Вы находитесь на странице: 1из 8

Estrategia en español sobre póquer online

artículos de Poquer-Red

Juega en Pacific Poker - Bono de ingreso de hasta 100$

Selección de manos en posiciones


finales
por Simón Muñoz en Póquer-Red

Volvemos a la carga con el tercer artículo comentando la importancia de ser selectivo con las
manos que se juegan dependiendo de nuestra situación en la mesa. En primer lugar vimos un
artículo relacionado con la importancia de la posición en el póquer. Después pudimos leer las
implicaciones de ésta según jugásemos en primeras o en posiciones medias. El artículo de hoy
se centrará en las manos que podemos jugar desde las últimas ubicaciones de una mesa de
holdem, que serán la del botón, y la inmediatamente anterior al mismo.

Ya sabéis que esta serie de artículos se centran en los límites bajos y mesas completas de 10
jugadores. Con esto claro, pasemos a evaluar las manos que podemos jugar desde estas
posiciones. Se trata de un artículo muy extenso, por lo que os recomendaría que lo
imprimieséis para leerlo con calma. Tenéis un enlace para verlo en formato de impresión al
finalizar el mismo.

Selección de manos en posiciones finales

Las últimas posiciones de una mesa de holdem son en las que mayor beneficio obtendremos
en nuestra carrera de jugador de póquer. Jugar desde estas posiciones nos proporciona la
mayor información posible acerca de una mano, por lo que nuestras acciones deben ser tanto
más correctas cuanto más cerca del botón nos encontramos. Pasemos a ver ahora como
afecta esta información a nuestros criterios de selección de manos.

Si no ha entrado nadie en el bote

Si nos encontramos en la situación de encontrarnos en las posiciones finales, y ver que ningún
oponente ha entrado al bote, prácticamente cualquier mano jugable, se convierte en una mano
que subir. Este aspecto, lo comenté la semana pasada ampliamente en el artículo sobre 'robar
las ciegas', por lo que os recomiendo que lo repaséis para tener claro el concepto.

Bote no subido

Parejas

Como en todas las anteriores posiciones, subiremos siempre AA, KK y QQ. Con estas manos
somos favoritos, así que siempre nos interesa añadir más dinero al bote.

Con JJ, TT y 99 subiremos siempre que haya entrado un rival. Nuestra pareja es favorita
matemáticamente ante cualquier otra mano que no sea una pareja superior, por lo que nuestra
acción busca eliminar a las ciegas y disputar el bote uno contra uno con la posición de nuestro
lado. Habiendo hecho este raise, si vuestro oponente no actúa, estáis obligados a apostar
independientemente del flop para intentar ganar el bote, ya que vuestra mano es muy
vulnerable a cartas altas.

Pongamos un ejemplo de este movimiento. Tenemos J J en el botón. Un jugador hace call


desde posiciones medias con K Q . Nadie más entra, y nosotros subimos para eliminar a las
ciegas exitosamente. El flop muestra A 7 3 . Nuestro oponente pasa, y nosotros
apostamos aprovechando la inercia de nuestro raise anterior. Nuestro oponente abandona
correctamente.

Pensad en la misma situación habiendo hecho call tan sólo, 'invitando' a las ciegas a participar.
Con tal flop, nuestra situación es mucho más comprometida ya que las posibilidades de que
haya algún As se han multiplicado al permitir participar a las ciegas con manos tan débiles
como A2o, o incluso peores como 73o.

Tened en cuenta que está acción tan sólo es útil si estáis bastante seguros que con vuestro
raise conseguiréis echar a las ciegas. Aún así, si son jugadores débiles capaces de jugar
cartas más bajas que vuestra pareja, este raise puede ser útil ya que os van a pagar de más
liguéis o no vuestra mano. Si habéis subido, y no ligáis, contra tres jugadores podéis intentar
robar siendo agresivo, pero contra cuatro mejor tomar la carta gratis del turn y ver como se
desarrolla la mano.

Esta misma acción la podéis extender a manos como 88 y 77, pero sólo si tenéis control sobre
el rival, y sabéis que es capaz de abandonar ante tal muestra de agresividad. El problema de
estas manos, es que contra un caller pasivo, son fácilmente superables a no ser que liguéis el
trío.

En el caso de que hayan entrado dos oponentes en la mano subiremos JJ. Con TT podéis
subir si pensáis que vuestros oponentes pueden jugar manos peores con cartas más bajas que
un diez, de lo contrario hacer call e ir a por el trío.

Con dos o más jugadores dentro y cualquier pareja desde 99 hasta 22, nuestro objetivo es
buscar un bote multijugador e intentar ligar el trío, por lo que haremos tan sólo call preflop
invitando a las ciegas a entrar.

Por último, como estrategia avanzada comentaré una de las acciones que Sklansky y Malmuth
comentan en su magnífico libro Hold'em Poker for Advanced Players. Se trata de la opción
ocasional de subir desde el botón con una pareja pequeña, siempre que hayan entrado al
menos cuatro jugadores. Este movimiento busca incrementar el tamaño del bote, de forma que
si ligamos nuestra jugada nuestros oponentes se vean atados al mismo, y no tengan un fold
fácil en el flop. En caso de no ligar, también puede que nos hayamos fabricado una carta
gratis.

Cartas del mismo palo

Con AKs, AQs y AJs subiremos siempre independientemente del número de jugadores dentro.
Son manos que por estar ligadas destacan como drawing hands, a la vez que pueden ganar
un bote ligando tan sólo la mejor pareja en el flop.

Si no ha entrado ningún oponente, subiremos con AXs, KQs, KJs, KTs, QJs, QTs y JTs.
Buscamos, o bien robar las ciegas, o bien hacer que paguen extra para ver nuestra mano. No
queremos que manos como 27o vean el flop gratis, y obtengan una bonita recompensa cuando
los dioses nos son esquivos. Si vuestros rivales no defienden bien su posición podéis subir con
manos mucho más débiles, intentando el robo. Os remito al artículo donde se trata el tema de
robar las ciegas en profundidad.

Si ha entrado un oponente, subiremos con ATs y KQs para intentar disputar el bote uno
contra uno. Recordad que esta decisión de subir, debe estar influenciada por vuestro
conocimiento del rival. Por ejemplo, si una roca que sólo juega las mejores cartas entra desde
la primera posición, no le subas con una mano como ATs, ya que es probable que te tenga
superado con manos como AJ. Si te hace lo mismo un perdedor que juega el 50% de las
manos, súbele con éstas, e incluso con manos peores. Hazle pagar su estupidez.

En este escenario en el cual ha entrado un sólo oponente, haremos call con AXs, KJs, KTs,
QJs, QTs y JTs. Estas manos pierden valor en los uno contra unos, ya que aún ligando la
mejor pareja, puede que nos veamos envueltos en problemas de apoyo. Es por ello, que
preferiremos que entren las ciegas y disputar un bote multijugador, donde aprovechemos sus
posibilidades de completar colores o escaleras.

Si han entrado dos o tres oponentes en el bote, podemos ampliar nuestro abanico de
posibilidades. No subiremos ninguna mano salvo AKs, AQs, AJs, y ocasionalmente KQs,
limitándonos a entrar con ATs, AXs, KQs, KJs, KTs, K9s, QJs, QTs, Q9s, JTs, J9s, T9s y 98s.
Ya sabéis a lo que vamos. Bote multijugador y robar al color o la escalera. Cuando liguemos la
mejor pareja, deberemos defenderla con mucha agresividad haciendo pagar a nuestros rivales
por superarla. De todas formas, actuad con precaución ya que estas manos pierden en
muchas ocasiones por problemas de apoyo.

Pongamos un ejemplo. Tenemos K J en el botón. Dos jugadores han entrado desde


posiciones medias. Hacemos call, y entran la ciega grande y la ciega pequeña. El flop nos trae
K 7 9 . Todos los jugadores pasan hasta el anterior a nosotros, que apuesta, simbolizando
al menos una K. Nosotros debemos subir sí o sí, aunque nuestro apoyo sea débil, para de esa
forma evitar que manos peores entren a disputar el bote. El turn, trae un 5 , nuestro rival
pasa. Nosotros apostamos, por la posibilidad de que abandone, a la vez que ver el river gratis.
Nos ve, y el river trae una Q . Pasa, y nosotros hacemos lo mismo. Muestra K T , y
recogemos nuestras ganancias con alegría.

Ahora imaginemos que subimos, y ante nuestra apuesta en el turn, nuestro rival nos resube.
Estamos en una situación complicada, propiciada por la debilidad de nuestro apoyo. Deberéis
deducir cuán probable es que vuestro oponente tenga KQ, una mano más peligrosa como un
trío, o por el contrario sencillamente se esté echando un farol. Como siempre, el conocimiento
del adversario es fundamental.

Si han entrado cuatro o más oponentes, entrad además de con todas las del apartado
anterior, con KXs, Q8s, J8s, T8s, y en general cualquier pareja de conectores ligados sin
huecos hasta 23s. En las situaciones donde hayan muchos jugadores dentro, del orden de 5 o
6, podéis forzar e incluir algunos otros conectores con un hueco, como 97s, 86s, 75s ó 64s.

En ocasiones, con manos como JTs, o T9s la jugada correcta en esta situación es subir el
bote. De esta forma variamos nuestro juego, además de incrementar el tamaño del bote en
caso de que liguemos nuestra jugada. Si el flop es desfavorable, además nos puede
proporcionar una carta gratis.

Con estas condiciones, muchos jugadores dentro y un bote no subido, Sklansky y Malmuth
recomiendan entrar también con una mano tan débil como QXs por las tremendas odds
implícitas que tendremos si el flop es de nuestro agrado. Hacedlo ocasionalmente buscando el
color.

Cartas de distinto palo

Ya no disfrutamos de las ventajas de las manos ligadas, por lo que nuestras opciones son
mucho más reducidas ya que no nos interesa vernos envueltos en botes multijugador. En los
botes con pocos jugadores aspiraremos a ganar con la mejor pareja, mientras que en los botes
multijugador que disputemos, ligando la escalera o unas dobles.

Podéis subir AK y AQ siempre, aunque mi consejo es que en las situaciones donde hay
muchos jugadores dentro, del orden de 6, simplemente veáis la apuesta por dos motivos.
Primeramente para variar un poco vuestro juego, y después porque en un bote con tanta gente
es difícil ganar sin mejorar con estas manos. En muchas ocasiones, incluso ligando el As con
AK te verás superado por alguien que robaba a una jugada superior y el gran número de
rivales dentro le incitó a continuar. Como siempre, si ligas algo, defiende con la máxima
agresividad posible.

No hace falta que diga que si no hay ningún rival dentro debéis subir con cualquier mano
jugable por la probabilidad de que las ciegas abandonen. Subid todas las manos hasta JT y los
ases hasta A8, ambos incluidos.

Si hay un oponente dentro, debemos tener en cuenta lo hábil que sea para actuar en
concordancia. Si es un jugador pésimo capaz de entrar con muhcas manos subóptimas, sube
con AK, AQ, AJ, AT, KQ, KJ y QJ. La mayor parte de las veces que liguemos top pair le
habremos superado. Por el contrario, si se trata de un rival duro, sube con AK, AQ y AJ, y ve la
apuesta con el resto de las manos.

Si han entrado dos o más rivales, sube con AK y AQ. Limítate a ver con AJ, AT, KJ, QJ y JT.

En general, pocas manos por debajo de JT vamos a jugar. Sólo en el caso extremo de que
entren más de 6 jugadores antes de actuar nosotros, podemos rebajar nuestras exigencias y
jugar manos como 98, 87 ó 65.

Bote subido

Cuando nos enfrentemos a un bote subido desde estas posiciones, tenemos una cantidad de
información ingente una vez nos llegue el turno, por lo que no debemos desaprovechar ningún
dato. Por una parte deberemos tener en cuenta de donde viene el raise. No es lo mismo desde
las primeras posiciones, que desde las últimas como ya deberiáis tener claro. En segundo
lugar, el número de jugadores que participarán en el bote. Un bote subido con 5 jugadores
dentro, nos incitará mucho más a participar (en términos de odds) que uno donde sólo haya un
par de jugadores dentro. Otro dato a tener en cuenta es si el bote ha sido resubido, lo que es
una clara muestra de fortaleza, y que nos hará deshechar la mayoría de nuestras manos.

Parejas

Resubiremos siempre con AA y KK, y con QQ. Si el bote ha sido resubido antes de llegar
vuestro turno, no dudéis y volved a subir una vez más. Tras el flop deberéis jugar estas manos
muy agresivamente, subiendo y resubiendo, para eliminar jugadores y de paso incrementar el
tamaño del bote. De todas formas ser cautos con KK y QQ en el caso de que el bote haya sido
resubido. Un As en el flop, y una K en menor medida en el caso de QQ, puede mandar al
traste vuestras aspiraciones, además de tener la mala fortuna de encontraros en la situación
de estar enfrentados a un jugador con AA.

Por ejemplo. Pongamos el caso de que estéis en el botón. Un jugador duro sube desde la
primera posición, a lo que responde un jugador mediocre desde el medio subiendo . Nosotros
tenemos QQ en el botón, por lo que resubimos. El resto de la mesa no participa y nos
quedamos los tres disputando el bote. El flop trae J86, y el primer jugador apuesta. La apuesta
es vista por el jugador del medio. En nuestro turno subimos a apuesta, a lo que responde el
primer jugador volviendo a subir. El jugador del medio abandona. Nosotros con lo que
pensamos es la mejor pareja, y la posición de nuestro lado, volvemos a subir, llegando al límite
máximo de apuestas. Si tras todo esta demostración de fuerza, nuestro rival insiste en apostar
en el turn, debemos echar el freno. Muy probablemente nos estamos enfrentando contra AA,
KK o incluso JJ, así que no tiene ningún sentido que sigamos incrementando el bote, pero
tampoco podemos abandonarlo. Veremos tranquilamente su apuesta en el turn y en el river, y
dios dirá.

Si sólo ha entrado un oponente, resubiremos con JJ, TT y 99, por la misma razón que lo
hacíamos cuando no estaba subido. En principio somos favoritos, contra una mano de cartas
altas como AK o AQ. Además, necesitamos eliminar al resto de jugadores para disputar el bote
uno contra uno. Recuerda ser agresivo tras el flop, independientemente del mismo, pues con
este movimiento estamos representando mucha fuerza, y podemos ganar si nuestro rival no
liga algo, e incluso ligando haciéndole retirarse con la mejor mano.

Imaginad que tenemos JJ en el botón. Nuestro rival sube desde el medio con KQ, a lo que
nosotros respondemos resubiendo. El flop muestra AK4. Nuestro rival pasa y nosotros
apostamos. Nuestro rival abandona, pues piensa que podemos tenerle fácilmente superado
con una mano como AA, AK, AQ y hasta AJ. Si nuestro rival apuesta antes que nosotros, no
dudéis y resubir. Seguramente lo hace para comprobar vuestra fuerza. Si dudáis estaréis
muertos. En el póquer muchas veces no es lo que tienes, sino lo que piensa tu rival que tienes.
Si os resube, evaluad al rival, pero estar más inclinados a abandonar que a colocarlo en un
farol salvo que sea un maníaco muy agresivo.

Si han entrado dos oponentes limitaros a hacer call con JJ, TT y 99 e id a por el trío, aunque
contad con la posibilidad de que podéis ganar sin mejorar. Para esto necesitáis ser muy
agresivos si en el flop no sale ninguna carta más alta que vuestra pareja.

Con tres adversarios dentro, ya podéis jugar entrar con cualquier pareja hasta 22. El número
de jugadores que han entrado habilita que estas manos sean rentables cada vez que liguéis el
trío, aunque esto sólo suceda el 12.5% de las veces. Si conseguís vuestra mano, jugad el flop
con cabeza dependiendo de lo peligroso que sea. Si hay posibilidades que escalera o color,
subid y resubid para que vuestros rivales no puedan robar. Si por el contrario, es un flop
inócuo, podéis jugar despacio la mano, para atrapar al mayor número posible de oponentes
con una subida en el turn.

Si el bote es resubido antes de llegar a vosotros, basaremos nuestras acciones en el número


de jugadores. Como ya hemos visto, con AA, KK y QQ resubimos siempre, mientras que con el
resto de parejas, podemos ver las apuestas en el caso de que hayan al menos 4 jugadores
dentro. Las enormes odds ímplicitas que tenemos en el caso de ligar nuestro trío, habilitan
esta acción. Con menos jugadores participando abandonad la mano.

Cartas del mismo palo

Subiremos siempre AKs. Con AQs y AJs, subiremos en el caso de que sólo haya entrado un
oponente para eliminar a las ciegas. Sed cautos con estas manos si el raise venía desde las
primeras posiciones, pues podéis tener problemas de apoyo.

Con KQs veremos la apuesta, independientemente del número de jugadores dentro. Si el raise
viene desde posiciones retrasadas, o de jugadores débiles capaces de subir con manos
peores, no dudéis en resubir y jugar el bote uno contra uno.

El resto de manos del mismo palo que jugaremos, lo haremos sólo en condiciones muy
favorables, es decir, con cuatro o más jugadores dentro. En esta situación podemos ver con
cualquier Axs hasta A2s, además de con KJs, QJs, QTs, JTs, J9s, T9s, 98s y en general
conectores ligados hasta 56s, o con un hueco hasta 75s. Vuestro objetivo como ya deberiáis
saber es el color, la escalera, en menor medida unas dobles, o un abandono fácil en caso de
que el flop no os sea propicio.

Cartas de distinto palo

Subiremos AK. Si sólo hay un jugador dentro, y el raise no viene de las primeras posiciones,
podemos resubir dependiendo del rival con AQ o AJ. Si viene desde las primeras posiciones, o
de auténticas rocas que sólo suben el 5% de las manos, mi consejo es que os retiréis, pues la
mayor parte de las veces perderéis por problemas de apoyo.

Con KQ nos retiraremos si el raise viene de primeras posiciones, y veremos en caso contrario.

Y eso es todo en cuanto a manos sin ligar. Observad como no hablamos en profundidad de
número de jugadores dentro, pues con este tipo de manos no se llevan nada bien en botes
multijugador, privadas de la posibilidad de completar colores por ser de distinto palo. Es por
ello, que el hecho de que hayan muchos jugadores en un mano no las beneficia, sino todo lo
contrario. En general buscaremos jugar botes contra pocos adversarios.
Resumen

Y así concluye este larguísimo artículo. Espero que hayáis comprendido las implicaciones de
jugar en las últimas posiciones, pero si tenéis cualquier duda ya sabéis que no tenéis más que
dejarme un comentario. En los próximos días, completaré el ciclo con el artículo sobre como
jugar desde las posiciones de las ciegas. Un saludo, y estudiad mucho póquer ;).