You are on page 1of 3

RESUMEN.

Nicolás Maquiavelo, nacido en Florencia en el año 1469, el mismo año que


ascendía al poder Lorenzo de Médicis, con quien renació el platonismo
ficiano, rama hermetízate, mágica y astrológica con una orientación hacia el
cosmos.
Las clases acomodadas eran optimistas y convencidas de que Dios es el
origen de la revolución.
EL PRINCIPE, de Maquiavelo, es una obra fundamental dentro de la historia,
filosofía y lo político, que para analizarla debemos remontarnos a su época
histórica filosófica y política, ya que de eso trata la obra.
Después de la Edad Media, en las primeras décadas del siglo XVI se vivió
una catarsis colectiva. Se tomaba conciencia de los problemas sociales,
aunque su estudio y la búsqueda de soluciones no se consolidaron hasta
siglos después.
Los intelectuales empezaban a entender que el pueblo era "algo más" que
una masa anónima sólo para trabajar y que la ociosidad de los nobles y
clérigos era tan perniciosa como la de mendigos y vagabundos..
El Renacimiento, por otra parte, no fue solo una época de grandes pintores y
escultores; de grandilocuentes arquitectos y de nuevas teorías científicas
que cambiaron el concepto del mundo y la mentalidad de las personas.
También fue una época de una nueva visión política que volvía los ojos al
pasado para aprender. Muchos trabajadores vivieron en aquéllos años
convulsos y cambiantes, pero sólo los nombres de unos pocos han llegado
hasta nosotros.1
La pasión por escribir de Nicolás Maquiavelo, era muy grande; así expone
esto y mucho más de su época en "El Príncipe".
Una idea análoga se encuentra en "El Príncipe III", cuando aconseja que se
deben respetar las normas y las costumbres del territorio conquistado para
ganarse la voluntad del pueblo..
En ése momento, ya como político, se le encomiendan muchas tareas, pero se
desilusiona cada vez más con el sistema político.
Luego, durante la dinastía Borgia, Maquiavelo terminó de perfilar su teoría
de que el dirigente debe:
"...saber comportarse a veces como una bestia; de entre ellas ha de elegir a
la ***** y al león, porque el león no sabe defenderse de las trampas ni la
***** de los lobos. Es pues, necesario, ser ***** para conocer las trampas y
león ára atemorizar a los lobos".
A diferencia de otros humanistas, Maquiavelo observa una escisión entre
"ser" (las cosas como son) y "debe ser" (las cosas como deben ser). Y es

1
IVAN ULISES RENDON GONZALEZ
desde ésta escisión desde donde se mira los hechos políticos de su época.
Todo ello queda expuesto en "El Príncipe XV",2 libro fundamental para
comprender el sistema que el autor propone. Como el título lo indica: "DE
LAS COSAS POR LA QUE LOS HOMBRES Y PRINCIPES SON ALABADOS
O VITUPERADOS", analiza como todos los hombres y especialmente los
príncipes son alabados o denostados y clasificados por una característica
concreta sin tener en cuenta sus otras virtudes y defectos. Pero, y ahí está
la clave maquiaveliana:
"...quien deja lo que se hace por lo que se debe hacer, aprende mas bién su
ruina que su salvación: porque un hombre que quiera en todo hacer profesión
de bueno fracasará necesariamente entre tantos que no lo son"

ARA

2
IVAN ULISES RENDON GONZALEZ
Argumento

ARGUMENTO.

El Príncipe de Nicolás de Maquiavelo (Florencia, 1469-1527) es, sin duda, un


clásico en el sentido más literal del término, pero también uno de los libros
peor entendidos de la historia de la literatura mundial. Baste pensar en el
sentido negativo que en todas las lenguas se da a los términos
maquiavelismo y maquiavélico. Con ellos usualmente se designa un uso del
poder político carente de prejuicios, en el que el fin justifica cualquier
medio. No ha existido hombre poderoso en la tierra, desde Carlos V a
Catalina de Médicis, de Luis XIV a Napoleón, hasta los dictadores de la
época contemporánea, que no hayan sido acusados de leer secretamente El
Príncipe para obtener conejo e inspiración. Sin embargo, puede decirse que
Maquiavelo y el método de investigación que desarrolla significan para el
origen del pensamiento político moderno lo que Leonardo da Vinci y el suyo
significaron, en la misma época, para la ciencia. A partir de un vasto
inventario de la historia de las épocas pasadas y de la contemporánea,
Maquiavelo se esfuerza por extraer las relaciones, las constantes, aquellas
leyes, en definitiva, que permiten los a los Estados, sean Repúblicas o
Principados, durar o prosperar. Ofrecemos aquí una edición especialmente
cuidada de3 esta peculiar obra, acompañada de los comentarios de Napoleón
Bonaparte y precedida de una introducción del reconocido especialista
Giuliano Procacci.

3
IVAN ULISES RENDON GONZALEZ