Вы находитесь на странице: 1из 4

Capítulo 10

Tanques de producción
y almacenamiento

10 - 83
Los tanques pueden ser clasificados según su forma de
construcción, o su uso –si van a ser usados para producción o
almacenamiento–, y finalmente por el tipo de líquido que van a
contener.

Los tanques de producción representan el punto de inicio para


que el petróleo entre en los oleoductos. Allí se produce la primera
recolección y el
primer
procesamiento de
separación. Los
fluidos del pozo
deben ser
separados y
tratados antes de
ser enviados a la
refinería o a un
sistema de
procesamiento de
gas. Este primer
paso en la
manipulación
generalmente se
da en una batería
de tanques
localizada cerca
del cabezal del
pozo, o en un lugar donde es tratada la producción de varios
pozos a la vez. En este primer juego de tanques y separadores, el
petróleo crudo, el agua y el gas natural fluyen y son separados.

Los tanques pueden ser Los tanques de almacenamiento están diseñados para el
clasificados según su almacenamiento y manipulación de grandes volúmenes de
forma de construcción, petróleo y gas, y son generalmente más grandes y considerados
uso o tipo de producto como más permanentes. El almacenamiento constituye un
que contengan. elemento de sumo valor en la explotación de los servicios de
hidrocarburos ya que actúa como un pulmón entre produccción
y/o transporte para absorber las variaciones de consumo.

10 - 84
El almacenaje de líquidos tales como petróleo, nafta, fuel oil,
diesel oil, kerosene u otros derivados petroquímicos que se
pueden conservar a presión y temperatura ambiente, se efectúa
normalmente en tanques cilíndricos de
fondo plano, techo abovedado, esférico o
elipsoidal, y algunas veces flotante, a fin
de evitar acumulación de gases
inflamables dentro de los mismos, que
pueden o no tener incorporado algún
sistema de calefacción en la forma de un
serpentín.

Para la construcción de los mismos se


emplean láminas de acero de distintos
espesores conforme su posición relativa en
la estructura del tanque. Estas piezas se
sueldan entre sí conforme normas de
construcción que garantizan la integridad
y posterior funcionamiento del almacenaje
(es importante mencionar que no
obstante haberse suspendido la
construcción de tanques remachados, los
así construidos seguirán en actividad por
mucho tiempo).

Los tanques soldados están diseñados


para soportar presiones internas del orden
de 0,175 a 0,350 kg/cm2 y se han
construido de hasta 240.000 m3 de
capacidad. No obstante los recaudos
tomados durante la construcción y con el
fin de prever el daño que pudiera
ocasionar la rotura o rebalse del mismo, se construye un dique de Tanque de gas licuado.
contención alrededor de cada tanque instalado en el sitio.

Cuando se trata del almacenamiento de gases licuados u


otros derivados que deben conservarse a presión y temperatura
distintas a la atmosférica normal, la construcción, como así
también los materiales a emplear, requieren para cada caso de
un prolijo estudio técnico. Por ejemplo el almacenaje de gas
natural licuado (GNL), del que se hablará más en detalle,
requiere una temperatura de -160°C; también el gas licuado de
petróleo (GLP-propano/butano), cuya temperatura debe
mantenerse dentro de los -42°C a -12°C.

Para el caso en que se pueda almacenar el producto a


presión atmosférica (propano/butano) pero de baja temperatura
de burbujeo (-42°C), también se utilizan tanques cilíndricos de
fondo plano, refrigerados, con la diferencia de que la
construcción de los mismos requiere doble envolvente (pared),
doble fondo en algunos casos, aislación externa, y deben estar
soportados por una estructura flexible que absorba las

10 - 85
variaciones de tamaño generadas por llenado, vaciado y
eventuales cambios de temperatura. Además del dique de
contención mencionado para tanques en general, en algunos
casos también se rodea el tanque de una pared de concreto de
similar altura.

El almacenamiento subterráneo de gas natural es ideal para


abastecer el consumo en los días de carga máxima. El gas es
almacenado durante los meses de verano cuando la demanda
es baja, y luego extraído durante los meses de invierno.
Planta de peak shaving,
General Rodríguez, Para los meses de extrema demanda se recurre a sistemas de
provincia de Bs. As. almacenamiento de gas natural para hacer el llamado "peak
shaving". La primera planta para almacenamiento de gas natural
licuado (GNL) en América Latina comenzó
a funcionar en General Rodríguez,
provincia de Buenos Aires, en el invierno
de 1996. Con la construcción de este peak
shaving se beneficiaron 26 partidos de la
provincia ubicados al norte y al oeste de
la Capital Federal y 1.000.000 de clientes
residenciales; y 1.000 industrias fueron
abastecidas normalmente en los meses de
demanda pico.

Desde esta unidad el gas licuado pasa


a un sofisticado tanque cilíndrico de
almacenamiento (doble pared de metal,
aislación térmica y otros varios
requerimientos de alta tecnología) donde
se mantiene a la temperatura necesaria.
De esta manera el gas queda en reserva y
cuando se lo necesita, una unidad de
vaporización y emisión regasifica el líquido
para su inyección en la red de distribución,
luego de pasarlo por estaciones de
regulación y medición.

La infraestructura de los
almacenamientos –como es de prever a
partir de lo que viene de leerse– exige
elevadas inversiones económicas.

10 - 86