no esperes que
el lugar donde debe hacer sus necesidades esté cerca de esos elementos. Es más probable que tu perro tenga la necesidad
de ir al baño al despertarse, después de comer, después de jugar y después de tomar agua. Asegúrate de llevarlo a alguna
de las "zonas permitidas" (el cuarto para cachorros, el jardín, el parque, etc.) después de que él realice alguna de esas
actividades. No castigues a tu perro cuando ensucie en algún lugar prohibido. Los castigos solamente retrasarán su
educación porque no pensará que lo estás castigando por ensuciar algún lugar, sino por hacer sus necesidades. Entonces,
aprenderá a ensuciar en lugares escondidos (detrás de un sillón, debajo de una cama, etc.). Cuando tu perro ensucie algún
lugar de tu casa, limpia muy bien la suciedad con algún producto comercial que elimine el olor a orina. Asegúrate que ese
producto no tenga amoníaco entre sus ingredientes porqu e el amoníaco se descompone en urea, que es un componente de
la orina. Si tu perro ensucia su jaula de viajes es porque lo dejaste mucho tiempo en ella, porque tu cachorro tiene algún
problema de salud o porque todavía es muy joven para aguantarse. En ese caso, limpia muy bien la jaula de viajes y
prepárate para reeducarlo. Tardarás mucho tiempo más, así que trata de evitar este problema. Si usas el adiestramiento con
papel, cambia los periódicos con la mayor frecuencia posible. Al menos una vez por día. Eso sí, cuando empieces a
reducir el área empapelada puedes dejar algunos periódicos del día anterior (los de más abajo) para que mantengan el olor
y estimulen a tu cachorro a hacer en el mismo lugar. Aunque uses predominantemente el adiestramiento con papel, no
pases por alto el adiestramiento activo o el adiestramiento con jaula. Es lo mejor que puedes hacer para acelerar la
educación higiénica de tu perro. Si solamente usas el adiestramiento con papel, es posible que tu perro aprenda a no hacer
sus necesidades afuera de la casa. En ese caso, tendrás que reeducarlo para que se dé cuenta que el lugar donde puede
hacer sus necesidades no es solamente un piso cubierto de periódicos. Consulta con el veterinario antes de sacar a tu perro
a pasear por la calle. Aunque los paseos ayudan en la educación higiénica, no es recomendable que tu perro se exponga a
enfermedades si no cuenta con sus vacunas. Muy importante. Nuca golpees con un periódico a tu perro ni le restriegues el
hocico contra el piso. Aunque esos procedimientos son muy comunes, no sirven más que para asustar y maltratar a tu
perro. Simplemente, no sirven para educar a ningún animal.
Adiestramiento canino básico. En esta sección aprenderás a entrenar a tu perro en los aspectos básicos para una buena
convivencia en sociedad. Estos aspectos son fundamentales para cualquier mascota porque permiten que el perro sea un
buen ciudadano canino.
Cómo saludar a las personas. Pocas cosas son más adorables que un cachorro chiquito que te salta encima cuando
llegas. Y pocas cosas son más molestas que un perro adulto que hace lo mismo. Los perros que saltan sobre la gente
pueden ser peligrosos, además de molestos. Si quieres que tu perro aprenda que no es correcto saltar sobre las personas,
nunca tienes que permitir este comportamiento. Tu perro no puede entender que está bien saltar sobre ti cuando usas ropa
casual, pero está mal hacerlo cuando estás con traje. Tampoco puede entender con facilidad que está bien saltar sobre tu
hermano mayor que adora a los animales, pero está mal saltar sobre la tía Gertrudis que tiene 87 años. Una buena manera
de enseñarle a tu perro que no tiene que saltar sobre las personas es ignorándolo cuando llegas a casa. Simplemente
ignóralo por unos minutos. Saluda a los demás integrantes de tu familia y, cuando tu cachorro esté tranquilo, salúdalo a él.
No retes ni empujes a tu perro cuando te salta encima. Aunque eso era recomendado por los entrenadores antiguos, cuan
do lo retas o empujas sólo estás reforzando su comportamiento. Le estás dando atención, y eso es lo que él quiere. Tu
perro aprenderá muy rápido si todas las personas que llegan a tu casa hacen lo mismo. Bueno, aunque la teoría es muy
sencilla, no siempre es tan fácil enseñarle a un perro que no es correcto saltar sobre las personas. Algunos perros tienen
ese mal hábito muy bien establecido. Además, pueden ser muy grandes o torpes como para ignorarlos sin problema. Si tu
perro es uno de esos que te puede tirar al piso cuando lo estás ignorando, tienes tres alternativas:

• Ignóralo desde atrás de una reja hasta que se calme. Lógicamente sólo podrás hacer eso si tu casa tiene una reja en
la puerta de entrada. Si vuelve a entusiasmarse cuando abres la reja, sal de nuevo y dale la espalda (míralo de
reojo).
• Sujeta a tu perro por el collar cada vez que llegues, sin permitirle levantarse sobre sus patas traseras. Sujétalo sin
saludarlo, y ni siquiera verlo, hasta que se calme. En ese momento, lo saludas y acaricias.
• Enséñale a sentarse y dile "sentado" cada vez que llegues a tu casa. Tu perro no podrá sentarse y saltar al mismo
tiempo. Entonces, lo acariciarás y recompensarás sólo si está sentado.

Por supuesto, primero tienes que enseñarle a tu perro el comando "Sentado" y conseguir que sea más fuerte que su
desesperación por saludar. Esto te tomará algún tiempo, pero es la mejor manera de evitar que tu perro salte sobre las
personas.

¿Tu perro te presta atención? Eso es fundamental para enseñarle ejercicios de obediencia canina y para que tengas
mayor control en diferentes situaciones. Equipo necesario

• Un clicker
• Recompensas de comida y juguetes para perros
• Una bolsa para recompensas o una riñonera

Etapa de aprendizaje. Acerca una recompensa a tus ojos. Cuando tu perro te mire a los ojos, haz click y recompénsalo.
Si tu perro se queda mirando la recompensa, espera un momento. En algún momento te mirará a los ojos. Si tu perro se
distrae, acerca la recompensa a su nariz y llévala lentamente hacia tus ojos. Repite el ejercicio 10 a 15 veces en cada
sesión. Haz el número de sesiones necesarias para que tu perro te mire a los ojos. Generalmente dos o tres sesiones bastan.
Cuando tu perro te mire frecuentemente a los ojos, empieza a decirle "Mírame" o cualquier otra orden antes de acercar la
recompensa a tus ojos. Así, aprenderá a verte cuando le das la orden. Cuando tu perro ya te mira a los ojos, tienes que
enseñarle a hacerlo incluso cuando la recompensa está lejos de tu cara. Para esto: Repite el mismo ejercicio, pero extiende
lentamente tu brazo. Si tu perro se queda mirándote a los ojos, haz click y recompénsalo. Si tu perro no se queda
mirándote a los ojos, simplemente espera con el brazo extendido. Ya te mirará en algún momento. En ese momento haz
click y dale la recompensa.

Etapa de generalización. Practica este ejercicio en diferentes lugares. Empieza con lugares tranquilos que sean familiares
para tu perro y después practica el ejercicio en lugares conocidos pero que tengan más distracciones. Poco a poco aumenta
el tiempo que tu perro mantiene contacto visual contigo. Para esto, espera unos segundos antes de hacer click y darle la
recompensa. Cambia el programa de recompensas a uno variable. Es decir, deja de recompensar a tu perro todas las veces
que tu perro se sienta. Dale las recompensas en forma aleatoria, reduciendo gradualmente la frecuencia de las mismas. No
hagas click cuando no vayas a recompensar a tu perro.
Consejos adicionales. No importa en qué posición esté tu perro (sentado, echado, etc.), lo que importa es que te mire a
los ojos. Si no tienes la posibilidad de entrenar en un lugar cercado, tu perro tendrá que estar sujeto a la correa mientras
practicas este ejercicio. Nunca sueltes una recompensa en la boca de tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro
podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que esté al nivel normal de la boca de tu perro, o un poquito más
abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro es muy alocado para agarrar la recompensa, dásela
desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa, gira tu mano para que la palma quede hacia arriba, y haz
que la recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja que tu perro agarre la recompensa.

Haz que tu perro deje de jalar la correa. Si no quieres que tu perro juegue a que tú eres el trineo que él tiene que
arrastrar, tienes que enseñarle a caminar sin jalar la correa. Caminar sin jalar la correa no es lo mismo que el comando
"Junto", "Heel" o "Fuss" de la obediencia canina. Es simplemente una forma tranquila de salir a pasear con tu perro.
Equipo necesario

• Collar normal para perros


• Correa para perros de aproximadamente dos metros
• Clicker
• Recompensas de comida
• Bolsa para recompensas o riñonera

Etapa de aprendizaje. Comienza a caminar con tu perro sujeto de la correa. Si tu perro empieza a jalar, solamente
detente. Tienes que convertirte en un poste. No te muevas ni un milímetro. Tu perro empezará a hacer todo tipo de cosas:
jalará más, empezará a olfatear el suelo, te mirará, etc. El momento en que tu perro retroceda un poco y la correa quede
floja, haz click recompénsalo y continúa tu camino. A medida que practiques este ejercicio, tu perro irá dejando el mal
hábito de jalar la correa. Cuando veas que esto empieza a ocurrir, quédate quieto cada vez que él se adelante mucho
(cuando esté a punto de tensar la correa), incluso si la correa sigue floja. En este punto, no reanudes la marcha a menos
que la correa deje de estar tensa Y TU PERRO TE MIRE. Al principio estará confundido y pensará "¿qué le pasa a este
tipo que no quiere seguir caminando?". Entonces nuevamente probará todo tipo de comportamientos: jalará más, olfateará
el suelo... y en algún momento girará la cabeza. No es necesario que te mire a los ojos, pero sí que se acostumbre a girar la
cabeza para tomar nota de dónde estás tú. Practica este ejercicio en sesiones cortas (entre tres y cinco minutos), hasta que
tu perro lo domine. El número de sesiones es variable, así que no te preocupes si tardas un poco. Es muy importante que
seas constante cuando practiques este ejercicio. Si un día te quedas estático como un poste y al día siguiente permites que
tu perro te arrastre a donde él quiera, solamente estarás reforzando su mala conducta (el refuerzo aleatorio causa
adicción).

Muy importante. No practiques este ejercicio con un collar de ahorque o uno de púas porque podrías lastimar la tráquea
de tu perro. Tampoco uses un collar "martingale". Sólo ponle a tu perro un collar normal (de hebilla).

Etapa de generalización. Practica este ejercicio cada vez que saques a pasear a tu perro. Como lo más probable es que
saques a pasear a tu perro todos los días, la etapa de aprendizaje ocurrirá junto con la de generalización. No te preocupes
por eso. Se constante con el ejercicio cuando salgas a pasear con tu perro. Si necesitas detenerte cada tres pasos, hazlo. No
durará mucho tiempo. Verás que tu perro aprende rápido. Al principio, evita pasar por lugares que distraigan
excesivamente a tu perro. Por ejemplo, si tu perro se vuelve loco cada vez que otro perro le ladra desde atrás de una
puerta, planifica tu recorrido de tal manera que evites esos lugares. Poco a poco podrás aumentar las distracciones para tu
perro. Consejos para adiestrar a tu perro Práctica el ejercicio unos cinco minutos antes de salir a pasear con tu perro.
Mantén silencio durante este ejercicio. No hables continuamente con tu perro para hacer que te siga. Nunca permitas que
tu perro te arrastre con la correa durante los paseos. Si tu perro te empieza a jalar, quédate quieto. En poco tiempo no
necesitarás practicar el ejercicio cuando salgas a pasear con tu perro. Si te cuesta mucho manejar a tu perro cuando lo
sacas a pasear, trata de atraerlo con recompensas de comida o con juguetes. Esto no es lo ideal, pero te ayudará hasta que
tu perro haya aprendido. Nunca sueltes una recompensa en la boca de tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro
podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que esté al nivel normal de la boca de tu perro, o un poquito más
abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro es muy alocado para agarrar la recompensa, dásela
desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa, gira tu mano para que la palma quede hacia arriba, y haz
que la recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja que tu perro agarre la recompensa.

Detenerse en el bordillo de la acera. Haz que tu perro se detenga en el preciso instante que le das la orden. Este ejercicio
es uno de los más importantes... podría salvar la vida de tu cachorro. El comando "Alto" le dice a tu perro que no debe
seguir avanzando. No importa la posición en la que se quede, puede estar sentado, echado o parado. Lo que no puede
hacer es adelantarse... ni siquiera un milímetro. Este comando es muy útil para que tu perro espere tu permiso antes de
pasar algún límite: el borde de las aceras, entrar o salir del auto, salir por la puerta, etc. Equipo necesario

• Un collar normal para perros


• Una correa para perros, de aproximadamente dos metros de longitud
• Una correa larga
• Una correa corta
• Una bolsa de recompensas o una riñonera
• Recompensas de comida para perros

Etapa de aprendizaje. Busca un lugar de tu casa que tenga límites muy bien definidos. Por ejemplo, un escalón pequeño,
el paso de la alfombra a un suelo de parquet, etc. Camina hacia ese lugar, con tu perro sujeto a la correa. Ten la bolsa de
recompensas colgando de tu cinturón. Antes que tu perro pase de un lado al otro (antes que baje del escalón o pase de la
alfombra al parquet), dile "Alto" y sujétalo con la correa. No permitas que cruce el límite impuesto. Si se detiene, espera
uno o dos segundos, dale una recompensa, dile "Vamos" y continúa tu camino (pasa al otro lado del límite). Si tu perro
quiere continuar antes de tiempo y jala la correa, espera hasta que se quede quieto. En ese momento, dale una recompensa,
dile "Vamos" y continúa tu camino. Si tu perro ha pasado el límite, aunque sea con una sola pata, hazlo retroceder con la
correa. Hazlo con suavidad. Repite este procedimiento unas 10 a 15 veces en cada sesión de adiestramiento. Luego, deja
que tu perro descanse y juegue por un tiempo. Practica durante las sesiones necesarias para que tu perro responda
perfectamente. Puedes hacer varias sesiones en un día, pero sigue entrenando solamente si tu perro está motivado. Trata
que las sesiones estén separadas una de otra por al menos 15 minutos. Cada sesión tiene que durar un máximo de 10
minutos. Mejor si la duración es menor (tres o cinco minutos).

Etapa de generalización. Practica el ejercicio en otros lugares de tu casa. También practícalo cada vez que saques a
pasear a tu perro. Aprovecha el borde de la acera para practicar el "Alto". Al principio de esta etapa, recompensa a tu
perro todas las veces que responda correctamente en la calle. Poco a poco reduce la frecuencia de las recompensas:
recompénsalo un 50% de las veces que responde correctamente, después un 40%, después un 30%, etc. Para eliminar las
recompensas, tienes que darlas de forma aleatoria. Por ejemplo, si estás recompensando a tu perro un 50% de las veces
que obedece, no lo hagas de forma predecible. Algunas veces recompénsalo dos veces seguidas, otras veces espera tres
respuestas correctas para recompensarlo, etc. Práctica el ejercicio con la correa corta (sin sujetar la correa), dentro de tu
casa. Cuando tu perro lo haya perfeccionado, practícalo sin correa, siempre dentro tu casa. Cuando tu perro obedezca
perfectamente, empieza a practicar el ejercicio con la correa suelta en la calle. Es decir, tu perro tendrá la correa normal de
dos metros, pero tú no la estarás sujetando. Después de unas sesiones cambia la correa normal por la correa corta. Para
esto, vuelve a recompensarlo frecuentemente. Cuando tu perro obedezca perfectamente con la correa corta en la calle,
practica el ejercicio con tu perro suelto en la calle. También vuelve a recompensarlo frecuentemente al inicio de estas
prácticas.

Consejos para el adiestramiento de tu perro. No dejes suelto a tu perro en la calle hasta que obedezca perfectamente y
sin correa al llamado y al comando "Alto". Hasta que tu perro domine este ejercicio, practícalo por lo menos una vez al
día. Cuando tu perro responda bien en la calle y hayas reducido las recompensas, aumenta las dificultades. Lanza uno de
sus juguetes favoritos a la calle pero no permitas que baje de la acera, permítele que juegue con otro perro pero no le
permitas que baje de la acera (para esto tendrás que usar la correa larga cuidando que no se enrede en tu perro o en el otro
perro), abre la puerta de tu casa pero no le permitas salir sin tu permiso, etc. Nunca sueltes una recompensa en la boca de
tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que esté al
nivel normal de la boca de tu perro, o un poquito más abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro
es muy alocado para agarrar la recompensa, dásela desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa, gira
tu mano para que la palma quede hacia arriba, y haz que la recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja
que tu perro agarre la recompensa.

Adiestramiento de perros: la orden "Deja" Un ejercicio perfecto para enseñarle a tu perro a no comer cosas que
encuentra en el suelo. También es útil para que tu cachorro no salga corriendo detrás de un gato, una ardilla, una bicicleta
o un auto. "Deja" no es un ejercicio de competencia. Es un ejercicio útil en la vida cotidiana, para que tu perro deje de
hacer algo desagradable o incorrecto. Equipo necesario

• Recompensas de comida
• Collar para perros y correa para la etapa de generalización

Etapa de aprendizaje. Primero, enséñale a tu perro que puede robar pedacitos de comida de tu mano. Ten dos o tres
pedacitos de comida en tu mano derecha y acércala con la palma abierta hacia la nariz de tu perro. Permite que él agarre la
comida. Repite lo anterior unas cinco o seis veces. Luego, vuelve a acercar tu mano derecha con la comida, mientras
agarras otros pedacitos de comida en tu mano izquierda (cerrada y en tu espalda). Cuando tu perro quiera comer de tu
mano derecha, le dices "Deja" y cierras la mano, pero no la retiras. Él lamerá tu mano, la morderá suavemente, la golpeará
con su pata... hasta que dejará de intentar y te mirará. En ese momento le das la comida que tenías en la mano izquierda y
lo felicitas. Repite el procedimiento, menos los dos primeros pasos, unas 10 a 15 veces en cada sesión. Repite todo el
procedimiento (sin los dos primeros pasos) durante las sesiones necesarias para que tu perro comprenda el comando
"Deja". Generalmente dos sesiones son suficientes, pero no te preocupes si tu perro tarda un poco más. A partir de la
siguiente sesión, espera a que tu perro te mire a los ojos para recompensarlo. Las primeras veces tal vez se tarde un poco,
pero aprenderá rápidamente. Si se quedara "pegado" a tu mano derecha, puedes decir su nombre para que te mire.

Etapa de generalización. Empieza esta etapa cuando tu perro domine el ejercicio anterior en el lugar habitual de
adiestramiento. Esto suele ocurrir alrededor de la cuarta sesión, pero no te preocupes si tu perro tarda un poco más.
Cambia de manos y haz el mismo procedimiento. Es decir, ten la comida que no puede comer en la mano izquierda y, en
la mano derecha la comida que usarás como recompensa. Varía la mano en que agarras la comida prohibida. En algunas
sesiones, deja caer un poco de comida al suelo. Cuando tu perro se acerque a esa comida, cúbrela con tu pie y dile "Deja".
Si él obedece, dale una recompensa con la mano. Acércate a lugares donde pueda haber restos de comida (los basureros,
por ejemplo). Si tu perro se acerca, dale la orden y recompénsalo si obedece. Haz esto con tu perro sujeto de la correa,
para evitar que desobedezca. Practica este ejercicio mientras juegas a jalar un juguete con tu perro. Mientras están jalando,
sujeta firmemente el juguete y dile "Deja". Si obedece, lo recompensas, lo felicitas y continúa el juego. Si no obedece,
muéstrale una recompensa de comida. Si aun así no obedece, sujeta su hocico con tu mano libre, por arriba y sin apretarlo,
para que suelte el juguete. Aprovecha todos los paseos para practicar este ejercicio. Por supuesto, sólo si tu perro se acerca
a algo indebido. Si tu perro se distrae con un gato (o con otro animal), dile "Deja" y distráelo. Tienes que hacer esto antes
que él intente seguir al gato. El momento ideal es cuando tu perro le presta atención al gato.

Consejos para el adiestramiento de tu perro. Si tu perro es agresivo, dominante o posesivo, busca la ayuda de un
adiestrador profesional que pueda ir a tu casa. Este ejercicio puede ser peligroso en esos casos, especialmente si intentas
quitarle un juguete. Nunca juegues a jalar un juguete con tu perro si él es posesivo, dominante o agresivo. Ni siquiera si es
un cachorro. La orden "Deja" es de mayor utilidad cuando es usada para prevenir. Por eso, es mejor si la das antes de que
tu perro se acerque a algo que no debe. Obsérvalo por un tiempo y te darás cuenta cuándo está pensando en lanzarse a
perseguir un gato y cuándo piensa en agarrar un hueso del suelo. Nunca permitas que tu perro coma del suelo. Cuando
empieces a practicar este ejercicio, agarra comida normal en la mano prohibida y comida especial en la mano permitida.
Por ejemplo, pienso para perros en tu mano derecha (la comida que tu perro no podrá agarrar) y trocitos de hígado cocido
en tu mano izquierda. Los trocitos de comida tienen que ser del tamaño de una arveja. Sin embargo, cuando tu perro ya
obedezca bien a esta orden, practica con comida especial en ambas manos. De esta manera, también aprenderá a evitar las
cosas que son muy agradables. Por supuesto, la comida que tengas en la mano permitida siempre tiene que ser muy
apetitosa para tu perro. Nunca sueltes una recompensa en la boca de tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro
podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que esté al nivel normal de la boca de tu perro, o un poquito más
abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro es muy alocado para agarrar la recompensa, dásela
desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa, gira tu mano para que la palma quede hacia arriba, y haz
que la recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja que tu perro agarre la recompensa.

Buenos modales caninos en el auto. Algunos perros disfrutan tranquilos de un paseo en auto. Otros se asustan, o se
marean y vomitan apenas empieza a moverse el vehículo. Y, finalmente, otros quieren manejar: saltan sobre el volante,
muerden los pedales, ladran porque no aprendieron a usar la bocina, etc. El primer viaje en auto es una tragedia para la
mayoría de los perros. Esa máquina extraña los separa de su mamá y de sus hermanos. La siguiente salida en auto suele
ser para ir a que el veterinario les ponga una inyección. ¿Cómo puede ser que a un perro le guste viajar en auto después de
tanto trauma? Por suerte, los perros también recuerdan las cosas buenas, como ir al campo. Es por eso que muchos perros
adoran pasear en auto. Para acostumbrar a tu perro a los paseos en auto, primero tienes que enseñarle a estar tranquilo
dentro del vehículo. Hazlo entrar al auto con algo de comida. No lo fuerces. Una vez adentro, deja que se tranquilice
mientras tú lo acaricias. Deja abierta la puerta del auto. Si tu perro no quiere entrar al auto, empieza por acostumbrarlo a
estar cerca de él. Dale de comer al lado de tu auto (con el motor apagado). Después, lánzale algunos juguetes adentro para
ver si los va a buscar. No lo fuerces a entrar. Aunque algunos perros tienen terror del auto, la mayoría entra en él
solamente por seguir a sus dueños. No es algo tan difícil de lograr. Cuando hayas practicado el ejercicio anterior por unos
días, puedes empezar a encender el motor con tu perro adentro del auto. No vayas a ningún lado. Simplemente enciende el
motor y espera un minuto. Luego, apaga el motor, felicita a tu perro si está tranquilo y sal del auto (con tu perro, por
supuesto). Practica este ejercicio por unos días y aumenta gradualmente el tiempo que mantienes encendido el motor.
Cuando veas que tu perro se queda tranquilo, sal a dar una vuelta en auto con él. Solamente dale una vuelta a la manzana.
Poco a poco, aumenta el tiempo del paseo. Si notas que tu perro se pone nervioso, reduce la velocidad. Tal vez estás
yendo muy rápido, o estás haciendo giros muy bruscos. Quizás tu perro no tiene cómo afirmarse y está dando tumbos de
un lado al otro.

Consejos para educar a tu perro. Cuando tu perro se sienta cómodo viajando en auto, tendrás que enseñarle a esperar
para entrar al vehículo. Simplemente enséñale a sentarse y quedarse quieto hasta que le des una orden para entrar al auto.
Es bueno que practiques algunos comandos de obediencia básica dentro de tu auto. Antes, tu perro tendrá que conocerlos
y ejecutarlos a la perfección afuera del auto. Los ejercicios más útiles dentro del auto son: sentado, échate y cállate. Muy
importante Nunca dejes a tu perro dentro de un auto detenido con las ventanillas cerradas. El interior de un vehículo puede
calentarse muy rápidamente y los perros no soportan bien las temperaturas elevadas. Incluso si el día no es muy caluroso,
el interior de tu auto puede alcanzar temperaturas muy elevadas, y tu perro tener un shock térmico.

Adiestramiento en obediencia canina. Aquí encontrarás "recetas" para enseñarle a tu perro los ejercicios de obediencia
canina: junto, sentado, echado, quieto, etc. La palabra recompensa se refiere a los reforzadores positivos. Los temas de
esta sección son:

Acudir al llamado (*)


Sentado (*)
Échate (*)
Quieto (*)
Junto (*)
Acudir al llamado

¿Tu perro acude cada vez que lo llamas? ¿Incluso si está jugando con otros perros? Si no es así, aprende cómo hacer
para que tu llamado sea una orden incuestionable. Equipo necesario

• Un clicker
• Recompensas de comida y juguetes para perros
• Una bolsa para recompensas o una riñonera
• Un collar para perros
• Una correa normal, una correa corta y una correa larga

Etapa de aprendizaje. Muéstrale una recompensa a tu perro para captar su atención (hacia la recompensa, no hacia tus
ojos). Cuando tu perro se acerque a la recompensa, retrocede rápidamente tres pasos. Al mismo tiempo acerca la
recompensa a tu cuerpo. Cuando tu perro se acerque a ti, haz click y dale la recompensa. Repite el mismo procedimiento
unas 10 a 15 veces durante la primera sesión, sin dar ninguna orden. En la segunda sesión, haz lo mismo, pero guía a tu
perro con la mano vacía (sin recompensas). Cuando tu perro se acerque a ti, haz click y dale una recompensa que puedes
tener escondida en la otra mano o guardada en la bolsa para recompensas. A partir de la tercera sesión, repite el mismo
procedimiento pero usa la orden "Ven aquí" justo antes de guiar a tu perro con tu mano. Haz click y recompénsalo cada
vez que acuda a tu llamado. Cuando tu perro responda bien un 80% de las veces, pon el ejercicio bajo un programa de
refuerzo variable para ir eliminando las recompensas.

Etapa de generalización. Aumenta la distancia desde la que llamas a tu perro. Empieza haciéndolo en el mismo lugar en
que le enseñaste el ejercicio. Llámalo desde tres metros, luego desde cinco, luego desde siete, etc. Los primeros días
recompénsalo frecuentemente. Cambia el programa de recompensas a uno variable. Es decir, deja de recompensar a tu
perro todas las veces que obedece a tu llamado. Dale las recompensas en forma aleatoria, reduciendo gradualmente la
frecuencia de las mismas. No hagas click cuando no vayas a recompensar a tu perro. Cambia los reforzadores
(recompensas) que usas. Algunas veces recompensa a tu perro con comida y otras veces con juegos. Practica el llamado
en la calle. Empieza llamando a tu perro desde distancias cortas, con la correa normal. Cuando él te obedezca
perfectamente, aumenta las distancias con la correa larga. Aumenta la frecuencia de las recompensas durante los primeros
días de estas prácticas. Practica a tu perro suelto, pero con la correa corta. Empieza practicando el llamado en tu casa.
Simplemente llama a tu perro sin estar sujetando la correa (la correa corta tiene que estar colgando) y desde distancias
cortas. Poco a poco, aumenta las distancias. Cuando tu perro obedezca bien con la correa corta, quítasela y practica el
llamado sin correa (no le quites el collar). Empieza practicando en tu casa. Cuando tu perro responda perfectamente al
llamado sin correa en tu casa, empieza a practicarlo en la calle. Empieza con la correa corta y en un lugar con pocas
distracciones. A medida que tu perro perfeccione su respuesta, empieza a quitarle la correa (no el collar). Poco a poco
aumenta las distracciones. Cuando tu perro obedezca muy bien a tu llamado, solamente recompénsalo si acude
inmediatamente y a toda velocidad. En este punto, también practica el llamado sin que tu perro tenga puesto el collar (al
principio en lugares tranquilos).

Consejos para el adiestramiento de tu perro. No elimines totalmente las recompensas hasta unos dos meses después de
que tu perro obedezca perfectamente al llamado sin correa y en la calle. Ocasionalmente vuelve a usar las recompensas en
algunas sesiones de adiestramiento posteriores. Así, evitarás la extinción y podrás mejorar el llamado. Nunca riñas o
castigues a tu perro cuando acude a tu llamado. Si haces esto una o dos veces, tu perro no volverá a confiar en ti y no
acudirá a tu llamado a menos que piense que no tiene escapatoria. Perfecciona el ejercicio cuando lo practiques con la
correa larga en la calle. Deja que tu perro juegue con otros perros (cuidando que no se enreden con la correa) y llámalo. Si
no acude, aléjate y ayúdate con la correa para que tu perro vaya contigo, pero no arrastres a tu perro. Cuando llegue hasta
donde tú estás, dale una recompensa y permítele que vuelva a jugar. De esta manera, tu perro aprenderá que acudir a tu
llamado no significa terminar el juego. Cuando estés paseando con tu perro, no lo llames solamente para volver a tu casa.
Llámalo varias veces, recompénsalo si acude, y déjalo volver a jugar o a explorar. No llames a tu perro para cosas
desagradables como darle un baño. Para esos casos, acércate tranquilamente a él y sujétalo. Usa una voz alegre y amistosa
cada vez que llames a tu perro. Eso hará que acuda rápida y felizmente. Tienes que usar las correas sólo para asegurarte
que tu perro no se escapará. No las uses para castigar a tu cachorro. Nunca sueltes una recompensa en la boca de tu perro
si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que esté al nivel normal
de la boca de tu perro, o un poquito más abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro es muy
alocado para agarrar la recompensa, dásela desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa, gira tu mano
para que la palma quede hacia arriba, y haz que la recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja que tu
perro agarre la recompensa.

Entrenando el comando "Sentado" con clicker. Este ejercicio es uno de los ejercicios de adiestramiento canino más
usados en la vida cotidiana. Te permitirá controlar a tu perro en un sinfín de situaciones, además de ser la base para
enseñarle algunos buenos modales a tu mascota. Equipo necesario

• Un clicker
• Recompensas de comida y juguetes para perros
• Una bolsa para recompensas o una riñonera

Etapa de aprendizaje. Aproxima una recompensa a la nariz de tu perro. Cuando él se interese en la recompensa, mueve
ésta lentamente y siguiendo un arco imaginario hacia arriba y atrás de la cabeza de tu perro. De esta forma lo estarás
guiando para que se siente. Cuando él se siente, haz click y recompénsalo. Repite el mismo procedimiento unas 10 a 15
veces en cada sesión. Practica de esta manera, sin dar ninguna orden, durante las sesiones necesarias para que tu perro se
siente cuando lo guías con la recompensa. Generalmente basta con una o dos sesiones. Para tomar en cuenta Si tu perro
retrocede cuando mueves la recompensa, pon tu mano sobre su trasero para evitar que esto ocurra. No empujes hacia
abajo. Tu mano solamente tiene que servir como tope para evitar que tu perro retroceda. Cuando tu perro se siente cada
vez que lo guías con la recompensa, repite el mismo procedimiento pero guiándolo con la mano vacía (sin recompensa).
Cada vez que se siente, haz click y dale una recompensa que tengas en la otra mano o en la bolsa para recompensas.
Todavía no uses el comando "Sentado". Una vez que tu perro se siente cuando lo guías con la mano vacía, comienza a
usar el comando "Sentado". Para esto, simplemente dile "Sentado" antes de guiarlo con la mano. Las primeras veces que
hagas esto puedes volver a usar la recompensa para guiar a tu perro. Todo este proceso no suele tardar más de tres o
cuatro sesiones, pero no te preocupes si tardas un poco más. Después, pon el ejercicio bajo un programa de refuerzo
variable.

Etapa de generalización. Cambia el programa de recompensas a uno variable. Es decir, deja de recompensar a tu perro
todas las veces que tu perro se sienta. Dale las recompensas en forma aleatoria, reduciendo gradualmente la frecuencia de
las mismas. No hagas click cuando no vayas a recompensar a tu perro. Varía los reforzadores (las recompensas) que usas.
A veces usa comida, otras veces juguetes, etc. Cuando practiques en la calle, ten a tu perro sujeto con la correa, así no
correrás el riesgo de que se escape detrás de cualquier cosa que le parezca más interesante. Espera algún tiempo antes de
hacer click cada vez que tu perro se sienta. Por ejemplo, primero espera cinco segundos antes de hacer click y
recompensarlo. Poco a poco aumenta ese tiempo: a 10 segundos, a 15 segundos, a 20 segundos... hasta 30 segundos.
Antes de hacer esto, lee el artículo sobre cómo enseñarle a tu perro a quedarse quieto. Cuando le enseñes a tu perro a
quedarse quieto, incorpora gradualmente el comando "Sentado - Quieto" en tu vida cotidiana. Haz que tu perro se siente
antes de abrir la puerta para salir a pasear, para saludarte cuando llegas a tu casa, para entrar y salir del auto, antes de darle
su comida, antes de empezar a jugar, etc.

Consejos para el adiestramiento de tu perro. Nunca sueltes una recompensa en la boca de tu perro si él tiene la cabeza
hacia arriba. Tu perro podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que esté al nivel normal de la boca de tu
perro, o un poquito más abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro es muy alocado para agarrar la
recompensa, dásela desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa, g ira tu mano para que la palma
quede hacia arriba, y haz que la recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja que tu perro agarre la
recompensa. Si no puedes guiar a tu perro para que se siente, captura ese comportamiento. Identifica en qué situaciones se
sienta y provócalas. Entonces, haz click y recompensa a tu perro cada vez que se siente. Después de un tiempo, introduce
el comando "Sentado".

Adiestramiento canino con clicker: la orden "Échate". La orden "Échate" es una de las más utilizadas, tanto en
obediencia competitiva como en la vida cotidiana. Consiste, simplemente, en que tu perro se eche cuando se lo ordenas, y
se quede en esa posición por el tiempo que tú decidas. Equipo necesario

• Un clicker
• Recompensas de comida y juguetes para perros
• Una bolsa para recompensas o una riñonera

Las sesiones de adiestramiento. Practica en un lugar que sea tranquilo y familiar para tu perro. Las sesiones tienen que
ser cortas, aproximadamente de cinco minutos. Puedes hacer el número de sesiones que quieras en un solo día, siempre y
cuando tu perro siga motivado. Para esto, simplemente dale un recreo de uno o dos minutos entre dos sesiones
consecutivas.

Enseñanza de la orden "Échate". Haz sentar a tu perro y aproxímale una recompensa a la nariz. Mueve lentamente la
recompensa hacia abajo. Cuando tu perro baje la cabeza, mueve lentamente la recompensa un poco hacia adelante de él.
Cuando tu perro se eche, haz click y recompénsalo. Repite el procedimiento unas 10 a 15 veces en cada sesión Práctica de
esta manera, sin dar ninguna orden, durante las sesiones necesarias para que tu perro se eche cuando lo guías con la
recompensa. Generalmente basta con tres o cuatro sesiones.

Para tomar en cuenta. Normalmente es más fácil guiar a un perro hasta la posición de "Échate" si está sentado. Sin
embargo, no es obligatorio hacerlo de esta manera. Si no puedes guiar a tu perro de la forma descrita antes, intenta guiarlo
sin haberlo hecho sentar antes. Cuando hayas logrado que tu perro se eche cada vez que lo guías con la recompensa, repite
el mismo procedimiento pero guiándolo con la mano vacía (sin recompensa). Cada vez que se eche, haz click y dale una
recompensa que tengas en la otra mano o en la bolsa para recompensas. Todavía no uses el comando "Échate". Una vez
que hayas logrado que tu perro se eche cuando lo guías con la mano vacía, comienza a usar el comando "Échate".

Durante estas sesiones. Simplemente dile "Échate" un segundo antes de guiarlo con la mano. Las primeras veces que
hagas esto puedes volver a usar la recompensa para guiar a tu perro, pero después vuelve a guiarlo con la mano vacía.
Todo este proceso no suele tardar más de tres o cuatro sesiones, pero no te preocupes si tardas un poco más. Después, pon
el ejercicio bajo un programa de refuerzo variable.

Etapa de generalización. Cambia el programa de refuerzo a uno variable. Es decir, deja de recompensar a tu perro todas
las veces que se echa. Dale las recompensas en forma aleatoria, reduciendo gradualmente la frecuencia de las mismas. No
hagas click cuando no vayas a recompensar a tu perro. Varía los reforzadores (las recompensas) que usas. A veces usa
comida, otras veces juguetes, hazlo echarse antes de abrir la puerta para ir a pasear, etc. Cuando practiques en la calle, ten
a tu perro sujeto con la correa, así no correrás el riesgo de que se escape detrás de cualquier cosa que le parezca más
interesante que el adiestramiento. Espera algún tiempo antes de hacer click cada vez que tu perro se echa. Por ejemplo,
primero espera cinco segundos antes de hacer click y recompensarlo. Poco a poco aumenta ese tiempo: a 10 segundos, a
15 segundos, a 20 segundos... hasta un minuto. Antes de hacer esto, lee el artículo sobre cómo enseñarle a tu perro a
quedarse quieto. Cuando le enseñes a tu perro a quedarse quieto, incorpora gradualmente el comando "Échate - Quieto" en
tu vida cotidiana. Haz que tu perro se eche antes de abrir la puerta para salir a pasear, para entrar y salir del auto, antes de
darle su comida, antes de lanzarle un juguete, etc.

Consejos para el adiestramiento de tu perro. Nunca sueltes una recompensa en la boca de tu perro si él tiene la cabeza
hacia arriba. Tu perro podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que esté al nivel normal de la boca de tu
perro, o un poquito más abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro es muy alocado para agarrar la
recompensa, dásela desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa, gira tu mano para que la palma
quede hacia arriba, y haz que la recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja que tu perro agarre la
recompensa. Si no puedes guiar a tu perro para que se eche, captura ese comportamiento. Identifica en qué situaciones se
echa y provócalas. Entonces, haz click y recompensa a tu perro cada vez que se eche. Después de un tiempo, introduce el
comando "Échate".

Entrenando el comando "Quieto" con clicker. Quizás no quieras que tu perro se convierta en una estatua, pero qué
bueno sería que se quede quieto cuando se lo ordenas. Este ejercicio es uno de los más importantes. Ya verás que es de lo
más útil en la vida cotidiana. Equipo necesario

• Un clicker
• Recompensas de comida y juguetes para perros
• Una bolsa para recompensas o una riñonera
• Un collar para perros
• Una correa normal y una correa larga

Etapa de aprendizaje. Haz sentar a tu perro con el comando "Sentado" y espera tres segundos sin moverte. Si tu perro se
queda sentado durante los tres segundos, haz click y recompénsalo. Está bien si tu perro se levanta después de escuchar el
click. El click le indica que el ejercicio ha terminado. Si tu perro se levanta antes del click, repítele "Sentado" y hazlo
sentar. Guíalo con la recompensa si es necesario. Repite unas cinco o seis veces los pasos anteriores. Vuelve a hacer lo
mismo durante la primera sesión, pero aumenta gradualmente el tiempo que tu perro permanece sentado. En lugar de tres
segundos, que se quede sentado por cinco segundos, luego por siete, etc. Limita la duración de esta primera sesión a cinco
minutos. Puedes empezar a usar el comando "Quieto" a partir de la segunda sesión. Simplemente di "Quieto" después de
haber hecho que tu perro se siente y espera los segundos correspondientes. Empieza la segunda sesión con una espera de
cinco segundos en lugar de una espera de tres segundos. Repite lo mismo en las sesiones siguientes, aumentando en cada
sesión el tiempo que tu perro se queda quieto. Aumenta el tiempo poco a poco, no te apresures. Cuando tu perro ya pueda
quedarse quieto por un minuto, tendrás que empezar a alejarte de él. Primero sólo mueve un pie y vuélvelo a poner en su
posición original. Después, muévete un poco más. Aumenta gradual y lentamente la distancia. No te apresures. Si tu perro
se levanta, simplemente vuelve a hacerlo sentar en el mismo lugar en que estaba. Para esto, dale la orden y, si es
necesario, guíalo con la recompensa. No te enojes si ocurre esto. Es algo normal durante el aprendizaje. Aumentar la
distancia es en realidad parte de la generalización, así que asegúrate de haber puesto el ejercicio bajo un programa de
refuerzo aleatorio antes de aumentar la distancia.

Etapa de generalización. Empieza esta etapa cuando tu perro pueda quedarse quieto por un minuto. Cambia el programa
de recompensas a uno variable. Es decir, deja de recompensar a tu perro todas las veces que se queda quieto. Dale las
recompensas en forma aleatoria, reduciendo gradualmente la frecuencia de las mismas. No hagas click cuando no vayas a
recompensar a tu perro. Varía los reforzadores (las recompensas). Algunas veces usa comida, otras veces usa juguetes y
otras veces usa la orden de liberación como reforzador. Como no harás click cuando no vayas a recompensar a tu perro,
necesitarás alguna manera diferente de indicarle a tu cachorro que el ejercicio ha terminado. Aprovecha esta etapa para
enseñarle la orden de liberación y usa esa orden para terminar los ejercicios que no refuerces con el clicker. Practica este
ejercicio en diferentes lugares. Empieza con tiempos y distancias cortos. Como si estuvieras volviéndole a enseñar.
Trabaja un solo criterio a la vez. Si quieres aumentar la distancia, no te preocupes por el tiempo. Si quieres aumentar el
tiempo, no te preocupes por la distancia. Cuando cada criterio sea sólido de forma independiente, podrás combinar los dos
criterios. Cuando empieces a practicar este ejercicio en la calle, ten a tu perro sujeto con la correa para evitar que se aleje.
Cuando aumentes la distancia en la calle, usa la correa larga. Incorpora gradualmente este ejercicio en tu vida cotidiana.
Haz que tu perro se quede sentado en las siguientes ocasiones: antes de abrir la puerta para salir a pasear, para saludarte
cuando llegas a tu casa, para entrar y salir del auto, antes de darle su comida y antes de empezar a jugar.

Consejos para el adiestramiento de tu perro No trates de apurar este ejercicio. Tómate tu tiempo.
Es muy común que los perros saquen de sus casillas a sus dueños durante el aprendizaje de este ejercicio. Al principio los
perros no comprenden de qué se trata todo y se levantan antes de tiempo. No permitas que esto te haga enojar con tu
cachorro. Solamente vuelve a sentarlo en el lugar en que estaba antes y continúa el ejercicio. Si notas que estás perdiendo
la paciencia, simplemente haz que tu perro s e siente una vez más (o hazle hacer cualquier otro ejercicio, como venir al
llamado) y finaliza la sesión.
Nunca sueltes una recompensa en la boca de tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro podría atorarse. En todo
caso, baja la recompensa hasta que esté al nivel normal de la boca de tu perro, o un poquito más abajo. Deja que él la
tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro es muy alocado para agarrar la recompensa, dásela desde la palma de tu
mano. Cuando vayas a darle la recompensa, gira tu mano para que la palma quede hacia arriba, y haz que la recompensa
quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja que tu perro agarre la recompensa.

Entrenando el comando "Junto" con clicker. "Junto" es un ejercicio necesario en las pruebas de obediencia. También
es un ejercicio muy útil para pasear con tu perro por una zona céntrica. Imagina que tu perro camine al lado tuyo todo el
tiempo. El ejercicio "Junto" consiste en que tu perro camine a tu lado izquierdo, con su pata delantera a la altura de tu
pierna izquierda. Cuando te detienes, tu perro tiene que sentarse al lado tuyo. Este ejercicio sí es requerido en las pruebas
de obediencia. Sin embargo, no es necesario que un perro mascota lo ejecute tan bien como un perro de competencia.
Tienes que estar consciente que este no es un ejercicio que puedas practicar por mucho tiempo. Un perro no puede realizar
un "Junto" perfecto por más de unos cuantos minutos, así que no pretendas hacerlo caminar de esta manera por cuatro
horas. Si lo que quieres es que tu perro camine tranquilo por mucho tiempo, enséñale a pasear sin jalar la correa. Esta
forma de enseñar el "Junto" es más fácil si tu perro ya ha aprendido a sentarse. Equipo necesario

• Un clicker
• Recompensas de comida y juguetes para perros
• Una bolsa para recompensas o una riñonera

Etapa de aprendizaje. Sujetando una recompensa en tu mano izquierda, guía a tu perro para que se acomode a tu lado
izquierdo. Cuando él se acomode a tu lado, lleva la recompensa hacia atrás de su cabeza, así él se sentará. Cuando él se
siente, haz click y recompénsalo. Luego, da un paso hacia adelante mientras guías a tu perro con otra recompensa en tu
mano izquierda. Detente después de dar ese paso y vuelve a guiar a tu perro para que se siente. Repite el mismo
procedimiento hasta que tu perro te siga en "Junto" un solo paso. Cuando veas que esto ocurre, empieza a dar dos pasos en
lugar de uno. Es probable que logres esto después de cinco o seis repeticiones de un solo paso. Repite el mismo
procedimiento y aumenta uno o dos pasos cada vez que tu perro muestre mejoras en el ejercicio. Por el momento no uses
ningún comando. Practica de esta manera durante la primera sesión. No te preocupes por cuántos pasos logras avanzar en
esta sesión. Lo que importa es que tu perro realice un buen "Junto", aunque sea sólo por dos pasos. Mantén corta la
duración de la primera sesión. Entre cinco y ocho minutos. Consejo Si tu perro es pequeño, te resultará difícil atraerlo con
una recompensa porque tendrás que agacharte. En este caso, puedes untar algo que le guste a tu perro (atún, queso
fundido, etc.) en el extremo de un palo y usar ese palo para guiar a tu perro. Solamente asegúrate que ese palo no tenga
nada dañino para tu perro (astillas, pintura tóxica, etc.). Cuando tu perro te siga, haz click y dale una recompensa que
tengas en la mano. No permitas que alcance el palo con que lo guías. La recompensa tiene que ser tan agradable como lo
que has untado en ese palo... o más aún. En la segunda sesión tienes que aumentar el número de pasos que tu perro camina
en "Junto". Para esto, simplemente repite lo mismo de la primera sesión, pero aumenta gradualmente el número de pasos.
Trata de llegar a cinco o más pasos. En la tercera sesión (o en la sesión en la que tu perro ya pueda caminar cinco pasos en
"Junto"), repite el mismo procedimiento pero guía a tu perro con la mano vacía. Es decir, sin recompensa. Vuelve a
trabajar con un solo paso y aumenta gradualmente el número de pasos que das. Si tu perro camina contigo y se siente a tu
lado cuando te detienes, haz click y dale una recompensa que tengas oculta (en tu otra mano o en la bolsa para
recompensas). Cuando tu perro ya camine al menos unos tres pasos, guiado por una mano sin recompensas, empieza a
introducir el comando "Junto". Simplemente dile "Junto" antes de empezar a caminar, y repite el procedimiento anterior.
En las siguientes sesiones introduce poco a poco algunos cambios de dirección. Empieza con giros poco pronunciados
hacia un solo lado (por ejemplo a la izquierda). Cuando tu perro ya pueda seguirte con esos giros, introduce giros al otro
lado (por ejemplo, derecha). Este ejercicio toma tiempo, así que no esperes que tu perro haga un "Junto" perfecto en pocos
días. Tienes que esperar pocos avances en c ada sesión.

Etapa de generalización. Esta etapa es más sencilla, pero toma su tiempo. Simplemente repite el mismo procedimiento
de la etapa de aprendizaje en diferentes lugares. Empieza con lugares que sean familiares para tu perro y que no tengan
muchas distracciones. Poco a poco aumenta las distracciones. Cambia el programa de recompensas a uno variable. Es
decir, deja de recompensar a tu perro todas las veces que camina a tu lado. Dale las recompensas en forma aleatoria,
reduciendo gradualmente la frecuencia de las mismas. No hagas click cuando no vayas a recompensar a tu perro. Cambia
los reforzadores constantemente. Algunas veces usa comida, otras veces usa juegos, algunas veces camina algunos pasos
en "Junto" antes de sacar a pasear a tu perro (aquí el reforzador será el paseo). Cuando empieces a practicar este ejercicio
en la calle, ten a tu perro sujeto con la correa. No usarás la correa para dirigir a tu perro, pero sí para evitar que salga atrás
de otros perros u otros animales.

Consejos para el adiestramiento de tu perro- Éste es uno de los ejercicios más difíciles para los perros. Por eso, tómate
tu tiempo. No te preocupes si tu perro tarda en aprender. Aunque el ejercicio se puede enseñar en una o dos sesiones,
sigue la explicación propuesta si no eres un entrenador experimentado. Si eres un entrenador experimentado... bueno, ya
sabrás cómo enseñarle esto a tu perro en dos sesiones. Si tu perro salta intentando atrapar la recompensa, en lugar de
caminar a tu lado, detente y espera a que se calme. Ignora esas actitudes pero no castigues a tu perro. Sencillamente, él
todavía no sabe qué es lo que quieres enseñarle. Si tu perro se separa de tu lado, camina al lado de una pared por unas
cuantas sesiones. De esta manera, no podrá alejarse de ti. Este truco te puede servir también para que tu perro no se te
adelante. Puedes enseñarle a tu perro a caminar en junto hasta por una hora o un poco más. Sin embargo, eso solamente
agotará a tu cachorro. Si sales a pasear con él, aprovecha el ejercicio de no jalar la correa. "Junto" es sólo para unos
cuantos minutos. Lógicamente, si por alguna razón prefieres que tu perro camine a tu derecha, practica el ejercicio con tu
perro a la derecha. Si este método no te da resultado, prueba con el método tradicional. Nunca sueltes una recompensa en
la boca de tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro podría atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que
esté al nivel normal de la boca de tu perro, o un poquito más abajo. Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu
perro es muy alocado para agarrar la recompensa, dásela desde la palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa,
gira tu mano para que la palma quede hacia arriba, y haz que la recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces,
deja que tu perro agarre la recompensa.

Entrenando el comando "Junto" con clicker. "Junto" es un ejercicio necesario en las pruebas de obediencia. También
es un ejercicio muy útil para pasear con tu perro por una zona céntrica. Imagi na que tu perro camine al lado tuyo todo el
tiempo. El ejercicio "Junto" consiste en que tu perro camine a tu lado izquierdo, con su pata delantera a la altura de tu
pierna izquierda. Cuando te detienes, tu perro tiene que sentarse al lado tuyo. Este ejercicio sí es requerido en las pruebas
de obediencia. Sin embargo, no es necesario que un perro mascota lo ejecute tan bien como un perro de competencia.
Tienes que estar consciente que este no es un ejercicio que puedas practicar por mucho tiempo. Un perro no puede realizar
un "Junto" perfecto por más de unos cuantos minutos, así que no pretendas hacerlo caminar de esta manera por cuatro
horas. Si lo que quieres es que tu perro camine tranquilo por mucho tiempo, enséñale a pasear sin jalar la correa. Esta
forma de enseñar el "Junto" es más fácil si tu perro ya ha aprendido a sentarse. Equipo necesario

• Un clicker
• Recompensas de comida y juguetes para perros
• Una bolsa para recompensas o una riñonera

Etapa de aprendizaje Sujetando una recompensa en tu mano izquierda, guía a tu perro para que se acomode a tu lado
izquierdo. Cuando él se acomode a tu lado, lleva la recompensa hacia atrás de su cabeza, así él se sentará. Cuando él se
siente, haz click y recompénsalo. Luego, da un paso hacia adelante mientras guías a tu perro con otra recompensa en tu
mano izquierda. Detente después de dar ese paso y vuelve a guiar a tu perro para que se siente. Repite el mismo
procedimiento hasta que tu perro te siga en "Junto" un solo paso. Cuando veas que esto ocurre, empieza a dar dos pasos en
lugar de uno. Es probable que logres esto después de cinco o seis repeticiones de un solo paso. Repite el mismo
procedimiento y aumenta uno o dos pasos cada vez que tu perro muestre mejoras en el ejercicio. Por el momento no uses
ningún comando. Practica de esta manera durante la primera sesión. No te preocupes por cuántos pasos logras avanzar en
esta sesión. Lo que importa es que tu perro realice un buen "Junto", aunque sea sólo por dos pasos. Mantén corta la
duración de la primera sesión. Entre cinco y ocho minutos. Consejo Si tu perro es pequeño, te resultará difícil atraerlo con
una recompensa porque tendrás que agacharte. En este caso, puedes untar algo que le guste a tu perro (atún, queso
fundido, etc.) en el extremo de un palo y usar ese palo para guiar a tu perro. Solamente asegúrate que ese palo no tenga
nada dañino para tu perro (astillas, pintura tóxica, etc.). Cuando tu perro te siga, haz click y dale una recompensa que
tengas en la mano. No permitas que alcance el palo con que lo guías. La recompensa tiene que ser tan agradable como lo
que has untado en ese palo... o más aún. En la segunda sesión tienes que aumentar el número de pasos que tu perro camina
en "Junto". Para esto, simplemente repite lo mismo de la primera sesión, pero aumenta gradualmente el número de pasos.
Trata de llegar a cinco o más pasos. En la tercera sesión (o en la sesión en la que tu perro ya pueda caminar cinco pasos en
"Junto"), repite el mismo procedimiento pero guía a tu perro con la mano vacía. Es decir, sin recompensa. Vuelve a
trabajar con un solo paso y aumenta gradualmente el número de pasos que das. Si tu perro camina contigo y se siente a tu
lado cuando te detienes, haz click y dale una recompensa que tengas oculta (en tu otra mano o en la bolsa para
recompensas). Cuando tu perro ya camine al menos unos tres pasos, guiado por una mano sin recompensas, empieza a
introducir el comando "Junto". Simplemente dile "Junto" antes de empezar a caminar, y repite el procedimiento anterior.
En las siguientes sesiones introduce poco a poco algunos cambios de dirección. Empieza con giros poco pronunciados
hacia un solo lado (por ejemplo a la izquierda). Cuando tu perro ya pueda seguirte con esos giros, introduce giros al otro
lado (por ejemplo, derecha). Este ejercicio toma tiempo, así que no esperes que tu perro haga un "Junto" perfecto en pocos
días. Tienes que esperar pocos avances en cada sesión.

Etapa de generalización. Esta etapa es más sencilla, pero toma su tiempo. Simplemente repite el mismo procedimiento
de la etapa de aprendizaje en diferentes lugares. Empieza con lugares que sean familiares para tu perro y que no tengan
muchas distracciones. Poco a poco aumenta las distracciones. Cambia el programa de recompensas a uno variable. Es
decir, deja de recompensar a tu perro todas las veces que camina a tu lado. Dale las recompensas en forma aleatoria,
reduciendo gradualmente la frecuencia de las mismas. No hagas click cuando no vayas a recompensar a tu perro. Cambia
los reforzadores constantemente. Algunas veces usa comida, otras veces usa juegos, algunas veces camina algunos pasos
en "Junto" antes de sacar a pasear a tu perro (aquí el reforzador será el paseo). Cuando empieces a practicar este ejercicio
en la calle, ten a tu p erro sujeto con la correa. No usarás la correa para dirigir a tu perro, pero sí para evitar que salga atrás
de otros perros u otros animales. Consejos para el adiestramiento de tu perro Éste es uno de los ejercicios más difíciles
para los perros. Por eso, tómate tu tiempo. No te preocupes si tu perro tarda en aprender. Aunque el ejercicio se puede
enseñar en una o dos sesiones, sigue la explicación propuesta si no eres un entrenador experimentado. Si eres un
entrenador experimentado... bueno, ya sabrás cómo enseñarle esto a tu perro en dos sesiones. Si tu perro salta intentando
atrapar la recompensa, en lugar de caminar a tu lado, detente y espera a que se calme. Ignora esas actitudes pero no
castigues a tu perro. Sencillamente, él todavía no sabe qué es lo que quieres enseñarle. Si tu perro se separa de tu lado,
camina al lado de una pared por unas cuantas sesiones. De esta manera, no podrá alejarse de ti. Este truco te puede servir
también para que tu perro no se te adelante. Puedes enseñarle a tu perro a caminar en junto hasta por una hora o un poco
más. Sin embargo, eso solamente agotará a tu cachorro. Si sales a pasear con él, aprovecha el ejercicio de no jalar la
correa. "Junto" es sólo para unos cuantos minutos. Lógicamente, si por alguna razón prefieres que tu perro camine a tu
derecha, practica el ejercicio con tu perro a la derecha. Si este método no te da resultado, prueba con el método
tradicional. Nunca sueltes una recompensa en la boca de tu perro si él tiene la cabeza hacia arriba. Tu perro podría
atorarse. En todo caso, baja la recompensa hasta que esté al nivel normal de la boca de tu perro, o un poquito más abajo.
Deja que él la tome, no la hagas caer en su boca. Si tu perro es muy alocado para agarrar la recompensa, dásela desde la
palma de tu mano. Cuando vayas a darle la recompensa, gira tu mano para que la palma quede hacia arriba, y haz que la
recompensa quede sobre la palma de tu mano. Entonces, deja que tu perro agarre la recompensa.

Problemas de comportamiento del perro Los temas que verás en esta sección son:

• Ansiedad por separación (*)


• Los ladridos molestos (*)
• El perro destructor (*)
• El perro que cava en el jardín (*)
• Cómo lograr que tu perro deje de perseguir a los autos o a otros animales (*)

Las separaciones. Todos los perros sienten miedo y ansiedad cuando se quedan solos. Por eso, tienden a llorar, aullar,
ladrar y destrozar todo lo que encuentran. Algunos incluso desarrollan un serio problema de conducta, que se conoce
como ansiedad por separación. Para evitar los problemas de separación, tu cachorro tiene que sentirse cómodo, feliz y
seguro cuando se queda solo. Por eso, es importante que le dejes algo que hacer mientras no estás en casa. Déjale varios
juguetes, para que pueda morder algo que no sean las plantas del jardín. Los juguetes que pueden rellenarse con comida,
como los Kong, son muy buenos para dejar sólo a un perro nervioso. Muy importante Ten cuidado de no dejarle juguetes
pequeños que pudiera tragar y ahogarse. Tampoco le dejes juguetes que puedan romperse fácilmente, porque las
consecuencias pueden ser las mismas que con los juguetes pequeños.

Enséñale a tu perro a quedarse solo. Para esto, déjalo solo por unos minutos (de uno a tres para comenzar) y luego
vuelve a aparecer y juega con él. Si tu perro llora o ladra, no vuelvas hasta que se calme. Si vuelves cuando él llora, lo
acostumbrarás a llorar cuando se quede solo. Si empieza a llorar apenas lo dejas solo, espera unos minutos detrás de la
puerta. El momento en que él se calle, entras al cuarto en que está y lo recompensas efusivamente con caricias, juegos y
algo de comida. Poco a poco irás aumentando el tiempo que dejas solo a tu perro. De los tres minutos iniciales, pasa a
cinco, luego a siete, etc. Hasta que tu perro pueda quedarse tranquilo por una hora o más. No trates de apurar las cosas.
Acostúmbralo de a poco. Es deseable que tu perro esté cansado antes de tu partida si es que tienes que dejarlo por
períodos prolongados. Un perro cansado (mental y físicamente) dormirá tranquilo, así que proporciónale el ejercicio que
necesita. Cuando salgas, no te despidas de tu perro efusivamente, porque lo estimularás para jugar. Simplemente
márchate. Puede ser útil ignorarlo por unos 15 minutos antes de tu salida.

Ladridos, gemidos y aullidos Nop, no es un nuevo capítulo del Kama Sutra. Es un problema frecuente para los
propietarios de perros y sus vecinos. De hecho, es un problema tan frecuente que hasta existen collares anti-ladridos para
evitar que los perros ladren. Lo primero que tienes que hacer si tu perro ladra, llora o aúlla frecuentemente, es llevarlo al
veterinario. Antes que nada, descarta cualquier problema orgánico. Una vez que te hayas asegurado que tu perro no tiene
ningún problema físico, tendrás que enseñarle a quedarse solo. Simplemente sigue el consejo sobre las separaciones.
También puede ser que tu perro tuviese el mal hábito muy arraigado. En esos casos, lo mejor que puedes hacer es
enseñarle a ladrar. ¿Enseñarle a ladrar? Si lo que quieres es que deje de ladrar!!! Bueno, justamente para poder enseñarle a
callarse, primero tienes que enseñarle a ladrar cuando se lo ordenas. Para enseñarle a ladrar, solamente dile "Ladra" cada
vez que ocurra algo que lo haga ladrar. Por ejemplo, si tu perro ladra cada vez que suena el timbre, dile "Ladra" cuando
esto ocurra. Dale una recompensa y acarícialo si él ladra. En poco tiempo, tu perro habrá aprendido a ladrar cuando se lo
ordenas. Entonces, puedes enseñarle a callarse. Dile "Ladra" y después de dos o tres ladridos, dile "Cállate" y ciérrale
suavemente el hocico (muy suavemente). Si no puedes cerrar su hocico, simplemente pon tu mano sobre su hocico.
Generalmente eso basta. Si tu perro se calla, dale una recompensa. Si no se calla, dale la espalda e ignóralo por unos
minutos. En poco tiempo habrá aprendido a callarse cuando se lo ordenas. Una vez que esto ocurra, practica el comando
"Cállate" en diferentes lugares y situaciones. Consejos sobre los ladridos caninos Los perros bulliciosos ladran porque es
un comportamiento que se recompensa a sí mismo. Es algo así como fumar para los fumadores. Tenlo presente y no
esperes que tu perro deje de ladrar de la noche a la mañana. Existen collares que emiten una descarga eléctrica, o lanzan
un chorro de agua o algún químico cuando el perro ladra. Esos son los collares antiSuper ladridos. La idea es que el perro
reciba un estímulo negativo cada vez que ladra y, a la larga, deje de ladrar. Desgraciadamente, los collares anti-ladridos no
son la respuesta a las plegarias de los dueños de perros o de sus vecinos. Una de las desventajas que tienen es que pueden
ser activados por ladridos de perros cercanos (por ejemplo, si tienes varios perros o si la cerca de tu jardín permite que tu
perro esté muy próximo al de tu vecino). En ese caso, el collar anti-ladridos puede crear problemas mucho más serios, ya
que tu perro no podrá controlar su ambiente y puede llegar a presentar problemas de comportamiento muy complicados.
Otra desventaja de los collares anti-ladridos (en este caso, los eléctricos) es que la mayoría de la gente no sabe qué tan
fuerte debe ser la descarga. La descarga no debería causar molestia al perro, y mucho menos, dolor. Yo no recomiendo el
uso de esos collares, pero si decides probarlos, busca un adiestrador que te pueda explicar en persona cómo debes usarlos.

Para tomar en cuenta. Nunca grites a tu perro para hacerlo callar. Lo más probable es que él piense que están ladrando a
dúo y decida ladrar con más vehemencia. Se acostumbrará a ladrar para llamar tu atención y pensará algo así como "qué
divertido que todos ladremos juntos".

El perro destructor. Los perros no nacen sabiendo qué cosas pueden morder y qué cosas no. Para ellos, los zapatos, los
muebles y las plantas son juguetes tan divertidos como una pelota de tenis o un hueso de goma. Masticar y destruir cosas
es algo normal para un perro. Si tu perro destruye cosas (zapatos, plantas, etc.) no es porque sea un enviado del diablo,
sino porque se siente solo, aburrido, ansioso o frustrado. ¿Cómo puedes enseñarle a tu perro que no está bien masticar tu
ropa, tus muebles o tus plantas? Mediante adiestramiento pasivo cuando no puedas supervisar a tu cachorro, y
adiestramiento activo cuando puedas supervisarlo. Adiestramiento pasivo para solucionar la masticación destructiva No
permitas que tu perro tenga total libertad en tu casa hasta que tengas la seguridad de que no va a destruir nada. Cuando
tengas que dejarlo solo, déjalo en un área donde no pueda masticar nada más que sus propios juguetes. Tienes que dejarle
varios juguetes en esa zona restringida, para que pueda divertirse por su cuenta. Lógicamente, el área en que dejes a tu
perro tiene que ser agradable y segura para él. Lo mejor es que uses el mismo "cuarto a prueba de cachorros" que usas
para enseñarle la educación higiénica. Es muy importante que no dejes ningún objeto valioso (ropa, zapatos, relojes, etc.)
en el lugar en que dejas solo a tu perro. Tampoco debe haber cosas peligrosas para tu perro, como cables visibles que
pudiese morder. Entre los juguetes que vas a dejarle, considera los de goma dura, que son difíciles de destruir. También
déjale algún Kong u otro juguete para perros que puedas rellenar con comida.

Muy importante. Cuando dejes sólo a tu perro, ten cuidado de no dejarle juguetes pequeños que pudiera tragar y
ahogarse. Tampoco le dejes juguetes que puedan romperse fácilmente, porque las consecuencias pueden ser las mismas
que con los juguetes pequeños. No dejes a tu perro solo por mucho tiempo. Si tu perro tiene que quedarse solo por mucho
tiempo, se sentirá ansioso. Si no dispones de mucho tiempo diario para tu cachorro, contrata un paseador de perros que
pueda proporcionarle el ejercicio físico y mental que necesita. Tu perro se quedará más tranquilo si cada día hace
suficiente ejercicio, especialmente si juega con otros perros. Por supuesto, dedícale algún tiempo a tu perro cada día. Tu
perro necesita de tu compañía.

Adiestramiento activo para solucionar la masticación destructiva. Tómate un tiempo para jugar con tu perro cada día.
Felicita y acaricia a tu perro cada vez que mastique sus juguetes. Felicítalo con una voz aguda, para estimularlo a jugar.
También puedes darle alguna recompensa de comida y luego continúas el juego. También enséñale a tu perro a buscar sus
juguetes. Di el nombre de cada juguete antes de empezar a jugar con él (por ejemplo, dile "tu pelota" y luego usa la pelota
para jugar con tu perro). Usa una voz alegre y chillona para estimular a tu perro a jugar. Cuando tu perro empiece a
asociar sus juguetes con los nombres respectivos, ocúltaselos en algún cuarto e incítalo a buscarlos. Por ejemplo, dile
"dónde está tu pelota" y llévalo con la correa hasta donde esté la pelota. Aliéntalo a que la recoja y, en ese momento,
felicítalo y acarícialo efusivamente. Juega con él por unos minutos y hazle buscar otro juguete que esté oculto en otro
cuarto. La mayoría de los episodios de destrucción ocurren justo antes que tú vuelvas de algún lugar. Tu perro se pone
ansioso esperando tu llegada y empieza a masticar lo que tenga a mano (o más bien, "a boca"). Puedes enseñarle que debe
recibirte con un juguete en su boca, así podrás prevenir la destrucción que ocurre justo antes de tu llegada. Primero,
tendrás que enseñarle a buscar sus juguetes. Cuando ya sepa hacer eso, pídele que busque sus juguetes cada vez que llegas
a tu casa. Si no lo hace, no saludes a tu perro, simplemente ignóralo hasta que tenga algún juguete en su boca. En ese
momento, felicítalo y juega con él. En poco tiempo, tu perro recogerá algún juguete para esperarte.

Consejos para el adiestramiento de tu perro. No, los perros no hacen exploraciones sísmicas. Simplemente les gusta
cavar. Pueden cavar por aburrimiento, por ansiedad, por falta de ejercicio, por placer o porque no se sienten cómodos en
su casa. Si tu perro ha empezado a cavar, ten por seguro que eso se convertirá rápidamente en un hábito. Lo primero que
tienes que hacer para evitar que tu jardín se convierta en un muestrario de trincheras, es evitar que tu perro cave.

Cómo evitar que tu perro cave en el jardín. Lo más importante para que tu perro no cave en el jardín es que le
proporciones el ejercicio suficiente. Sácalo a pasear frecuentemente y permítele correr y jugar con otros perros. Si no
puedes sacarlo a pasear frecuentemente, contrata un paseador de perros. Sin embargo, hasta que tu perro aprenda que no
debe cavar en tu jardín, es bueno que no corra libremente cuando no puedes supervisarlo. Nuevamente, haz uso del
"cuarto a prueba de cachorros" o de un área cercada para dejar a tu perro cuando no puedas supervisarlo. El confinamiento
en el "cuarto a prueba de cachorros" es temporal. Una vez que tu perro haya aprendido a no cavar en el jardín, podrá estar
libre sin supervisión. Esto vale también para la educación higiénica y para los perros destructores. No tendrás que
mantener el "cuarto a prueba de cachorros" o el área cercada para toda la vida de tu perro. Adiestramiento activo para
evitar que tu perro cave en el jardín Si ves que tu perro empieza a cavar en el jardín, rétalo con u n "No" severo (no
necesitas alzar la voz), mientras lo miras fijamente a los ojos. Si esto no funciona, haz algún ruido fuerte que llame su
atención (un aplauso sonoro suele dar resultado).
Cuando tu perro haya detenido su "búsqueda de petróleo", distráelo con algún juguete y felicítalo si juega sin cavar. Con
este tipo de adiestramiento, tu perro aprenderá a no cavar en el jardín cuando tú estés presente, pero seguirá cavando
cuando tú no estés. Por eso es importante que lo dejes en su "cuarto a prueba de cachorros" cuando no lo puedas
supervisar, hasta que se acostumbre a no cavar más. Enséñale a cavar en un solo sitio Esta es una excelente manera de
mantener tu jardín intacto si puedes darte el lujo de permitirle a tu perro un espacio para cavar. Si tienes esta posibilidad,
enséñale que está bien cavar en ese lugar, en su agujero de excavación, pero no en el resto del jardín. Para enseñarle esto,
primero tienes que construir el agujero de excavación de tu perro. Elige un área de unos dos metros cuadrados, que esté
protegida del sol y de los vientos fuertes. Remueve la tierra para que esté suelta, y mézclala con un poco de arena para
darle una textura diferente. Felicita a tu perro si quiere ayudarte a remover la tierra. Asegúrate que el área del agujero de
excavación esté libre de plantas. Si tiene plantas, tu perro se acostumbrará a destrozar las plantas de tu jardín. Un consejo
útil es que el área de excavación tenga límites bien definidos. Puedes armar un cuadrado pequeño con ladrillos o maderas
para delimitar dicha área. Eso sí, asegúrate que los ladrillos o maderas estén fijos al suelo para que tu perro no pueda
mover su agujero de excavación.

Muy importante. No uses clavos u otras cosas pequeñas para asegurar las maderas, porque tu perro podría destrozar los
límites del agujero de excavación y tragarse un clavo. Una vez que esté listo el agujero de excavación, entierra ahí algunos
de los juguetes que más le gusten a tu perro. Hazlo con mucho alboroto, hablando con una voz aguda, y permite que tu
perro te vea. Luego, dile a tu perro "Cava" con mucho entusiasmo, y aliéntalo a desenterrar los juguetes. Ayúdalo a
desenterrar esos juguetes para que él se entusiasme más. Además de los juguetes, puedes enterrar algunas recompensas de
comida que le gusten a tu perro. Ten cuidado de no enterrar las cosas a mucha profundidad. Tu perro tiene que poder
desenterrarlas fácilmente, al menos al principio. Cuando tu perro entienda la idea y siga cavando sin tu ayuda, felicítalo
con mucho entusiasmo y repítele "Muy bien, cava!". Usa una voz aguda para estimular a tu perro. Tu perro se
recompensará a sí mismo cada vez que saque algo de comida del agujero. Si saca algún juguete, juega con tu perro por
unos minutos y vuelve a enterrar el juguete. El aprendizaje de la orden "cava" no suele durar más de una tarde. Para
comprobar si tu perro ha aprendido esa orden, déjalo adentro de tu casa (bajo la supervisión de otra persona), o en otro
lugar en que no te pueda ver, y entierra algunos juguetes en su agujero de excavación. Luego, sácalo y dile "Cava". Si tu
perro se dirige al agujero y empieza a cavar, es que ha aprendido la orden.

Consejo. Felicita a tu perro y aliéntalo cada vez que lo veas cavar en su agujero de excavación. Con este ejercicio, le
habrás enseñado a tu perro a cavar en un área determinada cuando se lo ordenas. También le habrás enseñado que puede
cavar en ese lugar. Sin embargo, no le habrás enseñado que no debe cavar en otros sitios. Para que pueda comprender esto
último, tienes que combinar el truco del agujero de excavación con el adiestramiento activo cuando lo puedas supervisar,
y con el "cuarto a prueba de cachorros" cuando no lo puedas supervisar. Por supuesto, será mejor si el "cuarto a prueba de
cachorros" es un área cercada de tu jardín donde esté el agujero de excavación, siempre que esté adecuadamente protegida
del sol, la lluvia y los vientos fuertes. El truco del agujero de excavación es útil con perros que tienen un deseo
incontrolable de cavar, como muchos terrier. Sin embargo, no es un truco adecuado si tu perro solamente necesita más
ejercicio y paseos diarios.

El perro perseguidor. Salió corriendo y rompió un florero, le causó un preinfarto a la abuela, desbarató un desfile militar,
causó un choque múltiple entre cinco autos, asustó a los niños del parque y estuvo en medio de una balacera (apoyando a
los malos, por supuesto). Que suerte que no atrapó al gato, ¿verdad? Perseguir es algo instintivo para los perros. Es una
característica natural a la que se le ha dado especial atención en las razas criadas para pastorear y para cazar. Pero también
es una característica peligrosa en un perro descontrolado. Hacer que tu perro deje de perseguir a otros animales, persona o
autos, es algo que toma tiempo, pero no es particularmente difícil. Lógicamente, lo podrás conseguir con más facilidad si
tu perro es todavía un cachorro. Para evitar que tu perro salga corriendo y rompa el florero, cause un preinfarto a la
abuela, etc., etc., tienes que lograr que él responda perfectamente a tres comandos básicos: el llamado, "Deja" y "Alto".
Hasta que tu perro no responda confiablemente al menos al llamado y al comando "Alto", no lo dejes suelto en lugares en
los que pueda escaparse. Puedes usar una correa larga (no retráctil) para darle más libertad cuando lo sacas a pasear. O
puedes soltarlo en lugares cercados de los que no pueda escaparse.

Muy importante Ten en cuenta que si tu perro es un macho no esterilizado, ninguno de los comandos te servirá si él
siente el olor de una hembra en celo. No importa qué tan bien los realice en condiciones normales. Siempre lleva la correa
contigo cuando saques a pasear a tu perro. Incluso si él está perfectamente educado y te responde inmediatamente. Podrías
necesitar ponerle la correa en algún momento, aunque sólo sea para tranquilizar a algún caminante que tenga miedo de los
perros.